Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Compraventas online: Los “huecos negros” del comercio en Cuba

| 612 |

En Cuba cada día crece más el uso de la Internet y con ella el peligro de utilizarla para cometer delitos. Foto: Archivo.

Basta escribir “compraventa en Cuba” en el buscador de Facebook o Google y en segundos aparece una lista de grupos y páginas de Internet con variadas y surtidas ofertas. Electrodomésticos, celulares, ropas, calzados, muebles, automóviles, materiales de la construcción y otra larguísima lista de productos, son el rostro más visible de una práctica que cobra fuerza en el país, pero que desde hace años combina lo permitido con lo ilegal sin mayores contratiempos.

Surgidos en su mayoría a la par del proceso de informatización emprendido en la Isla, sitios web y grupos de redes sociales funcionan como vía útil para divulgar clasificados y promocionar negocios, pero también para adquirir productos ausentes por diversas causas de las tiendas estatales. En ese sentido, contribuyen a virtualizar el mercado negro y a ejercer actividades no autorizadas por las legislaciones vigentes.

Entonces, ¿qué sucede cuando se convierten en plazas para el encarecimiento y la reventa de productos? ¿Cómo se controla un espacio digital alojado en servidores extranjeros y en el que a menudo coexisten a la vista pública conductas delictivas sancionadas por las leyes cubanas? ¿Por qué una alternativa útil y necesaria se aleja cada vez más de lo legal? En un asunto tan complejo, las respuestas no llegan desde una sola dirección.

De altos precios, reventas e impunidad

En estos combos hay varios productos que solo se pueden adquirir en las tiendas estatales. Foto: Captura de pantalla.

Desde hace meses Erisley Rojas sigue una vez por semana el mismo protocolo. Apenas pone un pie en el suelo y revisa en su celular los mensajes que en la noche llegaron a su perfil de Facebook. Padre de una niña recién nacida, busca en la red social las mejores ofertas para comprar culeros desechables, uno de los productos escasos en las tiendas estatales, pero frecuentes en varios de los grupos digitales a los que pertenece.

“Por lo general trato de conseguirlos cuando los sacan en el mercado, pero a veces no me entero o cuando llego ya los coleros se los llevaron todos. Entonces no queda más remedio y busco en los grupos las ofertas más baratas. A veces tienes un punto fijo y es más fácil, pero en otras ocasiones uno debe buscar seguridad y mejores precios. Por eso primero envío un mensaje para preguntar y elegir. Aun así, casi siempre pago el doble y hasta el triple del valor original”, comenta.

Como le ocurre a este joven enfermero, otros miles de cubanos lidian a diario con un fenómeno que traslada al mundo virtual las mismas manifestaciones de ilegalidad y corrupción existentes en una parte del comercio tradicional. Entonces el acaparamiento, la reventa y los precios multiplicados ganan protagonismo. A Elba Recio, sin embargo, sí le ha ido bien en las redes digitales.

Ella es una de las tantas personas que utiliza los grupos de Facebook para promocionar su negocio de venta de pizzas y jugos naturales. Según dice, desde la colocación del anuncio notó una gran mejoría, “sobre todo asociada a personas que descubrieron el servicio y la comodidad de la red les permite solicitarlo hasta el hogar”.

Además del beneficio reportado para su negocio y el de otros colegas, Elba reconoce otras ventajas. Para ella, esos espacios permiten vender lo ocioso que una persona pueda tener en casa, así como la adquisición de productos altamente demandados. “Eso facilita la vida, porque si uno está dispuesto a pagar, siempre encontrará lo que necesita”.

Maritza Ramírez, una veterinaria de 36 años de edad, entiende la lógica de esa opinión, pero resalta un detalle importante: el valor de separar la promoción de negocios legales, de aquellos enfocados a aprovecharse de las necesidades de las personas.

“Vender latas de pintura en 50 CUC, paquetes de detergentes en 20, champú en 15 o un split en más de 600 CUC es cuando menos abusivo. Cuando he tenido necesidad de buscar algo en estos lugares siempre termino sintiéndome estafada, porque incluso si esas ventas fueran legales ni siquiera tienen un margen de ganancia justo”, comenta.

Lastimosamente, esas ofertas coinciden con otras aun más turbias. Una de ellas anuncia “materiales de construcción de todo tipo” e incluso pide llamar y preguntar “aunque no vea lo que busca”. Otra brinda “cajas decodificadoras Konka para la televisión digital”, algunos más venden “colchones Konfort con calidad y garantía”, o paquetes de café ¡Hola! “a un dólar cada uno y a dos si el servicio es a domicilio”.  

El café de la canasta básica también está en venta en algunos de los grupos de Facebook. Foto: Captura de pantalla.

En tiempos de COVID-19 crecen también las propuestas de aceite, detergente, mayonesa y otra larga lista de los mismos productos que muchas veces escasean en las tiendas estatales. Los vendedores más creativos incluso conforman combos y muchos de ellos incorporan la opción de llevar la compra directamente hasta la casa.

Para Armando Márquez, un auditor jubilado tras más de 40 años de experiencia, una palabra salta a la vista: impunidad. No le falta razón.

“Aun cuando este tipo de reventas son ilegales, muchos ofrecen información personal a la vista pública, exigen pagos carísimos y asumen la postura de «si no te gusta no compres». Incluso, algunas imágenes muestran productos fotografiados dentro de las tiendas estatales o con sellos de empresas cubanas. Es una actividad tan común que muchos la ven como normal”.

A su argumento bien se le pueden agregar otras preguntas para entender un fenómeno que es el punto final de una cadena con varios eslabones menos visibles. ¿Todos los productos salen únicamente de los acaparadores en las colas? ¿Cómo es posible que algunas mercancías, como las pinturas industriales o el cemento, prácticamente no existan en tiendas estatales, pero casi nunca desaparezcan del mercado negro? ¿Qué sucede cuando los artículos provienen de la importación?

Más allá de respuestas vinculadas indiscutiblemente a la insuficiente producción nacional, la lucha contra la corrupción, al deficiente control económico, al escaso impacto de inspectores estatales y a las propias limitaciones del comercio estatal, dos verdades quedan claras.

De un lado, que el problema esencial no radica en la existencia de espacios virtuales para la compraventa, sino en las desviaciones que los dañan. Del otro, que es hora de comenzar a frenar una práctica desgastante para Cuba.

Productos importados vs nacionales: ¿Ser o no ser?

La reventa de productos estatales es para muchos el peor problema de estos espacios. Foto: Captura de pantalla.

