Imprimir
Inicio » Noticias  »

Carilda Oliver: "He sido muy feliz siendo poeta"

| 387

Carilda Oliver en el programa "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Carilda Oliver en el programa "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Amaury. Muy buenas noches, estamos en Con 2 que se quieran, ahora aquí en 5ta. Avenida y calle 32, en el barrio de Miramar, en los maravillosos Estudios Abdala.

Una noche verdaderamente especial. Durante todos estos programas que han transcurrido hasta este momento, ustedes la pidieron, ustedes la solicitaron mediante sus correos, mediante sus cartas. Es la persona que más han solicitado. Yo lo he ido apuntando y así es y aquí está. Los ojos más bellos de la literatura cubana: una mujer extraordinariamente hermosa, una escritora de excelencia. Para cualquiera es emotivo presentarla, tenerla delante. Una mujer que irradia dulzura y ternura, la eminente poetisa cubana, matancera Carilda Oliver Labra.

Señora, un beso, otro beso. Muchas gracias, yo estoy abrumado por su presencia, usted ha venido de Matanzas a estar aquí con nosotros y yo no puedo menos que rendirme a sus pies y agradecérselo. Y empezaremos nuestra conversación, más que una entrevista. Usted es Premio Nacional de Literatura. La pregunta sería. ¿Llegó a tiempo el Premio Nacional de Literatura?

Carilda. Claro que te voy contestar y te voy a tratar de tú. Aunque no hemos tenido mucha oportunidad de vernos personalmente, pero te he visto en escena, en televisión, y en sueños...

Amaury. Ay, Dios mío...

Carilda. Primero, tengo que agradecerte la invitación.

Amaury. Gracias, muchas gracias.

Carilda. Después, todas esas cosas lindísimas que has dicho y en el transcurso del programa creo que se podrá ir haciendo presente esa admiración que es mutua.

Amaury. Ah, muchas gracias.

Carilda. Y que hoy para que no parezca esto una asociación de bombos recíprocos no te puedo hablar de tu música ni de tus interpretaciones. Yo creo que tú eres un poeta, lo de músico, ¡figúrate!, pero bueno, vamos a pasar a responder tu pregunta. Que si llegó, si tomó mucho tiempo... eso, en cierto modo, pues no es descorazonador, diríamos, no, no me angustió. Fui candidata 9 veces, o sea, 9 años seguidos, al Premio Nacional de Literatura que es, como todo el mundo sabe, el premio más importante en la carrera de un escritor. Fueron escogiendo los mejores escritores de Cuba, no puedo decir otra cosa, pero bueno, mi turno no llegaba y yo pensaba: bueno, es que yo no soy tan buena, yo no soy tan buena.

Además, yo había tenido mis problemas, había estado fuera de las editoriales mucho tiempo, y decía: esto puede ser que influencie, era un tribunal, parece que compasivo, digo yo, también, a lo mejor no era tan justo, pero dirían: esta pobre mujer lleva 9 años esperando seguramente. No, yo ya no esperaba.

Amaury. ¿No esperaba nada?

Carilda. Cuando me lo dieron, que me llamaron por teléfono para decírmelo. Dije: Esto es una broma, esto es una broma. ¡Pero era verdad!

Amaury. ¡Pero era verdad!, ¿y lo disfrutó?

Carilda. ¡Ay, cómo no! Lo disfruté muchísimo, lo estoy disfrutando todavía. Sí, sí, porque eso, claro, es un compromiso, es un compromiso histórico y algo que nos obliga a tratar de ser mejores y ya va siendo imposible porque la vida..., con sus añitos... es posible que nos esté haciendo daño. Desde luego, nosotros no nos damos cuenta. Esto es una coquetería, esto es una coquetería.

Amaury. Téngala conmigo porque la está teniendo con los televidentes nada más. La veo que mira para la cámara y para la cámara, tiene que hablarme a mí, porque me estoy poniendo celoso.

Carilda. Yo coqueteo con los televidentes... (risas)

Amaury. (risas) Yo estoy celoso, me estoy poniendo celoso de la cámara.

Carilda. No esté celoso, porque más celoso estará mi marido. (risas)

Amaury. Ah, sí, seguramente. (risas)

Carilda. Y ten cuidado no se cele de ti porque es karateca. (risas)

Amaury. ¡No. no, no! Además él sabe que usted es un amor antiguo mío, pero somos amigos, usted lo sabe, Raydel y yo somos amigos, así que no se va a poner celoso conmigo.

Ahora, ¿Usted escogió el camino de la poesía, Carilda, o la poesía la escogió a usted?

Carilda. Bueno, yo creo que sería presumir mucho por parte mía si digo que yo fui escogida por la poesía. Es presumir mucho. Lo que pasa que de ella no me he podido escapar. He sido muy feliz siendo poeta. No hubiera querido ser nada más.

Amo mucho la música, la plástica. He intentado y hasta me he graduado de pintura, pero realmente... el ballet, bueno, el teatro, todas las artes, pero, sinceramente, nací poeta.

Y quiero decirlo, porque cuando yo tenía tres o cuatro años, que mi mamá me cantaba canciones, ella me contó mucho tiempo después, que yo le modificaba las canciones.

Amaury. ¿Ah, sí?

Carilda. La letra.

Amaury. La letra, claro.

Carilda. Entonces ella dijo: esta niña va a ser poeta y parece que resultó. Claro, la poesía es muy difícil y me parece a mí, que aparte del don que se pueda traer, hay que estudiar y tiene mucho que ver con la técnica y con la inspiración.

Amaury. Ahí vamos, porque hay gente que dice que no hace falta... que la inspiración no existe.

Carilda. ¡Pero imagínate!, si no existiera la inspiración, si fuera una cosa de aprender lo que es un endecasílabo, lo que es una cesura, lo que es un hemistiquio, lo que es un soneto, lo que es un verso libre, pues sería, vaya, un objetivo de cualquier persona.

Amaury.  Cualquier persona se aprende la técnica y ya es poeta.

Carilda. Claro y yo creo que..., claro, se pueden hacer versos, pero una cosa es un verso y otra cosa es la poesía, ¿eh?. El verso es la línea, el fondo, la forma, diría, la forma. Pero tú puedes aprender..., bueno, vamos a hacer octosílabos. Me voy a leer a Martí, que era magnífico poeta y que además en los octosílabos, sí, era un príncipe y ya, voy cogiendo esa música, que la rima y el ritmo, pero si se te fue la chispa, que es el fuego, es más que el fuego, la luz del verso, no puedes hacer poesía. Bueno, no es una lección, es una idea muy humilde.

Amaury. Bueno, es humilde pero está viniendo de Carilda Oliver. No me lo está diciendo cualquiera.

Carilda. Además, no creo que sea una idea mía, yo creo que todos los que escribimos sabemos. Hay veces que uno hace cosas que rompen. Que las miras después y en todo..., uno puede escribir un poema breve de cinco o seis o siete versos y tener un solo verso, y si merece la pena lo dejamos porque es imposible que, por ejemplo, en un soneto, los catorce versos sean buenos.

Ahora, me preguntaba Gabriela Mistral. ¡Ay, bueno, es una anécdota...! Perdóname que te la haga.

Amaury. No, ¡pero qué bueno que me la hace! Por favor.

