Imprimir
Inicio » Fotorreportajes, Política  »

¿Dónde estás, Nueva York? (+ Fotos y Video)

| 121 |
Nueva York. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Nueva York. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Para David Brooks

¿Hacia dónde caminar en una ciudad inabarcable? ¿Por dónde empezar cuando un lugar ofrece tanto? ¿Hacia el Hudson o al East River? ¿Broadway o Wall Street? ¿El Parque Central o Greenwich Village? ¿Zuccotti Park o el Empire State? ¿La enorme cicatriz de Ground Zero o la Estatua de la Libertad? ¿Ver de todo un poco o un poco en profundidad? ¿Qué pasa si la caminas con un velo del Siglo XIX, educado por las crónicas de José Martí?  ¿O si, por el contrario, usas los lentes de Pete Hamill, el periodista que dice que Nueva York es nostalgia, que nada cambia tanto como esta ciudad? ¿Y si la memoria es de ayer, cuando leías en el diario La Jornada las crónicas sobre el movimiento Occupy y te ves alcanzado por los gases y por el grito de “somos el 99 por ciento”?

Entonces la ciudad no es esto que caminas sino las réplicas y las representaciones que traes contigo, y lo que te importa realmente es el modo de fijar las imágenes nítidas que ya no ves, pero te habitan como las línea de tu mano, en las que están grabadas las esquinas, las rejas de las ventanas, los angelones tallados en los muros, los rascacielos, las salidas al laberinto urbano que están en las canciones de Bob Dylan, Jimi Hendrix, Patti Smith y los referentes de identidad que la canción popular emite en Washington Square Park.

Ya conoces Nueva York. Está descrita en el primer capítulo de Moby Dick, en El Gran Gatsby y en Mahattan Transfer, por supuesto. Es El guardian en el trigal, la ciudad como trasfondo del misterio de la adolescencia; Una pesadilla con aire acondicionado, según Henry Miller, y La hoguera de las vanidades, desde el horizonte de Tom Wolfe. Es Truman Capote, Toni Morrison y Richard Price. Sabes que nadie que se exprese en español ha superado las crónicas neoyorquinas que escribió en nuestro idioma José Martí: “Es la cultura sutil como el aire, y más es vaporosa que visible, y es como el perfume. Pero ya es señal de ella el desearla, y Nueva York anda en esto”, dijo en 1884 quien había estado “en los talleres encendidos, donde el país se fragua: con los que yerran, con los que enamoran, con los que roban, con los que viven en soledad y la pueblan; con los que construyen”.

Has visto esta ciudad de una y mil formas en las películas de Woody Allen que llegaron al cine de tu pequeño pueblo. La escuchaste en una canción, Moon river, cuando era la voz de una mujer con guitarra y pelo recién lavado en la ventana de Desayuno con diamantes (Breakfast at Tiffany’s). La Gran Manzana es también un set de filmación a cielo abierto: tomas aéreas, vistas panorámicas, besos en la Quinta Avenida, King Kong acurrucando a Ann, los musicales en Broadway, asaltos de bancos, los neones de Times Square…

Todos tenemos una ciudad en el recuerdo que no se agota en este conjunto de islas comprado a los indígenas en 1626 por los holandeses y que ellos llamaron Nueva Ámsterdam, pero no por mucho tiempo. Los ingleses se la arrebataron en 1664 y le dieron su nombre definitivo. Y desde que Nueva York es Nueva York, monumental, clásica, moderna, vanguardista, lírica, hollywoodesca, capitalista, imaginativa y rebelde, trazar una ruta por sus calles no depende de lo que quieras, sino del tiempo.

