- Cubadebate - http://www.cubadebate.cu -

Chijona busca a una mujer por las calles de La Habana

laura-de-la-uz-y-reynaldo-miravalles-en-esther-en-alguna-parte-de-gerardo-chijona

Laura de la Uz y Reynaldo Miravalles en Esther en alguna parte, de Gerardo Chijona

Se puede decir que elaborar guiones a partir de obras literarias es una tendencia en el cine cubano más reciente. Hace unos meses el público pudo ver Fábula, de Léster Hamlet, basada en un cuento de Alberto Garrandez; este mes llegará a las salas de estreno Chamaco, de Juan Carlos Cremata, versión de la obra teatral homónima de Abel González Melo; y al parecer continuará siendo así, al menos este año...

Se conoce de otras producciones como Contigo pan y cebolla, también dirigida por Cremata, realizador que desde hace un tiempo experimenta con dos medios: el cine y el teatro. Además, Gerardo Chijona se encuentra rodando en estos momentos Esther en alguna parte, basado en el texto homónimo del escritor Eliseo Alberto; escritor, periodista, y también guionista de cine (Guantanamera) que fue su amigo durante décadas.

Aún falta tiempo para ver la película en la gran pantalla, Chijona pretende tenerla lista para diciembre; pero desde ya se tejen especulaciones al respecto, pues se trata de una trama bien diferente a las contadas por el director en otros trabajos, más afines al género comedia (Un paraíso bajo las estrellas, Perfecto amor equivocado).

¿Qué se conoce? Que entre el elenco se encuentran consagradas figuras del cine nacional como Verónica Lynn, Luis Alberto García, Daysi Granados, Eslinda Núñez, Elsa Camps, Enrique MolinaLaura de la Uz, y la participación de Reynaldo Miravalles, quien desde hace más de dos décadas no trabaja en una película cubana. No debe costarle mucho trabajo al director ‘moldear’ estos talentos, puesto que no es la primera vez que comparten el set: Luis Alberto García ya ha trabajado con Chijona en otras ocasiones (Un paraíso…, Perfecto amor…); mientras que Alberto Pujols y Laura de la Uz tienen memorables apariciones en Boleto al paraíso, el más reciente filme del cineasta.

También se conoce que el guion corrió a cargo de Eduardo Eimil Mederos, director de teatro y audiovisuales, quien ya tiene experiencia como guionista de cortometrajes.

¿Qué pasará con la novela de Lichi (Eliseo Alberto)?, aun está por ver. Pero es posible, a partir de la obra publicada en Cuba por Ediciones Unión, dilucidar algunas señales de lo que traerá la película. En un contexto donde el cine se ha apropiado de temas como la emigración, la diversidad sexual, la vida cotidiana del cubano de a pie, y las dinámicas familiares, llega una historia de amistad y búsqueda del tiempo perdido, que no se vale de alusiones políticas o risa fácil para atraer.

A Lichi le basta una excelente redacción, el juego con el factor tiempo, además de unos  personajes complejos y seductores para hacer de Esther en alguna parte una novela fascinante que seguramente hará pensar y suspirar al lector, y esperemos, también al espectador.

Entre los fantasmas del pasado y las luces del futuro, se desenvuelve el presente de dos ancianos con vidas distintas pero igualmente inciertas.

Bodas no tan planteadas

Lino Catalá bien podría ser ese hombre común agotado por los años, todo normal…  hasta que, en plena vejez y tras enviudar, comienza a cuestionarse cuánto de real hubo en su vida hasta ese momento. “¡Te quiero tanto, Maruja, que me gusta hasta verte envejecer!”, le había dicho a su esposa la noche de bodas y, aunque se lo demostró por 25 años, a ella parecía no bastarle; tal vez por el hecho de no haber tenido hijos.

Con el preámbulo de la muerte de Maruja comienza Eliseo Alberto su novela, que conduce al lector por ese camino donde deberá preguntarse ¿Y ahora qué?

Reynaldo Miravalles encarnará a Lino, y sobre su participación en la película ha expresado anteriormente: “Estoy encantado, porque se trata de un guion excelentemente escrito, con un lenguaje muy cubano, con frases compactas y bocadillos cortos”.

Alteregos exóticos

En el otro extremo de la forma se encuentra Arístides Antúnez, a quien también se le puede llamar Abdul Simbel, Benito O’ Donnel, Pierre Mérimée, Eduardo Sanpedro, Lucas Vasallo, Plácido Gutiérrez, Elizabeth Bruhl y Larry Po, según la ocasión. Arístides, luego de las amantes seducidas por los distintos acentos y profesiones de sus múltiples caracteres, es un hombre solo que vive con su sobrino.

“Actor sin suerte, extra de la televisión, Don Juan de pura sangre, viejo verde y cursi” como él mismo se describe, Arístides considera la vida una obra de teatro, y el proscenio: La Habana.

Enrique Molina, conocidísimo en Cuba por su trabajo en el cine y en la televisión, parece ser el hombre perfecto para este rol, que deberá desdoblarse en toda la gama de facetas que exige el personaje; fanático al teatro de Virgilio Piñera y que cita todo el tiempo las obras del dramaturgo.

Los otros

Las vidas actuales de estos dos seres se rodean de otros que, situados en un plano secundario, complementan la historia. Como se trata de un elenco de lujo, se puede confiar en que estos maestros de la actuación cubana complementen el trabajo de los protagonistas.

Además de Ismael y el recuerdo de Maruja, están otros parientes que ‘invadieron’ la casa de Lino tras su viudez. Entre ellos, resalta el niño Totó, testigo de las peripecias de Lino y Arístides, y una de las alegrías del anciano.

Amistad a primera vista

La Habanahace coincidir a estos dos seres y a partir de ahí comienzan a llegar respuestas a viejas preguntas y nuevas interrogantes sobre las vidas de ambos.

Entre esa reconquista del pasado y la búsqueda de Esther, amor platónico de la niñez de Arístides, transcurre la novela; que se mueve por conocidas calles de Centro Habana, El Vedado y La Habana Vieja, viejos cafés y cabarets, y distintas épocas acompañadas por la voz de Moraima Secada, elemento que se mantendrá en la película. En cuanto a la música, el reencuentro con un pasado donde el filin tiene un lugar significativo puede aportarle mucho a la banda sonora de la cinta. José María Vitier será el artífice de la música original y afirma que, aunque ha compuesto mucho para cine, este proyecto será una nueva aventura.

Chijona rodará en locaciones metropolitanas que coinciden con los espacios donde se desarrolla la trama de la novela. Además, se recrean en el filme varias épocas; lo cual implica un trabajo minucioso de la Dirección de fotografía, de arte y Vestuario.

En lo que llega el estreno, un excelente anticipo puede ser la lectura de la novela, que invita a pensar mientras entristece y divierte. Encontrar a Esther es solo un pretexto para andar por una ciudad que transforma la vida de quienes la habitan.

(Tomado de Cubacine)