Carilda. Bueno, el día que tuve la dicha de conocerla, porque fue tan generosa Dulce María Loynaz, nuestra enorme, inmensa, inolvidable Dulce María, que me invitó a su casa, la primera vez que fui, porque estaba allí Gabriela. Y entonces Gabriela, después que leyó unos sonetos míos, me dice: con una modestia, que es digna de mencionar. No por lo que entraña el elogio que me hizo, sino por la forma en que ella asumió el conocimiento de una muchacha, como ella llamaba "del campo", una niña del campo, porque yo era matancera y Dulce María era capitalina y además una mujer que había viajado y yo no había salido de Tirry 81 (calle y número de la casa de Carilda en Matanzas).

Amaury. De Calzada de Tirry 81.

Carilda. Fue después que he viajado y he tenido otras oportunidades, pero bueno, Tirry 81, para mí, es el planeta.

Entonces, ¿qué pasa?, que ella me dice: ¿Y cómo cierra tan bien los sonetos? porque en el último verso a mí siempre se me va la fuerza, palabra textuales de Gabriela, y luego paso mucho trabajo y a fin de cuentas lo dejo así, ¿pero cómo tú lo cierras tan bien? y entonces yo le dije: A mí, casi siempre, los sonetos me suceden en los momentos menos oportunos. Estoy sentada en el cine viendo una película, y me viene un solo verso y me levanto y voy para mi casa a escribir, porque después se me olvida. Es así, eso va en aumento, porque la inspiración es como que se consolida en determinado momento, ya es como una efervescencia, como una llama que crece, que crece y que luego no se vuelve humo, sino se vuelve luz. Y ese verso de la luz, a veces, aparece en el segundo terceto, en el último, o aparece en el primer cuarteto, en cualquier parte, pero uno tiene que darse cuenta y dice: este es el final y lo pone al final y después empieza la rima de abajo para arriba.

Amaury. Nunca había oído que nadie empezara un soneto de abajo para arriba.

Carilda. Sí, pero eso es una técnica, que yo no sé si yo la descubrí, yo creo que no, pero es un recurso, es un apoyo, y ahí está el soneto a mi madre. Búscalo.

Amaury. ¡A claro, claro! Aquí, este soneto, por ejemplo. (Amaury le acerca el soneto Madre mía que estás en una carta, escrito por Carilda)

Carilda. No lo vamos a leer todo completo.

Amaury. ¡Léalo completo!.

Carilda. Ah, ¿completo?

Amaury.  Completo.

Carilda. Y entonces ustedes verán que el último verso, que no lo voy a decir ahora, es realmente el cierre, pero es que ese fue el primero que yo escribí y no lo puse arriba porque echaba a perder el soneto.

Amaury. ¡Qué bárbaro!

Carilda. ¿Comprende? él se llama: "Madre mía que estás en una carta".

Madre mía que estás en una carta

Y en un regaño antiguo que no encuentro.

Quédate para siempre aquí en el centro

de la rosa total que no se aparta.

Madre mía que estás tan lejos

Harta de la nieve y la bruma,

Espera que entro a ponerte a vivir con el sol dentro

Madre mía que estás en una carta.

Puedes darle al misterio alguna cita,

Convenir con las sombras hechiceras.

Puede ser una piedra que se quita

O secarte ahora mismo las ojeras,

pero acuérdate madre de tu hijita,

¡No te atrevas a todo, no te mueras!

Amaury. ¡Madre santa, es que eso es un poema! ¿Cuán duro fue, ya que me leyó esto, el exilio de sus padres, para usted, que decidió quedarse?

Carilda. Bueno, imagínate si fue duro el exilio, que yo los acompañé al aeropuerto y en el momento que el avión despegó, yo me quedé sin habla y sin oír. Y recuperé el habla a las pocas horas y todavía me falta por recuperar, que ya es imposible, de eso hace muchos años, el oído derecho. Yo oigo solo de este oído, del izquierdo, que lo recuperé después, de la impresión. Eso fue muy duro, pero la decisión la tomé sin dame cuenta.

Desde que empezaron con el asunto de los pasaportes y tengo que significar que ninguno de los dos era desafecto a la Revolución. Pero se iban en pos de hijos y en pos de nietos.

Amaury. Claro.

Carilda. Mi papá era abogado y quería sacarme el pasaporte como para embullarme, pero sin decírmelo, siempre me respetaron mucho mi opinión, ni siquiera hicieron presión. Y, era muy triste, porque imagínese, ellos se iban..., aparte del amor, de la compañía, yo estaba en aquel momento sola, no tenía a nadie. Pero yo soy una palma que nací aquí y aquí tengo la raíz y no me podía, de ningún modo cortar las raíces, me quedé, eso fue todo.

Amaury. Bueno, ya no sé ni cómo hacer las preguntas. La gente tiene una imagen, la imagen que se quiere crear de Carilda.  Pero evidentemente hay una Carilda imaginada y hay una Carilda real. Hay una oculta, la que habita en Tirry 81, la que tiene una familia, la que tiene hace veinte años un compañero, un matrimonio, su esposo. Y hay una que es la que la gente quiere fantasear, que es la que acusan de... los términos son feos, pero la Carilda que dicen que es libertina (Carilda ríe), que cuando uno se pone a buscar los sinónimos de libertina... Y yo, yo puedo dar fe en televisión de que usted es una dama, de que usted es una señora.

Carilda. Gracias, gracias. Bueno, eso es hasta simpático, no me ha traumatizado, aunque desde luego, en cierto modo ha tergiversado la personalidad literaria de uno.

A mí no me afecta desde el punto de vista personal. A mí..., Carilda, es así, es asao... generalmente los artistas arrastramos una serie de comentarios, que son muy convenientes porque así hablan de nosotros, buscan las poesías, y se venden los libros y entonces uno puede hacer una carrera, pudiéramos decir, vamos a llamarle así a esto de ser poeta, que no es ninguna carrera. Ser poeta es una cosa muy difícil, cuando uno, bueno, quiere serlo de verdad.

Entonces ¿qué pasa?, que yo, figúrate, muy jovencita escribí el tal "Me desordeno..." y la gente siguió desordenándose por su cuenta (risas), pero me han echado la culpa a mí de todo. La cantidad de hombres que me han dicho a mí y de mujeres: Ay, le agradezco su Me desordeno, porque con esa poesía yo he enamorado y he hecho, y qué sé yo. Y a mí me da risa, porque esa poesía es hasta inocente, es inocente incluso esa parte que dice: "Cuando quiero besarte arrodillada", esa parte, la gente le da unas explicaciones... que bueno, no lo voy a decir aquí porque estamos en la televisión (risas), pero los televidentes ya saben de lo que estoy hablando. Entonces..., me van a tachar todo esto... (risas)

Amaury. (risas) No le vamos a tachar nada.

Carilda. ¿Qué dirá el ICRT? (risas)

Amaury. No, no, nada, el ICRT es muy comprensivo con este programa. (risas)

Carilda. Ay, perdónenme, pero yo, bueno, soy un poco irreverente, pero buena muchacha. (risas) Lo de muchacha es peor que lo de irreverente (risas).

Amaury. (risas) ¡Señora, señora, señora!

