Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Monika Ertl: Ella ajustició al hombre que cortó las manos al Che (+ Video)

| 107 |
Monika Ertl.

Monika Ertl.

Por Nina Ramón

En Hamburgo, Alemania, eran las diez menos veinte de la mañana del 1 de abril de 1971. Una bella y elegante mujer de profundos ojos color de cielo entra en la oficina del cónsul de Bolivia y, espera pacientemente ser atendida.

Mientras hace antesala, mira indiferente los cuadros que adornan la oficina. Roberto Quintanilla, cónsul boliviano, vestido elegantemente de traje oscuro de lana, aparece en la oficina y saluda impactado por la belleza de esa mujer que dice ser la australiana, y quien días antes le había pedido una entrevista.

Por un instante fugaz, ambos se encuentran frente a frente. La venganza aparece encarnada en un rostro femenino muy atractivo. La mujer, de belleza exuberante lo mira fijamente a los ojos y sin mediar palabras extrae un revolver y dispara tres veces. No hubo resistencia, ni forcejeo, ni lucha. Los impactos dieron en el blanco. En su huida, dejó atrás una peluca, su bolso, su Colt Cobra 38 Special, y un trozo de papel donde se leía Victoria o muerte. ELN.

¿Quién era esta audaz mujer y por qué habría asesinado a “Toto” Quintanilla?

En la milicia guevarista había una mujer que se hacia llamar Imilla cuyo significado en lengua quechua y aimara es Niña o joven indígena (ahora considerado un insulto en Bolivia). Su nombre de pila: Mónica (Monika) Ertl. Alemana de nacimiento que había realizado un viaje de once mil kilómetros desde la perdida Bolivia con el único propósito de ajusticiar a un hombre, el personaje más odiado por la izquierda mundial: Roberto Quintanilla Pereira.

Ella, a partir de ese momento, se convirtió en  la mujer más buscada del mundo. Acaparó las portadas de los diarios de toda América. Pero ¿cuáles eran sus razones y cuáles sus orígenes?

Retornemos al 3 de marzo de 1950, fecha en la que Mónica había llegado a Bolivia con Hans Ertl –su padre– a través de lo que sería conocida como la ruta de las ratas, sendero que facilitó la huida de miembros del régimen nazi hacia Sudamérica al finalizar el conflicto armado más grande y sangriento de la historia universal: la II Guerra Mundial.

La historia de Mónica pudo ser narrada con grandes pasajes gracias a la investigación de Jürgen Schreiber. La que yo le presento es apenas un pincelazo de ésta apasionante historia que involucra muchos sentimientos y personajes.

Hans Ertl (Alemania, 1908-Bolivia, 2000) alpinista, innovador de técnicas submarinas, explorador, escritor, inventor y materializador de sueños, agricultor, converso ideológico, cineasta, antropólogo y etnógrafo aficionado. Muy pronto alcanzó notoriedad al retratar a los dirigentes del partido nacionalsocialista cuando filmaba la majestuosidad, la estética corporal y las destrezas atléticas de los participantes en los Juegos Olímpicos de Berlín (1936), bajo la dirección de la cineasta Leni Riefenstahl quien glorificó a los nazis.

Sin embargo, tuvo el infortunio de ser reconocido para la historia (y su posterior desgracia), como el fotógrafo de Adolfo Hitler, aunque el iconógrafo oficial del Führer haya sido Heinrich Hoffman del escuadrón de defensa. Citan algunas fuentes que Hans estaba asignado para documentar las zonas de acción del regimiento del famoso mariscal de campo, apodado el “Zorro del Desierto” Erwin Rommel, en sus travesía por Tobruk, África.

Como dato curioso, Hans no perteneció al partido nazi pero, a pesar de que monika ertlaborrecía la guerra, exhibía con orgullo la chaqueta diseñada por Hugo Boss para el ejército alemán, como símbolo de sus gestas de otrora, y su garbo ario. Detestaba que lo llamaran “nazi”, no tenia nada contra ellos, pero tampoco contra los judíos. Por irónico que parezca fue otra víctima de la Schutzstaffel.

