Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Carlos Manuel de Céspedes: "Cuba y la Iglesia son las dos pasiones mías"

| 383

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes en "Con 2 que se quieran", que conduce y dirige Amaury Pérez. Foto: Petí

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes en "Con 2 que se quieran", que conduce y dirige Amaury Pérez. Foto: Petí

Amaury. Muy buenas noches. Estamos en Con 2 que se quieran, ahora aquí, en 5ta. Avenida y calle 32, en los maravillosos Estudios Abdala. Hoy, ya en los programas finales de esta primera etapa. Hace unos meses nos encontramos en un recital de poesía de Marilyn Bobes y lo invité, pero los tiempos de grabación del programa no me habían permitido cumplir aquella promesa que había hecho con él.

Para mí es un honor tenerlo conmigo, por muchos motivos, y ustedes conocen algunos de ellos. Es un nuevo privilegio tener frente a mí, y ya con ustedes, a una persona que yo he admirado de toda mi vida. Que lo quiero, a veces en la distancia, a veces en la cercanía, y que siempre ha estado ahí, formando parte de la Cultura Cubana como eje-centro y como protector espiritual. Está con nosotros, llenando de gozo y luz el estudio, Monseñor, Padre, Carlos Manuel de Céspedes García Menocal.

Padre, mis respetos muy grandes y mi agradecimiento.

Monseñor. Los míos a ti, y muchas gracias por tus palabras tan amables, que no dejan de estar exageradas. Pero bueno, son las tuyas.

Amaury. Normalmente soy exagerado, pero prefiero ser exagerado en afectos que corto.

Monseñor. Ya lo sé. (risas)

Amaury. ¿Usted está cumpliendo 50 años de servicio?

Monseñor. ¿De sacerdote?

Amaury. De sacerdote, de servicio como sacerdote. ¿Cuánto pesa eso? Si pesa.

Monseñor. Depende de lo que se entiende por peso. Si es en el sentido positivo -porque hay una realidad con la que yo no puedo dejar de contar, porque la llevo muy adentro-, entonces sí pesa muchísimo, pesa, pero al mismo tiempo es una carga que se lleva con ligereza, porque no es uno quien la lleva: tú eres un hombre de fe y sabes que esa carga quien la lleva es otro y uno no hace nada más que tratar de seguir sus pasos.

Sí, son 50 años en diciembre. Yo fui ordenado sacerdote en Roma, en el año 61, por el Cardenal (Antonio) Samoré. De aquella época hay otro sacerdote aquí en La Habana que fue ordenado ese mismo día, en la misma celebración, Monseñor (Alfredo) Petit, que era compañero mío de estudios, y además, nos ordenamos juntos, como ya dije. Y después de eso, bueno, ya me quedé en Roma un par de años más para sacar la Licencia en Teología y vine para Cuba en el año 63.

Amaury. ¿Y vino ya, directo, a ser profesor en el Seminario?

Monseñor. Profesor. Suponía que lo iba a ser, porque había estudiado la Licencia en Teología en Roma, pero no sabía que iba a ir exactamente a vivir al Seminario como vicerrector -se decía entonces-, en el Seminario El Buen Pastor, sino que iba a estar en el Obispado con Monseñor Evelio Díaz, y viví con él una temporadita hasta que pidieron que fuera para allá como responsable de la disciplina en el Seminario y, al mismo tiempo, profesor. Y he seguido de profesor en el Seminario de muy distintas asignaturas, hasta ahora. Sigo siendo profesor en el Seminario.

Amaury. Yo creo que ya que estamos hablando del Seminario, no esperemos para hacer la pregunta: ¿Qué cosa es el Seminario? Aunque parezca una pregunta tonta, para las personas que no están familiarizadas con el tema, será bueno aclarárselo. ¿Y cómo funciona un seminario?

Monseñor.  Bueno, seminario quiere decir semillero, viene del latín, porque se supone que es la semilla de las vocaciones sacerdotales. Todos los que son sacerdotes han pasado por un seminario un tiempo para su formación espiritual, ante todo, interiorizando los valores que se deben vivir como sacerdote e intelectual de todas las materias que componen nuestra vida sacerdotal y también pastoral.

Amaury. ¿Cuáles son las materias que se imparten?

Monseñor. Filosofía, Teología, Humanidades -clásicos, por supuesto-. La más importante siempre es la Teología. Y la formación también pastoral, para el trato con las personas, la capacidad de presentar de la mejor manera el mensaje evangélico, con fidelidad. Eso es lo que se aprende en el seminario.

El Seminario de Cuba, actualmente, el de La Habana, que es el único completo, comprende dos ciclos: un primer ciclo de cuatro años, de Humanidades y Filosofía, y un segundo ciclo, de Teología, de otros cuatro años. Son ocho años en los cuales el seminarista va creciendo -se supone-, espiritualmente, intelectualmente y también en capacidades para el trato humano. Y por el camino, eso es libre, él que está allí, y piensa que sí, que eligió bien, pues sigue en el Seminario y llegado su momento es ordenado sacerdote. Pero otros no, por el camino lo dejan voluntariamente, porque piensan que no es ese su camino.

Amaury. ¿Y durante los ocho años estudian latín?

Monseñor. No, el latín se estudia nada más que uno de los años, lamentablemente. Yo soy profesor de latín y me quejo. Ahora han puesto para el próximo año, dos, lo cual ya es algo. Porque en un año de latín y un año de griego, que también enseño, es muy poco lo que se puede aprender. Es para tener una idea del idioma, nada más.

Amaury. Y qué curioso, porque yo recuerdo que cuando era niño, las misas eran en latín...

Monseñor. ...Sí, pero ya no, claro.

Amaury. Y después no como usted dice, pero sin embargo, su Santidad Benedicto XVI, ha vuelto a incentivar el hecho de que las misas sean en latín.

Monseñor. Sí, pero es decir, en aquel entonces todas las misas para el gran público, eran en latín. Cuando aquello no era un año, eran cuatro años lo que había para estudiarlo, y no solamente por las misas, sino para el rezo del breviario, que es el rezo de las oraciones propias de los sacerdotes. Eran en latín. La administración de los sacramentos, todo eso, era en latín. El latín sigue siendo el idioma oficial de la Iglesia. Por ejemplo, los documentos de la Santa Sede, se traducen a las lenguas vernáculas, pero el idioma de la versión oficial es el latín. Pero eso nada más que lo manejan los latinistas. Ahora, para el pueblo en general, hay que tener una idea de la lengua, no solamente por la liturgia, por las misas, sino porque grandes teólogos y padres de la Iglesia se expresaron en latín y aunque se traduzcan al castellano, o al francés, o al italiano, hay giros que si tú no los entiendes en latín, estás un poco perdido.

Amaury. ¿Usted sería partidario de que volvieran las misas a ser en latín?

Monseñor. No, yo no. Yo no, porque esa es una lengua que la gente no entiende. Gustándome el latín enormemente, porque es una lengua que me gusta mucho, igual que el griego, no voy a hacer una misa en griego ni en latín para que no la entienda ninguna de mis viejitas buenas de San Agustín. Hay que ofrecerlas en castellano, y en un castellano, además, bastante llano para que todo el mundo pueda comprender lo que uno lee y lo que uno predica.

Amaury. Ahora, voy a ir saltando a algunos temas que seguramente a nuestros televidentes les llamarán la atención. La Iglesia se ha modernizado y hay gente que dice que no. ¿Siguen los feligreses yendo a confesión?

Monseñor. Sí, van, ¡cómo no! Quizás algunos van demasiado, porque van sin gran necesidad, porque tienen gusto de hablar con el sacerdote, y saben que ahí lo van a pescar, en el confesionario. Y otros quizás deberían ir con más frecuencia, porque tendrían más asuntos que confesar y pedir consejo. Pero sí, siguen confesándose. Yo estoy disponible para la confesión todos los días, antes de la misa.

Amaury. Normalmente, ya esto es indiscreción, pero usted me dirá y me callará, como ha hecho en otros momentos de la vida. ¿Cuáles son los pecados de los que la gente más se arrepiente?

Monseñor. De todo un poco, y depende de la persona, porque hay gente que quizás pueda tener un crimen en su vida; nunca he confesado a un criminal, y supongo que eso será algo que le pese sobre la conciencia. Pero esa feligresía habitual de las parroquias nuestras, se arrepiente más, por ejemplo, de la falta de caridad para con otras personas; de un ejercicio malo de la responsabilidad, sea en familia, sea en su trabajo. Cosas de ese tipo.

Amaury. Ahora, yo quisiera ir en este momento, antes de caer en su vida personal, que ya iremos, a hablar de la religiosidad en el cubano...

Monseñor.  ...O sea que yo no me voy a liberar de la confesión, con la característica de que el confesor vas a ser tú ahora. ¡Ah, yo creía! (risas)

Amaury. (risas) No, usted Padre me va a hacer ese favor. La religiosidad en el cubano, ¿cómo se manifiesta, cómo usted la percibe?

Monseñor. Es muy curioso, el pueblo cubano, yo creo que es un pueblo muy religioso, pero minoritariamente católico, en el estricto sentido de la palabra. El pueblo cubano, en general, tiene un sustrato católico antiguo, con una formación religiosa más bien pobre en la mayoría, y solo una minoría que ha permanecido siempre fiel, que la familia quizás trasmitió aquello, sí tienen un conocimiento de la fe y lo viven con mucha identidad.

Entonces, a eso se mezclan, sobre todo, las religiones de origen africano y así surge el fenómeno de la santería, que está muy expandido en el pueblo, más que cuando yo era joven. No sólo en las personas de origen africano, sino también en personas de origen europeo, blancos, que son también hoy día santeros, de un grado u otro, más o menos comprometidos.

Y después está el espiritismo, están las religiones protestantes, el anglicanismo y ahora, últimamente, este es un caso muy, muy curioso y nos revela esta especie de idiosincrasia del cubano frente a muchas cosas, hay un grupo de musulmanes cubanos que va creciendo.

Amaury. Sí, realmente es raro.

Monseñor. ¡Un grupo muy minoritario, claro!

Amaury. Pero, por ejemplo. Conozco, Padre, a muchísimos católicos que han perdido el hábito de ir a misa.

Monseñor. Es una falla, pero no por eso se pierde la identidad católica, o sea, un católico puede ser muy católico en los contenidos de la fe y en su ética personal y por razones cualesquiera, no tener esa valoración de la misa de domingo. Sin embargo, hay otros que van casi todos los días y no solo el domingo, que es el día prescrito como obligatorio, o sea, que en eso la variante es grande. Pero sin duda que hoy día -no solo en Cuba, en el mundo entero-,  la práctica religiosa dominical ha descendido no mucho, ¡muchísimo!.

Amaury. Usted, Padre, estudió Derecho, ¿por qué no ejerció?

Monseñor. Bueno, yo no lo terminé.

Amaury. ¿No lo terminó nunca?

Monseñor. No lo terminé nunca, porque cuando fui a entrar al Seminario en el año 56 que estaba en el cuarto año de Derecho, entonces era el plan de los cinco años, el Obispo del momento -el Monseñor Evelio Díaz-, el Administrador Apostólico y el Cardenal (Manuel) Arteaga, me dijeron que continuara la carrera, que estuviera en el Seminario y que la combinara como pudiera y así fue unos meses, porque el 2 de diciembre de ese año, fecha del desembarco del Granma, a la Universidad la cerraron hasta el año 59 cuando yo salía para Roma. Y cuando vine de Roma, ya la escuela de Derecho no era lo mismo. Pero después ya, claro, uno se va complicando con el trabajo sacerdotal, dando clases yo mismo en el Seminario. Pero que conste, que es una carrera que me gustó mucho, y me sigo interesando. Mantengo relaciones con algunos profesores. Hasta hace unos años con (Julio Fernández) Bulté, que era un gran amigo, y entonces, evidentemente, con Bulté me mantenía muy al corriente de todas las cosas de la Facultad.

Amaury. ¿Cuándo es que usted descubre su vocación religiosa?  ¿Cuándo decide que su vida va a estar encomendada al Señor?

Monseñor. Mira, eso estuvo presente desde que uno ya empieza a ser un adolescente, y se pregunta qué va a ser uno cuando crezca. Esa era una posibilidad. Ser sacerdote. Porque mi familia era muy cristiana, muy católica, los sacerdotes amigos eran visita en la casa y era una vida que era capaz de entusiasmar a un joven.

Cuando entré en la Universidad, la verdad que le cogí más el gusto todavía a la carrera de Derecho: vacilé entre Derecho y Arquitectura, eran las dos carreras que me gustaban. Al fin me decidí por Derecho, y me gustaba mucho, la verdad que me gustaba cantidad y me sigue interesando. Yo leo cuanto artículo bueno de Derecho me cae en las manos y libros, etc.