Carilda. Bueno, chico, pero me estoy divirtiendo un poco. (risas)

Amaury. Claro que sí, diviértase.

Carilda. En estos programas hay que reírse también.

Amaury. Claro, no se puede ser tan grave...

Carilda. A veces tenemos que llorar por cosas..., que tampoco debiéramos llorar...

Amaury. No, pero si yo lo que la quiero es ver divertida. ¿Cómo llorando? No, yo no quiero verla llorando.

Carilda. Estoy divertida, pero es culpa tuya, porque yo no sé qué vueltas me has dado, que mira dónde me has puesto (risas), porque yo no iba a venir a ningún programa. Bueno, entonces me atreví a celebrar las piernas de los  hombres, de un hombre.

Amaury. De uno, claro, no de los hombres.

Carilda. En uno están todos los demás. Entonces la boca, los ojos, vaya, decirles piropos a los hombres. Porque siempre eran a las mujeres y bueno, pues yo rompí con eso, porque yo no veo nada en eso de extraordinario, ni de cosas subversivas, irreverentes, que estoy faltando el respeto, porque piensan que estoy hablando de una cosa carnal. Y el amor es espiritual y carnal y tiene que integrarse de las dos cosas, porque si no realmente no responde a la verdadera esencia del amor. Y bueno, todas esas cosas empezaron a traerme, aparte de algunas cosas de la vida de uno, que se han ido deformando y se han exagerado cosas y pasiones. Han inventado cosas con Hemingway, que no pasó nada en lo absoluto, ese era un hombre muy caballeroso, que me dio un elogio, un piropo delante de periodistas y eso empezó a dar vueltas, es un ejemplo que pongo. Y bueno, a cada rato pues a la gente le ha parecido muy natural que yo tenga romances de acuerdo con los versos que he escrito y esos versos están escritos para mis esposos, para las personas que yo he amado y que me han amado. Mi vida ¡figúrate!, en la Ciudad de Matanzas, que es una ciudad como todo el mundo sabe, como todas las provincias de Cuba. Yo allí salía sola con mi novio, cosa que la gente no hacía, mi familia me lo permitía. Estoy hablando de los años 50. Mi primer matrimonio data del 52. Íbamos a sentarnos en el parque..., allí lo más que hacíamos era cogernos las manos. El primer noviazgo mío eran dos días a la semana por la noche, dos horas, y mi mamá sentada cerca, que uno no se podía dar ni un beso porque, ¡imagínate!, ella, cuando ya el novio se iba, se paraba a la mitad del zaguán y ya. Esas cosas de la época..., que ahora los jóvenes disfrutan de otra libertad que ¡bienvenida sea!, porque creo que todo aquello era... Mi mamá era de una educación española. Mis abuelos eran españoles, por parte de madre, pero siempre mi madre, a pesar de haberse educado en aquel sitio, me respetaba, me veía como..., ella decía que no se podía interferir en la vida de los hijos hasta el extremo de querer dirigirlos en todo, que había que dejarles que respiraran el aire de la libertad, que ella no lo había tenido de niña, que siempre estaba con la religión a cuestas. Y, fíjate que todo eso no juega con que después yo escribiera determinados versos, pero a lo mejor era aquel hálito que había en mi casa de respeto lo que me hizo soltarme como un pájaro y volar.

Amaury. Y no como un papalote donde hay una cuerda. Porque el papalote parece que está libre, pero hay una cuerda que lo ata.

Carilda. Exacto, perfecta la imagen, perfecta la imagen. No sé si te contesté.

Amaury. Sí, claro que me contestó. No, me contestó, y de más, qué maravilla.

Carilda. Me he casado tres veces. Estuve muchos años sin compañía. Luego llegó un muchacho joven a mi vida, demasiado joven. Toda la ciudad se escandalizó y yo diría que toda Cuba, cuando él empezó a visitarme. Él estuvo como dos años detrás de mí y yo me acuerdo que el primer día que lo vi, lo vi a través de la mirilla de la puerta. Esto no viene al caso, pero bueno. (risas)

Amaury. ¡No, cómo no!, sí viene al caso, claro, porque yo voy a leer ahora una cosa que él me mandó.

Carilda. ¿Ah, sí?

Amaury. Así que sí viene al caso, aquí todo viene al caso y, viniendo de usted, más al caso.

Carilda. Bueno, pues entonces yo lo veía por la mirilla de la puerta. Él tenía el pelo largo  -¡imagínese! que andaba por los veinte años y yo andaba por... vamos a no hablar de eso.

Amaury. No lo diga, no lo diga.

Carilda. Yo decía: Este es otro de esos muchachos que vienen a leer versos y a enamorarla a una, porque yo tenía una casa y vivía sola en la casa ¿comprende?, y sabe cómo son las cosas, como había tanta diferencia de edad, yo siempre pensaba... y eso es cosa de malicia también del pueblo.

Amaury. Claro.

Carilda. Que no nos perdonaron cuando empezamos el romance y cuando nos casamos. Siempre creyeron que él venía por la casa y porque ya yo tenía cierto nombre, y que él era un muchacho joven que empezaba. Pero yo me enamoré de aquel muchacho por muchas cosas. La primera porque la soledad es una cosa terrible, llevaba años viuda..., con mis gatos.

Amaury. Con sus gatos, ¡qué maravilla!

Carilda. Mis gatos que han sido mis nenés, mis niñitos, mis compañeros. Bueno, y ahí me conoció él, que yo no tenía ni un centavo y él tenía una casa magnífica donde vivir, había huido del campo porque quería estudiar y esa es la historia de ese joven.

Amaury. Claro, él me manda hoy, porque no pudo venir al programa por asuntos personales vinculados con su mamá. Él me manda una carta que no voy a leer completamente porque es una carta privada, pero hay una parte que sí quiero compartir con Carilda, que no la conoce.

Carilda. No.

Amaury. Y con ustedes. Él me dice, bueno, empieza con "Mi muy admirado Amaury", muy cariñoso. "Lamento profundamente no asistir a este encuentro con nuestra Carilda. Pero me ha resultado imposible" (y ahí me explica por qué). Pero después dice: "Gracias Amaury por llevarte contigo, en esta feliz ocasión, a una mujer que ya no se puede amar desde un solo cuerpo, que se ha hecho menos mía para volverse propiedad de un pueblo que ha encontrado en su voz la suya propia, prohijada por un deseo interminable de amor y de vida." Y después me señala: "Hay muchas personas que tal vez contemplen nuestra pareja como un sacrilegio porque nos hemos atrevido a unir nuestras dos juventudes en un matrimonio que ya casi cumple dos decenios."

Y es lo que usted ahora ha estado aclarando y eso es lo que me manda a decir.

Carilda. ¡Qué casualidad!

Amaury. Ahora, él toca aquí un punto, fíjese que yo no lo tenía ni anotado... pero él toca un punto donde dice, hablando de usted y, ahora entonces vamos a hablar de este tema que él toca aquí.

"Carilda ha tenido fe en la justicia, en el amor de su gente y en el triunfo de la verdad. Por ello en mi opinión creo que durante aquellos casi veinte años de silencio en su amada Patria, no supo en la soledad ser infeliz."

¿Por qué usted cree que hubo tanto tiempo sin que a usted la consideraran lo que siempre ha sido? Una cubana fiel, digna y amante de su Patria.