En blanco y negro

Una de las imágenes más conocidas de Nueva York: la Estatua de la Libertad, de la cual Martí dijera: "Los que te tienen, oh libertad, no te conocen. Los que no te tienen no deben hablar de ti, sino conquistarte." Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Una de las imágenes más conocidas de Nueva York: la Estatua de la Libertad, de la cual Martí dijera: «Los que te tienen, oh libertad, no te conocen. Los que no te tienen no deben hablar de ti, sino conquistarte.» Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Si buscas a José Martí en el bajo Manhattan la nostalgia es en blanco y negro. La mayoría de los edificios ya no están, y tienes que adivinarlos en las fotografías que ahora acaba de poner a disposición del público, por Internet, el Museo Municipal de Nueva York. Por ejemplo, el numero 756 de Broadway, redacción de la Revista América de la que fuera su director en 1882, tenía aires victorianos en ese año pero ahora es solo un adefesio gris.

Tampoco encontrarás la casa de la calle Front, la número 120, donde se instaló la dirección del periódico Patria y donde el pintor sueco Herman Norrman retrató a Martí con una pluma de ganso –inexplicablemente, porque ya entonces el cubano utilizaba una pluma de metal, en boga en EEUU desde principios de siglo-. Como ironía histórica a la casa número 77 de la calle William, donde se editó la revista para niños más hermosa de las Américas, La Edad de Oro, se la tragó con toda la manzana la sede matriz de Goldman Sachs, el banco rescatado por el gobierno de EEUU en el 2008 e involucrado en el origen de la crisis de la deuda soberana en Grecia.  Pero si no te asqueas y sigues por esa misma calle, hacia el sur, descubrirás que ha sobrevivido el Restaurante Delmonico’s, aquel donde Martí celebró su último cumpleaños, el 28 de enero de 1895.

Con el velo del siglo XIX puedes recorrer la calle más maldecida de Nueva York, Wall Street, desde el mercado de los esclavos hasta la iglesia Trinity, como lo debió hacer muchas veces el Apóstol cubano, y verás por qué esta es la primera ciudad en contar con iluminación eléctrica, cómo unió las orillas del East River con el Puente de Brooklyn, inauguró las cabinas telefónicas y comenzó a crecer verticalmente con sus ciclópeas construcciones sobre los hombros de inmigrantes italianos, irlandeses, alemanes, chinos, mexicanos, judíos… que llegaron por oleadas y le dieron el merecido título de capital del mundo. Por ella, te diría Martí desde su columna en La América (1884) de Nueva York, “siglo de ferrocarriles, de electricidad y de máquinas es el nuestro”. Y así, gente interesante y con un talento fantasioso para la extravagancia, o solo con unas ganas enormes de cambiar el rumbo de su Isla, podía buscarse la vida en una ciudad que era próspera y peligrosa, pero también era barata y estaba llena de oportunidades.

Ahora que hay sucursales de bancos o de Starbucks en casi cada esquina, y que sobre las terrazas de los vecindarios fantasmales de entonces se levantan torres de vidrio para oligarcas y tiburones financieros de Wall Street, la nostalgia en blanco y negro tiene para ti la médula de una protesta política.

A color

La estatua ecuestre de José Martí en Central Park, de Nueva York, disfruta de una posición privilegiada: al centro de una suerte de plazuela sobre el Parque Central y entre las estatuas, ecuestres también, de Bolívar y San Martín, domina la Sexta Avenida, o Avenida de las Américas, que viene a morir a sus pies. La autora de esta escultura es Ann Hyatt Huntington, quien captó el momento de la caída del Apóstol en Dos Ríos.

La estatua ecuestre de José Martí en Central Park, de Nueva York, disfruta de una posición privilegiada: entre las estatuas, ecuestres también, de Bolívar y San Martín, domina la Sexta Avenida, o Avenida de las Américas. La autora de esta escultura es Ann Hyatt Huntington, quien captó el momento de la caída del Apóstol en Dos Ríos. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

“Como vecinitas parlanchinas que sacan la cabeza arrebujada después de la tormenta, asomaban las hojas” en el Central Park de José Martí. O eso dijo en otra de sus deslumbrantes crónicas para La Nación, de Buenos Aires. Te sonríes porque las hojas de una araucaria asustan a la paloma que vino a posarse sobre la estatua ecuestre de Martí, ubicada en el costado más transitado de este parque, el que da a la Avenida de las Américas.

