Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Carlos Manuel de Céspedes: "Cuba y la Iglesia son las dos pasiones mías"

| 383

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes en "Con 2 que se quieran", que conduce y dirige Amaury Pérez. Foto: Petí

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes en "Con 2 que se quieran", que conduce y dirige Amaury Pérez. Foto: Petí

Amaury. Muy buenas noches. Estamos en Con 2 que se quieran, ahora aquí, en 5ta. Avenida y calle 32, en los maravillosos Estudios Abdala. Hoy, ya en los programas finales de esta primera etapa. Hace unos meses nos encontramos en un recital de poesía de Marilyn Bobes y lo invité, pero los tiempos de grabación del programa no me habían permitido cumplir aquella promesa que había hecho con él.

Para mí es un honor tenerlo conmigo, por muchos motivos, y ustedes conocen algunos de ellos. Es un nuevo privilegio tener frente a mí, y ya con ustedes, a una persona que yo he admirado de toda mi vida. Que lo quiero, a veces en la distancia, a veces en la cercanía, y que siempre ha estado ahí, formando parte de la Cultura Cubana como eje-centro y como protector espiritual. Está con nosotros, llenando de gozo y luz el estudio, Monseñor, Padre, Carlos Manuel de Céspedes García Menocal.

Padre, mis respetos muy grandes y mi agradecimiento.

Monseñor. Los míos a ti, y muchas gracias por tus palabras tan amables, que no dejan de estar exageradas. Pero bueno, son las tuyas.

Amaury. Normalmente soy exagerado, pero prefiero ser exagerado en afectos que corto.

Monseñor. Ya lo sé. (risas)

Amaury. ¿Usted está cumpliendo 50 años de servicio?

Monseñor. ¿De sacerdote?

Amaury. De sacerdote, de servicio como sacerdote. ¿Cuánto pesa eso? Si pesa.

Monseñor. Depende de lo que se entiende por peso. Si es en el sentido positivo -porque hay una realidad con la que yo no puedo dejar de contar, porque la llevo muy adentro-, entonces sí pesa muchísimo, pesa, pero al mismo tiempo es una carga que se lleva con ligereza, porque no es uno quien la lleva: tú eres un hombre de fe y sabes que esa carga quien la lleva es otro y uno no hace nada más que tratar de seguir sus pasos.

Sí, son 50 años en diciembre. Yo fui ordenado sacerdote en Roma, en el año 61, por el Cardenal (Antonio) Samoré. De aquella época hay otro sacerdote aquí en La Habana que fue ordenado ese mismo día, en la misma celebración, Monseñor (Alfredo) Petit, que era compañero mío de estudios, y además, nos ordenamos juntos, como ya dije. Y después de eso, bueno, ya me quedé en Roma un par de años más para sacar la Licencia en Teología y vine para Cuba en el año 63.

Amaury. ¿Y vino ya, directo, a ser profesor en el Seminario?

Monseñor. Profesor. Suponía que lo iba a ser, porque había estudiado la Licencia en Teología en Roma, pero no sabía que iba a ir exactamente a vivir al Seminario como vicerrector -se decía entonces-, en el Seminario El Buen Pastor, sino que iba a estar en el Obispado con Monseñor Evelio Díaz, y viví con él una temporadita hasta que pidieron que fuera para allá como responsable de la disciplina en el Seminario y, al mismo tiempo, profesor. Y he seguido de profesor en el Seminario de muy distintas asignaturas, hasta ahora. Sigo siendo profesor en el Seminario.

Amaury. Yo creo que ya que estamos hablando del Seminario, no esperemos para hacer la pregunta: ¿Qué cosa es el Seminario? Aunque parezca una pregunta tonta, para las personas que no están familiarizadas con el tema, será bueno aclarárselo. ¿Y cómo funciona un seminario?

Monseñor.  Bueno, seminario quiere decir semillero, viene del latín, porque se supone que es la semilla de las vocaciones sacerdotales. Todos los que son sacerdotes han pasado por un seminario un tiempo para su formación espiritual, ante todo, interiorizando los valores que se deben vivir como sacerdote e intelectual de todas las materias que componen nuestra vida sacerdotal y también pastoral.

Amaury. ¿Cuáles son las materias que se imparten?

Monseñor. Filosofía, Teología, Humanidades -clásicos, por supuesto-. La más importante siempre es la Teología. Y la formación también pastoral, para el trato con las personas, la capacidad de presentar de la mejor manera el mensaje evangélico, con fidelidad. Eso es lo que se aprende en el seminario.

El Seminario de Cuba, actualmente, el de La Habana, que es el único completo, comprende dos ciclos: un primer ciclo de cuatro años, de Humanidades y Filosofía, y un segundo ciclo, de Teología, de otros cuatro años. Son ocho años en los cuales el seminarista va creciendo -se supone-, espiritualmente, intelectualmente y también en capacidades para el trato humano. Y por el camino, eso es libre, él que está allí, y piensa que sí, que eligió bien, pues sigue en el Seminario y llegado su momento es ordenado sacerdote. Pero otros no, por el camino lo dejan voluntariamente, porque piensan que no es ese su camino.

Amaury. ¿Y durante los ocho años estudian latín?

Monseñor. No, el latín se estudia nada más que uno de los años, lamentablemente. Yo soy profesor de latín y me quejo. Ahora han puesto para el próximo año, dos, lo cual ya es algo. Porque en un año de latín y un año de griego, que también enseño, es muy poco lo que se puede aprender. Es para tener una idea del idioma, nada más.

Amaury. Y qué curioso, porque yo recuerdo que cuando era niño, las misas eran en latín...

Monseñor. ...Sí, pero ya no, claro.

Amaury. Y después no como usted dice, pero sin embargo, su Santidad Benedicto XVI, ha vuelto a incentivar el hecho de que las misas sean en latín.

Monseñor. Sí, pero es decir, en aquel entonces todas las misas para el gran público, eran en latín. Cuando aquello no era un año, eran cuatro años lo que había para estudiarlo, y no solamente por las misas, sino para el rezo del breviario, que es el rezo de las oraciones propias de los sacerdotes. Eran en latín. La administración de los sacramentos, todo eso, era en latín. El latín sigue siendo el idioma oficial de la Iglesia. Por ejemplo, los documentos de la Santa Sede, se traducen a las lenguas vernáculas, pero el idioma de la versión oficial es el latín. Pero eso nada más que lo manejan los latinistas. Ahora, para el pueblo en general, hay que tener una idea de la lengua, no solamente por la liturgia, por las misas, sino porque grandes teólogos y padres de la Iglesia se expresaron en latín y aunque se traduzcan al castellano, o al francés, o al italiano, hay giros que si tú no los entiendes en latín, estás un poco perdido.

Amaury. ¿Usted sería partidario de que volvieran las misas a ser en latín?

Monseñor. No, yo no. Yo no, porque esa es una lengua que la gente no entiende. Gustándome el latín enormemente, porque es una lengua que me gusta mucho, igual que el griego, no voy a hacer una misa en griego ni en latín para que no la entienda ninguna de mis viejitas buenas de San Agustín. Hay que ofrecerlas en castellano, y en un castellano, además, bastante llano para que todo el mundo pueda comprender lo que uno lee y lo que uno predica.

Amaury. Ahora, voy a ir saltando a algunos temas que seguramente a nuestros televidentes les llamarán la atención. La Iglesia se ha modernizado y hay gente que dice que no. ¿Siguen los feligreses yendo a confesión?

Monseñor. Sí, van, ¡cómo no! Quizás algunos van demasiado, porque van sin gran necesidad, porque tienen gusto de hablar con el sacerdote, y saben que ahí lo van a pescar, en el confesionario. Y otros quizás deberían ir con más frecuencia, porque tendrían más asuntos que confesar y pedir consejo. Pero sí, siguen confesándose. Yo estoy disponible para la confesión todos los días, antes de la misa.

Amaury. Normalmente, ya esto es indiscreción, pero usted me dirá y me callará, como ha hecho en otros momentos de la vida. ¿Cuáles son los pecados de los que la gente más se arrepiente?

Monseñor. De todo un poco, y depende de la persona, porque hay gente que quizás pueda tener un crimen en su vida; nunca he confesado a un criminal, y supongo que eso será algo que le pese sobre la conciencia. Pero esa feligresía habitual de las parroquias nuestras, se arrepiente más, por ejemplo, de la falta de caridad para con otras personas; de un ejercicio malo de la responsabilidad, sea en familia, sea en su trabajo. Cosas de ese tipo.

Amaury. Ahora, yo quisiera ir en este momento, antes de caer en su vida personal, que ya iremos, a hablar de la religiosidad en el cubano...

Monseñor.  ...O sea que yo no me voy a liberar de la confesión, con la característica de que el confesor vas a ser tú ahora. ¡Ah, yo creía! (risas)

Amaury. (risas) No, usted Padre me va a hacer ese favor. La religiosidad en el cubano, ¿cómo se manifiesta, cómo usted la percibe?

Monseñor. Es muy curioso, el pueblo cubano, yo creo que es un pueblo muy religioso, pero minoritariamente católico, en el estricto sentido de la palabra. El pueblo cubano, en general, tiene un sustrato católico antiguo, con una formación religiosa más bien pobre en la mayoría, y solo una minoría que ha permanecido siempre fiel, que la familia quizás trasmitió aquello, sí tienen un conocimiento de la fe y lo viven con mucha identidad.

Entonces, a eso se mezclan, sobre todo, las religiones de origen africano y así surge el fenómeno de la santería, que está muy expandido en el pueblo, más que cuando yo era joven. No sólo en las personas de origen africano, sino también en personas de origen europeo, blancos, que son también hoy día santeros, de un grado u otro, más o menos comprometidos.