Carilda. Bueno, hay cosas que realmente ni el tiempo ha podido aclarar. Porque la verdad, sí, yo siempre creí que todo pasaría y así fue, todo pasó. Yo había escrito, inclusive, un Canto a Fidel cuando estaba en la Sierra (Maestra) porque yo había conocido a Fidel en la Universidad. Ya yo terminando en la Universidad, Derecho, él empezaba y, naturalmente, al ver que estaba en la Sierra -y esa historia no la voy a hacer porque es larga y ya se ha publicado- Me emocionó mucho aquel compañero de la adolescencia, que alentaba una Revolución que era una esperanza.

Amaury. Un símbolo.

Carilda. Y así, bueno, entonces ¿qué sucede? La Revolución realmente triunfó, pero inmediatamente, casi, a mí me dejaron cesante de mi trabajo. ¿Por qué? porque yo trabajaba en la Alcaldía de Matanzas. Porque las revoluciones son convulsas y cuando comienzan, como en este caso, hay un problema: Que hay mucha gente que se sube al carro de la Revolución sin haber estado en esa Revolución. Y a mí me parece que los intermediarios fueron, no en este caso, pero en muchos casos, fueron responsables de las injusticias y de las cosas que pasaron. Yo tuve la suerte de que no me quedé completamente cesante y esto es muy bueno decirlo, porque siempre hay alguien que esclarece, que salva, que es un abogado, que hoy es muy notable y es uno de los defensores de los Cinco Héroes, que es el doctor Rodolfo Dávalos.

Amaury. Una eminencia, el doctor Dávalos es una eminencia.

Carilda. Una eminencia, jurista y él me dijo: no, no importa, tú eres abogada y tú no has cometido delitos... Además, tú tienes ese Canto a Fidel. Él es poeta, pero de esos silenciosos, que no publican.

Amaury. Sí, que no quiere publicar.

Carilda. Tremendo escritor ¿eh?. Y entonces, bueno, entré en aquel bufete colectivo y fui muy feliz en ese bufete, porque allí se pudo hacer mucha justicia y muchas cosas y no se habló de nada. Pero el veto empezó a pesar de estar yo en el bufete.

Amaury. ¿Y no se le publicaba entonces, nada?

Carilda. Esto es bueno que se sepa, ¡qué me van a publicar! Pasaron muchas cosas.

Amaury. ¿Y cuándo termina el veto?

Carilda. Eso termina un día, un buen día, un magnífico día, estoy nombrando personas porque estoy hablando verdades.

Amaury. Claro, claro.

Carilda. No me gusta hacer anonimatos, y fulano, y que esto. Bueno y además, estoy muy agradecida al doctor Armando Hart.

Amaury. Un hombre de la cultura y un hombre justiciero.

Carilda. Se apareció en Matanzas un día, a averiguar qué pasaba conmigo, porque él no entendía nada.

Amaury. Pero usted nunca abandonó ninguna Revolución ¿qué Revolución abandonó usted?

Carilda. ¿Pero qué abandono?, ¡pero si no me exilé con toda mi familia y seguí en mi Tirry 81 pasando calamidades! Yo he comido sopas de yerbas y todas esas cosas. Yo tuve que arrancar las puertas grandes de Tirry 81, que están detrás de las ventanas, para un pobre guajiro que vino, bueno, no era pobre porque tenía más dinero que yo, y me compró las puertas y con eso comí como seis meses. ¡Ay, pero no soy ninguna víctima!

Amaury. ¡Claro que no!.

Carilda. No, no, no.

Amaury. ¡Y con esos ojos!.

Carilda. Muy dichosa. Muy dichosa, porque escribí más poesía que nunca. Escribe y escribe y escribe y feliz, feliz.

Amaury. Bueno, aquí están sobre la mesa sus libros... Carilda trajo sus libros. Yo me he quedado frío.

Carilda. Tengo 43 libros. Claro, entre ediciones, reediciones y cosas en el extranjero. En España tengo cinco libros.

Amaury. Ahora, yo quiero de todas maneras, porque cuando hablamos por teléfono el otro día...

Carilda. Sí.

Amaury. ...Hablamos mucho, hablamos más por teléfono que lo que vamos a hablar en la entrevista. Y pasó una cosa bien curiosa, porque yo le dije que a mí me encantaba este soneto, de Sonetos a mi padre, el cuarto soneto.

Carilda. Ah, sí.

Amaury. Y usted de pronto me dijo: qué casualidad, era el que le gustaba a ¡Eliseo Diego!

Carilda. Sí, así mismo es.

Amaury. Léame, por favor, ese soneto.

Carilda. ¿El último?

Amaury. Ese soneto, el último, yo se lo escogí.

Carilda. Este es el Cuarto Soneto de la colección, pero cuatro son demasiado.

Tu sillón de dentista ¿dónde está?

Tu violín de estudiante, ¿cómo suena?

Enterrabas centavos en la arena

Y otros nombres ponías a mamá.

Guardo todas tus cartas y retratos

En mis sueños tu próstata se cura,

Por el fondo del patio y la ternura

Se encaminan tus últimos zapatos.

Quiero verte salir en un postigo,

¡Ven fantasma, ven ángel oportuno!

Ya no sé lo que hago, lo que digo,

Porque quiero beber el desayuno,

Con mi padre, mi sabio, mi mendigo

En Calzada de Tirry 81.

Amaury. ¡Es que es algo..., es precioso ese soneto! y se ve que a usted le afecta, todavía le afecta. No sé ni para qué lo traje. Fíjese qué rápido vamos a hablar de otro tema. A ver si usted me quiere decir este secreto. En este libro (Amaury le muestra un libro) hay una carta, están sus prosas, aparte que hay una foto aquí tremenda, la foto de la portada, con el pelo corto.

Carilda. Está agotado ese libro.

Amaury. Ese libro está agotado, ah, bueno. Pero ya uno va teniendo cosas que están agotadas, uno se va quedando con ellas. Pero hay un momento, donde hay varias cartas. Usted no quiere, ya me lo dijo por teléfono, hablar de a quién le había hecho las cartas y yo, por supuesto, respeto eso, pero no puedo privar al televidente de esa Carilda irónica que aparece aquí en un momento de esta carta.

Carilda. ¡Ah!, va a leer esa, ¡vale!.

Amaury. En un momento de esta carta yo por poquito me..., yo me arrastré cuando la leí la primera vez -carta número 4 se llama-,

Te escribo por recomendación de este papel amarillo que vi sobre la mesa y para que me perdones el incumplimiento de la amenaza: El director tropieza con todos los sueños, así que dispuso sin mi permiso, que trabajara hoy de noche.

Como te encantan las sorpresas, estarás muy contento de ver a otra mujer y no a la que pronosticó el telegrama. Pues bien, deseo con todos los humores negros de mi venganza, que solo caiga en tus brazos una soprano calva de 190 libras.

No vamos a hablar de a quién se la hizo, pero vamos a hablar de esa Carilda maldita, esa Carilda, que vaya, es que no... "Lo que deseo es que caiga en tus brazos una soprano calva de 190 libras". (risas)

Carilda. (risas) Ay, son cosas de la juventud.

