Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Vamos Eusebio, vamos a andar La Habana

Por: Joel Suárez
En este artículo: Cuba, Eusebio Leal, Historia
| 69

Murió un hijo, un extraordinario hijo de Dios y de la Patria. Con ella y con Él, con el corazón a flor de labios, vivió leal Eusebio; en el vórtice de la obra, en el huracán de la Revolución. Murió sobre el camino, andando, un predicador, un sacerdote, un pastor, un alfarero, un hermano, un amigo.

Labró sobre las piedras de su Galilea habanera, sobre el alma de sus más humildes vecinos y en nuestros corazones, su propia resurrección.

No recuerdo cuándo nos conocimos, ni cuándo comenzó nuestra amistad, con mi familia y con el Centro Martin Luther King. Algunas iniciativas compartimos desde nuestro Centro con la Oficina del Historiador de la Ciudad (OHC).

Seguí al maestro ambulante y su convite a andar La Habana, hace muchos años, cuando él estaba convencido de que la obra que iba a emprender tenía que colocar, en el lugar de la desidia y la irresponsabilidad, el amor y el cuidado de todos por la ciudad.

Por su corazón y su voz se movía el Espíritu Santo; por eso fue una bendición para nuestra nación. Con la homilía que cada hora de la Patria exigía y demandaba. Con el don de su verbo que nos conmovía hizo aún más vívido en nosotros el misterio de la presencia de José Martí, “un misterio – como él mismo expresara- que hace que para los creyentes y para los no creyentes, la palabra Cuba, la palabra Patria, la palabra Justicia, la palabra Revolución, tengan, inevitablemente, un compromiso místico que llega al extremo de que el pueblo sencillo, allá en la base, recostado a las paredes de tantas urgencias, de tantas miserias, de tantas necesidades a que nos obliga la obra contumaz de un adversario incansable, repita como última palabra extrema: el que tenga fe se salvará”.

Humilde consagrado con su gris atuendo al verbo encarnado en la acción, Eusebio es el último de los profetas de la Revolución. Desde la intensidad del buen amor, fue fiel amigo de Fidel y nos enseñó a amarlo sin “guataconería”. Por ello encaró problemas y urgencias con fidelidad, militancia y libertad.

En las comunicaciones escritas y en nuestros saludos, me acostumbré a llamarlo “hermano”, por fe y causa común, y “(P)adre”, por aquella doble condición que le atribuía, la de papá y la de cura. Nunca de alguien ajeno, en su presencia, sentí tanto afecto, como el de un amoroso padre; ni tanta devoción diacónica, como la de un pastor.

A mi padre apenas lo veo leer. A sus 85 años, en nuestro hogar, el único libro que no abandona es la Biblia. Ayer lo vi tomar el libro Con el corazón abierto, que se convirtiera en el testamento de mi madre -pastora bautista- gracias a una larga entrevista que le realizara Isabel Rauber. Fue publicado apenas un año antes de su muerte. Tomó el libro, y como mismo hace cuando repasa el texto sagrado, se sentó a ojearlo al borde de la bañadera, aprovechando la buena luz del baño.

Hoy, apenas confirmé la veracidad de la noticia, reparé con asombro en este hecho. La víspera, la mano de Dios, llevó a mi padre, a quien Eusebio quiso y estimó como cofrade, al texto que recoge las palabras pronunciadas por Leal en la presentación de ese libro y que están recogidas en su segunda edición. Ahora yo hago lo mismo. Allí recorre la historia común entre las epopeyas personales y familiares vividas por él, otros creyentes religiosos y otros hombres sin religión.

Aquel 21 de enero de 1994 en los locales del Centro Memorial Dr. Martin Luther King, Jr., ante la mirada absorta de los vecinos del barrio de Pogolotti -nietos y biznietos de aquellos humildes trabajadores tabacaleros y combatientes de nuestras guerras – que siguieron con igual devoción la ardiente palabra de Martí, Eusebio expresó:

“Estos hombres, mujeres y jóvenes, todos los aquí reunidos, hemos sobrevivido. Somos los hijos de una palabra de redención pronunciada bajo el cielo y bajo las estrellas de Cuba. Hemos sobrevivido, sobre la base de la idea de salvarnos con nuestra Patria o perecer con ella.”