Al término la Segunda Guerra Mundial, cuando el Tercer Reich se derrumbó, los jerarcas, colaboradores y allegados al régimen nazi huyeron de la justicia europea refugiándose en diversos países, entre ellos, los del continente americano con el beneplácito de sus respectivos gobiernos y el apoyo incondicional de Estados Unidos. Se dice que era una persona muy pacífica y no tenía enemigos, así que optó por quedarse en Alemania un tiempo trabajando en asignaciones menores a su status, hasta que emigró con su familia. Primeramente a Chile, en el austral archipiélago de Juan Fernández, “fascinante paraíso perdido”, donde realizó el documental Robinson (1950), antes que otros proyectos.

Después de un largo viaje, Ertl se establece en 1951 en Chiquitania, a 100 kilómetros de la ciudad de Santa Cruz. Hasta ahí llegó para instalarse en las prósperas y vírgenes tierras cual conquistador del siglo XV, entre la espesa e intrincada vegetación brasileño-boliviana. Una propiedad de 3.000 hectáreas donde construiría con sus propias manos y materia autóctona lo que fue su hogar hasta sus últimos días; “La Dolorida”.

El vagabundo de la montaña, como era conocido por los exploradores y científicos, deambulaba con su pasado a cuestas, por la inmensa naturaleza con la visión ávida de desentrañar y capturar con su lente todo lo percibido de su entorno mágico en Bolivia al tiempo que comenzaba una nueva vida acompañado de su esposa y sus hijas. La mayor se llamaba Mónica, tenía 15 años cuando dio lugar el exilio y, aquí empieza su historia…

Mónica había vivido su niñez en medio de la efervescencia del nazismo de Alemania y cuando emigraron a Bolivia aprendió el arte de su padre lo que le valió para trabajar después con el documentalista boliviano Jorge Ruiz. Hans realizó en Bolivia varios filmes (Paitití y Hito Hito) y trasmitió a Mónica la pasión por la fotografía. Por cierto, fácilmente podemos reclamarla como mujer pionera de las realizadoras de documentales en la historia del séptimo arte.

Mónica se crió en un círculo tan cerrado como racista, en el que brillaban tanto su padre como otro siniestro personaje al que ella se acostumbró a llamar con cariño  “El tío Klaus”. Un empresario germano (seudónimo de Klaus Barbie (1913-1991) y ex jefe de la Gestapo en Lyon, Francia) mejor conocido como el “Carnicero de Lyon”.

Klaus Barbie, cambiaría su apellido por  “Altmann” antes de involucrarse con la familia Ertl. En el estrecho círculo de personalidades en La Paz, donde este hombre ganó suficiente confianza de tal forma que, el propio padre de Mónica, fue quien lo introdujo, incluso, le consiguió su primer empleo en Bolivia como ciudadano Judío Alemán, de quien se dice asesoró dictaduras sudamericanas.

hans erlt

Ertl capta tomas aéreas, eskiando con una cámara sujeta.

La célebre protagonista de esta historia, se casó con otro alemán en La Paz y vivió en las minas de cobre en el norte de Chile pero, luego de diez años, su matrimonio fracasó y ella se convirtió en una política activa que apoyó causas nobles. Entre otras cosas ayudó a fundar un hogar para huérfanos en La Paz, ahora convertido en hospital.

Vivió en un mundo extremo rodeada de viejos lobos torturadores nazis. Cualquier indicio perturbador no le resultaba extraño. Sin embargo, la muerte del guerrillero argentino Ernesto Che Guevara en la selva boliviana (octubre de 1967) había significado para ella el empujón final para sus ideales. Mónica –según su hermana Beatriz– “adoraba al “Che” como si fuera un Dios”.

A raíz de esto, la relación padre e hija fue difícil por la combinación: ese fanatismo adherido a un espíritu subversivo; quizá factores detonantes que generaron una postura combativa, idealista, perseverante. Su padre fue el más sorprendido y, muy a su pesar, la echó de la granja. Quizás ese desafío produjo en él cierta metamorfosis ideológica en los años 60, hasta convertirse en colaborador y defensor indirecto de los izquierdistas en Sudamérica.

Mónica fue su hija favorita, mi padre era muy frío hacia nosotros y ella parecía ser a la única que amaba. Mi padre nació como resultado de una violación, mi abuela nunca le mostró afecto y eso lo marcó para siempre. El único afecto que mostró fue para Monika”, dijo Beatriz en una entrevista para la BBC News.

A finales de los sesenta, todo cambió con la muerte del Che Guevara, rompió con sus raíces y dio un drástico giro para entrar de lleno a la milicia empuñando el brazo con la Guerrilla de Ñancahuazú, tal como lo hiciera en vida su héroe por la desigualdad social.