Y después está el espiritismo, están las religiones protestantes, el anglicanismo y ahora, últimamente, este es un caso muy, muy curioso y nos revela esta especie de idiosincrasia del cubano frente a muchas cosas, hay un grupo de musulmanes cubanos que va creciendo.

Amaury. Sí, realmente es raro.

Monseñor. ¡Un grupo muy minoritario, claro!

Amaury. Pero, por ejemplo. Conozco, Padre, a muchísimos católicos que han perdido el hábito de ir a misa.

Monseñor. Es una falla, pero no por eso se pierde la identidad católica, o sea, un católico puede ser muy católico en los contenidos de la fe y en su ética personal y por razones cualesquiera, no tener esa valoración de la misa de domingo. Sin embargo, hay otros que van casi todos los días y no solo el domingo, que es el día prescrito como obligatorio, o sea, que en eso la variante es grande. Pero sin duda que hoy día -no solo en Cuba, en el mundo entero-,  la práctica religiosa dominical ha descendido no mucho, ¡muchísimo!.

Amaury. Usted, Padre, estudió Derecho, ¿por qué no ejerció?

Monseñor. Bueno, yo no lo terminé.

Amaury. ¿No lo terminó nunca?

Monseñor. No lo terminé nunca, porque cuando fui a entrar al Seminario en el año 56 que estaba en el cuarto año de Derecho, entonces era el plan de los cinco años, el Obispo del momento -el Monseñor Evelio Díaz-, el Administrador Apostólico y el Cardenal (Manuel) Arteaga, me dijeron que continuara la carrera, que estuviera en el Seminario y que la combinara como pudiera y así fue unos meses, porque el 2 de diciembre de ese año, fecha del desembarco del Granma, a la Universidad la cerraron hasta el año 59 cuando yo salía para Roma. Y cuando vine de Roma, ya la escuela de Derecho no era lo mismo. Pero después ya, claro, uno se va complicando con el trabajo sacerdotal, dando clases yo mismo en el Seminario. Pero que conste, que es una carrera que me gustó mucho, y me sigo interesando. Mantengo relaciones con algunos profesores. Hasta hace unos años con (Julio Fernández) Bulté, que era un gran amigo, y entonces, evidentemente, con Bulté me mantenía muy al corriente de todas las cosas de la Facultad.

Amaury. ¿Cuándo es que usted descubre su vocación religiosa?  ¿Cuándo decide que su vida va a estar encomendada al Señor?

Monseñor. Mira, eso estuvo presente desde que uno ya empieza a ser un adolescente, y se pregunta qué va a ser uno cuando crezca. Esa era una posibilidad. Ser sacerdote. Porque mi familia era muy cristiana, muy católica, los sacerdotes amigos eran visita en la casa y era una vida que era capaz de entusiasmar a un joven.

Cuando entré en la Universidad, la verdad que le cogí más el gusto todavía a la carrera de Derecho: vacilé entre Derecho y Arquitectura, eran las dos carreras que me gustaban. Al fin me decidí por Derecho, y me gustaba mucho, la verdad que me gustaba cantidad y me sigue interesando. Yo leo cuanto artículo bueno de Derecho me cae en las manos y libros, etc.

Pero llegó un momento en que dije: bueno, Carlos Manuel, ya tienes 20 años, no puede vivir así siempre uno en la provisionalidad. Y había un sacerdote franciscano, que era el asesor de las Juventudes Universitarias Católicas, en ese instante, el Padre Zabala, Luis de Zabala, con el que yo conversaba estas cosas y era muy simpático, muy poco ortodoxo y me dijo: Vamos a conversar sobre eso, sobre tu entrada o no al Seminario, pero quiero que te leas tres libros primero: El Diario de un cura rural, El Poder y la Gloria de Graham Greene y El mundo, la carne y el Padre Smith. Cuando te leas los tres libros, ven otra vez y hablamos del asunto.

Amaury. Que forma tan original de ponerlo a prueba...

Monseñor. ...Tres novelas. Yo lo vi una vez después, viejito él ya, en Puerto Rico, se lo conté y él ya ni se acordaba de aquello. Pero así fue. Y entonces, nada, ya eso fue como una decisión que tomé ayudado por el Padre Zabala y por el entonces Rector del Seminario, que era Monseñor Evelio Ramos, que quizás tú lo hayas conocido.

Amaury. ¡Sí, cómo no, claro que lo conocí!

Monseñor. Y ya todo fue paz y tranquilidad, nunca tuve ninguna vacilación después. Me fue muy bien en el Seminario y después como sacerdote.

Amaury. Pero usted, ya en esa época, Padre, porque son las cosas que la gente está interesada por saber. ¿Usted era consciente de la cantidad de privaciones que iba a sufrir como mortal encomendándose al Señor, con la cantidad, no vamos a decir frenos, pero sí condicionantes que pone la Iglesia, para una persona que entra al Seminario? Hablo del celibato, hablo de la dejación de las cosas materiales...

Monseñor. Todo eso es verdad, pero no son solo privaciones, más que privaciones son renuncias, si tú quieres. La más fuerte quizás sea la del celibato, no cabe la menor duda. Pero hay tantos dones que yo veía que me vendrían con el sacerdocio también. No solo en el orden espiritual, sino como servicio a los demás. El sacerdote tiene una serie de puertas abiertas en el trato con las personas, católicos y no católicos, y eso es muy consolador. Entonces uno pesa todas esas cosas y sí, yo era consciente de eso, cómo no. Más que a los veinte años ya un muchacho joven, pues, qué se yo, tiene amigos y amigas, y sale y va a fiestas y todo lo demás, y hay alguna que le gusta más que las demás y todo eso. Eso es así. Y eso se tiene en cuenta, y uno decide.

Amaury.  Está muy discutido el tema del celibato. Está en estos días, en estos tiempos, muy sobre el tapete, como se dice. ¿Qué opinión le merece a usted eso?

Monseñor. Mira...

Amaury. ...Yo sé que es una pregunta...

Monseñor. ...Es una buena pregunta muy indiscreta tuya, pero bueno, yo te la voy a contestar de todas maneras. (risas)

Amaury. (risas) Yo se lo pido, es que es la única persona que me la puede contestar.

Monseñor. No claro, no cabe duda que es una cosa muy costosa y podría discutirse. El otro día, hace muy pocos, 15 días quizás, descubrí en una publicación alemana una carta de cuatro teólogos del momento, uno de los cuales era Ratzinger, Papa actualmente. Hablaban, después del Concilio Vaticano II, cuáles eran las cosas que podrían discutirse y plantear una revisión. Una de ellas era el celibato.

Eso no es un dogma de fe, y de hecho los sacerdotes de las Iglesias Católicas Orientales unidas a Roma no están obligados al celibato, pero la Iglesia tiene eso como disciplina universal desde la Edad Media, y lo mantiene porque considera que es una riqueza para la Iglesia. Y te digo que sí, que lo es, sin entrar en detalles, que ya pertenecerían a otro ámbito.

Cuando uno vive su celibato con fidelidad, puede tener momentos fuertes, malos. Pero habitualmente uno vive una situación de disponibilidad interior frente a Dios y frente a las personas que eso no se cambia por nada. Yo te aseguro que yo he sido sacerdote célibe, y he sido muy feliz.

Amaury. Ha sido un hombre feliz, se le ve. Lo he percibido siempre en su mirada, en su bondad y en su caballerosidad.

Monseñor. Lo soy, la verdad que lo he sido, no quiere decir que no haya tenido dificultades, que no haya tenido situaciones duras. Pero en general sí, he sido un sacerdote muy feliz.

Amaury. Sí, pero claro no ha llegado al silicio, ni a la autoflagelación. (risas)

Monseñor. (risas) ¡No, no, hasta ahí no llegué!

Amaury. Padre, yo quiero, fíjese que le hice algunas preguntas de las que yo pensé, ¡el Padre me mata, me va a matar!

Monseñor. ¡No!

Amaury. Pero son preguntas que la gente se hace.

Monseñor. Pero además, no te des importancia, que las preguntas esas no eres tú el primero que me las hace.

Amaury. No, no, no, está claro, lo que no sé, en lo que entro en duda es...sí, en televisión, 8 y 30 pm, por el canal 6, un martes, alguna vez lo ha dicho. Por lo menos tengo esa duda.

Monseñor. ¡Claro en televisión! Yo contesto, no hay problemas.

Amaury. Bueno, un día estábamos en la Basílica de San Francisco de Asís, en un concierto, no sé si era de José María Vitier. Estábamos allí y alguien se acercó y le dijo una cosa muy cómica, porque le afirmó que usted era el bisnieto de Carlos Manuel de Céspedes. ¡Y usted no es bisnieto de Carlos Manuel de Céspedes!

Monseñor. Yo soy el tataranieto, el tataranieto.

Amaury. ¡Pero usted le dijo que sí!

Monseñor. Sí. Ah, bueno, porque es que la palabra bisnieto me suena bien. Tataranieto es una generación más arriba, más antigua, y me suena feo. Desde que yo era muchachito, la palabra esa, tataranieto, perdona la expresión que voy a usar, pero me parecía una expresión "chea", como dirían los muchachos de ahora, mientras que bisnieto parece una expresión mucho más noble. Nieto dos veces, entonces, pues, bisnieto. (Risas)

Amaury. ¿Y también de Mario García Menocal?

Monseñor. Nieto de Gabriel, que era hermano de Mario, y Mario era el tío abuelo. El tío Mario, como le decíamos siempre.

Amaury. ¿Y qué se comentaba en la familia, qué comentaban sus abuelos de Carlos Manuel?

Monseñor. Bueno, piensa que mis abuelos no conocieron a Carlos Manuel...

Amaury. ...No lo conocieron.

Monseñor. ¡No, qué va! Mis abuelos eran viejitos, pero no tanto. Carlos Manuel se murió en el 74.

Amaury. Pero en la familia se hablaba de Carlos Manuel.