Y devolviéndole a él, en gratitud y homenaje, las palabras que en aquella noche dedicara a mi madre, parafraseo:

Y eso es, verdaderamente, el signo de pasión, el signo de amor, el signo de consagración, que Eusebio imprimió a su vida y a su obra.

Eusebio, te esperamos. Cuando desterremos la pandemia con la misma responsabilidad ciudadana que nos inculcaste, regresaremos a La Habana Vieja, a ese templo secular de tu ciudad, nuestra ciudad. Allí nos congregaremos, y como en los primeros días de tu titánica obra, con las sábanas blancas colgando en los balcones, esta vez te invitaremos: vamos Eusebio, vamos a andar la Habana.

Se han publicado 69 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Dayani dijo:

    No lo vi nunca, solo en televisión ni soy tampoco intelectual, pero si una humilde cubana q admiraba su voluntad de hacer y hacer más por su Habana, hablaba con una elegancia impresionante, parecía q una estaba viviendo lo q contaba, en sentí siempre q era un ser único, humilde, sencillo y muy valiente. A mí su muerte me ha consternado, a menudo se me salen lágrimas de tristeza, porque yo se q el quería hacer más y la muerte no se spiado de él. Gracias por tu inteligencia y sabiduría, por llegarle con tu carismas a todos por igual. Quiero decirles q no soy habanera, soy Cuba y lo siento como muchos.Gracias Eusebio por todo.

    • YVD dijo:

      Soy de camaguey y estoy de acuerdo con usted, para mi su muerte me a consternado tambien, el no solo el hombre de la habana, era de toda cuba, todos los cubanos lo queriamos, siempre lo escuchamos cuando salia en la TV, a Eusebio Leal para quererlo no hacia falta conocerlo personalmente, llegue a sus familiares y amigos mis mas sinceras condolencias, que EPD y que DIOS lo tenga en la gloria.

  • José Carlos dijo:

    ¿Quién escribió este artículo? ¿Por qué no se pone el nombre del autor?

    • Paloma dijo:

      Joel Suárez, ahí lo dice

    • Jose Bryan dijo:

      Joel Suárez, creo que lo dice arriba. Saludos

    • marlinux dijo:

      Compañero: el artículo dice por: Yoel Suarez, por tanto ese fue el que lo escribió, está arriba después del enunciado. Saludos cordiales para usted.

    • JCARLOS dijo:

      Lo dice , Joel Suarez / Coordinador del Centro Martin Luther King

    • CCarel dijo:

      Que importa que lo haya escrito, si todo lo dicho es real y asi lo sentimos muchos, que nos ha dejado un maestro, ahoro solo nos queda aplicar la leccion aprendida...
      y pensaria en una estatua de Eusebio andando la habana...

  • Josep dijo:

    En estos tristes dias y que cada vez que leo algo sobre Leal se me hace un nudo en la garganta y hasta lágrimas, si señor, he leído muchisimas cosas sobre él que no sabia, pero este es uno de los reportajes que me a roto el corazón, trabajé 20 años el la OHC específicamente en Habaguanex y la imagen de él caminando toda la Habana Vieja no me la puedo quitar de mi mente, EPD maestro del altruismo, del desinterés y de la modestia, tus hijos no te olvidarán nunca, nuestro más sentido pésame a sus familiares

    • Juan Carlos dijo:

      Es correcto , trabaje muchos años en la Habana Vieja y te podías encontrar a Eusebio en cualquier lugar , siempre sencillo , siempre amable , a pie , caminando su Habana , no había niño , anciano , turista que trataran de saludarlo que no respondiera el saludo , una pena haber perdido a Eusebio , no creo haya otro como el , que en Paz Descanse ¡¡

  • E.Valdes. dijo:

    Que bellas palabras. Leal las hubiese disfrutado.