Mónica dejó de ser aquella chica apasionada por la lente para convertirse en “Imilla la revolucionaria” refugiada en un campamento de las colinas bolivianas. A medida que fueron desapareciendo de la faz de la Tierra la mayor parte de sus integrantes, su dolor se trasformó en fuerza para reclamar justicia convirtiéndose en una clave operativa para el ELN.

Durante los cuatro años que permaneció recluida en el campamento escribió a su padre, solamente una vez por año, para decir textualmente; no se preocupen por mí… estoy bien. Lamentablemente, nunca más la volvió a ver; ni viva, ni muerta.

En 1971 cruza el Atlántico y vuelve a su natal Alemania, y en Hamburgo ejecuta personalmente al cónsul boliviano, el coronel Roberto Quintanilla Pereira, responsable directo del ultraje final a Guevara: la amputación de sus manos, luego de su fusilamiento en La Higuera. Con esa profanación firmó su sentencia de muerte y, desde entonces, la fiel “Imilla” se propuso una misión de alto riesgo: juró que vengaría al Che Guevara.

Después de cumplir su objetivo comenzaría una cacería que atravesó países y mares y que solo encontró su fin cuando Mónica cayó muerta en el año de 1973, en una emboscada que según algunas fuentes fidedignas le tendió su traicionero “tío” Klaus Barbie.

Después de su muerte, Hans Erlt siguió viviendo y filmando documentales en Bolivia, donde murió a la edad de 92 años (año 2000) en su granja ahora convertida en museo gracias a la ayuda de algunas instituciones de España y Bolivia. Allí permanece enterrado, acompañado de su vieja chaqueta de militar alemán, su fiel compañera de los últimos años. Su sepulcro permanece entre dos pinos y tierra de su natal Bavaria. El mismo se encargó de prepararlo y su hija Heidi de hacer sus deseos realidad. Hans había expresado en una entrevista concedida a la agencia Reuters:

No quiero regresar a mi país. Quiero, incluso muerto, quedar en esta mi tierra.

En un cementerio de La Paz, se dice que descansan “simbólicamente” los restos de Mónica Ertl. En realidad nunca le fueron entregados a su padre. Sus reclamos fueron ignorados por las autoridades a partir del hecho. Estos permanecen en algún sitio desconocido del país boliviano. Yacen en una fosa común, sin una cruz, sin un nombre, sin una Bendición de su padre.

Así fue la vida de esta mujer que en un período, al decir de la derecha fascista de aquellos años, campeaba en “el comunismo” y por ende “el terrorismo” en Europa. Para unos su nombre quedó grabado en los jardines de la memoria como guerrillera, asesina o quizá terrorista, para otros como una mujer valiente que cumplió con una misión.

En mi opinión, es el costado femenino de una revolución que luchó por las utopías de su época, y que a la luz de nuestros ojos nos obliga a reflexionar, una vez más sobre esta frase: «Jamás subestime el valor de una mujer».

(Tomado de Mancha Obrera)

Se han publicado 107 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • YeraLázar dijo:

    Para Estados Unidos la figura del guerrillero héroico fue una pesadilla,tan es así,que dedicaron una persecución obsesiva y constante,al punto de reclutar al ex-agente de la CIA Felix Rodriguez M. de origen cubano y participante en las misiones de infiltración durante la Operación Pluto (Girón) entra otras,para llevar a cabo un seguimiento de la ruta y trayectoria del Che y su grupo guerrillero..En varias ocaciones,éste individuo por la cadena Univision,y el canal 2 de la television pública de EE.UU.aparece contando la historia,donde trata de darsela de mediador entre su Gob norteamericano y el Gob de Bolivia en aquel entonces de la captura del Che,y de forma sinica,explica que al no tener otra opción frente a las órdenes del president boliviano,pidió a los soldaditos que le dispararan al detenido al pecho,entre otras mentiras que intenta decir,almacenando como trofeo el arma personal del Che..que horror,que cobarde,que asesino y criminal el escucharlo expresarse friamente en Tv..Gracias por el artículo muy interesante sobre la vida y acción realizada por tan valiente mujer…

  • carlos dijo:

    gran historia con derroche de coraje

  • hector dijo:

    Hola, ante todo pido dejar a un lado las ironias y comentarios sin fundamentos, solo quisiera aclarar algo, que despues de leer este articulo me trae confuciones.

