Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

La Qasba en Madrid (+ Fotos)

| 38

madrid-protestas-3

(A Alma Allende)

Para los que hemos seguido de cerca las dos ocupaciones de la Qasba de Túnez, es muy difícil no sucumbir al emocionado vértigo de un déjà vu ante las imágenes de los jóvenes que desde el lunes pasado dignifican la Puerta del Sol con su presencia: las lonas y los cartones, los papelitos con consignas pegados en los muros, las asambleas permanentes, las comisiones de abastecimiento, limpieza y comunicación, la obstinación frente a esa lluvia torrencial que tantas veces se ha utilizado para justificar la abstención electoral. No nos engañemos: las protestas en España se inscriben sin duda en la misma falla tectónica global y prolongan y readaptan el mismo modelo organizativo inventado en Túnez y en Egipto (y en Bahrein, Jordania, Yemen, etc.). El capitalismo ha fracasado en todo, salvo en globalizar las respuestas.

"Miles de jóvenes españoles protestan contra las dificultades económicas", titula el diario francés Le Monde. Es verdad. También en Túnez el paro, la pobreza y la inflación tuvieron mucho que ver en el estallido de las revueltas. Pero lo impresionante no es esto. Lo impresionante es que en ambos casos los manifestantes hayan reclamado y reclamen "democracia". En el caso de Túnez y del mundo árabe todos esperaban que sus ciudadanos invocasen la sharia -una variante religiosa de la Ley- frente a la arbitrariedad y la corrupción; en España todos los análisis apuntaban a una penetración rampante del discurso neofascista como respuesta a la inseguridad económica y social y al desprestigio de la política: la derecha conservadora parecía, a uno y otro lado del mediterráneo, la única fuerza capaz de canalizar, deformándolo, el malestar general. Pero hete aquí que lo que los jóvenes piden por igual, aquí y allí, en Túnez y en Madrid, en El Cairo y en Barcelona, es "democracia". ¡Democracia de verdad! Que la pidan los árabes parece razonable, pues vivían y viven todavía sometidos a dictaduras feroces. Pero que la pidan los españoles es más extraño. ¿Acaso España no es ya una democracia?

No, no lo es. En Túnez, un pasito por detrás, aún se confía en que sea suficiente con tener constitución, elecciones, parlamento y libertad de prensa para que haya democracia. En España, calzada de pronto con botas de siete leguas, se ha comprendido en un relámpago que las instituciones no bastan si quien gobierna las vidas de los ciudadanos es el mercado y no el parlamento. Estos jóvenes sin casa, sin trabajo, sin partido, han asociado con intuición certera las "dificultades económicas" al gobierno dictatorial, no de una persona concreta, no, sino de una estructura económica que desactiva ininterrumpidamente todos los mecanismos políticos -de la judicatura a los medios de comunicación- que deberían garantizar el juego democrático. Estos jóvenes sin futuro han sabido desnudar de un golpe la falacia subcutánea que durante décadas ha sostenido la legitimidad del sistema: la identidad entre democracia y capitalismo. En Túnez y en Egipto el capitalismo daba palos; en España unas pocas golosinas. Ningún régimen económico ha exaltado tanto la juventud como valor mercantil y ninguno la ha despreciado tanto como fuerza real de cambio: mientras la publicidad ofrecía una y otra vez la imagen inmutable de un deseo siempre reverdecido, eternamente joven, los jóvenes españoles sufrían el paro, el trabajo precario, la descalificación profesional, la exclusión material de la vida adulta y, a poco que se sustrajesen a las normas socialmente aceptadas del consumo pequeñoburgués, la persecución policial. En el mundo árabe, para que no reclamasen una existencia digna, a los jóvenes se les golpeaba y metía en prisión; en Europa, para que no reclamen una existencia digna, se les ofrece comida basura, televisión basura, el tiempo basura de los supermercados y las movidas. En Túnez, los jóvenes que no podían acceder a una vida adulta, eran retenidos en sus cuerpos a porrazos; en España, los jóvenes que no pueden comprar su propia casa ni vender sus competencias laborales, aún pueden adquirir tecnología barata, ropa barata, pizzas baratas. Retenida lejos de los centros de decisión, despreciada o sobreexplotada en el mercado laboral, moldeada por hábitos homogéneos de consumo, la juventud ha acabado por convertirse (en Europa y en el mundo árabe) en una "clase social" que, por sus propias características materiales, no reconoce límites de edad. Pero nos habíamos equivocado: si la represión no funciona, tampoco sirve lo que Pasolini llamaba en los años 70 el "hedonismo de masas". Golpes o golosinas, los jóvenes no aceptan ser tratados como niños; no se dejan ni amedrentar ("sin miedo", gritan aquí y allí) ni comprar ("no somos mercancías"). La puerta del Sol en Madrid demuestra también el gran fracaso "cultural" del capitalismo, que ha querido mantener a las poblaciones europeas en una permanente minoría de edad alimentando sólo el hambre: de chucherías, de imágenes, de intensidades puras. Asustados o corrompidos, a los niños se les podía dejar votar sin peligro de que su voto mantuviese ninguna relación real con la democracia. Por eso, en Túnez y en Madrid, los jóvenes piden precisamente democracia; y por eso, en Túnez y en Madrid, han comprendido certeramente que la democracia está orgánicamente ligada a esa cosa misteriosa que Kant situaba tajantemente fuera de los mercados: la dignidad.