Amaury. Ahora, ¿cómo fue aquello del tren que viene de Santiago, pasa por Matanzas y una persona que la amaba le ponía mensajes en el tren? ¿Qué cosa es eso, Carilda?

Carilda. Ay, pero mira lo que estás sacando hoy. Óyeme, pero ¿cuántos cuentos te han hecho? Qué cosas...

Amaury. Pero es que eso es tan bello.

Carilda. Bueno, es  verdad, es una cosa de..., y estoy hablando del año 50, porque fue el año, lo recuerdo perfectamente, en que salió Al sur de mi garganta.

Al sur... nace en el 49, pero se lleva el Premio Nacional de Poesía del 50. Y entonces él es un poeta, por cierto, un poeta muy singular, porque es que tenía muchos oficios y era matemático, era graduado de La Sorbona, de Yale, yo no sé de cuántos lugares. Era un hombre muy talentoso que apareció en Cuba. Y como él quería enamorarse, porque él quería enamorarse de algún modo de alguna cubana, y sobre todo que fuera un amor imposible, digo yo, porque hizo todo lo posible. Yo tenía mi novio, yo era novia de Hugo Ania  que era un noviazgo reciente y que después nos casamos. Y entonces, pues... No voy a contar lo que pasó en el medio, porque hubo problemas muy serios.

Amaury. No, no.

Carilda. Esa es la mitología con que el pueblo cubano me ha adornado a mí, porque ese mito es un adorno.

Amaury. Claro.

Carilda. La gente quiere que yo sea como me han inventado.

Amaury. Exactamente.

Carilda. Y realmente yo soy una señora muy respetable, ¡Ay!, ¿qué dije? (se tapa la boca)

Amaury. No, sí lo es. Sí, Carilda, sí lo es.

Carilda. No, pero es que todo el mundo se va a disgustar.

Amaury. No, nadie se va a disgustar.

Carilda. ¿Tú crees que no?

Amaury. No, nadie se va a disgustar. La gente va a seguir con la mitología que quiera crearse sobre usted. Pero es bueno que de una vez se diga, que lo importante de usted, aparte de su belleza, aparte de su talento, de su simpatía, es su gran obra poética, que es lo que la va a trascender. Y la mitología que la gente se crea sobre los artistas, esa se va a quedar en el camino y lo que va a quedar al final, son estos poemas, son estos libros, eso es lo que va...

Carilda. ...Ay, Amaury. ¡Qué generoso eres!

Amaury. No, generoso no, soy justo con usted.

Carilda. Te quiero.

Amaury. Carilda ¿Y entonces lo del tren? ¿El tren salía de dónde?

Carilda. Él tren venía de Santiago y llegaba a La Habana, aquí, pero claro, pasaba por Matanzas. Y entonces, este escritor, uruguayo, me escribía, después que se fue de Matanzas, me escribía desde allá. Pero él quería que llegaran las cosas tan pronto que iba al último vagón del tren. Ya me lo había advertido por teléfono: por la mañana me decía: Carilda, ahora voy a escribirte un mensaje en la pared del vagón último del tren, bueno, yo iba por la noche cuando llegaba el tren a Matanzas a ver aquello, a leer aquello. ¡Qué lindas cosas escribía!

Amaury. Por eso ahí empiezan las historias.

Carilda. Y ahí empiezan las historias de Carilda ¿comprende?

Amaury. Claro

Carilda. Que después de todo son historias muy lindas y no hay por qué renunciar a ellas.

Amaury. Pero mire, yo le voy a decir algo. El pueblo cubano, el lector cubano y más que el lector cubano, incluso, el que no la ha leído -que se está perdiendo una de las maravillas del mundo- la quiere a usted, usted es amada. Usted es amada por todo el mundo.

Carilda. No, porque amo, porque amo al pueblo.

Amaury. Claro, porque eso va y viene, eso es un efecto de ida y vuelta.

Ahora, yo quiero, Carilda, porque ya el programa lo estamos terminando. Mire, usted me trajo hoy de regalo la última edición de Al sur de mi garganta, es esta.

Carilda. 60 años cumplió el año pasado.

Amaury. Con una dedicatoria que es para mi corazón, yo no voy a leer lo que dice, que es muy emocionante y ya yo tengo hace rato los ojos aguados. Pero es que yo traje para que Carilda me firmara...

Carilda. ...¡Ay, chico!...

Amaury. ...La edición Príncipe...

Carilda. ...Eso me emocionó...

Amaury. ...De Al sur de mi garganta...

Carilda. Porque nadie la tiene, porque se hicieron 300 ejemplares. Imagínense, en el año 49.

Amaury. Claro, del 49 y esto se lo regala a mi tío Raúl y por supuesto a mi tía María Luisa también, Pascualito, un amigo, el 11 de marzo de 1950. Y aquí está con las ilustraciones. ¿Cuántos libros se hicieron de esta edición?

Carilda. 300 nada más. Esto lo pagó mi padre. Entonces no había editoriales.

Amaury. ¡Fíjese que es propiedad del autor!.

Carilda. Y tuve la suerte de que con ese librito gané el premio.

Amaury. Entonces usted me va a hacer el favor de poner su nombre aquí. Y después, porque estamos en televisión, me pone una cosita más, porque eso es un tesoro de la biblioteca nuestra, de mi esposa y mía. Un programa bien emotivo y bien difícil. Esto no se puede creer.

Carilda. Es que tú no habías nacido cuando el libro se publicó.

Amaury. ¡Claro que no había nacido!.

Carilda. Ah, imagínate.

Amaury. Pero ya había nacido usted, había nacido su poesía y a lo mejor, quién sabe si yo nací de algún poema de estos. Entonces, ahora va a terminar el programa usted. Yo antes le voy a agradecer su gentileza, su viaje, el suyo y el de sus compañeros que la han traído. Ha sido un programa muy especial. Es además el programa con el que estamos comenzando este año 2011, es el primer programa de enero de 2011.

Todavía hay una grata temperatura afuera, hemos acabado de pasar las Navidades..., yo quiero que usted me lea este poema que es uno de los poemas que más me gusta suyo, y que de esa manera despida el programa y le agradezco señora, su poesía, su talante, su genio, su gentileza, su belleza. Su amor a Cuba, su amor a la Patria.

Carilda. Gracias, la agradecida soy yo. Gracias.

Adiós locura de mis treinta años,

Besado en julio bajo luna llena,

Al tiempo de la herida y la azucena

Adiós mi venda de taparme daños.

Adiós mi excusa, mi desorden bello,

mi alarma tierna, mi ignorante fruta

Estrella transitoria que se enluta,

Esperanza de todo por mi cuello.

Adiós muchacho de la cita corta,

Adiós pequeña ayuda de mi aorta,

Tristísimo juguete violentado

Adiós verde placer, falso delito

Adiós sin una queja, sin un grito

Adiós mi sueño nunca abandonado.

Amaury. Gracias, Carilda, muchas gracias por existir. Nos veremos pronto.

Carilda. Gracias.

Carilda Oliver en el programa "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Petí arregla el vestido de la poeta y Solís verifica que el micrófono permita escuchar con nitidez la voz de Carilda. El programa está por comenzar.

