Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Luis Alberto García: "He sido leal al tiempo que me tocó vivir"

| 248

Luis Alberto García y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Luis Alberto García y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Amaury. Muy buenas noches. Estamos en Con 2 que se quieran, ahora aquí en 5ta. Avenida y calle 32, en el barrio de Miramar, en los maravillosos Estudios Abdala.

Hoy nos acompaña otro de esos grandes amigos míos. La gente dice que yo nada más que invito a mis amigos, bueno, este es otro de mis amigos: uno de los actores más inteligentes de la escena cubana. Una de las personas más sensibles que yo conozco, un melómano, un chef de cocina, en fin, vamos a hablar con él de muchísimas cosas. Una de las personas que yo admiro profundamente. El Cine Cubano, la Televisión Cubana; la historia del Cine y de la Televisión Cubanas no se puede escribir, si no ponemos, como diría Eúfrates del Valle, en letras de oro, el nombre de Luis Alberto García hijo.

Mi hermano, un gusto que hayas venido, que al fin te haya agarrado, porque tú fuiste una de las primeras personas que llamé. Incluso, cuando este programa era un proyecto, cuando no se había filmado ni si quiera el primero, yo dije: Luisito. Y en aquellos momentos, tú, no me dijiste que no, porque la palabra no es decir que no, sino no mostraste un interés especial en venir. ¿Por qué cuando te llamé por segunda vez, sí?

Luis Alberto. Bueno, porque cuando comenzaba el proyecto tuyo, yo estaba atravesando un momento difícil de mi vida, en el plano personal, incluso hasta en el profesional. Y yo soy de la opinión, de que no tengo por qué echar a perder los proyectos de los amigos míos, sobre todo los proyectos que valen, como este.

Amaury. Gracias.

Luis Alberto. Luego, cuando vi el programa, pues me enamoré, te lo he dicho. Te he llamado y te he colmado de elogios, a ti y a todo tu equipo, porque de verdad que han hecho una cosa lindísima.

Amaury. Y bien que nos ha costado. Y te agradezco que hayas venido y voy a empezar entonces con este, porque en tu página Web, leí esta cosa increíble, que es un soneto que te hizo Joaquín Sabina. Y dice

En la página Web de Luis Alberto

quisiera yo plantar esta semilla,

beso de Judas, oración del huerto

de quien sabe poner la otra mejilla.


En al isla de los ciegos Dios es tuerto

verde olivo, Shangó de las Antillas,

alzo mi copa porque no estás muerto,

ni te has pasado en balsa a la otra orilla.


Y si quieres reír, pide otro trago

y si quieres llorar, llora conmigo

que perderá contigo la partida.


Yo sé que paladeas cuanto hago,

tú deberías saber que te bendigo,

melancolimulato de mi vida."

Bueno, a cualquiera no se le hace un soneto... Joaquín Sabina no anda regalando sonetos como un loco.

Luis Alberto. Bueno, no sé, la vida me ha dado la suerte de tener amigos inmensos, gente que yo nunca imaginé que iba a poder tocar con mi mano, abrazar, o compartir su obra. Y este es uno de los casos. Bueno, me tocó. Yo a veces todavía no me lo creo. Y yo te soy sincero, Amaury, eso tampoco es así por gusto. Yo le decía: Joaquín, nunca en mi vida me puse a recopilar recortes de prensa, ni cosas así. ¿Qué sabía yo que iba a venir Internet ni las páginas Web ni nada de eso?

Amaury. Sí, claro, claro, ni él sabía.

Luis Alberto. Y entonces me dijo: Pero mira, los amigos, los que te conocemos, la gente puede dar opiniones, y eso vale lo mismo. Aquí está la mía... Me mató.

Amaury. Además, es precioso, melancolimulato.

Luis Alberto. Sí, sí.

Amaury. Una cosa..., cosas de Sabina. Sabina es como sus canciones pero...

¿Cuánto de Luisito hay en cada personaje?

Luis Alberto. Mucho, mucho. El trabajo nuestro es meterte en otras pieles, en personas que muchas veces son muy diferentes a ti, pero a cada personaje, por muy lejano que esté, yo siempre trato de ponerle algo mío. De ahí que a mí me interese, por ejemplo, si hago de un asesino, un ser deleznable, un tipo despreciable, pues digo, pero no hay nadie que sea despreciable a tiempo completo, y a lo mejor, este tipo tan despreciable, resulta que es fanático de Wagner y le gusta esa música. O este otro, que es igual de despreciable, siente un amor inmenso por un hijo o por una hija, y eso le da al personaje color, le da profundidad, y hace que la gente vea en pantalla a un tipo que es creíble, que no es malo a tiempo completo.

Amaury. Claro, pero ¿tú te sientes identificado con actores como Marlon Brando, por ejemplo, o Robert de Niro, que dicen que siempre son Marlon Brando y Robert de Niro, hagan lo que hagan, tú sientes que hay algo ahí que son ellos, siempre?

Luis Alberto. Yo quisiera, realmente, Dios o la vida no me ha dado todo el talento que yo quisiera tener. Yo quisiera ser diferente en cada personaje. Pero es tremendamente difícil. Es tremendamente difícil y no depende solo de que tengas una buena tanda de maquillistas detrás, ni mucho menos.

Amaury. No, no, no es caracterización.

Luis Alberto. Los dos que me pusiste son..., Marlon Brando y Robert de Niro.

Amaury. Lo que pasa es que leí, hace poquito, una entrevista de Robert de Niro, donde él decía: "Me cansé de intentar ser otra persona y ahora voy a dedicarme a ser Robert de Niro". Estaba tremendo el comentario, por eso te lo hice.

Ahora, husmeando en tus cosas para preparar esta entrevista, encontré una frase tuya de cuando estabas filmando La vida es silbar, con Fernandito Pérez, dijiste lo siguiente: "He aprendido que no hay que darlo todo por hecho y que hay que trabajar para vivir mejor, no para sufrir." La pregunta es: ¿Has logrado vivir mejor y no sufrir?

Luis Alberto. ¡Ay, Dios mío!, uno no puede andar diciendo frases así, porque después... (risas)

Amaury. ...Mira, porque después salen en la entrevista.... (risas)

Luis Alberto. ...Después salen en la entrevista y tienes que ser consecuente. No, sigo, sigo en ello. Sigo pensando que hay que trabajar para no sufrir. Lo que pasa es que la vida misma no es felicidad todo el tiempo, ni sufrimiento todo el tiempo y el trabajo nuestro, tampoco. Entonces sigo en eso, sigo en ese empeño.

Amaury. ¿Sigues en el empeño de vivir mejor?.

