Imprimir
Inicio » Noticias  »

Nelson Domínguez: "Entre la duda y la certeza me quedo con la duda"

| 109

nelson-dominguez-2

Nelson Domínguez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Amaury. Muy buenas noches. Estamos en Con 2 que se quieran. Ahora, en 5ta. Ave y calle 32, en Miramar, en los maravillosos Estudios Abdala. Hoy nos acompaña un artista plástico extraordinario, uno de los más grandes artistas plásticos que tiene nuestro país y que ha tenido y una de las personas más simpáticas que yo conozco dentro del mundo de la plástica. Mi amigo querido y admirado, Nelson Domínguez. Nelson, bienvenido, mi socio. Qué grato que hayas podido hacer un tiempito para venir a estar aquí conmigo y, por supuesto, con los televidentes.

Nelson. Siempre es un placer inmenso.

Amaury. Oye, tú sabes que me llama mucho la atención  y es que todos los artistas plásticos que han pasado por el programa, el Choco, Zaida, Fabelo, todos hablan de ti como el gran maestro. Incluso en algunos casos como el maestro de Academia y, en otros casos, con una reverencia muy especial como la persona imaginativa, la persona que les ha despertado, a muchos de ellos, los deseos de crear. ¿Cómo te sientes con eso?

Nelson. Realmente me sorprende y no me sorprende. Es decir, en primer lugar, porque estás hablando de personas a quienes yo respeto mucho y artistas que son importantes, muy importantes en la plástica contemporánea; artistas que ya están probados, que han hecho una obra, que ya van en un camino, en una línea recta, como decía Servando, hacia la gran pintura. Y yo creo que, bueno, para mí es, obviamente, un halago, ¿no?. Yo trabajé directamente..., bueno, Choco y yo estudiamos juntos. Pero nunca le di clases a Choco. Zaida es la única que fue mi alumna y que igualmente la respeto como una gran profesional, hasta el punto que ya a mí se me olvidó que ella fue mi alumna. Y ya profesionalmente compartimos las cosas sin miramientos. Ella mira y yo miento. (risas)

Amaury. A ella no se le olvidó que tú eres su maestro. Zaida es muy agradecida, tú lo sabes.

Nelson. Sí, Zaida siempre me ruboriza porque... bueno, yo pienso que es una dosis, una cuota de agradecimiento que el maestro, a veces, necesita. Yo, por ejemplo, me he encontrado a maestros míos de cuando estudié en la Ciudad Escolar Camilo Cienfuegos, en el Caney de Las Mercedes, que ahora justamente está cumpliendo el 50 Aniversario de su creación, y cuando me ven, me dicen: ¡Pero quién iba a pensar que este guajirito que llegó de la Sierra Maestra, y mira, hoy es un pintor! Y bueno, yo también les cuento que a mí me pasa lo mismo. Yo no sabía que iba a llegar a donde he llegado. Y sabiendo que no sabía que iba a llegar a donde he llegado, pienso que puedo llegar adonde no he pensado llegar.

Amaury. Claro, pero fíjate que aparte de tu obra, que conozco y que disfruto tanto, es que tú nunca te has creído el personaje que eres. O sea, tú eres un personaje muy importante en el mundo de la plástica y no has perdido el humor. Hace dos minutos, antes de empezar a grabar, Tato, nuestro sonidista, quien sale siempre al final del programa quitándonos los aparatos le dice a Nelson: óye, es un problema venir con pulóvers porque el micrófono no se puede colocar. Hazme el favor de decir lo que tú le respondiste. (risas)

Nelson. Bueno, es que esta es una prenda diseñada por uno de los grandes diseñadores de vestuario del ballet: "Safari Plizetski" que me lo diseñó (risas). Yo no iba a a venir con este pulóver, yo iba a venir con un safari, pero me dio un poco de pena, porque sé que tú eres muy moderno,  pero vine también con tenis. (risas)

Amaury. Por lo menos algún otro vino con tenis. Ahora cuando critiquen mi tenis, dirán, bueno, también Nelson tenía. (risas)

Nelson. Oye, la gente me dice; Amaury está adelante. Amaury anda con traje, corbata y tenis; eso se usa. (risas)

Amaury. Uno nunca sabe si alante o atrás.(risas)

Nelson. Exacto, también es cierto eso, uno nunca sabe. (risas)

Amaury. Oye, Nelson, tú naciste en Baire, eso cualquiera lo puede saber porque está en tus biografías.

Nelson. En cualquier palabra de mis palabras está que yo soy de Baire.

Amaury. De Baire, por eso, y en el año 1947.

Nelson. Exacto.

Amaury. Eso fue el otro día (risas), ¿cuántos hermanos son? Háblame de tu familia y de tus hermanos, porque son muchos.

Nelson. Mira, nosotros somos seis hermanos de padre y madre, aunque yo nunca he hecho referencia, ni he hecho división porque todos somos hermanos.

Amaury. Claro.

Nelson. Igual, yo tengo hijos con tres esposas y para mí y para ellos son hermanos, y además también yo los he educado de la misma forma que mi padre nos educó a nosotros. Aunque fuéramos de madres diferentes, teníamos la necesidad del hermano. Somos, bueno, lamentablemente falleció uno, pero éramos 16 hermanos. 16 hermanos; bueno, seis de padre y madre, que éramos los mayores y los más chicos, que ya son hombres y mujeres.

Amaury. Que ya son de padre.

Nelson. Que viven en Bayamo todos, así que.

Amaury. ¿Ah, sí?

Nelson. Sí, y entonces.

Amaury. Este programa tiene cantidad de televidentes en Bayamo, para que tú sepas.

Nelson. Sí, sí, pues entonces. Yo lamento que mi padre no me hubiera dado un poco más de hermanos, porque así me sentiría...

Amaury. Pero ¿cuántos hermanos más tú quieres?

Nelson. Bueno.

Amaury. Había un documental aquí en el ICAIC que se llamaba 55 hermanos. Ahora, yo quería saber ¿cómo era tu relación de niño con tus padres? ¿Tus padres eran cariñosos? Yo tengo obsesión con eso y se lo pregunto mucho a la gente.

Nelson. Esa pregunta es muy interesante, porque mi padre era un hombre que hablaba poco, y hablaba muy bajito, apenas se oía cuando hablaba. Pero era, sí, era cariñoso. Papi era... yo, por lo menos sentía que era cariñoso. Los hombres de campo normalmente no son muy cariñosos con los hijos porque la vida es muy ordinaria, es muy pesada,¿no?

Yo, desde por la mañana, yo me levantaba con mi papá, si iba para el campo, yo iba al campo con él, si iba a arrancar hierbas yo iba con él. Si iba a lo que fuera, a recoger café, si iba a recoger las vacas, detrás de él yo me iba siempre, siempre yo andaba detrás de él. Yo era como el rabito.

Amaury. ¿Qué edad tú tenías cuando ellos se divorciaron?

Nelson. Bueno, cuando mis padres se divorciaron yo tenía como dos años, más o menos. Entonces me crió una madrastra extraordinaria a quien considero...

Amaury. ...como una madre.

Nelson. Mi segunda madre o como una madre, porque las madres no son segundas, la madre es una.

Amaury. Es una que se puede multiplicar.

Nelson. Una que se puede multiplicar, exactamente. Y yo, cada vez que voy a Bayamo, siempre, la voy a ver y veo a mis hermanos. Y en fin, la vida familiar para mí es... en el campo era muy bonita, porque realmente en el campo uno... hablando el otro día así con alguien, yo le decía, que las personas que son del campo tienen un sentido de la observación bastante desarrollado. Yo no sé por qué, bueno, debe ser por la variedad de cosas que te encuentras, los ríos, los animales, todo, te encuentras todo, la propia naturaleza. Yo recuerdo una anécdota, una vez cuando era niño, me llamó la atención el sol, porque bueno, uno repara que existe el sol una vez, la primera vez y la luna y las estrellas, también, otra vez. Y yo me quedé mirando el sol y yo me recuerdo que entre unas matas de plátano así me quedo mirando al sol, y estaba en el sol concentrado y de repente se me produjo como un efecto de descomposición de la luz y yo veía que venían para arriba de mí muchas bolas en colores, y salí corriendo, llorando para la casa porque no entendía qué era lo que me estaba pasando. Ah, después entendí que la luz se descompone y todas esas cosas, pero me di un susto grande, ¿sabes?