Carilda Oliver y Amaury Pérez en el programa "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Carilda Oliver y Amaury Pérez en el programa "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Carilda Oliver en el programa "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Carilda Oliver frente el espejo. Foto: Petí

Carilda Oliver en el programa "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Carilda Oliver en el programa "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Carilda Oliver en el programa "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Carilda Oliver en el programa "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Carilda Oliver en el programa "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Carilda Oliver y Amaury Pérez en el programa "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Carilda Oliver en el programa "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Carilda Oliver en el programa "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Carilda Oliver en el programa "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Carilda Oliver y Amaury Pérez en el programa "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Carilda Oliver en el programa "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Carilda Oliver y Amaury Pérez en el programa "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Carilda Oliver en el programa "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Carilda Oliver junto al colectivo de realización del programa "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Carilda Oliver en el programa "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Amaury despide a Carilda a la entrada de los estudios Abdala. Foto: Petí

Se han publicado 387 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • C'dric dijo:

    Ke pena ke vayan a privarnos de una segunda temporada, no se ke trabajo hacen los de opinión públika del ICRT, porke de veras ke la gente, el pueblo kubano, no kiere ke por el momento desaperzka este programa, pero bueno parece ke no está en manos de Amaury ke el programa siga, y lo peor es ke no hay una jsutfikación o razón ke argumente esta decisión.

    Bueno ayer se pudo disfrutar de una mujer ke hasabido ser mujer sin temor nada, y mejor aun, ha sabido expresarlo en una de las formas más hermosas ke existen, la poesía...ESTREMECEDOR EL PROGRAMA DE ANOCHE!!!!!!!!!

  • Cuqui Vilató dijo:

    Hola Amaury:
    Si escribo demasiado, quizás no puedas ni leerlo, pero cada vez que veo tu programa y los he visto todos, me digo: Este es el mejor, o el otro y el otro. Siempre es difícil definir el último, pero créeme, este con la Carilda que nos imaginábamos y la mujer que lograste presentarnos, la verdadera, aunque a las dos las queremos por igual, te confieso ha sido !!!ESPECTACULAR!!! Felicidades a los dos, a ella y a ti, sin olvidar a todo tu colectivo. Mil gracias por las noches de martes.
    Si admites sugerencias vuelvo decirte que me encantaría ver sentado allí a Fernando Alonso Rayneri y ahora te agrego, a su hija Laurita (como él le dice).
    Aquí te pongo un enlace, con una entrevista que le realicé a Fernando cuando cumplió sus 90 años, ya tiene 96. http://bit.ly/gnjMbF

  • Jesús dijo:

    Amaury... sencillamente Amaury... sin los tantos adjetivos que bien te haz ganado, ni los que te vienen por naturaleza, y por naturaleza digo porque, de otra manera no me explico que ahora mismo yo, que no te conozco personalmente --si es que amar tus canciones y amar desde ellas no es conocerte personalmente-- tenga un racimo de buenos adjetivos para ti... para ti el cantautor, el conductor de programas, el entrevistador... y en todos los casos el artista honesto... y en todo caso el grandísimo ser humano que eres; no parece redundante... lo es, y lo es porque ser buen artista presupone ser buen ser humano, ese recipiente contentivo de las esencias que nos definen.
    Admirar tu obra --que es admirarte a ti-- no me hubiera alcanzado para decidirme a escribirte, si no fuera por lo que me jode que los desaciertos se griten por altavoces y que los aciertos, en el mejor de los casos, se susurren en virtud de la falta de virtud... tan (mal) acostumbrados estamos a usar el dedo índice y no usar las palmas! por eso mi aplauso para ti.
    ...y es el aplauso de quien escucha tus canciones, del televidente, no el aplauso del periodista que, entre otros, entrevistó alguna vez a Carilda con muchísimo placer, aunque ni remotamente con la magia que tú lo haz hecho. Y esto que te lo diga la propia Carilda como entrevistada, pero yo que tengo referencia de muchísimas entrevistas suyas y que la he entrevistado yo mismo, entiendo que esta la tuya es la mejor que le han hecho... y te lo digo en caliente, acabado de saltar del sillón y de sentarme a escribirte después del abrazo de ustedes... y una confesión Amaury: yo también lloré! GRACIAS!
    "Pasivamente" he consumido-disfrutado tu obra artística, no solo gratis sino gratificante, sin que ni siquiera tú te enteres, como es obvio en la relación --o falta de relación-- en el binomio artista-consumidor.

    GRACIAS!!!

  • vicente dijo:

    todo mi respeto y admiración a carilda

    estuvo como siempre muy bella y muy sinpatica

    gracias amaury por llevarla la programa

  • C'dric dijo:

    Algo ke se me olvidó, ojalá ke un buen direktor de cine, de los ke sobran en nuestro país se inspirara en esa hermosa mujer he hiciera una buena pelíkula

  • Roberto (el otro) dijo:

    Ha sido tremendo programa. Has tenidos en tus programas invitados fenomenales pero este de Carilda NECESITA de una segunda parte al igual que el de Alicia, Alfredo, Eusebio...
    Felicidades en el nuevo año.

  • jorge Luis dijo:

    Amaury: Que será de nosotros los televidentes cuando tu programa no salga, este fue fenomenal que clase de mujer Carilda. Rogamos siga tu progrma y esperamos el de Silvio y Varela.

    Abrazos

    Jorge

  • GIULIO dijo:

    Carilda: Como siempre: ESPECTACULAR, IMPONENTE, SENSUAL!!!

    Le haré una anécdota: Primero conocí de su obra antes de verla a usted en programas de TV o en la prensa; y cuando llegaron a mis manos sus primeros poemas descubrí uno de los raros misterios que los envuelven, y es esa rara sensación de escucharle a usted, recitándolos, y no leyéndolos uno mismo. Me volví un fiel admirador de su poesía. Estuve en el primer programa CONVERGENCIA, donde se unió su voz junto al joven poeta Curbelo, en un mano a mano, en el lobby del Teatro Nacional. Usted recitó e hizo anécdotas, incluso esa donde conoció a Gabriela Mistral; pero claro, había más tiempo y contó la historia mucho más enriquecida, todo ello narrado con la nostalgia, alegría y el buen sentido del humor que le caracteriza. Luego llegó la cámara de televisión, la entrevista; y apenas se alejó el periodista pues la mayoría de los que allí nos encontrábamos, en una especie de EN SUS MARCAS, LISTOS, FUERA!!!, nos abalanzamos a darle un beso o estrecharle la mano. Fui el primero en llegar, lo deseaba así y lo logré. No sé si recuerda que luego de darle un beso en la mejilla le dije al oído mi admiración por toda su poesía, le dije mi nombre, que era abogado igual que usted, y que había nacido el mismo día de su cumpleaños, lo que con una diferencia entre ambos de 47 años. Le mostré un libro de poemas suyo (PROMETIDA AL FUEGO), y le dije que tan solo quería que me lo firmara o dedicara, y no pudo ser pues me dijo a mí, y luego a todos los demás, que se recuperaba de una fractura en la mano y que de plasmar su firma, aparte del dolor que sentía, pues no escribiría con sus verdaderos trazos. Automáticamente se me ocurrió dárselo a algunas de las personas que se encontraban junto a usted, con una nota para que lo firmara cuando pudiera, y me lo hicieran llegar por correo, pero alguien me quitó la idea, y ahí ha quedado el libro de poemas, con la nota a medio escribir. Siempre que le veo en televisión o en la prensa, me viene a la mente aquel encuentro y aquella anécdota. Es usted maravillosa, y encantadora, y aún terminando el programa y corriendo los créditos, quedé frente al televisor, por unos minutos más, maravillado por tanta genialidad. Que la vida le regale muchísimos años más, con tanta lucidez, pasión y desenfado.