Luis Alberto. Sí, claro.

Amaury. Y de sufrir menos.

Luis Alberto. ¡Sí, no es malo, no es malo, eso no es malo, claro!.

Amaury. Ahora, aquí viene otra de las cosas que se dicen de ti, porque todas son interesantes -nuestro querido amigo, Carlitos Varela, ha dicho que las heridas de la vida tú las curas en el escenario- Y eso es bien arriesgado por parte de Carlitos, ¿tú estás de acuerdo con lo que Carlos dice?

Luis Alberto. Yo creo que lo que quiso decir es que los golpes, que el sufrimiento que puedes tener en algún momento de tu vida, yo los uso y los encaramo en el escenario, todo lo pongo delante de la cámara. El oficio de actor es bien difícil, porque tienes que sacar a flote tu mundo interior, si eres un tipo sincero y te tomas en serio tu trabajo, no tienes otra alternativa que mostrarte tal cuál eres, o sea, que de curarme nada. Puede que el trabajo me sirva para exorcizar demonios, o sacarme de adentro esas heridas, pero, ¿curarlas?, ¿olvidarlas?, no.

Amaury. A ver, yo no te voy a adular, yo te admiro mucho, como te admira todo el que te ha visto actuar en la vida, el que no te admire, es porque no te vio actuar, el que te vio actuar ya te admira. Sin embargo, yo tengo la impresión, igual tú piensas lo contrario, de que tú has luchado contra un componente en la vida, que es la suerte, o sea, tenemos también otro amigo querido, que estuvo en el programa, tuvo la gentileza de venir y que dio una entrevista fascinante, Jorge Perroguría, Pichi.

Luis Alberto. ¡Ahhh, el Pichi!.

Amaury. Es un hombre con suerte, o sea, además de talento, además de belleza, tiene suerte. ¿Tú te consideras un hombre afortunado? Porque tú también tienes talento, tú también tienes belleza física...

Luis Alberto. Depende de cuál sea la suerte. Yo creo que en el caso de Pichi..., Pichi estuvo listo para cuando ese momento se presentó. En su caso fue Fresa y Chocolate.

Amaury. Fresa y Chocolate, sí, él lo dijo en el programa.

Luis Alberto. Yo me considero un hombre afortunado, Ama, porque hago lo que quiero hacer, o sea, no hay muchas personas en el mundo que puedan estar toda una vida viviendo de lo que les gusta hacer. Y a mí lo que me gusta es actuar. Y lo he hecho, y además, lo he hecho con devoción, y creo que lo he hecho con hidalguía, y creo que lo he hecho con respeto. Y aunque no me sale bien siempre, porque hay...

Amaury. ...Pero casi siempre...

Luis Alberto. ...Porque hay cosas que a mí no me han salido bien. Yo me considero un hombre afortunado, por ese lado, muy afortunado. Claro, a lo mejor en otro contexto, qué se yo, me pagarían mejor o tendría una casa, finalmente. Cosas materiales, pero las espirituales, yo, las espirituales, de esas no me quejo.

Amaury. Tienes para regalar. (risas)

Luis Alberto. No, tampoco, porque eso suena, eso suena muy, eso suena muy...

Amaury. ...Eso es vanidad.

Luis Alberto. Sí, sí. Pero no, no, las espirituales no...

Amaury. ...Y compasión, cuando la gente dice: tengo para regalar, ese nivel de compasión es absoluto.

Ahora, yo estuve revisando, Luisito, y hasta la cuenta que yo pude sacar, -soy malo en matemáticas, muy malo-, tienes una carrera..., yo estuve contando, lo fui contando así, miraba en la pantalla y lo iba contando: uno, dos, tres, cuatro, porque yo no puedo contar tampoco rápido, y llegué como a 68, entre largometrajes, cortometrajes. Hay como cuatro que están por hacerse. Y lo de la televisión, ahí no pude contar, los números que yo me sé, que son como hasta el 100, ya en el 101 dije: ¿Qué número será el 101? Ya no podía. Todos esos trabajos ¿tú los haces, los aceptas: por acumular cantidad, o aceptas esa cantidad de trabajo porque es una posibilidad de sobrevivir en este mundo?

Luis Alberto. A ver. Yo he sido muy selectivo con los personajes, las obras en que decido trabajar, la gran mayoría del tiempo. En otros momentos, que son los menos, me he visto compulsado a hacer una película o un medio-metraje, que no me agrada tanto y que no me parece tan interesante, pero necesitaba poner comida en la mesa. Son las menos, o sea, que no ando por ahí queriendo acumular, porque al final, de qué te vale tener 400 películas, si de esas solo se pueden salvar dos. Yo, lo que sí soy un, como dicen en inglés, un workaholic, un tipo adicto al trabajo. Y aunque hay amigos míos que dicen que es un defecto, las tomo cuando se trata de trabajar gratis. Lo que pasa que no me gustaría que se acostumbraran mucho a que siempre fuera gratis.

Amaury. Bueno.

Luis Alberto. La vida es de una manera y yo no puedo tratar de cambiarlo todo, porque no soy Dios. Qué contradicción, que en muchas ocasiones, los trabajos que más quiero, incluso por los trabajos por los que más me respetan, a veces son los peor pagados.

Bueno, aquí no lo voy a decir, pero lo que Isabelita Santos y yo..., no cobramos mucho por hacer Clandestinos, casi nada. Sin embargo, a veces haciendo un bodrio, de lo que yo llamo comestibles, porque son para comer, resulta que de pronto vienen y me pagan: ¡caballeros! ¿por qué no me habrán pagado esto por Clandestinos?, que sí costó trabajo hacerla y no la cosa esta en que lo que estoy haciendo es casi un payaso. Pero bueno, es así.

Amaury. Bueno, pues ahora que hablaste de Isabel, voy a irme a Isabel, porque son como las parejas cinematográficas que uno recuerda, las americanas, ¿no? Es una pareja cinematográfica muy bien llevada, que te ha dado a ti y a ella, a los dos grandes satisfacciones. Hicieron Clandestinos; La vida es silbar; la de Chijona, ¿cómo se llama?

Luis Alberto. Adorables mentiras.

Amaury. Adorables mentiras.

Luis Alberto: En la televisión también hicimos cosas, muchas, muchas. Yo he trabajado mucho con Isabelita. Incluso, hasta una película que no salió nunca.

Amaury. ¿Cómo que no salió nunca?

Luis Alberto. La dirigió Danilo Lejardi, Alderete hacía la fotografía y Danilo Lejardi era el director y nunca salió. Parece que no funcionó, no la editaron a tiempo, no sé...