Un rápido ejercicio de búsqueda en Facebook arroja un interesante y asombroso resultado: solo bajo el nombre de Revolico —el sitio web de clasificados más conocido en Cuba— aparecen 95 grupos distintos dedicados a la compraventa en el país. Entre todos tienen más de cinco millones de miembros, aunque obviamente muchas personas repiten presencia en varios de ellos. Existen muchos otros grupos y listarlos todos es cosa de titanes.

Esa expansión la ha visto Daniel, administrador de un grupo con más de cien mil integrantes. Quizás por aquello de no convertirse en voz mientras otros prefirieron callar, pide ocultar su verdadero nombre para hablar con Cubadebate. Así, explica que los sitios de compraventa surgieron para “dar espacio a un mercado necesario para nuestro país, aprovechando las facilidades de Internet”.

Dicho de esa forma no deberían existir inconvenientes. A fin de cuentas, salvo excepciones relacionadas con la pornografía, el tráfico de órganos, la incitación a la violencia, los delitos sexuales o contra el honor, publicitar la venta de bienes o servicios aceptados por la ley no vulnera alguna disposición existente en el país, ni los términos de uso de las redes sociales. Sin embargo, una mirada más atenta descubre otro panorama.

Tanto en grupos de redes sociales como en sitios web es posible encontrar tres grandes conjuntos de ofertas: las de productos o servicios autorizados por las legislaciones vigentes, las de mercancías importadas y las de equipos o productos vendidos en las tiendas cubanas. El problema aparece en el caso de los dos últimos, los más comunes a simple vista.

Tomando como base los primeros 95 grupos de compraventa que muestra Facebook, es posible apreciar que desde 2016 a la fecha han ocurrido cuatro picos en el surgimiento de ellos. Nótese que los dos últimos están vinculados a contextos de gran tensión económica. Fuente: Elaboración propia.

En ambos casos, tanto la comercialización de productos importados como la reventa de otros adquiridos en la red de establecimientos comerciales viola lo establecido en el país. Asimismo, para quienes pertenecen al sector no estatal, también contraviene lo dispuesto para el ejercicio de su actividad. No obstante, ya sea en los mercados físicos como en los virtuales, son disposiciones con escaso cumplimiento.

Para Enrique, administrador de otro grupo de Facebook, sí debería permitirse la venta de productos traídos del extranjero. De acuerdo a su criterio, ese no debería considerarse como un negocio ilícito, porque las personas cumplen las disposiciones aduaneras a la hora de entrar al país.

“Quienes venden electrodomésticos, por ejemplo, en su mayoría son cubanos que viajan al extranjero y traen esos equipos de acuerdo a las cantidades permitidas. Ellos pagan su pasaje, pagan su impuesto en la aduana y muchas veces el soborno necesario para pasar rápido o infringir la ley”, comenta con una lógica donde la corrupción parecería una cuestión menor.

Su argumento lo comparten buena parte de los dueños de negocios, compradores e incluso un amplio sector de la población, que ve allí la oportunidad de adquirir bienes o modelos inexistentes en las tiendas cubanas. Algo similar ocurre con celulares, ropas, calzados y otra buena lista de productos que llegan del exterior y van a parar a Internet.

Si bien en un futuro la prohibición de importar mercancías con fines comerciales pudiera revisarse, tanto en los pagos como en las cantidades, lo cierto es que en la actualidad no es una actividad permitida. Además, muchos productos entran el país no como gestión personal de emprendedores, sino como parte de otra operación ilegal encabezada por las conocidas “mulas”.

Junto a ello, ¿dónde quedan en ese esquema los acaparadores y coleros tan habituales en las tiendas cubanas, incluyendo las abiertas hace solo meses y enfocadas al comercio de equipos electrodomésticos? ¿Qué pasa con quienes no son trabajadores por cuenta propia y también se dedican a la compraventa en sitios y grupos en Internet?

Legislaciones y reglas: Palabras al viento

¿De qué lugares sale una cama fowler, un regulador de oxígeno y otros equipamientos sanitarios? Foto: Captura de pantalla.

Para Osvaldo Benítez, un informático de 29 años asiduo visitante a grupos y sitios de compraventa, la reventa de productos sacados de almacenes y tiendas cubanas provoca indignación. Según dice, en el caso de los productos importados los precios son abusivos y oportunistas y deberían controlarlos, pero lo que sí no se debería permitir de ningún modo es la venta de mercancías sacadas de instituciones estatales.

Cuestionados específicamente sobre ese asunto, la mayoría de los administradores que aceptaron responderle Cubadebate aseguraron que cada usuario es libre de promover sus productos o servicios y ellos no velan por el contenido de las publicaciones.

No obstante, ante el interés mostrado en el tema, varios grupos cambiaron la configuración de privacidad y ahora una persona debe ser miembro para ver los post. Para un buen entendedor, solo eso basta.

Amanda, una de las administradoras que accedió a brindar sus impresiones, explica que casi ninguno de ellos obtiene ganancias por moderar los grupos. A su vez, dice que en este mercado informal las reglas son muy claras: no hablar de política, nada de desnudos o pornografía, respeto entre los usuarios y evitar el contenido spam.

“No estamos para controlar el origen de los productos o si la persona tiene un negocio o no. Por ejemplo, si alguien va con toda su familia a una tienda y acapara detergente, lo roba ella misma de un local o lo revende luego de comprárselo a un tercero, ¿cómo podemos saberlo nosotros? Es el Estado quien debe velar porque esos productos no lleguen al mercado negro”, asegura Amanda.

Aunque algo de cierto existe en esa reflexión, aquí se obvia un detalle importante: robar, receptar, acaparar y especular, son hechos delictivos, no una actividad que alguien decide aceptar o no. Si bien no es responsabilidad de los administradores de los grupos llevar adelante una investigación para dilucidar la procedencia de cada producto, al menos sí debería serlo no adoptar posiciones pasivas y complacientes ante lo evidentemente ilegal.

Por su parte, si alguien desea mantener su oferta por más tiempo en los primeros lugares de la lista en las páginas en Internet de más renombre, debe contratar un servicio que oscila entre los 25 y los 200 dólares. Ellas sí dejan claro que los anuncios no deben violar la legislación del país, pero cualquier revisión demuestra que es una norma incumplida.

Quizás por eso es posible comprar en 250 CUC una cama fowler “con su colchón como las que hay en los hospitales en terapia intensiva”, así como una silla de ruedas en 40 o un regulador de oxígeno medicinal en 50 CUC. Otros anuncios divulgan servicios de prestamista, envío de remesas, importador de mercancías, compraventa de divisas, actividades sexuales y venta de animales exóticos, todos expresamente prohibidos por diversas normas jurídicas.

