Imprimir
Inicio » Especiales, Salud  »

El testimonio desgarrador de un hijo que contagió a su madre con la COVID-19

| 218 |


En momentos en que cada vez más se necesita una mayor responsabilidad individual para evitar contagios del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, es muy necesario interiorizar el testimonio de Jorge Ramón Hernández Marrero, habitante de Guanabo que se infectó en un bar en el municipio Playa, en La Habana y contagió luego a sus padres. Él fue asintomático, pero por muchos días su madre estuvo al borde de la muerte. En una segunda publicación, le propondremos el testimonio del padre y, como cierre, el de la madre, cargado de la sabiduría ganada por haber vivido un episodio tan desgarrador y del agradecimiento a los médicos y a su país. Ahora, las vivencias de un joven sobreviviente de una experiencia que merece ser compartida, gracias por hacerlo:

“Cuando pasó La Habana a la Fase 1 de la Covid, nosotros nos pusimos de acuerdo, vaya y nos confiamos un poco, la verdad. Yo tenía desenvolvimiento en la calle y en el trabajo y eso, y no había pasado nada grave y yo sinceramente pensé que se había acabado eso del coronavirus.

Fuimos tres amigos con sus parejas al bar, el QBolá, la dirección exacta no la sé. El bar normal, una cosa normal, fuimos y compartimos, nos sentamos, nos tomamos unas cervecitas, vaya una cosa tranquila, nada del otro mundo. Cuando llegamos al bar cada cual se ubicó en su área, en su zona y se le permitían andar sin nasabuco con el grupo que nosotros habíamos ido, porque dentro del bar cada cual en su zona, en su parte, andaba sin nasobuco, ¿me entiendes? donde quiera andaba sin nasobuco en el área donde compartía con mis amistades.

El bar estaba lleno, pero cada cual en su lado, el bar estaba todo cerrado, climatizado; pero cada cual en su lado a la distancia más o menos de un metro o cuatro metros, entre mesa y mesa. Estuvimos la noche entera.

La novia del amigo mío va y se hace las pruebas y dio positivo y a través de él nos contactan a nosotros y le dicen que tenemos que irnos a chequear porque posiblemente éramos positivos a la Covid. Éramos unos cuantos, la mayoría de las personas que se relacionaban con nosotros, todos dieron positivo, gente de la zona, conocidos porque andaban con nosotros y familiares. Nos aislaron, nos llevaron al Centro de Aislamiento. De mí, salieron mis padres nada más, mi novia no cogió la Covid.

Fue algo complicado, muy complicado porque tenía un poco enredada la pincha, el trabajo, y aparte de eso la preocupación tan grande de verme separado, solo, sin nadie que me atienda, me preocupé mucho.

Cuando me llevan para el aislamiento, primero me llevan para Cojímar y cuando me llevan ahí ya me separan de mi novia, porque supuestamente ella tenía síntomas y la llevaron para otro aislamiento, yo nunca presenté síntomas; pero estaba muy preocupado por mis padres, porque me preocupaba que les fuera a pasar algo malo y al otro día es cuando me dan la noticia que se llevaron a mi mamá ya grave para el hospital. Fue un momento muy duro, porque estaba en un lugar aislado sin poder hacer nada y que sea por culpa mía y negligencia que tuve, por todo, no seguí las medidas que debían haber sido, como lo hice al principio, me preocupé mucho.

Nos pasaron para el Naval y ahí estuve, gracias a dios, con un compañero mío aquí de la zona, me dio bastante apoyo, estaba en esa situación solo. Ahí tuvimos un par de días, hasta que me trasladaron para la UCI….fue una situación que nunca había vivido, cada vez que mi madre estaba en una situación que podía perder la vida, fueron momentos para mí muy complicados, no quisiera volver a vivir eso de nuevo…mi padre me llamó en un momento y me dijo (llora)

Tuve varios momentos duros, pasé por momentos muy difíciles, sobre todo cuando me trasladaron para el Naval, porque ahí sí perdí un poco el contacto con mis padres, llevaron a mi mamá para allá, y todo estaba bien hasta ese momento; pero de repente se puso muy mal y es cuando la pasan para terapia. Ella me llama llorando y me dice: me pasaron para terapia, no sé qué. Me pongo muy triste; pero ya, le dije: tú vas a salir bien, tranquila, y pasaron los días y se fue empeorando y empeorando hasta que no podía ni hablar y para mí era complicado el momento que viví, porque me llama mi padre y me dice que a mi madre le hacía falta un milagro para salvarse, que se podía morir y en ese momento entré en shock, no sabía qué hacer. La directora del hospital donde yo estaba pensaba que iba a suceder algo, porque me paré en el balcón para tomarme un vaso de agua y rezarle a dios...y tuve mucho apoyo ahí, la gente en el hospital me ayudaron, me dijeron que iban a rogar por ella, que iba a salir bien, y que no sé qué, me apoyaron mucho.