Amaury. ...La dejaron lejardi, lejardi. (risas)

Luis Alberto. Sí, sí, la dejaron lejardi, lejardi (risas).

Chico, con Isabelita, yo tengo una relación que viene desde que éramos muy jóvenes, muy jóvenes, muy jóvenes. Yo veía a Isabelita en el comedor de la ENA y ella me veía a mí en el comedor del ISA.

Y desde que ella hizo Pasos hacia la montaña, me enamoré de su trabajo, de esa fuerza visceral que tiene esa muchacha, que es un animal de actuación. Bueno, cuando digo animal de actuación se entiende que es un piropo.

Amaury. Claro, está clarísimo.

Luis Alberto. Y desde entonces siempre soñábamos hacer cosas juntos, cuándo podríamos hacerlas y la vida nos puso en bandeja de plata muchas oportunidades y las hicimos. Luego, ya no somos tan jóvenes, casi siempre el cine se hace con gente de 20 años, 30 años, cosas así, y no hemos tenido nuevamente la oportunidad. La última fue en La vida es silbar, de Fernando (Pérez). Eso es un regalo que la vida me dio, trabajar con Isabelita.

Amaury. Ella también en su entrevista, no sé si la viste, en su entrevista para Con 2 que se quieran, ella también habló con mucho cariño de ti como partenaire.

Luis Alberto. Porque nosotros no necesitamos ensayar, no necesitamos hablar mucho, ahí sucede algo que es una empatía, eso es conexión, eso es química. O sea, sin química no hay química.

Amaury. (risas) No, eso lo dijo otro gran prócer, un gran prócer dijo eso, parafraseando, ¿no?

Luis Alberto. Sí, claro. (risas)

Amaury. Es el mismo caso de la técnica (risas). Luis, últimamente tú has sido muy entrevistado, siempre has sido muy entrevistado, últimamente más. Y yo descubro en esas entrevistas, las busqué, he rastreado en estos días, estoy hecho un experto en Luis Alberto García y yo no veo que se habla demasiado de tu niñez, de tu infancia, de tu familia. ¿Qué significó tú familia para ti, tus padres, tu entorno, tú niñez? y después quiero que me hables de cuán duro fue la muerte de tu padre.

Luis Alberto. Mira, yo vengo de una familia muy humilde. Por la parte paterna eran dos personas con muy bajos ingresos, que tenían 11 hijos, mi padre fue uno de esos 11. Y por la parte materna igualmente pobres, mi abuelo materno, que no lo conocí nunca, abandonó a su familia, mi mamá nunca más lo vio. Y mi abuela era costurera, mi abuela materna.

Nací en una casa en el Cerro, una pequeña casita en el Cerro, donde vivíamos 11 personas. Mis recuerdos de cuando era muy niño, muy niño, muy niño era que casi no veía a mi padre. Claro, yo nací en el 61 y sabes, aunque tú no eres tan viejo.

Amaury. Bueno.

Luis Alberto. Que la década de los 60 fue un década convulsa, no solo en el mundo, sino también en Cuba. Mi padre, entre el teatro, el cine, los conciertos, los recitales, no sé qué, no paraba mucho en mi casa. Yo tengo dos hermanos más, soy el mayor de tres hermanos varones. Mi mamá era la que siempre estaba bandeándose con nosotros. Y lo que recuerdo de mi padre siendo niño, es que descubrí muy pronto que la gente lo conocía en la calle, y eso me llamaba la atención. Yo decía, ¿y por qué estas mujeres forman esa gritería? Y que le firme autógrafos, y de pronto, como que me volví un adicto a eso, me encantaba salir con mi papá y ver que mi papá era tan querido y que en todas partes...

Amaury. ...Y tan deseado...

Luis Alberto. ...Sí, y al mismo tiempo, imagínate tú, qué cosa más linda para un niño, asistir a la filmación de unas aventuras. Mi papá estaba haciendo Espartaco cuando aquello. O asistir a un ensayo en el teatro y era una cosa muy rara para mi ver a René de la Cruz, a Carlos Gilí, a tanta gente que visitaban mi casa, y que se sentaban con mi padre a tomar y a comer y no sé cuánto y luego, verlos allá arriba, parados encima de un escenario, siendo otras personas. Ese entorno era para mí muy raro, pero al mismo tiempo atrayente, cautivante. De ahí, que desde edad muy temprana yo dije: Yo lo que quiero es hacer eso. A mi me gustaría ser, yo no decía actor, yo decía artista.

Amaury. Artista.

Luis Alberto. Decía artista. Sin embargo, mis otros hermanos no, para nada. En aquella época era habitual que hubiera niños actores, Bernardito Menéndez comenzó así, bueno, Patricio (Wood).

Amaury. Patricio Wood, igual.

Luis Alberto. Hizo El Brigadista muy temprano. Maribel Rodríguez también. Pero mi papá me dijo: no, no, negativo compañero. Usted gáneselo, estudie, que esto es una cosa muy seria. La actuación es una cosa esplendorosa. Y así fue como después ya me llevó hasta el ISA.

Yo, ahora, Amaury, me doy cuenta que los niños suelen ser, a veces, un poco injustos sin proponérselo. Yo estaba prendado de la figura de mi papá, ¿entiendes?, era como un enamoramiento de hijo a padre. Pero ahora, en la distancia, me doy cuenta que la verdadera heroína era mi vieja. ¡Pobrecita!, le decían la caminadora, porque mi mamá... Yo le pregunto ahora: ¿Mamá, porque tu nos hacías caminar tanto a nosotros, si habían guaguas? Y me dice: para cansarlos, para que se durmieran lo más temprano posible. Así que aprovecho tu programa para decirle a mi mamá, que yo quiero un autógrafo de ella.

Amaury. Ah, qué bonito, muy bonito. Afortunado tú que puedes pedírselo.

Luis Alberto. Y cuando mi viejo me faltó, pues me faltó la mano que salía siempre desde la oscuridad cuando yo estaba apretado. Pero de todas maneras, sigue estando ahí.

Amaury. ¡Claro que está!

Luis Alberto. Él me la da.

Amaury. Tú sabes que está; debe andar por aquí dando vueltas.

Luis Alberto. Me pone la mano aquí y me dice: enmiéndate anda.

Amaury. Oye, ¿y qué pasaba? a ver, para salir de... Es que los dos estamos en shock. ¿Qué pasaba en tu casa?, porque esa es la parte que a mí me llama la atención, cuando tu papá se daba un beso con un personaje de la televisión.