Pero llegó un momento en que dije: bueno, Carlos Manuel, ya tienes 20 años, no puede vivir así siempre uno en la provisionalidad. Y había un sacerdote franciscano, que era el asesor de las Juventudes Universitarias Católicas, en ese instante, el Padre Zabala, Luis de Zabala, con el que yo conversaba estas cosas y era muy simpático, muy poco ortodoxo y me dijo: Vamos a conversar sobre eso, sobre tu entrada o no al Seminario, pero quiero que te leas tres libros primero: El Diario de un cura rural, El Poder y la Gloria de Graham Greene y El mundo, la carne y el Padre Smith. Cuando te leas los tres libros, ven otra vez y hablamos del asunto.

Amaury. Que forma tan original de ponerlo a prueba...

Monseñor. ...Tres novelas. Yo lo vi una vez después, viejito él ya, en Puerto Rico, se lo conté y él ya ni se acordaba de aquello. Pero así fue. Y entonces, nada, ya eso fue como una decisión que tomé ayudado por el Padre Zabala y por el entonces Rector del Seminario, que era Monseñor Evelio Ramos, que quizás tú lo hayas conocido.

Amaury. ¡Sí, cómo no, claro que lo conocí!

Monseñor. Y ya todo fue paz y tranquilidad, nunca tuve ninguna vacilación después. Me fue muy bien en el Seminario y después como sacerdote.

Amaury. Pero usted, ya en esa época, Padre, porque son las cosas que la gente está interesada por saber. ¿Usted era consciente de la cantidad de privaciones que iba a sufrir como mortal encomendándose al Señor, con la cantidad, no vamos a decir frenos, pero sí condicionantes que pone la Iglesia, para una persona que entra al Seminario? Hablo del celibato, hablo de la dejación de las cosas materiales...

Monseñor. Todo eso es verdad, pero no son solo privaciones, más que privaciones son renuncias, si tú quieres. La más fuerte quizás sea la del celibato, no cabe la menor duda. Pero hay tantos dones que yo veía que me vendrían con el sacerdocio también. No solo en el orden espiritual, sino como servicio a los demás. El sacerdote tiene una serie de puertas abiertas en el trato con las personas, católicos y no católicos, y eso es muy consolador. Entonces uno pesa todas esas cosas y sí, yo era consciente de eso, cómo no. Más que a los veinte años ya un muchacho joven, pues, qué se yo, tiene amigos y amigas, y sale y va a fiestas y todo lo demás, y hay alguna que le gusta más que las demás y todo eso. Eso es así. Y eso se tiene en cuenta, y uno decide.

Amaury.  Está muy discutido el tema del celibato. Está en estos días, en estos tiempos, muy sobre el tapete, como se dice. ¿Qué opinión le merece a usted eso?

Monseñor. Mira...

Amaury. ...Yo sé que es una pregunta...

Monseñor. ...Es una buena pregunta muy indiscreta tuya, pero bueno, yo te la voy a contestar de todas maneras. (risas)

Amaury. (risas) Yo se lo pido, es que es la única persona que me la puede contestar.

Monseñor. No claro, no cabe duda que es una cosa muy costosa y podría discutirse. El otro día, hace muy pocos, 15 días quizás, descubrí en una publicación alemana una carta de cuatro teólogos del momento, uno de los cuales era Ratzinger, Papa actualmente. Hablaban, después del Concilio Vaticano II, cuáles eran las cosas que podrían discutirse y plantear una revisión. Una de ellas era el celibato.

Eso no es un dogma de fe, y de hecho los sacerdotes de las Iglesias Católicas Orientales unidas a Roma no están obligados al celibato, pero la Iglesia tiene eso como disciplina universal desde la Edad Media, y lo mantiene porque considera que es una riqueza para la Iglesia. Y te digo que sí, que lo es, sin entrar en detalles, que ya pertenecerían a otro ámbito.

Cuando uno vive su celibato con fidelidad, puede tener momentos fuertes, malos. Pero habitualmente uno vive una situación de disponibilidad interior frente a Dios y frente a las personas que eso no se cambia por nada. Yo te aseguro que yo he sido sacerdote célibe, y he sido muy feliz.

Amaury. Ha sido un hombre feliz, se le ve. Lo he percibido siempre en su mirada, en su bondad y en su caballerosidad.

Monseñor. Lo soy, la verdad que lo he sido, no quiere decir que no haya tenido dificultades, que no haya tenido situaciones duras. Pero en general sí, he sido un sacerdote muy feliz.

Amaury. Sí, pero claro no ha llegado al silicio, ni a la autoflagelación. (risas)

Monseñor. (risas) ¡No, no, hasta ahí no llegué!

Amaury. Padre, yo quiero, fíjese que le hice algunas preguntas de las que yo pensé, ¡el Padre me mata, me va a matar!

Monseñor. ¡No!

Amaury. Pero son preguntas que la gente se hace.

Monseñor. Pero además, no te des importancia, que las preguntas esas no eres tú el primero que me las hace.

Amaury. No, no, no, está claro, lo que no sé, en lo que entro en duda es...sí, en televisión, 8 y 30 pm, por el canal 6, un martes, alguna vez lo ha dicho. Por lo menos tengo esa duda.

Monseñor. ¡Claro en televisión! Yo contesto, no hay problemas.

Amaury. Bueno, un día estábamos en la Basílica de San Francisco de Asís, en un concierto, no sé si era de José María Vitier. Estábamos allí y alguien se acercó y le dijo una cosa muy cómica, porque le afirmó que usted era el bisnieto de Carlos Manuel de Céspedes. ¡Y usted no es bisnieto de Carlos Manuel de Céspedes!

Monseñor. Yo soy el tataranieto, el tataranieto.

Amaury. ¡Pero usted le dijo que sí!

Monseñor. Sí. Ah, bueno, porque es que la palabra bisnieto me suena bien. Tataranieto es una generación más arriba, más antigua, y me suena feo. Desde que yo era muchachito, la palabra esa, tataranieto, perdona la expresión que voy a usar, pero me parecía una expresión "chea", como dirían los muchachos de ahora, mientras que bisnieto parece una expresión mucho más noble. Nieto dos veces, entonces, pues, bisnieto. (Risas)

Amaury. ¿Y también de Mario García Menocal?

Monseñor. Nieto de Gabriel, que era hermano de Mario, y Mario era el tío abuelo. El tío Mario, como le decíamos siempre.

Amaury. ¿Y qué se comentaba en la familia, qué comentaban sus abuelos de Carlos Manuel?

Monseñor. Bueno, piensa que mis abuelos no conocieron a Carlos Manuel...

Amaury. ...No lo conocieron.

Monseñor. ¡No, qué va! Mis abuelos eran viejitos, pero no tanto. Carlos Manuel se murió en el 74.

Amaury. Pero en la familia se hablaba de Carlos Manuel.

Monseñor. Se hablaba mucho, pero no por conocimiento directo sino por lo que les habían contado a ellos sus padres. Mi bisabuelo, Carlos Manuel, a sus hijos sí les contaba muchas cosas de su padre, y esas cosas fueron pasando así por tradición oral. Me acuerdo, de cuando era niño, que mi madre decía que en la Historia de Cuba había muchos cuentos reales muy hermosos que hacerle a los niños y me contaba cosas de la Guerra de los Diez Años, de la Guerra de Independencia, del exilio en Cayo Hueso... Así me criaron a mí. Entonces, claro, después, cuando llegué a la escuela y empecé a estudiarlas en los libros, ya yo me las sabía, porque ya me las habían contado en mi casa como cuentos para niños, pero verdaderos. Me decían: esto no es cuento, es verdad, esto fue así.

Amaury. ¿Y sus compañeros de escuela, estarían sobrecogidos con el hecho de tener como condiscípulo a un descendiente del Padre de la Patria?

Monseñor. No, no, sobrecogidos, no. Todo depende de cómo se viva eso. También me enseñaron, afortunadamente, de que esa cuestión de apellidos y tal, no es como para preciarse, sería una vanagloria, pues en definitiva la gloria es del que siembra eso. Uno no es nada más que un deudor, que debe tratar de llevar ese apellido con todo lo que representa en Cuba. De eso se va dando cuenta uno mientras más crece. Lo que representa Carlos Manuel de Céspedes en la Historia de Cuba, y que uno tiene que tratar de llevarlo con honor, pero al mismo tiempo con sencillez y sabiendo que es algo dado.

Lezama (José Lezama Lima) cuando se refiere a Carlos Manuel, y lo tiene escrito, pero, además, me lo dijo en más de una ocasión, decía: "Ese es el señorío fundacional. Y de eso tú no puedes olvidarte nunca, aunque te pese, tienes que cargar con el señorío fundacional."

Amaury. Pero fíjese que Lezama Lima le dice: aunque le pese.

Monseñor. Claro, porque hay que tener siempre en cuenta que uno se llama Carlos Manuel de Céspedes y García Menocal. Eso pesa en el sentido de que hay que tener como una atención; una atención muy constante en muchas cosas. Yo no sé cuántos, no me acuerdo, porque tengo mala memoria para los números, pero Alba de Céspedes, la escritora descendiente de Carlos Manuel, nieta, pero por el lado de Carlos Manuel de Céspedes y Quesada, tuvo la curiosidad, con algunos historiadores, de sacar la cuenta de cuántos de la familia murieron entre las dos guerras. Y eran muchos, muchos.

Alba me decía: ¡Carlos Manuel, esto no lo podemos olvidar nunca! En las dos guerras, en la del 68 y en la del 95. Y entre los Menocal también hay muchos. Porque da la bendita casualidad, cosa que no se sabe mucho, que mi bisabuelo Menocal, Gabriel, el padre de mi abuelo Gabriel y de Mario Menocal fue el que encabezó el único alzamiento de una cierta importancia que hubo en Occidente cuando el 10 de Octubre del 68. Él era amigo de Carlos Manuel. Cuando se empezó a organizar el alzamiento del 10 de Octubre allá, él  empezó a organizarlo acá. Creo que duró quince días el alzamiento. porque le mandaron para enseguida las tropas españolas de Colón y se acabó. Pero había esa vinculación entre los García Menocal y los Céspedes desde entonces.

Amaury. Yo estoy mirando, primero, el entusiasmo con que usted me está hablando, cosa que me tiene  arrobado...

Monseñor. ...Es que eso es carne de mi carne. ¡Cómo no voy a poner entusiasmo!  ¡No lo pongo, me nace, yo no lo tengo que poner!

Amaury. Y además, usted es muy generoso. Pero, a ver, usted nunca ha hecho distingos entre personas de otras denominaciones religiosas. Hablamos de eso, casi al principio, ni de distintas maneras de pensar políticamente, ni ha tenido nunca reparos raciales. ¿Usted ha ejercido eso como disciplina propia, o piensa que esa tolerancia es un don divino?

Monseñor. Mira, creo que yo puntualizaría primero una  expresión tuya. Uno hace los distingos, yo los hago, por ejemplo, en el plano intelectual. Cuando me preparaba para venir a Cuba, ya como sacerdote, sabiendo la orientación ideológica, teórica, de la Revolución, yo me "meché" con los contenidos teóricos, porque hay que hacer distingos en ese plano. Qué cosa es cada cosa. Pero eso es con respecto a los contenidos intelectuales, pero no con respecto a las personas. Tenía amigos marxistas desde que yo estaba en la Universidad, compañeros míos de la Universidad que ya lo eran en aquella época. Y eso en mí no fue fruto de una disciplina. Yo creo que es algo que me nació ser siempre así. Eso, de verdad, espontáneamente no me ha costado nada, eso ha sido así tal cual. A los amigos míos marxistas los he querido igual que si fueran católicos de comunión diaria y a los protestantes y a todos los demás.

Amaury. Yo creo que por eso también a usted se le quiere tanto y se le respeta tanto en el ambiente intelectual cubano, porque bueno, ¡usted es un intelectual! (risas)

Monseñor. (risas) Yo no sé si será verdad lo que te voy a contar ahora. Pero me lo contaron a mí cuando entré en la Academia de la Lengua. Una de las normas de la Academia, no en Cuba, en todas las academias, es que no se pueden tratar, en el seno de la Academia, ni temas religiosos, ni políticos. No se puede tocar el tema. Y parece que cuando hubo alguien, porque normalmente cuando se va a elegir un miembro nuevo, hay tres que lo proponen. Y cuando me propusieron a mí, hubo alguien que dijo: Carlos Manuel de Céspedes es muy buena gente, pero que no nos vaya a meter el tema religioso aquí, porque acuérdense que él es sacerdote. Y ahí estaba entonces el Presidente de la Academia, Lisandro Otero, que era amigo mío desde muy joven y Lisandro dice: Mira, si Carlos Manuel acepta ser miembro de la Academia y sabe que una de las condiciones es esa, el último que va a tocar ese tema aquí va a ser él. Y si alguien se lo toca, él le va a decir: cuando salgamos de la reunión yo hablo contigo todo lo que tú quieras. Y después fue que me hicieron el cuento, después de los meses de estar allí dentro.