Amaury. O sea, el sol se descompuso sobre las hojas de unas matas de plátanos.

Nelson. Sí, por los rayos del sol, mira, como hay neblina en el campo por la mañana, ves el sol, y sabes que la neblina es la que produce el arco iris o que multiplica el efecto del arco iris y eso me dio un susto tremendo. Y después de aquello, la observación del campo y de la naturaleza ha sido un elemento que me ha dado, en la pintura, en el arte en general, una forma de ver el arte, una forma de cerrar un cuadro, de darle la atmósfera que lleva la pintura. Yo guardo la imagen de los cafetales. Mi padre tenía una finca de café bastante grande y yo recuerdo las sombras, porque en los cafetales no es que haya sombras, es que la luz está tamizada entre los árboles  grandes caen focos de luces, y eso es una cosa que yo creo que en la pintura mía existe. Yo generalmente dejo en los cuadros una luz fuerte, o sea, la luz de la tela. La luz máxima es la luz de la tela. Porque ni siquiera el blanco, tu das blanco y con el tiempo ese blanco se pone amarillo, se oxida un poco. Sin embargo, la tela hasta se va aclarando más. Eso existe también en la pintura de Lam (Wifredo). Lam, que es un pintor asiático, asiático en su forma y en su contenido es afro, ¿no?, yo creo que en él uno nota exactamente la utilización de la luz y la sombra, pero siempre la luz está donde tiene que estar.

Amaury. Fíjate, con el entusiasmo que tú me hablas de Lam yo puedo inferir que Lam es uno de tus referentes, por lo menos, de los referentes más cercanos.

Nelson. Sí, claro, y bueno, con esto tú concluyes pensando y diciendo: sin arte anterior, tú no puedes hacer arte. El arte viene del arte. Es decir, la referencia obligada del arte, es el propio arte. Y por eso también yo considero que aquellos que ingenuamente se creen originales, están negando que antes que ellos hubo otros. Por eso, también lo que tú decías ahorita: yo, por lo menos, nunca he pensado que no soy nada porque lo que uno sabe con respecto a lo que no sabe, es.. lo que tú sabes es tan poco, entonces sentirte orgulloso de saber tan poco, es un alarde de ignorancia. Pienso que el artista en general debe esforzarse por universalizarse y por conocer el Universo, ¿no?, por conocer dónde vives y de dónde tú vienes y usar todas tus raíces en la concepción de tu obra, ¿no?.

Amaury. Tú piensas que hay un cierto mirar por encima del hombro de los citadinos hacia las personas que son del campo, a los guajiros.

Nelson. Sí, pero cuando se dice eso de una persona que tiene valores se dice con dolor, se dice con cierto dolor. Yo me recuerdo que cuando yo entré en la Escuela Nacional de Arte, lo recuerdo como si fuera ahora mismo, entré asustado, te digo. Porque salir de la Sierra Maestra, directo a la Escuela de Arte a estudiar.

Amaury. Sí, sí, claro, claro.

Nelson. Era algo difícil. Yo al principio estaba muy asustado. Fui de la manigua a La Rampa, como decirte, ¿no?

Amaury. De la manigua a La Rampa.

Nelson. Dábamos clases de danza, clases de coro, de todo y, además, yo estaba metido en todo yo no sé cómo lo hacía.

Amaury. Yo me imagino.

Nelson. Y para mí eso fue realmente una..., claro, que después de eso yo me he dado cuenta, cuando llevé esa forma de vida que aprendí en la Ciudad Escolar Camilo Cienfuegos, me di cuenta que después yo seguí con la misma cosa de ser un curioso.

Yo, cuando salí de la escuela me di cuenta de que nosotros no sabíamos nada de grabado, absolutamente nada y fue un mundo que me deslumbró totalmente y, bueno, ahí en la Plaza de la Catedral aprendí muchas cosas. Ahí habían maestros como Ponce, Frémez, Contino, el propio Luis Miguel

Amaury. Sí, sí, eso era una maravilla.

Nelson. Roger Aguilar, que era mi maestro. Esas gentes eran, unos más jóvenes, otros más viejos, pero eran buenos maestros y con ellos pude aprender realmente muchas cosas. Y el mundo de la gráfica fue un bichito que me fue minando, bueno, y en la actualidad, tengo un taller de gráfica y ya en ese taller de gráfica trabajan alrededor de 50 artistas. Lo mismo jóvenes que viejos. Le damos servicios, ayudamos a los trabajos de diploma del ISA. Ahora mismo estamos dando una beca para el taller con todos los materiales, los gastos pagados.

Amaury.  Saliste de una escuela y fundaste otra.

Nelson. Sí, bueno, el magisterio es una cosa continua. Yo pienso que uno no puede renunciar a eso, a enseñar. Hay un dicho que dice que: "el que da lo que tiene, a pedir se queda". Y yo inventé otro que dice: "el que enseña lo que sabe, a aprender más se queda".

Amaury. Ah, pero, eso me llevaría entonces, yo te preguntaría ahora, ¿qué es más importante para ti, la duda o la certeza?

Nelson. Yo, para mí es más importante la duda, la duda. La duda porque en la realidad, lo que yo te decía ahorita. Qué terrible debe ser enfrentarse a una tela en blanco y saber como va a quedar el cuadro. Eso para mí sería una cosa fastidiosa, yo creo que no pintaría si tuviera que pintar así.  Yo prefiero tener siempre la duda de como va a quedar, de que voy a hacer, porque al final uno está haciendo una obra y, claro, ya cuando tú tienes un cierto oficio, tú sabes jugar con las cosas. Tú sabes, hasta cierto punto, a veces, hasta engañarte a ti mismo. Un cuadro que va en peligro, en bancarrota que se va contra el piso, ahí sale un truquito, ¡pa! y lo salvas y adelantas, y vuelves, y lo continúas y así.

Pero yo prefiero la duda. Yo prefiero la duda y esto me hizo pensar un poco ahora. Hay un dicho que dice: "valen más veredas provisorias, que caminos trillados". Y el artista va, generalmente, de la vereda al camino. Porque tú vas haciendo tu propio camino, pero tienes que salirte a la vereda un poco a escudriñar, a ver qué hay por las guardarrayas, que hay por allá, buscando cosas y después vuelves a tu camino, te alimentas, regresas al camino y sigues. Yo creo que los caminos, todos los caminos están hechos de veredas. Así que, ese mi criterio.

Amaury. Eso es precioso. Ahora, yo quiero hablar de tus héroes. Eran los héroes soviéticos cuando tú estabas en la escuela.

Nelson. Bueno, mira, en la realidad cuando yo llegué a la Escuela Nacional de Arte, que se interrumpió la conversación ahí...

Amaury. ...No, se puede continuar.

Nelson. Yo me encontré con los culturosos citadinos y ya todo el mundo se había leído todo. Sin embargo, yo había leído...

Amaury. Nunca se puede leer todo.

Nelson. No, bueno, habían leído mucho, pero el libro que estaba de moda, se lo habían leído.

Amaury. Ah, sí, bueno.

Nelson. Y yo aproveché para continuar mis ciclos de lectura, porque yo sí había leído mucho de la literatura que se publicaba en Cuba al principio de la Revolución. Yo era un peón del Realismo Socialista en el sentido...

Amaury. ...Claro, aquel libro obligatorio, Así se templó el acero.