Luis Alberto. Mira, mi mamá es una mujer de las que ya no existen. Mi mamá no acompañaba a mi padre en todas esas noches de farándula. Mi mamá iba al teatro, veía la obra una vez, pero tampoco era esa pareja típica, ¿no?, que tú ves al artista con su muchacha al lado, o su esposa al lado. No, no, mi mamá no iba a nada. Mi mamá iba al trabajo, nos cuidaba a nosotros y luchaba contra la migraña, que siempre tenía mucha migraña

Amaury. ¿En qué trabajaba tu mamá?

Luis Alberto. Mi mamá trabajó siempre haciendo uniformes y cosas así, en un taller textil.

Amaury. Ahora, tú eres una persona, Luisito, que a cada ratico uno lee una entrevista tuya, que a algunos les parece subida de tono, a mí me parece siempre justa y siempre equilibrada y siempre coherente. Porque así eres tú. Ahora, ¿Tú haces eso por una necesidad de que las cosas mejoren, cuando tú eres crítico, porque tú sientes que tienes una vocación de mejorador humano, sería la palabra, mejorador de la sociedad, sanador, sería, o tú lo haces porque te gusta la polémica?

Luis Alberto. No, no, mira, mira, yo no... Ser polémico no es un oficio, no, y además...

Amaury. ...¡Hay personas que lo ejercen y lo trabajan!.

Luis Alberto. Sí, pero no, no, ni yo estoy interesado en hacerme de un pedigrí de contestatario ni mucho menos. Yo lo que mira. Este es el país que mi padre y mi madre escogieron para que yo viniera al mundo. Cuba me escogió a mí, yo orgulloso, ¿eh?, aquí es donde yo vivo y desde esa pertenencia, que además es una pertenencia que a mi me gusta decir, una pertenencia militante, porque tomo partido, desde esa pertenencia, yo siento que tengo todo el derecho de ser crítico y de cuestionarme cosas. Primero como artista, porque yo creo que los artistas -esto no es una verdad de Perogrullo, ni estoy diciendo que sea una sentencia así- yo creo que los artistas, más que dar soluciones, se cuestionan muchas cosas, casi todas.

Ahora, desde la pertenencia, que te hablaba antes, yo creo tengo el derecho de vivir en un país más justo, mucho más justo. A que el sueño del que hablaba mi Poeta Nacional, que es Silvio Rodríguez, que decía: En busca de un sueño ando todavía, pues yo ando todavía. Y para que los sueños sean sueños, uno tiene que pelearlos, y hay que ganarle espacio, a veces, a la desidia, a la estupidez, en ocasiones.

Amaury. A la inercia.

Luis Alberto. A la inercia, a la abulia.

Amaury. A la abulia.

Luis García. A la doble, hasta la triple moral.

Amaury. Y yo conozco gente que tienen más caras, ¡hasta cuatro!.

Luis Alberto. (risas) Ahora, no soy un apóstata, para nada. Yo digo las cosas en donde vivo, a tiempo y sonriente, ¿viste?, otra vez apareció Rodríguez.

Amaury. Claro, claro. Rodríguez ha estado apareciendo en todos estos programas. Es extraño que no haya querido venir aún.

Luis Alberto. Digo, en dependencia a lo que me pregunten, digo con toda sinceridad lo que pienso. Pero siempre para que la historia que me hicieron desde pequeño, tenga sentido.

Amaury. ¿Qué cosa era el Programa de Ramón?

Luis Alberto. El problema de Ramón.

Amaury. Porque era un programa como de radio provincial, por tanto este programa se escuchaba solo en la capital...

Luis Alberto. ...Claro, ese programa se escuchaba en Radio Ciudad de La Habana. ¡Qué bueno que tú tocas eso! Hay algo que la gente no comprende. Un actor no es los personajes que él interpreta, ¿eh?

Te digo esto por lo siguiente. Cuando yo empecé a hacer el programa de Ramón, ya yo había hecho Algo más que soñar, para la televisión, con Eduardo Moya, y ya había hecho Clandestinos. Y la gente pensaba, mucha gente pensaba en ese entonces, que yo había ido realmente a Angola o que yo venía de la lucha clandestina. No, no, error, yo era un actor interpretando personajes. De ahí que como siempre me ha gustado todo lo que es transgresor, todo lo que es indagador, todo lo que se haga a la luz cosas en la que yo creo, Cuando Ramoncito me dijo: vamos a hacer un programa así.

Amaury. Ramón Fernández Larrea.

Luis Alberto. Ramón Fernández Larrea me invitó a hacer el programa y yo enseguida le dije: Sí, venga, claro. Y luego he leído por ahí que él dice; que se sorprendió, que yo que venia de filmar epopeyas patrias, que no sé qué, que hiciera colaborar en eso. Le digo: Ramón, ¿hasta tú caíste en esa trampa?, claro que sí. Tienen que entender de una vez y por todas que el mismo tipo que hace Clandestinos, es el mismo que participa en el programa de Ramón. Es el mismo que hace Los Nicanores, es el mismo que hace Algo más que soñar, es el mismo que trabaja en La vida es silbar. O sea, que un actor no puede casarse con un solo tipo de personaje.

Amaury. ¿Y qué cosa era El programa de Ramón? Cuéntaselo a la gente, a los que no lo conocen.

Luis Alberto. El programa de Ramón era un programa en clave humorística que diseccionaba la realidad cubana de ese momento, los años 80.

Amaury. 80, a mí me daban un cuero en el programa de Ramón.

Luis Alberto. Sí, daban un cuero violento, violento.

Amaury. Yo me reía mucho con las cosas que decían de mí.

Luis Alberto. Ramoncito era un tipo muy ocurrente, le gustaba ese humor muy, muy irreverente, muy irreverente. Y en ocasiones nos llevamos muy buenos cocotazos, ¿eh?, pero fue un espacio de mucha libertad, ahí, en Radio Ciudad de La Habana, con un piquete de gente muy divertida. Ahí estaba conmigo, por ejemplo, Ulises Toirac. Entonces era como un cuadro de comedia y se le daba chucho a todo el mundo, a todos. Había gente que se molestaba.

Amaury. ¿Sí, que se ponían bravos?

Luis Alberto. Había gente que se personaba en la emisora: oye, no digan más eso por ahí, porque...

Amaury. No te puedo creer.

Amaury. ¿Por qué dicen algunos que tú eres el más joven de los actores mayores y viceversa?

Luis Alberto. Ahhh, porque, a ver. Eso sí es algo que es innato en mí. Yo nunca he establecido barreras generacionales.

Amaury. ¡Qué bueno!, porque a los actores de tu generación, fíjate que ya caí yo mismo en eso, les gusta hablar de la generación, entonces son los cantautores de la generación, los escritores de mi generación y eso se convierte como en un cliché también, ¿no?.

