Opinión  »

| +

Montaner, el agente de la CIA que desde muy joven aprendió a poner bombas en La Habana, creció abrazado a las prácticas del sabotaje y a las conspiraciones; experto en calumnias e infamias contra la revolución cubana, la revolución bolivariana y contra cualquier cambio político en América Latina que afecte los intereses de la dominación estadounidense o los intereses de las oligarquías nativas, ahora se auto considera analista internacional.

Diferendo Estados Unidos - Cuba  »

| +
La conciencia tranquila

No habría deseado criticar duramente a una de las empresas dedicadas a la producción de equipos médicos que no obtienen sus ganancias fabricando armas para matar, sino combatiendo enfermedades, sufrimientos y muertes. Por ello, siempre las he tratado a todas con respeto, y me gustaba intercambiar con ellas sobre sus avances científicos. Algo distinto es pensar con amargura en países que no disponen de esos equipos y, más triste todavía, que un pueblo del Tercer Mundo vea obstaculizado sus esfuerzos por la estúpida medida que un país rico y poderoso le impone al que los fabrica: la suspensión de la »

Opinión  »

| +
Angel Guerra Cabrera

Washington pudo haber desmontado por anticipado la aventura golpista en Hondura, pues el Departamento de Estado -no se digan el Pentágono y la CIA- conocía al dedillo los aprestos, en el país centroamericano y en Estados Unidos, para derrocar al presidente Zelaya.

Especiales  »

| +
El regreso de los que no se fueron

Cuando ya se cumplen casi una veintena de días de instalada la dictadura cívico-militar que usurpó el gobierno de Honduras, la crisis del país centroamericano parece extenderse a toda el área. Honduras sufre una debacle económica debido al aislamiento internacional de los golpistas y los perjuicios pueden extenderse al resto de Centroamérica debido a la integración que existe entre las cinco repúblicas que la conforman.

Reflexiones de Fidel, Política  »

| +
Lo que debe demandarse a Estados Unidos

La reunión de Costa Rica no conducía ni podía conducir a la paz. El pueblo de Honduras no está en guerra, solo los golpistas usan las armas contra él. A ellos habría que demandarles el cese de su guerra contra el pueblo. Tal reunión entre Zelaya y los golpistas solo serviría para desmoralizar al Presidente Constitucional y desgastar las energías del pueblo hondureño. La opinión pública mundial conoce lo ocurrido en ese país a través de las imágenes difundidas por la televisión internacional, fundamentalmente Telesur, que sin perder un segundo transmitió fielmente cada uno de los hechos ocurridos en Honduras, »