Monseñor. Se hablaba mucho, pero no por conocimiento directo sino por lo que les habían contado a ellos sus padres. Mi bisabuelo, Carlos Manuel, a sus hijos sí les contaba muchas cosas de su padre, y esas cosas fueron pasando así por tradición oral. Me acuerdo, de cuando era niño, que mi madre decía que en la Historia de Cuba había muchos cuentos reales muy hermosos que hacerle a los niños y me contaba cosas de la Guerra de los Diez Años, de la Guerra de Independencia, del exilio en Cayo Hueso... Así me criaron a mí. Entonces, claro, después, cuando llegué a la escuela y empecé a estudiarlas en los libros, ya yo me las sabía, porque ya me las habían contado en mi casa como cuentos para niños, pero verdaderos. Me decían: esto no es cuento, es verdad, esto fue así.

Amaury. ¿Y sus compañeros de escuela, estarían sobrecogidos con el hecho de tener como condiscípulo a un descendiente del Padre de la Patria?

Monseñor. No, no, sobrecogidos, no. Todo depende de cómo se viva eso. También me enseñaron, afortunadamente, de que esa cuestión de apellidos y tal, no es como para preciarse, sería una vanagloria, pues en definitiva la gloria es del que siembra eso. Uno no es nada más que un deudor, que debe tratar de llevar ese apellido con todo lo que representa en Cuba. De eso se va dando cuenta uno mientras más crece. Lo que representa Carlos Manuel de Céspedes en la Historia de Cuba, y que uno tiene que tratar de llevarlo con honor, pero al mismo tiempo con sencillez y sabiendo que es algo dado.

Lezama (José Lezama Lima) cuando se refiere a Carlos Manuel, y lo tiene escrito, pero, además, me lo dijo en más de una ocasión, decía: "Ese es el señorío fundacional. Y de eso tú no puedes olvidarte nunca, aunque te pese, tienes que cargar con el señorío fundacional."

Amaury. Pero fíjese que Lezama Lima le dice: aunque le pese.

Monseñor. Claro, porque hay que tener siempre en cuenta que uno se llama Carlos Manuel de Céspedes y García Menocal. Eso pesa en el sentido de que hay que tener como una atención; una atención muy constante en muchas cosas. Yo no sé cuántos, no me acuerdo, porque tengo mala memoria para los números, pero Alba de Céspedes, la escritora descendiente de Carlos Manuel, nieta, pero por el lado de Carlos Manuel de Céspedes y Quesada, tuvo la curiosidad, con algunos historiadores, de sacar la cuenta de cuántos de la familia murieron entre las dos guerras. Y eran muchos, muchos.

Alba me decía: ¡Carlos Manuel, esto no lo podemos olvidar nunca! En las dos guerras, en la del 68 y en la del 95. Y entre los Menocal también hay muchos. Porque da la bendita casualidad, cosa que no se sabe mucho, que mi bisabuelo Menocal, Gabriel, el padre de mi abuelo Gabriel y de Mario Menocal fue el que encabezó el único alzamiento de una cierta importancia que hubo en Occidente cuando el 10 de Octubre del 68. Él era amigo de Carlos Manuel. Cuando se empezó a organizar el alzamiento del 10 de Octubre allá, él  empezó a organizarlo acá. Creo que duró quince días el alzamiento. porque le mandaron para enseguida las tropas españolas de Colón y se acabó. Pero había esa vinculación entre los García Menocal y los Céspedes desde entonces.

Amaury. Yo estoy mirando, primero, el entusiasmo con que usted me está hablando, cosa que me tiene  arrobado...

Monseñor. ...Es que eso es carne de mi carne. ¡Cómo no voy a poner entusiasmo!  ¡No lo pongo, me nace, yo no lo tengo que poner!

Amaury. Y además, usted es muy generoso. Pero, a ver, usted nunca ha hecho distingos entre personas de otras denominaciones religiosas. Hablamos de eso, casi al principio, ni de distintas maneras de pensar políticamente, ni ha tenido nunca reparos raciales. ¿Usted ha ejercido eso como disciplina propia, o piensa que esa tolerancia es un don divino?

Monseñor. Mira, creo que yo puntualizaría primero una  expresión tuya. Uno hace los distingos, yo los hago, por ejemplo, en el plano intelectual. Cuando me preparaba para venir a Cuba, ya como sacerdote, sabiendo la orientación ideológica, teórica, de la Revolución, yo me "meché" con los contenidos teóricos, porque hay que hacer distingos en ese plano. Qué cosa es cada cosa. Pero eso es con respecto a los contenidos intelectuales, pero no con respecto a las personas. Tenía amigos marxistas desde que yo estaba en la Universidad, compañeros míos de la Universidad que ya lo eran en aquella época. Y eso en mí no fue fruto de una disciplina. Yo creo que es algo que me nació ser siempre así. Eso, de verdad, espontáneamente no me ha costado nada, eso ha sido así tal cual. A los amigos míos marxistas los he querido igual que si fueran católicos de comunión diaria y a los protestantes y a todos los demás.

Amaury. Yo creo que por eso también a usted se le quiere tanto y se le respeta tanto en el ambiente intelectual cubano, porque bueno, ¡usted es un intelectual! (risas)

Monseñor. (risas) Yo no sé si será verdad lo que te voy a contar ahora. Pero me lo contaron a mí cuando entré en la Academia de la Lengua. Una de las normas de la Academia, no en Cuba, en todas las academias, es que no se pueden tratar, en el seno de la Academia, ni temas religiosos, ni políticos. No se puede tocar el tema. Y parece que cuando hubo alguien, porque normalmente cuando se va a elegir un miembro nuevo, hay tres que lo proponen. Y cuando me propusieron a mí, hubo alguien que dijo: Carlos Manuel de Céspedes es muy buena gente, pero que no nos vaya a meter el tema religioso aquí, porque acuérdense que él es sacerdote. Y ahí estaba entonces el Presidente de la Academia, Lisandro Otero, que era amigo mío desde muy joven y Lisandro dice: Mira, si Carlos Manuel acepta ser miembro de la Academia y sabe que una de las condiciones es esa, el último que va a tocar ese tema aquí va a ser él. Y si alguien se lo toca, él le va a decir: cuando salgamos de la reunión yo hablo contigo todo lo que tú quieras. Y después fue que me hicieron el cuento, después de los meses de estar allí dentro.

Amaury. ¿Y por qué dice que no tiene la certeza de que es cierto?.

Monseñor. No, no, yo sí la tengo, pero bueno yo no estaba allí.

Amaury. ¡Ah, claro!

Monseñor. Yo no estaba allí, eso me lo contaron porque yo no era miembro todavía.

Amaury. Bueno, cuando terminemos el programa, antes de que yo me vaya, usted me dice, no en televisión, ¿quién fue la persona que dijo eso?

Monseñor. ¡No, yo no lo sé!.

Amaury. ¿Ah, no lo sabe?.

Monseñor. Ah, no, eso no lo sé, a lo mejor está muerto, hijo.

Amaury. Bicho malo nunca muere, Padre. (risas). Cuando usted se gradúa en la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma, usted llega a Cuba en el 63, digo, si no estoy equivocado...

Monseñor. ...Sí, exacto, yo terminé la Licencia en Teología en julio y llegué aquí en agosto.

Amaury. Cuándo usted llega, ¿qué panorama se encuentra?

Monseñor. ¿El panorama que había en Cuba?

Amaury. Sí. ¿Qué panorama se encuentra en Cuba? La Iglesia estaba empezando a tener problemas con el Estado

Monseñor. No, en el 63 no los estaba empezando a tener, ¡ya los había tenido!.

Amaury. Ya los había tenido, claro.

Monseñor. Muy fuertes desde el 61.

Amaury. ¡Pero en el 63 todavía existían!

Monseñor. ¡Ah, claro muy fuertes!

Amaury. Muy fuertes. O sea, ¿cuál fue su posición ante eso? ¿Y cuál fue el conflicto, además? Si lo pudiera explicar.

Monseñor. Sí, primero mi posición, fue lo primero que dijiste. Cuando venía para Cuba en el avión, entré por México. Fui primero a Estados Unidos a ver a la familia mía, que ya se había ido. No tenía familia en Cuba cuando vine para acá.

Pero llegó un momento en que la azafata del avión, era por la noche, dijo: esas lucecitas que estamos viendo allá abajo, ya eso es Cuba, eso es Pinar del Río. Tuve así, como una emoción especial y le di gracias a Dios por estar regresando a Cuba, que era mi ilusión.

Pero le pedía a Dios realmente en mi oración íntima -esto lo he contado poco-, que me ayudara como sacerdote a hacer elemento siempre de unión y nunca de división en Cuba, cuando me tocara ejercer el ministerio aquí y lo he tratado de hacer. Pero como te dije, en la otra respuesta anterior, lo he sido casi naciéndome desde adentro, sin problema alguno.

Cuando llegué a La Habana, empecé a buscar a los que yo sabía que quedaban aquí, amigos míos de antes, algunos se incorporaron a la Revolución, algunos con cargos dirigentes, inclusive. Los empecé a buscar porque eran amigos y punto. Tenía que verlos después de cuatro años fuera y, desde el principio, tuve muy buena relación con ellos.

Ahora bien, en Cuba había habido enfrentamientos entre Gobierno e Iglesia. No es cuestión ahora de hacer balances pormenorizados, que yo he escrito y ha escrito otra gente sobre esa historia. Creo que la responsabilidad en eso es compartida. Además, Cuba no fue una excepción frente a los gobiernos marxistas. En todos los países que fueron marxistas, desde el punto de vista ortodoxo, hubo conflictos con las iglesias, sea con la católica, fuera con los protestantes o con los ortodoxos orientales.