Yo llamaba todos los días a la terapia del hospital para averiguar cómo estaba mi mamá y los doctores siempre me decían lo mismo, que estaba de gravedad; pero que estaba estable, que mantenía todos los signos vitales estables. Cada vez que llamaba me daban mucho ánimo, casi no podía hablar y para mí eran días muy largos ahí en el hospital, pensaba mucho, por negligencia, por mi falta de conciencia, ella me lo dijo, que no saliera al bar, que no fuera a ningún lado y al final le contagié el virus.

Eso le pudo haber pasado a otra persona, es algo que no tiene rostro y uno no sabe en qué momento lo coges, tal vez te cuides y te pase cuidándote, puede llegar un momento de negligencia, te bajaste el nasobuco y tuviste contacto con el que es y en ese momento te contagiaste y no valió de nada que te cuidaras, esto es algo que hay que estar arriba de él, seguir las medidas, evitar el contacto con otras personas, porque uno no sabe quién pueda tenerlo.

Para mí fue duro ese día porque ver a mi madre destrozada, llena de moretones, sin fuerzas, fue algo bien difícil para mí y me sentía con mucha culpa, porque se podía haber muerto por mi culpa; pero gracias a Dios que estuvo siempre conmigo y me dio fuerzas y me permitió que pasara por esta pesadilla sin dejar mayores secuelas. Ya después se fue mejorando poco a poco y se fue recuperando.

Ahora yo evito tener contactos con ellos, como estoy en la calle, me aislé en una zona en la casa y no tengo contacto con nadie, me cuido como debe ser, yo estoy aislado en la misma casa, tengo que evitar el menor roce.

Esto me cambió mucho la vida porque antes nosotros vivíamos muy apegados, ¿me entiendes? Siempre hemos sido una familia unida y ahora no puedo darle un beso a mi madre, un abrazo, todo el tiempo es distante para evitar cualquier cosa. No comemos juntos en la mesa, es por miedo.

Esto ha dejado en mí un recuerdo que no quisiera volver a pasarlo en mi vida, a partir de eso he tenido muchas pesadillas cuando duermo y cosas incómodas que no logro superar, ¿me entiendes? Trato de mantenerme tranquilo; pero siempre te afecta y te cae mucha inseguridad.

Quisiera regresar a la vida normal en la casa, poder estar al lado de mis padres constantemente, sentarnos a comer juntos, hacer todo lo que hacíamos en el día a día... Les aconsejo que se protejan mucho y que ojalá nunca tengan que pasar por una situación como la que yo pasé, porque es algo bien difícil”.

(Tomado de Naturaleza Secreta)

Se han publicado 218 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Zuleika Peñalver dijo:

    Fue una experiencia muy dura, de la que puedes sacar la enseñanza de qué es mejor prevenir que tener que lamentar. No puedo imaginar lo difícil que debe haber sido para ti pasar esos momentos tan duros. Gracias a la medicina cubana ya todos se encuentran bien, cuídense mucho y transmite tu vivencia para que las personas tomen conciencia de lo peligrosa que es esta enfermedad.

  • Reimundo PIneda Estrada dijo:

    La verdad que es una historia fuerte lo que vivistes con tu mamá , yo me emocione al leerlo , ni siquiera me pasa por la mente como te debías de haber sentido. Tenemos que cuidar a las familias tomen de ejemplo esta publicación y miren las consecuencias de tomar las medidas un mínimo descuido y ponemos la vida de nosotros y nuestros familiares en peligro y la responsabilidad no puede seguir cayendo sobre los hombros de nuestro gobierno. Somos nosotros los principales responsables reflexionemos cubanos desde esta experiencia tan amarga que ha vivido esta familia y contribuyamos todos a cumplir y hacer cumplir las medidas de protección establecidas. Espero que otros jóvenes tomen conciencia de la realidad de la situación de esta Familia Cuidate muchacho y cuida tu Familia de verdad.

