Imprimir
Inicio » Noticias  »

Decide Tribunal sustituir pena de muerte por 30 años de privación de libertad al terrorista Cruz León (+ Video)

| 49
Ernesto Cruz León, terrorista salvadoreño

Raúl Ernesto Cruz León, terrorista salvadoreño.

Este viernes concluyó en La Habana la vista del recurso de apelación de pena de muerte seguida contra Raúl Ernesto Cruz León por el delito de terrorismo de carácter continuado, en la Sala de los Delitos contra la Seguridad del Estado del Tribunal Supremo Popular, de acuerdo con una fuente de esa institución consultada por Cubadebate.

Este órgano anunció la decisión de sustituir la sanción original que  se le impuso por la de 30 años de privación de libertad, máxima pena que se le puede imponer dada la legislación aplicable al caso.

Cruz León es el autor de atentados con bombas en centros turísticos de la capital cubana en 1997, y como fue probado en el juicio que tuvo lugar dos años después en Cuba, fue enviado a la Isla para esos fines por la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) y Luis Posada Carriles, quienes dirigían la red de terroristas que se organizó y financió en Estados Unidos y se estructuró en Centroamérica para tratar de destruir la Revolución.

Los actos terroristas de Cruz León, cumpliendo órdenes de Posada Carriles, costaron la muerte al turista italiano Fabio di Celmo y cuantiosos daños materiales en hoteles y centros turísticos de La Habana.

Durante el juicio que se le siguió por su participación en actos terroristas, Cruz León reveló que el salvadoreño Francisco Chávez Abarca fue quien lo contrató cuando trabajaba en la agencia de rentar autos “Geo Rent a Car”, en El Salvador, y lo convenció de realizar misiones terroristas en el extranjero, al contarle que él mismo lo había hecho.

Chávez Abarca fue capturado cuando intentaba ingresar a Venezuela y fue extraditado a Cuba en julio de este año.

red_terrorismo_completa_web

Actos terroristas realizados por Ernesto Cruz Leon en la Habana, en 1997. Reconstrucción de los hechos

Se han publicado 49 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • el Moro dijo:

    Bien muy bien ,una mas , Cuba es Cuba y ya , no tenemos que demostrar nada , lo estamos haciendo desde el primer dia y a los del Norte tampoco queremos darle ninguna leccion de justicia , ya le hemos dada muestras suficientes de que somos , como somos ,por donde vamos y dejando claro cuanto los despreciamos.

    A los de la silla electrica , la inyeccion letal y otros procediemientos super modernos mara matar y que dirigen y ordenan matar en Cuba ,ya tienen otra victima un mercenario a sueldo que recibirá 30 años de prsision y ademas el eterno desprecio de todos los seres dignos de este alocado mundo.

  • al dijo:

    No voy a darle a nadie una leccion de moral pues es suficiente con la que les ha dado el tribunal con su sentencia a este desgraciado. No soy religioso ni lo nesecito para mostrar mi opinon abiertamente contra la pena de muerte, no creo en ella como metodo para impartir justicia. Eso es definitivo, si fuera victima de las atrocidades cometidas por este señor tampoco creeria en dicha pena y en esto soy absolutamente sincero.
    De un dia a otro veo como la mesura vuelve al foro y ya no se escuchan esas loas a un metodo barbaro para impartir justicia que desgraciadamente aun hoy persiste en casi todo el mundo para verguenza de los seres humanos.