Afortunadamente, afortunadamente, siempre hubo alguien, o más que alguien, no solo en singular, sino en plural, en los dos sectores, por decirlo de algún modo, que se preocupaba porque eso no fuera así e iban sembrando, iban sembrando. Y eso fue lo que creo que a la larga dio sus frutos. Que no ha sido una cosa ni impuesta, ni rápida, ha sido de una maduración lenta, pero creo que sincera por las dos partes.

Y hoy día, yo creo que no digo ningún disparate, la situación de la Iglesia en Cuba, es una situación normal, completamente normal, como puede ser en cualquier otro país católico y mejor que en muchos.

Amaury. ¿Y la visita del Santo Padre en el 98, usted cree que colaboró?

Monseñor. ¡Colaboró muchísimo! Fue un punto de giro para muchas cosas. Fue un punto de giro en el tema de las relaciones Iglesia-Estado. Pero también fue un punto de giro para mucha gente que se había alejado de la Iglesia, por lo que fuera, por temor, por enfriamiento, por lo que fuera, eso no hay que juzgarlo y con la visita del Papa -el entusiasmo que el Papa supo insuflar- mucha gente se acercó nuevamente a la Iglesia en aquel momento y siguen cerca.

Amaury. Hablemos de Monseñor Carlos Manuel de Céspedes, escritor. Usted tiene una obra literaria apreciable (Carlos Manuel hace una mueca de desdén). Padre, le pido por favor que no sea modesto, porque es verdad y entonces me hace quedar a mí como un loco (risas) después la gente dice por ahí: ¡Amaury está adulando al Padre!

Monseñor. No, pero adularme ¿para qué?, ¿qué te puedo dar yo a ti? (risas)

Amaury. (risas) ¡Mucho! Usted sabe lo que vale su bendición para mí.

Monseñor. ¡Pero tú ya la tienes desde hace mucho tiempo. La bendición, el cariño, todo eso!.

Amaury. Hablemos de su vocación de escritor, de su trabajo  directamente con las letras. Y usted además es un melómano, a usted le gusta muchísimo la música. Y en algún momento, recuerdo que yo era muy joven, y andaba por ahí por los predios de Eusebio (Leal), bueno, de lo que iba a ser La Habana de Eusebio, como le llamamos muchos, y a mí me gustan mucho las obras de Broadway y me dijeron: el Padre Carlos Manuel de Céspedes las conoce todas. ¿Es cierto?

Monseñor. Eso no es cierto. Puede ser que si nos trasladamos a Nueva York, son las obras del Metropolitan, las que yo me sé. No soy tan amigo de los musicales americanos, pero de la Ópera, sí.

Amaury. ¡Ah, pues mire! La gente crea rumores con respecto a las cosas. Me decían, ¡sí, le gustan mucho las obras de Broadway!

Monseñor. No, yo no era muy fanático de eso. Me gustan algunas obras, por supuesto, pero no es lo mío. Lo mío sí es la Música, me gusta mucho desde que era niño, la Ópera, la Zarzuela, los Conciertos de la Sinfónica. Desde muy chiquito yo iba a todas esas cosas. Y me sigue gustando mucho. Además, tengo el vicio, que no sé si es bueno o malo, no, si fuera vicio... no es vicio, si es vicio sería malo, es una condición, de estudiar con música desde siempre, o sea, yo estudio, trabajo, escribo, todo con música al lado.

Amaury. ¿Pero no lo distrae? A mí muchas veces me distrae.

Monseñor. No, por ejemplo, Monseñor Jaime (Ortega), que es un gran amante de la música, siempre me dice eso: ¿Cómo tú puedes, porque yo me iría detrás de la música?

Amaury. Claro, es lo que me pasa a mí.

Monseñor. No, yo no. Yo necesito de ella para alimentarme. Cuando escribo cualquier cosa, aunque sea una cosa sencilla como puede ser un artículo de Palabra Nueva, u otra cosa más compleja, yo siempre lo hago con música.

Amaury. A ver, Padre, nos vamos acercando a la curva final de la entrevista. ¿Qué opinión le merece a usted la pretensión de llevar al Padre Félix Varela a los altares?

Monseñor. Yo creo que el Padre Varela fue un hombre santo, eso no me cabe la menor duda, independientemente de los procesos. La Iglesia no lo ha declarado y para declarar a un hombre beato, primero, Santo después, hay una serie de requisitos. En el caso de la comisión que hizo todos los estudios para le beatificación del Padre Varela, yo estaba. Estaba en la subcomisión teológica, que tiene que estudiar todos los escritos que se conservaran de Varela y no solo ver en que estaba de acuerdo Varela con el pensamiento humano, filosófico de la Iglesia, y si en materia religiosa había algo que se opusiera a la Doctrina eclesiástica; y es impecable, es impecable. En ese sentido, Varela es impecable.

Había otra comisión que se ocupaba de la vida, y la vida de Varela fue ejemplar siempre, más que ejemplar, casi heroicamente ejemplar, o sea, que yo creo que las condiciones están. Pero en un proceso de beatificación y de canonización entran otras cosas, porque entra la ejemplaridad. Se presenta un señor o una señora, que van a ser beatificados, canonizados y se supone que se presentan como modelos a imitar. Hay que conocer muy bien la época para entender bien algunas opciones de Varela, por ejemplo, su participación en Las Cortes.

Hoy día eso no se permite, un sacerdote no puede ser miembro de ningún parlamento y entonces eso, pues puede ser chocante, aunque se sepa que él fue al Parlamento y se presentó a elecciones porque el Obispo fue quién se lo mandó, el Obispo Espada, pero bueno, está eso ahí. Por otro lado, era partidario de la independencia de Cuba, y eso en aquella época, frente a España, era un problema. Cuba era un país que tenía concordato con la Santa Sede, etc. No solamente por la independencia, si no había otros medios que apelar a la guerra. Hoy día no se aprueba que se apele a la guerra por cualquier cosa, tiene que ser defensiva. Entonces hay una serie de inconvenientes que yo creo que, no digo que imposibiliten totalmente, no hay que cejar en eso, hay que seguir insistiendo y presentando por acá y por allá, porque realmente el hombre era santo, pero obstaculizan la marcha rápida de la beatificación de Varela.

Mira, el caso del hermano de San Juan de Dios, el Hermano Olayo, el que se beatificó hace un par de años.  Esa fue una causa de beatificación sin problemas, un hombre bueno, santazo, sencillo, pobre, humilde, hijo de la beneficencia que consagra su vida a los enfermos. No había ningún obstáculo que ponerle. No escribió una letra. Me acuerdo una vez que fui a Roma a una de las gestiones, precisamente por la causa de Varela, y el Postulador, que se ocupa de echar adelante esas causas de beatificación y canonización, hablando de los escritos de Varela, se quedó así, mirándome, tratando de que yo entendiera el por qué de muchas cosas. Dice: "Padre, ¿usted escribe?" Digo: "Sí, no soy un gran escritor, pero escribo, ¿por qué?" Y me dice: "Si usted quiere verse en los altares, no escriba ni una letra. (risas) A los escritores les es muy difícil llegar a los altares, porque le analizan hasta la última letra." "No hay problema ninguno; no voy a verme en los altares." (risas)

Amaury. ¿Pero no hay una simplificación también de la doctrina, cuando se dice que hay que reconocerle un milagro, dos milagros?

Monseñor. Eso puede cambiar, eso es disciplina eclesiástica. Inclusive es más simple ahora que hace cien años, pero bueno, eso es así.

Amaury. Quiero terminar la entrevista, se está conmemorando este año, el 400 Aniversario de nuestra Virgencita de La Caridad.

Monseñor. Del encuentro de la imagen...

Amaury. ...Del encuentro de la imagen, por supuesto, y se está haciendo una peregrinación por todo el país. En este momento en que nuestro programa está al aire, sabe Dios por dónde ande. ¿Qué valor en la reunificación de los cubanos -donde quiera que estén- usted le otorga a esa imagen de la Virgen de La Caridad?

Monseñor. Mira, la Virgen de la Caridad, para nosotros es ante todo, la Virgen María, la madre de Jesucristo. Sea cual sea la advocación -sea la Virgen de La Caridad, sea la Guadalupe, la advocación que sea-, tiene el valor de ser María, la madre de Jesús, pero, por condicionamientos históricos, que sería largo de expresar; esa imagen pequeñita...

Amaury.  ...¡muy pequeñita y muy grande a la vez!

Monseñor. Sí, se ha convertido con los siglos en el corazón del pueblo cubano. Y hay mucha gente que, a lo mejor no son católicos practicantes, que no ponen un pie en la iglesia casi nunca, pero al Cobre si van alguna vez en su vida y tienen en su casa alguna estampa de la Virgen de La Caridad, que le llamaron la Virgen Mambisa, porque los mambises la llevaron a la guerra, cuando fueron a combatir. Los mambises se ponían bajo la protección de María de la Caridad.

Creo que hay que aprovechar esa convocatoria de la imagen de La Caridad y las cosas que se organicen en torno a su presencia, en un pueblo, o en una iglesia de La Habana, precisamente para transmitir los valores que en otra situación, quizá no se van a oír tan claramente. O sea, que yo creo que sí, que es una cosa buena. Une a todos los cubanos, sean como sean, piensen lo que piensen, La Caridad por encima de todo y es una advocación preciosa, además, tener como advocación a María bajo La Caridad. Es decir, el amor, no hay más hermosa advocación en todo el mundo.

Y creo que sí, que eso es un vínculo de unión, pero hay que aterrizarlo más en la vida, no solamente quedarnos en el rato de la imagen o frente a la estampa que tengo en mi casa, sino, ¡vivir la caridad! Ese es el mensaje de la Virgen de la Caridad.