Para Erich García Cruz, el joven creador y administrador de Bachecubano, uno de los sitios web de clasificados más populares del país, los usuarios aceptan un código de ética y los términos y condiciones, por lo cual se hacen responsables de los anuncios publicados bajo sus perfiles. No obstante, él sí considera necesaria una curaduría de la información para alertar ante posibles delitos.

“Eliminamos anuncios sospechosos. Nuestro deseo es adoptar el modelo de eBay, donde los vendedores pasan por un proceso de validación y verificación fiscal, pero aun no tenemos los recursos legales para ello. Queremos ordenar y facilitar la compraventa para que se mantenga bajo los estándares de la legalidad al cien por ciento. Ciertamente tenemos menos anuncios, pero el aporte es que los existentes sean válidos y fidedignos”, explica.

El ejemplo de Bachecubano parece una excepción si se miran los clasificados publicados en otros sitios con iguales objetivos. A su vez, en medio de un panorama con tantos matices, parece alertar sobre una verdad fundamental: eludir responsabilidades es tan perjudicial como no enfrentar los problemas surgidos en un escenario en crecimiento. Ir a la par de ese desarrollo, más en lo práctico que en lo jurídico, es ahora mismo una tarea pendiente.

¿Qué dicen los tribunales?

Para Arianny Casas, es igual un delito cometido en Internet que en un mercado físico. Foto: Yunier Sifonte/Cubadebate.

Para Arianny Casas Pérez, Presidenta de la Sala Primera de lo Penal del Tribunal Provincial Popular de Villa Clara, un elemento resulta fundamental para analizar la compraventa en sitios de Internet y grupos de redes sociales: como mismo avanza la tecnología y surgen buenas maneras de utilizarla, también lo hace el uso de ella en función de actividades ilícitas.

Según dice, aun cuando una parte de los medios para cometer los delitos sean distintos e incluso nuevos, sí se mantienen iguales las tipicidades y las formas de juzgarlos. No obstante, en este punto aclara otro tema cardinal: para un tribunal no existe diferencia entre una violación cometida en el plano físico o en el virtual.

Esa opinión la comparte el Dr. C. Jorge Luis Barroso González, Profesor Titular de Derecho Penal en la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas. Para él, lo relevante está en el carácter de la actividad, y no tanto en las maneras o soportes de realizarla. “Si es una acción ilícita esa condición no cambia si ocurre en el portal de una casa, en un mercado o en Internet. Lo ilegal no radica en el modo, sino en el contenido del hecho”.

Para el experimentado jurista, analizar el fenómeno también pasa por estudiar el actuar de quienes fundan u organizan los espacios dedicados a la compraventa en Internet. Según explica, si los administradores asumen su función como un negocio y obtienen por ello una ganancia, entonces ejercen un negocio no autorizado en el país.

De lo contrario, si no reciben compensación alguna, habría que entender su gestión como una colaboración con la actividad prohibida de otros, y eso también pudiera tener consecuencias legales. En ambos escenarios, delimitar responsabilidades y caracterizar cada parte del proceso tiene una importancia capital.

Por su parte, la Presidenta del Tribunal Provincial Popular de Villa Clara, Elena Margarita Cabrera Figueroa, reconoce que todos los casos deben verse en su individualidad para considerar las especificidades de cada uno. Aun así, asegura que la mayoría de las conductas vistas en estas páginas y grupos podrían configurar delitos de receptación, así como de especulación y acaparamiento.

“No obstante, por la forma en que funcionan un gran por ciento de estas actividades, el delito que más pudieran tipicar es el de actividad económica ilícita, sobre todo si tenemos en cuenta la reiteración de los actos o el volumen de bienes. Esa es una mirada rápida, pero lógicamente un tribunal es el único encargado de  delimitar cada aspecto”, agrega.

Con la calma propia de quien ha impartido justicia por varios años, ella recalca un asunto no menos trascendente: en el caso específico del sector no estatal, existen un grupo de medidas administrativas aprobadas para sancionar las contravenciones en el ejercicio del trabajo por cuenta propia. “El recurso penal se emplea una vez agotadas otras vías”.

De acuerdo al Decreto Ley No. 357 del 2018, las normas prevén desde las notificaciones preventivas hasta la confiscación de la vivienda, siempre en dependencia del tipo de infracción o la reincidencia. Por ejemplo, violar el alcance de la actividad —una de las faltas cometidas con mayor frecuencia en el sector—, recibe una multa de dos mil pesos cubanos y la cancelación de la licencia por el plazo de hasta dos años.

Sin embargo, el artículo 4 de ese documento deja claro que “cuando la contravención cometida pueda ser constitutiva de delitos, la autoridad facultada impone la medida que corresponda y da cuenta de tales hechos a las autoridades correspondientes”. Entonces llega el eterno dilema: sancionar por vías administrativas o penales. Y mientras se resuelve esa cuestión, en mercados físicos y virtuales el delito no se detiene.

Quizás por eso, cuando en algunos espacios se tratan estos temas, una pregunta siempre aparece entre abogados, jueces y fiscales: ¿existen en Cuba herramientas legales para juzgar actos delictivos cometidos en Internet o con empleo de medios digitales? Si se le pregunta a Arianny Casas, su respuesta llega casi al instante.

“El hecho que taxativamente no estén escritos en el código penal delitos o sanciones vinculadas específicamente al uso de Internet o las redes sociales para la venta de productos ilícitos, no significa un gran impedimento. Los jueces tenemos la posibilidad de interpretar los artículos y contamos con las herramientas para hacerlo. Lo importante es que nuestro pensamiento marche parejo a la evolución de la sociedad”, asegura.

No obstante, la joven jurista sí confiesa que tanto para el enfrentamiento como para el acto de impartir justicia sería mucho más factible la existencia de un título en el Código Penal dirigido expresamente a ese tema. La Presidenta del Tribunal Provincial Popular de Villa Clara piensa similar y recuerda la importancia de la especialización en este y otros asuntos.

Entonces, si existen instrumentos legales para enjuiciar este tipo de actos, y si administradores como Erick reconocen que “no estamos hablando de un nicho de negocios en la Internet profunda, sino de un lugar donde la información está disponible también para las autoridades, ¿cómo es posible que los tribunales de Villa Clara hayan esperado hasta junio de 2020 para recibir su primer caso surgido de este tipo de prácticas?

19 compras en ocho semanas

En Santa Clara, las autoridades del Ministerio del Interior operaron su primer caso a partir de los anuncios de ventas en redes sociales. Foto: Captura del perfil personal en Facebook.