Caminas unos pasos y ves el monumento dedicado a las víctimas del atentado contra las Torres Gemelas y te enteras entonces de que el día más importante en la historia contemporánea de la ciudad no fue el 11, sino el 12 de septiembre de 2001, cuando la solidaridad se instaló en sus calles y los neoyorquinos cruzaron puentes o se transportaron en ferries para llegar a sus trabajos, a pesar de todo, y ayudar en lo que podían, como si sintieran que estar del otro lado de la desgracia transformaba el ethos de sus habitantes. La gente se volvió más amable, pero en eso llegó George W. Bush y plantó su bandera: “Los que no están con nosotros están contra nosotros”.

Esa bandera en señal de conquista y ese gesto odioso no es Nueva York, te dicen, y ya estás entrando en el metro, que es como si hubieras pagado la entrada para la gran comedia humana. No se trata solamente de que ves la cara del mundo –te cuentan que en una ocasión un viajero del tren comenzó a gritar: “¿alguien aquí habla inglés?”, y nadie se dio la vuelta-. Estos túneles que horadan el subsuelo de la ciudad, que acogen todos los rostros y todas las lenguas del planeta, es el lugar donde la segregación se resquebraja y donde se tiene la certeza de que ningún apocalipsis es para ti, aunque vivas rodeado de sus signos. Pobres, ricos, viejos, adolescentes, negros, blancos, de Nueva Jersey, del Bronx o del Soho han de verse las caras bajo tierra. Pueden ir sentados, lado a lado, el yuppie de Wall Street que depreció la naranja en los mercados del mundo, y el que perdió su triste cosecha y terminó limpiando los baños de la Bolsa.

Te toca sentarte junto a una muchacha que atravesará todo Manhattan después de hacer la limpieza en un salón de boxeo. Ella te cuenta que es de Puebla, que la agarraron cuando intentó entrar a Estados Unidos por la frontera y luego la soltaron, que tiene dos hijas sin papeles que no podrán ir a la universidad y que su esposo trabaja en la construcción.  Mientras conversa mece distraídamente un libro que obviamente leía antes de iniciar este diálogo. Seguramente nadie te creerá cuando lo cuentes: el título que tiene en sus manos es El poder de los sueños.

Acabas donde empezaste y haciéndote las mismas preguntas de la mañana. Pero la noche en esta ciudad no puede irse si no es a lo grande. Entre el Hudson y el East River, cruce de los caminos que debió recorrer José Martí durante los 15 años más pródigos de su vida, suena un concierto de Bruce Springsteen dedicado a la obra de Pete Seeger y grabado en Dublin. Una poderosa banda llena de banjos, trompetas, violines y acordeones, entona con rabia el himno del movimiento de los derechos civiles, “Eyes on the Prize»: “The one thing we did was right/ Was the day we started to fight” (“Lo único que hicimos correctamente/ fue el día en que empezamos a luchar”). Y esto que escuchas con los pies adoloridos en realidad te dice que hay algo fuera del cine, la literatura, los periódicos y hasta de los libros de Historia. Hay una Nueva York que es solo tu Nueva York.