Es impresionante -impresionante, sí- oír gritar a estos jóvenes apartidistas, sin mucha formación ideológica o directamente ideolofóbicos, la palabra "revolución", como en la Qasba de Túnez. Son pacíficos, disciplinados, ordenados, solidarios, pero lo quieren cambiar Todo. Quieren cambiar el régimen, como en Túnez: monopolio bipartidista de las instituciones, corrupción, degradación del sector público, manipulación mediática, impunidad de los responsables de la crisis. Como en la Qasba de Túnez, todos los partidos institucionales, también los de izquierdas, se han visto cogidos a contrapié o empujados fuera de juego. Los jóvenes de Sol (y de las otras ciudades españoles) no representan a ninguna fuerza política ni se sienten representados por ninguna fuerza política. Pero el error -claramente instrumentalizado por los que se sienten amenazados por el estallido- es pensar que nos encontramos ante un rechazo, y no ante una reivindicación, de la política. A la luz de experiencias históricas precedentes podríamos concluir que el desprestigio de las instituciones y de la clase dirigente franquea el paso a las soluciones populistas o demagógicas y a la irrupción de un "líder fuerte" cuya voluntad desate mágicamente todos los nudos y resuelva milagrosamente todos los problemas. Es el fascismo clásico. Pero el fascismo clásico, cuya sombra se hinchaba ya en el horizonte, es más bien lo que estos jóvenes han venido a impedir y denunciar. El populismo y la demagogia nos están gobernando ya; los "líderes fuertes" son los que dominan los partidos y tratan de imponer sus adhesiones fiduciarias, puramente emocionales, a los niños eternos en los que han querido convertirnos. Estamos en plena campaña electoral y los españoles se pasean entre reclamos publicitarios de los candidatos. ¿Hay alguna duda? "¿Por qué dice usted que en Japón no hay democracia"?, le preguntaban al novelista Kenzaburo Oé. "Por la sonrisa del primer ministro". Los timadores, los violadores, los paidófilos, los caudillos sonríen precisamente así. Nos han robado hasta la pureza de las sonrisas.