Nelson. Anja. Exacto, sí.

Amaury. Un nombre tan sugerente y tan difícil.

Nelson. Exacto, sí, sí. Y bueno, había muchos libros, algunos muy curiosos, uno que se llamaba El último almear.

Amaury. El último al-mear. (risas)

Nelson.  Almear, completo. (risas) Y todos los libros aquellos de Los Elementos de la Filosofía de aquella época que se publicaron, yo leí todas esas cosas.  Muchos no esperaron en la escuela que el guájaro había leído su poquito y que ya se había leído Don Quijote y todas esas cosas, se quedaron sospechosos: ¿Este será una agente de la ciudad haciéndose pasar por campesino?

Amaury. Y como tú eres medio chino.

Nelson. Bueno, mira, yo entré en un grupo donde todos eran graduados ya, habían estudiado cuatro o cinco años en Escuelas de Instructores de Arte, entre ellos el grupo de Choco, Paneca, Raimundo, Ernesto García, todos ellos eran graduados ya de Instructores de Arte. Y yo venía de la calle porque me gustaba nada más. El primer año me las vi mal. El segundo año no te voy a decir que me las vi peor, me las vi un poquito menos mal. Ya el tercer año me igualé más o menos con el grupo. El cuarto y ya el quinto año sacamos las mejores notas, Pedro Pablo, Flora y yo.

Amaury. Pedro Pablo Oliva, Flora Fong.

Nelson. Sí, fuimos los tres primeros expedientes. Yo me asusté, porque yo no sabía, no creía que iba a llegar hasta ahí. Y mucho más porque ellos venían con mucho más...

Amaury. Sí, tenían una formación mucho más sólida.

Nelson. Con mucho más oficio que yo. Y bueno, de esos alumnos, de los tres, Antonia Eiriz, de quien fui su asistente, ella me escogió a mí.

Amaury. Ah, de eso es lo que yo quiero hablar, que tú hables de ella.

Nelson. Me escogió como asistente de ella y eso fue...

Amaury. ¿Te escogió porque fue tu maestra?

Nelson. No, ella no fue maestra mía, maestra no.

Amaury. ¿Pero por qué te escogió, qué vio en ti? ¿Cómo llegaste a ella?

Nelson. Son las cosas que nunca entiendo, porque pasan cosas azarosas, como dijimos ahorita.

Amaury. Claro, que estábamos hablando...

Nelson. Los azares de la vida, y para mí fue la tercera escuela de mi vida Antonia Eiriz. Antonia me ponía a que yo preparara una clase y la impartiera a esos alumnos y ella sentada, mirándome. Por tu madre, aquello era algo impresionante, para mí aquello era algo que yo temblaba así, y realmente una cosa es coger la brocha y pintar y otra cosa es saber que en un cuadro hay un punto importante, que es la regla de oro, que es la banda de tensión. Todas esas cosas al principio no nos las enseñaron a nosotros, y lo aprendimos con Antonia y bueno, también con otros profesores que aplicaron el concepto del diseño. Creo que eso nos fue muy útil a todos los pintores, que es conocer también el diseño. Yo creo que un pintor tiene, básicamente, que ser un diseñador.

Amaury. ¿Cómo era ella? Porque su pintura, la pintura de Antonia es una pintura triste, oscura, melancólica, ¿no? ¿Cómo era ella?

Nelson. Ella era una mujer muy linda, primero.

Amaury. Sí, sí.

Nelson. Una mujer preciosa.

Amaury. Lo sé, que era muy linda.

Nelson. Era una mujer maravillosa, y era dulce. Antonia era una mujer dulce, no, no, y bueno, lo que pasa es que la pintura no tiene sexo.

Amaury. Claro, claro.

Nelson. Además, a ella le gustaba compartir, porque yo recuerdo que en Juanelo hizo aquellos talleres de papier maché, que hizo aquellas cosas tan maravillosas.

Amaury. Sí, sí, es la persona que empezó a hablar del papier maché en este país.

Nelson. Exacto, exacto. Tenía un problema físico que ella lo llevó a su pintura y eso me hizo pensar y voy a recordar a Servando de nuevo, que Servando decía: "Cuando un artista tiene un problema, si ese problema no sale en su obra, no es un problema." Es decir, que eso realmente... también Servando fue uno de los grandes maestros de la escuela, aunque cuando yo llego, ya él no era profesor de la escuela. Servando, cada vez que yo hacía una exposición, yo le decía: mire, Servando, me gustaría que usted fuera, pero además, con un respeto. Y Servando iba.

Amaury. El que se merecía, que se merece.

Nelson. Hicieron un documental de Servando hace un tiempo, a mí me hicieron una entrevista y yo dije una cosa, que Servando era el pintor más elegante de la pintura cubana. Siempre andaba impecablemente vestido, era un dandy, como se dice.

Amaury. Sí, y era demás un regalador de obra importante.

Nelson. Sí.

Amaury. Yo no sé qué obras vendió Servando, yo lo conocí y sí sé que regalaba, pero yo recuerdo que una vez me dijo un amigo que fuéramos, yo era muy flaquito, ¿te acuerdas cómo era yo? Todo se fue desbordando después, entre la duda y la certeza, me creció la cintura. (risas)

Nelson. Entre la duda y la cerveza. (risas)

Amaury. La duda y la cerveza, la duda y la cerveza (risas). Me acuerdo que me dijo que fuera para dibujarme y yo, acomplejado, no fui. Ahora tuviera un retrato mío pintado por Servando que seguramente valdría más que yo mismo. (risas)

Nelson. Él era un artista muy interesante, porque él tenía muchos planteamientos que te hacían pensar. Él hablaba de la gran pintura y nosotros decíamos ¿la gran pintura? Bueno, debe haber una gran pintura, bueno, la de él era grande.

Amaury. La de él era grande.

Nelson. Y de hecho la pintura cubana tiene, está llena de... bueno, los maestros que están hoy día en el Museo..., Cuba en realidad siempre la pintura cubana tuvo buena salud, históricamente. Y ahora con toda esta..., con las escuelas de arte, que ahora te encuentras a un joven, de 20, 21 años, graduado, tú ves que tienen un porvenir extraordinario, creo que eso garantizará sobremanera un futuro bastante floreciente.

Ya se puede decir que en Cuba siempre ha habido una escuela de pintura como en movimiento, ¿no? Y la pintura cubana en general, siempre, según he notado, siempre ha corrido de un lado a otro, pero siempre ha habido un contexto social, planteamientos... los más jóvenes lo siguen planteando a su modo.

Amaury. A su manera, con su época.

Nelson. A su manera, y es muy bueno que haya, porque los jóvenes son los que alimentan a los viejos.

Amaury. Hablando de enseñanza directa, a ver ¿cuántos hijos tienes?

Nelson. Mira, a ver, yo...

Amaury. Yo conozco a tres, quiero saber cuántos son.

Nelson. Bueno, son cinco, hay un cuento de eso, pero no te lo voy a hacer. (risas) En otro programa te lo voy a hacer.

Amaury. En otro programa después de las doce de la noche. Con 2 que se quieran en la madrugada.

Nelson. Con Flora Fong, que es una excelente pintora, una excelente compañera y una excelente amiga mía.

Amaury. Una excelente persona también.

Nelson. Una excelente persona y una mano zurda peligrosa, no porque pega, sino porque pinta con la zurda. Y bueno, con ella tuve dos hijos que son pintores, Liang y Li. Y bueno, después con Camila, que no era pintora, sino doctora,  tuve dos hijos. Y posteriormente, de otra relación, para no decir de otro matrimonio.

Amaury. Sí, porque no todos son matrimonios.

Nelson. Al final todo son relaciones, ¿no?

Amaury. Claro.

Nelson. Y tuve una niña que tiene un año y ocho meses, va a cumplir nueve meses.

Amaury. Esa es la japonesa.