  • Luis Abad dijo:

    Querido Dardo : Te he leido y esta vez te encuentro inmerso en cierta ambigüedad . Es propio del tema en el que no es fácil adoptar
    una postura firme en uno o en otros sentido ,tanto mas cuanto que las circunstancias de los hechos probados , el entorno y el momento en que se produce la sentencia , la gravedad misma de los hechos , el perfil , la extracción social y las razones del acusado , los principios revolucionarios , la situación internacional y muchos mas factores , deben ser tenidos en cuanta .
    Es cierto que la Justicia humana no tiene en sus objetivos arreglar o borrar los efectos de un delito , ni compensar a las víctimas sobre todo de delitos de sangre . La pena de muerte puede resultar , según los casos , hasta menos dura que 30 años entre rejas . De ahí , el suicidio que es una muerte voluntaria por razones personales .
    Dicho esto , creo que está claro que es diferente de la Ley del Talión del Ojo por Ojo y Diente por Diente que es devolver el daño causado es decir imitar al delincuente .
    Solo añadiré que creo en la posible voluntad e intención de «reinserción social» de un condenado a quien se le perdona la vida y en la posiblidad de auténtico arrepentimiento de un condenado siempre que lo demuestre con hechos , aunque haya sido un vampiro .
    Pero también creo que quienes se regodean con términos como «Humanismo» , «Generosidad» , «Merecimientos» , Sacralización de la Vida Humana» ,»Mea Culpa , Confesión , Arrepentimiento , Promesa de
    Enmienda y Absolución» se dejan llevar por su creencia ingenua e idílica en un Paraíso Celestial que les salvará de tanta inmundicia ,que para merecerlo hacen gala y dan muestras de la mas alta moral ante su propio Juez y se ven en la obligación de desmarcarse , (quien sabe si «olvidarse») , de la infamia que nos rodea afin de construirse una «Buena Conciencia» a costa de no pararse en analizar la realidad. Prefiero sufrir el insulto de «Vampiro» a caer en «Insostenible Doble Moral» y a pasar por «Mea Pilas» . Saludos a todos . Luis Abad ,desde Madrid .
    desde Madrid .

  • José Miguel Vázquez dijo:

    Aplaudo la sabia decisión del Tribunal Supremo de Cuba, al cambiar la pena de muerte contra el terrorista salvadoreño Ernesto Cruz León, por una condena de 30 años de prisión.Lo dije anteriormente y lo reitero ahora, si en algo debemos distinguirnos de nuestros enemigos es no aplicar sus brutales métodos.Creo que Cuba ha dado una muestra de fortaleza moral, y estoy seguro que el Padre y familia de Fabio Dicelmo sabrán comprender esta medida.

  • Un vampiro, para los señores hadas dijo:

    Pues lo cierto es que debo discrepar. Es obvio que una decisión de ejecución provocaría una reacción internacional importante. Pero si realmente pensamos en qué es más justo, no está tan claro que sea más justo encerrar a un criminal de por vida que ejecutarlo. La cárcel debe servir para rehabilitar siempre que se pueda. Si se cometen crímenes de este calado, es evidente que ese hombre no se va rehabilitar ni con treinta ni con cien mil años que estuviera encerrado. Entonces yo veo mucho más digna una ejecución que la cadena perpetua de facto.
    Treinta años de cárcel es una pena excesiva, porque no rehabilita. Yo veo que la máxima pena de cárcel que debiera darse no debería superar los diez años. Si es un crimen de este calado, la ejecución es lo más conveniente y mucho más humana que el encierro de por vida.

  • Dardo Ribas dijo:

    ESTIMADO LUIS, NO VEO LA AMBIGÜEDAD QUE REFIERES…

    He trazado, claramente, mi oposición a la pena capital.
    Es una convicción de toda la vida.

    Pero, por otro lado, comprendo que en circunstancias especialísimas -traición abierta a una Nación, a un pueblo, a los hermanos-, la pena de muerte podría llegar a ser razonablemente aleccionadora, aunque no deja de constituir una determinación muy grave.

    En épocas de guerra o extremas para un país, podría entenderse esta condena. Lo mismo, en caso de delitos gravísimos que hayan involucrado perversidad manifiesta sobre personas asesinadas en delitos llamados «comunes».

    Me refiero al caso de violaciones seguidas de muerte o acciones que hayan puesto en peligro la vida de personas inocentes (los secuestradores de naves y aviones que sufrió la Revolución cubana, por ejemplo).

