- Cubadebate - http://www.cubadebate.cu -

Terremoto de dudas sacude misión de ONU en Haití

Consejo de Seguridad de la ONU

Consejo de Seguridad de la ONU

El futuro de la misión de Naciones Unidas en Haití (Minustah) aparece hoy entre signos de interrogación y en medio de fuertes cuestionamientos.

El tema ocupó buena parte de una veintena de discursos y declaraciones escuchadas la víspera durante una sesión especial del Consejo de Seguridad dedicada a la reconstrucción de Haití, a raíz de los daños del violento terremoto de enero de 2010.

La reunión fue escenario de críticas y elogios de variados tonos y enfoques sobre el papel de ese contingente, cuyos efectivos militares y policiales aumentaron a 12 mil luego de aquella tragedia que dejó más de 300 mil muertos y un millón 300 mil personas sin vivienda.

Una de las más sonadas declaraciones al respecto partió del propio presidente saliente de Haití, René Preval, quien ha tenido que lidiar con la Minustah durante dos mandatos y diferentes desastres naturales (terremoto, epidemia de cólera, huracanes e inundaciones).

Mi país necesita bulldozers e ingenieros y no tanques y soldados, sentenció el mandatario que está a punto de entregar el poder al ganador de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, el cantante Michel Martelly, según los resultados preliminares.

Asimismo reclamó una transformación del carácter militar de la Minustah a uno civil, pues ya no existen los conflictos y la violencia argumentadas para justificar su llegada al país caribeño.

Por su parte, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, sostuvo ante el Consejo de Seguridad que la misión de la ONU en Haití no tiene prerrogativas políticas para inmiscuirse en asuntos internos que solo competen a los haitianos, ni debe hacerlo.

“No puede aceptarse que (ese contingente) sea partícipe de las opciones electorales o que presione a las autoridades soberanas en un sentido u otro. Tampoco tiene ninguna autoridad para hablar a nombre de Haití”, acotó.

El ministro cubano aseguró que ese país no precisa de una fuerza de ocupación y “no es, ni puede convertirse en un protectorado de Naciones Unidas”, cuyo papel es apoyar al gobierno y al pueblo haitianos en consolidar su soberanía y autodeterminación.

Antes, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, quien dirigió la sesión del Consejo de Seguridad, propuso una modificación del mandato de la Minustah, pues la paz y la estabilidad solo son posibles con desarrollo económico y social.

En lugar de un alto porcentaje de personal militar, esa misión debe tener más peso civil, con ingenieros y especialistas que coordinen los asuntos prioritarios, agregó.

Otros pronunciamientos de diversos cortes sobre el papel del destacamento de la ONU fueron expresados por los representantes de Venezuela, México, Nicaragua, Argentina, Brasil, República Dominicana, Chile y Uruguay, entre otros.

Sin embargo, el documento aprobado ayer por el Consejo ratificó que la misión de la Minustah es “apoyar al Estado haitiano en los ámbitos del estado de derecho, el buen gobierno, la extensión de la autoridad del Estado y la promoción y protección de los derechos humanos”.

Pero el futuro de ese contingente depende todavía de las decisiones del nuevo gobierno que asuma el próximo 14 de mayo.

Esa perspectiva fue reconocida por el propio secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien en su más reciente informe sobre Haití recordó que los dos candidatos presidenciales propusieron en sus campañas el restablecimiento de una fuerza militar haitiana.

Aconsejó esperar a que se aclare “esa postura política” (la creación de una fuerza militar nacional) en los próximos meses, “especialmente en el contexto de su efecto sobre la presencia, el futuro y el mandato de la Minustah”.

(Con información de Prensa Latina)