Amaury. ¿Y por qué dice que no tiene la certeza de que es cierto?.

Monseñor. No, no, yo sí la tengo, pero bueno yo no estaba allí.

Amaury. ¡Ah, claro!

Monseñor. Yo no estaba allí, eso me lo contaron porque yo no era miembro todavía.

Amaury. Bueno, cuando terminemos el programa, antes de que yo me vaya, usted me dice, no en televisión, ¿quién fue la persona que dijo eso?

Monseñor. ¡No, yo no lo sé!.

Amaury. ¿Ah, no lo sabe?.

Monseñor. Ah, no, eso no lo sé, a lo mejor está muerto, hijo.

Amaury. Bicho malo nunca muere, Padre. (risas). Cuando usted se gradúa en la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma, usted llega a Cuba en el 63, digo, si no estoy equivocado...

Monseñor. ...Sí, exacto, yo terminé la Licencia en Teología en julio y llegué aquí en agosto.

Amaury. Cuándo usted llega, ¿qué panorama se encuentra?

Monseñor. ¿El panorama que había en Cuba?

Amaury. Sí. ¿Qué panorama se encuentra en Cuba? La Iglesia estaba empezando a tener problemas con el Estado

Monseñor. No, en el 63 no los estaba empezando a tener, ¡ya los había tenido!.

Amaury. Ya los había tenido, claro.

Monseñor. Muy fuertes desde el 61.

Amaury. ¡Pero en el 63 todavía existían!

Monseñor. ¡Ah, claro muy fuertes!

Amaury. Muy fuertes. O sea, ¿cuál fue su posición ante eso? ¿Y cuál fue el conflicto, además? Si lo pudiera explicar.

Monseñor. Sí, primero mi posición, fue lo primero que dijiste. Cuando venía para Cuba en el avión, entré por México. Fui primero a Estados Unidos a ver a la familia mía, que ya se había ido. No tenía familia en Cuba cuando vine para acá.

Pero llegó un momento en que la azafata del avión, era por la noche, dijo: esas lucecitas que estamos viendo allá abajo, ya eso es Cuba, eso es Pinar del Río. Tuve así, como una emoción especial y le di gracias a Dios por estar regresando a Cuba, que era mi ilusión.

Pero le pedía a Dios realmente en mi oración íntima -esto lo he contado poco-, que me ayudara como sacerdote a hacer elemento siempre de unión y nunca de división en Cuba, cuando me tocara ejercer el ministerio aquí y lo he tratado de hacer. Pero como te dije, en la otra respuesta anterior, lo he sido casi naciéndome desde adentro, sin problema alguno.

Cuando llegué a La Habana, empecé a buscar a los que yo sabía que quedaban aquí, amigos míos de antes, algunos se incorporaron a la Revolución, algunos con cargos dirigentes, inclusive. Los empecé a buscar porque eran amigos y punto. Tenía que verlos después de cuatro años fuera y, desde el principio, tuve muy buena relación con ellos.

Ahora bien, en Cuba había habido enfrentamientos entre Gobierno e Iglesia. No es cuestión ahora de hacer balances pormenorizados, que yo he escrito y ha escrito otra gente sobre esa historia. Creo que la responsabilidad en eso es compartida. Además, Cuba no fue una excepción frente a los gobiernos marxistas. En todos los países que fueron marxistas, desde el punto de vista ortodoxo, hubo conflictos con las iglesias, sea con la católica, fuera con los protestantes o con los ortodoxos orientales.

Afortunadamente, afortunadamente, siempre hubo alguien, o más que alguien, no solo en singular, sino en plural, en los dos sectores, por decirlo de algún modo, que se preocupaba porque eso no fuera así e iban sembrando, iban sembrando. Y eso fue lo que creo que a la larga dio sus frutos. Que no ha sido una cosa ni impuesta, ni rápida, ha sido de una maduración lenta, pero creo que sincera por las dos partes.

Y hoy día, yo creo que no digo ningún disparate, la situación de la Iglesia en Cuba, es una situación normal, completamente normal, como puede ser en cualquier otro país católico y mejor que en muchos.

Amaury. ¿Y la visita del Santo Padre en el 98, usted cree que colaboró?

Monseñor. ¡Colaboró muchísimo! Fue un punto de giro para muchas cosas. Fue un punto de giro en el tema de las relaciones Iglesia-Estado. Pero también fue un punto de giro para mucha gente que se había alejado de la Iglesia, por lo que fuera, por temor, por enfriamiento, por lo que fuera, eso no hay que juzgarlo y con la visita del Papa -el entusiasmo que el Papa supo insuflar- mucha gente se acercó nuevamente a la Iglesia en aquel momento y siguen cerca.

Amaury. Hablemos de Monseñor Carlos Manuel de Céspedes, escritor. Usted tiene una obra literaria apreciable (Carlos Manuel hace una mueca de desdén). Padre, le pido por favor que no sea modesto, porque es verdad y entonces me hace quedar a mí como un loco (risas) después la gente dice por ahí: ¡Amaury está adulando al Padre!

Monseñor. No, pero adularme ¿para qué?, ¿qué te puedo dar yo a ti? (risas)

Amaury. (risas) ¡Mucho! Usted sabe lo que vale su bendición para mí.

Monseñor. ¡Pero tú ya la tienes desde hace mucho tiempo. La bendición, el cariño, todo eso!.

Amaury. Hablemos de su vocación de escritor, de su trabajo  directamente con las letras. Y usted además es un melómano, a usted le gusta muchísimo la música. Y en algún momento, recuerdo que yo era muy joven, y andaba por ahí por los predios de Eusebio (Leal), bueno, de lo que iba a ser La Habana de Eusebio, como le llamamos muchos, y a mí me gustan mucho las obras de Broadway y me dijeron: el Padre Carlos Manuel de Céspedes las conoce todas. ¿Es cierto?

Monseñor. Eso no es cierto. Puede ser que si nos trasladamos a Nueva York, son las obras del Metropolitan, las que yo me sé. No soy tan amigo de los musicales americanos, pero de la Ópera, sí.

Amaury. ¡Ah, pues mire! La gente crea rumores con respecto a las cosas. Me decían, ¡sí, le gustan mucho las obras de Broadway!

Monseñor. No, yo no era muy fanático de eso. Me gustan algunas obras, por supuesto, pero no es lo mío. Lo mío sí es la Música, me gusta mucho desde que era niño, la Ópera, la Zarzuela, los Conciertos de la Sinfónica. Desde muy chiquito yo iba a todas esas cosas. Y me sigue gustando mucho. Además, tengo el vicio, que no sé si es bueno o malo, no, si fuera vicio... no es vicio, si es vicio sería malo, es una condición, de estudiar con música desde siempre, o sea, yo estudio, trabajo, escribo, todo con música al lado.

Amaury. ¿Pero no lo distrae? A mí muchas veces me distrae.

Monseñor. No, por ejemplo, Monseñor Jaime (Ortega), que es un gran amante de la música, siempre me dice eso: ¿Cómo tú puedes, porque yo me iría detrás de la música?

Amaury. Claro, es lo que me pasa a mí.

Monseñor. No, yo no. Yo necesito de ella para alimentarme. Cuando escribo cualquier cosa, aunque sea una cosa sencilla como puede ser un artículo de Palabra Nueva, u otra cosa más compleja, yo siempre lo hago con música.

Amaury. A ver, Padre, nos vamos acercando a la curva final de la entrevista. ¿Qué opinión le merece a usted la pretensión de llevar al Padre Félix Varela a los altares?

Monseñor. Yo creo que el Padre Varela fue un hombre santo, eso no me cabe la menor duda, independientemente de los procesos. La Iglesia no lo ha declarado y para declarar a un hombre beato, primero, Santo después, hay una serie de requisitos. En el caso de la comisión que hizo todos los estudios para le beatificación del Padre Varela, yo estaba. Estaba en la subcomisión teológica, que tiene que estudiar todos los escritos que se conservaran de Varela y no solo ver en que estaba de acuerdo Varela con el pensamiento humano, filosófico de la Iglesia, y si en materia religiosa había algo que se opusiera a la Doctrina eclesiástica; y es impecable, es impecable. En ese sentido, Varela es impecable.

Había otra comisión que se ocupaba de la vida, y la vida de Varela fue ejemplar siempre, más que ejemplar, casi heroicamente ejemplar, o sea, que yo creo que las condiciones están. Pero en un proceso de beatificación y de canonización entran otras cosas, porque entra la ejemplaridad. Se presenta un señor o una señora, que van a ser beatificados, canonizados y se supone que se presentan como modelos a imitar. Hay que conocer muy bien la época para entender bien algunas opciones de Varela, por ejemplo, su participación en Las Cortes.

Hoy día eso no se permite, un sacerdote no puede ser miembro de ningún parlamento y entonces eso, pues puede ser chocante, aunque se sepa que él fue al Parlamento y se presentó a elecciones porque el Obispo fue quién se lo mandó, el Obispo Espada, pero bueno, está eso ahí. Por otro lado, era partidario de la independencia de Cuba, y eso en aquella época, frente a España, era un problema. Cuba era un país que tenía concordato con la Santa Sede, etc. No solamente por la independencia, si no había otros medios que apelar a la guerra. Hoy día no se aprueba que se apele a la guerra por cualquier cosa, tiene que ser defensiva. Entonces hay una serie de inconvenientes que yo creo que, no digo que imposibiliten totalmente, no hay que cejar en eso, hay que seguir insistiendo y presentando por acá y por allá, porque realmente el hombre era santo, pero obstaculizan la marcha rápida de la beatificación de Varela.

Mira, el caso del hermano de San Juan de Dios, el Hermano Olayo, el que se beatificó hace un par de años.  Esa fue una causa de beatificación sin problemas, un hombre bueno, santazo, sencillo, pobre, humilde, hijo de la beneficencia que consagra su vida a los enfermos. No había ningún obstáculo que ponerle. No escribió una letra. Me acuerdo una vez que fui a Roma a una de las gestiones, precisamente por la causa de Varela, y el Postulador, que se ocupa de echar adelante esas causas de beatificación y canonización, hablando de los escritos de Varela, se quedó así, mirándome, tratando de que yo entendiera el por qué de muchas cosas. Dice: "Padre, ¿usted escribe?" Digo: "Sí, no soy un gran escritor, pero escribo, ¿por qué?" Y me dice: "Si usted quiere verse en los altares, no escriba ni una letra. (risas) A los escritores les es muy difícil llegar a los altares, porque le analizan hasta la última letra." "No hay problema ninguno; no voy a verme en los altares." (risas)

Amaury. ¿Pero no hay una simplificación también de la doctrina, cuando se dice que hay que reconocerle un milagro, dos milagros?

Monseñor. Eso puede cambiar, eso es disciplina eclesiástica. Inclusive es más simple ahora que hace cien años, pero bueno, eso es así.

Amaury. Quiero terminar la entrevista, se está conmemorando este año, el 400 Aniversario de nuestra Virgencita de La Caridad.

Monseñor. Del encuentro de la imagen...

Amaury. ...Del encuentro de la imagen, por supuesto, y se está haciendo una peregrinación por todo el país. En este momento en que nuestro programa está al aire, sabe Dios por dónde ande. ¿Qué valor en la reunificación de los cubanos -donde quiera que estén- usted le otorga a esa imagen de la Virgen de La Caridad?

Monseñor. Mira, la Virgen de la Caridad, para nosotros es ante todo, la Virgen María, la madre de Jesucristo. Sea cual sea la advocación -sea la Virgen de La Caridad, sea la Guadalupe, la advocación que sea-, tiene el valor de ser María, la madre de Jesús, pero, por condicionamientos históricos, que sería largo de expresar; esa imagen pequeñita...

Amaury.  ...¡muy pequeñita y muy grande a la vez!

Monseñor. Sí, se ha convertido con los siglos en el corazón del pueblo cubano. Y hay mucha gente que, a lo mejor no son católicos practicantes, que no ponen un pie en la iglesia casi nunca, pero al Cobre si van alguna vez en su vida y tienen en su casa alguna estampa de la Virgen de La Caridad, que le llamaron la Virgen Mambisa, porque los mambises la llevaron a la guerra, cuando fueron a combatir. Los mambises se ponían bajo la protección de María de la Caridad.