    Es un tema delicado y que tiene muchas aristas. Tal vez, te han parecido ambivalentes mis opiniones en este sentido, pero no lo son.

    Los dictadores de Argentina, por ejemplo, consideraban que los opositores «traicionaban a la Patria» y ejecutaron a miles y miles de militantes populares. No había juicios, ni farsescas condenas determinadas por un tribunal y con defensa creíble para los acusados.

    Se trató, lisa y llanamente, de horrible, clandestina y cobarde represión; secuestros, torturas y ejecuciones que no encuentran justificación alguna.

    En su escala absurda de valores, para los dictadores pro imperialistas, la Patria eran ellos y sus conveniencias que marchaban de furgón de cola del amo del Norte y sus negocios.

    De la misma forma, en el entendimiento de estos canallas, la Patria era la oligarquía, la Bolsa de Comercio o los grupos del privilegio personificados en múltiples expresiones.

    Cuando mataban gente -previo torturarla y mortificarla hasta lo indecible-, consideraban que estaban haciendo «justicia», porque lo que castigaban -en sus febriles teorías-, era la «traición a la Patria» según ellos y sus conveniencias las concebían.

    Como puede observarse, el criterio que justificaría la pena de muerte en estos individuos, difiere totalmente con el que yo expongo.

    De cualquier manera y aún desde miradas antagónicas, la pena capital no resuelve nada. El daño ocasionado -probado o supuesto-, por el inculpado es irreparable.

    Es el caso del inocente italianito asesinado por la acción de este sujeto al que se le ha conmutado la pena de muerte allí en Cuba luego de años de prisión.

    Entiendo que aplicada la pena de muerte, hay un efecto residual que tiene un valor específico para los códigos o leyes que la propugnan y que no es otro que proporcionar una clara advertencia a quienes pretendan emular las conductas del condenado.

    Esa es la médula disimulada «diplomáticamente» en esta medida extrema. Ocurre en todo el mundo. En los EEUU, con la espantosa silla eléctrica aplicada a los inocentes esposos Rosenberg o en la España de Franco con el «garrote vil». Podríamos agregar, para ser sinceros, las incalificables lapidaciones a una adúltera que mató a su marido en cualquier país fundamentalista en lo religioso.

    Incluso, los métodos para quitarle la vida a un reo indefenso -porque aunque sea un criminal, en ese momento, está indefenso-, guardan un evidente impacto psicológico sobre las masas. Nada es casual.

    Nuestros independentistas -desde San Martín hasta Bolívar-, tuvieron que aplicar estas sentencias. Eran circunstancias extremas para el destino común de los americanos.

    San Martín firmó el fusilamiento del general español Antonio Landívar. También otros. La historia oficial trata de ocultarlo, pero ocurrió y está probado.

    El Libertador era un hombre poco proclive a estas condenas, pero tuvo que hacerlo porque los crímenes execrables de ese militar español justificaban ampliamente la medida ejemplificadora.

    No lo condenó por ser un soldado enemigo, sino por los asesinatos impiadosos, innecesarios, robos, saqueos, extorsiones y tropelías de todo tipo que cometió con la anuencia del brigadier español José Manuel de Goyeneche, primo de Pío Tristán (militar y político peruano al servicio de España)

    Modestamente, yo avalaría esa actitud de fusilarlo en toda la línea.

    Me permito una digresión al margen, porque el tema es apasionante e interminable:

    Un aspecto interesante en todo este asunto -aunque un tanto subjetivo-, es el método empleado para quitarle la vida al condenado.

    No es lo mismo un pelotón de fusilamiento que termina al instante con el condenado, que la aplicación perversa y sofisticada de máquinas u ocurrencias para mortificar al ajusticiado -caso garrote vil, gota, empalamiento, hoguera-, elementos que sólo pueden surgir de mentes viles y depravadas.