Nelson. Una niña japonesa, sí. Y bueno, así las cosas. (risas)

Amaury. Y así las cosas. (risas) Porque además unos vienen de de raíces chinas, el caso de Flora.

Nelson. Sí, sí.

Amaury. Y otro de Japón, así que tu mundo se está desenvolviendo por aquella zona del mundo.

Nelson. Y los dos.

Amaury. ¿Y los de Camila?

Nelson. Los dos son árabes.

Amaury. Son árabes

Nelson. Sí de origen árabe.

Amaury. Ah, entonces tú tienes en tus manos la paz mundial. (risas). Ahora, cuando tú hablabas de que ya no estabas ejerciendo el magisterio directo. ¿Y con tus hijos pintores? Tus hijos pintores, el que yo conozco, tengo hasta una obra que me mandó de regalo un día, el mayor, amigo de mi hijo, amigo de mis hijos . Tú sabes que todo el mundo aquí, al final, somos amigos, y los hijos de uno son amigos también y todo se vuelve una secuencia. Y los nietos serán amigos también. ¿Cómo ejerces tu magisterio sobre ellos?

Nelson.  Bueno, yo en la realidad no he estado arriba de ellos, nunca me he metido en lo que ellos hacen. Ellos saben lo que uno hace. Saben lo que hace su mamá.

Amaury. Claro.

Nelson. Lo que hago yo. Entre ellos saben lo que los hermanos hacen. Pero he alimentado el concepto de la técnica, solamente. La cosa morfológica va en las personas, va en sus cromosomas, en sus caracteres va la cosa morfológica, su predilección por temas, por cosas muy especiales, eso va en ellos. Y eso  no se le puede inculcar porque, ¿qué sucede? Quizás, quizás la generación mía, que fue una generación madurada con carburo, como los platanitos; quizás tengamos un poco más de responsabilidad cuando hacemos cualquier cosa, ¿no? Quizás los jóvenes son un poco más desinhibidos, un poco más, no voy a decir irresponsables, porque esa no es la palabra.

Amaury. No.

Nelson. Pero ven las cosas de otro modo que nosotros, pero bueno, he visto resultados, particularmente estamos hablando de mis hijos y de muchos jóvenes. Hay muchos jóvenes extraordinarios. De hecho, cada vez que tú vas a un evento internacional te encuentras un cubano ahí compitiendo. Te encuentras artistas jóvenes que van hacia arriba ahí, muchos jóvenes que realmente tienen un porvenir muy prometedor.

Amaury. ¿Cuántos períodos tú reconoces en tu pintura? Porque has pasado de los personajes de circo, las crucifixiones. Es decir...

Nelson. Hay una cosa que te voy a decir. A mí, esa pregunta no se me puede hacer mucho. ¿Sabes por qué?

Amaury. A ver.

Nelson. Porque a mí los temas no son cosas que me interesan mucho. No me interesan mucho los temas, aunque quizás...

Amaury. Ni para una exposición. Quiero decir: voy a montar una exposición sobre este tema.

Nelson. No, tampoco. Ahora mismo yo tengo en noviembre una exposición, bueno, por el premio...

Amaury. ...Por el premio Nacional de Artes Plásticas...

Nelson. ...Sí, es una exposición en la que va obra gráfica, va pintura, va una colección de muebles, muebles esculturas con carácter utilitario. Va un grupo de cosas que estoy haciendo con un colega del Grupo Paullé, que se llama Rafael Blanco, igual que el caricaturista cubano.

Amaury. Sí, si.

Nelson. Estoy preparando una muestra de muebles antiguos intervenidos, trabajados como esculturas. Entonces voy a exponer algunos dibujos de esas piezas y a continuación todo lo que es muebles, todo lo que es madera, todo lo que tiene que ver con el mueble, todo eso va junto.

Amaury. ¿Y qué fue de los abanicos?

Nelson. Bueno, los abanicos.

Amaury. Es que los abanicos fueron una locura.

Nelson. Los abanicos fue un momento, no sé, que es una cosa muy de la pintura de la colonia y además, el abanico a mí me llamó la atención por toda la simbología que tiene como hecho, ¿no?, es decir, el abanico sirve para decir y para no decir, para engañar, y para decir la verdad.

Amaury. Claro, claro.

Nelson. Y ese fue un tema bonito, una cosa bastante decorativa. Recuerdo que subastamos uno, cuando aquello Camila era mi esposa. Ella organizó en el Teatro García Lorca una subasta, para hacer una donación a la Escuela de Ballet.

Amaury. Sí, sí.

Nelson. Y se vendió en 10 000 dólares, y ese dinero lo donamos a la Escuela de Ballet, y bueno, sirvió para  muchas cosas.

Amaury. Con 10 000 dólares se resuelven muchísimas cosas, se compran zapatillas...

Nelson. ...Equipamiento...

Amaury. ...Leotardos, se hacen muchas cosas.

Nelson. Exacto. Y además, ese abanico, como era para la Escuela de Ballet, yo hice una obra que se llamó Alicia, ave nacional.

Amaury. ¡Ah, qué lindo!

Nelson. Y entonces, bueno, Alicia es una persona, que... bueno, estamos hablando de pintores y de artistas en general, pero Alicia es una gente que... una vez, cuando yo iba a pintar...

Amaury. Alicia es pintora también, o fue pintora...

Nelson. Una vez. Te voy a hacer una anécdota. Una vez, cuando yo iba a pintar un retrato de ella, yo fui a la oficina y hablé con el esposo.

Amaury. Con Pedro Simón.

Nelson. Con Pedro Simón, y le dije: quiero, hablar con ella, entonces, hablo con ella, y después, cuando me fui, le preguntó a Iglesias: ¿cómo es Nelson? Y él le dice: él es bajito, gordito, fuertecito, qué sé yo. Entonces ella le dice, ella no sabía nada del retrato. Le dice: porque yo sentí que me estaba mirando con vehemencia. Y exactamente, yo  estaba... porque yo no quería ni fotografía, ni hacer...

Amaury. Tú que querías llevarte su esencia.

Nelson. Yo quería llevarme la imagen, los movimientos que ella hacía, bueno, dice Pedro Simón, que es uno de los retratos que tienen más cosas de gestos de Alicia.

Amaury. ¿Tú cantas?

Nelson. No, no, yo no canto.

Amaury. ¿Pero sí bailas?

Nelson. Tampoco bailo.

Amaury. Sí, tú bailas.

Nelson. Me encanta ver bailar.

Amaury. No, ¿Cómo me vas a decir a mí que tú no bailas? Pero sí yo he estado en fiestas  en tu casa y tú has empezado a bailar. (risas)

Nelson. No, no, mira, existen en Cuba grandes artistas cubanos, pintores que algunos ya están preparando algunos discos con Pavarotti, como es el caso de Fabelo.

Amaury. Ah, sí, lo dijo, lo dijo hace unos meses aquí en el programa.

Nelson. Es que hasta Fabelo se parece a Pavarotti un poco, ya últimamente se parece a Pavarotti.

Amaury. Un Pavarottico, en realidad. (risas)

Nelson. Hay muchos artistas que cantan. Mira, Zaida canta lindísimo.

Amaury. Zaida canta muy bien.

Nelson. Y el propio Fabelo canta, también.

Amaury. Canta, ese canta bien. Le vamos a hacer un disco.

Bueno, yo traje una cosa, yo quería hacer una especie de experimento. Mira lo que tengo aquí (Amaury saca 5 palitos de tendedera de madera, de unos 20 cms de altura de diferentes colores) traje este tipo de artefacto. Voy a ponerlos así para que salgan en cámara. Porque esto es una cosa simbólica para mí, mira lo que yo te traje.

Nelson. Y eso, ¿por qué tú tienes eso?

Amaury. Ah, ahora...

Nelson. Ahora yo soy el que te voy a entrevistar a ti.

Amaury. No, no te puedo creer.