Creo que hay que aprovechar esa convocatoria de la imagen de La Caridad y las cosas que se organicen en torno a su presencia, en un pueblo, o en una iglesia de La Habana, precisamente para transmitir los valores que en otra situación, quizá no se van a oír tan claramente. O sea, que yo creo que sí, que es una cosa buena. Une a todos los cubanos, sean como sean, piensen lo que piensen, La Caridad por encima de todo y es una advocación preciosa, además, tener como advocación a María bajo La Caridad. Es decir, el amor, no hay más hermosa advocación en todo el mundo.

Y creo que sí, que eso es un vínculo de unión, pero hay que aterrizarlo más en la vida, no solamente quedarnos en el rato de la imagen o frente a la estampa que tengo en mi casa, sino, ¡vivir la caridad! Ese es el mensaje de la Virgen de la Caridad.

Amaury. Bueno, Padre, yo le agradezco muchísimo que usted haya hecho un espacio en su tiempo, yo sé que está muy ocupado y los televidentes se habrán dado cuenta, para venir a conversar conmigo y me voy a ir con la imagen, quiero irme con esta imagen, no solo con la imagen de su bondad, de su nobleza, de su inteligencia, de su amor por Cuba, sino con esta imagen, o sea, pensando...

Monseñor. ¡Cuba y la Iglesia son las dos pasiones mías! Siempre lo he dicho, porque es así. Es que es así.

Amaury. Pero, qué lindo pensar, y así me gustaría irme para mi casa, pensando en que usted es el tataranieto del Padre de la Patria y un defensor de la Madre de Cuba, la Caridad del Cobre.

Monseñor. Esa no necesita que la defiendan. ¡Ella se defiende sola!

Amaury. ¡Ella se defiende sola! (risas). Padre querido, su bendición y gracias.

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes en "Con 2 que se quieran", que conduce y dirige Amaury Pérez. Foto: Petí

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes en "Con 2 que se quieran", que conduce y dirige Amaury Pérez. Foto: Petí

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes en "Con 2 que se quieran", que conduce y dirige Amaury Pérez. Foto: Petí

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes en "Con 2 que se quieran", que conduce y dirige Amaury Pérez. Foto: Petí

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes en "Con 2 que se quieran", que conduce y dirige Amaury Pérez. Foto: Petí

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes en "Con 2 que se quieran", que conduce y dirige Amaury Pérez. Foto: Petí

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes en "Con 2 que se quieran", que conduce y dirige Amaury Pérez. Foto: Petí

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes en "Con 2 que se quieran", que conduce y dirige Amaury Pérez. Foto: Petí

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes en "Con 2 que se quieran", que conduce y dirige Amaury Pérez. Foto: Petí

Con el equipo de realización de "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes en "Con 2 que se quieran", que conduce y dirige Amaury Pérez. Foto: Petí

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes en "Con 2 que se quieran", que conduce y dirige Amaury Pérez. Foto: Petí

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes en "Con 2 que se quieran", que conduce y dirige Amaury Pérez. Foto: Petí

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes en "Con 2 que se quieran", que conduce y dirige Amaury Pérez. Foto: Petí

Se han publicado 383 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • ROGÉS dijo:

    Desde Aristoteles abemos que lo universal y lo particular se dan el uno en el otro.La mejor expresión es la persona humana .En el padre Carlos Manuel está presente el Magisterio de la Iglesia y la condición de cubano que actúa en condición de y en conviccion con su país Lo mejor del programa de Amaury es que nos descubre personas que nos enseñan a conocer mejor nuestro país y a nosostros mismos y transforman el yo en el tu y yo que es el nosotros de Martin Buber Lo válido por real y presente es el dialogo que abre canmpos de juego y relacionales que permiten desplegar relaciones que hacen crecer y crean ámbitos y hasta herramientoas para la vida de los días en esta tierra y en este instanteOtra cosa son los análisis y los criterios sobre hechos puntuales que son diversos pero no es el dialogo que es recepcion y respuesta de persona a persona Cada entrevista nos hace conocernos mejor Son las personas las que reflejan o tergiversan las instituciones y a pesar de manuales y decalogos las arreglan.Los campos de juego y relacion que cada entrevista abre son tan ricos como lo permite el dialogo no somos tan iguales que nos confundamos ni tan diversos que nos contrastemos Recuperar lo que la Virgen de la Caridad significa para Cuba al no poder entrar en Santiago por la ignominia del general Shafter los mambises desfilaron ante su imagen y su imagen flota como nuestra isla en el mar borrascoso

  • G.C.Rojas (Memo) dijo:

    Memo Rojas desde Miami:
    Siempre ha sido curioso saber que el Monseñor Carlos Manuel es tataranieto del Padre de la Patria, entonces entre ambos hay cinco generaciones familiares y a saber dice la Wikipedia, la enciclopedia libre lo siguiente:
    Carlos Manuel de Cespedes del Castillo.
    Carlos Manuel Perfecto del Carmen de Cespedes y Lopez del Castillo.
    (18 de abril de 1819-27 de febrero de 1874) nacio en Bayamo, antigua provincia de Oriente, actual Granma. Fue el lider de los independentistas cubanos en sus inicios. Se levanto en armas contra el gobierno español el 10 de octubre de 1868, concediebdoles la libertad a sus esclavos e invtandolos a unirse a la lucha anticolonialista. Fue Mayor General del Ejercito Libertador de la Republica en Armas. Destituido como presidente en 1873 se instalo en San Lorenzo, la Sierra Maestra donde en 1874 cae en desigual combate contra las tropas españolas.
    Nacido el 18 de abril de 1819 en Bayamo, hijo de de Jesus Maria Cespedes y Luque, tambien conocido en Oriente y de Francisca de Borja Lopez del Castillo y Ramirez de Aguilar, nacida en Puerto Principe, actual Camaguey. Tuvo como hermanos a Pedro, Francisco, Javier y Francisca de Borja (Borjita) y se menciona a Ladislao o Manuel Hilario como el posible hermano perdido en el tiempo.
    Carlos Manuel contrae nupcias en 1839 con sau doble prima hermana, Maria del Carmen Cespedes y del Castillo. Tiene con ella tres hijos de nombre Maria del Carmen, Carlos Manuel y Oscar. Todos ellos de apellidos Cespedes y Cespedes. El 3 de enero de 1840 nace su primer hijo varon. En 1847 nace su segundo hijo, a quien dio el nombre de Oscar y su hija Maria del Carmen murio muy pequeña.

    Segun tambien Wikipedia, la enciclopedia libre:
    Carlos Manuel de Cespedes y Quesada
    Carlos Manuel de Cespedes y Quesada (12 de agosto de 1871 en Nueva York, EE.UU.-28 de marzo de 1939 en Vedado, La Habana, Cuba), politico cubano, hijo del Padre de la Patria Carlos Manuel de Cespedes, fue presidente provisional de la Republica de Cuba desde el 12 de agosto de 1933 hasta el 4 de septiembre de 1933.

    Segun EcuRed, Enciclopedia Cubana:
    Carlos Manuel de Cespedes y Quesada
    Carlos Manuel de Cespedes y Quesada. Politico, diplomatico e intelectual cubano. Hijo del Padre de la Patria Carlos Manuel de Cespedes, alcanzo el grado de coronel en la Guerra del 95. Fue presidente provisional de la Republica de Cuba desde el 12 de agosto de 1933 hasta el 4 de septiembre de 1933.
    Nace el 12 de agosto de 1871 en Nueva York, EE.UU., junto a su hermana Gloria Dolores, en los momentos en que su padre le anuncia a su mama Ana de Quesada de la captura de Pedro de Cespedes, tio de los recien nacidos. Nunca llegaria a conocer a su padre.
    En 1915 contrae matrimonio con la italiana Laura Bertini y Alessandri y tiene dos hijos con ella, Carlos Manuel y Alba de Cespedes y Bertini.

    Nota mia:
    Habiamos visto que el Padre de la Patria Carlos Manuel de Cespedes del Castillo habia tenido su primer hijo con Maria del Carmen Cespedes y del Castillo y que nacio el 3 de enero de 1840 y que se llamo Carlos Manuel de Cespedes y Cespedes.
    Ahora tambien sabemos que tuvo un hijo nacido el 12 de agosto de 1871 en Nueva York y que se llamo Carlos Manuel de Cespedes y Quesada, es decir, 31 años despues; su madre se llamo Ana de Quesada y tambien este matrimonio trajo una hija nombrada Gloria Dolores.
    Todo parece indicar que Carlos Manuel de Cespedes y Quesada es fruto de otro matrimonio del Padre de la Patria.
    Mi pregunta es si el Monseñor Carlos Manuel de Cespedes Garcia Menocal es bisnieto de Carlos Manuel de Cespedes y Cespedes nacido en 1840 o de Carlos Manuel de Cespedes y Quesada nacido en 1871.
    Tratando de resumir el arbol genealogico del monseñor, es asi o no ?:
    I. Carlos Manuel de Cespedes y del Castillo (Padre de la Patria).PADRE
    II.a) Carlos Manuel de Cespedes y Cespedes nacido en 1840. HIJO
    II.b) Carlos Manuel de Cespedes y Quesada nacido en 1871. HIJO.
    III. Carlos Manuel ? de Cespedes. NIETO
    IV. Carlos Manuel ? de Cespedes. BISNIETO
    V. Carlos Manuel de Cespedes y Garcia-Menocal. TATARANIETO. Tiene
    75 años.
    Tambien segun Wikipedia, la enciclopedia libre:
    Carlos Manuel de Cespedes y Garcia-Menocal.
    Carlos Manuel de Cespedes y Garcia Menocal. Vicario General de La Habana es una de las figuras mas activas de la Iglesia Catolica y de la cultura cubana. Doctorado en Derecho y Filologia por la Universidad de La Habana y en Teologia en Roma. H sido rector del Seminario San Carlos y San Ambrosio de La Habana y director del Secretariado General de la Conferencia de Obispos Catolicos de Cuba. Fue miembro del Equipo de Reflexion Teologica y de la Seccion de Ecumenismo del CELAM. Ocupa un puesto en la Real Academia Española de la Lengua en Cuba. Es descendiente directo de Carlos manuel de Cespedes, iniciador de la primera guerra de independencia de Cuba. Es ademas el hermano mayor del Obispo de Matanzas, Manuel Hilario de Cespedes Garcia- Menocal. Actualmente Nonseñor Carlos Manuel de CESPEDES Y Garcia-Menocal es parroco de San Agustin, cuya iglesia parroquial se encuentra en la avenida 35 entre las calles 42 y 44, barriada Almendares, municipio Playa, La Habana.
    Nota Mia: Monseñor acaba de aclarar con Amaury Perez Vidal que no llego a graduarse de abogado en la Universidad de La Habana y de sus estudios filologicos en dicha casa no dijo nada.

    Citando Wikipedia, la enciclopedia libre, citamos lo siguiente:
    Manuel Hilario de Cespedes y Garcia-Menocal.
    Manuel Hilario de Cespedes y Garcia-Menocal, electo obispo de Matanzas, el 7 de mayo de 2005. Nacio el 11 de marzo de 1944 en San Cristobal de La Habana, Cuba, en el seno de una de las encumbradas familias cubanas y es descendiente de uno de los proceres de la historia independentista de la isla, Carlos Manuel de Cespedes. A inicio de de la decada de 1960, el actual obispo emigro a Puerto rico, donde se graduo de ingeniero electronico, pero en 1966 ingreso en el Seminario para las Vocaciones Tardias de Caracas, Venezuela. Fue ordenado sacerdote en 1972 y desarrollo su ministerio en esa nacion sudamericana durante 12 años antes de regresar a Cuba. De regreso a la isla en 1984 fue incardinado a la Diocesis de Pinar del Rio, donde fue ademas miembro del consejo de redaccion de la revista Vitral, editada por el Centro de Formacion y Religiosa de Pinar del Rio. Se desempeño tambien como canciller de la curia diocesana a partir del 2002 y como vicario general. Es hermano de otro ilustre sacerdote cubano, monseñor Carlos Manuel de Cespedes y Garcia Menocal.

    Finalmente, por curiosidad ancestral mia y ojala que de otros muchos, podria alguien aclarar de quienes son BISNIETOS los sacerdotes Carlos manuel e Hilario Manuel, si de:
    II. a) Carlos Manuel de Cespedes y Cespedes nacido en 1840. HIJO o de
    II. b) Carlos Manuel de Cespedes y Quesada nacido en 1871. HIJO.
    Tambien abundar en datos biograficos sobre:
    III. Carlos Manuel ? de Cespedes. NIETO.
    IV. Carlos Manuel ? de Cespedes. BISNIETO.

    Saludos y mil gracias. No veo el programa los martes en la noche pero lo leo enseguida y puntaualmente en cuanto lo publican en este sitio cibernetico.
    G.C.Rojas (Memo)

  • Colectivo de Con 2 que se quieran dijo:

    Ah...estimado Jorge, completando la idea de nuestro Director El Metropolitan Opera House TAMPOCO es para todos los norteamericanos. Es cuando menos lamentable que usted señale las pequeñas "manchas" o "pecados" de la entrevista.
    Lo saludamos.