    Aqui se hizo publico que las manos del CHE estaban aqui, aunque si mal no recuerdo jamas se mostraron al pueblo. Ademas en esa epoca se hablaba de otros combatientes que estaban cerca del CHE apoyando su logistica, sin mencionar nombres luego de su desaparicion.
    Ahora en este articulo mencionan a Roberto Quintanilla Pereira como el ejecutor de la amputacion de las manos del querido guerrillero heroico.
    Entonces me pregunto ¿era falsa aquella noticia de que las manos del Che estaba aqui?, y si fue verdad que alguien me explique como llegaron, quien las trajo y como las sustrajeron de ese operativo que luego costo años en detectar donde lo habian enterrado………..realmente estoy confundido con la historia…………por favor si alguien serio pudiera darme respuesta al respecto se lo agradeceria.
    Creo que esto es un tema muy serio, para empezar a divagar 47 años despues de la muerte de nuestro guerrillero heroico

    • Mónica dijo:

      No hay motivo para la confusión. Una cosa es quién ordenó cortar las manos y otra es el destino que tuvieron. Tanto las manos como el diario inicialmente cayeron en poder de la máxima dirección de Bolivia entonces (Ovando y Barrientos). De los detalles de cómo Antonio Arguedas, otro dirigente boliviano y agente de la CIA, decidió hacer llegar a Cuba las manos y el diario habla el libro «El diario del Che o cómo burlar a la CIA», publicado en Cuba. Arguedas vino en el 69, dos años después del asesinato del Che. Te comparto un artículo sobre el libro, donde hablan del diario, aunque puedes encontrarlo completo en las librerías cubanas de moneda nacional. Saludos, espero te sea de provecho:

      36 años después
      «El diario del Che» o como burlar a la CIA
      Hernán Uribe O.

      A comienzos de enero de 1968, transcurridos unos 90 días desde el asesinato aleve
      de Ernesto Che Guevara, tuve la oportunidad de convertirme en el primer periodista
      chileno que conoció la intención de Antonio Arguedas para entregar a Cuba el
      «Diario de Campaña» del guerrillero.

      Tan insólito propósito, pues Arguedas era nada menos que el Ministro del Interior
      de Bolivia, me fue trasmitido personalmente en Santiago por Víctor Zannier,
      abogado y periodista boliviano, a quien había conocido yo en La Paz en mayo de
      1967, un tiempo en que allí se hablaba y especulaba mucho acerca de la guerrilla.

      La decisión de Arguedas, que se concretaría en breve plazo, afianzó, entre otros
      efectos, la corriente literaria del realismo mágico de García Márquez y otros, o de los
      real-maravilloso que instauró Alejo Carpentier. Pues, ¿qué otro episodio podía estar
      más impregnado de tanta fantasía y al mismo tiempo realidad, como este en que el
      segundo hombre del gobierno, Arguedas, decidía así reivindicar la personalidad del
      aparente enemigo?

      La valiente misión de Zannier buscaba los contactos requeridos para hacer realidad
      el impulso razonado de su amigo el ministro quien se había hastiado de la
      interferencia de la CIA y otras entidades estadounidenses en Bolivia, muy
      específicamente en las tareas de la seguridad a cargo de la secretaria del Interior.

      Si en Europa o Estados Unidos, la información del mensajero, casi con seguridad
      habría sido desechada calificándola tal vez de trampa, aquí fue aceptada. Sirvió,
      además, como motivación para armar un aparato mínimo que fuese capaz de llevar
      a la práctica una misión objetivamente muy difícil y arriesgada.

      Así emergió la Operación Tía Victoria en la que participamos periodistas y abogados
      todos ligados con la revista Punto Final dirigida- hasta hoy- por Manuel Cabieses.

      Este grupo se reunió con Zannier, luego contactó con las personas
      correspondientes de Cuba y finalmente triunfó en el acto final: Victor trajó copía del
      Diario a Chile y desde aquí los trasladó a La Habana uno de los «confabulados», el
      periodista Mario Díaz, fallecido en 1985. La CIA, al parecer, estaba demasiado
      dedicada a… Bolivia.

      El golpe maestro
      El 29 de junio de l968, el diario «Granma» (La Habana) anunció : «Edita el Instituto
      del Libro el Diario del Che en Bolivia. Estará a disposición de nuestro pueblo a
      partir del próximo lunes. Un grupo de editoriales de varios países en América y
      Europa editará simultáneamente en francés, inglés, español y otros idiomas el
      trascendental documento histórico». En Chile lo hizo «Punto Final».