La Qasba de Túnez, como la puerta del Sol, se rebelaba justamente, en nombre de la democracia, contra toda clase de liderazgo caudillista. Había allí, como hay aquí, una afirmación ingenua de democracia pura, clásica, casi griega. El historiador Claudio Eliano cuenta la anécdota de un candidato ateniense que descubrió a un campesino escribiendo su nombre en las listas de los que debían ser condenados al ostracismo. "Pero si no me conoces", se quejó el oligarca. "Precisamente por eso", respondió el campesino, "para que no llegues a ser conocido". En la Qasba de Túnez era muy poderosa esta susceptibilidad frente a todo lo conocido; nadie que hubiera salido en televisión, nadie a quien los manifestantes reconociesen, era bienvenido en la plaza. Eran los desconocidos los que estaban autorizados para hablar y hacer propuestas; eran los desconocidos los que tenían la autoridad que el mercado -y su gemelo político, el electoralismo- acumula, al contrario, en las caras famosas. Pero resulta que los desconocidos somos nosotros ; los desconocidos son los "cualquiera" a los que esos candidatos sonrientes piden el voto para excluirlos luego de los centros de decisión. En la Qasba de Túnez, como en la Puerta del Sol de Madrid, hay una tentativa de democratizar la vida pública devolviendo la soberanía a los desconocidos . Nadie puede negar los riesgos ni los límites de esta apuesta, pero nadie puede tampoco negar sin fraude que esta "revolución contra los conocidos" constituye precisamente una denuncia del populismo mercantil y la demagogia electoralista, los dos rasgos centrales de las instituciones políticas del capitalismo.

Los jóvenes de la Qasba de Madrid, de las Qasbas de toda España, quieren democracia real, pues saben que de ella depende su futuro y el de toda la humanidad; aún no saben que esa democracia, como nos recuerda Carlos Fernández Liria, es lo que otros hemos llamado siempre comunismo. Tendrán que descubrirlo a su modo. Nosotros, los más viejos, lo que venimos descubriendo desde hace cinco meses, en el mundo árabe y ahora en Europa, es que "los nuestros" -así los llama Julio Anguita- no son como nosotros. En Deseo de ser punk, la extraordinaria novela de Belén Gopegui, la adolescente Martina, ejemplar vivo de esta nueva clase social construida en las aristas de los mercados, le reprocha a su padre: "no has sido un buen ejemplo". No hemos dado, no, un buen ejemplo a los jóvenes y, a pesar de eso, cuando desde la izquierda los despreciábamos sólo un poco menos de lo que los desprecia Botín o la Warner, cuando creíamos definitivamente formateadas todas las subjetividades en un horizonte blindado, son ellos los que se han levantado contra el "hartazgo de golosinas" para reclamar una "revolución" democrática. Martina está en la Puerta del Sol y puede que también fracase, como fracasó su padre. Pero que ningún cincuentón de derechas (ni de izquierdas) venga a decirle que ha tenido la vida fácil; que ningún cincuentón de derechas (ni de izquierdas) venga a decirle que sin lucha no se consigue nada en este mundo. La segunda década del siglo XXI anuncia un futuro terrible, incierto, quizás apocalíptico, pero nos ha deparado ya algunas sorpresas que deberían rejuvenecernos.

Una es que, si todo va tan mal como decimos, es seguro que habrá resistencia.

Otra es que lo que verdaderamente une es el poder y que la Puerta del Sol, pase lo que pase, tiene ya poder.

Y otra es que todos los análisis, por agudos y meticulosos que sean, dejan fuera un residuo que acabará desmintiéndolos.

No habrá una revolución en España, al menos de momento. Pero una sorpresa, un milagro, una tormenta, una conciencia en las tinieblas, un gesto de dignidad en la apatía, un acto de coraje en la anuencia, una afirmación antipublicitaria de juventud, un grito colectivo de democracia en Europa, ¿no es ya un poco una revolución? Todo ha empezado muchas veces en los últimos 2.000 años. Y cuando ya sólo esperábamos finales, he aquí que en muchos sitios, los más inesperados, hay gente nueva empeñada en comenzar de nuevo.