  • Ise dijo:

    Sentido comentario, pero lo más importante es que sacaste enseñanzas de los malos momentos. Y nada, si aprendiste la lección cuidate mucho y cuida a los que te rodean.

  • Kl dijo:

    Ñoo...la verdad...me quedé sin palabras.Gracias por compartir

  • Benjamín Gálvez dijo:

    Una historia muy humana. En el mundo muchos hemos perdido familiares a causa de Covid19. Una hermana mía falleció. Mi pais, Guatemala, tiene un sistema de salud precario por razones del sistema político. En la agonía de mi hermana le pedí a Dios que nos transportara a Cuba, porque esta cien por ciento seguro que ahi la salvarian. ¡No se me hizo el milagro! Mi hermana de nombre Lesbia falleció

  • Margarita dijo:

    Publicarlo porla Tele sería de gran ayuda para los jóvenes y reflexionar.

  • Dunia dijo:

    Me conmovió mucho y más en el momento triste que me encontraba,creo que este testimonio debería servir para que las personas tomarán conciencia del peligro que estamos pasando por irresponsable y no poner en prácticas las medidas higiénicas, distanciamiento etc y que en la confianza está el peligro

  • Any dijo:

    Dios es mas que bueno.siempre hay que agradecerle por su bondad y misericordia. también agradecer años médicos,a todo personal de salud pública.. Testimonio para reflexionar y ser mas prudentes y responsables..cada día,a cada,hora este testimonio debería ser expuesto en la TV,radio, y medios de difusión,Tengamos más cuidado

  • José Luis Tejeda Morera dijo:

    Esa es una experiencia q debía terminar con una multa gigante para los dueños del bar, ya q la Habana nunca estuvo en tercera fase, y otra para el joven por no parar sus pláticas.

  • Henry dijo:

    Buenos días a todos:

    Es un testimonio conmovedor y que cala hondo en el corazón de aquel que lo lee y te deja la idea de cuan responsable somos en realidad ante esta pandemia, si tomamos todas las medidas higiénicas y si realmente somos responsables al enfrentarla, pero al Cubadebate no tiene acceso todo el mundo y esta historia, como muchas otras ue suceden y no se han expuesto todavía, tiene potencial para los medios masivos de difusión. Si queremos remover el corazón en el pecho y las lágrimas en los ojos, debemos hacerla pública, por todos los medios. Solo eso removerá la conciencia que necesitamos hoy día...

  • Alfredo dijo:

    Excelente reportaje, una muestra muy clara que esto no solamente te enferma a ti, sino que puedes contagiar sin saberlo a tus familiares más querido, y que sin proponertelo puedes hasta ocasionarle la muerte. Ni me imagino todo lo que debe haber sufrido este muchacho, por suertes sus padres lograron superar a la enfermedad, hay otros casos más tristes que no han tenido un desenlace feliz. No queda otra cosa que cuidarnos mucho y cuidar a nuestra gente, no hay de otra. Saludos

  • Misleydis dijo:

    Esta triste historia, pero verdadera y vivida ha desgarrado un mar de llanto, porque movio mi sentimiento, y me acorde de mi Madre, aunque ya no la tengo conmigo, me impacto esta historia, por lo que a todos los que tenemos conciencia y al que no por favor cuidemos uno al otro, mantengamonos unidos.

  • Mercedes del Risco Cabrera dijo:

    Testimonio cargado de viviencias…queda claro que todo está en
    SER RESPONSABLE, ES ASI SI NOS CUIDAMOS , SI CUMPLIMOS CON LAS MEDIDAS.GANAMOS TODOS!!!
    Muchacho para ti y familia pronta recuperación!!!!!
    ¡UN ABRAZO DESDE LA DISTANCIA!!!!

  • Yom dijo:

    Muy conmovedor,,, si los jóvenes tomaran mas conciencia,,, deben televisar este caso,,, gracias

  • Digno dijo:

    Un relato vivencial como este surte el efecto que no logran varias campañas de divulgación estadística. Felicito a su autora y ojalá pudiéramos encontrar por todos los medios de difusión trabajos periodísticos de este tipo, que generen emociones, en los que nos veamos identificados: todos tenemos familiares cercanos, todos o casi todos salimos a la calle y nadie desea sentirse responsable ("culpable") por enfermarlos.

  • Silenay dijo:

    Deberian producir una teleserie para la tv con una historia como esta, poque la mayoria de nuestra poblacion gusta mucho de esos espacios televisivos y tanto jovenes como los mas adultos la puedan ver y cale profundo en sus conciencias y acepten la importancia de ser responsables, disciplinados y mas humanos.