    No es lo mismo cortar una cabeza en la guillotina ante una multitud que observa semejante y tremendo espectáculo, que meterle a un tipo una inyección que acabe con su vida en una pulcra sala que parece un quirófano.

    Lo único idéntico, es el crimen en sí… matar a una persona con voluntad manifiesta y con una estructura jurídica que lo convalide o no.

    Luis, dices en una frase «Solo añadiré que creo en la posible voluntad e intención de “reinserción social” de un condenado a quien se le perdona la vida y en la posiblidad de auténtico arrepentimiento de un condenado siempre que lo demuestre con hechos, aunque haya sido un vampiro». (Sic)

    Lo comparto plenamente. Creo en la posibilidad de que un individuo -reflexión mediante y ayuda colateral del mismo sistema que lo condenó-, pueda comprender la criminalidad de sus conductas y redimirse.

    Insisto, me parece encomiable esta resolución del Tribunal cubano. Ha pasado un largo tiempo desde la captura de este terrorista y no sería justo, además de la larga prisión, ejecutarlo ahora.

    La Justicia, además, no puede apelar jamás a la tortura. El desprecio público sobre este sujeto no variará. Pero la sociedad se dignifica al no aplicarle la «ley del Talión».

    Aprovecho para señalarte que yo no soy religioso. Mi posición no tiene que ver con la creencia de «castigos divinos» y todas esas pamplinas inconsistentes.

    Fíjate que los dictadores genocidas de Argentina ahora presos y enjuiciados y condenados coinciden en esta remanida argucia.

    Dicen todos ellos: «No creemos en la justicia de los hombres… que nos juzgue Dios».

    Una cretinada incalificable. Hasta ellos saben -o intuyen- que no existirá ningún tribunal que los juzgue en «el más allá»… por una sencilla razón… después de la muerte… no hay nada. No hay certidumbre alguna de semejante posibilidad.

    Un gran abrazo para ti, compañero.

  • MANOLOGLEZ dijo:

    Que pena que el Sr Rivas,como en el caso de los mineros chilenos,siempre se le rompe el carro en la última curva.
    Después de una muy buena explicación,arremete como de costumbre contra la religión.
    Como siempre le recomiendo,deje que cada quien tenga su propia visión de este mundo, del que tenemos todos la CERTIDUMBRE que esta patas arriba.Y además a punto de mate.

  • al dijo:

    Lo del vampiro que escribe a los señores hadas (¿Soy un hada? gracias) va literalmente de conten a conten. ahora resulta que el señor conde de Transilvania nos propone que aquellos que incurran en falta deben ser condenados hasta 10 años de privacion de libertad y de alli en adelante al paredon. Valla que lo suyo es bien curioso pues ahora mismo pensandolo bien no encuentro paralelo en la historia con su postura (o si pero no es mi intencion agraviarlo) ni en la francia revolucionaria de la guillotina que ya es mucho decir.

  • noelito dijo:

    A RAUL Y A TODA SU FAM Q DIOS LOS BENDIGA LOS QUIERO NOEL.

  • Dardo Ribas dijo:

    COMO SIEMPRE, SE ME VIENE ENCIMA, «AGGIORNADO»,
    EL TRIBUNAL DE LA INQUISICIÓN…

    Estimado MANOLOGLEZ, brinde usted el ejemplo y permita
    que yo tenga mi propia interpretación de las fábulas religiosas.

    No veo nada ofensivo en manifestar mi creencia racional en cuanto a que después de la muerte no hay nada.

    ¿Ha estado usted de visita en «el más allá» y ha regresado para confirmarle al mundo la buena noticia referida a la vida después de la muerte?

    Miré, Manolo, estoy de acuerdo, que cada uno crea en este sentido en lo que quiera. Me alineé siempre, a rajatablas, por el respeto a ese derecho. Ahora, si bien es posible y razonable hacer propaganda mística, permítanos a nosotros, los «herejes», realizar la opuesta.

    No estamos en las épocas de Torquemada, querido amigo.