Luis Alberto. No, no, para mí Cuba es mucho más y la cultura cubana es mucho más. O sea, yo no hago.

Amaury. Mucho más que una generación, claro.

Luis Alberto. Yo no hago quincallas particulares, ni finquitas, no, no. Para mí un actor de mi edad, o de 70 años, es lo mismo que uno que tiene 16 y empezó ayer. Si lo hace bien y enfrenta su trabajo con rigor, con seriedad, pues ese también es de mi generación.

Entonces, esas personas que dicen eso, lo que quieren decir es que, aunque los años vayan pasando por mí, en el almanaque, quiero decir, mentalmente yo siempre quiero tener 16 años. Y además, me encanta tener 16 años.

Amaury. Y arriesgarte, ir al barranco

Luis Alberto. Quiero decir que colaboro. Sí, sí, sí, colaboro con toda esa gente. Oye Luis, tengo una película que quiero hacer y no tengo dos kilos y no sé más, no sé qué. A ver, enséñame lo que quieres hacer. ¿Es esto? Mira, me interesa, venga, vamos a hacerlo.

Vas a trabajar con tal actor, pero él tiene temor. ¡No, qué temor de qué, ni qué temor! Si a mí cuando yo empecé tuve tanta gente linda que me ayudaron, que me tendieron una mano.

Amaury. Uno tiene que estar en reciprocidad, ¿no?

Luis Alberto. Sí, ahora, ¿qué me toca a mí? pagar, pagar y decir: Esta muchacha jovencísima, este tipo recién salido de la escuela, no les puedo hablar desde una altura. No, no, ¿qué te pasa? Yo estoy al mismo nivel que tú. Tú estás enfrentado al mismo demonio que yo y vamos a batirnos los dos juntos por esto, pero así, sin pose de ninguna clase, sin dar conferencias, sin ser un tipo doctoral. No, no, normal, normal.

Amaury. Bueno, tú eres muy buen amigo. ¿Quién le puso a ese grupo con el que tú te reúnes tantas veces y que son las personas que más tú ves? Pichi, Bárbaro Marín, Los Malitos. ¿Por qué Los Malitos?

Luis Alberto. Mira mijo.

Amaury. Digo para aclararlo de una vez.

Luis Alberto. Una vez más, un joven, Atanay ¿sabes quién es Atanay?

Amaury. Sí, hombre, como no voy a saber quién es Atanay el rapero

Luis Alberto. Atanay, que es mucho más joven que nosotros, de repente fue a una fiesta creo que en casa de Pichi, o algo así con nosotros, y se divirtió horrores, se murió de la risa. Y Atanay dijo: oye, pero ustedes son malitos, malitos, ¿eh?, ustedes se ponen malitos, malitos. Y él fue el primero que empezó a decir: Oye, ven acá, ¿los Malitos no se van a reunir más? Somos un grupo de amigos, no somos solamente actores. Hay pintores...

Amaury. ...Músicos...

Luis Alberto. ...Muchos músicos, que lo que hacíamos sobre todo, era; uno, querernos mucho y dos, apoyarnos mucho.

Amaury. A ver, ¿cuántos discos tú tienes? Porque tú eres uno de los melómanos más importantes que tiene Cuba. Tú, Sigfredo Ariel, creo que son ustedes dos. Creo que son ustedes los que le ganaron ya a todo el mundo.

Luis Alberto. No, no, tengo sentado frente a mí al "Boss".

Amaury. Ya no tengo muchos. (risas)

Luis Alberto. Tengo sentado al frente al "Boss". Mira, lo mío con la música, es, yo creo que a veces toma ribetes ya de enfermizo, ¿no?. Soy un melómano empedernido, de toda la vida, de toda la vida. Yo, desde que era un niño, descubrí que la música me aporta a mí una intensidad sentimental que no lo logra ninguna otra de las artes. Yo te digo con toda sinceridad, yo con gusto dejaría de ser actor y todas las películas y todas esas cosas, todo, todo, si mi padre me hubiera llevado a una escuela de música. Por lo tanto, todos ustedes que se dedican a hacer música, que la hacen incluso, para mí son como dioses. A mis personajes los hago con música, en serio.

Amaury. ¡Qué bonito, qué bonito eso!

Luis Alberto. Y ahora, que ya salió el IPod, es mejor, porque antes era muy complicado llevarte un long playing o una grabadora a un rodaje. Pero hoy en día yo llego a un sitio, me conecto mis audífonos y venga Mozart para abajo o Keith Jarrett para abajo, o en dependencia de lo que venga.

Amaury. Sí, en dependencia de lo que venga.

Luis Alberto. Y ¿sabes qué?, logro, incluso, aislarme, porque en un rodaje hay muchas personas que están haciendo lo suyo y yo he descubierto que con la música yo me voy a otro sitio y después regreso. Me preguntabas por la cantidad de discos...

Amaury. ...Eso, te vas con la música a otra parte, qué bonito, ¿no?.

Luis Alberto. Sí, yo estaba, desde que tengo uso de razón, siempre me gustó acopiar música y tener música. Ese es como mi violín de Ingres. ¿Luis, a qué te dedicas en tu tiempo libre? Bueno, veo muchísimo cine, que es lo mío, que es lo que me toca, pero escucho muchísima música. Yo vivo para eso, de verdad, en serio y he hecho. Mira, yo he ido a los lugares más increíbles del mudo a buscar una canción, una canción.

Amaury. ¡Bueno, a  mi casa has ido a buscar un disco!.

Luis Alberto. Y las veces, las poquísimas veces que he salido con un presupuesto más o menos decente. Las pocas veces que he salido de Cuba con un presupuesto más o menos decente, tengo que evitar entrar en las tiendas de discos.

Amaury. No, eso puede convertirse en una dulce tortura y en un privilegio también que nosotros hemos tenido gracias a nuestro trabajo.

Luis Alberto. Claro, claro

Amaury. Háblame de la familia que tú fundaste. Ya hablamos de la familia que tú heredaste. Ahora hablemos de la que tú has fundado.

Luis Alberto. Tengo tres hijas.

Amaury. Que yo sé que las adoras y que hablas de ellas todo el tiempo.

Luis Alberto. Sí, Claudia y Camila son grandes, ya son mujeres. Y ahora tengo una bebé muy pequeñita, tiene tres meses, que se llama Vida. Ellas tres son lo mejor que yo he logrado hacer en mi vida, ahí está lo mejor de mí.