Era un rostro habitual en los portales de la tienda Las Villas, la única de la provincia dedicada a la venta de equipos electrodomésticos en moneda libremente convertible. Uno de los grupos de Facebook surgidos en Santa Clara y dedicados a la compraventa de productos lo tenía como uno de sus miembros más activos. Al parecer el negocio daba frutos, o al menos así fue hasta que el 10 de junio de 2020 un operativo policial lo detuvo.

Según informaciones brindadas por el Ministerio del Interior en Villa Clara, el trabajo operativo detectó las ofertas de equipos electrónicos de alta gama que habitualmente promocionaba en la red social. A todas luces era una venta ilícita, pero los primeros resultados de la investigación no hacen más que asombrar.

En las últimas ocho semanas, este ciudadano realizó 19 compras en el establecimiento comercial, todas con una misma tarjeta magnética registrada a su nombre. En cada ocasión no adquirió más de dos equipos y cualquiera podría pensar que hasta aquí no ha cometido ilegalidad alguna. Sin embargo, la pesquisa continúa arrojando luces.

La Oficina de Seguridad de Redes Informáticas de la provincia confirmó que las fotos colgadas en su perfil personal para promocionar la venta coinciden con los productos adquiridos en la tienda. Asimismo, el celular que ofrece en los post como número de contacto efectivamente le pertenece y está en su poder.

De acuerdo a los primeros datos, solo en los últimos dos meses asistió trece veces a la tienda y compró diez hornos, un fogón, cuatro sandwicheras, dos moledoras de especias, una nevera y otra bicicleta eléctrica. En total invirtió 2130 dólares.

Romper la barrera de lo virtual

Para la Vicefiscal de Villa Clara, tiempos nuevos merecen maneras distintas de enfrentar el delito. Foto: Yunier Sifonte/Cubadebate.

Yulexay Domínguez Serrano tiene su oficina al final de un largo pasillo. Es un lugar sobrio y organizado con una mesa de reuniones que ocupa casi todo el espacio. En una esquina tiene una computadora; a menos de un metro, un buró con varios documentos encima. Lo ideal sería que más de uno tuviera elementos sobre los casos que aun no llegan a los tribunales. Pero Yulexay es discreto y prefiere no divulgar detalles hasta no cerrar cada proceso.

Es el Jefe de la Unidad de Investigaciones de Delitos Económicos del Ministerio del Interior en Villa Clara y sabe que enfrentar ilegalidades vinculadas al mundo digital tiene particularidades significativas. Aunque asegura que sí existe un seguimiento a esta modalidad, sobre todo a partir de la situación generada en el país por la COVID-19, reconoce lo complejo de llevar adelante una pesquisa en este ámbito.

En primer lugar, habla de la necesidad de conocer quién es verdaderamente el anunciante. A fin de cuentas, una persona puede utilizar un perfil falso o incluso suplantar la identidad de alguien más para camuflar su actividad. De igual manera, tiene la opción de poseer varios perfiles y alternarlos para evitar una sobreexposición en las redes.

“Otro elemento a tener en cuenta es que muchos de estos anuncios incorporan números de teléfono como contacto entre el comprador y el vendedor. Entonces habría que comprobar a quién pertenece ese número y si el dueño y el anunciante son la misma persona. Luego de esos pasos, el camino es identificar también la procedencia de la mercancía”, comenta.

Si bien los sitios y grupos para la compraventa no aparecieron realmente con el nuevo coronavirus, al menos reconocer su existencia y comenzar a estudiar cómo enfrentar el problema significa un muy importante primer paso. A su vez, aunque en verdad el contexto digital impone maneras distintas de combatir el delito, lo virtual termina necesariamente en un espacio físico.

Para Elina Ávalos Manresa, Fiscal Jefa del Departamento de Procesos Penales de la Fiscalía Provincial de Villa Clara, no es imposible llevar adelante investigaciones centradas en las ilegalidades que se cometen a través de los espacios digitales para la compraventa. No obstante, reconoce la necesidad de adoptar nuevos mecanismos, pero también formas distintas de pensar.

“Se trata en primer lugar de comprender el escenario donde nos movemos. Por ejemplo, el final de la compraventa concluye con la entrega del producto y la recogida del dinero, ya sea porque el cliente lo busca en un lugar acordado o porque el vendedor lo lleva a domicilio. Entonces ya no hablamos de una posible persona camuflada detrás de códigos digitales, sino de un ciudadano físico, en un espacio físico, cometiendo un delito a ojos vista”, explica

Por su parte, para la Presidenta del Tribunal Provincial Popular de Villa Clara, un asunto clave en cualquier investigación radica en el cumplimento de las normas para garantizar el debido proceso. Para ello, la obtención de “elementos concretos que permitan comprobar el dicho en toda su extensión” tiene una relevancia capital.

“Cualquier persona tiene el derecho de formular una denuncia y abogamos porque así sea, pero llevar un caso ante los tribunales, y aun más, juzgarlo, requiere de pruebas físicas. La investigación debe ser muy efectiva para garantizarlas y poder impartir justicia en correspondencia con ellas”, agrega.

En lo que sí todos coinciden es en un elemento: la necesidad de elevar la cultura jurídica para que muchas personas no continúen viendo sucesos delictivos permitidos por largo tiempo como algo común. “El mercado somos nosotros y si tenemos convicción de que muchas cosas habituales en sitios y grupos de compraventa no están bien, ya tendremos un primer paso para enfrentar el problema”.

Eliminar las ilegalidades en sitios y grupos virtuales no ocurrirá de la noche a la mañana. Tantos años de crecimiento e impunidad, tanto dinero invertido en compras fuera de la ley y en articular cadenas delictivas al interior de mercados y almacenes, complejizarán el proceso.

Vencerla implica además, por encima de todo, aumentar las ofertas y garantizar en los mercados estatales productos muy demandados hoy. Luego, solucionar los mismos problemas que dañan al comercio tradicional: desvío de recursos, corrupción, ausencia de un mercado mayorista para abastecer al sector no estatal y escaso rigor tanto por parte de los inspectores como por las autoridades policiales a la hora de enfrentar estos delitos. Sin embargo, es un realidad que no se puede ocultar.

En medio de un panorama tan complejo la clave está en no demonizar iniciativas que legalmente pueden servir de mucho a la vida del cubano. Se trata de asumir su imparable crecimiento, y también sus intentos por desviarse, con inteligencia, actualización jurídica, constancia y eficiencia para cerrar los agujeros oscuros por el que muchas veces se fuga buena parte del esfuerzo de un país.