  • El Espirituano dijo:

    Hermoso escrito lleno de amor, el mismo que el supo dar dia a dia ¨En su andar la Habana¨

  • Roberto Jemin Borges dijo:

    En este minuto la revista televisiva Buenos Días transmite una entrevista del maestro Leal que se debía formar parte del plan de estudios de todos los niveles de enseñanza y repetirlo para la cultura de todos los cubanos, debe formar parte del paquete de cemanal y que se pueda copiar

  • Roberto Jemin Borges dijo:

    Repetir la entrevista que en la revista Buenos Días de hoy se puso sobre el capitolio. Eusebio Leal legó conocimientos que debemos guardar todas las generaciones de cubanos. Copiarlas en el paquete cemanal o anunciar lo con tiempo. Conocer de nuestra historia como lo de dice Leal nos hace más cubanos y unidos. Repitanlo para copiarlo

  • Fernando Santos dijo:

    Murió el Padre de Cuba el mejor talento y conocedor de la verdadera historia de cuba es una pena que un cerebro como ese se no allá ido el mejor talento del mundo y sus palabras quedan en el corazón de todos Colegas cubanos Padre Amigo, buen Maestro de la sabiduria y tremendo expresiones que le nacía desde su sabia alma que EPD

  • ricardo.iglesias dijo:

    Excelente comentario, sobre todo con mucho respeto, ese que Eusebio en su andar La Habana y su Cuba en General supo ganarse e inculcarle a los demás.
    Nunca será olvidado y el mejor homenaje que se le pueda dar de manera permanente es cuidar y dar continuidad a sus obras en las que tanto empeño y amor puso.
    EPD para este grande de Cuba.
    Ricardo S.I

  • Aimé dijo:

    Hermoso texto ahí lo estaremos esperando cuando termine la pandemia, para rendirle homenaje...

  • Rafael Emilio Cervantes Martínez dijo:

    Agradecido homenaje. No se podrá andar la historia sin Eusebio Leal Spengler. Los agradecidos veremos siempre su luz.

  • Emoción dijo:

    Hermoso! Quién lo escribió?

  • Fernando Alonso dijo:

    Se nos fue un gran cubano ,lo vamos a extrañar,ojala el relevo siga su legado con la misma fe y devocion

  • Alexis dijo:

    Sentidas palabras de amor y respeto para Don Eusebio.

  • daylin dijo:

    Viva Eusebio. Bellas palabras

  • José Manuel dijo:

    Como me gustaría que se le hiciera una estatua en bronce, con su gesto peculiar de andar la Habana en una de las plazas y así se podría confundir en el caminar de los habitantes y visitantes. Honrar a quien fue consecuente con su apellido.

    • cubano2020+ dijo:

      Solo quisiera que en la Habana Vieja porlos lugares donde frecuentemente se le veia piusieran en las calles huellas comoporejemplo su pisadas para que cuando los transeuntes las vieran sepan que es el que todavia ronda por su eterna habana

  • Irma dijo:

    Gracias por este artículo dedicado a Don Eusebio. Uno de los más bellos escritos en estos días de tanta tristeza.

  • Antonio Sendin Orozco dijo:

    Así será, andaremos la Habana intentando seguir su ejemplo para que su obra perdure por los siglos de los siglos, Gracias Leal y gracias a quien ha escrito es bello artículo.

  • Andrey dijo:

    Bellas palabras; para Eusebio Leal todo lo bueno y justo que se escriba sobre él será bien recibido.

  • Orlando Alvarez dijo:

    Ha fallecido la persona que con mucha atención atendia cuando algún tema hablaba. Vi en él un verdadero hombre que amabá su patria. Persona de pueblo y humilde.
    Lamento mucho su partida porque ya La Habana no verá sus caminatas.
    Orlando desde KendaWood Miami.

