Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Compraventas online: Los “huecos negros” del comercio en Cuba

| 612 |

En Cuba cada día crece más el uso de la Internet y con ella el peligro de utilizarla para cometer delitos. Foto: Archivo.

Basta escribir “compraventa en Cuba” en el buscador de Facebook o Google y en segundos aparece una lista de grupos y páginas de Internet con variadas y surtidas ofertas. Electrodomésticos, celulares, ropas, calzados, muebles, automóviles, materiales de la construcción y otra larguísima lista de productos, son el rostro más visible de una práctica que cobra fuerza en el país, pero que desde hace años combina lo permitido con lo ilegal sin mayores contratiempos.

Surgidos en su mayoría a la par del proceso de informatización emprendido en la Isla, sitios web y grupos de redes sociales funcionan como vía útil para divulgar clasificados y promocionar negocios, pero también para adquirir productos ausentes por diversas causas de las tiendas estatales. En ese sentido, contribuyen a virtualizar el mercado negro y a ejercer actividades no autorizadas por las legislaciones vigentes.

Entonces, ¿qué sucede cuando se convierten en plazas para el encarecimiento y la reventa de productos? ¿Cómo se controla un espacio digital alojado en servidores extranjeros y en el que a menudo coexisten a la vista pública conductas delictivas sancionadas por las leyes cubanas? ¿Por qué una alternativa útil y necesaria se aleja cada vez más de lo legal? En un asunto tan complejo, las respuestas no llegan desde una sola dirección.

De altos precios, reventas e impunidad

En estos combos hay varios productos que solo se pueden adquirir en las tiendas estatales. Foto: Captura de pantalla.

Desde hace meses Erisley Rojas sigue una vez por semana el mismo protocolo. Apenas pone un pie en el suelo y revisa en su celular los mensajes que en la noche llegaron a su perfil de Facebook. Padre de una niña recién nacida, busca en la red social las mejores ofertas para comprar culeros desechables, uno de los productos escasos en las tiendas estatales, pero frecuentes en varios de los grupos digitales a los que pertenece.

“Por lo general trato de conseguirlos cuando los sacan en el mercado, pero a veces no me entero o cuando llego ya los coleros se los llevaron todos. Entonces no queda más remedio y busco en los grupos las ofertas más baratas. A veces tienes un punto fijo y es más fácil, pero en otras ocasiones uno debe buscar seguridad y mejores precios. Por eso primero envío un mensaje para preguntar y elegir. Aun así, casi siempre pago el doble y hasta el triple del valor original”, comenta.

Como le ocurre a este joven enfermero, otros miles de cubanos lidian a diario con un fenómeno que traslada al mundo virtual las mismas manifestaciones de ilegalidad y corrupción existentes en una parte del comercio tradicional. Entonces el acaparamiento, la reventa y los precios multiplicados ganan protagonismo. A Elba Recio, sin embargo, sí le ha ido bien en las redes digitales.

Ella es una de las tantas personas que utiliza los grupos de Facebook para promocionar su negocio de venta de pizzas y jugos naturales. Según dice, desde la colocación del anuncio notó una gran mejoría, “sobre todo asociada a personas que descubrieron el servicio y la comodidad de la red les permite solicitarlo hasta el hogar”.

Además del beneficio reportado para su negocio y el de otros colegas, Elba reconoce otras ventajas. Para ella, esos espacios permiten vender lo ocioso que una persona pueda tener en casa, así como la adquisición de productos altamente demandados. “Eso facilita la vida, porque si uno está dispuesto a pagar, siempre encontrará lo que necesita”.

Maritza Ramírez, una veterinaria de 36 años de edad, entiende la lógica de esa opinión, pero resalta un detalle importante: el valor de separar la promoción de negocios legales, de aquellos enfocados a aprovecharse de las necesidades de las personas.