Calle 64 número 116 Lugar donde vivió Jose Marti. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Calle 64. En el número 116 vivió Jose Martí. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

1880 8/01 Martí tiene 26 años cuando se radica en Nueva York. Vive en la casa de Manuel Mantilla en la calle 29 número 51 Este. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Martí tiene 26 años cuando se radica en Nueva York. Vive en la casa de Manuel Mantilla en la Calle 29, número 51 Este. Hoy no existe la casa original. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Imágenes de Nueva York. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Imágenes de Nueva York. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Imágenes de Nueva York. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Imágenes de Nueva York. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Imágenes de Nueva York. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Imágenes de Nueva York. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Imágenes de Nueva York. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Imágenes de Nueva York. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Imágenes de Nueva York. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Imágenes de Nueva York. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Imágenes de Nueva York. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Imágenes de Nueva York. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Imágenes de Nueva York. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Imágenes de Nueva York. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Imágenes de Nueva York. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Imágenes de Nueva York. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Imágenes de Nueva York. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Imágenes de Nueva York. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

En Video, Martí en Nueva York

Por Ivette Lamigueiro

Se han publicado 121 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • desconfiado dijo:

    ¡Cuántos ilusos!

  • miguelangel dijo:

    Vivi por 34 años en New Jersey, solo cruzar el Hudson y estaba New York. Solo le digo que empleando una expression cubana. New York es como la madre, solo hay una.

  • Livio Delgado dijo:

    Me alegro muchísimo que disfruten de la llamada Ciudad del mundo y además nos dejen ver muy buenas fotos de la Ciudad que nunca se detiene, imaginar una ciudad donde una sola edificación tenga jardín delante por el costo del pie cuadrado de terreno, y a su vez tenga ese enorme parque central (280 hectáreas de terreno) que te devuelve la tranquilidad que nunca existe por sus calles, Ya que veo que tomaron fotos desde el paseo frente al rio desde Unión City averigüen por el restaurante Cubano “Rumba Cubana” y si pueden disfruten de la mejor comida cubana que he probado en las ciudades americanas por donde he turisteando, de las opiniones que he podido leer aquí, siempre existirán quienes disfrutan resaltando la parte vacía del vaso por llenar, yo soy de los que siempre miro cuanto ya se ha llenado.

  • Blue Jet dijo:

    Gran ciudad. He tenido la oportunidad de visitarla varias veces y es ciertamente impresionante. New York es una cosa, Estados Unidos otra es la impresión que me da.

  • josé juan dijo:

    Me gustó tu respuesta. Muy convincente para manolito.

  • JoMato dijo:

    Por comentarios como el de Manuel Mercado, que aspiro no uses ese seudónimo pensando en Martí, ya a estas alturas creo deberiamos quitarnos la careta y dar el frente. La gente como tu Manolito son de los que cuando les dan la posibilidad de conocer y como decimos los cubanos brincar el charco, no regresan o regresan porque no tienen bien puesto lo que hay que tener para enfrentarse a la vida en cualquier parte,
    estoy muy complacido como la mayoria con tan excelente trabajo, por algo la llaman la capital del mundo, no dudes que si la Habana tuviese la mitad de extensión de New York es posible tuviera el doble de puntos negros a los que tu haces referencia. De donde eres, que edaed tienes, se te sale una rabia que no es normal, los pueblos de Cuba y Estados Unidos no tienen culpa alguna de los errores de sus gobiernos, muchos que se han cometido por ambas partes y no necesitamos de gente como tu para enmendarlos, si algo bueno nos enseño la revolución fue el deseo de hermandad porque no con los norteamericanos si a fin de cuentas por ser cubanos no dejamos de ser americanos, que Dios te bendiga hijo.

  • Serguei dijo:

    Bonita ciudad, pero yo estoy haciendo un ahorrito para visitar ya que es un poco caro el viaje de mi pueblo a esa ciudad llamada C. Habana.

  • laly dijo:

    El señor Manuel Mercado, ya les pidió disculpa, diciéndoles que lo perdonen pues tiene 88 años,
    Ye dije que es bella, pero que quería que me respondieron dos preguntas que yo hacia si estaba equivocada o no , ahora solo les dejo una, pero parece que Nueva Cork los ha dejado ciego
    La autora de esta escultura es Ann Hyatt Huntington, quien captó el momento de la caída del Apóstol en Dos Ríos.