      En el prólogo de la edición, escribió Fidel Castro: «Desde el punto de vista
      revolucionario la publicación del Diario del Che no admite alternativa» y acerca de
      cómo había sido posible obtener el documento, dijo simplemente que «algún día se
      sabrá». Inicialmente, el régimen dictatorial de René Barrientos, negó en La Paz que el texto fuese auténtico y acusó a La Habana de «editar un diario falso». Mas la evidencia
      era tal que el 9 de julio y dejando en la estacada a Barrientos, el ejército admitió la
      autenticidad del texto y afirmó que tomaría medidas para ubicar a los culpables.

      Influyó también en el reconocimiento el emplazamiento que el 3 de julio y hablando
      por cadena de radio y televisión, hizo Fidel Castro a que probaran que el diario era
      falso.

      Junto con aparecer como un arma póstuma del Che, la revelación de su diario frenó
      bruscamente las intenciones de negociar la publicación ya hechas públicas por
      círculos castrenses bolivianos y, al mismo tiempo, desnudó los manejos de la CIA
      para editar un texto falsificado.(Agentes de la CIA que portaban credenciales del
      ejército boliviano, fotografiaron y conocieron el Diario antes que los bolivianos).

      Transcurrida una semana desde la circulación del Diario la seguridad militar señaló
      acertadamente al todavía ministro Arguedas como el culpable de lo que era para
      ellos un grave delito. Según lo pudo relatar después Arguedas estaba convencido de
      que lo matarían. Optó pues por huida y lo hizo hacia Chile.

      El 19 de julio de l968, Arguedas y un hermano que lo acompañó llegaron al poblado
      de Colchanes, sito en las alturas de Los Andes a unos 300 kilómetros al norte de
      Iquique. Barrientos, en La Paz, proseguía su carrera de dislates. Dijo primero: «Yo
      no sé si es un secuestro o una fuga» y al día siguiente: «quizás Arguedas se ha
      puesto al frente de los guerrilleros sobrevivientes».

      Pronto fue trasladado a la capital chilena donde se encontró con la hostilidad de la
      policía local y de las autoridades encabezadas por el ministro del Interior, Edmundo
      Pérez Zujovic. Estuvo , en los hechos, encarcelado, aunque fue defendido por el
      abogado Jaime Faivovich, uno de los integrantes de la Operación Tía Victoria.

      Fue en este paso fugaz por Santiago que pudimos conocer personalmente al ahora
      ex ministro Arguedas y antes de que fuera prácticamente expulsado del país. Nos
      confirmó que en Chile también había sido interrogado por agentes de la CIA que él
      había conocido antes.

      En los días que técnicamente «estaba bajo custodia» de la policía política, se le
      permitió una dudosa conferencia de prensa dirigida por un detective. Allí declaró:
      «Nunca tuve el honor de conocer al comandante Ernesto Che Guevara y no soy un
      agente comunista internacional. Soy un revolucionario de la gran patria
      latinoamericana».

      (*) Periodista chileno, autor del libro «Operación Tía Victoria» editado en México, Chile
      y Cuba. Octubre
      __________________________________________
      Información disponible en el sitio ARCHIVO CHILE, Web del Centro Estudios “Miguel Enríquez”, CEME:
      http://www.archivochile.com

  • luis velazquez dijo:

    Siempre el brazo de la Ley de camaradas fieles, alcanza su objetivo.
    Y en tratándose del «Che» lo curioso es no solo la filiación radicalmente opuesta, sino que permanece desconocido a los hombres quienes «son nuestros verdaderos ángeles»…y solo al final pagamos o ajustamos cuentas,

  • Héctor desde Colombia dijo:

    No porque hayas caído
    tu luz es menos alta.

    Un caballo de fuego
    sostiene tu escultura guerrillera
    entre el viento y las nubes de la Sierra.
    No por callado eres silencio.

    Y no porque te quemen,
    porque te disimulen bajo tierra,
    porque te escondan
    en cementerio, bosques, páramos,
    van a impedir que te encontremos
    Che Comandante,
    amigo. LUCHEMOS POR EL FUTURO! PATRIA O MUERTE VENCIMOS Y VENCEREMOS!