“Vender latas de pintura en 50 CUC, paquetes de detergentes en 20, champú en 15 o un split en más de 600 CUC es cuando menos abusivo. Cuando he tenido necesidad de buscar algo en estos lugares siempre termino sintiéndome estafada, porque incluso si esas ventas fueran legales ni siquiera tienen un margen de ganancia justo”, comenta.

Lastimosamente, esas ofertas coinciden con otras aun más turbias. Una de ellas anuncia “materiales de construcción de todo tipo” e incluso pide llamar y preguntar “aunque no vea lo que busca”. Otra brinda “cajas decodificadoras Konka para la televisión digital”, algunos más venden “colchones Konfort con calidad y garantía”, o paquetes de café ¡Hola! “a un dólar cada uno y a dos si el servicio es a domicilio”.  

El café de la canasta básica también está en venta en algunos de los grupos de Facebook. Foto: Captura de pantalla.

En tiempos de COVID-19 crecen también las propuestas de aceite, detergente, mayonesa y otra larga lista de los mismos productos que muchas veces escasean en las tiendas estatales. Los vendedores más creativos incluso conforman combos y muchos de ellos incorporan la opción de llevar la compra directamente hasta la casa.

Para Armando Márquez, un auditor jubilado tras más de 40 años de experiencia, una palabra salta a la vista: impunidad. No le falta razón.

“Aun cuando este tipo de reventas son ilegales, muchos ofrecen información personal a la vista pública, exigen pagos carísimos y asumen la postura de «si no te gusta no compres». Incluso, algunas imágenes muestran productos fotografiados dentro de las tiendas estatales o con sellos de empresas cubanas. Es una actividad tan común que muchos la ven como normal”.

A su argumento bien se le pueden agregar otras preguntas para entender un fenómeno que es el punto final de una cadena con varios eslabones menos visibles. ¿Todos los productos salen únicamente de los acaparadores en las colas? ¿Cómo es posible que algunas mercancías, como las pinturas industriales o el cemento, prácticamente no existan en tiendas estatales, pero casi nunca desaparezcan del mercado negro? ¿Qué sucede cuando los artículos provienen de la importación?

Más allá de respuestas vinculadas indiscutiblemente a la insuficiente producción nacional, la lucha contra la corrupción, al deficiente control económico, al escaso impacto de inspectores estatales y a las propias limitaciones del comercio estatal, dos verdades quedan claras.

De un lado, que el problema esencial no radica en la existencia de espacios virtuales para la compraventa, sino en las desviaciones que los dañan. Del otro, que es hora de comenzar a frenar una práctica desgastante para Cuba.

Productos importados vs nacionales: ¿Ser o no ser?

La reventa de productos estatales es para muchos el peor problema de estos espacios. Foto: Captura de pantalla.

Un rápido ejercicio de búsqueda en Facebook arroja un interesante y asombroso resultado: solo bajo el nombre de Revolico —el sitio web de clasificados más conocido en Cuba— aparecen 95 grupos distintos dedicados a la compraventa en el país. Entre todos tienen más de cinco millones de miembros, aunque obviamente muchas personas repiten presencia en varios de ellos. Existen muchos otros grupos y listarlos todos es cosa de titanes.

Esa expansión la ha visto Daniel, administrador de un grupo con más de cien mil integrantes. Quizás por aquello de no convertirse en voz mientras otros prefirieron callar, pide ocultar su verdadero nombre para hablar con Cubadebate. Así, explica que los sitios de compraventa surgieron para “dar espacio a un mercado necesario para nuestro país, aprovechando las facilidades de Internet”.

Dicho de esa forma no deberían existir inconvenientes. A fin de cuentas, salvo excepciones relacionadas con la pornografía, el tráfico de órganos, la incitación a la violencia, los delitos sexuales o contra el honor, publicitar la venta de bienes o servicios aceptados por la ley no vulnera alguna disposición existente en el país, ni los términos de uso de las redes sociales. Sin embargo, una mirada más atenta descubre otro panorama.