    El gran poeta y escritor José Saramago, como cantidad de individuos ilustres y sapientes, han manifestado lo mismo que yo -humilde y desconocido comentarista de «Cubadebate»-, sin embargo usted no les ha salido al cruce diciéndoles que «rompen el carro en la última curva» (me encantó la metáfora).

    No se lo tome a la tremenda, por favor, querido compañero de «blog». No hubo intención -ni la habrá-, de ofender a nadie. Sólo he señalado lo que hasta ahora hemos podido comprobar a lo largo de toda la historia… que se sepa, no hay nada después de la muerte.

    Terminado el proceso de la vida, la materia se descompone, y al decir del emérito lusitano «nos integramos a la nada» o nuestros despojos -transformados por la química- terminarán alimentando las raíces de un árbol o el estómago de un quirquincho en un cementerio pueblerino. Ya se sabe de las costumbres de este simpático animalito silvestre, al menos por estas pampas de Dios.

    Felicito a quienes viven en la alegría, la ilusión, de despertarse en otra dimensión de la existencia después de la muerte. Yo también, cantidad de veces, me lo he planteado. No hay un día de mi vida en que no me pase por la cabeza la muerte y el sexo.

    Para algunos volveremos encarnados, para otros, quedaremos en el limbo esperando el Juicio Universal. Eso pasaría, según los mitos cristianos, cuando el Mesías (Jesús) regrese en una nube, someta al Anticristo (Satanás) y reine mil años (Apocalipsis). Hay que leer la Biblia. Yo la leí toda y varias veces.

    Los devotos del Vudú, aseguran que los humanos nos reencarnaremos dieciséis veces y que luego nos convertiremos en plantas o animales.

    Una interesante variante. Hay otra multitud de interpretaciones, pero, hasta ahora, nadie ha demostrado o ha podido demostrar estos fervorosos anhelos.

    Por lo tanto, en mi caso, dolorosamente, reina el convencimiento que inerte la materia, no hay nada… sólo cenizas que se lleva el viento o huesos en un enterratorio. Tanto para los humanos, como para los animales.

    Yo desearía, fervientemente, volver a vivir. Quisiera reencontrarme con seres amados, amigos, familiares, vecinos, perros, gatos y canarios que fueron entrañables compañeros y que murieron. Hasta una lechuza convivió conmigo durante años. (Que quede claro que no me refiero a mi ex mujer.) La fría realidad, indica que no nos veremos nunca más.

    ¿Usted cree lo contrario? ¡Le felicito!… Seguramente se vive con más alegría en la convicción que la muerte será derrotada por los tiempos de los tiempos.

    No deberían los creyentes sufrir tanto cuando muere un ser querido. Es más, no deberían tener temor a la muerte que no sería tal. Por eso, jamás comprendí tanto sufrimiento cuando la parca les anda rondando. Yo en cualquier momento me «integro a la nada» y lo acepto resignadamente, aún en la convicción que se acabó la fiesta de la vida.

    ¿Está mal? Estoy seguro que si esto lo hubiera dicho en la época del Medioevo, los curas de la época, tan piadosos y cristianos, me incineraban en una hoguera. Tal cual hicieron con millones por toda Europa. De la misma forma que los «conquistadores» les imitaron posteriormente con millones de indígenas y negros en la América nuestra y siempre con la Biblia en una mano y la espada en la otra.

    Fíjese que importante es este asunto de la pena de muerte si uno guarda mis convicciones. La organización humana debería meditar sobre este asunto con más profundidad.

    Quitarle la vida a una persona es despojarlo de todo. Para siempre.

    Esa debe ser la causa por la que los códigos jurídicos tuvieron y tienen, desde siempre, condenas muy severas para con los asesinos de cualquier característica.

    Habría que consultar a un abogado. O mejor, a un filósofo (es peligroso dejar en manos de los abogados cuestiones éticas). Por eso, suena a contradicción que se condene a un individuo que ha matado utilizando la reproducción de su conducta, pero a la inversa.