  • Mailen dijo:

    Pienso que esta historia debe divulgarse en la Televisión Cubana en un programa popular para los adolescentes y jóvenes.

  • tony dijo:

    Muy conmovedor este testimonio. Estoy seguro les ha pasado a muchos y de eso se desprende que solo nos preocupamos por cumplir las normas de seguridad higienico epidemiologicas cuando les toca a un familiar cercano, sirva de leccion para muchos que aun hoy piensan que esto no tiene importancia y que nunca les va a pasar. La Covid mata y sobre todo a personas de los grupos de riesgo, adultos mayores sobre todo, la mayoria de los jovenes pasan asintomaticos sin apenas peligro para su vida, por eso son los mas indisciplinados en cuanto a las medidas sanitarias y nunca piensan en los mayores y los que tienen asociadas patologias crónicas.

  • tamy dijo:

    Muy emotivo este articulo seria bueno que se divulgara en otros medios por supuesto si los protagonistas lo autorizan, para ver si así los demás toman conciencia de lo peligroso que es este virus, imagino que existan otras vivencias como estas. Por suerte todo termino feliz para esa familia.

  • Ivy dijo:

    Afortunadamente, esta historia real, tuvo un desenlace satisfactorio, pero cuántos jóvenes y no tan jóvenes, aprovechando la flexibilización de las medidas de restricción, han salido a la calle, y no han guardado el debido distanciamiento, o sencillamente, por un descuido, se han contagiado con el virus. Luego, llegan a casa, donde está esa abuelita o ese abuelito que tanto nos quiere y nos mima, y literalmente, los asesinamos, porque le transmitimos un virus mortal para ellos.
    Cada cual tiene que cuidarse a sí mismo, y cuidar a los de su casa.

  • Tatyk009 dijo:

    Tenemos que viralizar esto e todas las redes sociales. La mayoria de loa jovenes cree que no les va a pasar nada y que sus padres son inmortales. Pues no: los padres se enferman y se mueren y nos dejan solos luchando por nuestra vida y entonces ya es un poco tarde para pensar en ellos.

  • LBG dijo:

    Gracias por compartir tu historia, a mí realmente me ha servido para reafirmar mis ideales, espero sea de gran ayuda para todos, especialmente para nosotros los jóvenes, que creemos ser más fuertes y que no nos pasará nada si nos enfermamos, pero muchas veces no tenemos en cuenta que las personas que nos rodean (casi siempre las que más amamos) son las más afectadas por las desiciones que tomamos y las acciones que realizamos.

  • Elias Duran dijo:

    Triste comentario, conmovedor. Pero…..
    Hay muchas aristas en este problema que si no se tratan como es debido, solo nos centraremos en el sufrimiento de ese joven y su familia y no en la cantidad de problemas que se pudo haber evitado si se hubiese tenido en consideración las consecuencias de las actuaciones que acometemos en la vida.
    No es menos cierto que los jóvenes necesitan diversión y esparcimiento, compartir con sus amistades, pero este no es el momento.
    He leído algunos comentarios y he visto que la mayoría se ha conmovido con esta situación, han dado por hecho que se toma conciencia a partir de vivir una situación así, pero se pudo haber evitado.
    Lo importante de esto es que para este joven ya quedo claro que por la irresponsabilidad, la falta de conocimiento de los riesgos a que se exponía y lo desafiante que pueden llegar a ser por el desacertado criterio que eso no les pasara a ellos, pudo haber perdido a su ser más querido. Ahora; el resto de los jóvenes que aun pululan en lugares públicos sin la necesidad imperiosa de estar ahí, háblese de playas, centros nocturnos, parques y otros lugares a los que por dejar de asistir no perderían nada, tomarían conciencia de este problema, para no verse en esa misma situación.
    Además y para concluir, no creo que dios tomara cartas en el asunto, más bien nuestros médicos, sacrificados, arriesgando sus propias vidas, separados de sus familias. Esos si merecen todo l crédito.
    Los científicos que andan trasnochados desde hace meses buscando una solución (vacuna) para poder enfrentar la pandemia. Esos sí. Esos si han tomado cartas en el asunto y están muy cerca de dar una solución, pero dios……
    Y nuestro gobierno, que día a día invierte sumas considerables de dinero en interés de encontrar una salida al problema. O para darnos una atención gratuita y además poder salvarnos la vida. Habrá que buscar o estudiar cual es el costo de la permanencia en un centro de aislamiento, desayuno, almuerzo, comida. Atención médica, transportación, medicinas empleadas en el tratamiento, agua, electricidad, costo de la limpieza y más importante, sacrificio de los médicos que también están separados de sus familias para atendernos.
    Sería bueno que en algún espacio noticioso algún periodista publicara los costos diarios de la atención médica a pacientes durante la cuarentena o en caso de enfermedad grave los costos de la terapia y la terapia intensiva.
    La toma de conciencia debería empezar por ahí, los costos que causamos al país, los problemas que causamos a las familias de los médicos y científicos que buscan una solución para salvarnos la vida, esos dioses son los que tenemos que respetar, querer y considerar. Después podremos preocuparnos por los problemas internos de nuestras familias que por nuestra irresponsabilidad hemos causado. Pensemos primero en los demás y luego en nosotros mismos.
    Gracias.