    • Sergio dijo:

      El momento exacto de la CAIDA no sé, pero como pasé un curso de fotografía una vez, me dijeron, pues estas cosas no se dan en las clases de historias, como OTRAS MUCHAS TANTAS COSAS de nuestras HISTORIA que ni SABEMOS, ni nos IMAGINAMOS y otras que han sido TERGIVERSADAS con o sin intención, pues bien, un fotografo, no recuerdo el nombre, de una especie de CATALOGO o REVISTA de Fotografía que se pubicaba en Cuba por aquella época, el nombre era algo así como LA GACETA,,,no,,,LA CARICATURA. Ese fotografo, que no recuerdo el nombre, fue quien hizo la foto del CADAVER de MARTI.

      Pero si USTED nos pudiera decir, quei CAPTO EXACTAMENTE el momento, se lo agradeceríamos.

      En relación con estas cosas siempre se TEJEN muchas historias.

      Esperamos su atenta respuesta.

      Saludos,

  • ari dijo:

    Lo esencial de un cronista es describir un lugar que luego incite a la visita, a la búsqueda de datos sobre el mismo, a los recuerdos de quienes han ido, mis felicitaciones a ambos por el articulo, mi sugerencia, participen en el foro de sus lectores, que supongo que somos el motivo por el que escriben, no?

    • Rosa Miriam dijo:

      Ari, tienes toda la razón: son ustedes el motivo por el que uno escribe. Decía Eduardo Galeano que nadie se hace cartas a sí mismo, que la escritura es un hecho social, o no lo es. Les agradezco -en realidad, agradecemos Ismaelito y yo- sus comentarios, el debate, la diversidad de puntos de vista y la atención que le han dado a estos apuntes. Nadie va a una ciudad como esta o otra cualquiera -La Habana, por ejemplo- para maldecirla en las 24 horas que pasa por ahí o para reducirla a un estereotipo. Nosotros buscábamos a Martí y nos dimos de bruces con algo inabarcable, y honestamente lo expresamos. Un saludo a todos, Rosa Miriam

      • Miguel dijo:

        Dísculpe, no maldiga LA Habana, ayude a mejorarla y a mejorar a los humanos que vivimos en ella, igual que Martí, referente a todo y saltando licencias, le digo que el olor de la manzana es agradable, bello su color, pero el de la modesta guayaba es más penetrante, dura más y es mucho más dulce, además que invita a quererla, me hago entender.

  • Ana Elis dijo:

    Muy buena crónica de los reporteros, pero no dejo de reconocer que Manuel Mercado, tiene razón en parte de lo que dice, no debemos siempre mostrar el lado bueno de las cosas, aún sabiendo y estando presente tanto dolor acumulado en nuestro pueblo, además tampoco a espaldas de lo que le hacen a nuestra hermana Venezuela, porque la oposición venezolana es apoyada por los círculos del poder de Estados Unidos. Nuestro Comandante siempre ha hecho énfasis en no perder la memoria histórica, por tanto nuestra prensa no debe edulcorar tanto al Gigante del Norte. Es mi opinión.

  • almagorstein@mail.com dijo:

    Excelente artículo. Gracias. por tu talento

  • Yanelis dijo:

    QUE PRECIOSOS LUGARES VUELVO A MIRAR ESAS FOTOS, WOW ESPERO ALGÚN DÍA PODER VISITAR ESOS LUGARES, Y NO SOLO ESOS IR A OTROS TANTOS EN EL MUNDO QUE ANSÍO CONOCER,

  • gonzalo dijo:

    Tan malos que son, tanto que contaminan el medio ambiente pero para ellos lo mejor, miren esa ciudad sin nada smoke, impecable.

  • Rachel dijo:

    NY es una ciudad preciosa, no he tenido la posibilidad de ir pero sus fotos, su cultura e historia nos enamora de ellas. Creo que toda persona debería tener la posibilidad de visitar un lugar como Nueva York, tengo 24 años y ese es una de mis más grandes sueños, es una lástima que sea casi imposible de logar.