  • Rolando Morgado dijo:

    Amaury.
    Te escribe un admirador de tu obra, y quiero decirte
    que un amigo mío,que fue gran amigo de tus padres
    guarda como recuerdo la tarjeta de invitacíon para tu bautizo, no lo puedes imaginar que así sea, esa persona para mi es una gloria de la cultura cubana, y es nada menos que Alfonsín Quintana.Cuando ví el programa con el Monseñor pensé que era el momento para contarte esta anécdota, yo le pregunté y el gustosamente te la
    entregaría, parece que avizoró que serías alguien importante en la vida del país, como realmente ha ocurrido, y quiero decirte que la conduccíon del programa de forma magistral te ha hecho mas querido
    por tu pueblo.
    Rolando Morgado.

  • Dr. Aldo M. Santos dijo:

    Ciertamente este ha sido un programa especialmente apreciado por muchos de nosotros. No solo por la calidad intelectual o profesional de los entrevistados, sino también, por la elevada estatura ética y humana de la mayoría de ellos.
    Amaury, quizás sin saberlo, hace honor a su madre, una de las grandes presentadoras de la TV cubana de todos los tiempos, pues ha sabido crear un clima de calidez y confianza, donde por medio de inteligentes preguntas, logra develarnos el núcleo del sentir y el pensar de estas grandes personalidades contemporáneas, algunos de los cuáles nos hacen sentirnos orgullosos de ser cubanos.
    Gracias Amaury, con este programa algunos te quieren más y otros hemos comenzado a quererte. ¡Que Dios te bendiga!.
    Con Afecto, Dr. Aldo M. Santos. Holguín, Cuba.

  • Anelis dijo:

    SALUDOS AMAURY:
    HACE MUCHO TIEMPO QUE ME DÍ CUENTA QUE NUESTRA PRENSA HA OBVIADO TU PROGRAMA. QUISIERA PODER SABER QUE ES LO QUE OCURRE REALMENTE, POR QUÉ LE DAN COBERTURA A OTROS PROGRAMAS DE TAN MALA CALIDAD Y A ESTE QUE ES LO MEJOR DE LA TV EN LOS ÚLTIMOS AÑOS, NI LO MENCIONAN. ¿CÓMO SE PODRÍA LLAMAR ESO? (E-----A) CREO QUE SÍ, PERO LO MÁS TRISTE ES QUE PARECE QUE TODOS SE HAN PUESTO DE ACUERDO.

    PERO BUENO, AQUI ESTAMOS LOS QUE FORMAMOS PARTE DEL PUEBLO Y QUE SABEMOS RECONOCER QUÉ ES LO BUENO DE VERDAD Y TE LO RECONOCEREMOS SIEMPRE. TE ESPERAMOS EN TU GIRA POR GRANMA PARA PRESENTAR LOS DVD, QUE ESPERO QUE NO SE SUSPENDA.

  • José Luis dijo:

    Excelente programa, Amaury. Empiezo aclarando que no soy creyente, pero me parece en extremo lamentable que alguien de la talla de Monseñor Carlos Manuel de Céspedes García-Menocal permanezca aún desconocido por tantas generaciones de cubanos, de los que residimos «en provincia». Parece ser que después de todo residir en La Habana constituye una especie de lujo o don divino. No sabía que Monseñor es miembro de la Academia Cubana de la Lengua y que tiene una vastísima obra escrita. No me gusta ser negativo, pero no puedo dejar de pensar que esa falta de difusión que ha sufrido el quehacer del Padre responde a esos prejuicios hacia aquellas personas que profesen algún tipo de religión; a pesar de que en palabras se dice y se repite que la intención es un acercamiento entre Iglesia y estado, pero en actos no es tan así... Prejuicios que no entienden que Monseñor haya permanecido fiel a su Patria, que no haya secundado las maniobras desestabilizadoras contra la Revolución, en las que son especialistas algunos jerarcas de la Iglesia Católica, o que simplemente por sus venas corra orgullosamente la misma sangre del Padre de la Patria.

  • JJ Garrido dijo:

    Rogelio debieras retirarte del foro por lo menos por un dia,tanto el comentario de Dardo como la respuesta a tu replica fueron contundente,recuerda que los extremos son malos,hace tanto daño la extrema derecha como la izquierda,asi como tambien el fanatismo religioso que es lo que logro ver en ti, un fanatico ¿por que esa agresividad hacia Dardo si el no ofendio a nadie ademas este es un espacio democratico donde cada cual expresa lo que piensa sin utilizar ofensas ni maltratar a nadie,si te digo que debes retirarte no es porque deseo prescindir de tus opiniones sino para que enmendes el error que has cometido al tratar asi a otro forista eso señala impotencia,es posible que tambien usted sufra de necesidad de reconocimiento pero por favor no la tome contra los foristas.Al parecer Dardo hace honor a su nombre porque en realidad lo que posee su berbo es un dardo encendido pero por la preparación y el dominio de la historia que demuestra.No se ponga bravo ni espero respuesta porque no se la replicaré solo piense y recapacite.Saludos JJ Garrido.

  • E.R.Verde dijo:

    Amaury, ¿quë haremos los martes? después de haber, conocido a tantas maravillosas personalidades de nuestra cultura, maravillosa la entrevista de Monseñor, nos quedamos con los deseos de seguir escuhando sus palabras. Lo mismo que ocurrió con la de la Dra María Dolores Ortiz, una clase magistrar de ética pedagógica.

  • Didier Yedra dijo:

    Hola,con el tiempo a las personas se le olvidan las memorias,yo tengo solamente 30 años pero mi abuela q vivio mucho mas,me contaba q la Iglesia era el centro de las personas q tenian dinero y todos lo sabemos en Cuba los grandes problemas q nos causaron,no se trata de ir en contra de los lideres de la Iglesia en Cuba,se trata de no taparnos los ojos y oidos,recoldemos a Hatuey,no yo no voy a ir al cielo si ellos tambien van,gracias a la Revolucion tenemos libertad.

  • JJ Garrido dijo:

    Amaury Anelis tiene 1 000 000 de puntos ¿Donde esta la prensa radial, escrita ,televisiva, ese cuarto poder donde está. ¿Donde está la critica, ¿Será un complot. ¿Fue una orintación de ALGUIEN no hacer alusión a este programa.Tantas miradas no pueden estar equivocadas.¿Por que nuestra prensa se pierde esta magnifica oportunidad, que le ha dado Amaury con este programa de exelente factura, para asi reivindicarse.No puede ser casualidad que nadie pero nadie haga alusión a este espacio que es hoy el Boom televisivo en Cuba y un poquito mas allá, tiene que ser premeditado.Se están haciendo daño ellos mismos (La Prensa ) si pensaron que le harian algun daño a Amaury les salió mal Estoy seguro de que Amaury está disfrutando ese boicot porque el está establecido y ahora se multiplicó por 1 000 000.Así que un consejo a la prensa tienen tiempo de sacar 1,2,3 articulos y decir que estaban esperando que culminara esta temporada para hablar de este magnifico programa y bla bla bla.El que ideo el plan cero contra el programa debe estar sin poder dormir por lo menos desde hace un año. Gracias.Saludos a todo el colectivo.

  • Dardo Ribas dijo:

    UN ALUD DE MANSOS CORDEROS DEL SEÑOR
    EN UNA CRUZADA "SANTA" CONTRA UN SIMPLE COMENTARISTA (yo)

    Bien, he leído -y seguiré leyendo- el vendaval de imprecaciones, insultos, malos deseos, repudios, mentiras, agresiones de todo tipo, que he sufrido por no adherir a la meliflua y generalizada guataquería hacia un periodista y su entrevistado, en este caso un monseñor portador de apellido célebre y, por lo visto, una límpida trayectoria.

    En el cual, dicho sea de paso, no he depositado crítica alguna. La organización está por sobre los hombres y yo sólo he formulado apreciaciones hacia ella, porque eso es lo objetivo. Desde Bertrand Rusell a Fidel, cantidad de personalidades impecables en el mundo han dicho lo mismo que yo dije –con más fundamentos y estilo- y, sin embargo no he leído aquí que se les adjudique lo que a mí -humilde ciudadano de un lejano país del Sur-, me han adjudicado, a saber y en las más finas recomendaciones:

    “…trata de poner perdón en tu corazón; el odio y el rencor no le hacen daño a nadie más que a ti.”

    -Absurdo uno: yo tengo una gran paz en mi corazón. No tengo odio, ni rencor hacia clérigos o ideas religiosas. Sólo critico al enorme y milenario andamiaje de inabarcable hipocresía de la Iglesia católica.

    “…tendrías que informarte más sobre nuestra realidad; no sólo la pasada sino la presente.”

    -Absurdo dos: Estoy perfectamente informado de lo que pasó y pasa en Cuba, país y pueblo al que amo tanto o más que al mío.

    “…muy penoso el sr dardo, da lástima pq quien sabe que tristes experiencias acumulara, la historia de la iglesia es como todo con luces y sombras, afortunadamente mas luces que sombras. pero él destila mucha amargura y rencores, asi no se puede vivir.” (sic)

    -Absurdo tres: No soy una persona digna de pena. Esa es una imputación venenosa, artera, maligna, que sólo persigue deteriorar mi imagen ante los desprevenidos.

    No hay en ese mensaje ni “amor cristiano”, ni sinceridad alguna. Es una fallutada encubierta bajo seudo piadoso consejo típico de la víbora clerical.

    No es cierto que la Iglesia católica tenga más luces que sombras. Desde los Borgia hasta el casi seguro asesinato del Papa Juan Pablo I, su historia es una seguidilla de intrigas, asesinatos, desprecio hacia los pobres y los oprimidos y servilismo miserable al lado de los ricos y del poder explotador.

    Yo no destilo “amargura y rencores” y, además, vivo feliz, sin la necesidad que ningún cura embustero me confiese y absuelva (una payasada incalificable) y derrame agua bendita (agua de la canilla) sobre mi cabeza.

    “…la iglesia es de Dios pero hecha por los hombres y en cada momento” (sic)

    -Verdad uno: ¡Sí! La Iglesia es una construcción de los hombres… al servicio de algunos hombres. Una fábula que le vino de perillas a toda una organización a lo largo de casi dos milenios.

    La misma que persiguió el pensamiento científico, la libertad de conciencias y el derecho de la gente a creer o no creer, muchas veces sancionado con espantosos castigos más propios de las fábulas que se la adjudican al Diablo y al Infierno que a un Cristo piadoso que -supuestamente- se sacrificó para salvarnos a todos.

    “…inspírese en el querido Che que tanto dió por Cuba y recuerde que ayer fue un aniversario de su natalicio.” (sic)

    -Tontería uno: Estoy mucho más cerca del ejemplo del Che que cualquier cura o monseñor de Iglesia.

    Es más, el Che, pensaba como yo. De él, precisamente, también he abrevado en este sentido, en esta cuestión.

    El Che -el Espartaco de los tiempos modernos-, héroe real y no legendario, entregó su vida a las causas más nobles sin invocar dioses de leyenda y tonterías por el estilo.

    Gracias a gente como él y sus compañeros de sacrificio y lucha, América, sus pueblos, tomaron conciencia de la necesidad de los cambios revolucionarios.

    No fue gracias a ningún monseñor que se terminara con dictadura alguna. Batista no se mandó a mudar porque la Iglesia se lo pidiera. La Iglesia fue su oculta sostenedora y los curas de Iglesia –con excepciones, está claro-, agentes del dictador, como lo fueron en Argentina, Chile, Paraguay, Uruguay, Nicaragua, Cuba, etcétera.

    “…Dardo, sabemos que como argentino debes haber sufrido tremendamente de los atropellos de la Iglesia, incluso los creyentes estamos conscientes de todas las atrocidades que se han cometido en el nombre de Cristo, pero esos son fallos de humanos que no tienen que ver nada con Dios.” (sic)

    -Tontería dos: yo no sufrí tremendamente por atropello alguno de la Iglesia hacia mi persona. Hasta he tenido amistades con algún clérigo... de los buenos.

    Sí he sido testigo de cómo las jerarquía católicas avalaron la más cruel de las dictaduras en mi país. Echarle la culpa a los hombres de la Iglesia para indultar a “Dios”, es otra pavada de envergadura.

    Dios es un invento de los hombres. Hasta ahora, tal personaje, que supuestamente gobierna el universo, no se ha hecho presente para comunicarnos su potestad.

