- Cubadebate - http://www.cubadebate.cu -

Jornada más violenta en Paquistán contra película antislámica

 Destrucción de un complejo de salas cinematográficas en Peshawar, en el noroeste de Pakistán, tras la jornada de rezos de este viernesFoto Xinhua

Destrucción de un complejo de salas cinematográficas en Peshawar, en el noroeste de Pakistán, tras la jornada de rezos de este viernesFoto Xinhua

Al menos 17 personas murieron y unas 200 resultaron heridas en las protestas multitudinarias que se llevaron a cabo hoy en las principales ciudades de Pakistán, en la jornada más violenta que se registra en el país en repudio a la película antislámica estadunidense La inocencia de los musulmanes y la publicación de caricaturas satíricas del profeta Mahoma en Francia.

Además, el gobierno paquistaní llamó a consultas al embajador estadunidense en Islamabad, Richard Hoagland, para transmitirle sus "fuertes protestas" por el filme, y pedir que Washington tome acciones contra Nakoula Basseley Nakoula, el productor de la "película sacrílega", y ayude a garantizar la retirada del promocional respectivo de la plataforma YouTube.

Decenas de miles de paquistaníes se manifestaron en Islamabad, Karachi, Peshawar, Lahore, Multan, Rawalpindi, Muzaffarabad y Mardan, tras los rezos del viernes. Pero los mayores disturbios ocurrieron en el puerto de Karachi al desatarse enfrentamientos con la policía con saldo de 12 muertos -entre ellos tres policías- y unos 80 heridos, cuando manifestantes intentaron saltar los controles de seguridad en el barrio donde se encuentra el consulado estadunidense. Las autoridades presumen que el número de víctimas mortales podría aumentar.

En Peshawar los incidentes dejaron cinco muertos y numerosos lesionados. Entre las víctimas se mencionó a un trabajador de una televisora local, que llevaba a un grupo de reporteros en un vehículo para cubrir los sucesos. Al parecer, en el trayecto fue alcanzado por una bala supuestamente disparada por la policía.

Películas obscenas

Tanto en Karachi como en Peshawar los manifestantes quemaron cinco cines -considerados por los fundamentalistas como propagadores de filmes obscenas-, así como unos 20 vehículos y tres bancos, entre otros desmanes en calles y comercios. La policía antidisturbios logró finalmente dispersarlos con gases lacrimógenos.

En Mardan, en el noroeste de Pakistán la policía dijo que una iglesia cristiana fue incendiada y que varias personas resultaron heridas. Un manifestante en Islamabad, dijo: "Nuestra demanda es que quien sea que blasfeme contra nuestro sagrado profeta, debería ser entregado a nosotros para que podamos cortarlo en pequeños pedazos enfrente de toda la nación".

En Islamabad la policía cortó el tráfico e instaló controles en todas las entradas a la capital. No obstante, cientos de manifestantes se enfrentaron a la policía en la fuertemente resguardada "zona roja", sede de las misiones diplomáticas y edificios del gobierno. Al menos 40 personas resultaron heridas.

En varias ciudades las autoridades mantuvieron parcialmente suspendidos los servicios de telefonía móvil, entre ellas Karachi, Peshawar y Quetta, como medida de seguridad.

El restaurante de comida rápida de la cadena estadunidense Kentucky Fried Chicken (KFC) cerró todas sus franquicias en Pakistán ante la ola de protestas, luego de que uno de sus locales fue atacado en Líbano la semana pasada. KFC tiene más de 60 restaurantes en 21 ciudades paquistaníes y presencia importante en el mundo musulmán.

El embajador estadunidense Richard Hoagland señaló que el video fue "una decisión profundamente insensible tomada por un solo individuo para extender el odio", según apuntó tras el encuentro en la cancillería. En un comunicado, dijo haber informado a funcionarios paquistaníes que Washington no tuvo nada que ver con la cinta y ya ha condenado su contenido en un mensaje.

Al mismo tiempo dijo apreciar el compromiso de Pakistán para proteger las instalaciones y el personal de la misión estadunidense.

La secretaria de Estado, Hillary Clinton, afirmó que todos los estados del planeta tienen "el deber" de proteger a las representaciones diplomáticas de los demás países, de acuerdo con la Convención de Viena, luego del ataque la semana pasada contra el consulado estadunidense en Bengasi, Libia, donde murió su embajador, Christopher Stevens, y otros tres funcionarios.