Amaury. Bueno, Padre, yo le agradezco muchísimo que usted haya hecho un espacio en su tiempo, yo sé que está muy ocupado y los televidentes se habrán dado cuenta, para venir a conversar conmigo y me voy a ir con la imagen, quiero irme con esta imagen, no solo con la imagen de su bondad, de su nobleza, de su inteligencia, de su amor por Cuba, sino con esta imagen, o sea, pensando...

Monseñor. ¡Cuba y la Iglesia son las dos pasiones mías! Siempre lo he dicho, porque es así. Es que es así.

Amaury. Pero, qué lindo pensar, y así me gustaría irme para mi casa, pensando en que usted es el tataranieto del Padre de la Patria y un defensor de la Madre de Cuba, la Caridad del Cobre.

Monseñor. Esa no necesita que la defiendan. ¡Ella se defiende sola!

Amaury. ¡Ella se defiende sola! (risas). Padre querido, su bendición y gracias.

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes en "Con 2 que se quieran", que conduce y dirige Amaury Pérez. Foto: Petí

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes en "Con 2 que se quieran", que conduce y dirige Amaury Pérez. Foto: Petí

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes en "Con 2 que se quieran", que conduce y dirige Amaury Pérez. Foto: Petí

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes en "Con 2 que se quieran", que conduce y dirige Amaury Pérez. Foto: Petí

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes en "Con 2 que se quieran", que conduce y dirige Amaury Pérez. Foto: Petí

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes en "Con 2 que se quieran", que conduce y dirige Amaury Pérez. Foto: Petí

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes en "Con 2 que se quieran", que conduce y dirige Amaury Pérez. Foto: Petí

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes en "Con 2 que se quieran", que conduce y dirige Amaury Pérez. Foto: Petí

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes en "Con 2 que se quieran", que conduce y dirige Amaury Pérez. Foto: Petí

Con el equipo de realización de "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes en "Con 2 que se quieran", que conduce y dirige Amaury Pérez. Foto: Petí

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes en "Con 2 que se quieran", que conduce y dirige Amaury Pérez. Foto: Petí

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes en "Con 2 que se quieran", que conduce y dirige Amaury Pérez. Foto: Petí

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes en "Con 2 que se quieran", que conduce y dirige Amaury Pérez. Foto: Petí

Se han publicado 383 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Juana La Cubana dijo:

    La iglesia en nuestra América ha jugado un rol protector y en el caso particular de El Salvador una voz que denunciaba las atrocidades cometidas por los opresores, y como era de esperar, muchas veces reprendidos por el Vaticano.

    Mil gracias a la vida por habernos prestado a Monseñor Romero, pastor y mártir de nuestro pueblo.

  • Otrodiferente dijo:

    En,si La Iglesia catolica,se "va adaptando" mas a los tiempos,se hace mas "real",pero yo naci Con la Revolucion cubana,y soy ateo,pero mirando la Historia,y mas la de Cuba,nuestros aborigenes,tenian sus ritos,despues llegaron los Europeos,nos "impusieron un Dios "diria yo extranjero", asesinaron a nuestros antepasados,despues la trata de esclavos,saqueron nuestros recursos naturales,pero siempre en nombre de un Dios y de una iglesia,me acorde de Camilo Torres,un sacerdote Colombiano,solo quizo acercar la iglesia a los pobres,lo Excolmugaron
    Me acorde de Fray Betto,amigo de Fidel,me acorde de mucha gente,de la iglesia,que solo quieren llevar Amor y Paz..y son asesinados..admiro al Pastor Carlos Manuel,por su sencillez a Amaury,porque sus canciones
    Las oigo,tambien creo que llevando esos mensajes!...pero creo que sigo siendo ateo1!

  • JESUS GARCIA CLAVIJO dijo:

    AMAURY:

    1. PRIMERO POR RESPETO A LOS FORISTAS ACLARO QUE ESCRIBO EN MAYUSCULAS Y SIN ACENTOS A VECES PORQUE EL TECLADO ANDA MAL HACE TIEMPO Y MIS OJOS TAMBIEN.

    2. ME REI MUCHO CUANDO DECIAS, COMO OTROS MUCHOS FORISTAS, QUE LA PRENSA CUBANA NO HABLA DEL PROGRAMA. ES LO QUE SE COMENTA EN EL PUEBLO Y LO MISMO QUE PENSABA YO. POR CIERTO ESCRIBI SOBRE EL PROGRAMA ANTES DE SALIR APOSTANDO POR EL ÉXITO Y NO QUEDE MAL. ESTA EN UN BLOG DE CULTURA. AHORA LO PIENSO HACER EN OTRO BLOG DONDE PUBLICO, TAMBIEN DE CULTURA, PERO LA PRENSA, LOS PERIODITAS EN SILENCIO. HABLAN DE MIL COSAS SIN IMPORTANCIA PARA EL CUBANO DE A PIE Y SE LANZAN A HABLAR DE LO QUE NADIE LEE, CASI NADIE LEE, PARA NO SER ABSOLUTO. DE TODAS MANERAS HERMANO, ESTAS EN LAS MANOS DEL PUEBLO, EN EL COMENTARIO DIARIO Y EN NUESTRO GUSTO. ESPEREMOS QUE LOS PERIODISTAS Y LA ESCUELA DE PERIODISMO MEJORE SUS CLASES PARA QUE LOS NUEVOS HAGAN LA PRENSA QUE NOS INTERESA. MIRA QUE SE HA LLAMADO POR EL PARTIDO Y LOS PLENOS DE LA UPEC A ESO, PERO NADA HERMANO, SIGUEN IGUAL DE MAL. RECIBO TODA LA PRENSA CUBANA Y ES COPIA UNO DEL OTRO CON LOS MISMOS TEMAS, COMO SI UNO SOLO FUERA EL DIRECTOR DE TODA LA PRENSA CUABANA. FUERA DE Cuba HABLAN DEL PROGRAMA, Y NO HACE FALTA QUE TE NOMBREN, TU NOMBRE ANDA SOLO, Y EN Cuba SILENCIO TOTAL, SOLO EN MEDIO DIA EN TV, SE TE VE.

    3. LEI QUE DIJISTE QUE EL PROGRAMA, SEGÚN HABIAN INVESTIGADO TENIA POCA POPULARIDAD AL INICIO Y TEMIAS POR QUE NO SIGUIERA. QUIEN INVESTIGO ESO? DE DONDE SALIERON ESOS RESULTADOS? DESDE QUE EL PROGRAMA SALIO HA SIDO TODO UN ÉXITO. MUCHAS GRACIAS. CUIDADO CON LAS INVESTIGACIONES QUE A VECES TIENEN SESGOS IMPORTANTES QUE LA TRANSFORMAN. NO ME CREO ESOS RESULTADOS EN LO PARTICULAR.

    4. ESTE FORO, ADEMAS DEL PROGRAMA, HA SIDO UNA ESCUELA PARA TODOS, DEBEMOS FIJARNOS COMO EN CADA DEBATE SURGEN IDEAS, CONOCIMIENTOS, DATOS IMPORTANTES QUE NO TODOS SABEMOS, PARA MI HA SIDO UNA ESCUELA DE VERDAD, UN SEMINARIO, PARA ESTAR EN EL TEMA DE MONSEÑOR, QUE ES COMO UN SEMILLERO DONDE CADA UNO HA TOMADO LO BUENO DE LOS DEMAS, FAMILIA AL FIN, HEMOS TENIDO NUESTROS ENCUENTROS Y DESENCUENTROS QUE TU, HUMILDEMENTE, HAS DEJADO APARECER CON LOS QUE ADMINISTRAN EL BLOG SIN CENSURAS, ES ALGO DIGNO DE RESALTAR. MUCHAS GRACIAS A TODOS LOS QUE, AL MENOS A MI, ME HAN DADO SUS CONOCIMIENTOS.

    5. LO DE FIDEL, ENTREVISTARLO, SERIA GENIAL, LO TENIA PENSADO HACE MUCHO TIEMPO, SI ALGUIEN PUEDE HACERLO ERES TU, TODOS SABEMOS LA GRAN AMISTAD QUE LOS UNE Y ESO RESALTA ANTE NUESTRO PUEBLO TU INTEGRIDAD Y DA MUCHO QUE PENSAR DEL MAL TRABAJO DE LA PRENSA AL RESPECTO, COMENTADO ANTES. LO GENIAL NO QUIERE DECIR QUE SERIA POSIBLLE, NI QUE LO SOLICITO, SON IDEAS, SUEÑOS QUE UNO TIENE. PERO COMO EL PROGRAMA, USTEDES DOS SE QUIEREN Y NOSOTROS LOS QUEREMOS A LOS DOS.

    6. SE QUE TODO ESTA GRABADO Y TERMINADO, PERO SERIA LINDO QUE EL ULTIMO PROGRAMA NO FUERA EL DE SILVIO, QUE EL ULTIMO PROGRAMA FUERA UNO DONDE NOS PRESENTARAS AL COLECTIVO COMPLETO Y CADA UNO NOS DIJERA ALGO, DETRÁS DE TI HAY MUCOS BUENOS AMIGOS QUE AYUDAN EN EL PROGRAMA Y TODOS LOS QUEREMOS CONOCER, SI NO ES EN ESE ESPACIO, PORQUE QUIZAS YA TENGAN EN PARRILLA QUIEN SABE QUE COSA MALA DE LA TV, POR CIERTO NO PONEN UNA BUENA ADEMAS DE C2QSQ Y ESE YA SE VA, HAGO SALVEDAD DE DOS O TRES PROGRAMAS DIGNOS DE VER. PIÉNSALO, QUIZAS SE PUEDA Y NOS CONOZCAMOS MAS, OJALA SE PUEDA, SI CON TERRIBLES SESPACIOS LA TV LO HIZO, NO CREO QUE CON ESTE SE NIEGUEN. O SI? QUIEN SABE.