    Jesús se asignaba su representación como tantos lunáticos a lo largo de la historia. ¡Pobrecito!... La Iglesia que se construyó luego que fuera sacrificado como tantos hombres en aquella época, lo traicionó de manera absoluta y se convirtió en un factor de poder, repleta de millones, lujos e injusticias. No lo digo yo, lo prueban los documentos históricos. El imperio romano tomó el cristianismo porque le convenía para dominar mejor a los pueblos sometidos.

    VEAMOS OTRAS AFIRMACIONES DEL BATALLÓN DE MIS ENEMIGOS:

    “…Ah, y otra cosa: sane su espíritu -en el sentido que cotidianamente damos a esta palabra. Los mensajes de odio no producen buenos frutos y casi todos los cubanos preferimos los mensajes de paz. Queremos paz y queremos ser mensajeros de paz.” (sic) (Ver comentarios diversos.)

    -Vea, “Respetuosa”… Yo no necesito “sanar ningún espíritu”. Mis opiniones no son producto de odio alguno, sino de divergencia con la cúpula de la Iglesia hipócrita y reaccionaria que usted adora como hacían los paganos con sus ídolos.

    No son sólo los cubanos los que ansían mensajes de paz, todos los pueblos del mundo quieren la paz. No fuimos los ateos los que bendecimos como Pío XII las armas de los nazis.

    ¿Esa actitud fue un mensaje de paz? ¿Mirar para otro lado cuando el Holocausto, también? … ¿Asociarse y atizar a Franco para que masacrara a millares y millares de republicanos democráticos fue otro mensaje de Paz, acaso?

    ¿Vio usted la película “La lengua de las mariposas”? ¿Se ha informado en cuanto a la incondicional postura del clero junto al Generalísimo (el asesino de Franco)?

    ¿Sabe usted de la alineación militante de los curas italianos y sus estructuras con el monstruo de Mussolini?

    Yo no necesito ninguna “sanación” del espíritu. Son ustedes, ejército de ignorantes y fanáticos, los que necesitan de esas “terapias”, aunque yo les recomendaría mejor un hospital neuropsiquiátrico.

    “...y le voy a invitar a que medite un poco en que mucho de divino ha de haber en una institución que ha subsistido a los errores y pecados de los hombres que la conforman, tanto sacerdotes como laicos. Ahí tiene que estar presente el soplo del Espíritu Santo.” (“Respetuosa”)

    -Vea, “Respetuosa”… De “divino”, no hay nada en la Iglesia católica. Una institución donde la intriga fue llevada a la perfección más absoluta. Corrupción absorbente hasta en los papados y crímenes dentro de la propia Iglesia por disputas de poder e influencia

    ¿Subsistir a los “errores”? ¿Qué errores?... Usted le llama “errores” a políticas autoritarias, despóticas, lavados de cerebro en masa a millones, transculturización y genocidio a los pueblos originarios de América y África y posicionamiento perpetuo al lado de los poderosos, las guerras “santas” (cruzadas) y las arbitrariedades más espantosas.

    Recojo un párrafo de sumo interés que acabo de leer de autor desconocido:

    “Constantino el Grande ha reconocido que los pontífices ocupaban el lugar de Dios en la tierra, siendo que la divinidad no puede ser juzgada por ningún hombre viviente. Por lo tanto, somos infalibles, y cualquiera que sean nuestros hechos, no somos responsables de ellos sino a nosotros mismos” (Cormenin, History of the Popes, p. 243.)

    ¿Qué tal? ¿Esa es la “grandeza” de la Iglesia y esto no es más que una partícula insignificante para probar qué cosa es el clero católico.

    Sigue… “en otras palabras, los papas son “Dioses”, como los dioses de la mitología griega o romana; tiranos que estaban por encima de los humanos."

    "Su mención del emperador Constantino deriva de las pretendidas y falsas `Donaciones de Constantino´, en las cuales se basó para dirigir a los oídos de la historia tamaña suerte de blasfemos improperios.”

    VAMOS POR MÁS ATAQUES A ESTE AMIGO DE CUBA:

    Rogelio Rivas se refiere a mis conceptos y tiene el tupé de pretender desdecirme, veamos sus “verdades”:

    “…En su segunda intervención dardo nos enseñó aún más su línea de crítica que es dura y ofensiva, llegó en su descarga de odio a vincular a su Santidad con los nazis, esto fue de lo más flagrante en su revancha.” (sic)

    -¡Pero, caramba!... ¿Tal es la ignorancia de este manso cordero del Señor, que ignora el pasado del actual Papa y su revista en las filas de las “HitlerJunge”?

    ¿Con estas “verdades” pretende polemizar conmigo?

    Señor inquisidor, por lo visto usted no está debidamente informado.

    Ponga en Google, por ejemplo, lo siguiente: “Ratzinger y los nazis” o “Ratzinger, los nazis, hitlerjunge” y se encontrará con verdades que, por lo visto, desconoce.

    Hablo de Internet, en el caso de que no posea una biblioteca amplia, que sería lo mejor.

    Le sugiero un lugar. Tarda en abrirse la página, pero podrá ahí anoticiarse de quién es el representante actual de Dios en la Tierra.

    Vea en: “Un Papa nazi”. (El otro fue Pío XII.)

    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=14401

    Si no lo puede abrir, avise, que le transcribo el “historial” de este farsante que ahora gobierna la Iglesia de aquel humilde y valiente nazareno.

    Claramente, podrá comprobar su ignorancia y debería pedirme disculpas -en el caso de que usted sea una persona honrada-, por semejante cuota de curiosa desinformación.

    Bueno, en este envío, ya he abusado de la paciencia de los lectores. Pero no me importa. El que quiera leer, analizar y comparar, que lo haga… y el que no se anima a afrontar la verdad, que siga prendiendo velas, quemando incienso y contaminando el aire con combustiones cancerígenas; además de adorar santos o íconos de yeso o plástico en una Iglesia. Que, dicho sea de paso, contradice las enseñanzas de la Biblia.

    Estudiar el fenómeno de la adoración de imágenes por la Iglesia y muchos se van a sorprender.

    En este sentido, los llamados “Testigos de Jehová” son más auténticos defensores de los principios básicos de la Iglesia, hay que reconocerlo. Y no sólo ellos, muchas congregaciones de protestantes repudian la idolatría y rechazan esta engañifa sobre la conciencia de los creyentes.

    Sumemos a esa digna y criteriosa actitud, a los musulmanes que rechazan terminantemente las representaciones “divinas”.

    Pero la Iglesia católica las promueve porque sabe -merced a su milenaria astucia para macerar conciencias-, que todas esas baratijas y cachivaches reactivan el fanatismo irracional, manifestación imprescindible para intentar doblegar el espíritu científico ante las paparruchadas fabulosas que justifican su permanencia.

    Otro comentarista, por ahí, dice que se deben a la Iglesia “las universidades, orfanatos” (sin “h”) y no sé cuántas obras benéficas para la Humanidad.

    Es verdad, muchas veces, con la plata del pueblo, han contribuido en este sentido, pero siempre con la especulación de convertir a esas instituciones -sí o sí-, en propagandistas de sus ideas. Vaya uno a decir que es ateo en un colegio religioso. Antes, lo incineraban vivo y hoy lo echan diplomáticamente de metafóricas patadas. Tal la grandeza de la Iglesia.

    Por último, no puedo dejar de mencionar al señor que propugnó la unión de “Iglesia y Estado”.

    Algo delirante que no acepta ninguna Constitución moderna, ni siquiera en los países capitalistas.

    ¡Pobre de nosotros si la Iglesia fuera parte del Estado!... El Estado es la organización del poder político en la sociedad dividida en clases.

    Como sabiamente afirmaba el gran Lenin, “una máquina para mantener la dominación de una clase sobre otra.”.

    Ahora bien, imaginemos que al Estado capitalista se le sume el poder e influencia de la Iglesia reaccionaria. El mundo sería un infierno.

    A veces, en mi decepción sobre nuestra especie, tengo la secreta y firme convicción que si la Iglesia volviera a tener el poder que tenía en el Medioevo, regresan las hogueras, las horcas, los gatitos incinerados y las muchachas ligeras de conductas acusadas de brujas y martirizadas en el “potro” (ver estos métodos a manos de los curas y hasta la España de Franco).

    Me encantó el amigo que recomienda “El nombre de la Rosa”. También el último capítulo de “El Padrino” del gran Coppola.

    Ahí se muestra qué cosa es la Iglesia católica y cuando el mundo entero vio ese filme, los santos varones, curas, obispos y monseñores, hicieron mutis por el foro. Por algo será ¿no?

    Señores, he dicho.

    Y si “Cubadebate” no me censura, hoy a la noche mandaré otro capítulo de mi intervención. Transcribiré conceptos interesantísimos de una famosísima introducción filosófica a las ciencias sociales en cuanto a su visión de la cuestión religiosa.

    Agradezco al uno por ciento de los amigos que me han defendido y al otro noventa y nueve que me han insultado, agraviado, falsificado, les otorgo mi mano tendida. Han contribuido a cimentar aún más mis convicciones en cuanto a este asunto.

    ¡Gracias! ¡Gracias por insultarme, pretender excluirme y distorsionar lo que dije!

    De última, analizando la entrevista de Amaury, debo decir que no encontré ninguna revelación que demuestre extraordinarios y “divinos” méritos en el monseñor entrevistado.

    Léase párrafo a párrafo y no hay nada para calificarlo de “genio” y otras exageraciones. Un cura culto, digno y astuto. Nada más. Eso sí, portador de apellido, pero eso en mi consideración no dice nada.

    Aquel prócer inmortal de la América insurrecta murió en armas contra un ejército opresor. Habría luchado, sin dudarlo, al lado del Che, Fidel, Camilo, Raúl y tantos valientes que no alcanzan páginas para nombrarlos. Para heroico, el pueblo cubano. Un ejemplo al mundo.

    No era de los que creían que con la Biblia en una mano y una cruz en otra, se vencería al enemigo. Además, tenía conciencia que había un enemigo.

    No andaba pregonando poner la otra mejilla ante los opresores. Una forma ominosa de rendirse ante él.

    Buenas noches.
    Y no me disculpo nada por lo largo del comentario.

  • Didier Yedra dijo:

    No entiendo p q motivo la prensa escrita y radial tengan q hablar de este progama,es bueno a mi me encanta pero,es eso un espacio de la TV Cubana.

  • Nelson Martínez dijo:

    ¡¡Hermosa entrevista!! ¿Quién no la esperaba así?

    Quien escribe compartió un curso sobre las 5 grandes religiones del mundo con Monseñor Carlos Manuel de Céspedes García-Menocal en el glorioso y lleno de historia Seminario San Carlos y San Ambrosio de La Habana. Ayer al escucharlo: volví a rememorar esos momentos.

    Gracias Amaury.

    PD: Señor Dardo, con el mayor respeto que usted se merece, no blasfeme más de la Iglesia Católica, si califica de Talibanes y fanáticos a las personas que no han estado de acuerdo con sus opiniones pues considero que usted es un falta de respeto.
    No se puede tapar el Sol con un dedo, en varios momentos de la Historia la Iglesia no ha tenido la posición que debió tener (siempre al lado de los pobre y necesitados) esto es verdad, pero la Iglesia en Cuba aunque ha tenido roces con el Estado NUNCA ha abandonado a su pueblo, de ello es muestra que nuestra Revolución JAMÁS ha roto relaciones con la Santa Sede.

    Con el mayor respeto: Lea más historia sobre mi país para emitir criterios. ¡¡Váyase a hacer su propia historia a la Argentina!!

  • Lien dijo:

    A todos los foristas:
    Gracias por tanta cubanía y diversidad de criterios. pienso que algunos han sido más enérgicos que otros en sus respuestas,pero absolutamente nadie ha faltado al repeto,eso me hace orgullosamente cubana y me devuelve ese sentido de pertenencia que creía perdido ya en nuestro pueblo. Felicidades a todos los padres en este próximo domingo y aquellos que si no lo son, también,pues todos tenemos,tíos,abuelos,amigos, hombres maravillosos,que hacen alguna vez la función de padre. Al colectivo igualmente y a ti Amaury lo propio. Saludos a todos dentro y fuera de nuestras fronteras.

