Imprimir
Inicio » Noticias, Deportes  »

Ismel Jiménez sobre Serie del Caribe: Pensamos que iba a ser un torneo más flojo

| 85 |

Por Elsa Ramos

Ismel Jiménez, con grandes opciones. Foto: Oscar Alfonso/AIN.

Ismel Jiménez. Foto: Oscar Alfonso/AIN.

El primer espirituano en participar en una Serie del Caribe luego de más de 50 años de ausencia, ofrece criterios a Escambray.

No regresó con el éxtasis del triunfo, pero Ismel Jiménez Santiago vive su incursión en la Serie del Caribe como un privilegio: ser el primer espirituano en participar en el evento tras más de 50 años de ausencia cubana.

Tiene que agradecerle al Villa Clara, que lo pidió entre sus refuerzos para la segunda fase de la Serie Nacional y de ahí para el torneo regional. Tiene razones para intentar reordenar la que hasta ahora es la peor de sus nueve temporadas en ganados y perdidos.

En medio de esos dos “fuegos” Escambray “mascotea” los lances del trinitario, quien extrae las mejores lecciones de ambas academias.

“Es lo más grande que me ha pasado, más que el Clásico incluso, aquí han existido grandes peloteros, pero fui el primero en asistir”.

¿Satisfecho sin victorias?

La oportunidad fue poca, la primera actuación no fue buena, pero la segunda no fue tan desacertada, me compliqué más con el tiro malo a segunda base…  No tiene que ver con la concentración, sino con el agarre de la pelota.

¿Qué te faltó entonces?

Lo que nos faltó a todos, contraste de velocidad y control fino: tirarla en zona de duda, en la esquina, quitarle, ponerle a la bola. Los bateadores de esos equipos tienen mucha aceleración en el swing, no se van con bolas malas, y aquí hay pocos con esas características, por eso el primer día nos fajamos a 90 millas y no pudimos, nos impresionamos.

¿Subestimaron el evento?

Es una experiencia, fuimos sin conocerlos, pensamos que iba a ser un torneo más flojo, de inferior calidad. Yo, por ejemplo, no conocía cómo lanzarle a este o aquel pelotero; por eso se lucha, por que salgamos a topar para que te des cuenta del cambio. Ahora, pese al resultado, a Cuba se respeta, creo que los venezolanos no hicieron todo para ganarle a Puerto Rico y así nos evitaron, entonces creo que aún nos respetan.

En la temporada no has sido el Ismel dominante de antes…

He tenido mis crisis en la columna, vivo inyectándome, he aprendido a convivir con eso; no obstante, físicamente me siento bien, estoy tirando más de 90 millas, ahora en la Serie del Caribe tiré 94.

Pero te batearon. ¿Tu slider se volvió predecible o no confías en ese lanzamiento?

Mi slider es el mismo. Solo me ha faltado contraste de la velocidad y lo que te dije ahorita, pero estoy contento conmigo mismo, aunque sé que tú no me entiendes…

Bueno, es difícil entenderte.

Mira, no me siento como quiero, pero sí duro, sabroso, andaría mal si estuviera tirando 80 millas, pero como me siento tan duro, me olvido de que tengo que tirar más flojo. Odelín fue una escuela, no llegó a 90 millas y le ganó a tremendo equipo; aún tengo que aprender mucho, tal vez cuando tenga su edad…

¿Hay que esperar tanto? Estás acostumbrado a ganar. ¿Cómo te influyen tantas derrotas?

Es un decir, con los años llega la experiencia, no voy a negarte que las derrotas me influyen porque no estoy acostumbrado a perder tanto, pero no puedo mirar mis números inmediatos, si no los históricos, y esos siguen siendo buenos.

Moré confía mucho en ti para pedirte dos veces como refuerzo.

Tengo que agradecerle por confiar en mí, a pesar de que este año muy pocos lo han hecho. Para él lo más importante es el hombre, no el atleta. Él me había manifestado su interés por pedirme, eso me dio confianza, estoy muy contento que haya sido Villa Clara, estoy cerca y se me facilitan muchas cosas.

No eres líder de staff como en Sancti Spíritus, ¿eso no te afecta?

Eso no es lo más importante, fui con la mente de abrir, porque el villaclareño es un pitcheo que a veces lanza cada ocho o nueve días, guardan un poco los lanzadores para el play off.

Pero siempre dices que como mejor te sientes es con cinco días de descanso.

No quieren que lo haga así, el primer juego lo hice, pero les interesa que camine hasta el séptimo inning, si se complica la clasificación, se acortarían los días, si no sería cada siete.

¿Cómo entronizas en un estilo ajeno al de los Gallos?