Estadísticas de la #spanishrevolution en Twitter

Pepe Flores
Alt1040

Chameleon Tools, una herramienta de análisis estadístico en Twitter, nos ha facilitado las cifras de monitoreo de la #spanishrevolution, realizado desde el 15 de mayo. Entre las etiquetas estudiadas se encuentran #15mani, #acampadasol, #democraciarealya, #nolesvotes, #15m, #nonosvamos#yeswecamp. Los números son bastante interesantes, y sirven como un ejemplo muy claro del crecimiento de este movimiento a través de la red de microblogging, donde ha servido para coordinación y difusión de las protestas. A continuación, los datos conforme a cada fecha:

15 - 17 de mayo

En los primeros tres días de las manifestaciones, se alcanzaron las siguientes cifras:

  • 114.728 tweets analizados
  • 2.390 tweets por hora en promedio
  • 25.118 usuarios emplearon palabras claves
  • 175.637 menciones de las palabras monitoreadas
  • 44.511.488 usuarios recibieron tweets referentes al movimiento
  • En promedio, 927.322 usuarios recibieron tweets sobre las protestas por hora

18 de mayo

El miércoles, éste fue el comportamiento en cifras en torno a las manifestaciones:

  • 279.876 tweets analizados
  • 11.660 tweets por hora en promedio
  • 64.173 usuarios emplearon alguna de las palabras clave
  • 437.872 menciones de las palabras monitoreadas
  • 109.842.295 usuarios recibieron tweets referentes al movimiento
  • En promedio, 4.576.762 usuarios recibieron tweets sobre las protestas por hora

El crecimiento en cuatro días es sustancial. El miércoles, la cifra de tweets analizados -es decir, que contenían alguna de las palabras clave- dobló los números de los tres días anteriores. Los tweets por minuto se quintuplicaron; en tanto que la cantidad de usuarios que emplearon términos monitoreados se triplicó. También se pasó de 44.5 millones de personas hablando sobre el tema a casi 110 millones; y de alcanzar a casi un millón de usuarios por hora a 4.5 millones en cuatro días.

19 de mayo

  • 202.211 tweets analizados
  • 8.425 tweets por hora en promedio
  • 63.144 usuarios emplearon alguna de las palabras clave
  • 281.673 menciones de las palabras monitoreadas
  • 92.492.477 usuarios recibieron tweets referentes al movimiento
  • En promedio 3.851.228 usuarios recibieron tweets sobre las protestas por hora

El día de ayer, jueves, se notó una estabilización en los números. A pesar de los ligeros decrementos en las cifras, Aún así, se mantiene con 92.4 millones de usuarios conversando sobre el tema, así como 3.8 millones de personas hablando al respecto cada hora. Estas cifras sólo nos demuestran que la información sigue fluyendo de las calles a las redes, donde llega a todos los rincones del planeta. Que así siga.

El capitalismo ha fracasado en todo, salvo en globalizar las respuestas

El capitalismo ha fracasado en todo, salvo en globalizar las respuestas

Protesta en la Puerta del Sol, Madrid, España.

Protesta en la Puerta del Sol, Madrid, España.

Protesta en la Puerta del Sol, Madrid, España.

Protesta en la Puerta del Sol, Madrid, España.

Protesta en la Puerta del Sol, Madrid, España.

Protesta en la Puerta del Sol, Madrid, España.

Protesta en la Puerta del Sol, Madrid, España.

Protesta en la Puerta del Sol, Madrid, España.
Protesta en la Puerta del Sol, Madrid, España.
Protesta en la Puerta del Sol, Madrid, España.
Protesta en la Puerta del Sol, Madrid, España.

Protesta en la Puerta del Sol, Madrid, España.
captura-de-pantalla-2011-05-20-a-las-135740

(Texto: Rebelión. Fotos: El País y Noticias 24)

Se han publicado 38 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • orlando dijo:

    !.............LLEGÓ EL VIRUS A ESPAÑA.......! Y los grandes dinosaurios mediaticos, se limitan a decir "es tiempo de reflexion, no de manifestaciones". Ni una palabra analítica sobre la esencia de las movilizaciones de millones de jóvenes y pueblo en general, en todas las plazas de España. ! Que cínicos son..!, pero si se tratara de la Cuba revolucionaria, la pequeña islita en medio del Caribe, bloqueada por el Imperio más poderoso que haya existido sobre la faz de la Tierra, ahhhhh entonces si, sin averiguar de que se trata, arremeten contra Cuba, y corre como polvora por toda Europa en brazos de los grandes Consorcios de la informacion, las más sucias mentiras. Que lo que está sucediendo hoy en España, sea para bien del noble y bravo pueblo español, es lo que mas desea mi corazón. "Viva el heroico pueblo español". A España tambien le hacen falta reformas, tienen que reformar el capitalismo, o sea el modelo actual, sino vendran abajo las viejas estructuras de poder y como un torrente, se abriran paso las ideas renovadoras para alcanzar un mundo mejor.