  • del Centro dijo:

    Me considero un buen lector, y cualquier referencia del Che es importante para mi,,, pero este articulo es completamente novedoso. Impresionante, un pedacito de historia no difundida o poco conocida; merece una investigación mas profunda, un libro y porque no una película,,,,, cuantos hechos, tramas, conflictos, formación de la personalidad y final de la vida, personajes negativos y positivos hubo alrededor de esta bella muchacha.

  • punto cubano dijo:

    Esto es cierto ya habia leido algo sobre el tema pero no con tantos elementos , realmente una mujer muy valiente

  • Ravigo dijo:

    facinante historia, no tenia referncia de ella

  • simusol dijo:

    no, sabia esta historia, pero me parece una excelente publicacion, ernesto era todo luchaba por la liberacion de los oprimidos..monica eres historia…

  • El Liebre dijo:

    Bella historia. No nos preocupemos cuántas más aún desconocemos?. La historia continúa.

  • alfredopc dijo:

    Aún en Nuestra Mayuscula América hay muchas historias poco conocidas, que divulgarlas es una responsabilidad de nuestra generación en cuanto a la formación política de nuestros niños y jóvenes, en el espiritu de nuestros heroes y heroinas.
    ¡Honor gloria a los que han hecho esta Patria Grande!

  • guinero-bayamés dijo:

    HISTORIA INTERESANTE, NO LA CONOCIA Y DEBE SER MÁS DIVULGADA PARA CONOCIMIENTO GENERAL, YPM DE LOS QUE EJECUTARÓN AL CHE, SE PASEA POR MIAMI FELIX RODRIGUEZ, CONNOTADO TERRORISTA DE ORINGEN CUBANO.

  • Beatriz dijo:

    Historia poco conocida. Soy lectora asidua d ela historia sobr el Che y no conocía sobre este tema. Historia que aún debieran conocer y estudiar mucho más los que somo izquierdistas.
    Hasta la Victoria Siempre.
    Comandante Guerrillero. Siempre vivo.
    Hay que conocer aún más y no cansarnos de dar a conocer la historia de izquierda mundial.
    Ni la gran Historia de la Guerra Patria de la Unión Sovietica, hoy Rusia. Sus heroinas y su sacrificio. Lo que se ha hecho por los poblres del mundo en América Latina, en AFrica y hasta en la propia Europa, en Asia, en todo el mundo.
    hay que darlo a conocer , pues de las famosas bondades del capitalismo y sus monopolios se encarga Hollywood, el pentagono y la spropias grandes compañias americanas para promover el consumismo despiadao y brutal.
    BHS

  • Giraldo García Márquez dijo:

    Interesante artículo. Ojalá se sepan más cosas de esa bella y valiente mujer.
    Es una pena, una vergüenza que la mayoría de los cubanos de la isla nos enteremos de esa historia a esta altura!!!!
    La prensa cubana, quienes la dirigen y la familia del Che que tienen un centro de estudio y viven de la colosal herencia histórica del Guerrillero Heroico son responsables de olvidos… de este tipo.¡ De cuantas cosas nos enteraremos en el futuro!
    Gracias a los editores de Cubadebate por este regalo y por su valentía.

  • Dago dijo:

    Esun articulo muy interesante por su contenido histórico.

  • Dago dijo:

    Impresinante labor de esta mujer que dignificó su ejemplo.

  • lores nelo dijo:

    Es muy difícil descifrar con tan poca edad de la joven Alemana, si en realidad es una héroe, asesina, terrorista o más bien una joven traumatizada entre el pasado oscuro del III REICH y el impulso emotivo incontrolable de una rebelde joven con ansias de grandeza . La moraleja es que ya todas las historias de que al final el bueno o la buena ajusticien al supuesto malvado o malvada, eso es solamente estrategia de venta de Hollywood.

  • Mayker dijo:

    Es verdad que la ignorancia mata los pueblos y las revoluciones compañero JERE, lea un poquito más sobre historia de nuestra América y le aseguro que no volverá a escribir tanta tontería en una página. Por lo demás soy pacifista pero sí creo que a los culpables de la muerte de nuestro CHE deberían ser ajusticiados por su acto de maldad contra nuestra América.

  • Juan Murguía dijo:

    Fascinante historia!