Cuando les lanzaba los veía como un “equipito”, ahora veo que es una gran elenco, muy completo, aguerrido, no te dejan morir en el box, siempre hay alguien que te da aliento: el director, el tercera base, el primera, los del banco, todo el mundo hala parejo, como una yunta de bueyes, me siento un villaclareño más, muy querido por la afición. La atención de las principales autoridades ha sido de primera en todos los sentidos, es una experiencia muy bonita y quiero trasmitirla a quien desee oírla.

Muchos piensan que lo ocurrido en la Serie del Caribe impactará al Villa Clara.

No lo creo, este equipo no se da por vencido, ya saborearon el campeonato el año pasado y van a luchar por él otra vez, siempre he querido ser campeón con Sancti Spíritus, pero si no puede ser…; ¿quién sabe si este es mi año?

Te confesaste enemigo de los refuerzos. ¿Cambiaste de parecer?

Soy enemigo igual. Aunque lo doy todo por ese equipo, defiendo mucho mi pedacito de tierra, mi camiseta, me veo en la televisión o en el espejo con el traje de Villa Clara y me sigo viendo extraño.

(Tomado del Periódico El Escambray)

Se han publicado 85 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • HPWR dijo:

    Ismel será pitcher ahora solo es ´´talento local´´

  • Julián dijo:

    Sucedió en Artemisa. El Inning de la Vergüenza.

    Desde 1990, cuando Junior pegó 22 cuadrangulares, el hijo de Ken Griffey empezó a ser un personaje. Y a partir de que un año después consiguiera la centena de impulsadas para una temporada, mucha gente empezó a rendirle culto. Luego hilvanó cinco campañas sucesivas con más de cuarenta bambinazos, y hubo histeria.

    Griffey Jr. se ha pasado las últimas dos décadas en los cintillos de la prensa. Su leyenda ha seguido el camino de la espuma, y dondequiera que aparece hay mucho “welcome” admirado y sobredosis de jolgorio. Dondequiera, excepto en Cuba.

    Aquí estuvo hasta hace pocas horas, y cada clínica de bateo que impartió, cada implemento deportivo que entregó, cada visita que hizo, fueron sucesos de ningún (casi ningún) interés massmediático. Como si su sola presencia no bastara para aderezar de modo transitorio tanto platillo informativo desabrido…

    Lo peor (porque lo vi con estos ojos) ocurrió en Artemisa. La novena de casa recibiría a Industriales, y allá se fue Ken Griffey Jr., acompañado por el ex torpedero y Hall of Famer Barry Larkin, otro que tiene raza de inmortal. Junto a ellos, como si no bastara ya de luces, Joe Logan –otrora lanzador para los Expos- y Natasha Watley, monarca olímpica de softbol en Atenas.

    Lo que sigue es la historia de aquel desaguisado…

    Cuando los morenos entraron al estadio, la curiosidad sobrevoló los graderíos. “¿Quiénes serán?”. “Unos americanos. ¿No ves la banderita que tienen en la gorra?”. “Ah, sí, verdad. Seguro son de una delegación que está de paso”. Eso hablaban mis vecinos de grada con un desinterés rayano en lo simpático. “Son Ken Griffey Jr. y Barry Larkin, dos estrellas de las Grandes Ligas”, les aclaré, señalando con el índice. “Pal carajo, con lo bueno que fue el Ty Griffin ese”, dijo el más flaco de los dos, enfundado en una larga camiseta verde…

    A esas alturas ocurrió el primer desatino. Se esperaba –o mejor, la comitiva extranjera esperaba- que el mítico outfielder de Seattle lanzara la primera bola, pero nunca fue así. Tal parece que hubo un cambio de señas –malditas sean tantas señas para todo lo que se hace en este béisbol- y el desafío fue uno más, sin envío de apertura ni leyenda viva en el montículo. No obstante, quedaba una posibilidad de desagravio con la presentación formal de la visita ante aquel público que repletaba el “26 de Julio”.

    Pasó el primer capítulo, pasó el segundo, y la amplificación local nada decía. A todas luces, alguien había ordenado silenciar el acontecimiento, y la gente seguía sin saber que allí estaban, a unos metros escasos, dos tipos legendarios. Todo un caballero, Rey Vicente Anglada hizo gestiones para que se desvelara el absurdo secreto, y al rato regresó con un esperanzado “en el quinto; tal vez lo digan en el quinto inning”.

    A esa altura, Griffey Jr. ya había dejado su sello en el encuentro, al regalarle un bate personal a su amigo Tabares. El capitán azul lo estrenó de inmediato con un largo batazo contra el muro de la pradera izquierda, y al poco rato -feliz como un muchacho con su juguete nuevo- se acercó a la tribuna y le dijo al traductor: “Dile que el bate es espectacular, que tiene un bote increíble, que muchísimas gracias”.