    7. TODOS LOS DEBATES HAN SIDO MUY BUENOS, ALGUNOS MAS OTROS MENOS RESPETUOSOS, DEBEMOS SER TAN CULTOS QUE RESPETEMOS EL CRITERIO AJENO Y REBATIRLO CON ELEGANCIA Y HUMILDAD, JAMAS CON INSOLENCIAS NI PALABRAS FEAS, COMO DICE MI HIJA IRENITA DE 6 AÑOS QUE VE EL PROGRAMA Y LUEGO COMENTAMOS EL FORO. PERO NO ME GUSTA Y ASI LO DEJO ESCRITO, COMO DIJERA GUILLEN, QUE SE TILDE A NADIE DE EXTRANJERO PORQUE VIVA FUERA DE Cuba, GRACIAS TENEMOS QUE DARLE, ADEMAS DE LA MEJOR BIENVENIDA A CADA UNO, DE CUALQUIER PAIS, QUE NOS VISITE Y DE SU OPINION, ESO ADEMAS ES CORTESIA MUY TIPICA DEL CUBANO. YA HABLE ANTES DE LAS FRONTERAS QUE DEBEN DESAPARECER.

    8. LA IDEA DE REUNIRNOS PARA DEBATIR, QUE BUENA, LO MALO ES QUE SOMOS ALGUNOS GUAJIROS QUE VIVIMOS LEJOS Y SE NOS HARA DIFICIL IR, PERO CONFIAMOS QUE LOS QUE PUEDAN REUNIRSE HABLARAN POR LOS OTROS, YA QUE QUERRAMOS O NO, HEMOS SIDO UNA GRAN FAMILIA. OJALA SE DE ESA REUNION Y SALGAN PUBLICADOS LOS RESULTADOS O LAS IDEAS QUE AYUDEN A LA OTRA ETAPA DEL POGRAMA.

    9. PARA LOS QUE A LO LARGO DEL FORO ME HAN MENCIONADO A FAVOR CASI SIEMPRE, LES DIGO QUE PUEDEN ENCONTRARME HUMILDE Y SANAMENTE EN: http://WWW.HACIENDOALMAS.CULT.CU , EN http://WWW.DOCTORGODOY.COM, Y EN WWW. LAISLAYLAESPINA.BLOGSPOT.COM. ALLI ESTAN MIS DATOS PARA LOCALIZARME POR SI VIENEN A SANTIAGO DE Cuba UN DIA O DESEAN INTERCAMBIAR DIRECTAMENTE. GRACIAS ESPECIALES A FRANCISCO RODRIGUEZ Y A ENRIQUE MARESMA BALLESTEROS.

    10. MIL GRACIAS HERMANOS FORISTAS POR TANTAS MADRUGADAS LINDAS CON USTEDES Y LA CULTURA CUBANA, QUE ES ADEMAS, MUY UNIVERSAL. AMAURY NOS HERMANO A TODOS COMO UN BUEN PADRE, COMO MONSEÑOR QUE ES TAMBIEN PADRE DE TODOS, CREYENTES O NO. LES DESEO A ESTA GRAN FAMILIA UN FELIZ DIA DE LOS PADRES Y COMO DICE AMAURY, NOS VEMOS EL MARTES.

    MUCHAS GRACIAS

    JESUS GARCIA CLAVIJO

  • eduardo dijo:

    Por qué Cubavision Internacional no trasmitió el programa de Taladrid ni el de Jorge Peréz? Esperemos que trasmitan el de Cespedes.

  • Carlos Marma dijo:

    felicitación a amaury por el espacio que no debe terminar, gracias a Dios por tener un Carlos Manuel y por tener a muchos otros, a Dardo, por favor, está bueno ya de funamentalismo, somos un solo pueblo con virtudes y defectos, con errores y aciertos, si se sigue mirando las manchas del sol nos vamos a quedar ciegos

  • Leonardo Crespo desde España dijo:

    Les escribo desde España, sigo el espacio en Cubadebate, el sitio cubano contra el terrorismo mediático. La entrevista esperada y deliciosa, incita el debate, la reflexión y el análisis, esto ya de por sí es un gran mérito del programa de Amaury Pérez, a quien no conocemos pero admiramos tanto.
    En la entrevista no queda claro cuando el padre dice “Y cuando vine de Roma, ya la escuela de Derecho no era lo mismo”, ¿a qué se refiere con ello?, esta claro que ya en 1963 la jurisprudencia cubana ya no estaba al servicio de la burguesía terrateniente y de la oligarquía cubana, ahora las riquezas y el poder estaban en el pueblo ¿o es que era deshonroso para un joven salido de la escuela de derecho de la Universidad de la Habana defender a la antigua “plebe” de Cuba, a los humildes que por primera vez habían conquistado el poder en el hemisferio occidental?

    La parte dedicada a los vínculos familiares del sacerdote Carlos Manuel de Céspedes, hubiese quedado mejor si el padre se hubiese referido al hecho de que el iniciador de las guerras de independencia de Cuba era una de esas figuras sin tacha, salvo el pequeño lapsus anexionista que tuvo pero que fue breve; pero Mario García Menocal fue de esas figuras del mambisado que tuvieron un papel protagónico muy triste, célebremente triste en la época república cubana, la historia ha dejado muy bien registradas las luchas caudillistas que llevaron a su reelección; Jorge Ibarra el historiador, ha detallado muy bien la bajeza moral y ética en la que cayó la mayor parte de ese mambisado en la república plattista cubana que hicieron de la política un medio para llegar a escalar peldaños en la escalera social, emulando muchos en riqueza con los más potentados de Cuba en la época, Menocal fue uno de ellos, pido que se lea el libro de Ibarra: “Cuba: 1898-1921, Partidos políticos y clases sociales” editado en Cuba 1993, retrata al personaje muy bien y desde un plano muy objetivo.

    En cuanto a los enfrentamientos con la Iglesia Católica el padre Carlos Manuel dice que “Creo que la responsabilidad en eso es compartida”. Debo decir, que con justicia histórica la Iglesia Católica siempre estuvo vinculada en todo el mundo y en Cuba (muy especialmente) a los sectores pudientes y ricos, a los explotadores, la feligresía básica de la Iglesia Católica cubana fueron los que se le expropiaron las casas, las tierras y las fábricas para entregárselas a quienes vivían, las cultivaban o trabajaban en ellas, algo así como la realización de esa máxima del cristianismo que enseñaba, como dice Silvio en su canción “Jerusalén año 0” a “repartir las ovejas y cuidarse de los lobos, para entregarlos como supremo acto de justicia a los humildes de Cuba, a los que precisamente debía defender la Iglesia Católica, eso debe reconocerlo el clero católico cubano, hay que ser valientes. Es cierto por otra parte como dice el sacerdote Carlos Manuel, que en otras Revoluciones de corte marxista hubo hasta quema de Iglesias, en España desde donde le escribo se mataron muchos curas durante la guerra civil, en Cuba no ocurrió eso, es algo que dignifica la revolución cubana y a los revolucionarios cubanos frente a todos los revolucionarios en el siglo XX, donde hubo fuertes enfrentamientos con el clero católico cada vez que hubo una revolución, precisamente porque la Iglesia católica estuvo siempre al lado de los que explotaron al pueblo.
    Habría que ver que responsabilidad tiene el gobierno revolucionario en Cuba con la Operación Peter Pam que fue montada por la Iglesia Católica, es cínico decir que en esto hay responsabilidad compartida, que le pregunte el sacerdote Carlos Manuel a José Pertierra, ¿Qué puede decir al respecto el sacerdote Carlos Manuel de Céspedes?; aquí hay claro una cosa la Iglesia católica se puso al lado de los que explotaron Cuba, y que en su inmensa mayoría emigraron a Miami, y allí están, desesperados por volver a entrar en Cuba. Me parece más razonable lo que Carmen Lidia Sade dijo al recibir un premio reciente en la Habana, que nunca atacarán al débil, al que es atacado, y esa es Cuba; otra cosa es que se sea crítica con ella, pero nunca ponerse al lado de los poderosos. Visité en el verano de 2010 la Ermita del Cobre en el oriente cubano, allí la Iglesia Católica atesora todas las insignias de los funcionarios y militares de Batista que asesinaban a su pueblo, creo que no se puede imparcial de esa forma, es una afrenta al pueblo cubano.
    La mención que hace de Félix Varela es muy buena, es de las glorias del catolicismo al lado de la independencia y de los pueblos.
    Hoy la Iglesia católica es el soporte espiritual de la civilización occidental que declina, agota y ya no le queda más que el recurso de la fuerza bruta para mantenerse, la Iglesia católica como institución esta al servicio de las causas más reaccionarias, la cruz y la espada estuvieron juntas en el descubrimiento, conquista y colonización de América, la Iglesia católica se opuso a la independencia latinoamericana y cuando tuvo que ponerse del lado de Bolívar o del rey de España no vaciló en ponerse del lado del monarca de España, incluso las tierras americanas fueron algo legado por la Iglesia católica a los reyes españoles, el manto de la religiosidad católica esta envuelto en todo el gran exterminio de la población latinoamericana, y aun hoy la Iglesia católica no ha pedido perdón por ello, debiera hacerlo. Es muy fuerte pedirle esto al padre Carlos Manuel, pero es bueno que la historia se sepa. Hoy la Iglesia católica pide reparación a los armenios exterminados por los turcos pero calla frente al holocausto que significó el exterminio de millones de indios en América; aquí vale lo que Castro dice en su libro Fidel y la religión de Frei Betto “quien crea que posea una verdad no puede propagarla a base de matar y esclavizar a los pueblos”, eso hizo la Iglesia Católica, eso sigue haciendo, actualmente apoya una cruzada en nombre de los derechos humanos y contra el terrorismo en los países árabes y musulmanes en Afganistán y Libia, pero calla de la situación de Arabia Saudí; se le pide reformas a Cuba, pero no a la monarquía petrolera de la península arábiga ¿qué tiene que decir la Iglesia Católica al respecto?.
    Por otra parte ratifico el principio marxista sobre el sentimiento religioso expuesto por Marx en su obra “Contribución a la Crítica de la Filosofía del Derecho de Hegel” cuando decía que ”el sufrimiento religioso es a la vez la expresión del sufrimiento real y la protesta contra el sufrimiento real. La religión es el suspiro de la criatura oprimida, el sentimiento de un mundo sin corazón, así como el espíritu de una situación carente de espíritu. Es el opio del pueblo.
    Se necesita la abolición de la religión entendida como felicidad ilusoria del pueblo para que pueda darse su felicidad real. La exigencia de renunciar a las ilusiones sobre su condición es la exigencia de renunciar a una condición que necesita de ilusiones. La crítica a la religión es, por tanto, en germen, la crítica del valle de lágrimas, cuyo halo lo constituye la religión”
    Pero quiero dejar constancia que no ofendo al sentimiento religioso, Lenin dice que la ofensa de los sentimientos religiosos de un creyente conlleva al afianzamiento de los mismos, hacemos sólo la merecida crítica a esa institución medieval, reaccionaria y contra el progreso que es la Iglesia católica; basta decir que, católico que se oponga a ella lo desplaza, pregúntenle a los teólogos de la liberación latinoamericanos, pregúntale a los sacerdotes que formaron parte del gobierno sandinista, pregúntenle a los curas obreros en España.
    Tampoco ofendo al excelente espacio de Amaury Pérez, tampoco quisiera en mi condición de extranjero inmiscuirme en los problemas internos de Cuba, pero a Cuba la llevamos en el corazón, la observamos, bebemos de su experiencia, aprendemos de sus errores, la amamos, estamos comprometidos con su defensa a título individual.
    Espero por tanto la comprensión de este punto de vista por los cubanos ateos y católicos, marxistas y no.
    Gracias a Amaury por la posibilidad de poder debatir estas cuestiones.

