Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Ciudadanos en crisis consideran que el Nobel de la Paz para la Unión Europea es una “broma cruel”

| 6

Greece Europe Nobel Peace“¿Es una broma?”, se preguntó con una sonrisa burlona Chrisoula Panagiotidi, una cosmetóloga ateniense de 36 años, al enterarse de que la Unión Europea había ganado el Premio Nobel de la Paz.

Hace tres días Panagiotidi perdió su empleo, convirtiéndose en una más de los miles de griegos que están desempleados en el quinto año de una aguda recesión. Cuando se le dijo que no se trataba de una broma, su incredulidad rápidamente se transformó en disgusto.

“(El premio) se burla de nosotros y de lo que estamos pasando ahora”, sostuvo. “Todo lo que hará será enfurecer a las personas aquí”, agregó.

A lo largo y ancho del continente, donde se culpa a las políticas de la Unión Europea por la agudización de la peor crisis económica que se recuerde, muchos europeos sostienen que simplemente quedaron perplejos con el galardón. Otros se mostraron indignados.

“No puedo entenderlo. La UE sería la última en mi lista. Es una organización desabrida e inerte”, dijo Philip Deane, de 48 años, un consultor de informática en Dublín.

Mariana Fotiou, de 69 años, vendedora de tickets de lotería en Atenas, se mostró furiosa. “Me enoja tanto. Tenemos una guerra financiera, ¿no se dan cuenta de eso? La única moral que impulsará será la de Angela Merkel”, dijo.

La ironía de entregar el galardón en momentos en que la UE está siendo ridiculizada en varias capitales europeas, se dejó sentir dentro del mismo comité del Nobel.

(Con información de Perú21)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Juana La Cubana dijo:

    Digamos que el nobel pretende dormir al ciudadano que reclama la independencia de su región, como respuesta a la conducta de los dirigentes en Europa que mutualizan las perdidas y privatizan las ganancias.

    Saludos,
    JLC

  • EL LORY dijo:

    !Madre mia! ? Que esta pasando en este MUNDO?
    ? Que ha hecho la UE por la PAZ?
    Se olvidan que muchos de sus miembros estan enrrolados en los actuales conflictos o recientes que hay en este Mundo.

    Quizas sea el premio por la postura COMUN en contra de IRAN y SIRIA y el silencio OMISO contra las acaciones de su amo USA y compinche GB en la carrera Armamentista, o quisas por el ROMANTICO COQUETEO con Israel en detrimento de los palestinos.

  • MER dijo:

    REALMENTE A MI CRITERIO SOBRE EL ASUNTO DE LOS PREMIOS NOBEL: ES BOCHORNOZO VER COMO CADA DIA PIERDE MÁS PRESTIGIO ESTE FAMOSO PREMIO QUE YA EN LA ACTUALIDAD SE A CONVERTIDO EN CUALQUIER COSA, ES DE ASOMBRO VER COMO CADA AÑO LOS PROMOTORES DE ESOS PREMIOS PIERDEN VALIDEZ Y PRESTIGIO.

    ME SOMBRA VER COMO SELECCIONAN ELLOS LOS CANDIDATOS, Y SINCERAMENTE NO SE CUALES SON SUS REQUISITOS PARA OPTAR POR UN PREMIO, LO QUE SI ES MUY CIERTO, ES QUE EL JURADO DE ESA ORGANIZACIÓN ESTA INTEGRADO POR ENFERMOS MENTALES Y DROGADICTOS DE 3er GRADO SIN DUDA ALGUNA, CADA AÑO ESTE PREMIO ES UNA IRONIA Y UNA FALACIA PARA LA HUMANIDAD.

    EL PREMIO NOBEL NO TIENE LEGALIDAD, NI ES RESPETADO POR NADIE YA QUE NO EXPLICA, NI PROMUEVE LAS VERDADERAS RAZONES DE SUS CONTRAVERTIDAS ELECCIONES.
    LA UNION EUROPEA ES UN CONJUNTO DE NACIONES DEPENDEINETES DEL IMPERIALISMO YANQUI Y ACTUALMENTE SE ENCUENTRA EN UNA GRAVE CRISIS AGUDA DE CREDEBILIDAD EN TODOS LOS AMBITOS.

  • lina dijo:

    Decepción en Moscú por la concesión del Nobel de la Paz a la Unión Europea
    Alés Beliatski, de Bielorrusia, y Liudmila Alekséieva y Svetlana Gánnushkina, de Rusia, estaban entre los nominados. “Es ridículo”, opinó una de ellas
    Pilar Bonet Moscú 12 OCT 2012 – 17:53 CET

    La concesión del premio Nobel de la Paz a la Unión Europea ha sido acogida con incomprensión y desconcierto entre los defensores de derechos humanos y periodistas críticos que habían esperado del comité noruego un fallo más personalizado y más vinculado a la lucha por la democracia en la geografía postsoviética.

    más información
    ENTREVISTA | “No siento miedo pese a moverme en terreno peligroso”
    Rusia obliga a las ONG a registrarse como “agentes extranjeros”
    Alés Beliatski, de Bielorrusia, y Liudmila Alekséieva y Svetlana Gánnushkina, de Rusia, estaban entre los nominados para el Nóbel de este año. Beliatski, de 50 años, que cumple una pena de cuatro años de prisión, es el líder del grupo “Viasná”, una Organización No Gubernamental (ONG) que denuncia los truculentos recuentos en las elecciones organizadas por el régimen de Alexandr Lukashenko.