  • GMF dijo:

    El programa ha sido muy bueno para la cultura cubana, para resaltar los verdaderos valores de la cubana, esa que está en todos los sectores de la sociedad, han sido mayorías las las entrevistas a personalidades del ámbito de las humanidades, y los artistas y creo que en la idea original esa era su orientación, pero la cultura es mucho más y se debían llevar a otros médicos, a científicos, a tecnólogos de las más diversas ramas, a militares de prestigio de nuestro país que son ejemplos del quehacer de los cubanos en la construcción del país. No se preocupen con tanta gente buena que falta por entrevistar la segunda parte va a ser buena también.
    De Monseñor Carlos Manuel ayer viéndolo solo tenía una palabra que lo califica: "cubanazo" hombre de su tiempo y su tierra.
    Todos los entrevistados son cubanazos también, las sabias respuestas y los temas conflictivos abordados nos han enriquecido para perfeccionar nuestra obra. A favor o en contra de determinada opinión ha puesto muchos temas en discusión y eso es lo que hace falta, debatir y reflexionar para crecer.
    Solo soy fanática a la lectura y a las papas fritas pero desde que empezó el programa los martes por la noche no hay planes de salidas, visitas ni otras actividad que ver el programa y a partir de las 8:30 pm, si me llaman por teléfono pido que me llamen después, si tocan a la puerta mando a pasar y que se siente a ver al programa y después conversamos. Ahora Amaury me puedes decir: ?que hago ahora los martes a las 8 y media? Bueno pueden retrasmitir los programas desde el principio.
    Sobre Dardo Ribas y Rogelio Rivas y la polémica: Todo lo que dijo el Ribas es verdad y tiene derecho a tener sus rencores sobre todo por la impunidad que ha habido en América con los desmanes de las dictaduras pero el marco del programa es muy cubano, aunque todos los entrevistados son cubanos universales, y es verdad que al padre se le pudieron preguntar sobre otros temas polémicos como a los demás invitados, pero en mi opinión el comentario estaba fuera de lugar y no por ser argentino sino por el contexto, realmente no me gustó después de tanta concordia en el programa leer ese comentario en este foro, aunque todo lo que diga sea cierto. Sobre Rivas tampoco me gustó la agresión y está bien que se haya disculpado. Ahora a los ambos a lo mejor si buscan en sus ancestros a lo mejor son parientes y a causa de un error de un escribano les trocó el apellido y este foro sirvió para reencontrarlos, ojala resultara así pues es el único sentido que le viera a las ofensas.
    Gracias por el programa, a la sociedad cubana le hace falta rescatar muchos valores, que demostramos en los momentos cruciales pero que en el día a día relegamos y el día a día es el que hace una vida fecunda.

  • Armín dijo:

    Hola Amaury:

    No profeso ningún religión, pero tengo muchos amigos que sí. Y mi valoración sobre los creyentes, los que de verdad lo son, es totalmente positiva: admiro en un creyendo los valores morales que tenga como los aprecio en cualquiera otra persona no creyente y que también posea esos valores. En esta entrevista que, considero, ha sido una de las mejores conducidas en este programa, me quedé con el interés de saber más sobre la obra literaria de Monseñor Carlos Manuel de Céspedes García Menocal.

    Las respuestas de Monseñor fueron muy inteligentes, propias de una persona de gran sabiduría como lo es él. Deseo mucha vida a Monseñor para que siga ofreciéndonos toda su sabia, en particular, en la Academia de la Lengua que tanta falta nos hace; por cierto, él utilizó algunas palabras del habla popular que es prueba de su vínculo con la gente común.

  • Armín dijo:

    Hola Amaury:

    Aprovecho esta ocasión para preguntar por qué la entrevista de Liz Alfonso está bloqueada, al menos desde el lugar de donde accedo a la red: desde el primer día cada vez que intento acceder a dicha entrevista obtengo el mensaje:
    "ERROR El URL solicitado no se ha podido conseguir

    Mientras se intentaba traer el URL: http://www.cubadebate.cu/noticias/2011/06/09/lizt-alfonso-yo-soy-como-el-timonel-de-un-barco/

    Ha ocurrido el siguiente problema:

    Acceso Denegado.

    Las reglas de control de acceso impiden que su petición sea permitida en este momento. Contacte con su proveedor de servicios si cree que esto es incorrecto.

    Generated Thu, 16 Jun 2011 01:19:57 GMT by cluster.rimed.cu (squid/2.7.STABLE9)"

    • Editor dijo:

      No hay ningún problema. Debe haber sido su conexión en el momento en que trató de descargar la página. Intente de nuevo.

  • G.C.Rojas (Memo) dijo:

    Continuacion de arbol genealogico del Monseñor Carlos Manuel. Segun Wikipedia, la enciclopedia libre:
    En enero de 1868 muere de tisis la primera esposa de Carlos Manuel de Cespedes del Castillo, Maria del Carmen Cespedes y del Castillo. Por esa epoca se sospecha el inicio de una relacion amorosa entre Carlos Manuel y Candelaria Acosta Fontaigne, joven mestiza que era hija de su mayoral en La Demajagua, Juan Acosta. Candelaria, a quien Carlos Manuel llamba "Cambula", se hizo celebre por haber confeccionado la bandera enarbolada el mismo dia de la insurreccion. De esta union nacieron dos hijos reconocidos por Carlos Manuel, Carmita y mas tarde Carlos Manuel. El 4 de noviembre de 1869 Carlos Manuel de Cespedes del Castillo contrae segundas nupcias con Doña Ana de Quesada y Loynaz, hermana de Manuel de Quesada y Loynaz. En la Asamblea de Guaimaro, Cespedes es elegido como el primer Presidente de la Republica en Armas y sigue combatiendo. La esclavitud queda abolida. Salvador Cisneros Betancourt preside la Camara de Representantes y Manuel de Quesada y Loynaz es nombrado Jefe del Ejercito. La Camara de Representantes tiene facultades para destituir al Presidente y al Jefe Militar.
    El 13 de diciembre de 1870 acompañada por el poeta Juan Clemente Zenea, Ana de Quesada inicia su viaje rumbo a Nueva York, pero es detenida junto con Zenea por los españoles y tras multiples peripecias y vejaciones, finalmente Ana de Quesada es dejada libre. Llega a Nueva York y vive con su madre y sus hermanas Caridad y Conchita. Tiempo despues Ana descubre que sta embarazada.
    El conflicto que tuvo Manuel Quesada y Loynaz con Carlos Manuel de Cespedes del Castillo fue que el primero deseaba manejarse como Jefe Militar, pero sin obedecer ordenes del Gobierno en Armas que estaba formado por la Camara de Representantes y el Presidente. Cespedes le envia una carta escrita por medio de "Cambula", amante del primero antes de casarse y le pide que sea generosa y comprenda que la unica relacion que los une es la "hijita" que tuvo con ella y que el ama. Cespedes se entera por carta que Ana quedo embarazada antes de partir y el 13 de agosto tiene jimaguas (gemelos) que llevan por nombres Carlos Manuel y Gloria Dolores, ambos de apellidos Cespedes y de Quesada.

  • jose pedro dijo:

    Felicito a Monseñor Carlos Manuel de Céspedes por ser tan auténtico tataranieto del Padre de la Patria, con los pies bien puestos en nuestra tierra y demostrando lo importante que para la tolerancia es imprescindible la negociación y el diálogo basado en la cubanidad.
    Su elevada espiritualidad, estirpe patriótica y empatía para asumir comprensiblemente la postura del otro actor en la defensa de los principios de soberanía y autodeterminación, le han permitido desde su fe contribuir al proceso de acercamiento entre la iglesia y el gobierno como determinante interlocutor creando conciencia y masa crítica de lo importante y constructivo de convivir en paz y sin injerencias trabajando por un mismo actor: el pueblo cubano.
    Su lenguaje que va de lo más culto a lo más popular, le hace trascender y sentir orgulloso a un compatriota que no comparte su fe, de contar con personas constructoras de nacionalidad, patriotismo, paz, amistad y hermandad como usted.
    Larga vida que lo necesitamos.
    jose pedro.

  • Dardo Ribas dijo:

    ERRATA Y DISCULPA

    Donde dije:

    "...En este sentido, los llamados “Testigos de Jehová”, son más auténticos defensores de los principios básicos de la Iglesia, hay que reconocerlo...."

    Debe leerse:

    "...En este sentido, los llamados “Testigos de Jehová”, son más auténticos defensores de los principios básicos de la BIBLIA, hay que reconocerlo..."

    Podría criticar a los "Testigos" en muchas cosas, pero los reconozco como auténticos seguidores de los libros "sagrados".

    Con respecto a mi calificación de "talibanes" con la cimirarra entre los dientes, ha sido una humorada, pero como bien decía Don Lisando de la Torre -experto si los hubo en estos temas- "a los fanáticos no les entran balas".

    Me divertí mucho con esa apostilla que se me ocurrió. Me divierte observar la ligereza con que la grey de fundamentalistas toma al pie de la letra lo que se dice, sin advertir metáforas o, como dije, humoradas.

    Ahora, no me parece bien que los talibanes opriman a sus mujeres. Un poco está bien, pero a estos se les va la mano. Jajajajajajaja

  • JJ Garrido dijo:

    Didier siempre el la pagina cultural de Granma y Juventud Rebelde se hace alguna alusión a la novela o el programa del momento,en este caso no ha sido así nada mas es pura coincidencia.Saludos.

  • Didier Yedra dijo:

    El señor Nelson Martinez dice q la Iglesia siempre estuvo del lado de los pobres,cuando a partir del año 1998,la iglesia siempre ha estado al lado de sus intereses,a quien defiende a los ricos,solamente aqui en los estados Unidos cada dia salen mas casos de niños violados por tan importantes hombres q se dicen son enviados,enviados por el diablo,q hacen con esos hombres,nada cambiarlos de iglesia para que para q sigan violando,mintiendo,hablemos verdades no mentiras,no tapemos el Sol como usted dice.Gracias.

  • thelastsoulja dijo:

    Habia decido no comentar pero nobleza obliga. Coincido en la mayoria de los comentarios de Dardo Ribas, mas pienso que hay algunas vertientes del cristianismo que para mi son tan extremistas como los musulmanes, los testigos de Jehová por ejemplo, eso de no saludar la Bandera del país donde nacistes, de no reconocer y usar la pañoleta en los niños y no reconocer los símbolos patrios, para mi es inconcebible, y me remito a abdala:
    "El amor, madre, a la patria No es el amor ridículo a la tierra,
    Ni a la yerba que pisan nuestras plantas;
    Es el odio invencible a quien la oprime,
    Es el rencor eterno a quien la ataca".
    Por lo demás me gustaría que le hubieran preguntado a monseñor Carlos manuel de cespedes sobre la operación Peter Pan y los curas que tuvieron que ver en esto y donde se encontraba el cuando los sucesos. Es bueno mantener la memoria histórica y ver si ponemos en una balanza las acciones malas y buenas que ha llevado a cabo la iglesia, desde la exterminacion bajo su anuencia de los indios(es conocido como algunos sacerdotes poseían indios esclavos) y después los negros y las cruzadas. Yo mientras tanto si me preguntan si quiero convertirme al cristianismo para subir al cielo siempre responderé como Hatuey:
    "¿y esos hombres blancos también van al cielo?"
    y al recibir una afirmación dijo
    "entonces yo no quiero ir a donde esos hombres vayan".
    Saludos

  • Carlos Valdés Sarmiento dijo:

    "El Partido debe estar convencido de que más allá de los requerimientos materiales y aun de los culturales, existe en nuestro pueblo diversidad de conceptos e ideas sobre sus propias necesidades espirituales."

    Informe Central al 6º Congreso del PCC:

    A mi modo de ver este fue el momento más importante en el proceso de la normalización de las relaciones entre las diferentes iglesias y credos, y el Estado.

  • Rosy dijo:

    Con perdón del Editor, pero.... "casualmente" a mi me sucedió lo mismo, en dos ocasiones, con la entrevista a Lizt aunque después pude acceder a ella.

    Saludos a todos los foristas y, muy especialmente, a Amaury y su inigualable invitado. Lástima que solo nos quede un programa!

  • HAYDÉE HERMIDA dijo:

    Toda la razón para Amaury, he visto en la primera plana de Granma que si Marc Antonhy se niega a pagar sus impuestos o deudas, en las culturales a la muerte de Corín Tellado una crítica un tanto irrespetuosa no para una escritora sino una persona fallecida y muchas veces los exitos de nuestros artistas no se publican como tampoco nadie ha comentado nada de tu querido programa pero recuerda que el Apóstol de nuestra Independencia dijo:
    En silencio a tenido que ser porque hay cosas que para lograrlas han de andar ocultas', tu brillas con luz propia y los foristas te hemos demostrado nuestra admiración y cariño en la inmensa mayoría, se feliz,siéntete satisfecho por lo hecho que todos los cubanos te lo agradecemos.Feliz Dia de los Padre a todos los padres del colectivo del programa y FELICIDADES POR EL EXITO DEL PROGRAMA AL QUE TANTAS HORAS DE TRABAJO DEDICARON, GRACIAS

  • Carlos Valdés Sarmiento dijo:

    Lamentablemente, después de leer todos los comentarios, tengo que ser sincero y escribir: alguien esta tratando de meter ruido en el sistema, y empañar la magia de una noche inolvidable que seguramente marcará un hito en nuestro proceso de actualización del sistema político-social que se discutira en enero en la 1ª Conferencia del PCC.