  • Barrios dijo:

    Estimada Rosa Miriam, eso inabarcable tiene decenas de años, y hasta ahora no había honestidad para expresarlo. Puede ser porque ningún periodista cubano tuvo la oportunidad de viajar a EEUU y disfrutar de ´´su grandeza´´. Confío en que no haya sido una misión política que se les dio; aunque no veo la parte negativa expresada de esa gran ciudad. Mi padre fue un indocumentado en EEUU y precisamente en Cayo Hueso, Tampa y posteriormente en Nueva York. Fue en los momentos previos a la Segunda Guerra Mundial. Lo localizaron y deportaron a Cuba. Estuvo toda su vida tratando de volver a los EEUU (antes de la Revolución) y nunca lo logró. Siempre oí de él decir cosas muy positivas del pueblo norteamericano y precisamente de la ciudad de Nueva York: decía que esa ciudad estaba lo mas malo del mundo, pero lo mejor también (no sé si lo habrá copiado de algún pensador o filósofo); que en Nueva York hasta para matarse lo hacían en silencio; allí el que diga una palabra obscena ofende a todo el que la oye; que cuando había problemas con el dueño que le prestabas un servicio te atendía él personalmente y en Cuba siempre lo hacía un ´´chicharrón´´ Nadie puede esperar que después de mas de 50 años hablando horrores de EEUU se vaya a digerir esto de un momento para otro; a no ser que suceda como con la religión que éramos ateos materialista con la Caridad del Cobre escondida en el escaparate. Y ahora todos somos creyentes. Yo le hubiera puesto al trabajo: ´´¿Dónde estabas, Nueva York?´´
    Considero que no debe censurarse ningún comentario. De cómo se nos trate depende la credibilidad de lo que se está haciendo. Estoy plenamente de acuerdo con este nuevo proceso, y con lo que inevitablemente viene después; pero considero que no se debe hacer la propaganda que se ha utilizado a través del tiempo para convencernos de quienes son buenos y quienes malos, esa sentencia nos toca a nosotros.

  • Barrios dijo:

    Estimada Rosa Miriam, eso inabarcable tiene decenas de años, y hasta ahora no había honestidad para expresarlo. Puede ser porque ningún periodista cubano tuvo la oportunidad de viajar a EEUU y disfrutar de ´´su grandeza´´. Confío en que no haya sido una misión política que se les dio; aunque no veo la parte negativa expresada de esa gran ciudad. Mi padre fue un indocumentado en EEUU y precisamente en Cayo Hueso, Tampa y posteriormente en Nueva York. Fue en los momentos previos a la Segunda Guerra Mundial. Lo localizaron y deportaron a Cuba. Estuvo toda su vida tratando de volver a los EEUU (antes de la Revolución) y nunca lo logró. Siempre oí de él decir cosas muy positivas del pueblo norteamericano y precisamente de la ciudad de Nueva York: decía que esa ciudad estaba lo mas malo del mundo, pero lo mejor también (no sé si lo habrá copiado de algún pensador o filósofo); que en Nueva York hasta para matarse lo hacían en silencio; allí el que diga una palabra obscena ofende a todo el que la oye; que cuando había problemas con el dueño que le prestabas un servicio te atendía él personalmente y en Cuba siempre lo hacía un ´´chicharrón´´ Nadie puede esperar que después de mas de 50 años hablando horrores de EEUU se vaya a digerir esto de un momento para otro; a no ser que suceda como con la religión que éramos ateos materialista con la Caridad del Cobre escondida en el escaparate. Y ahora todos somos creyentes. Yo le hubiera puesto al trabajo: ´´¿Dónde estabas, Nueva York?´´
    Considero que no debe censurarse ningún comentario. De cómo se nos trate depende la credibilidad de lo que se está haciendo. Estoy plenamente de acuerdo con este nuevo proceso, y con lo que inevitablemente viene después; pero considero que no se debe hacer la propaganda que se ha utilizado a través del tiempo para convencernos de quienes son buenos y quienes malos, esa sentencia nos toca a nosotros.