Tanto en grupos de redes sociales como en sitios web es posible encontrar tres grandes conjuntos de ofertas: las de productos o servicios autorizados por las legislaciones vigentes, las de mercancías importadas y las de equipos o productos vendidos en las tiendas cubanas. El problema aparece en el caso de los dos últimos, los más comunes a simple vista.

Tomando como base los primeros 95 grupos de compraventa que muestra Facebook, es posible apreciar que desde 2016 a la fecha han ocurrido cuatro picos en el surgimiento de ellos. Nótese que los dos últimos están vinculados a contextos de gran tensión económica. Fuente: Elaboración propia.

En ambos casos, tanto la comercialización de productos importados como la reventa de otros adquiridos en la red de establecimientos comerciales viola lo establecido en el país. Asimismo, para quienes pertenecen al sector no estatal, también contraviene lo dispuesto para el ejercicio de su actividad. No obstante, ya sea en los mercados físicos como en los virtuales, son disposiciones con escaso cumplimiento.

Para Enrique, administrador de otro grupo de Facebook, sí debería permitirse la venta de productos traídos del extranjero. De acuerdo a su criterio, ese no debería considerarse como un negocio ilícito, porque las personas cumplen las disposiciones aduaneras a la hora de entrar al país.

“Quienes venden electrodomésticos, por ejemplo, en su mayoría son cubanos que viajan al extranjero y traen esos equipos de acuerdo a las cantidades permitidas. Ellos pagan su pasaje, pagan su impuesto en la aduana y muchas veces el soborno necesario para pasar rápido o infringir la ley”, comenta con una lógica donde la corrupción parecería una cuestión menor.

Su argumento lo comparten buena parte de los dueños de negocios, compradores e incluso un amplio sector de la población, que ve allí la oportunidad de adquirir bienes o modelos inexistentes en las tiendas cubanas. Algo similar ocurre con celulares, ropas, calzados y otra buena lista de productos que llegan del exterior y van a parar a Internet.

Si bien en un futuro la prohibición de importar mercancías con fines comerciales pudiera revisarse, tanto en los pagos como en las cantidades, lo cierto es que en la actualidad no es una actividad permitida. Además, muchos productos entran el país no como gestión personal de emprendedores, sino como parte de otra operación ilegal encabezada por las conocidas “mulas”.

Junto a ello, ¿dónde quedan en ese esquema los acaparadores y coleros tan habituales en las tiendas cubanas, incluyendo las abiertas hace solo meses y enfocadas al comercio de equipos electrodomésticos? ¿Qué pasa con quienes no son trabajadores por cuenta propia y también se dedican a la compraventa en sitios y grupos en Internet?

Legislaciones y reglas: Palabras al viento

¿De qué lugares sale una cama fowler, un regulador de oxígeno y otros equipamientos sanitarios? Foto: Captura de pantalla.

Para Osvaldo Benítez, un informático de 29 años asiduo visitante a grupos y sitios de compraventa, la reventa de productos sacados de almacenes y tiendas cubanas provoca indignación. Según dice, en el caso de los productos importados los precios son abusivos y oportunistas y deberían controlarlos, pero lo que sí no se debería permitir de ningún modo es la venta de mercancías sacadas de instituciones estatales.

Cuestionados específicamente sobre ese asunto, la mayoría de los administradores que aceptaron responderle Cubadebate aseguraron que cada usuario es libre de promover sus productos o servicios y ellos no velan por el contenido de las publicaciones.

No obstante, ante el interés mostrado en el tema, varios grupos cambiaron la configuración de privacidad y ahora una persona debe ser miembro para ver los post. Para un buen entendedor, solo eso basta.

Amanda, una de las administradoras que accedió a brindar sus impresiones, explica que casi ninguno de ellos obtiene ganancias por moderar los grupos. A su vez, dice que en este mercado informal las reglas son muy claras: no hablar de política, nada de desnudos o pornografía, respeto entre los usuarios y evitar el contenido spam.