Se han publicado 612 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Erik dijo:

    Quisiera hablar de un tema que no se ha tocado muy poco. Creo que lo primero qué hay que cambiar en cuba para que se disminuya un poco el robo es la
    Ley de la Aduana General de la República. Les Explicó. Compre un apto hace 4 años en el vedado en el 3er y último piso de un edificio. El albañil me dijo que para acabar con las filtraciones tenía que pintar de Impermeabilizante en techo. Que necesitaba más o menos 60 litros de dicha pintura para dar varias manos. Entonces me
    Di a la tarea de comprar la pintura en las ferreterías de esta ciudad y para mi sopresa no venden Inpermeables en las tiendas de
    Este país.
    Entonces en el 2018 me fui con mi hijo a Panama y entre las compras que iba a hacer era traer 3 tanquetas de Impermeabilizante ya que no la venden en las tiendas aquí en cuba.
    Estando en Panama leo la Ley de
    La Aduana General de la República de
    Cuba y para mi sorpresa solo te dejan importar 10 litros de pintura al año o sea que necesitaba 3 años y 3 viajes mío y de mi hijo para pintar la azotea de mi apto.
    Lo que hice fue cuando regresé meterme en revolico y buscar quien tenia Impermeabilizante y comprarla, no tenía otra opción, bueno mi techo está pintado con la pintura del Capitolio. Otra cosa que me quede pasmado en la ley de la aduana de Cuba te dice hasta los metros de soga de tendedera que puedes traer al año. Me parece una cosa tan ridícula. Sin comentario

    • Vigía dijo:

      Tiene usted razón pero todo viene de una larga cadena de "si". Si se la vendieran en la tienda no tendría que ir a buscarla. Si Comercio Exterior no tuviera las dificultades para ponerla en la tienda (esas se las explicarán ellos) no pasaría lo primero. Si no hubiera el peligro de la comercialización ilícita, no habría que prohibirle a usted que traiga toda la pintura que necesita. Si no hubieran oportunistas "emprendedores" no habría comercialización ilícita.

      Cuando se abrió el trabajo por cuenta propia se suponía que nadie podría quejarse en lo adelante de no tener oportunidad de trabajo. La realidad ha demostrado una vez más que en todas las épocas, todos los sistemas, cualquier cosa que se haga, estarán los espabilados y los listos prestos a doblar el lomo lo menos posible y obtener siempre más con menos esfuerzo.

      En el caso nuestro, tienen una instrucción y una preparación que les permite argumentar con elegancia utilizando términos e ideas como "oportunidades para los individuos emprendedores", "fomento del comercio", "satisfacer las necesidades que el estado no es capaz..."

      Ojalá nuestro gobierno no se deje confundir por estos "emprendedores listillos" que están pujando porque les legalicen su "tumbao". ¡Carajo! En otros tiempos los montabamos en un camión y los llevábamos 6 meses a cortar caña, recoger boniato y satisfacer de verdad las necesidades del pueblo que tanto les "preocupa".

  • joloro dijo:

    Muy interesante y novedoso este artículo. Pero estos delitos el orígen no es Internet,es el desvio y corrupción en las instituciones que producen, importan,almacenan,distribuyen y venden los productos.Esto es lo visible del icerberg,lo peligroso de verdad esta en las profundidades.Estas son consecuencias,no causas, a estas son las que tenemos que atajar y frenar para disminuir estos y otros delitos vinculados.Tenemos muchos mecanismos de control pero al parecer no son efectivos.Nos falta legislaciónes adecuadas a estas nuevas situaciones.Producir y abastecer más los mercados para que el mercado negro no resalte tanto. Este es un tema bien complejo.

  • Yoe dijo:

    Por qué el estado no vende todo lo que se vende por internet en las tiendas si ese es un negocio redondo, realmente no me lo puedo explicar.Una persona natural viaja a rusia paga 1000 cuc o más por el pasaje 40 cuc ida y vuelta en el aeropuerto aqui en cuba otros 30 en rusia se hospeda 7 ó 10 dias pagando 15 ó 10 dolares diarios si no se hospeda cerca del mercado tiene q pagar unos 5 dolares diarios en transportación,si ya esa persona había viajado en el año solo puede traer una maleta que siempre es gratis y la 2da tiene que pagar 10 cuc el kg aquí en cuba lo cual suma 230 cuc más,también tiene que pagar en el aeropuerto de Moscú unos 100 dólares,aún asi contando todos esos gastos que esa persona tiene para traer 46 kg de mercancía puede darse el lujo de vender los productos más baratos que las tiendas del Estado que compran al por mayor y traen la mercancía en barcos.

    • roberto benitez dijo:

      Yo a estas personas le otorgaria el status de comerciante, les cobraría un impuesto aduanero y comercial, y dejaría que siguieran rompiendo el bloqueo para traer las cosas que el estado no puede, si se ve bien es casi una labor social lo que cumplen, lo que lo hacen de forma ilegal, pues bien, legalicémoslos, así se beneficia con su comercio toda la sociedad y ya, si de todas formas, van y vienen limitándose a la cantidad
      establecida por las regulaciones de la aduana y siguen en lo suyo a toda vista. Insisto en que lo inteligente no es prohibir, sino regular, legalizar. Hubo una época que en Cuba se decía humorísticamente: " aquí lo que no es prohibido, es obligatorio" y todos a reír, sin darnos cuenta que entre mas estrecha la frontera entre esos dos términos, mas daño a la sociedad, menos legalidad y casi todos nosotros transformados en foragidos, de una forma u otra, todos hemos comido una pizza hecha con harina " de otro costal" o no?

  • Jennifer Cuqui dijo:

    El problema es q si hubiera de todo en las tiendas las personas no se verían en la perdida de tiempo de estar revendiendo, pero la triste realidad demuestra que no es una pérdida de tiempo sino un beneficio, si veo mal lo que hicieron los ciudadanos de estar revendiendo equipos electrónicos
    SaludoS

  • Oscar dijo:

    Solución: PYMES,queremos nadar contra la corriente,contra la naturaleza humana,cuando se apruebe la ley de pequeña y mediana empresa y pepeññpueda importar con caracter comercial

  • Elionay dijo:

    Pudiéramos estar creando un chivo expiatorio donde dejar caer las responsabilidades de todas nuestras dificultades, por ejemplo revendedores, mulas, la internet, etc. Hay que revisar sin prejuicios, sin conclusiones anticipadas, sin falacias ni eufemismos. Hay quien hace una calle, a sabiendas de que la gente prefiere el trillo y entonces crea leyes para que la gente camine por la calle y comienzan las violaciones. La internet llegó para democratizar la información y el comercio. Es cierto que el robo no de justifica, pero la escasez continuada crea de por si un mercado informal. Aquí en Holguín no puedes adquirir casi nada de ferretería y construcción, me imagino que así esté todo Cuba, solo lo puedes adquirir en el mercado informal, los productos de la construcción como el cemento y el acero no lo trae ninguna MULA, el responsable es el ente Estatal encargado de ello. Por eso me niego a crear Chivos expiatorios, pues la culpa tiene una amplio abanico de responsables.