  • RSGO54 dijo:

    Bueno si el anterior articulo con sus fotos nos mostró la cara de la cosmopolita NY, ahora nos llevaron de la mano a la historia de los «zapaticos de Rosa»(me refiero al articulo de Jose Martí Bath Beach «un sombrerito callado venía») otro articulo, prosa hermosa y que desde niño la llevamos, por eso escribi en el comentario del articulo anterior que ahora nos llevan a conocer esa urbe, bien, mientras se dice que los cubanos no conocemos Cuba, cuantos sitios hermosos, que tiene una ascendencia cultural,historica hay en nuestra tierra y a veces poco le dedicamos en fotoreportaje, un ejmplo Santiago cumplio 500 años de fundada y apenas se mostró en uno o en varios articulos las bellezas de esa provincia, San juan de los Remedios tambien cumplio el medio siglo y poco se mostro me refiero a Cubadebate, debo ser justo y decir que este portal o web publicó un reportaje acerca de la Capital de todos los cubanos con unas imagenes preciosas, criticas hubo, pero problemas ay lo mismo aqui que alla, en el anterior articulo alguien cuyo link es Dr Ambrosio irrespetuosamente sitó una frase de nuestro héroe nacional con irreverente enfado, señor si lee esta opinión piense que respetando la diversidad en todas sus manifestaciones esta el respeto que se merece y por otro lado señor manuel Marcado de las opininiones que no ofenden no se pide disculpa, Gracias.

  • JML dijo:

    MANUEL MERCADO Y PETROV HASTA QUE ME DECIDI A ESCRIBIR SE HABIAN PUBLICADO 119 COMENTARIOS Y SOLO EL DE UDS 2 DESENTONA , ESTA TOTALMENTE FUERA DE LUGAR CON PERSONAS CON ESA MANERA DE PENSAR DE ULTRA IZQUIERDA, CAVERNICOLA Y RETRONCA. MERCADO TUS COMENTARIOS TODOS ESTAN MARCADOS CON LA MISMA RETORICA OBSOLETA YA TIENES 82 AñOS MIRA AVER SI ANTES DE LLEGAR A LOS 83 TE ACTUALIZAS UN POCO Y TE INSERTA EN EL NUEVO PENSAMIENTO SERIA UNA PENA QUE NO CAMBIARAS

  • andrea dijo:

    AYYY DIOSSSS MIIOOOO QUE BELLEZAAA!!! UFFFFFFFFFFFFFF

  • Chencha la Gamba dijo:

    Felicidades por este maravilloso reportaje. Desde ya New York está en mis destinos de viajes, para ir tras las huellas del maestro.

Se han publicado 121 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rosa Miriam Elizalde

Rosa Miriam Elizalde

Periodista cubana. Vicepresidenta Primera de la UPEC y Vicepresidenta de la FELAP. Es Doctora en Ciencias de la Comunicación y autora o coautora de los libros «Antes de que se me olvide», «Jineteros en La Habana», «Clic Internet» y «Chávez Nuestro», entre otros. Ha recibido en varias ocasiones el Premio Nacional de Periodismo «Juan Gualberto Gómez». Fundadora de Cubadebate y su Editora jefa hasta enero 2017. En twitter: @elizalderosa

Ismael Francisco

Ismael Francisco

Fotorreportero de Cubadebate. Ha trabajado en Granma, Prensa Latina y la AIN. Ha realizado la cobertura gráfica de importantes acontecimientos políticos, deportivos y sociales en Cuba y otras partes el mundo. Posee varios premios y reconocimientos periodísticos.

Vea también