- Cubadebate - http://www.cubadebate.cu -

Los costos sociales del coronavirus: "Una auténtica guerra mundial contra los pobres"

La crisis actual no se generó con el nuevo coronavirus, sino que la depresión de las economías mundial la preexistían. Foto: BAE Negocios.

Un análisis publicado a mitad de julio de 2020 por el Centro de Análisis multidisciplinario (CAM) de la Universidad Nacional Autónoma de México explica cómo los costos de la depresión económica del primer semestre del año fueron trasladados a las clases trabajadoras, mientras el gran capital aumentó sus ganancias en plena crisis.

Los economistas mexicanos del Centro de Análisis de la UNAM señalan que el mecanismo de "trasladar los costos" de las contracciones económicas a quienes viven de su salario no es algo nuevo —citan a Karl Marx para explicarlo— y describieron cómo es el mecanismo que fue usado por el gran capital trasnacional para contrarrestar la caída de la tasa media de su ganancia, consta de cuatro medidas básicas, que afectan directamente a la clase trabajadora:

Los economistas detallan que la crisis actual no se generó con el nuevo coronavirus, sino que la depresión de las economías mundial la preexistían y, sin embargo, la parálisis de actividades como consecuencia de la única medida de salud para prevenir el avance de la pandemia (el distanciamiento social) se caracterizó por "una profunda privación de bienestar de manera pronunciada".

Explicaron que esto se revela a nivel mundial como "una falta de acceso a capacidades básicas para funcionar en la sociedad capitalista" de los trabajadores que se suma a una "caída histórica del ingreso para los trabajadores y empleo digno". Esto —obviamente— impide que actualmente millones de personas en todo el mundo accedan a satisfacer sus necesidades básicas en cinco ítems fundamentales para la vida: alimento, salud, educación, vivienda y seguridad social.

De acuerdo con los cálculos hechos por el CAM, en base a datos de las Naciones Unidas, en este momento 46 mil personas mueren de hambre cada día en el mundo.

"Estamos viendo una auténtica guerra mundial contra los pobres", afirman en su Reporte 132: los costos sociales por la pandemia de COVID-19.

Los ganadores

Sin embargo, para el lado del capital, esta parálisis de la economía mundial significó varios beneficios, según puede leerse en el informe al que accedió Sputnik:

Los economistas señalan que los grandes sectores monopólicos que se beneficiaron con la pandemia están vinculados a la circulación, distribución y consumo de mercaderías (sobre todo, las plataformas que realizan las transacciones de compra y venta) así como aquellas que presentan contenido a demanda y las de "teletrabajo".

Esta es una lista breve de los grandes ganadores de la pandemia:

Los datos a nivel mundial fueron relevados por la firma de inversión MKM Partners, según un índice que denominaron "quédate en casa".

Los más ricos contra los más pobres

Los economistas de la UNAM recogen cómo estas ganancias se quedan "en familia", tres de las cuales son de origen de Estados Unidos.

Las familias más ricas del planeta tienen ahora un patrimonio conjunto que oscila en los 250 mil millones de dólares que superan lo que habían acumulado durante todo el 2019.

Las familias más ricas del mundo son los Walton, dueños de la multinacional Walmart; los Mars, dueños de la fábrica homónima de dulces y chucherías comestibles; y los Koch, dueños de varias empresas del sector energético, vinculado a refinerías de petróleo, tratamiento y distribución de etanol y gas natural.

En el extremo opuesto, menos del 1% de estas familias más ricas del mundo concentran más riqueza que el 60% del resto de la humanidad, según datos de Oxfam.

En base a datos publicados por la revista Forbes y el Banco Crédit Suisse en 2019, contabilizaron que 2153 de las personas más ricas del mundo concentran más capital que 4 mil 600 millones de las más pobres del planeta.

El Cam refiere que esa investigación de la organización Oxfam publicada en las vísperas del Foro Económico mundial de Davos —en enero de 2020— expuso que la acumulación de la riqueza en pocas manos está directamente vinculada a la estructura tributaria de los países.

"Los Gobiernos emplean políticas fiscales en las que colocan impuestos considerablemente mezquinos a las personas y las empresas más ricas, que resulta en una base de recaudación de ingresos insuficiente para apoyar el combate a la pobreza y la desigualdad", concluyeron.

(Tomado de Sputnik)