    ¿Qué clase de justicia es esa? La muerte no puede ser jamás invocada como «justicia».

    Un gran saludo, Manologlez. Sincero, eh.

  • MANOLOGLEZ dijo:

    Un saludo sincero también para el Sr Rivas.
    A lo mejor si el Sr Saramago,QEPD,hubiera escrito en este Foro arremetiendo en vs de la religión,este también humilde y desconocido forista le habría dicho alguna cosa.
    Como me molestó eso de…..PAMPLINAS INCONSISTENTES… y ….CRETINADA INCALIFICABLE……fué que no me pude quedar callado.
    Si no hubiera usado el…HASTA ELLOS…..,refiriendose a los que usando un poder que los argentinos no le dieron llenaron de dolor a ese gran país,le aseguro que yo no diria nada.
    Como en mi anterior comentario estoy muy de acuerdo con ud en cuanto a la soberana desición tomada por nuestro TSP,de la cual ud hace una magnifica explicación.
    Le reitero mis saludos y le exorto a que nos siga ilustrando con sus argumentos y a que deje tranquilos a los cristianos sinceros,no a los que se escudan en Dios,como los señalados gorilas,para justificar sus crimenes,esos seguramente van derechitos para el Infierno.
    Aunque faltan unos cuantos dias para que finalice el año,me adelanto en felicitarle y desearle cosas buenas a ud y a su familia.Me adelanto no vaya a ser que los que gobiernan al norte de mi país no nos dejen llegar al fin de año.
    Ah….Cuidese de la exmujer,que cuando se entere de su referencia a ella le va a decir cosas feas.

  • Rigoberto Paneque Núñez dijo:

    Como jurista, considero acertada la decisión del tribunal, pero quisiera compartir el críterio de Sincero, que se cumplan los 30 años dentro de la prisión tras las rejas, nada de rebaja de mitad de sanción, de tercio, de condicionales, que 30 años sean realmente 30 años.

  • Luis Abad dijo:

    Quiero puntualizar tres cosas dirigidas al Sr. Gonzalez :
    1ª Que una cosa son los Códigos Penales modernos , razonados
    acertadamente o no , con Pena de Muerte o no pero con pretensión de «JUSTICIA HUMANA», lo cual se puede discutir a la vista de de enfoques diversos .
    2ª Que otra cosa es , para quienes deseen aportar argumentos religiosos , ( a veces ocultándolos como tales POR VERGÜENZA HISTÓRICA ), LA HISTORIA DE LA PENA DE MUERTE , ( a pesar del
    Mandamiento de «NO MATARÁS» . En esa Historia han sido protagonistas
    generalmente por «MOTIVOS RELIGIOSOS» , las Creencias en Dioses o en Dios , en Jehova , en Allah … desde los Sacrificios Humanos al Sol ,
    el Imperio Romano con los cristianos , la divina Ley Judía del Talión ,los Reyes por la Gracia de Dios ,las Cruzadas contra Cátaros y Albigenses , las Cruzadas de Palestina , la Inquisición con los Herejes a la hoguera , el Descubrimiento con la Biblia y la Espada so pretexto de Evangelización y en nombre dela Cruz , las sangrienteas guerras de religión entre Católicos y Protestantes , el Corán con las adúlteras a la lapidación , Franco con su «Cruzada» y su «Nacional Catolicismo» , los Nazis católicos con la «Solución Final» antisemita con el silencio de Pío XII , los militones , argentinos , chilenos ,guatemaltecos , salvadoreños … bendecidos por los obispos , las guerras de Bush – El iluminado … Quiere esto decir que
    parece lógico afirmar que toda religión sirve para justificar una conducta , SOBRE TODO SI LA CONDUCTA ES CRIMINAL … , Y QUE MEJOR OBVIAR EL PAPEL DE LAS RELIGIONES Y BUSCAR ALGO NUEVO .
    3ª .- No queda pues mas remedio que ocultarse tras algo que hoy llamamos «DOBLE MORAL» , justificable en lo personal ante el reto de
    justificar el merecimiento a la Salvación por Méritos que depende de
    un apostado JUICIO FINAL . Todo menos afrontar la REALIDAD y acudir a argumentos opinables según una MORAL LAICA que de adoptarse por los
    espíritus religiosos dejaría sin trabajo a los teólogos . Pues en eso estamos : Sr. Gonzalez , mire con certidumbre esa realidad que está patas arriba , según Ud. dice . Nosotros lo hacemos cada día .
    Saludos .Luis Abad , desde Madrid .