  • Alexis Polémico dijo:

    Leo entre los comentarios muchas alabanzas a esta muchacha Mónica Ertl… Que si valiente, que si decoro, que si «Hasta la victoria siempre»…
    Yo no creo demasiado en eso del «ajusticiamiento», me cuesta diferenciarlo del simple asesinato (aunque le falte la vileza de este último). En todo caso habría de estar MUY justificado para llamarlo ajusticiamiento.
    Por eso es que inmediatamente me pregunto qué movía a esta muchacha desde el momento que decidió apoyar al movimiento guerrillero boliviano, al ELN. Es preciso estar seguros de que no tuvo que ver con caprichos ni locuras, sino que partió de una convicción ideológica. Después me pregunto qué rayos aportaba, en qué ayudaba eliminar físicamente al señor Quintanilla si, en 1er lugar, no fue el gestor de la idea de asesinar el Che (esto SÍ fue un asesinato, no un ajusticiamiento), en 2do lugar, no serviría de escarmiento a otros y, en 3er lugar, ya no representaba una amenaza para el movimiento guerrillero.
    Claro, estoy perdiendo de vista el impulso de la venganza.

  • ROSA dijo:

    mato a un hombre que le corto las manos del che ya muerto ,pues el che no lo mato ese hombre ,entienden la historia mato al equivocado

  • Sachiel dijo:

    No habia ninguna necesidad de cortarle las manos para identificación, ya estaba plenamente identificado, y la orden de asesinarlo vino de inmediato, por el terror que inspiraba al imperialismo de que pudiera escaparse y seguir combatiendo. Todos sus asesinos debieron ser ajusticiados hace rato.

  • hlvs dijo:

    Desconocía totalmente esta historia, no sabía que había sido ajusticiado este hombre, quien corta las manos del Che. Ni sabía de la existencia de esta guerrillera.
    Debía publicarse este artículo en la prensa para que más personas puedan tener conocimiento de esta increíble historia y de esta valiente joven.

  • Manuel dijo:

    Bueno tomando en cuenta la referencia que se hace a Jürgen Schreibe y posterior mención por Flora de un articulo extranjero de 1976 me pregunto: porque este tema que sale a relucir ahora? no creo que muchos cubanos estén al tanto. Seria este asunto victima del secretismo?, por qué?, será que cayó en el olvido?; no creo que se olvidara historia tan atractiva. Si alguien tiene referencia de que se publicara algo en Cuba que lo diga, el señor Jare sembró la desconfianza. Esta gaveta ……………….

  • Mel Gibson dijo:

    Esta es una Historia Muy Real; Mónica o Imilla era la novia de Inti Peredo, y es asesinada por orden de su «Tío Klauss (Altman) Barbie», la ejecutaron debajo de una cama, donde la encontraron los miembros del grupo paramilitar «Los novios de la Muerte». En ese momento se encontraba en un estado avanzado de gestación por lo que fue un doble homicidio. Les sugiero a todos que investiguen un poco, de eso se ha publicado bastante, dentro y fuera de Cuba, solo que hay que leer entre lineas.

  • cubanita dijo:

    Gracias Cubadebate por este articulo, en estos momentos hacen falta muchas monicas para salir adelante a cualquier indisciplina.

  • Rogelio dijo:

    ?Saben qué historia es verdaderamente hermosa y humana? Que los médicos cubanos de misión en Bolivia operaron de cataratas y le restablecieron la vista a Mario Terán, el soldado que realizó personalmente los disparos que mataron al Ché.

  • rafa dijo:

    PARA HECTOR Y DEMÁS INTERESADOS
    El insólito viaje de las manos del Che
    «Traigo las manos del Che en la maleta. ¿Las quiere ver?». Sándor Varga, funcionario del departamento de América Latina en el Ministerio húngaro de Exteriores, intentó disimular su desconcierto. Aquel frío 30 de diciembre de 1969 había recibido la orden de recoger en el aeropuerto de Budapest a un miembro del Partido Comunista Boliviano (PCB), «un tal Juan Coronel, que venía en misión especial, camino a Moscú». Varga preguntó a su jefe si tenía que revisar el contenido de la maleta. La respuesta fue un no lacónico.

    Coronel era parte de un intrincado plan para hacer llegar a La Habana las manos del Che. El Ejército boliviano se las había amputado después de su ejecución, dos años antes, para tener una prueba de su identidad. Después, las manos habían ido a parar al dormitorio del ministro del Interior de Bolivia, Antonio Arguedas, que las había escondido debajo de su cama, en un bote con formol, dentro una urna de madera, «con terciopelo rojo y un acabado muy elegante», según su propia descripción.
    Arguedas era un personaje extraño, a la vez amigo de Cuba y agente de la CIA. Una bomba adherida a su cuerpo acabaría matándolo en el año 2000. A espaldas de su propio Gobierno, el ministro decidió enviar las manos del Che a La Habana, como ya había hecho antes con las fotocopias del diario del guerrillero. Para ambas misiones clandestinas, recurrió a un buen amigo, el periodista Víctor Zannier.

