- Cubadebate - http://www.cubadebate.cu -

Pedro Luis Lazo: "La soga siempre se parte por el pitcheo"

Pedro Luis LazoPor Ronald Suárez Rivas

Pedro Luis Lazo ya no participa en nuestra Serie Nacional, aunque sigue ligado al béisbol. Hace tres años que juega para los Piratas de Campeche, en México, equipo con el que ha intervenido en varios torneos de ese país.

A sus 40 años, su presencia en el box aún inspira respeto. En su última temporada, en la liga veracruzana, terminó con seis ganados y dos perdidos, y promedio de 1,80 carreras limpias. Todavía tira 90 millas sostenidas durante todo el desafío.

Para él, nada de lo hecho en este tiempo se compara con el orgullo de haber integrado la selección cubana. Confiesa que cuando no pueda lanzar, le gustaría dedicarse a entrenar niños.

—¿Cómo se entiende que te retiraste y continúas jugando?

—No me quedó más opción, si después de tantos años en el equipo nacional, tú vas a una competencia (Premundial de Puerto Rico 2010) y no te ponen a lanzar, ¿qué otra cosa puedes hacer?

—Con Pinar del Río trabajabas como abridor y en la selección nacional eras relevista, ¿qué rol te han asignado en México?

—El primer año fui relevista, y después abridor. La dirección de los Piratas consideró que podía rendir mejor así, porque el relevo es más exigente, hay que lanzar todos los días.

—¿Te ha enseñado algo la liga mexicana o te has dedicado a aplicar lo que ya sabías?

—Aquí no tiraba el cambio, y allá lo incorporé, tras 20 años. Para sacar outs debes dominar la mayor cantidad de lanzamientos.

—¿El control o la velocidad, cuál determina el éxito?

—Hay bateadores jóvenes que le dan bien a la recta, por ello, el control y la bola de rompimiento son las dos armas principales para salir a flote.

—¿Lanzaste contra el elenco que ganó la Serie del Caribe?

—Sí, cuando estuve en la Liga del Pacífico, pero eso no dice mucho, porque la mayoría de los hombres cambian de un año para otro.

¿Qué opinas de la actuación cubana a su regreso a ese torneo?

—Si se sabía que era un evento de calidad, había que llevar a nuestros mejores peloteros. A ese tipo de competencia debes asistir con una selección capaz de ganar.

¿Qué les falta a nuestros lanzadores?

—Lo que sucede es que la soga siempre se parte por el pitcheo. El bateo siempre ha estado peor, pero cuando se pierde, nadie comenta que hubo un error, o que no se dio un jit a la hora buena. ¿Por qué no se dice que los bateadores no hicieron las carreras necesarias, o que al segunda base se le cayó la bola? Siempre pasa así, el pitcher paga la culpa.

¿Hemos olvidado tocar la bola o dar un fly para impulsar una carrera?

—Sí, sabemos hacerlo, pero falta fogueo con equipos de calidad. Recuerdo que antes del segundo Clásico Mundial, todos toparon con selecciones de Grandes Ligas, y nosotros lo hicimos contra Nicaragua. Le caímos a palos, pero ese no era un medidor. Si hubiéramos enfrentado a rivales de superior calidad, habríamos tenido un mejor papel.

Pero, antes de 1999 los rivales eran aficionados...

—Lo eran, sin embargo, muchos después ingresaron en Grandes Ligas, porque tenían calidad. Insisto en que el problema está en la falta de fogueo, para tener resultados hay que topar con la gente de nivel. Yo recuerdo que antes íbamos a Japón y sosteníamos diez o 15 partidos con el mejor colectivo de ellos. Cuando llegábamos a la competencia, ganábamos. Eso ya no se hace, apenas hay topes.

Cuando termine esta Serie Nacional, los peloteros tendrán la oportunidad de intervenir en otras ligas.

—Eso está muy bien, aunque ante una competencia internacional, hay que unir con antelación a esos atletas que nos vayan a representar, de manera que jueguen juntos.

¿Cuánto has cambiado en es-tos tres años en el béisbol profesional?

No he cambiado en nada, ni siquiera el número 99. Allá lanzo como mismo hacía aquí, tirando una bola detrás de otra. La gente me identifica por eso. Yo sigo siendo el mismo.

(Tomada de Granma)