Nelson. Y casualmente yo también traje (Nelson saca tres obras suyas de madera en forma de palitos de tendedera, dos miden 25 cms. de altura y uno tercero de 50 cms de altura) estas piezas, que son en pequeña escala, pero las tengo hasta de tres metros de alto.

Amaury. Por eso, aquí está, justamente, yo quería que habláramos entonces de esto, aquí se ve la diferencia, fíjate.

Nelson. Esta está quemada a esta le pegué fuego.

Amaury. No, es maravillosa. Yo tengo, inclusive, hasta esto (Amaury le muestra un pasador de corbata que es un palito de tendedera de plata) un pasador que me regaló Liuba (Mª Hevia) un día de mi cumpleaños, y porque es el programa tuyo me lo voy a poner como algo simbólico

Nelson. Yo te voy a explicar una cosa.

Amaury. Ahora, aquí, espérate, antes que me expliques, yo quiero demostrarle a los televidentes lo siguiente: esto es un producto industrial, esto es industria (Amaury muestra a los televidentes los primeros palitos de colores que él colocó en la mesa); esto es una persona que agrandó un palito de tendedera y lo fabricó industrialmente, pero lo tuyo es Arte. O sea, esto vale dos pesos y tu obra yo no tengo dinero con qué pagarlo, es lo que quiero decir.

¿Por qué no explicamos esa diferencia que puede haber entre este artefacto, que es una cosa industrial, que se hace sin ningún tipo de inspiración? Y eso que tiene todo un significado y que además, lleva por supuesto, tu firma. Bueno, la pregunta sería la utilidad de la industria que pretende convertirse en arte y no lo logra, y el arte en su contexto más profundo, o sea, el arte que no pretende nunca convertirse en industria..

Nelson. Mira, hay muchas cosas buenas en el diseño contemporáneo y como industria hay piezas muy buenas. Lo malo de la industria es que abarate en calidad el diseño. Yo pienso que una pieza bien diseñada resiste el ser un producto industrial. Resiste ese juicio. Y lo que uno a veces asocia con lo industrial es cantidades todas iguales. Pero las casas que se dedican a hacer muebles de diseño...

Amaury. IKEA por ejemplo.

Nelson. IKEA, por ejemplo, que primero trabajan el diseño, y creo que eso es muy importante. Lo que destruye lo industrial son los malos diseños, las cosas hechas con pocas ganas. Yo creo que la industria, inclusive nacional..., nosotros podemos hacer cosas extraordinarias. Podemos llevar a cabo, digamos, industrialmente obras de artistas que han hecho cosas muy importantes, diseños muy buenos y pienso que eso no está reñido. A mí me gustan muchísimo esos palitos, porque están muy bien hechos y están...

Amaury. Son muy coloridos.

Nelson. Son industriales, exactamente. Son industriales, a diferencia de estos, que bueno, te voy a contar un poco. Ahora tú me hiciste la historia de...

Amaury. Sí, pero mira, tú me haces la historia de cómo fue eso y yo voy a esconder esto (Amaury guarda los palitos coloridos fabricados industrialmente), porque a mí sí me da tremenda pena con esa obra al lado.

Nelson. No, ellos se complementan.

Amaury. ¿Tú crees que se complementan? Bueno a lo mejor el rojito, el plateado este lo voy a esconder.

Nelson. Y esto para mí es una obra que nació un día, yo estaba en mi casa acostado y me cae en la mano un palillo de estos, bonito y lo desarmo y empiezo a mirarlo y digo: caramba, esto es una forma, tiene un diseño. Y al principio me pareció una figura de una mujer y un hombre. Y entonces, la primera pieza que yo hice con estos palitos tiene dos metros de alto y es, ya está profundizado, tallado hacia adentro, un trabajo. Si quieres puedes pasar por la Galería para que lo veas.

Amaury. Lo voy a ir a ver.

Nelson. Y es una mujer y un hombre. Después hice una colección que tenía más o menos el mismo tema. Y después, inclusive, tengo uno que yo nunca se lo he enseñado a Alicia, pero quizás esa pieza va a terminar en el Ballet Nacional, porque...

Amaury. ...O en el Museo de la Danza.

Nelson. ... exactamente, porque es una pieza que hice en homenaje a Alicia. Y yo creo que lo hice sin darme cuenta y nunca lo he comentado. Ahora lo estoy comentando, quizás ella se entere ahora que hay una pieza que quizás se la donemos al Museo de la Danza un día.

Y esto nació así, de una manera muy "azaresca", volvamos otra vez a la palabra. "Azaresca", el arte está lleno de azares que parecen venidas de la casualidad. La casualidad no existe porque a cuánta gente se les ha  roto un palito de estos en la mano y lo han botado. Yo me quedé pensando en eso, y la primera cosa que hice fue un dibujo y ya después hice una pieza y ahí empezó la fiebre y la fiebre la tengo hasta hoy con este elemento, porque es un elemento muy rico como cosa modular es muy interesante. Y estoy trabajando con un grupo de arquitectos, muy buenos, que también yo pienso que en trabajo del artista contemporáneo tiene que ser un trabajo de equipo, porque yo no voy a ponerme con una sierra a cortar esto, aunque lo pudiera hacer. Pero yo te voy a hacer el diseño y vigilar que el diseño tenga la calidad que yo quiera que tenga. ¿Me entiendes?

Amaury. Claro.

Nelson. Un poco supervisar el trabajo.

Amaury. Ojalá que se le ocurra un día a un arquitecto hacer un edificio, el edificio Nelson Domínguez con esa estructura.

Nelson. Sería un vacilón.

Amaury. Bueno, yo ahora mandé a hacer, mandé a reproducir uno a 8 metros de altura para la Feria de Santo Domingo, pero la voy a traer aquí, a La Habana y es un inflable, pero tiene el dibujo. El dibujo que tiene la pieza lo tiene por fuera y se infla con un compresor y llega a la altura de 8 metros.

Amaury. Bueno, hablando de alturas.  A esta altura de la conversación, y ya entrando en el borde final, en el límite, como hablábamos al principio de la entrevista hablamos de tus hijos, hablamos de la escuela, hablamos de Antonia. Mira cuántas cosas hablamos.

Nelson. Cuántas mujeres, Antonia, una mujer bella también.

Amaury. Por eso te digo.

Nelson. Antonia, yo me enamoré de Antonia, yo me enamoré de ella, eso no se lo puedo decir a mucha gente, pero ya de hecho lo dije ahora.

Amaury. Ya lo acabas de decir en televisión, sí, sí.

Nelson. Pero era un amor platónico.

Amaury. No, claro, claro. Pero el amor platónico, muchas veces funciona mejor.

Nelson. Sí, es más económico.

Amaury. Mucho más económico. No, y además, yo tengo un amigo que hizo un libro, El vuelo del gato, muy bueno, que habla de eso, de amores platónicos y qué hace uno con ese amor después de las cinco de la tarde ¿te acuerdas del libro? (risas)

Nelson. Sí, sí. (risas)

Amaury. Bueno, la idea, para finalizar. A mí se me quedó una imagen, al principio de la entrevista, donde tú hablaste del arcoiris. Del mundo de colores que se te creó cuando el sol se filtró en la neblina, y hablaste del arcoiris. Tenemos que hablar del arcoiris entonces, tuyo, o sea, el comienzo de tu arcoiris sería en Baire, la Sierra Maestra. ¿Dónde está el final de tu arcoiris?

Nelson. Bueno, el arcoiris mío empieza en Baracoa y termina en Pinar del Río, ese es mi arcoiris.

Amaury. Bueno, muchas gracias, Nelson. Qué mejor manera de despedir que hablando de ese arcoiris que es nuestro país, nuestra Cuba querida. Te quiero, mi hermano.

Nelson. Bueno, igualmente.

Amaury. Te quiero, mi socio.