    Ante las dificultades de este nuevo encargo, Zannier pidió ayuda a unos conocidos suyos, miembros del PCB. La esposa de uno de ellos trabajaba en la Embajada húngara, que, con la yugoslava, eran las únicas representaciones diplomáticas del campo socialista en La Paz. Después de varios meses de consultas entre Budapest y Moscú, Coronel y Zannier recibieron instrucciones para viajar a la URSS por rutas diferentes, quizás para despistar a los servicios secretos occidentales. A su llegada a Moscú, los dos hombres esperarían nuevas directrices. «Yo salí el 20 de diciembre de 1969 de La Paz a París», cuenta Zannier. «Viajé en tren de París a Praga. Y de ahí volé a Moscú, donde me iba a reunir con Juan Coronel». ¿Quién llevaba las manos del Che? Zannier asegura que ninguno de los dos.

    Coronel salió de La Paz ocho días después. «Fui con Iberia, que hacía escala en Lima, Guayaquil, Bogotá y Caracas», cuenta el viejo militante comunista desde su casa de Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia. «Llegué a Madrid el 28 de diciembre y seguí con Air France hasta Budapest, vía París y Praga. Llevaba el frasco de formol en mi equipaje de mano, entre la ropa».

    Sándor Varga confiesa, en perfecto español, que su encuentro con Coronel en Budapest le dejó perplejo. «Yo no entendía por qué alguien tenía que viajar con semejante cargamento en un recorrido con tantas escalas. Había otras vías, menos arriesgadas». Hace unos meses, 36 años después de aquel extraño episodio, un ex colega, que había sido como él embajador en Bolivia, le dijo que, en realidad, Coronel no tenía consigo las manos del Che. «Me comentó que nuestro Gobierno había recurrido a la valija diplomática para transportarlas. Coronel estaba convencido de que él las llevaba, y por eso quiso enseñármelas. Es posible que los soviéticos le engañaran».

    El periodista húngaro Gyula Ortutay, que ha tenido acceso a informaciones reservadas del Ministerio de Exteriores, ha logrado reconstruir la ruta de las manos amputadas. «El paquete viajó de La Paz a Santiago de Chile, Montevideo -ahí, las manos del Che pasaron la noche en la caja fuerte de la Embajada húngara-, Buenos Aires, París y Budapest, siempre bajo la custodia de dos correos con inmunidad diplomática», explica. Luego, el peculiar bulto siguió hasta Moscú y su destino final, Cuba.

    ¿Por qué tuvieron que pasar por Moscú? «Estoy seguro de que la inteligencia soviética quería examinar las manos antes de mandarlas a La Habana», dice Zannier. Cumplido este objetivo, los soviéticos dieron el visto bueno para que los dos bolivianos culminaran el viaje. Coronel, sin embargo, tuvo un disgusto mayúsculo cuando la Embajada cubana le prohibió volar a La Habana porque «pertenecía al partido que había traicionado al Che». Zannier partió solo, a bordo de un avión de Aeroflot, «con el maletín entre las piernas». Llegó el 6 de enero de 1970 a Cuba, donde fue recibido por Fidel Castro. Unas semanas después, en la plaza de la Revolución, el líder máximo daría las gracias a «aquellos anónimos amigos que pusieron en riesgo sus vidas para que estos sagrados despojos reposen en suelo de Cuba». Desde entonces las manos del Che están guardadas en un lugar secreto.

  • FranciscoB dijo:

    Interesante historia, coincido con los foristas que dicen que es importante darle seguimiento al desarrollo del movimiento revolucionario posterior a la muerte del Che porque es también su legado y nuestros historiadores o no lo han seguido o no han publicado sobre eso.
    Es también uno de los tantos temas que guarda nuestra historia para hacer buenas películas y no los guiones insustanciales y a veces tomados por los pelos de algunas películas cubanas que se ve que lo que buscan es financiamiento y propaganda fácil en el extranjero.

  • simusol dijo:

    no, conocia esta historia, ernesto era todo, lucho por liberar a los oprimidos en el universo, valiente monica…viva el che..

Se han publicado 107 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también