Amaury. Vamos a hablar de una cosa maravillosa. La última época en que nos vimos mucho fue porque tú habías hecho uno de los documentales -tú como realizador- más impresionantes que yo he visto, de los documentales que yo pongo para llorar, para emocionarme, Leal al tiempo, un homenaje a Eusebio Leal. A mí me parece que eso tiene una factura impecable. Se ha puesto por televisión en varias oportunidades. ¿Cómo fue trabajar con Eusebio?

Luis Alberto. Eusebio es un patriarca. Eusebio es un patriota. Eusebio es una columna de las que sostienen la cultura y la historia de este país. Es todo eso y al mismo tiempo es un tipo asequible.

¿Tú sabes cómo yo pude hacer ese documental? Ese documental lo pude hacer porque partí de mi admiración hacia él. Estudiando a este hombre, y acompañándolo durante casi seis meses, yo hice también un viaje a la semilla. Verle a él haciendo lo que hace, y lo bien que lo hace, pues a mi me alimentó espiritualmente. Yo me devanaba los sesos diciendo: ¿cómo en una hora puedo acercarme mínimamente, a la estatura de este hombre?

Amaury. Luisito, ¿tú suscribirías esta frase de Ortega y Gasset que dice: sin admiración no hay amor? Es muy arriesgada esa sentencia.

Luis Alberto. Sí, yo la suscribiría, claro. Así, pensado ahora así, no encuentro nada o a nadie en mi vida, que yo ame o a quien yo ame, sin que antes, sin que también pase eso por la admiración. O sea, que para mí, amor y admiración van en la misma valija.

Amaury. El documental de Eusebio y, con esto vamos a terminar. Tiene el gran título, Leal al tiempo, ya desde el título, ya uno empieza a temblar. ¿Luis Alberto García ha sido leal al tiempo? Sería la pregunta.

Luis Alberto. Sí. Yo he cometido errores como cualquiera, pero he sido leal al tiempo que me ha tocado vivir y al tiempo de las personas que me antecedieron. Antes te dije que mis padres escogieron para mí que yo naciera en esta tierra, ¿no? Al mismo tiempo yo también he escogido esta tierra para que nazcan mis tres hijas.

Hablamos de los sueños, yo decidí hace mucho tiempo, y sigo decidido a ello, sembrar los sueños míos aquí. Y yo soy de los que le gusta vigilar lo que sembré. Soy consecuente, aquí estoy, fajao. Inconforme en ocasiones, claro, ¿cómo qué no?, pero inconforme desde la pertenencia de la que también te hablé, que es mi derecho.

Sí, yo soy un tipo leal al tiempo que me tocó vivir. A veces gente que no me conoce, o gente que me quiere mucho, y que entiende las cosas de otra manera, me dicen: "Luis, ¿por qué tú te quedaste aquí? ¿Por qué no buscaste otros derroteros, o hiciste tu carrera en otra parte?"

Yo no critico al que quiere vivir en otra parte, yo creo que es un derecho muy soberano que tú quieras hacer tu vida donde quieras. Pero yo no soy de esos, no podría estar fuera de aquí.

¿Y si Fernando hace su mejor película y yo no estoy?

¿Y si Silvio y Pablo vuelven a cantar juntos y yo no estoy?

¿Y si mi hija más grande me da un nieto y yo no estoy?

¿Y si mi hija la pintora se vuelve una enorme pintora, que es lo que espero y yo no estoy?

¿Y si Vida, la más pequeñita, logra tener una vida más plena que la mía, y yo no estoy?

¿Y si los Industriales vuelven a hacerme una campaña como la del año pasado, yo me la voy a perder?

No señor, este es mi lugar, y tienen que darme también.

Amaury. Bueno, ante esas palabras, solo queda decir, gracias. Gracias mi socio. (abrazos)

Luis Alberto García y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Luis Alberto García y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Luis Alberto García y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Luis Alberto García en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Luis Alberto García y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Luis Alberto García en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Luis Alberto García y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Luis Alberto García y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Luis Alberto García y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Luis Alberto García y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Luis Alberto García y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Luis Alberto García y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Luis Alberto García y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Luis Alberto y el equipo de realización de "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Se han publicado 248 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Carlosglez dijo:

    Gracias Amaurys por invitar un hombre como el, uno grande entre los grande de la Cultura Cubana, un solo detalle o pregunta no tiene casa donde vivir.

  • Jose dijo:

    Coincido con Haidee Hermida, ayer viendo el programa noté que faltaba un poco de armonía en la entrevista, al principio me pareció un poco tediosa, excluyendo el soneto. Después no, la entrevista se fue tornando muy intersante. Al final unas frases espectaculares del por qué sigue en Cuba, creo que las más bonitas que he oído. Es uno de los mejores actores del país. Que bien que ayude a las nuevas generaciones de actores, pues la veo muy perdida, se pueden contar con las manos los actores noveles que hacen buenas actuaciones, no se que está pasando, sin embargo con una simple mirada, es difícil encontrar un mal actor en las genraciones anteriores. Que el programa no termine nunca, sigue siendo lo mejor que hemos visto en los últimos años, siempre habrá a quien invitar. Saludos a todos.

  • Jordy Abel Candillejas dijo:

    Todo lindo , sigan asi, que todo es bello para uds, que viva cuba y los cubanos, patria o muerte venceremos,

  • magda dijo:

    Me parece de que el programa ya ha tenido suficientes elogios de buena factura, magnifica conduccion y direccion, mas todo el andamiaje que reviste un programa par que obtenga esta marca de calidad superior, debemos luchar para que no termine para siempre para Amaury las gracias pr su valor y su constancia todos sabemos que el tambien ha pasado por duras rachas de criticas y malos entendidos a su magnifica labor como artista.Solo me resta desearle muchos exitos al mejor programa de la television cubana a toda esa gente bella que deja sin proponerselo una impronta
    un abrazo
    magda

  • pablo vargas dijo:

    yo decidí hace mucho tiempo, y sigo decidido a ello, sembrar los sueños míos aquí. Y yo soy de los que le gusta vigilar lo que sembré. Soy consecuente, aquí estoy, fajao. Inconforme en ocasiones, claro, ¿cómo qué no?, pero inconforme desde la pertenencia de la que también te hablé, que es mi derecho.

    Fragmento de la entrevista al actor Luís Alberto García en el programa Con 2 que se quieran

    Hermanito Amaury:

    Puede parecerte un lugar común, una suerte de reiteración habitual, pero de cualquier manera correré el riesgo y te diré que esta de ayer, fue una de las grandes y esenciales entrevistas, que se han realizado en ese tu, (nuestro, de todos) programa.