    En el diamante, la locura se armó tempranamente. El equipo de casa golpeó a Entenza con una seguidilla de batazos, y el griterío se mezcló con el desesperante fárrago de las cornetas. Larkin miraba de vez en vez a las tribunas, como buscando las razones para tanto bullicio. Griffey Jr., en tanto, solo se concentraba en el terreno y su cámara de fotos, una Nikon que disparaba repetidamente cada vez que Yuliesky, Tomás o Cepeda se acercaban a consumir su turno a la ofensiva.

    Cerca del cuarto inning, yo seguía esperando el anuncio que le pusiera fin a la vergüenza. Me repetía: “en el quinto, tú verás que en el quinto”, y eso servía de consuelo en medio de aquel juego trepidante donde Logan ya había perdido su inicial pose hierática y sonaba la corneta que algún pillo le vendió con el precio triplicado. A diferencia suya, Larkin continuaba sumergido en el encuentro, Natasha era una esfinge, y Griffey Jr. –como siempre con la gorra al revés- seguía haciendo fotos.

    (Su sonrisa, entonces me di cuenta, es como la de Pedro Luis Lazo: tiene ese magnetismo que propicia la comunicación. Griffey ríe, y a su alrededor la gente, habitualmente, ríe. Algo de niño queda en su mirada, y algo de niño aflora cada vez que menciona a su padre con ese “my dad” ahíto de alegría. Algo que hace que, pese a sus más de seis pies de estatura y sus espaldas de obrero portuario, no le siente ridículo el apodo de Junior).

    Industriales había reaccionado, y al arribar el capítulo cinco el duelo iba parejo. Yo esperaba. Anglada, supongo, también. Hubo un instante en que por el audio se oyó un “atención” que me hizo creer que la justicia tocaba a la puerta. Pero lo único que se oyó decir fue que el jefe de transporte de Bahía Honda debía presentarse no sé dónde, y ya fue todo.

    Nada pasó en el quinto. Y nada iba a pasar –era evidente- en el resto del choque. La patética orden había sido acatada a pie juntillas, y la visita -ninguneada por alguien que nunca sabrá la ocasión de que privaba al público- recogió lentamente sus pomos de agua, sus mochilas, sus cosas, y salió del estadio. Afuera, varios peloteros de Industriales habían salido a la carrera para fotografiarse, y fueron complacidos con amabilidad. Adentro, seguía el juego.

    “¿Viste qué rápido se fueron? Parece que a Ty Griffin no le gustaron los equipos”, me dijo el flaco de la camiseta exagerada, y yo afirmé con un leve movimiento de cabeza. Mientras guardaba el bloc de notas, pensaba que esa tarde había marcado un episodio insólito en la vida reciente de aquel pelotero al que alguien, con toda razón, bautizó como The Natural. Un episodio vergonzoso, descortés, irrepetible, consistente en desconocer toda su gloria con una ignorancia alevosa.

    Fue como si Plácido Domingo pasara inadvertido cuando asiste al estreno de una ópera, o como si nadie en todo el cine reparara que en la segunda fila -las manos repletas de palomitas de maíz- se sienta Woody Allen.

  • RSGO54 dijo:

    Lo que pasa que el penso que con el globito que estaba tirandoiba ganar en esa pelota, a esos bobitos les tiro por el centro y no la ven, con el respeto de los que saben pero Ismel jimenes no entra en mi en equipo, aca se comoe a malanga y a la hora que tiene que hacerlo nada, miren el Clasico y ahora que ?

  • Truenoazul dijo:

    el problema VC juga bastante bien el problema es que cuando la candela aprieta parecen pencos, saludos

  • Hilario dijo:

    Es una lastima que nuestros peloteros y aficcionados no tengan informacion del beisbol que se juega en el extranjero, asi como tampoco lo que representa ser un jugador profesional.
    Los profesionales se dedican mas de 10 horas al dia durante 365 dias al año a su profesion. Durante el tiempo que dura el campeonato su dia empieza muy temprano, val para el estadio 4 o 5 horas antes del juego a practicar con los entrenadores del equipo especialmente trabajando en las deficiencias. Dedican mucho tiempo a analizar los videos de su desempeño en compañia de los entrenadores o solos.
    Cuando concluye el campeonato no van a tomar ron en las esquinas, contratan entrenadores privados y continuan trabajando para lograr la perfeccion. Sus sesiones de practica o estudio muchas veces sobrepasan las 10 horas diarias. Trabajan tambien en su peso corporal y masa muscular. Muchas veces entrenan con otros atletas amigos.
    Ahora comenzo el spring trainning. Los pitchers y catchers tienen que reportar dos semanas antes de los demas, pero muchos peloteros de posicion reportan antes. Por ejemplo Derek Jetter esta en el campamento de primavera desde hace un mes. Puig reporto junto con los pitchers al igual que Cespedes y Abreu.
    Eso es lo que se llama profesionalismo y que en Cuba se ha perdido.
    Changa Mederos por ejemplo, trabajaba muchisimo entre serie y serie en mejorar su control. Otros igual, De la Torre lo mismo, corrian cientos de kilometros en sus periodos de "descanso".
    Para lograr la perfeccion se necesita de mucho trabajo y sacrificio.