Nelson. Te quiero y por eso me quedé corto. (risas)

Nelson Domínguez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Nelson Domínguez antes de iniciar el programa. Tato coloca el micrófono. Foto: Petí

Nelson Domínguez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Nelson Domínguez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Nelson Domínguez y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Nelson Domínguez y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Amaury Pérez con los "palitos" de Nelson Domínguez. Foto: Petí

Los palitos de Nelson Domínguez. Foto: Petí

Los palitos de tender industriales y los de Nelson Domínguez. Foto: Petí

Los palitos de Nelson Domínguez. Foto: Petí

Nelson y Amaury. Foto: Petí

Nelson Domínguez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Nelson, Amaury, Tato y Rafael Solís al concluir la grabación de "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Se han publicado 109 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Lidia dijo:

    Hola soy una admiradora de el Progama con dos que se quieran, es un programa muy bonito y amaury ha sabido darle un un toqie perfecto, escribo para comunicar que me gustaria que entrevistaran al jazzista Cucho Valdes, y al Trovador silvio Rodriguez, seria para la historia tal entrevista.
    gracias

  • Alejandra dijo:

    Me encanta este programa, no me lo pierdo ni por nada del mundo. Me gustaría que estuviera Rubiera, hace falta que los dos se quieran, ¿verdad? Es una persona muy querida por todos los televidentes y sé que muchos lo desearían conocer más a través de Con dos que se quieran. Gracias

  • César Cadalso dijo:

    Ha sido un programa muy simpático, no conocía el carisma que tiene Nelson, cuando Amaury lo advirtió al inicio del programa me preparé para las bromas y la verdad que las disfruté muchísimo, sobre todo esa de "entre la duda y la cerveza" jajaja. Otro gran programa, otro gran artista. Felicidades una vez más.

    SIQUITRAQUE Y JUAN A.: No creo que el foro esté decayendo, simplemente creo que lo que pasó con Eusebio se fue más allá de los pronósticos, como dicen en el argot beisbolero: "la sacó del parque, fue un jonronazo con bases llenas". Aunque al momento de redactar mi mensaje (1:20 PM) solo hay 30 comentarios, esperemos que aumenten en el transcurso del día y la semana, Nelson se lo merece y Amaury también.

    Estoy seguro que el programa de Eslinda será muy lindo.

    A YUSI: Llégate al mercado de 19 y B, ahí hay bastante proteína, jajaja. Saludos.

  • SUSANA (MANZANILLERA EN LAS TUNAS dijo:

    Nelson:

    Me encantó tu entrevista, la disfruté al lado de mi madre, que también vive en Bayamo y me alegró mucho conocerte un poco, de esa cubanía de de guajiro tan rica que tienes, siendo una personalidad de la Cultura Cubana, sigues siendo aquel niño que nació y se crió al lado de las montañas de la legendaria Sierra Maestra.
    Amaury, cuídate mucho, por el bien de todos los que te queremos, que no somos pocos.

  • Yoylán dijo:

    Hola otra vez.
    Hago una 2da intervención ya que veo que sigue preocupando el tema de qué pasará después del programa 60. Sería MUY lamentable que el proyecto C2QSQ se fuera a pique y no se le diera continuidad. No se trata de hacer el programa eterno porque sabemos que Amaury tiene otros compromisos que alterna con las grabaciones de dicho programa y en ocasiones puede que se le hagan impostergables (por eso graba varias entrevistas en poco tiempo) Solo se trata de que reflexionen en que programas así hacen mucha falta y considero que no son solo 60 las figuras de nuestra cultura que pueden ser mostradas en el programa, incluso se pudiera ampliar el espectro más allá de las figuras del ámbito cultural.
    Espero que escuchen nuestras sugerencias y no cometan errores como el que van a cometer el domingo próximo con el capítulo que emitirán de la serie CSI Las Vegas. Según Teleavances el capítulo que transmitirán se nombra "Hola Tío" (o algo así) que no tiene nada que ver con el que le sigue al que dieron el domingo pasado, el cual es el #5 de la 9na temporada (Leave all the rest) y que todos vimos que quedó inconcluso y para saber qué pasa hay que el que le sigue que es el #6 titulado "Ya basta" en el cual se concluye el caso. ES NECESARIO QUE NO "RELLENEN" CON CUALQUIER COSA COMO ES POSIBLE QUE PASE CON C2QSQ.
    Vamos a REVISARNOS.
    El público televidente se merece un trabajo de calidad.
    (Si quieren saber algo de eso, pregúntenle a Amaury)

  • Humberto dijo:

    Amaury, hay algo que me preocupa del magnífico programa que presentas cada martes, dejas la impresión en tu conducción que todos debemos conocer los detalles de la vida personal y profesional de las personalidades que invitas, partes de informaciones que no dominan el 98% de los cubanos, por tus gestos (que hablan más que mil palabras) siempre resultan obvias y lógicas las aclaraciones del entrevistado, igual si puntualiza algo sobre algún vinculo familiar.
    Debes entender que esta oportunidad de conocer un poco más intimo a las personalidades de nuestra sociedad es inédita, y creo que el programa gana cada día en adictos, así que para la próxima “temporada” te sugiero que no “supongas” que conocemos los detalles, recuerda que lo exclusivo para un cubano es nacer y crecer en los estudios del ICRT .
    Por último, existe alguien en Cuba que sea un buen profesional de la cultura y no sea tu amigo intimo?, puedes invitarlo?.
    Suerte y felicidades.

  • Guillermo ANCHIA dijo:

    SALUDOS AMAURY

    EL PROGRAMA DE AYER NO FUE MUY BUENO, CREO QUE NO ESTAS DEJANDO QUE EL ENTREVISTADO CONVERSE, A VECES HABALN LOS DOS A LA VES Y NO SE ENTIENDEN LO QUE HABLAN.

    SALUDOS

    GUILLERMO

  • Elaine dijo:

    Soy amante a las entrevistas sinceras porque en ellas los entrevistados expresan lo que sienten, además el entrevistador propicia un dialogo abierto y las palabras vuelan y no tienen fin, con estas palabras defino el programa de Amaurys y la Entrevista de anoche estuvo fenomenal.

  • dianelys dijo:

    Amaury, he visto todos tus programas, yo imparto clases en una academia de A. Plásticas y me he sentido emocionada con cada entrevista, pero la de Nelson muestró al ser humano en su dimensión ética y estética- de tal forma- que pienso que es una clase magistral para los nuevos, y no tan nuevos artista. Cuando los hombres se visten de humildad el cielo los eleva, por eso él vio de forma especial el arcoiris.

  • Miguel dijo:

    Amaury, una vez mas se demuestra que mientras mas grande es la gente, es mas humilde, te felicito por esta brillante entrevista, creo que esta tiene el gran valor que fue la primera que no se centro en el tema de la "justificada" emigracion, Nelson demostro ser el gran cubano que es.
    Continua por esta via, que todos seguimos tus entrevistas, pero por favor , porque constituye en algunos casos la emigracion la columna vertebral, y se toma aveces como tema central existiendo otras aristas mas importantes.

    Miguel

  • Marilú dijo:

    Amaury, ya los cubanos esperamos tu programa con ansias, conocemos un poco más de cerca a grandes como Nelson, pero también te conocemos a tí. El programa es excelente, lo mejor que tenemos ahora en televisión. Desde hoy espero el de Eslinda, otra grande de Cuba. Y te digo que entre la duda y la certeza, yo, como Nelson, me quedo con la duda. Cuídate, un beso.