  • Roberto Fuentes dijo:

    El artículo esta muy bueno y oportuno. Denuncia el efecto, habria que complementarlo con la denuncia a todas las posibles causas y soluciones que por supuedto no están en manos del periodista.
    Tras la huella empezó con un programa dedicado a este mal. Pero una cosa es lo real y otra lo virtual.
    Perseguir el delito tras este fenómeno es fácil y me refiero a los productos de las tiendas de divisas o articulos robados porque el hecho de que alguien quiera vender un servicio legalmente establecido, los aguacates de su patio al algo que tiene en su casa y no utiliza o le sobró de algún proyecto o que compró y despues se arrepintió no lo considero un delito.
    Para la policia investigar este tipo de delito es casi mas facil que otros. Reducen gasto de combustibles, tienen las pruebas públicas en la red. Recoger un listado de los compradores en esa tiendas porque en teoría nadi puede comprar con una tarjeta que le pertenezca.
    Sin embargo cuando Ud pasa por esas tiendas aquí en Cienfuegos ve caras repetidas, y ese mismo dia montones de ofertas de los mismos productos al doble o mas del precio.
    Lo peor es que siempre hay quien los compra y se mantiene la cadena.
    Las necesidades de la economía del país son enormes, pero si se decidió implementar este tipo de tiendas, al menos debería el estado utilizar solo las utilidades o una parte en la economia y reinvertir nuevamente el dinero del costo de los productos en comprar más y mantener las tiendas abastecidas y ayudar a combatir esta parte del problema. Pues de lo contrario ahora las mulas están mejor, se ahorran dinero en pasajes, en visticos, transporte y aduanas. Agarran los productos mas baratos y los revenden igual que antes con quizas un gasto extra por el turno o la infirmacíon de que tal ptoducto se vende en tal momento.

  • Oscar dijo:

    Solución: ley de pymes, autorizo a importaciones comerciales,pagando impuestos por todo lo k entre que sea para comercializar, y veran se resuelve gran parte del problema,es hora de actualizar la economia de este pais..con sentido comun y formulas que han funcionado en otros paises socialistas..

  • Ivan dijo:

    la vida económica del país no puede concebirse penalizado la circulación mercantil pretendiendo que sólo la circulación mercantil es lícita si es desarrollada por sectores autorizados las mercancías sólo dejan de circular si se consumen, mientras esto no ocurre se mantiene la mercancía con su valor y pude intercambiarse su valor en el mercado. El estado debe intervenir recibiendo el impuesto de circulación debe socializar la circulación mercantil Y no gastar recursos pretendiendo que la actividad mercantil se realicé fuera de las leyes económicas universales

  • Amelio dijo:

    Es increíble cómo ya unos pocos controlan casi todo lo que se vende en las tiendas en MLC...se compra para revender a los que no tienen la opción de tener MLC..pero eso implica que los que quieren comprar,encuentran colas interminables y mucha trampa..claro que al país le convienen estás ventas,Ya que le entra moneda fuerte,pero mientras no pueda tener un buen suministro(Que es lo que en definitiva debería pasar) pueden limitar las split,motos y freezer,por ejemplo a una cierta cantidad por usuario o tarjeta,como se implementó al principio para las gomas de autos,que eran 5 por circulación...no tiene sentido que no haya suficiente oferta y los que queremos comprar algo tengamos que ver cómo unos cuantos siempre dominan las compras,sólo por el afán de revenderlas a otros que pueden pagarlas a sobreprecio en cuc o MN...mucho de lo mismo.

  • Enma rodriguez dijo:

    Si en eso tiene razón los cuentapropista necesitamos un mercado mayorista donde comprar la materia prima.una vez llame al ministerio de trabajo y me dijeron que la falta de materia prima mo me exonera de pago.entonce si no tengo un mercado donde comprar que hago.yo vivo de mi trabajo.

  • Abel dijo:

    Es que es más de lo mismo, ha sido tanta la impunidad por tantos años que ahora es muy difícil erradicar esas ilegalidades, en Santa Clara en las candonga se revende todo lo de las shoping y de las empresas por muchos años y se lo han permitido y el pueblo es el que sufre que no tiene dinero y tiene que morir comprando tres veces el precio o seguir con la necesidad que a veces es urgente, pero no ha existido un trabajo consecuente cuando sacan productos se lo llevan los mismos y eso lo sabe todo el mundo y la persona común sufre la impotencia de nunca poder comprar algo, ni lo más mínimo un refresco, una cristal, una Malta, un candado, etc, etc, etc.................. entonces a quien le corresponde actuar? pero que no se elimine ni los espacios digitales ni las ventas de lo que importan las personas naturales que tanta falta nos hace, y sólo termino diciendo es mucho lo que se sufre, hasta cuándo?

  • Mercedes Cruz Romero dijo:

    Muy buen artículo. Tema con muchas aristas que da para pensar y actuar a varios organismos de nuestro país lo que si no puede permitirse es que estos sitios de venta se nutran de recursos robados. Se debe actuar con dinamismo e integralmente para garantizar un buen sistema de ventas virtuales donde prime la legalidad y el bien para nuestro pueblo

  • Félix dijo:

    Si yo fuera dirigente haría varias cosas.
    1- Si la empresa estatal no puede con un negocio, por ejemplo, el de piezas y accesorios de autos, que nunca a funcionado medianamente bien, entonces se la dejo a privados donde sí encuentras de todo. Por supuesto monitoreando y cobrando impuestos. Hay que perderle el miedo a la importación comercial privada, si invierten si dinero y contribuyen a bajar los precios entonces bienvenidos sean.
    2- Detrás de cada venta online no siempre hay un delincuente, la mayoría son familias tratando de sobrevivir y prosperar. Y me sobran ejemplos.
    3- El mercado negro se ceba de la escasez, si esta se acaba igual se acaba el primero.
    4- Se dice que los revendedores cobran precios abusivos, pero el que ha viajado sabe que muchas cosas que vende el estado también tienen precios abusivos, son compradas al por mayor por un buen precio y después los márgenes comerciales son increíblemente altos. Eso también hay que cambiarlo.
    5- Liberar el capital privado y dejarlo que compita lealmente con el estatal, en sectores que no destruyan nuestras conquistas, es vital. Lo que funciona bien debe prevalecer, lo eficiente debe quedar. Lo inoperante debe eliminarse sin miedo alguno.