  • el cubano dijo:

    Pepe tú comentario ha sido uno de los mas inteligentes, objetivo y real que he leido en cubadebate. Gracias

  • JORGE MARIO dijo:

    ZAPATERO Y GEOGIOS PAPANDREU SON UN DUO DE CMENTIROSOS O ESTUPIDOS QUE NO SABEN LO CQUE ES EL VERDADERO SOCIALISMO O SE HACEN LOS BRUTOS TONTOS QUE EL PUEBLO DE GRECIAS YDE ESPAÑA NO SEC DEJEN ENGAÑAR VQUE VENGAN A VER ESTOS MENSOS A VENEZUELA LO QUE VERDADERAMENTE ES EL SOCIALISMO ES DE AYUDA AL PUEBLO,ES TIRAR AL BOTE DE LA BASURA LO QUE ES EL NEO LIBERALISMO SALVAJE E INHUMANO ES FABORECER AL PUEBLO NO CRUCIFICARLO,DEJAR AFUERA LOS TRATOS CON GENTE NEFASTA CORRUPTA Y LADRONA QUE VIVAN LAS REVOLUCIONES PATRIOTICAS DEL MUNDO DE NUESTRA AMERICA TODA Y DEL MUNDO. YO LES DIGO A LOS ESPAÑOLES TODOS AL IGUAL QUE A LOS GRIEGOS NO SE DEJEN ENGAÑAR LES ESTAN DANDO ATOLE CON EL DEDO DESPIERTEN QUE NO LES MIREN LA CARA. HASTA LA VISTA QUERIDOS AMIGOS.

  • OTRO dijo:

    OOOOOH,El Tony M si que tiene la verdad en la mano y es Absoluta, más nadie diga nada ya, cerramos el foro.

  • susana dijo:

    Tony M te apoyo en tu verdad, y agrego no todos los cubanos del exilio son fans al politiqueo de EEUU ni a su falsa democracia.
    Vivan por siempre los jóvenes valientes en cualquiera de sus variantes.
    Denles por el culo a los politicos corruptos y a los explotadores.Desde Cuba sientan el apoyo de os que creen que un mundo mejor es posible

  • Amy dijo:

    Para una aclaración: en español se escribe kasba, y no qasba. En realidad kasba se origina de qasbah, terminada en hache.

    En el Diccionario de la lengua española, de la Real Academia aparece:

    kasba.

    (Del fr. casbah, y este del ár. qaṣabah, ciudadela).

    1. f. Barrio antiguo de las ciudades norteafricanas.

    Por el mejor uso de nuestro idioma. Gracias

  • próspero dijo:

    Queridos hermanos humanos: Hay quienes piensan que en España no se está gestando una Revolución. Las revoluciones comienzan desde adentro de nosotros mismos. Ninguna persona que no esté experimentando esos cambios internos, será capaz de llevar a cabo una revolución.

    Todo cuanto vemos en el mundo, es producto de lo que somos. Si vemos un mundo injusto, depredador, mentiroso...... Eso, es lo que somos!

    ¡Caramba! ¿Cómo se te ocurre decir semejante desatino?!!! No lo es?, les respondo a los sorprendidos.

    El ser humano, como ser enérgético que es, genera movimientos energéticos por donde quiera se conduzca. Especialmente, si es un agudo pensador. Es la mente quien usa ese elemento (el pensamiento), como una de sus heramientas con las que cuenta, para generar los cambios a su alrededor.