  • KENY dijo:

    HOLA AMAURY.
    SOY TAMBIÉN DE BAYAMO Y NELSON ES UN EJEMPLO TÍPICO DE NOSOTROS, SENCILLOS , DESENFADADOS Y TALENTOSOS, VAYA SIN QUE SE NOS SUBA LA FAMA PARA LA CABEZA JJEJEJE.
    ESPERO ESTES MEJOR AMAURY.
    UN BESO GRANDE DE UNA BAYAMESA QUE TE ADMIRA

  • Efrain Amaya Padrino dijo:

    Muchas cosas de las que dijo el invitado me hicieron reflexionar, para mi una demostracion de ligereza en el mejor sentido de la palabra , o sea; cubania, no lo vi en vivo pero su lectura la senti como tal, me parecio muy humano, humilde, sencillo; dijo cosas muy interesantes para la vida, de gente sencilla, al parecer y no debo estar equivocado; tus programas TODOS, TODOS son una clase para la vida social, familiar, politica; por ejemplo; este artista , yo que no soy especialista, ademas que soy guajiro de Pinar del Rio y no tengo, por fatalismo geografico la oportunidad que se tiene viviendo en la capital de todos los cubanos de tener mas acceso directo al arte de primera, confirmo que lo que dijo es el sentido de su vida y: tu programa es la posibilidad de integrarse y conocer la vida mas alla en lo que uno presupone y tambien de conocerte a ti como artista, patriota y revolucionario, ademas de amigo, cederista, vecino. Yo que tenia antes un criterio equivocado de tu persona "como artista", porque como patriota NUNCA, hace mucho rato que por tus istrionicas realidades demostradas he cambiado mi criterio, por supuesto muy bien fundado: Por un momento en la vida, seria un honor y no quiero equivocarme; ser tu vecino, tu amigo, tu compañero de barrio en las tareas que pudieran parecer que no existieras y de pronto ahi esta AMAURY, el vecino, el artista, el cederista, el amigo, el patriota, el revolucionario. Te saludo y te admiro, siempre tu fiel amigo: !ADELANTE!

  • Eduardo García Mont dijo:

    ! Es increible ! Saber que detrás de tanto talento artístico se esconde un cubano rellollo, un guajiro simpatiquísimo, ocurrente y auténtico. He aquí uno de los tantos méritos de este programa: Sacar a flote a la persona que se esconde detrás del artista. Una y otra vez, gracias Amaury. Hoy respeto y admiro más a Nelson.

  • el Moro dijo:

    Este es el artista cubano, el artista de pueblo , el artista revolucionario ,lejos de la vanidad , el orgullo ,la boberia ,seria bueno clonarlo , me gustó mucho esta entrvista. ! Bravo !.

  • lazaro P.G. Hdez dijo:

    amaury sus programas son muy interesantes todos han tenido mucha calidad y uno aprende muchas cosas, pero le pregunto cuando va entrevistar otros sectores de la sociedad? que no dejan de ser interesantes por ejemplo un eminente Medico un Depòrtista un cientifico o un heroe nacional del trabajo.
    lo felicito por su magnifica conduccion.

  • ANGEL dijo:

    Que gratificante es, el poder conocer a esas valiosas personas que aunque tocan el cielo con su quehacer diario, no dejan de tener los pies sobre la tierra, ni padecen de amnesia selectiva.
    Salud y Suerte,
    Angel de 100Fuegos

  • AlexSC dijo:

    Interesante entrevista.Se merece el mismo calificativo de los anteriores programas:excelente y bien elaborado.Trato de escribir,cada vez que puedo,en este foro para mostrar mi apoyo a tan buen programa.Quizás decae algo la participación de los foristas, porque como todos los programas son tan buenos y aportan un fino conocimiento sobre estas personalidades, ya no se sabe que se va a escribir para no caer en la repetición:excelente,bien elaborado,ético,interesante,etc,etc,etc.
    De todas formas me arriesgo y lo vuelvo a calificar de excelente.
    Muy enaltecedor el gesto de subastar una de sus obras para con sus ingresos ayudar a la escuela de ballet.
    Con gestos como ese se ayuda a multiplicar los colores del arcoiris que es nuestro país.Gracias.

  • Lic. Maragarita Menes dijo:

    Un excelente pintor, no un buen conversador.Amaury debio ayudarle un poquito, que para eso están los entrevistadores. Y no es que dijera cosas intrascendentes, el problema es que no todo el mundo puede tener ese empuje de imagen y palabra como fue el caso de Adria Santana, por ejemplo. Sobre Nelson: Con que pinte con la excelencia que lo caracteriza debiera bastar, pero se trata de un programa de entrevista y, al menos yo, noté ciertas caídas de tono.

    Se extraña a Yusi, por supuesto. Me parece que debe estarle pasando lo que a muchos: un foro 100 % afirmativo llega a aburrir. No es discutir por discutir, pero se nota la ausencia de opiniones diversas.

    Bueno, al propio programa le falta una dosis de atrevimiento y hasta de extravagancia ideo estética, y es lógico que eso se refleje en el foro. Pero un buen programa en fin, que es lo que hace falta.

    Saludos a Amaury, que espero se haya recuperado de su problema de salud, al resto del colectivo y a todos los que entran en este espacio con buena fe. Pero la capacidad de hablar amplio y claro, no se adquiere de un día para otro...

    Suerte a todos.

  • Michael Martínez dijo:

    Amaury,es una suerte contar en la television con programas como el tuyo,
    mantente con esa frescura y no cambies tu forma y estilo que es unico,ten
    por seguro que a donde quiera que este tu madre estara orgullosa de ti

    sin mas

    Michael Martinez Manso

  • Pablo Vargas dijo:

    el arcoiris mío empieza en Baracoa y termina en Pinar del Río, ese es mi arcoiris.
    Nelsón Dominguez en Con 2 que se quieran.

    Durante años, muchos años, no se cuantos, he visto a Nelson Dominguez transitar desde los inicios a la madurez y de esta a la consagración y hasta a la fama, pero jamás he percibido que cambiara un ápice como ser humano. Según una frase popular "jamás se le ha subido la fama para la cabeza" sigue siendo el cubano jovial, bromista y accesible de siempre.
    Casi siempre. salvo excepciones no dignas de tener en cuenta, las personas geniales en el arte , el deporte y la ciencia en nuestro país son en la misma proporción sencillas, disfrutables queribles. tal vez se deba al origen humilde o popular de muchas de ellas. En Nelsón habría que agregar esa raíz campesina de la cual se honra y casi publicita con orgullo.
    Artistas como él contibuyen día a día con su obra a mostranos el lado más bello y amable de las cosas.
    Te agradezco, les agradezco esta entrevista en la que con esa economía de recursos que le caracteriza, Nelsón nos da una lección de arte, ética, y cubanía.
    Con el abrazo habitual.
    Pablito Vargas
    A finales de noviembre de 2010

  • Julio Martínez dijo:

    Buenas tardes Amaury

    En una ocasión tomé el teclado para hacerte llegar como buen televidente, mis impresiones sobre tu Programa "Con Dos que se quieran", a través de esa maravillosa posibilidad que nos da el sitio Cubadebate; en esa oportunidad hice una crítica totalmente favorable al programa, en la que no faltaron pequeños señalamientos personales a su conductor, pero que en definitiva tiene un nombre dentro de la cultura cubana: AMAURY PÉREZ y eso sella pequeños detalles; esa misma crítica es la que ratifico hoy cuando ese espacio ha ido ganando en adeptos y seguidores en toda Cuba, amén de que disfruta de un espacio estelar y un buen día de la semana como el martes.
    La conducción te viene por genealogía materna, a pesar de que no eres ni locutor ni presentador consagrado, pero sin embargo sabes moverte dentro de los cánones de este género y respetando el estilo del programa que ahora conduces y que ya le has puesto tu impronta, como por ejemplo Edith Mazola se lo ha puesto a 23 y M, salvando las diferencias.
    Amaury si me preguntaran cuales han sido los tres mejores programas hasta la fecha, yo escogería esos donde tuviste como invitados al pintor de Roberto Fabelo, a la actriz Adria Santana y el del historiador de la ciudad, Eusebio Leal; sin demeritar a las otras figuras que hemos disfrutado en estos meses de programa, esa es mi apreciación muy personal, tal vez tú no la compartas o tal vez si, o sencilamente trabajas para todos y por todos.......
    Finalmente Amaury te hago la pregunta que quizas ya te han hecho otros en relación con el por qué no invitar de vez en cuando al programa, a figuras que no ocupan un lugar tan relevante dentro de la cultura, el arte, la ciencia etc, en el país, que en definitivas son personas que se merecen una cobertura y un espacio en nuestros medios y que además están necesitados de que se conozca y se difunda lo que ellos hacen; creo que tu programa es ideal para eso y tu habilidad para sacarle trigo a cada invitado también.