  • El cubano dijo:

    El articulo esta interesante ,porque plantea una realidad de nuestro pais, sobre todo en la situacion de crisis actual. Lo que pasa es que en mi opinión la historia no termina ahi!!! Todos sabemos que es algo que siempre ha existido, mucho antes que las redes sociales, el mercado negro es algo mas viejo que nuestra propia existencia. Ahora mas visible y alcanzable por el avance tecnólogico!! Lo que a mi consideración no debe pasar que a raiz de todo esto querramos desaparecerlo o borrarlo de nuestra existencia. Seria algo ilógico y muy negativo. Por que no puede existir el intercambio de productos, objetos, materiales, etc.; o su venta?????? Por que yo no puedo vender un juego de muebles viejos de mis abuelos o algo nuevo que compre y me di cuenta que no me gusta o no me sirve. Por que no puedo comprar algo que otra persona adquiera honestamente y quiere vender, por que?? Aunque lo haya comprado en las tiendas nacionales!! No se dan cuenta que es algo normal, que debio existir siempre!!! Ah, estoy de acuerdo que personas que utilizan la redes sociales para vender cosas robadas o mal habidas esta incorrecto. Esas personas deben ser frenadas y si es necesario castigadas!! Lo que no puede pasar es que regresemos nuevamente a la era de piedra!! Debemos ser logicos, nuestro pais esta en una situacion financiera que no puede satisfacer la mayoria de las necesidades. La venta por redes sociales es el balance a esta situación. Abran los ojos, no es mas que eso y debe continuar no querer ahora desaparecer las redes sociales o prohibir si quiero vender algo legal. Piensen bien lo que vayan a hacer, pero no regresemos a la epoca de las cavernas!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Por favor............

  • Mambi dijo:

    Muy buen comentario periodístico pero como decía anteriormente tiene muchas aristas en esos grupos aparecen muchas figuras como los revendedores y coleros que de solamente ver si publicación un niño de 3 años sabe si procedencia, están aquellos que tienen deben casa artículo medios prendas u otras cosas que ya no usan, o nuevas y no me gustaron o simplemente necesitan un dinero extra para resolver problemáticas diarias y ven ahí una solución antes de salir a pregonar a la calle.

    También está el comprador que desde la comodidad de su casa puede encontrar los productos que necesita ya sea prendas de vestir, zapatos, mochilas, bicicletas, una casan un equipo un carro un motor o lamentablemente productos de primera necesidad de origen estatal o dudoso resultado de esa personas oportunistas.

    Pero: pq realmente hay muchos
    Donde compras un artículo de vestir de belleza posta mejorar tu presencia ya sea en el trabajo escuela las vida diaria o en una fiesta cuando las tiendas no te oferta un producto visiblemente atractivo y de buena calidad y no todos pueden acceder a los precios altos de la tiendas especializadas o no tienen el tiempo para ir puesto por puesto de los lugares establecido para cuenta propista a revizar, quien hace esos gastos en la importación de esa ropa, por que los que venden esos productos en la redes se les agota, donde compran la ropa todos los que comparece en estos artículos.

    También encuentras equipos televisores, celulares, split, computadoras, video juegos entre otras productos también a precios altos que superan si valor original perooo varios enroló cuantas veces quieres comprar un móvil y no lo encuentras donde único lo venden es en etecsa a que precio, con que prestación, superando su valor original y más caro del que aparece en las redes y en esos grupos ahh y generación desactualizados, otro ejemplo; con la Internet todos podemos visitar tiendas en todo el mundo u televisor Samsung 32" inteligente en cualquier tienda en el extranjero cuesta menos de 100 dólares, en esos grupos lo encuentro a 300 cuc 2 veces su valor, y en las tiendas 430 cuc 4 veces su valor más el mal rato de la cola. Y si seguimos se puede poner más ejemplo desde todas las aristas.

    Lo fundamental es no criminalizar una opción que facilita para algunos satisfacer sus necesidades cuando el tiempo la distancia u otros factores no están a su favor, es verdad necesitamos un enfrentamiento a esa conductas de acaparamiento y negativas que existían mucho antes que
    Los grupos de venta online que ahora se trasladan a este medio por lo cómodo que es para los compradores. Felicidades para ese órgano del MININT de Villa Clara por su resultado contra ese acaparador

  • comercio no estatal dijo:

    En un momento se comprendió que la gastronomía no podia ser totalmente manejada por el estado y se abrió al cuentapropismo, el resultado fue que efectivamente hay todo tipo de restaurantes y cafeterias con variadas ofertas y precios, de igual manera debe entenderse que esta medida debe ampliarse a toda la red de comercio, permitiendo la importación de sus mercancías, todo con el necesario control, pago de inpuestos etc.

  • AJ dijo:

    El comercio subterraneo ha existido desde antes de que existiera Revolico o algunos de esos sitios de anuncios y seguirá existiendo si se eliminaran hoy mismo pues existen todas las condiciones para ello, digase la necesidad de satisfacer las necesidades cada vez crecientes de los ciudadanos y la relación oferta-demanda de productos que regula precios, el estancamiento del desarrollo de las fuerzas productivas y su influencia en las relaciones de producción. El caso de los sitios de ventas como Revolico es solo un nuevo escenario donde ocurre un fenómeno muy viejo, aparecerán con el tiempo nuevos escenarios donde esto ocurra, el problema será mayor o menor en dependencia del nivel de satisfacción de las necesidades que tenga la población y la actualización y eficiencia de lo legislado así como el nivel de competenia de las autoridades para controlar el problema. Hoy se le ha dado un peso importante a las denuncias de la población sobre los delitos que se muestran en los noticieros pero donde dejamos entonces la eficacia del control y la supervición de jefes, funcionarios e instituciones, por que no se actúa con la misma rapidez y eficacia cuando se denuncan por llamadas o por anónimos u otras vías los delitos que cometen funcionarios y dirigentes estatales muchos de los cuales terminan estando detras de los delitos publicados. Los tiempos pandemia han aumentado las desigualdades sociales exitentes y los agujeros negros de comercio electrónico y otros fenómenos son multicausales por lo que llevan soluciones como sistema.