    A sus 85 años, Liudmila Alekséieva es la veterana del movimiento de derechos humanos en Rusia. Optimista a ultranza, Alexéieva fue miembro del Grupo de Helsinki de Moscú en época de la URSS y tras dedicarse a difundir literatura disidente se vio obligada a emitrar en 1977. Alekséieva, que regresó a Rusia en 1993, es presidenta del Grupo de Helsinki de Moscú. Gánnushkina, de 70 años, diplomada en matemáticas y física, es la directora de la asociación “Ayuda Ciudadana”, que vela por los derechos de los emigrantes, y tiene diversos proyectos de ayuda a la población del Cáucaso.

    Alexéieva y Gánnushkina son miembros de Memorial, la ONG rusa que vela por la memoria histórica y por los derechos humanos. Tras el retorno de Putin a la jefatura del Estado el pasado mayo, ambas mujeres dimitieron de sus puestos en el consejo para el desarrollo de la sociedad civil y los derechos humanos, adscrito a la presidencia de Rusia.

    Luchadoras infatigables, Alekséieva y Gánnushkina son un ejemplo vivo de dos personas comprometidas con la causa de las libertades y derechos en Rusia. Ambas se implican personalmente en su trabajo y ambas llegan a arriesgar su vida por ello. Hace varios años, las dos estuvieron a punto de ser víctimas de un atentado suicida en Grozni, la capital de Chechenia, cuando un coche bomba hizo explosión en la sede del gobierno de aquella región caucásica. Para el trabajo de las dos activistas, el Nobel de la Paz hubiera sido un espaldarazo moral y material. El premio hubiera constituido también un apoyo para “Memorial” en una época difícil, cuando la misión de esta entidad parece ir contracorriente en un entorno cada vez más intolerante y autoritario y cuando las ONG rusas son etiquetadas como “agentes del extranjero” si reciben financiación de otros Estados. Para el Kremlin, que juega peligrosamente con los sectores sociales más intransigentes, el premio hubiera podido ser percibido como un mensaje, a saber que los personajes incómodos, que les dicen las verdades a los líderes de Rusia, no están solos y abandonados.

    Las esperanzas de que el Nobel recayera en Alexéieva y Gánnushkina fueron fomentadas por la televisión estatal noruega que las citó en su corresponsalía en Moscú a la hora en que el comité Nobel debía emitir el fallo. En el canal Dozhd (lluvia), la televisión que más refleja el ambiente de la “movida” liberal moscovita, varios comentaristas se habían reunido para cubrir el evento y, cuando se anunció el ganador, no pudieron ocultar su decepción y reaccionaron de forma visceral. La periodista Zoya Svétova opinó que consideraba este fallo una “ofensa personal” y que la Unión Europea debía “cerrar la barraca”. Según Svétova la decisión se había tomado para “no ofender” al presidente de Rusia, Vladímir Putin. Por su parte, el comentarista Konstantin Eggert lo calificó de “vergüenza y horror” y dijo que “la izquierda europea” está aliada con Putin.

    En la Duma Estatal de Rusia (cámara baja del parlamento), desde otras posiciones, Leonid Slutsky, miembro del partido gubernamental Rusia Unida y copresidente del Comité de Exteriores, afirmó que el premio le resultaba “extraño” y lo calificó como un “gesto de cumplido” y político”.

    Alexéieva y Gánnushkina no ocultaron su desilusión. “Si se lo dieran a un prisionero político de Irán lo comprendería mejor”, dijo la primera. “Es ridículo”, opinó la segunda. “El Comité Nóbel hubiera podido sostener el principio de la paz y la democracia, si hubiera concedido el premio a los que durante muchos años trabajan en este campo y ahora necesitan apoyo”, continuó Gánnushkina. El fallo refleja una “cierta impotencia”, señaló la activista. Gánnushkina cree percibir una creciente indiferencia en la UE en relación a los derechos humanos en Rusia y eso es precisamente lo que más le duele.

    NOTICIAS RELACIONADAS
    Selección de temas realizada automáticamente con

  • armando dijo:

    SALUDOS:

    ” SE LE ACABA DE DAR UN PREMIO A QUIENES PROPUGNAN LAS GUERRAS , LAS MUERTES Y DESESPERACION DE MILLONES DE PERSONAS EN ESTE MUNDO.

    ¿ QUE DIRA DE ESTO EL FLAMANTE SECRETARIO DE LA ONU ?

    ¿ QUE DIRA DE ESTO EL VENERABLE PAPA BENEDICTO 16 ?

  • katana dijo:

    una joyita ese premio nobel, despues de obama, la UE …. seguro el proximo es a Hitler o a George W Bush!!

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también