  • susana dijo:

    gracias Joel por expresar todo lo que yo hubiera querido expresar, y por evocar a nuestro Eusebio con tanta exquisitez...gracias por poner al Maestro en nuestros corazones.
    abracito fraterno.
    susana

  • Pedro dijo:

    Excelente artículo. Gracias por resaltar otra de las dimensiones de Leal como hombre de fe. Y creo que haya Sido una fe a toda prueba.

  • Miriam Hernandez Rodriguez dijo:

    E.P.D. Leal. Soy Familia Rutas y Andares. Agradecida por todo el trabajo que realizó nuestro querido Historiador. Pero siento decirle que el no era sacerdote., retractese, se dice lo que es real, no se inventan. Si un gran cubano y servidor público.

    • Paloma dijo:

      No creo q una personalidad como Joel Suárez invente una falsedad para enaltecer a nadie, ni aunque fuera el querido Eusebio.
      Interpretelo como una metáfora, Eusebio si fue un sacerdote, su prédica diaria a la ciudad q tanto amó, su prédica diaria desde su profunda cubania y su alma martiana, claro q lo convierte en un sacerdote.
      Gracias Reverendo x tan hermoso homenaje al Dr Eusebio

    • Juan Carlos Subiaut Suárez dijo:

      Un (una) forista ha levantado el polvo. Según él, referirse a Leal como sacerdote es, cuando no una herejía, un error. Se respeta mucho a sí mismo, respetó y quiso mucho a Leal y es una persona muy respetable el Reverendo Joel Suárez. Si conocemos de Leal su fuerte afiliación católica, en un pasado incluso vilipendiada e incomprendida, que lo llevó a incluso sostener relaciones estrechas con la jerarquía de esa iglesia en nuestro país, fue condecorado por la Santa Sede y recibido por Papas, pero además desarrolló una fuerte labor ecuménica entre representantes de religiones protestantes y afrocubanas. En el sentido estricto de la palabra, no creo que fuera ordenado sacerdote. Pero en el sentido amplio, hizo de su vida un sacerdocio, uniendo sus creencias y sentimientos religiosos a un acendrado amor por la historia patria, al legado de las generaciones anteriores, al patrimonio y una fidelidad y lealtad a la Revolución. En este sentido, y no soy religioso, quizás estoy transgrediendo algún precepto, pero defiendo la designación que hace el autor. Sacerdote, si, y si este vocablo se pudiera enaltecer, además de todo lo bueno y justo que se ha expresado de Leal, sería nuestro sacerdote Leal, y si Roma permite o acepta la iniciativa de canonización, sería nuestro Santo, San Eusebio Leal de la Habana.

  • Rayma reinoso cruz dijo:

    Si muy cierto se le deberia hacer una estatua en bronce , en la habana vieja . Seria muy merecido .

    • Jesús GB dijo:

      La idea de ubicar una estatua de Eusebio Leal en su HABANA, que no sea solamente una idea, es un deber para nosotros los cubanos demostrandole nuestro agradecimiento por su obra, por su amor a Cuba y su amor a su HABANA

  • Madelin dijo:

    Por La Habana y por toda Cuba Eusebio Leal vivirá por siempre.

  • jflores dijo:

    Así me decía una parienta por afinidad, me llamaba por ese nombre. Reside en la capital pero es natural de acá de Oriente. Perdió uno de sus hijos y le quedan dos varones, el mayor es cuentapropia. Saludos, sin más, "Eusebio", según sus ella misma decía.