  • Magali dijo:

    Amaury, que programa tan bello el de anoche, gracias miles una vez mas, estuve durante toda la entrevista, tan emocionada como estabas tu, realmente Carilda es una persona a la que admiro mucho, y ayer despues de esa entrevista, diera cualquier cosa por poder conocer a esa extraordinaria mujer personalmente,como tu dices, una señora en toda la extension de la palabra, es digna de admirar, tan hermosa como siempre, pero ademas es hermosa de alma tambien y eso tiene un valor extraordinario.

    Gracias a ti tambien por ese precioso regalo de anoche. Gracias Carilda por existir, gracias por su poesia, gracias por todo Carilda. A ti Amaury todo lo bello del mundo en este 2011, al igual a tu familia y para usted Carilda toda la salud del mundo que siga tan bella como siempre.

  • Idloy dijo:

    Conozco a Carilda desde mi niñez. Una bella oportunidad que me ha dado la vida. Carilda es una mujer con un carisma y un talento excepcional. Ella misma se definió en un sonteo que regalo a todos los foristas:
    ------------------
    CARILDA

    Traigo el cabello rubio; de noche se me riza.
    Beso la sed del agua, pinto el temblor del loto.
    Guardo una cinta inútil y un abanico roto.
    Encuentro ángeles sucios saliendo en la ceniza.

    Cualquier música sube de pronto a mi garganta.
    Soy casi una burguesa con un poco de suerte:
    mirando para arriba el sol se me convierte
    en una luz redonda y celestial que canta...

    Uso la frente recta, color de leche pura,
    y una esperanza grande, y un lápiz que me dura;
    y tengo un novio triste, lejano como el mar.

    En esta casa hay flores, y pájaros, y huevos,
    y hasta una enciclopedia y dos vestidos nuevos;
    y sin embargo, a veces... qué ganas de llorar
    --------------------------
    Gracias Carilda y a todo el colectivo de con C2QSQ, especialmente para Peti. Las fotos son hermosas.
    Aun estoy emocionado. Ojalá lo repitan nuevamente en un horario estelar.
    GRACIAS.

  • Elizabeth Herrera dijo:

    Amaury:

    Te envio un gran saludo y muchas felicidades en este nuevo año a ti y a todo el colectivo de ese programa que !!Uffffff!! que decir, una maravilla, lo mejor en este momento de la televisión cubana, nos acerca a la vida de todos los que de una forma u otra representan la cultura cubana, los que no tenemos nada que ver con eso tenemos una imagen de ellos y tu programa nos enseña la verdadera cara de ellos, su modestia, integridad, valores, nos enseña a querer a los artistas, un ejemplo: yo practicamente no conocia a Carilda, ni a su poesía, anoche lloré con sus poemas, cuando vea sus libros correré a comprarlos. En fin me gusta mucho tu programa no me pierdo ni uno, ojalá sigas deleitándonos por mucho tiempo más. Que bueno que todavía quedan personas que saben hacer televisión, MUCHAS FELICIDADES.

    Un beso a todos

    elizabet herrera
    una fiel admiradora

  • Armando dijo:

    Gracias Amaury, por ese programa tan especial que nos entregastes en el dìa de ayer con Carilda Oliver labra , de todo corazòn te doy las gracias a nombre del colectivo de trabajadores del Hospital hermanos Ameijeiras que con tremendo entusiasmo seguimos el programa hasta el final. No hay palabras para describir tu brillante conducciòn y las palabras tan sinceras e interesantes que Carilda nos entregò y lo bella que estuvo la lectura de los poemas que escogistes y te invito a que musicalises alguno y nos lo regales en este año.

    De todos tus invitados , me atrevo a asegurar que nuestra C arilda, demostrò una gran maestrìa , sencibilidad y versatilidad, con gusto te vimos lagrimear y junto a ti, tu pueblo que tambien derrochò lagrimas de satisfaciòn y agradecimiento a tu programa y a nuestra Carilda Oliver Labra.

    Sigue asì Amaury, gracias a tu entrega , Gracias por tu programa, gracias por ser tan sencible y ayudar a tus admiradores y a tu pùblico , bendiciones a tus hijos y mucha salud espiritual y material para tu vida , que tu programa sea eterno y que algùn dìa estemos festejando los 25 años de fundado.

    Te pediria algo màs, y espero que algùn dìa me complazcas. me gustaria que invitaras a tu programa al Atleta William Vargas, de Caimito, Prov. Habana, ya retirado del deporte activo por problemas de salud, pero actual entrenador, ganador de multiples medalla de oro en olimpiadas y Juegos Panamericanos en la especialidad de Alterofilia (Pesas)

    Siempre invitan peloteros nada màs , y William tiene un precioso historial y hermosas anecdotas que lo hicieron grande para llegar a ese deporte, pues tuvo que vencer miles de obstaculos para llegar a ser grande entre los grandes y traer a Cuba sus multiples Medallas . No te voy a defraudar, invìtalo y veràz.

    un abrazo y felicidades. Armando

  • Alfredo Ávila dijo:

    Anoche disfrutamos en silencio esta maravillosa entrevista, atentos, riendo, llorando, aplaudiendo...

  • Jesús dijo:

    MENSAJE A CARILDA:

    SEÑORA! como bien le dijo Amaury... y como le diría yo, Señora y a la vez sierva de la poesía, primera dama del verso... poetisa y musa al mismo tiempo. Si quiere imaginar el estado en que me enfrento al monitor que tengo delante, la remito a una experiencia que con seguridad es recurrente en su vida: enfrentarse a la página en blanco donde escribirá (acuñará) el primer verso de un soneto, aunque luego decida cerrar con él el último terceto. Me imagino el torrencial aguacero que, dentro del eterno diluvio de expresiones de respeto y amor que siempre ha tenido, la estará empapando ahora mismo como destinataria de ese remitente infinito que son los admiradores de su poesía y del ser humano inmenso que es Ud. Usted misma es un aguacero que sabe ser llovizna también para no lastimar... pero lo de esta noche ha sido diluviano, acaso la gota que rebosó el cáliz que de alguna manera somos todos a imagen y semejanza... la gota que también me empapó a mi --no solo a Amaury-- y que me sacó del sillón y me sentó frente al monitor para decirle (que trabajo me cuesta ahora cerrar) que yo también, como muchísimos que sospecho y otros que ya me consta, estábamos en ese abrazo de ustedes, para negar, al menos por esta vez, y con el permiso de Amaury y de su equipo de realización... que con dos que se quieran no basta... es necesario -urge- QUE NOS QUERAMOS TODOS!!!
    Gracias Carilda!!!
    Quizás mi nombre no le diga nada, como quiera le digo que soy Jesús Calaña, que entre los años 1983-93 atendí las artes plásticas en matanzas y escribí para la página cultural del periódico Girón y para la revista Urbe, de La Habana. Algo más puntual pudiera ser el dato de que soy quien llevó a su casa, en 1987, a Fayad Jamís, a propósito de su exposición "Fayad si tiene quien le escriba". No obstante me recuerde o no, quisiera decirle... mucho gusto Carilda, porque Ud es siempre nueva!