  • caridad dijo:

    pienso que es justa la decicion de los jueces,es un ejemplo a la humanidad, no es por el simple hecho de que es perdonado sino para que pague las injusticias y esperemos que todo aquel que intente entrar al pais con las mismas intenciones sea capturado y castigado seberamente

  • Víctor. dijo:

    Cuba, mi Patria, cuando vivo experiencias como esta en que lo humano y la justicia se encuentran para dar lecciones de lo que es Revolución, me siento más orgulloso de ser cubano, revolucionario y jurista. El imperio no puede entender porque sencillamente es la antítesis.
    Ribas, !que ejemplo de ética la de los jueces que fallaron(abogados también)!.
    Saludos a todos…….

  • Dardo Ribas dijo:

    VÍCTOR… LO DE LOS ABOGADOS FUE UNA IRONÍA

    No tengo nada contra los abogados. Me refiero a los abogados que cumplen la misión de defender a la gente de injusticias diversas.

    Lo mismo me pasa con los clérigos. He conocido curas honorables, sanos y buenos. Otros, perversos, perfecta antítesis del humilde y querido nazareno al que dicen venerar.

    Siempre, como chiste, le repito a varios abogados con los cuales tengo relación, aquella estrofa inolvidable de una canción de Serrat y que dice…

    «Entre estos tipos y yo hay hay algo personal»…

    ¿La recuerdas?… Estos abogados se ríen a mandíbula batiente porque saben de mi aversión a los picapleitos o aves negras, como aquí les llamamos.

    Tuve la oportunidad de conocer a los abogados que en Mar del Plata defendían obreros y sindicatos. Concretamente el Dr. Centeno, el Dr, Candeloro y otros. Gente honrada y valiente que perdió su vida a manos de los sicarios del llamado «Proceso» (dictadura).

    Eran los letrados del sindicato obrero en que yo militaba de jovencito junto a otros compañeros. ¡Qué abogados! ¡Señores abogados!… Podría decir «compañeros abogados».

    Asesinados por la delación de las patronales a las formaciones de salvajes que en aquella época sembraban el terror en todo el país.

    Puedes buscarlo en Internet poniendo, por ejemplo: «La noche de las corbatas en Argentina» o variantes similares.

    También milité un tiempo en la honorable Liga Argentina de los Derechos del Hombre, sita en Buenos Aires. Eso fue, también, cuando la noche negra de la dictadura.

    La histórica institución contaba con un cuerpo de abogados que eran un verdadero lujo en humanidad, sapiencia y valor. Seguramente, seguirá habiendo allí otros con las mismas virtudes.

    Eso sí, sé diferenciar entre las enseñanzas del derecho burgués y las que surgen del derecho socialista. Hay diferencias sustantivas entre la formación filosófica que se brinda en las universidades del capitalismo y las que emanaron de países socialistas, como es el caso de Cuba en su etapa revolucionaria.

    Un problema que tiene que ver con la superestructura de la sociedad.

    Aquí, en mi país, la mayoría de los abogados se pasaron estudiando Derecho Romano, filosofía y cantidad de elementos humanísticos como en cualquier lado. Claro, después, al ejercer la profesión, la inmensa mayoría le entrega sus sapiencias a la sociedad de consumo, a las empresas capitalistas. Y se convierten en alcahuetes por convicción.