    Luisito fue de una transparencia, valentía y honestidad dignas de encomio. En realidad él siempre ha sido así, ni más ni menos que un artista y ser humano integro,cabal, que no se anda nunca por las ramas, ni se presta a comentarios de pasillo o comadreos y cabildeos que a nada conducen. El dice las cosas abiertamente, en los lugares donde hay que decirlas, ejerciendo su derecho a la inconformidad si la tuviere y por regla general esgrimiendo argumentos sólidos, meditados, atendibles.

    Es cierto que su adicción al trabajo y su constancia lo han convertido en uno de los íconos del cine, el teatro y la televisión cubanas. Estoy de acuerdo contigo en que no podría escribirse una historia de estos medios en la que no ocupara un lugar primordial su larguísima y contundente ejecutoria. Acabo de verlo hace unos días haciendo de un padre pederasta en Boleto al paraíso, la última película de Chijona y me imagino lo terrible que debe haber sido para un papá amantísimo y ejemplar como es Luisito, interpretar ese papel. Eso da la medida de su profesionalidad, basta ponerse en la piel de un actor que deba asumir a un personaje tan deleznable y contrario a sus principios y además hacerlo creíble, alejándose del cliché o la caricatura. Eso sólo pueden hacerlo los grandes actores y él lo es, que duda cabe.

    La manera en que termina la entrevista es una de las mejores maneras que he encontrado en los últimos tiempos para comprender que cosas o valores lo atan a uno al país en que nació y decidió permanecer. Nada de frases grandilocuentes o patrioteras en última instancia.

    Yo creo que tampoco podría soportar que Silvio y Pablito volvieran a cantar juntos y yo no estuviera. Eso sólo entre muchas otras cosas que no quisiera perderme por nada del mundo.

    Gracias hermanos míos queridos, por darme esta gran alegría de saber que estamos vivos.

    Pablito Vargas a fines de marzo de 2011

  • Guille dijo:

    "El bizco": Cómprate otro televisor, jajajajajajaja

  • Guille dijo:

    Luis Alberto, magnífico. Cubano 100%.

  • Magali dijo:

    Que maravillaaaaaaaaaaaa!!!! Luis Alberto, soy una fiel, diria super fiel admiradora de tu trabajo, igual que el de Isabelita, que persona tan linda eres, que valiente, que honesta, nunca dejare de agradecer a Amaury de brindarnos la posibilidad de conocerte un poquito mas. A ti Amaury nuevamente mil gracias por este nuevo regalo. Sabes queria preguntarte cuando daras un concierto aca, me encanta escucharte en vivo. Un abrazo para Luisito y para ti.

  • miriam dijo:

    PRECIOSO y muy a lo cubano gracias Amaury y que te vaya bonito en Mexico.
    Luis Alberto eres lo maximo como actor y persona otra vez gracias por existir

  • Jose dijo:

    Para el loco de G y 19 que esta cuestionando el beso de Amaury a Luis Alberto, no fue precisamente Amaury quien dijo que no le gustaba, sino Eusebio.
    Tambien tu tienes tus complejitos?

  • ABAD.COM dijo:

    Luis Alberto y AMAURIS,magnifico como siempre tu espacio de entrevista a gentes del pueblo que con su trabajo,su conducta,su dedicacion,y sacrificio se han convertido en personalidades de referncia nacional e internacional.Hace falta que surjan mas gentes como tu y Alberto para seguir matando bribones y oportunista y acabar la obra de La Revolucion en el Arte y en toda la efera nacional para poder vivir mejor.

    ABAD.COM

  • ALINA dijo:

    MAGICO EL ENCUENTRO , PUES DE PRINCIPIO A FIN LUIS ALBERTO MOSTRÓ QUIÉN ES: UN EXCELENTE ACTOR Y SER HUMANO EN TODAS SUS RESPUESTAS ,GRACIAS POR EXISTIR Y SEGUIR EN CUBA Y OJALÁ EXITAN TAMBIÉN MUCHOS "LUIS ALBERTOS"QUE CUBA SÉ QUE SALDRÍA ADELANTE.......
    CADA UNA DE SUS RESPUESTAS LAS VOLVÍ A LEER Y EN CADA UNA DE ELLAS DENOTA LO GRANDE QUE ES POR SI SOLO...............
    ES OTRO DE LOS GRANDES ENTRE LOS MEJORES Y ESTE PROGRAMA AYER LO FUÉ TAMBIÉNGRACIA A ÉL .ME HIZO LLORAR AYER Y HOY DE EMOCIÓN POR SUS RESPUESTAS SENSILLAS PERO PROFUNDAS A LA VEZ POR LO BUEN CUBANO QUE ES Y LOS COMENTARIOS QUE HE LEIDO SOBRE ÉL Y EL PROGRAMA.
    FELICIDADES A LOS DOS POR QUE ESTE PROGRAMA DE AYER FUÉ VERDADERAMENTE EXQUISITO...............

  • elaine44 dijo:

    hola Amaury vivo en Alemania y tengo cubavision internacional en mi casa Porque no transmiten tu programa por este canal????

  • daysi dijo:

    He leido algunos comentarios y todos han sido muy positivos. Luis Alberto Garcia demuestra una vez mas su espontaneidad, su sentido de pertenencia y su inteligencia, no es solo un buenactor, es un gran ser humano con una gran sencillez y amor por lo que hace, yo tambien me considero una melomana.

    Hay algo que quisiera señalar al final de las entrevistas me parece que la musica es un poco alta y en ocasiones uno no escuhe claramente lo quew dice el entrvistado o lo escucha con cierta dificultad.

    Me imagino que todavia falten muchisimas entrevistas pero cuando entrevistaran Fela Jar,, una joya de la radio cubana, Irela Bravo excelente conductora, Jorge Martinez y la diva de la musica cubana Omara Portuondo.

    Saludos cordiales

    Daysi

  • Ahiram dijo:

    Felicidades a Amaury por tu programa, comparto las opiniones favorables de muchos que aqui dedicamos un tiempo para elogiarte, este ultimo sin dudas ha sido unos de los mejores, luis alberto garcia es uno de los grandes actores de esta isla y sobre todo de las personas mas valientes y seguras de sus ideas.
    Me gustaria resaltar tu capacidad para llevar el hilo de una entrevista por el camino interesante y dejar siempre algo que motive una respuesta que ponga a pensar a los televidentes, ademas de enseñarnos a traves de tus amigos, como se ama a cuba. Luis alberto debió añadir a sus geniales palabras finales......Y si me pierdo los programas de Amaury?
    Gracias por existir con 2 que se quieran.

  • Caridad Rivero Paez dijo:

    Amaury.