    Cuando un hombre llega a un lugar despoblado, visualiza en su mente lo que ocurrirá cuando haga los cambios descritos en su imaginación. El hombre es un creador, por excelencia. Claro. Su creación, puede ser un adefesio, si no posee destrezas y si no se ha preparado para la labor que quiere desarrollar.

    Lo que pretendo, con el ejemplo mencionado, es señalar la potencial capacidad del ser humano para hacer. Es algo inmanente en todo ser humano. Lo que hace falta es la posibilidad del desarrollo de esa potencialidad.

    Ahora bien. Esas capacidades, se irán desarrollando en la medida en que ejercitemos, a através de la experiencia, y sólo por el caminar, ésta, es adquirida, nuestras propias potencialidades. Sólo con la oportunidad de hacer, podremos descubrirlas. Ese es el único mecanismo. No hay otro.

    La experiencia, nos va forjando, en el "horno de la vida". Y son precisamente esas oportunidades (las que llamamos dificultades) las que nos permiten comprender, a través del dolor y el sufrimiento, que nos hemos separado del Camino adecuado de nuestras existencia. Cuando ese dolor y el sufrimiento vividos, nos dejan un mensaje constructivo; saldrá fortalecida nuestra consciencia, para alimentar sólidamente nuestra Conciencia. Sólo un ser consciente, que expresa plenamente su Conciencia, es capaz de llevar a cabo cambios trascendentales; porque él, es la revolución y por tanto, sólo él, puede hacer revolución.

    Así que, si ese mundo, que es un reflejo de nosotros, no nos gusta. Nos veremos obligados a cambiarlo. Si el sistema imperante y globalizado, ha causado hambrientos (por miles de millones), marginados de los servicios básicos; estamos en presencia de un adefesio creado por hombres no preparados para tal fin. Por lo tanto, debemos hacer revolución, para cmbiar el sistema que demostró inoperancia, incompetencia, injusticia. Contruyamos nuestra propia revolución. Sólo ella garantiza la inclusión, la justicia y la verdad. ¡Mundo! ¡Qué estás esperando para hacer los cambios!

  • yurisan dijo:

    Mi opinion sobre el tema que actualmente esta sucediendo en España es que realmente deben de existir cambios sociales que favorezcan al pueblo, ya lo dice todo la palabra sociales, favorecer a la sociedad y no a esos politiqueros y que para eso ocurra no solo debe de existir protestas pacificas que solamente es un punto de partida, sino una revolucion con mucha inteligencia, si es socialista el dominio lo debe de tener el pueblo y eso es lo que quiere el pueblo español, de lo contrario seguira el desempleo y todo lo demas que desencadena un regimen neoliberal ò capitalista o como quiera que se llame siempre y cuando no responda a los interes sociales, pienso que en medio de las elecciones es un momento oportuno e ideal para romper de una vez y por toda la cadena de mentiras, engaños, abusos del poder, partidos y politicos corruptos, es ahora o nunca el momento de actuar y no quedarse callados en espera de una solucion de parte del gobierno que esta llevando a ese pais a una extrema pobreza y eso hay que evitarlo de cualquier forma, que sigan luchando estos jovenes españoles por la verdadera democracia y por sus derechos ciudadanos, que no desmayen en su afan por lograr defender una causa justa.

Se han publicado 38 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Santiago Alba Rico

Santiago Alba Rico

(Madrid, 1960) estudió filosofía en la Universidad Complutense de Madrid. Entre 1984 y 1991 fue guionista de tres programas de televisión española (el muy conocido La Bola de Cristal entre ellos). Entre sus obras, se cuentan los ensayos "Dejar de pensar", "Volver a pensar", "Las reglas del caos" (libro finalista del premio Anagrama 1995), "La ciudad intangible", "El islam jacobino", “Vendrá la realidad y nos encontrará dormidos”, “Leer con niños” y “Capitalismo y nihilismo”, así como dos antologías de sus guiones: “Viva el Mal, viva el Capital” y “Viva la CIA, viva la economía”. Desde 1988 vive en Tunez.

Vea también