- Cubadebate - http://www.cubadebate.cu -

López Obrador entregará pruebas de presunto fraude electoral

andres-manuel-lopez-obradorAndrés Manuel López Obrador afirmó que sólo puede haber acuerdo sobre la base de que se invalide la elección presidencial. “No vamos a permitir de ninguna manera ningún acuerdo que se construya sobre el pantano, sobre la inmundicia de un fraude electoral”, advirtió.

En asamblea informativa, manifestó que los integrantes de la coalición Movimiento Progresista ni se han rendido “ni nos vamos a rendir”, y anunció que a mediados de la semana que se inicia entregarán al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la federación (TEPJF) un documento con las “pruebas plenas, contundentes” sobre todas las violaciones a la Constitución y a las leyes, registradas en el proceso electoral.

Lo anterior “para que no quede ningún pretexto, ni se pueda utilizar ninguna argucia legal para declarar válidas las elecciones, que son claramente violatorias de la Constitución, sobre todo al artículo 41, que establece que tienen que ser libres y auténticas, ¡y estas elecciones no fueron ni libres, ni limpias, ni auténticas!”.

Ante miles de ciudadanos que acudieron al zócalo poblano para participar de esta asamblea informativa -una de las 32 que este domingo se llevaron a cabo en las capitales de las entidades del país para informar sobre las acciones legales que realiza el Movimiento Progresista en busca de que se invalide la elección presidencial, y para recabar más pruebas sobre las presuntas irregularidades cometidas por el PRI-, López Obrador manifestó que sus adversarios están nerviosos.

“Acostumbrados a comprar lealtades y a todo el que se deja, se toparon con un pueblo, con un movimiento, con dirigentes que no tienen precio. ¡México no se vende!”, dijo. Precisó que en esta etapa la lucha es por la defensa del voto, luego de que alrededor de 16 millones de mexicanos votaron por él el primero de julio, “y los vamos a defender”.

Eso es lo que “nos ocupa”, puntualizó, y para eso es el escrito que se entregará en unos días a los magistrados del tribunal electoral. “No le estamos dando vuelta a la página, esto es lo principal. No podemos permitir que con dinero, violando la Constitución, se apoderen de la Presidencia de México”.

Pidió a sus simpatizantes mantener en alto la moral y “no entristecernos, porque todos luchamos por una causa justa: la transformación de México”, aunque reconoció que “no es fácil transformar cuando tenemos que enfrentarnos a grupos de intereses creados”.

López Obrador, sin embargo, enalteció que en el proceso electoral surgiera el movimiento de los jóvenes. “¡Cuánta satisfacción saber que ya hay relevo generacional!, que ya hay jóvenes conscientes que van a darle continuidad a nuestro movimiento”.

Sigamos adelante, pidió el candidato presidencial de la izquierda, pero “actuando como siempre, por la vía pacífica y legal”, dándole “toda la atención al juicio que hemos interpuesto para que se invalide la elección presidencial”.

Si eso ocurre, añadió, el Congreso tiene que nombrar un presidente interino y éste convocar a nuevas elecciones, aunque “éstos (los priístas) piensan que es subversivo lo que estamos planteando, cuando no es más que apegarnos a la letra, al espíritu de la Constitución. Si eso es ser rebelde, subversivo, pues entonces que nos apunten a todos defendiendo la Constitución”.

López Obrador mencionó, en referencia al PRI, que “no se van a poder sentar en la silla presidencial, porque no los quiere el pueblo de México”, a pesar de que cuenten con “puro aparato para la manipulación y aparato de fuerza”.

Convocó a sus simpatizantes y militantes de los partidos de izquierda a no caer “en ninguna trampa de violencia. Nada de provocación. Este movimiento ha sido, es y seguirá siendo pacífico”.

Al hacer un recuento de lo que fue la jornada electoral, recordó que la noche del primero de julio los otros candidatos presidenciales -sin mencionar sus nombres- se apresuraron a reconocer el triunfo de Peña Nieto, y “pensaron que me iba a ir con esa cargada, pero no”.

Y después “esperaban que convocáramos a movilizaciones” para desprestigiarnos y también “se quedaron con las ganas”, porque “decidimos ir por la vía legal y recoger pruebas sobre las múltiples violaciones cometidas antes, durante y después de las elecciones presidenciales”. Y estas evidencias, subrayó, “brotan por todos lados”. Con ellas se montará, el próximo domingo, una Expo Fraude en el Zócalo de la ciudad de México.

López Obrador acudió a Puebla por ser uno de los estados donde ganó la elección presidencial, con el voto incluso de panistas. En la plaza central de esta capital, los ciudadanos instalaron mesas para recabar las pruebas solicitadas por el candidato, pero muchos optaron por entregárselas en propia mano. Así, juntó múltiples tarjetas de Monex y particularmente telefónicas.

Respecto de estas últimas, dijo contar con información de que se repartieron cinco millones, y calculó que si a cada una le cargaron cien pesos de tiempo aire se gastaron 500 millones de pesos, cifra superior a los 336 millones fijados como tope de gasto de campaña. Explicó que la empresa que vendió las tarjetas fue MarkCome, la cual a su vez, manifestó, debió hacer un contrato con Telmex, mismo que, consideró, debe ser investigado

(Tomado de La Jornada)