  • Luis M. Domínguez Batista dijo:

    La poetiza vuela, sueña como una adolescente; ama, es protagonista y es testigo de su tiempo y se introduce en el tiempo futuro como quien acaba de nacer. Goza con los escondrijos y la picardía del rostro y de los ojos que son más poesía que las palabras. Poca gente alcanza la grandeza con tanta sencillez y la hace saber con tan pocas palabras y con tanta expresión en el semblante.

    Desde una persona a la que le parece conocerla desde hace mucho tiempo reciba el cálido saludo y siga que ya es eterna.

  • LYM dijo:

    Qué conmovedora entrevista, qué mujer toda sentimiento, la llevaste casi al límite y tu mismo estuviste ahí y por supuesto a todos nos hiciste llorar, que sabroso poder escuchar esos poemas en sus labios, con esa forma casi mágica de decirlos que nos embeleza, creo que esta va a ser también de las mas comentadas como la de Eusebio y Gerardo Alfonso. Un gran abrazo a Carilda por ser tan cautivadora y sincera y aunque su vida hubiese sido como la comentaban te amamos igual, tu eres excelsa y eso nadie lo puede empañar aunque quiera. Gracias Amaury, nos la hiciste buena.

  • Yampiel Gallardo dijo:

    Agradecer a Amaury por estos programas y donde el disparar de nuestra emoción fortalece nuestros valores como personas y destaca aquellas personalidades que tanto admiramos y queremos, como siempre nos tienes acostumbrados, Carilda es un ejemplo de ello, una vez más Gracias.

  • ariel dijo:

    Amauri eres un conductor excelente capas de no caer en la monotonía de la entrevista me gusta mucho tu programa pero tengo una sugerencia para el programa porque no lo cambian de horario media hora mas tarde porque en mi casa mi mujer y yo nos fajamos por quien tiene que fregar para poder verlo no sabes en le disyuntiva que me pones.

  • Saylin Tamayo dijo:

    Amauri mi madre y yo te agradecemos profundamente la ternura que sabes desbordar en cada uno de tus programas... el de ayer muy especial, lograstes hacer un acrecamineto realmnete humano de una de nuestras mas amadas e iluminadas poetizas...
    Sigue por ese camino que has encontrado, nosotros te lo agradecemos.

  • Eludis Falcón Palacios dijo:

    Gracias Amaurys por este nuevo regalo, tu programa nos tiene acostumbrados a estas emociones, pero anoche fue espectacular, se te fue la mano. Todos lloramos y ojalá que alguien lea todos nuestros comentarios y no quiten el programa que es el mejor de la TV Cubana.
    Aqui en San Luis - Stgo de Cuba te seguimos siempre.

  • Xiomara dijo:

    ¡Que bella Carilda¡ ¡Emotiva y amorosa entrevista¡
    Lindo programa para iniciarnos en el 2011.

    Amaury nos hicistes un bellisimo regalo en el primer programa del año

    Nada, que tu sabes llegar a nosotros.

  • René Romero Oramas dijo:

    Elier : Pensando en eso mismo hace muchos años, en que es única tambien interpretando sus propios poemas, logré grabarle un casette completo que circuló con el apoyo de ARTEX. La voz del Mito, así se llamó. La grabación existe aún. Sería el momento de hacerla disco.
    René Romero Oramas

  • Carlos dijo:

    Fue un programa triste. Quizás muchas personas que se encuentren fuera del mundo de las artes y no conozcan interioridades de los poetas, escritores y demás artistas, nuncan podrán comprender lo que digo. Pero es justo que se hagan programas así y que personalidades como Carilda expongan sus vivencias en este dificil mundo de las artes y de como es recepcionado por el resto de las personas la propuesta estética y social de los artístas. Gracias Amaury.

  • @maurys E. R. dijo:

    No me canso de sorprenderme de tan genial programa, no podiamos empezar el año de otra manera que no fuera con la genial novia de la poesia cubana.

    Amaurys creo que debes promover en la cultura cubana la entrega de los premios de la popularidad como la entrega de los girasoles opina, que tanta aceptacion tenian en nuestro pais, ya que se debe reconocer moralmente a nuestros artista que tanta gloria le dan a nuestro pais y estoy seguro que lo van a gradecer porque es el reconocimiento del pueblo, tu puedes promover eso ya que eres muy respetado en el medio y el pueblo te quiere y te lo va agradecer, cuenta con nuestra ayuda si es necesario.

    AMAURYS HAZ UN TIEMPITO Y DIME SI POR FIN LOGRASTE LA ENTREVISTA CON OMARA Y SI EXISTE TODAVIA TIEMPO.

  • @maurys E. R. dijo:

    No me canso de sorprenderme de tan genial programa, no podiamos empezar el año de otra manera que no fuera con la genial novia de la poesia cubana.

    AMAURYS HAZ UN TIEMPITO Y DIME SI POR FIN LOGRASTE LA ENTREVISTA CON OMARA Y SI EXISTE TODAVIA TIEMPO.

  • fuillerat dijo:

    Como puede un solo ser humano desprender tanto pero tanto amor, aguaceros de ternuras, y mucho más que esto, una firmeza de carácter que nos devuelve la confianza en el ser humano. Gracias Carilda por ser nuestra, gracias por pertenecerte como parte de todos los cubanos. un beso, el mas grande, el mas especial. Te amamos mucho, siempre y exageradamente.......

  • Maryele dijo:

    Gracias Amaury por tan bello programa, mucha salud y que continuen tus éxitos en el año que recién comienza. Magnífica mujer Carilda, que mantenga por muchos años esa ternura y esa frescura que emana. Gracias a los dos por existir.

  • Jose Luis dijo:

    Que buena la entrevista!!!!!!
    Me encantó sobre todo por la sinceridad de Carilda y su lirismo.
    Que siga con esa vitalidad y esa forma de enfrentar la vida que contagia a todos.
    Gracias Amaury por traernos a Carilda a la sala de nuestras casas.
    Que emocionante final!!!!!!!!!

  • Yerandy Pérez dijo:

    Amaury, Carilda,
    Sé que es muy difícil e improbable que entre tantos mensajes puedan leer el mío. Pero si por alguna de esas "causa-lidades" de la vida, fuera así. Quiero que llegue a ustedes mis más sinceras felicitaciones, por el excelente programa de anoche, que tengo entre los mejores de tú serie tan aceptada por los televidentes cubanos. Ojalá, Amaury, que tú programa no se acabe pronto y que no aparezcan tropiezos que lo extingan. Afectuosamente, un tocayo de apellido.

  • alex dijo:

    el mejor programa que e visto
    me gustaria q entrevistaras a Pedro Luis Ferrer y a Carlos Varela

Se han publicado 387 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Amaury Pérez Vidal

Amaury Pérez Vidal

Cantautor cubano. Fundador de la Nueva Trova. Ha conducido varios espacios exitosos en la televisión nacional. Ha escrito varias novelas y poemas.

Vea también