  • Ronald García dijo:

    Eusebio, EL HISTORIADOR DE LA CIUDAD, es digno merecedor de todas las expresiones que enaltezcan su labor

  • NICASIO VAZQUEZ (V.C.) dijo:

    DESPEDIDA AL DR. EUSEBIO LEAL SPENGLER 1/8/2020

    A través de la historia, antes de la llegada de Cristóbal Colón, por nuestra querida Patria fueron pasando figuras, nacidas o no en Cuba, hombres y mujeres, que dejaron una huella imborrable para ser recordados eternamente. Desde Hatuey y el Padre Las Casas; Romay y Arango y Parreño; Céspedes, Maceo, Gómez y Martí; José Antonio y Mella; Celia, Haidée y Vilma; Finlay y Ordaz; El Che y Fidel; fueron solo algunos de los predestinados a engrosar esa sagrada lista, que guardó su espacio para Eusebio Leal, el que al marchar, con su chaqueta al hombro, nos deja además su insuperable, tangible y hermosa obra.
    Se va solo físicamente, porque ese pueblo que dejó, llora su ausencia y le venerará por siempre. Los intelectuales cubanos dejaron su impronta ante las cámaras y aun así no pudieron enumerar todo lo que él hizo, a pesar de su grave enfermedad, que hoy ha sido revelada, hasta el mismo momento de su muerte.
    Ya en sus últimos tiempos, se le veía apagarse lentamente, pero su indoblegable espíritu le pedía en su interior resistir, porque esa Habana, que también fuera para Eusebio “lo más grande” estaba lista ya para cumplir sus 500 años de su fundación, junto a los 60 del triunfo de su revolución. Tenía que acumular fuerzas para estar allí, junto a los habaneros, junto a los dirigentes y visitantes, recibiendo sus últimas medallas y reconocimientos en vida; listo aun para recibir a sus majestades, los Reyes de España, y ver el esplendor de aquella gran noche, aunque ya tuvo que conformarse frente a una pantalla, pues sus fuerzas le iban abandonando ya lentamente.
    Hoy, al decirle el último adiós, queremos agregar, que no quedará una calle, un edificio, una obra social que no lleve su digno nombre y un pedazo de sí, ya habrá tiempo para erigirle una estatua o una figura de cera; todavía quedan muchas medallas, diplomas y reconocimiento que irán a parar a museos, palacios y a su capitolio nacional, porque ya su pecho no estará presente.
    Habrán por lógica sucesores, al igual que usted lo fue de Emilio Roig de Leuchsenring, pero ¡Cuidado!, puesto que van a encontrar muy alta esa varilla.
    ¡HASTA SIEMPRE, QUERIDO HERMANO EUSEBIO LEAL SPENGLER, YA PUEDES DESCANSAR EN PAZ!.
    Nicasio Vázquez González,
    Cronista e Historiador de Corralillo
    Agosto 1 de 2020.

  • ricardo.iglesias dijo:

    Compañera Miriam Hernández Rodríguez, a mi entender lo que se dice en el escrito, la palabra cura, puede en este caso utilizarse, porque Eusebio ejerció de manera muy brillante el sacerdocio de la fe y la palabra en virtud de la revolución y de la historia. Practicó la palabra de Dios por su fe Católica y siempre esa fe la ponía de manifiesto en su andar y en la forma de dirigirse a sus compatriotas. Por tanto no veo de que manera el autor tenga que retractase de nada. Perdóneme pero este es mi criterio, tal vez pueda ver otros lectores que lo compartan conmigo. Gracias.

  • FERNANDO ACOSTA RIVEROS dijo:

    Saludos de paz y bendiciones desde México. Condolencias a las familias y amigos de Eusebio Leal, el Historiador y también de Suárez, no sé su nombre, pero era creyente y patriota, humanista, como muchos y muchas. Al maestro Eusebio Leal lo queremos en diferentes ciudades y poblaciones de países de Nuestra América, por ese Amor que tenía por La Habana y por Cuba. Nos enseñó a ser útiles, a trabajar. Era un martiano y un fidelista en la práctica diaria. Hizo de su conocimiento y aportes realidad de la frase del Apóstol, José Martí: "La mejor manera de Decir, es Hacer". Personas como él son admiradas por creyentes desde cualquier perspectiva religiosa: Judíos, Cristianos, Musulmanes, etcétera y en general por todos y todas las Humanistas. ¡Hasta la Victoria Siempre!, Fernando Acosta Riveros

Se han publicado 69 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Joel Suárez

Coordinador del Centro Martin Luther King

Vea también