    Saludos sinceros para el Amury artista, versátil y cubano.

    Julio Martínez Montes

  • Ing. Yaset Pavón dijo:

    Los felicito por el programa, quisiera si le es posible que me mandaran la entrevista con Eusebio Leal, en formato digital.

    SALUDOS

    Ing. Yaset Pavón Pacheco

  • Henry J PM de VC dijo:

    Amaury nunca me imagine que Nelson fuera tan cómico a veces pensamos que por ser artistas y gozar de cierta fama no lo son pero es que por encima de todo son cubanos y el cubano es divertido, el programa con Eslinda de seguro será maravilloso.
    Felicidades

  • Carlos Ortega dijo:

    Antes de acotar lo siguiente quiero dejar por sentado y bien claro que admiro a Nelson como pintor inmensamente, creo incluso que las personalidades, por llamarlos de alguna forma, mas “exóticas “que han pasado por el programa, han sido las de los pintores.
    Ahora bien, soy del criterio de que el habito no hace al monje ,pero si he tenido la oportunidad de estar en lugares donde ha estado Nelson y lo he visto en más de una ocasión con su saco puesto ,pues cada lugar a mi modesto criterio lleva sus hábitos.
    Anoche desafortunadamente solo falto la libreta de la bodega y la javita de los mandados, algo no me entonaba ,amen de ser una persona muy simpática pero creo que no podemos negar que a todos nos da mucha alegría que los invitados nos rindan los honores con su mejores galas ,uno se siente reconocido como espectador cuando vemos a Eusebio tratando de entonar con un traje en honor al “respetable” como solía llamársele al publico o a la gran Sara maquillada cosa que no es usual en ella, pero reconocemos el sacrificio que hace por nosotros y entonces nos sentimos “importantes” porque estos seres maravillosos que están por encima de estos complementos son capaces de romper sus hábitos y engalanarse para demostrarnos con este simple detalle cuanto nos respetan y consideran ,pienso que Nelson no se queda detrás ,es un gran amante de su pueblo y de la Patria pero la ocasión ameritaba un simple saco, ese es mi criterio, gracias.

  • Jose dijo:

    Amaury
    Veo que hay foristas que parece no se leen tus comentarios porque de verdad no entiendo que a estas alturas te esten preguntando todavía (como Julio Martinez),por qué no invitas a "otras personalidades" que no sean de al cultura.
    Por favor, ya esto él lo ha explicado una pila de veces.
    Mejor le pedimos que esto lo tenga en cuenta para la segunda temporada o para la tercera, despues que acabe d entrevistar a todos sus amigos artistas que estoy seguro son miles.
    Para el forista Humberto:¿Te duele mi amigo que TODOS los invitados de Amaury sean sus amigos íntimos?
    Yo además de sentirme contento, lo único que pudiera sentir es una envidia sana hacia Amaury por tener tantos y tan buenos amigos.
    De eso se trata Humberto, de tener y cultivar y conservar amigos.
    El programa de Nelson, sencillo como él pero excelente como todos.
    Yo tambien soy bayamés en La Habana y me da gusto que Nelson tenga hermanos en esa linda ciudad.
    Ya estoy esperando el programa de esa musa del cine que es Eslinda.
    Un abrazo Amaury y que Dios te de mucha salud.¡¡¡

  • gladys regina dijo:

    Agradezco se haya presentado esta entrevista "a finales de Noviembre",como dice Pablo Vargas,la senti como justo homenaje al otro "Guajiro Natural",de quien, no se si muchos o pocos se recuerdan,pero desde los dias finales del noviembre del 2002 dejamos de verlo fisicamente,aunque vive en cada guajiro que no olvida sus raices,quienes como Nelson,Zaida y otros,como Polo,orgullosos de su origen,no dejan morir esa parte de nuestra cultura que es el arte campesino.
    Deseo Amaury,te hayas recuperado en cuerpo y alma de tus malestares.
    Un fuerte abrazo a tu aguerrido colectivo de trabajo.

  • Dra C. Regina de la Caridad dijo:

    Estimados Amaury y colectivo de este excelente espacio:

    Les escribo a nombre de la dirección del Instituto de Filosofía, centro que pertenece al Consejo de Ciencias Sociales del CITMA.
    Por estos días hemos tratado de acercarnos al reconocido artista Nelson Domínguez, sin resultados positivos; tal vez porque no hemos sabido tocar las puertas correctas. Conocemos que un artista de su talla debe tener una agenda complicada y es por eso que reclamamos de ustedes ayuda para lograrlo.
    Nuestro centro desarrolló durante los dos últimos años, el doctorado curricular Teoría e historia del Socialismo, único de su tipo en Cuba y fue esta la primera edición. El próximo 22 de diciembre se realizará un acto de cierre de la etapa académica en el teatro del Memorial José Martí. Es interés del comité académico de este doctorado, así como de sus alumnos, todos reconocidos investigadores, profesores y funcionarios de diferentes organismos de la administración central el estado; coordinar un intercambio previo con el artista de referencia.
    El objetivo fundamental de este email es solicitar por este vía un dato de contacto para poder transmitir la iniciativa de este colectivo, relacionada con la realización de este acto, considerado por los organizadores de la sede como una acto de primer nivel.

    A nombre del Consejo de Dirección de nuestro centro, agradezco desde ya la posibilidad de escribirles y en espera de una adecuada orientación los saludo, agradecida como mi pueblo todo por el maravilloso programa que nos permiten disfrutar.

    Dra. C. Regina de la Caridad Agramonte Rosell
    Promoción y Colaboración Internacional
    Instituto de Filosofía - CITMA

  • Tania Pérez dijo:

    No me gustó la entrevista.
    Nelson Domínguez es una persona muy interesante, pero no me gustó la entrevista, pienso que ya hay cansancio y la monotonía está queriendo penetrar en los textos .
    El final si estuvo supergenial la metáfora del arcoiris estuvo muy linda.
    Sigo fiel a ustedes.
    tania

    ¨ Hay locuras que son como brazos de mar,te sorprenden, te arrastran, te pierden ya ¨
    Silvio Rodríguez

  • Amambay dijo:

    Amaury:

    Como siempre tu programa supera mis espectativas, por eso te felicito. La entrevista con Nelson me encantó, él como siempre con el sentido del humor tan agudizado. Solamente no quisiera pasar por alto un pequeño detalle en la transcripción de la entrevista, y es cuando Nelson hace referencia a los trabajos que está haciendo en conjunto con el Grupo de orfebres avileños "Pauyet", que por cierto, he tenido la oportunidad de disfrutar de algunas de estas piezas, adelanto que me facinan!! Lo que quisiera rectificar es el nombre del grupo, porque aunque parezca un detalle insignificante, Pauyet tiene su nombre bien arraigado en la cultura afro-caribeña, para que todos lo sepan: Pauyet es el cetro con el que reina Obatalá, y es este nombre el que le da la escencia al excelente trabajo de estos artistas, por eso: Honor a quien honor merece.

Se han publicado 109 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Amaury Pérez Vidal

Amaury Pérez Vidal

Cantautor cubano. Fundador de la Nueva Trova. Ha conducido varios espacios exitosos en la televisión nacional. Ha escrito varias novelas y poemas.

Vea también