  • Oscar2014 dijo:

    Para los que quiren que Híginio salga y diga algo recuerden que LAS COSAS DE TEODORO,eran a puerta cerrada.

  • Hilario dijo:

    Es increible que la visita de esos dos monstruos del beibol haya pasado como si no hubiese existido. No cabe en mi mente que hayamos caido tan bajo.

  • Adrián Quintero Marrero dijo:

    Una vez me quito el sombrerp ante la inteligencia de Elsa Ramos. Tuve la suerte de manifestérselo un día y espero poder hacerlo una vez más. Las entrevistas parecen cosa simple, pero cuán pocos son los que dominan el género en serio.

  • Jorge de Dios Savignón dijo:

    Que pena me da con Ismel, al parecer no tiene criterio propio:
    Es el primer espirituano en participar en la Serie del Caribe?, entonces ya Yulieski no es espirituano, sus números hasta esta serie hay que cambiarlo para pelotero de La Habana, a juzgar por esa afrmación; lo otro que no se conocía a nadie en ese evento, y los juegos que ponen los domingos, de que sirvieron?, Nadie se dedicó a estudiar estos vídeos, lo principal, no es que los cubanos veamos esa pelota, es a los técnicos, entrenadores, etc. lo otro muy bien que debía agradecer a Moré su eleción como refuerzo, pues por sus números no mereció estar en la Serie del Caribe son los técnicos, atkl

  • Salgado dijo:

    Seria tonto pensar lo que ya se ha pensado,es iluso decir que se imaginaban una serie mas floja,es cierto aun no sabemos nada de beisbol de calidad, ¿ y los leones ya no rugen...? ¿ que sucede ? saludos PINAR CAMPEON VS VILLA CLARA.

  • El que come fongo con sal dijo:

    no podemos pedirle más a esto peloteros hacen lo que saben, y como no saben jugar pelota eso es lo que demuestran

  • angelo dijo:

    Eso está mal, Yulieski Gurriel fue el primer espirituano pq abrió jugando en la 3ra base.

  • Pitufa1 dijo:

    Que entrevista mas sosa, asi mismo pichea Ismel, cada dia mas gordo y dice que se siente sabroso, avergonzado debia estar de lo mal que le estan saliendo las cosas, no es solo la Serie del Caribe sus numeros este año estan de espanto, ese lo que estaba loquito por viajar aunque fuera a hacer papelazos

  • Parcho dijo:

    ISMEL ESTÁ FUERA DE RUTA HACE RATO,ES PICHER DE MANIGUA DE CUBA ALLÁ SE LE CAE LOS PANTALONES Y SE LE QUEDAN COLGANDO,MIS RESPETO PARA ÉL NO ES EL ÚNICO QUE ESTÁ ASÍ CASI TODOS NO ENFUNDA NADA JUEGAN A LOS TIRAS PIEDRAS,SON IMPROVISADOS CON PENSAMIENTO DINOSAURICO,ESTRISTE ASÍ ESTÁ NUESTRO BEISBOL PARA QUE PEDIRLE MÁS NO HAY PICHER DE CALIBRE EN CUBA,YA PASÓ LA GENERACIÓN Y LOS OTROS SE ESFUMARON PARA EL EXTARNJERO PARA PODER GANAR ALGO,CABALLERO NO CRITIQUEMOS TANTO, QUE BASTANTE HACEN Y NO TENEMOS NIVELHACEN NUESTROS

  • Zugor Seg. dijo:

    Caballero, dejen tranquilo al willy ya, DEJEN TRANQUILO AL INFELIZ COBARDE YA, tan poquita cosa, tan pusilánime, que solo sabe ofender cuando no tiene nada de inteligencia que decir. EL clásico tonto de pueblo...

  • brasilerao2012 dijo:

    Ismel jamaz en sus 10 series nacionales ha ganado el juego bueno, nunca lo ha ganado ni en play offs ni internacionalmente ni nada, el unico dia que lanzo aceptable fue en el segundo clasico mundial ante Australia en los demas juegos fue bateado y play offs mas de lo mismo debio darle verguenza que Norge Luis Ruiz llego como refuerzo y se convirtio en el primer abridor para Aragon, el no pudo ganarle el juego que tanto necesito SanticSpiritus, es un atleta cobarde, aunque si tiene condiciones para ser mejor, saludos.

  • Johan dijo:

    No es facil que te salgan ahora con que iba hacer un torneo mas flojo , los que estamos flojo somos nosotros

Se han publicado 85 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también