Este día, miles de libios marcharon en Bengasi en apoyo a la democracia y contra las milicias islamitas, que Washington culpa del ataque al consulado. Tras los hechos del consulado, el país debate el papel de las milicias armadas, que surgieron el año pasado alentadas por Washington para contribuir a derrocar al presidente Muammar Kadafi, quien fue asesinado por esos grupos.

Por la noche, cientos de manifestantes desalojaron al grupo salafista Ansar Sharia del cuartel que ocupaba en el centro de Bengasi, señalado por la población como el autor del ataque al embajador Stevens. "La sangre de los mártires no ha sido derramada en vano", gritaron los manifestantes que entraron, saquearon y quemaron el cuartel. Las milicias abandonaron otros cuatro edificios públicos. Más tarde, Afp reportó que tres personas murieron y 24 resultaron heridas en combates entre los dos grupos en pugna.

Caricaturas "malintencionadas"

La indignación en el mundo musulmán aumentó por la publicación este miércoles de caricaturas del profeta desnudo y en posiciones humillantes en la revista satírica francesa Charlie Hebdo. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) calificó de "malintencionadas, provocadoras y doblemente irresponsables" esas caricaturas.

El premier paquistaní, Raja Pervez Ashraf, había declarado este viernes Día de la expresión del amor al profeta para evitar un recrudecimiento de las protestas. Ashraf condenó el video como "el peor tipo de intolerancia", del que dijo que no puede defenderse como libertad de expresión porque trata de instigar al odio.

A su vez, el presidente Asif Ali Zardari prepara con otros países musulmanes una reacción conjunta ante la Asamblea General de la ONU para que prohíban por ley los discursos de odio "que buscan sembrar semillas de la discordia".

De hecho, y en busca de un relajamiento a las tensiones, el Gobierno había declarado feriado este viernes y pedido a la ciudadanía manifestarse pacíficamente contra el documental y honrar a Mahoma en una jornada que denominó Youm-e-Ishq-e-Rasool (La paz sea con él).

Los hechos, sin embargo, llevaron a las más violentas protestas llevadas a cabo hasta ahora contra la película en todo el mundo musulmán, y lo que comenzó siendo un acto de amor al profeta, terminó siendo una masiva expresión de odio hacia Estados Unidos

Repudio a EU e Israel

También hubo protestas en Bangladesh, donde unas 10 mil personas quemaron una imagen del presidente Barack Obama y una bandera francesa. Las protestas se extendieron a India, Irán, Irak, Egipto, Yemen, Líbano, Afganistán y Malasia con consignas de repudio a Estados Unidos e Israel. "Sí al mensajero. Por ti nos sacrificaremos, mensajero de Dios", fue una de las proclamas.

El presidente de Irán, Mahmud Ajmadineyad, acusó a Occidente de doble moral y comparó la defensa de la libertad de expresión occidental respecto a películas y caricaturas contra Mahoma con su negativa a tolerar el cuestionamiento iraní del Holocausto. "Si Occidente dice que insultar al profeta es parte de la libertad de expresión, ¿entonces por qué suprimen y encierran a historiadores e incluso amenazan a toda una nación (Irán) por un simple cuestionamiento histórico?", dijo en un discurso.

Mientras, en otros países islámicos se reforzaron las medidas de seguridad alrededor de misiones diplomáticas de países occidentales.

Francia, inmediatamente después de que se publicaran las caricaturas, anunció el cierre provisorio de sus embajadas y escuelas en 20 países musulmanes, entre ellos Egipto, después de que en El Cairo las fuerzas islámicas planearan una protesta ante la embajada francesa.

El gobierno francés prohibió las manifestaciones convocadas para este sábado en París. El ministro francés de Interior, Manuel Valls, afirmó que hay "instrucciones muy claras: las posibles manifestaciones o reuniones serán disueltas".

Alemania también optó por que algunas de sus sedes diplomáticas permanecieran cerradas este viernes. Por primera vez, hoy también hubo manifestaciones pacíficas en varias ciudades alemanas. Los manifestantes portaban pancartas con inscripciones que decían: "Exigimos que se respete al profeta", "No a la libertad de injuriar" y "Nuestro profeta Mahoma es un tabú".

(Con información de Prensa Latina y La Jornada)