  • Francisco Rodríguez dijo:

    Señor Dardo mis respeto y consideración.

  • NILDA B dijo:

    Maravillosa como siempre la entrevista , mucha inteligencia elocuencia , siempre me quedo con deseos de seguir escuchando, yo soy de las que te quiero siempre, solo siento que ya se acabe el programa , y en este verano que sera de nosotros. gracias a ti gracias a monseñor , viva nuestra querida virgen de la caridad. te quiero siempre .
    NILDA B

  • Juan A. de la Cruz dijo:

    Amaury ¡PRIMERO UN ARGENTINO Y AHORA UN ESPAÑOL CONTRA LA IGLESIA CUBANA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! sí porque el asunto aquí es de que Iglesia Católica estamos hablando.
    Buenos días para ti y los demás foristas.

  • Colectivo de Con 2 que se quieran dijo:

    Estimado Dardo: En la respuesta de nuestro Director Amaury Pérez no había, ni hay, ninguna alusión a su comentario sino a otros esos sí cargados de irrespeto. Solo queríamos precisarle eso porque es necesario. Esto es un foro y su opinión cuenta y vale.
    Gracias

  • Ramón S. R. T. dijo:

    Saludos Amaury, Como cubano, orgulloso de tu programa, orgulloso por contar con hombres como Monseñor Carlos Manuel, Fidel Castro y otros grandes de las ideas y el pensamiento humano. Orgulloso tambien de que personas como Dardo viertan su criterio libremente en nuestro Cubadebate, ¿porque pedirle que se esfume? y olvidar todo lo que han vivido otros pueblos hermanos de Latinoamerica.¿Como llamarse buen Cristiano,Buen Marxista o Buen Revolucionario sin no somos capaces de entender y escuchar el criterio de los demas y respetar la forma de pensar?. Soy de los que piensa que entre un verdadero catolico y un verdadero marxista, solo hay una diferencia, LA FORMA DE CONSEVIR EL MUNDO; por lo demas, luchamos y queremos lo mejor para todos los seres humanos. Nuestra desunión solo beneficia a los poderosos del mundo que se aferran a sus y riquezas y no les importa los que dia a dia sufren las consecuencia de sus ambiciones.
    Muchas Gracías

  • Pepe Ariguanabo dijo:

    Gracias Amaury,
    No es la primera vez que en el foro, gracias al programa, se desata un debate sobre el tema, independiente al programa en sí. Creo que el Che se estaría regodeando (o desde algún étero lugar su spíritu lo hace)y es un excelente homenaje a su natalicio que exista un programa que propicie el debate.
    Lei que alguien te recomendó que entrevistaras a personas que no fueran tus amigos; eso sería como cambiarle el nombre al programa (con dos que no se quieran)cuando lo mejor que tiene es eso, que se siente la naturalidad de una conversación entre dos amigos.
    Espero con ansias el de mi coterráneo Silvio.

  • Jesus Alvarez Lopez dijo:

    Estimado Amaury.Se que sus criterios sobre la prensa cubana no los ofrece por lo que escribimos en una emisora provincial, pero quisiera expresarle mi criterio porque soy periodista y llevo 26 años ejerciendo esta difícil, controvertida, polémica, maltratada y apasionante profesión en un contexto al que le caben también algunos adjetivos anteriores. Pero no creo sea justo después del éxito acumulado por su programa, al expresar un criterio absoluto contra la prensa en general. Puede haber súbditos entre los periodistas como también entre los artistas.Otros siempre escribimos lo que nos dicta el corazón y la conciencia. Tampoco se puede negar la lealtad de un sector, que brega cada día junto al segmento más humilde del pueblo,y enfrenta muchas veces la dificultad adicional de la incomprensión. Pero coincido en que debe sacurdirse el periodismo cubano,de inquisidores y autocomplacientes, aunque no sea el periodismo lo que peor funciona. Su magnífico programa no necesita incluso el favor de la prensa, se empina cada martes y el pueblo lo quiere. Que mas puede pedir. "Escribir para el pueblo, que más quisiera yo", dijo Antonio Machado. Créame que lo estima de veras, jesus.

  • Marianela dijo:

    El sol brilla y tiene muchas manchas, igual que todos los "poderes" incluida la religiòn.
    Toda persona medianamente culta e informada conoce los desmanes de la iglesia.
    Pero otra cosa son las personas,las buenas y las malas, que independientemenete de donde esten, a que pertenezcan y el lugar que ocupan dentro del poder siguen manteniendo una u otra condicion.
    Lo que mas me gusto de la entrevista de Mnsr. fue la facilidad con que justifico su celibato y lo crei.
    Por estos dias, las consecuencias del celibato son la imputaciòn mas terrible que podemos hacerle a la iglesia y creo que deben resolverlo, no todos pueden ser celibes y debe ser una opcion para el sacerdote al igual que para cualquier ser humano.
    Creo que el celibato es una manera de mistificar al ser humano con oficio de sacerdote.
    De las cualidades personales de CM se ha hablado mucho y bien y lo comparto.
    A Amaury lo felicito por no haberse desbordado como en otras ocasiones, (la entrevista lo merecia) aunque comprendo que es un rasgo su personalidad.
    A veces el silencio no es cobardia es una buena practica y nos ayuda a ser mas reflexivos y a no dejarnos tentar.
    Respetemos a todos y pongamonos todos en el lugar de los que han sido dañados por cualquier poder.
    Respetemos al señor Dardo y practiquemos el perdôn
    Esa no es una de las enseñanzas de Cristo??

  • Felipe dijo:

    Amaury, por primera vez en la vida estoy de acuerdo con alguno de tus planteamientos ( me refiero a tu intervención en el foro sobre la prensa cubana).
    Dardo Rivas, concuerdo contigo 100%, jajajaj..tú eres de los míos.Realmente no solo Monseñor Carlos Manuel, todos los invitados que han pasado por el programa, no tienen cualidades como para tenerlos como "genios" o "seres humanos extraordinarios" como los anuncia Amaury. Todos son simplemente seres humanos como cualquier hijo de vecino con cualidades o talentos para las artes, la ciencia o la política. No son Dioses. Recuerden al Apóstol: "Toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz"

  • Rafael Castellanos Díaz dijo:

    Hola:

    Como escribi antes de ayer esperaba la entrevista a Monseñor Carlos Manuel de Céspedes desde hace rato con ansiedad porque soy católico desde hace 5 años (va a ser en Octubre). Aunque povengo de una familia de creyentes, en donde me crie (en casa de mi abuela) había un Sagrado Corazón de Jesús, pero me llevaban poco a la Iglesia.

    La entrevista fue una verdadera catequesis en donde Monseñor explico cosas que varias personas no creyentes fundamentalmente quieren saber. Coincido con Monseñor de que al escoger la vocación religiosa uno hace más que privaciones, renuncias. Al uno seguir el camino del sacerdocio tiene que ser diferente a la mayoría de las personas y comportarse como lo que es. Se sabe que lo peor es el celibato. Por no querer ser diferente y estar en celibato es que hay tan pocos sacerdotes hoy en Cuba.

    Yo tengo un amigo, actualmente más que amigo es un hermano que es Pentecostal, aunque al principio salia a relucir las diferencias en las Iglesias, ya eso se ha superado y cada cual respeta su creencia, esa es la manera de llevarnos bien los creyentes de diferentes religiones, aunque no se tenga el mismo criterio sobre un tema determinado, respetar la opinión de cada cual. Como dice Monseñor no hay que hacer distingos entre personas, sean crayentes o no creyentes porque como dijo Jesús: "AMENSE LO UNOS A LOS OTROS COMO YO LO HE AMADO".

    Aunque los 400 años del hallazgo y presencia de la imagen de la Virgen de la Caridad se cumplen el año que viene, empezo desde Agosto del año pasado una Peregrinación por toda Cuba hasta diciembre de esta año para entre otras cosas la unidad de los cubanos y como han dicho algunos esta en estos momentos en Cienfuegos.