  • Dardo Ribas dijo:

    MAGNÍFICO COMENTARIO DE THELASTSOULJA.
    VA INTERESANTE FRACCIÓN DE NOTABLES ESTUDIOSOS DEL TEMA

    Thelastsoulja, no por haber nombrado como más fieles intérpretes de la Biblia a los "Testigos de Jehová", quiere decir que convalide sus conductas e ideas. Son tan fanáticos como los otros. Recuerdo que "fanático" -del latín "fanatĭcus" o del griego, "ανεμιστήρας" (phanatos)- debe interpretarse aproximadamente como "sacar el templo afuera" (imponerle a los demás dogmas, ya sean políticos o religiosos).

    Aquí, donde vivo, no hay una semana en que no toquen el timbre los amables "testigos" para molestarme con sus propuestas. Uno les dice "¡NO!"... pero ellos insisten e insisten. Queda claro, sacan el templo afuera...

    Transcribo un interesante artículo que muestra la esencia de la cuestión religiosa. Está redactado por conocidos estudiosos de las ciencias sociales (ver al pie).

    Buenas noches a todos y, para mí, este asunto está terminado.

    Que cada uno saque sus conclusiones y piense lo que quiera.
    Por ahora podemos hacerlo. En la España franquista, al menos a mí, me hubieran fusilado por decir lo que dije y digo. Eso sí con un cura arrojándome agua bendita y con el crucifijo haciendo señales.

    Saludos al simpático Amaury y al señor Carlos Manuel de Céspedes. Un honor su antepasado.

    INTERESANTES DEFINICIONES SOBRE LAS IDEAS RELIGIOSAS

    La religión es un reflejo fantástico y deformado del mundo en la conciencia del hombre. A semejanza del idealismo, la religión pone en la base de la realidad un principio espiritual que, sin embargo, encarna un creador todopoderoso: Dios.

    Inicialmente la religión surgió como resultado de la impotencia del hombre ante la Naturaleza. Ignorantes de las leyes naturales, sin poder aclarar las causas de los diversos fenómenos, los hombres comenzaron a buscarlas en fuerzas sobrenaturales. Así nacieron las primeras nociones religiosas a partir de las cuales se desarrolló la mitología, que se convirtió en origen de los principales dogmas de la religión. El predominio de las fuerzas naturales y sociales sobre los hombres adoptó en su conciencia la forma de ideas fantásticas sobre supuestos dioses que gobiernan el mundo.

    Con el surgimiento de la sociedad de clases y de la explotación del hombre por el hombre, la religión obtuvo un apoyo más firme. La opresión social de las masas trabajadoras se convirtió en una de las raíces más profundas de la religión. La fe en fuerzas sobrenaturales, en un Dios todopoderoso, se transformó en la ilusoria compensación de justicia y bien de los que tanto carecían en su vida, colmada de un trabajo abrumador y sufrimiento infinitos. El alma de un mundo insensible. Así definió Marx el sentido de esa función de la religión.

    La religión incluye las ideas religiosas, los sentimientos religiosos y el culto religioso.

    Las ideas y nociones religiosas están basadas en la fe en la existencia de fuerzas sobrenaturales. Por eso tienen un carácter místico e irracional. Es fácil convencerse de ello conociendo los textos sagrados que exponen el dogma religioso. Y no es casual que los servidores del culto intenten conferir una interpretación alegórica a los hechos totalmente increíbles que se describen en los libros religiosos.

    La religión apela comúnmente a los sentimientos de las personas, echa raíces en su psicología. Aspira a ser el consuelo de los desdichados y sufrientes. Durante los largos años de su existencia, la Iglesia elaboró todo un sistema de medios eficaces para actuar sobre los sentimientos humanos. Incluso se vale del arte: la música y la pintura religiosas ejercen una intensa influencia emocional sobre la psiquis de los creyentes.

    El culto religioso es un sistema de ritos destinados a acompañar al hombre desde su nacimiento (bautismo) hasta su muerte (misa de cuerpo presente). Por medio de las ceremonias del culto la Iglesia retiene a los fieles en su esfera de influencia.

    La concepción religiosa del mundo se opone directamente a la científica. Son antípodas. Toda la historia de la civilización está impregnada de la lucha entre ciencia y religión. La ciencia, con sus descubrimientos, socava las bases de los dogmas religiosos sobre la existencia de Dios, sobre su omnipotencia. Al explicar los fenómenos de la naturaleza por causas naturales, la ciencia no deja sitio para un dios. En el pasado la Iglesia persiguió a los científicos. Muchos relevantes hombres de ciencia perecieron en manos de los eclesiásticos. Actualmente la religión se ha visto obligada a ceder ante el poderío de la razón humana. Los teólogos, en su mayoría, ya no niegan la ciencia; por el contrario, intentan demostrar que fue precisamente Dios quien dotó al hombre de la capacidad de conocer el mundo.

    Desde el momento de su aparición hasta nuestros días la religión se esfuerza por inculcar en la gente las ideas sobre el carácter transitorio de la existencia, sobre la inutilidad de la lucha por la felicidad en la tierra, por inclinarla a la pasividad y la indiferencia. En recompensa promete a los creyentes “el reino de los cielos”. Es claro que tales ideas responden al máximo a los intereses de las clases explotadoras, puesto que alejan a las masas trabajadoras de la lucha revolucionaria. La religión se ha convertido en instrumento de sometimiento espiritual de las masas. Según la expresión de Marx, la religión es el opio de los pueblos.

    Por supuesto que la religión y la Iglesia experimentan la influencia del medio social y se van adaptando al mismo. Esta circunstancia explica que en algunos países liberados del colonialismo, donde la conciencia política y la cultura de las vastas masas aún no son lo bastante elevadas, la Iglesia participe en el movimiento de liberación. Esto, por ejemplo, es característico de lo que fue la revolución iraní y de una serie de países árabes. Empero la ideología religiosa no puede reemplazar a la conciencia revolucionaria. La práctica demuestra que la posición dominante de la religión en las revoluciones de liberación nacional tarde o temprano limita sus posibilidades y perturba la eficaz solución de las tareas que tienen planteadas.

    A la religión se le contrapone el ateísmo. Este se basa en la negación de la existencia de fuerzas sobrenaturales, divinas, de cualquier índole. El ateísmo refuta los dogmas religiosos.

    Los grandes ateístas del pasado, al combatir la religión, veían como meta la ilustración de la gente. Suponían que las raíces de la religión están en la ignorancia. Es cierto que la ignorancia facilita la difusión de las ideas y nociones religiosas. Por eso la ilustración es un factor importante en la lucha contra la religión. Pero la ilustración sola es, en este caso, insuficiente.

    El camino para superar la religión lo abrió el ateísmo marxista científico. Es el camino de la transformación revolucionaria de las relaciones sociales que engendran y respaldan a la religión. El reflejo religioso del mundo, señaló Marx, desaparecerá sólo cuando la vida social sea racional, cuando se “transforme en producto de una asociación libre de los hombres y se encuentre bajo su control consciente y planificado”.

    En otras palabras, sólo el socialismo da un fundamento sólido para superar la religión. Al poner fin a la explotación, a la opresión social y nacional, el socialismo -a pesar de sus avances y retrocesos-, socavó las raíces de la religión.

    La desaparición definitiva de la religión se producirá en el proceso de la construcción de la sociedad comunista. En esto le cabe un importante papel a la propaganda ateísta científica.

    La afinidad de los principios básicos del idealismo y la religión muestra que ambos están emparentados tanto por su esencia como por un papel social. El idealismo y la religión se oponen al materialismo y a la ciencia.

    (De “Introducción filosófica a las ciencias sociales”, autores, G. J. Shajnazarov y equipo de académicos integrado por A. D. Boborikin, I. A. Krasin y V. V. Sujodoiev.)

  • Richard Jr dijo:

    No es culpa del monsenor Cespedes,si la institucion que representa,es cuestionada y puesta en tela de juicio,por haber sido a traves de la historia una institucion que se ha ubicado del lado del poder despotico (o hegemonico)y las imposiciones lo cual no tiene nada de extrano,porque ella en si misma siempre ha sido un poder,no olvidemos por ejemplo que la iglesia bendecia a los reyes,que supuestamente eran elegidos por ese dios,infinitamente bueno pero inmisericorde,para someter a muchos pueblos,en muchos casos.Hay que resaltar el hecho,de que los mismos apostoles,que tuvieron el privilegio de conocer a Jesus,parece que no entendieron el mensaje del maestro,cuando a la "partida" de este,cada uno "agarro' por su lado" e "interpreto'"su magisterio como le dio' la gana,legandonos,versiones y mas versiones,de la manipulada,cosmovision monoteista,utilizada como "formula semi-blanda",para someter los espiritus,antes de apropiarse de los cuerpos".Lo que enuncia Dardo Ribas,no debe ser tomado con ofuscamiento ,sino mas bien,como una sana advertencia,de un amigo de Cuba,su revolucion y su INTEGRIDAD,del papel que historicamente y salvo honrosas excepciones,la jerarquia ecleasiastica,se ha dado a bien,enarbolar.En efecto la iglesia catolica y sus parientes continentales,en la contemporaneidad integracionista,establecen masivamente una politica de oposicion radical,frente a la accion educadora y revolucionaria de los movimientos y gobiernos de izquierda o medianamente anti-imperialistas, con deseos de mejorar los destinos de esta region,tan fatidicamente colonizada,"por dentro y por fuera".Nada en contra del entrevistado de turno,con tan venerable y simpatica personalidad,a quien su "cubaneo verbal",lo hace mas de mi gusto,pero soy de los que piensa que todas las religiones que fusionaron sus postulados originales con ansias de poder,e incluso con una permanente agenda ambivalente en temas cruciales de la existencia humana como;IGUALDAD RACIAL,DERECHO A LA AUTODETERMINACION,ASISTENCIA AL NECESITADO,OPOSICION A LA GUERRA DE DOMINACION... (entre otros)Necesitan un gigantesco examen de conciencia y un descomunal acto de contricion y no precisamente rezar 5 padres nuestros,y 2 aves marias,porque sus intereses tienen que ser los intereses de los pobres y no el de los poderosos,porque sino mejor adoctrinar a sus feligrses con el evangelio de los Neo-Liberales,Y del club de BILDENBERG,que curiosamente,se valen de invocar a Dios,para cada una de sus tropelias.Amaury,aprecio tu esfuerzo,pero la misma osadia,que mostrastes con Natalia Bolivar,podias haber evidenciado aqui,y eso sin llevar a Monsenhor,al pilori o irrespetarlo... Gratificandose,en el carisma y el "nombre",de este santo varon,muchos se regodean,con el reflejo del brillo ajeno en sus egos simples,pero desconocedores de la dialectica de la dominacion,desearia que no vean fantasmas donde no los hay y si,los peligros,que subyacen,arropando la sumision del espiritu critico...Quizas,lo que pasa en el resto del mundo no es lo que acontece en Cuba,pero ,pregunto,acaso no abrazamos nosotros,el principio de la solidaridad?...y que hay de la solidaridad,con aquellos, que ahora mismo los jerarcas biblicos de la mano de los oligarcas y burgueses continentales,condenan y desprestigian?,tanto mas ,si como en el caso de Chavez,Evo y Dilma, quieren hacer algo por preservar nuestra independencia regional y por extension,nuestra propia salvaguarda nacional,ademas,salgamos de nuestra "complacencia" localista,porque en los tiempos que corren,los enemigos de la revolucion...de cualquier revolucion,se aglutinan y hasta golpes de "estado legales" o invasiones "humanitarias"bendicen.Miremos el "Gran Esquema" de dominacion continental,planificado,para el cual nuestros antagonistas,no escatimaran,(como nunca han hecho),tratar de dividir para mejor conquistar y la manipulacion del espiritu a traves de las religiones "dominantes",no es inedito..Cualquiera que haya estado en Venezuela,o en otro pais del ALBA,sabe de lo que aqui alerto...Chavez,por ejemplo es un continuador de la obra verdaderamente cristiana,que comenzo' con el padre de la patria en Cuba y con el Libertador en Suramerica,pasando por Fidel y otros proceres con verguenza y nocion de patriotismo,los catolicos,como los evangelicos y otros,tienen que hacer su mea culpa y trabajar de concierto con los que verdaderamente lo necesitan,los oprimidos de siempre,los despreciados,por los centros de poder extracontinentales que todos conocemos y que el cubano sin ceguera,ni triunfalismo narcicista,no le da' de confianza ni un tantito asi.

Se han publicado 383 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Amaury Pérez Vidal

Amaury Pérez Vidal

Cantautor cubano. Fundador de la Nueva Trova. Ha conducido varios espacios exitosos en la televisión nacional. Ha escrito varias novelas y poemas.

Vea también