    Fue genial tu programa, coincido plenamente con las opiniones positivas antes expuestas, me siento muy satisfecha y feliz.

  • Caridad Rivero Paez dijo:

    Amaury.
    Si pudieras atender un pedido, quisiera ver en tu programa al Duo Buena Fe, ojala y se haga realidad

  • neisy dijo:

    ohhhh, decididamente es un animalito!!! q lindo y q GRANDE!!! la verdad q es un corajudo al hablar tan limpia y valientemente. me encanta más aún. un beso, luis alberto, eres, junto al pichi, lo mejor q tenemos aquí. q envidia no poder conocerlos a ustedes, y a isabel santos personalmente. con "clandestinos" me atraparon y me enamoraron. q clase de cubano cará, y además industrialista?? perfecto!!! te adoro :)

  • Mercedes dijo:

    Muy buena noche con Luis Alberto García, lo admiro, imposible de olvidar Clandestinos, sigue así que te queremos infinitamente.
    Le deseo muchísimas cosas buenas.
    Salud y éxitos para todos.

  • Denia dijo:

    Amauyr
    Gracias por regalarnos cada noche de martes, tienes la habilidad de llevar a tus invitados a un estado común para todos los seres humanos, independientemente de su profesión o fama, haces que los sintamos también como nuestros amigos de toda la vida, por eso siempre nos emocionan mucho las entrevistas que realizas, aunque en particular siempre lloro de tantísima emoción leyendo los comentarios del foro. Muchos exitos para Luis Alberto, para tí y para el colectivo del programa

  • Isita de Cuba dijo:

    Lean por favor el comentario de Yerenia, me ha hecho llorar,eso qeu le pasó en España le sucedió a mi esposo en Argentina y cuando llegó aqui casi llora, bueno, comparto la opinión de todos los foristas, Amaury excelente programa, Adalberto uno de los mejores artistas cubanos, su cubania se desborda por la piel, FELICIDADES!!!!!

  • Isita de Cuba dijo:

    Se me olvidaba, no pusieron el sitio Web de Luis LAberto, por favor publiquenlo, Gracias

  • MARIBEL dijo:

    amauri tu programa es un programaso como hace rato no dizfrutabamos en la tv cubana te felicito y te admiro mucho no te dejes caer un beso grandote
    yo

  • Omar dijo:

    Las últimas palabras de Luis Alberto son muy bellas y emocionantes, pero le editaron algo: él termina diciendo que le tienen que dar candela para que se vaya de aquí. ¿Por qué no transcribierons esa frase tan cubana?
    Muy bueno el programa. Felicidades a Amaury y a Luis Alberto García y muchas gracias.

  • Cubano en Canada dijo:

    Me uno a lo dicho por otros: que se acabe el hambre de abrazos entre cubanos donde quiera que esten, que se abran las puertas y todos los cubanos no podamos abrazor donde prime el amor y no el odio, la reconciliacion y no la revancha, donde lo positivo se imponga a lo negativo, creo que este programa esta poniendo un granito de arena, cierro mis ojos y veo a una Cuba llena de amor de cubano a cubano no importan donde vivan...que lindo sera.

  • Alx dijo:

    Hola querido Amaury, el programa de ayer con Luis Alberto excelente en verdad, Amaury tu te preparas muy bien para cada invitado a todos los tratas con mucha peculiaridad y excelentes relaciones de amistad y admiración, a ti Amaury FELICIDADES por iniciar y aún mantener este espacio ÚNICO en la TV que en estos momentos estas entre los mejores y de este genero el mejor, repito FELICIDADES, darnos el placer de continuar, hazlo por nosotros que te esperamos cada martes con mucha alegría. Todos tus invitados son excelentes personas tanto profesionales como personales, y los he disfrutado cantidad, Amaury eres especial en la conducción haciendo honor a tu bella y excelente madre la querida por todos Consuelito la cual debe de esta ahí a tu lado siempre….. Eres muy natural continua así, y regalamos esos minutos de martes tan FELICES……. Alex desde Las Tunas.

  • Aimé dijo:

    AMAURY

    HAGO MÍOS TODOS LOS ELOGIOS PORQUE CONSIDERO QUE YA NO QUEDAN PALABRAS PARA DESCRIBIR LO QUE HA SIGNIFICADO "CON DOS QUE SE QUIERAN...".
    PENSAR EN LUIS ALBERTO ES PENSAR EN LA SENSACIÓN DE IMPOTENCIA Y A LA VEZ DE REBELDÍA CON LA QUE ME QUEDO CADA VEZ QUE VEO CLANDESTINOS.
    EMOCIONANTES Y PROFUNDAS PALABRAS FINALES.

    MUCHAS GRACIAS POR ACERCARNOS A LA CUBA DE TODOS.

  • Efrain Amaya Padrino dijo:

    Hoy se te admira mas como artista, persona y patriota.
    Suerte y Exitos.

  • Serafín García Aguiar. dijo:

    Gracias una vez mas Querido Amaury, tus propuestas cada dia son mas y mas acertadas, Luisito es sin dudas un ser Especial,Polémico pero sincero y muy critico, como dijo el mismo, pero desde la pertenencia.
    El comenzó a trabajar en Televisión, coincidentemente, con Juanito Vilar, y conmigo en la misma teleNovela, desde el principio se sabia ya, que llegaria a ser uno de nuestros actores mas admirados, lo que mas admiro de el, es su cariño y respeto para quienes lo antecedieron es muy cariñoso y eso dice mucho de alguien con tantos exitos en su trabajo, que sin perder su ternura, tiene bien claro sus referentes, independientemente que sobre todas las cosas, lo que uno admira no es si somos mas o menos viejos, si no simplemente el Talento, que a veces se encuentra incluso, en quien acaba de llegar.Un Abrazo. de Vuestro Admirador y Amigo, tanto de tus padres como de ti mismo:
    Serafín Garcia Aguiar.

  • JUan dijo:

    Luis Alberto,

    Me encanto la entrevista, ver tu posición ante la vida, ante la sociedad que nos circunda y de la manera que asumes todo. Estoy convencido que eres un tremendo actor, pero creo que eres más que eso, un GRAN SER HUMANO, simplemente eres de mi gente.

    Gracias,
    Un nuevo amigo de Camagüey

    PD: Si puede enviarme la dirección de tu sitio web

Se han publicado 248 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Amaury Pérez Vidal

Amaury Pérez Vidal

Cantautor cubano. Fundador de la Nueva Trova. Ha conducido varios espacios exitosos en la televisión nacional. Ha escrito varias novelas y poemas.

Vea también