    Veo que debido al comentario del argentino Dardo Ribas varios lo han criticado fundamentalmente Rogelio Rivas. Pienso que esto es un foro para que cualquiera que quiera de su criterio, les guste o no a los demás, pero siempre RESPETANDO LOS CRITERIOS DE LOS DEMAS. Eso al contrario de unir lo que hace es desunir a las personas en el mundo. Recuerden que se debe AMAR AL PROJIMO COMO A UNO MISMO.

    Todavía no ha llegado ha 48 horas de salida la entrevista y ya van por 212 comentarios. Reitero que esta entrevista a Monseñor Carlos Manuel de Céspedes va a superar los 525 foros de Natalia Bolívar.

    Saludos
    Rafael

  • Colectivo de Con 2 que se quieran dijo:

    Amigos: El foro de C2QSQ ha sobrepasado los 11,000 comentarios faltando un solo programa por transmitir. En este año casi 5,000.
    Gracias.

  • Ileana dijo:

    Amaury:
    No pude ver el programa del padre Carlos Manuel de Céspedes, sin lugar a dudas una personalidad cubana muy admirada por su franqueza, su honestidad su cubanía. ¿Por qué un programa como este de tan buena factura y propio del medio, no se retrasmite en un horario normal donde los que trabajamos, estudiamos o ejercemos una tarea cotidiana lo podamos ver tranquilamente en casa?. Quizás un sabado por un educativo o una noche de semana por uno de esos canales.Su repetición es de madrugada.
    Estos son programas que si vale repetirlos por lo que aportan en la formación de los seres humanos, de sucultura y sentimientos, a partir del testimonio y la valía de los entrevistados. Supongo sigan otras "temporadas" y nos traigan también, otra muchas personalidades ocultas de nuestra sociedad, desde un gran intelectual, artista o religioso hasta simples obreros, campesinos, profesionales o amas de casa que sus vidas o manera de vivir y pensar sean meritorias de entregarnos algo.
    Suerte

  • Orlys Soler dijo:

    Amaury me gustó la entrevista del monseñor Carlos Manuel de Céspedes,pero mas me gustó que por fin corroboré la teoría que tenía sobre el parentesco de el con nuestro padre de la patria(bayamesa como el)
    Gracias por tu lindo programa y felicita al equipo que te acompaña.
    Saludos desde Bayamo.

  • Martica dijo:

    Me apena Amaury tener que acudir en ocasiones para tener algunas de las
    entrevistas pero las dificultades tecnológicas nos abruman.
    Darte las más sinceras gracias, esas te las da el pueblo a diario cuando
    esperan el programa que como cada Martes deja al concluir en los
    televidentes la necesidad de que el mañana no sea Miércoles sino también
    MARTES.
    Por favor envíame la entrevista con Monseñor porque aunque no me pierdo el
    Programa se hace necesario leer una y otra vez no solo tus preguntas
    acertadas, penetrantes y con tanto respeto-deberían los comunicadores
    sociales ver cómo se conduce y se entrevista-sino las respuestas tan
    solidas y llenas de CUBANIA.
    Como siempre gracias y que Dios te bendiga y a tu familia
    Martica

  • Hilda María dijo:

    Amaury:

    Primera vez que participo dos veces en el foro, pero necesitaba decirte que hoy en la misa de las 7.30 a.m.(hacia años que no iba a misa,pero la presencia de la Virgen de la Caridad en nuestro pueblo y las palabras de Monseñor en tu programa me han motivado a hacerlo,sentí que lo necesitaba) pedí,dentro de muchas cosas que Dios y la Virgen te permitan seguir con tu proyecto.
    Felicidades por el día de los Padres a ti y a los padres del Colectivo.
    Para Monseñor también.
    Coincido plenamente con lo que aclaras.

  • Yadira dijo:

    Buenos dias a todos los foristas, comenzare por decir que la Virgencita de la Caridad estaba el martes por la noche en Palmira, municipio de Cienfuegos, y que no habia corriente ese dia y estaba lloviendo, y yo no pude ni ver el programa con Monseñor Carlos Manuel de Cespedes, ni ver a la virgencita, no obstante lei la entrevista y me parecio preciosa, y considero que si que es muy poco tiempo para tantas preguntas que se le puede hacer a esta personalidad.Queria decirles que un viernes pasado en la Septima Puerta comentaron sobre la pelicula que narra sobre la historia de los Borgias, y de como logro hacerce Papa, yo creo que es un privilegio que en Cuba los sacerdotes de la Iglesia no sean como los Borgias, ni existan los casos de abusos a menores que han salido en la palestra publica en muchos paises de Europa y en Estados Unidos.

  • Carlos Valdés Sarmiento dijo:

    Estoy de acuerdo con Monseñor, en lo de la responsabilidad compartida; un destacado marxista cubano(cuyo nombre no menciono por que conozco la frase por un amigo cercano del mismo), dijó, en cierta ocasión:"Nuestro error no fue ser ateos, eso es algo personal, el error consistió en ser antiteos".

  • Flory dijo:

    SEÑOR DARDO, fuí de las que escribí pidiendo respeto por su opinón, pero no cree que su insistencia ya empaña sus primeras palabras, como dijo algún forista los cunbanos queremos Paz y Amor, la historia no se olvida , pero todos nos equivocamos como humanos y si este programa representa un balsamo para la mayoria, pues no insista por favor

    CON DOS QUE SE QUIERAN TIENE MILLONES QUE LO QUIEREN

    FELICIDADES A TODOS LOS PADRES DE CUBA Y EL MUNDO

    AMURY GRACIAS POR CRECERTE, TE CRITIQUÉ DE FORMA CONSTRUCTIVA EN UNA OCASIÓN Y EN MI OPINIÓN TODO LO QUE HICISTE EN ESTE TIEMPO FUÉ CRECER, MIL GRACIAS

    HAY RECONOCIMIENTOS QUE VALEN MAS QUE PAPEL Y TINTA

    GRACIAS AL COLECTIVO TAMBIÉN PUES SE LO MERECEN

  • Daylen Lobaina dijo:

    Amaury: Un saludo muy especial ante todo, y darte las gracias por ese programa tan maravilloso que conduces, me encanta porque tiene algo que te engancha como decimos nosotros, me he vuelto adicta a el.No dejes nunca de usar tu traje con los tenis que te da un toque perfecto creo que eres la unica persona que lo podria llevar asi, luces estupendo. Quisiera que hicieran un programa donde seas el entrevistado. Un beso bien grande.

    Daylen Lobaina Feria
    Santiago de Cuba.

  • Guillermo Gaspar dijo:

    Menudo comentario el de Felipe. De muy mala leche. Por favor Amaury no le respondas, te está buscando la lengua. Queda un solo foro que tu elegancia no se pierda respondiendo a quien no lo merece.
    Saludos.

  • EL MOSQUITO dijo:

    Dardo o Tábano Rivas no hay institución ninguna con la suficiente limpidez en su historia como para considerarse libre de pecados, la iglesia católica por supuesto tiene suficientes, te pregunto: ¿ quién eres tú para situarte en un pedestal cual fiscal infalible?
    Si eres judío recuerda Shabra y Shatila.
    Si eres protestante recuerda Salem.
    Si eres fundamentalista recuerda las Torres.
    Si eres revolucionario recuerda a Robespiere.
    Si eres comunista recuerda a Stalin y a los Kmer .
    Si eres humano aprende a convivir con tu especie
    No escribiré más de este tema, este es el espacio que merece un programa y una entrevista inolvidables a la cual has querido hurtar un protagonismo que sencillamente no es tuyo.

  • Alejandro Armentero Reboredo dijo:

    Estimado Amaury,

    Me llamo Alejandro y soy de Cienfuegos. Soy profesor de Inglés en la Universidad "Carlos Rafael Rodríguez", pero además soy animador y alguna vez conductor de TV en el telecentro de nuestra ciudad. De ahí que el tema me ataña en lo personal. Nunca he sido de los que escriben a los programas, pero esta vez creo que la ocasión lo amerita, pues tu programa me conmovió profundamente el pasado martes. De hecho quisiera decir algunas cosas y en realidad no sé por dónde empezar. Creo que lo primero debe ser felicitarte. Estás haciendo un trabajo genial. Carisma, humanismo, dominio de los temas, naturalidad, sensibilidad, respeto, y valentía. Sobretodo en esta última edición. Nunca, en mi opinión, nadie se atrevió antes a llevar a las cámaras a un secerdote. Claro que sabemos lo que el Padre Carlos Manuel representa para la intelectualidad y la cultura cubanas, pero aún así, creo que conllevaba cierto grado de tensión, por las diferencias que ya conocemos han existido en lo concerniente a la Iglesia Católica en Cuba. Fue realmente algo muy osado y muy bien tratado, por cierto. Pero no pude evitar que se me pusieran los pelos de punta. Y no creo que suene en lo absoluto pretensioso si te digo que luego del pasado martes, pasarás a la historia de la conducción con este programa. Continúa. Estoy seguro que Consue, esa madre y paradigma de la animación y la conducción en nuestro país se sentiría más que orgullosa de lo que has logrado.

    Un abrazo,

  • Lien dijo:

    memo Rojas:
    Supongo sea biznieto de Carlo Manuel de 1840

  • Raúl Felipe Sosa dijo:

    Dardo Ribas, tus comentarios, sencillamente geniales. Estoy de acuerdo contigo en todo, repito.

Se han publicado 383 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Amaury Pérez Vidal

Amaury Pérez Vidal

Cantautor cubano. Fundador de la Nueva Trova. Ha conducido varios espacios exitosos en la televisión nacional. Ha escrito varias novelas y poemas.

Vea también