  • Odalys dijo:

    Te felicito muchacho x tomar conciencia sobre esta enfermedad es una lástima q fue tarde pero no importa y gracias a Dios q tu mami se haya recuperado aunq siempre quedan secuelas sobre todo psicológicas,no estés tan distanciado d tus padres q eso t pued ocacionar otros problemas.Espero q pongan esto en la televisión para q todos los jóvenes lo vean y cojan conciencia sobre lo q es esta enfermedad gracias

  • Rayda rodriguez dijo:

    Co. (a). En días pasados cuando escuchamos que casi todo volvería a la normalidad, guardando las debidas normas distanciamiento y etc. En nuestro caso en particular no estuvimos de acuerdo con el tema tocante a las discotecas, ni ninguna actividad o lugares de recreación públicas, por está misma razón y mucho menos donde se consuman bebidas alcohólicas, por lo menos por el momento y ese es el sentir de muchos en nuestra capital, (recuerden el refran; ES MEJOR TARDE QUE NUNCA).

  • Odalys dijo:

    Ese muchacho vivió una amarga experiencia pero gracias a eso ha reflexionado y felicito a todos los trabajadores de la salud q están haciendo lo posible y lo imposible por salvar vidas en el pais y en el extranjero

  • Ofelia Duarte Palomino dijo:

    Mi niño, eres un joven muy valiente al dar este testimonio, te admiro por tu arrepentimiento, y por darles gracias a Dios, y al personal médico que te dio ese gran apoyo, por eso debemos dar gracias también en que estamos en un país solidario, “CUBA” que no importa si eres rico, si eres pobre, si eres negro, si eres blanco para darle a todos las atenciones que necesita un paciente, sin pesar todo lo que cuesta el medicamento que consumieron, lo de nuestro país es salvar vidas, que es lo importante, “CUBA SALVA”, cueste lo que cueste, mira hijo, en otros países capitalistas como mueren personas a diario, por ser pobres. Mi amor pero puedes abrazar a tus padres y diles cuanto los amas, que estas arrepentido, ya no tengas miedo ya el peligro pasó, pero de ahora en lo adelante, hazle caso a tu mamita, cuando te diga que no hagas algo, piénsalo, las madres nuca nos equivocamos en cuanto a nuestros hijos, soy madre de un joven que por no hacerme caso en ocasiones ha pasado cosas terribles, después me dice mami tenías razón, pero para que ya el error estaba cometido. Cuídate amor un beso.

  • Faby dijo:

    Mi madre y yo leimos tu testimonio y primeramente damos Gloria a Dios!!! porque creemos en El y sabemos de lo que es capaz de hacer delante de un corazon contrito y humillado, nos alegra mucho que tu mama se haya sanado.
    Niño nos hiciste llorar con tu testimonio, fue tremendo. Gracias por contarnos tu experiencia y que nos sirva de enseñanza a todos.

  • Jorge Sardá Espinosa dijo:

    De las malas y duras experiencias la vida nos enseña a cambiar. Fuerza amigo

  • Made dijo:

    Dios le dìo a Jorge Ramòn una gran leccìon porque su poca precepcìon del riesgo implico a su familia y en especial a su Madre ¡Gloria al Supremo y a todos los mèdicos que hicieron su obra, a la Revolucion , al Gobierno que tanto se ha esforzado por la salud nuestra. Y su familia sobrevivio a la Covid le toca ser màs responsable desde su distanciamiento.

Se han publicado 218 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también