    Las leyes de un país capitalista, en su contenido, siempre justifican las conveniencias de la burguesía, aunque muchos estudiantes no alcanzan a percibir ese contenido hábilmente mimetizado y terminan sirviendo al sistema porque es lo que les han inculcado. Lo mismo pasa en la educación. Es ahí donde se concentra mi animadversión al mecanismo jurídico determinado.

    En vez de defender obreros despedidos o presos políticos, se dedican a «armar causas», cobrar pagarés y cheques rechazados como aves de rapiña. Se da el caso de que muchos de estos pajarracos terminan trabajando para empresas de crédito usurario y no vacilan en despojar de bienes elementales a un humilde jubilado o a un obrero pobre que no puede pagar una heladerita de morondanga. Una vergüenza. Un asco. Pasa en todo el país. Es el derecho al servicio del capital.

    Víctor, discúlpame si eres abogado. Yo siempre escribo con un dejo de pretendido humorismo y una cuota de ironía. No debes tomar al pie de la letra lo que expreso.

    Es como en el caso de la lechuza que mencioné y la asociación con mi ex consorte. Un poco de humor endulza la vida ¿No?

    MANOLOGLEZ, emocionantes tus conceptos. Yo también te deseo lo mejor, créeme. No hay antinomia entre creyentes o no creyentes. La antinomia radica entre revolucionarios e imperialistas. Nosostros, somos revolucionarios, felizmente. Admiro la figura de Jesús, pero no como la tergiversa el Vaticano y los curas reaccionarios.

    Un gran saludo para todos los compañeros y participantes.
    Cubadebate es un lujo.

  • Víctor. dijo:

    Ribas, si que eres historia viviente, gracias por la explicación y como ya había leído otros comentarios suyos lo tenía un poco caracterizado, irónico y sincero, pero dices unas verdades terribles y en todo coincido con usted. Si, soy abogado y profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad Oscar Lucero Moya provincia de Holguín, tierra que vio nacer a mi Comandante en Jefe y a nuestro presidente Raúl ¡podrás imaginarte el orgullo sano que siento por tal privilegio al igual que usted Ribas, por lo que he podido deducir es de la tierra de nuestro Ché Guevara!
    Ribas, no tienes nada de que disculparse, los revolucionarios tenemos como principio el respeto de opinión y realmente leo sus comentarios con mucho respeto y atención, incluso no acostumbro a este tipo de debate pero cuando leí lo del tema ético, algo ya casi olvidado en este mundo incivilizado, en Cuba significa mucho. Ética y Conciencia es la premisa de nuestra educación superior. Pero nada que ver, usted es un compatriota latinoamericano muy firme en sus convicciones y me quito el sombrero.
    Un saludo de hasta la victoria siempre…..

  • pepe dijo:

    con todo el respeto para los que piensan que la decision de darle 30 años de carcel para este terrorista es justa, bueno la verdad no lo creo asi, en primer lugar al tipo no le interesa si es un golpe de moral ni nada parecido, un tipo que mata por dinero, creanme que no tiene ninguna moral y va a dormir muy bien cuando este libre. un dato curioso, ya tiene 10 años cumplidos de carcel, cuando salga va a estar vivito y jovencito para seguir haciendo de las suyas. debemos tener en cuenta que a estos tipos no le importa matar a nadie, tal como hizo el desgraciado este. creo que somos muy buenos, tan bueno que a veces nos hacemos daño a nosotros mismos. creo que en ocasiones hay que ser radical y no ser tan blandengue. en mi opinion no debimos haberle perdonado la vida a los terroristas, asi como no se la perdonamos a los que tricionaron la patria en las luchas de independencia. personalmente estoy muy dolido con esta decision del jurado cubano.

  • EL SIMARRON M-26-7 dijo:

    Nuestra justicia es la realidad aplicable al momento y al tiempo,no somos perfecto,pero somos cubanos,saquen ustedes sus propias conclusiones ,perdona taladri,

Se han publicado 49 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también