  • AlexH dijo:

    En este tema hay mucha tela pordonde cortar, hay que ver el lado positivo de este asunto, y no satanizarlo por completo cuando existen tantas necesidades y que el estado no puede resolver, son muchos los involucrados en este comercio electronico, aqui hay de todo, los que deciden deben analizar que es lo que se puede lagalizar y lo que no, no es un secreto para nadie que hoy las autoridades se estan haciendo de la vista gorda ante estos problemas porque gracias a esto el pueblo ha podido reolver muchos problemas a sus necesidades, a mi juicio que hay que hacer, legalizar que la gente importe mercancia y monte su propio negocio y controlarlo, que paue sus impuestos y todo lo establecido en la ley, ahora no estoy de acuerdo a que se lucre con los recursos del estado, hoy existen muchas personas enmascaradas y son revendedores por cuenta propia, eso nose puede permitir, y ojo con la corrupcion de los administradores de tiendas que le dan los productos a los revendedores, hay que ser energicos y darle seguimiento, controlarlos, porque la mayoria de esos productos nunca llegan al mostrador.

  • Alfredo dijo:

    Para erradicar los negocios fuera del sector estatal hay k superar la oferta y poner menos trabas si las personas pueden traer productos d cualkier variedad para vender ,sin tanto burocratismos el estado lo supera si kiere ,la solución no es apalear mas en la cacería d brujas k tienen con los particulares si se supera la oferta al final las personas prefieren comparar al gobierno k t brinda papeles y garantías

  • Tulosabes dijo:

    La pregunta ya tiene respuesta y todos la sabemos se llama corrupción; lo otro sobre la mesa es que se hace por que ahora por el covid vemos todo lo que hasta ahora no han querido ver y hace rato la revendedera de cosas de almacenes de productos de 1era necesidad está en internet y con precios exuberantes; que podrías decir no lo compro pero es que tampoco lo hay por el estado y ellos si lo tienen; da igual comida que ferretería vas una de estas y no encuentras lo que necesitas para arreglar o cambiar las llaves de agua y esta gente la tiene como Ruperto Apululu. Creo que es tiempo de poner un stop y un basta que el pueblo necesita ya.

  • Felix dijo:

    Hace rato quiero comprarme una nevera de 5.5 pies cúbicos, cuesta 260 USD, imposible por las colas, turnos, etc. Sin embargo en revolico pulula este mismo producto en 550 CUC, terrible....

  • progreso dijo:

    Una de las principales deficiencias está en el control de estas ilegalidades, los inspectores no hace bien su trabajo (este organo no acaba de mostrar ser eficaz en cuba), soy de holguín y aqui llueve sobre lo mojado con lo relacionado con los sobre precios y las super violaciones de los mismos, los violadores están ahí mismo al lado de las carreteras, vendiendo la vianda, carne, etc y los inspectores no los ven o quizas las multicas que les ponen son de 100 o 300 .pesos cubanos.
    Ejemplo en la carretera del la placita de pueblo nuevo hasta el clínico hay varios Revendedores con la malanga a 12CUP, la yuca a 4cup (DURA), Boniato a 10CUP y los inspectores no actuan (porque estos persisten), hay que realizar acciones superiores con esto, aunque la oferta sea poca en el comercio estatal, no se puede permitir que esa gente esté acabando con nosotros con los precios.

  • Osmar dijo:

    Los negocios particulares son los que tienen muchos productos que no podemos encontrar en las tiendas. En la práctica estos negocios se han convertido o pronto se convertirán en las tiendas donde comúnmente tendremos que comprar productos y las tiendas estatales en los almacenes que nutren estos negocios

  • Matancero dijo:

    La solución es simple que el Estado permita la importación con carácter comercial a cualquier persona natural. PROBLEMA RESUELTO

  • JG dijo:

    Seguimos en lo mismo de tantos años, ocupados con las consecuencias del problema sin resolver las causas. Mientras el sistema no sea capaz de suministrar mercancía seguirán los inventos. Si en las tiendas se encuentra lo que se necesita con garantías y en el marco de la ley nadie acude al mercado informal y este desaparece a no ser que venda por debajo del precio de las tiendas oficiales.
    Deberían autorizar la figura de importador y vendedor de mercancía, el estado recibe un por ciento de lo importado por aduana sin gasto alguno y lo emplea en programas sociales que es la esencia de nuestro proceso. El estado debe de desocuparse de estos asuntos ya que la práctica ha demostrado que los particulares son más eficientes que ellos en estos menesteres. Si seguimos persiguiendo este fenómeno y no cambiamos la estrategia veremos en lo adelante estás mismas historias que ya conocemos perfectamente.

  • Jorge dijo:

    Con el tema de las nuevas tiendas online que abrio el estado en este momento de crisis solo a demostrado que no se puede comparar con ninguno de los sitios de compra venta en internet puesto que la ineficiencia de los encargados por parte del estado es mucha y si esto no cambia es imposible que pueda competir con el particular , deben reflexionar y hacerles la competencia en las ventas no eliminarlos como muchos piensan .

  • Alfredo dijo:

    No quieran hacer de esto un tema actual como si este fenómeno fuera de ahora, esto siempre existirá mientras la oferta por parte del estado sea tan pobre y la demanda tan alta.

  • Richard dijo:

    El mercado online existe y seguirá existiendo .Eso responde a ley del comercio. Cuna no produce lo que demanda su población y hay quienes a su coste sin robar ni malversar logra importar determinados bienes que ha pagado bien caro los costes de aduana y filetes. Para palear déficit en sus familias y un pequeño excedente lo vende para amortizar los gastos de transportación. Recuerden que estamos hablando de cantidades limitadas porque por ley Aduanal las importaciones están limitadas en cantidad y no pueden exceder de 1000. USD. Por otra parte coincido que si hubiera presencia de los productos en la red de tiendas nacional , el 100 % preferimos esta opcion.
    ¿ Dónde está el cemento en las tiendas que antes costaba 6.10 CUC? ¡¡¡¡¡ No existe !!!. Y nuestras casas se deterioran , necesitan mantenimiento y muchas veces tenemos que recurrir al mercado suboficial porque sencillamente No existe la oferta por el Estado. ¿ Cómo es posible que 1 lb de cerdo le cueste al pueblo 75 cup?. ¿ Cómo entender que no hemos sido capaces de aumentar la producción de cerdo . Estaríamos hoy en condiciones más favorables de soportar está carencia alimentaria en todo el país y será aún mayor. Seamos sensatos miremos y profundisemos en las causas que propician la escases y soslayemos la hipocresía de pretender desviar la atención.

  • Ricardo dijo:

    LA oferta restringida ocaciona que se den este tipo de fallas de mercado, la solucion a largo plazo no va a estar en mas regulaciones, sino en ampliar la oferta.

Se han publicado 612 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Yunier Javier Sifonte Díaz

Yunier Javier Sifonte Díaz

Graduado de Periodismo en la Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas en el año 2016. Periodista de Telecubanacán. En Twitter: @yunier_sifonte

Vea también