“No estamos para controlar el origen de los productos o si la persona tiene un negocio o no. Por ejemplo, si alguien va con toda su familia a una tienda y acapara detergente, lo roba ella misma de un local o lo revende luego de comprárselo a un tercero, ¿cómo podemos saberlo nosotros? Es el Estado quien debe velar porque esos productos no lleguen al mercado negro”, asegura Amanda.

Aunque algo de cierto existe en esa reflexión, aquí se obvia un detalle importante: robar, receptar, acaparar y especular, son hechos delictivos, no una actividad que alguien decide aceptar o no. Si bien no es responsabilidad de los administradores de los grupos llevar adelante una investigación para dilucidar la procedencia de cada producto, al menos sí debería serlo no adoptar posiciones pasivas y complacientes ante lo evidentemente ilegal.

Por su parte, si alguien desea mantener su oferta por más tiempo en los primeros lugares de la lista en las páginas en Internet de más renombre, debe contratar un servicio que oscila entre los 25 y los 200 dólares. Ellas sí dejan claro que los anuncios no deben violar la legislación del país, pero cualquier revisión demuestra que es una norma incumplida.

Quizás por eso es posible comprar en 250 CUC una cama fowler “con su colchón como las que hay en los hospitales en terapia intensiva”, así como una silla de ruedas en 40 o un regulador de oxígeno medicinal en 50 CUC. Otros anuncios divulgan servicios de prestamista, envío de remesas, importador de mercancías, compraventa de divisas, actividades sexuales y venta de animales exóticos, todos expresamente prohibidos por diversas normas jurídicas.

Para Erich García Cruz, el joven creador y administrador de Bachecubano, uno de los sitios web de clasificados más populares del país, los usuarios aceptan un código de ética y los términos y condiciones, por lo cual se hacen responsables de los anuncios publicados bajo sus perfiles. No obstante, él sí considera necesaria una curaduría de la información para alertar ante posibles delitos.

“Eliminamos anuncios sospechosos. Nuestro deseo es adoptar el modelo de eBay, donde los vendedores pasan por un proceso de validación y verificación fiscal, pero aun no tenemos los recursos legales para ello. Queremos ordenar y facilitar la compraventa para que se mantenga bajo los estándares de la legalidad al cien por ciento. Ciertamente tenemos menos anuncios, pero el aporte es que los existentes sean válidos y fidedignos”, explica.

El ejemplo de Bachecubano parece una excepción si se miran los clasificados publicados en otros sitios con iguales objetivos. A su vez, en medio de un panorama con tantos matices, parece alertar sobre una verdad fundamental: eludir responsabilidades es tan perjudicial como no enfrentar los problemas surgidos en un escenario en crecimiento. Ir a la par de ese desarrollo, más en lo práctico que en lo jurídico, es ahora mismo una tarea pendiente.

¿Qué dicen los tribunales?

Para Arianny Casas, es igual un delito cometido en Internet que en un mercado físico. Foto: Yunier Sifonte/Cubadebate.

Para Arianny Casas Pérez, Presidenta de la Sala Primera de lo Penal del Tribunal Provincial Popular de Villa Clara, un elemento resulta fundamental para analizar la compraventa en sitios de Internet y grupos de redes sociales: como mismo avanza la tecnología y surgen buenas maneras de utilizarla, también lo hace el uso de ella en función de actividades ilícitas.

Según dice, aun cuando una parte de los medios para cometer los delitos sean distintos e incluso nuevos, sí se mantienen iguales las tipicidades y las formas de juzgarlos. No obstante, en este punto aclara otro tema cardinal: para un tribunal no existe diferencia entre una violación cometida en el plano físico o en el virtual.

Esa opinión la comparte el Dr. C. Jorge Luis Barroso González, Profesor Titular de Derecho Penal en la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas. Para él, lo relevante está en el carácter de la actividad, y no tanto en las maneras o soportes de realizarla. “Si es una acción ilícita esa condición no cambia si ocurre en el portal de una casa, en un mercado o en Internet. Lo ilegal no radica en el modo, sino en el contenido del hecho”.

Para el experimentado jurista, analizar el fenómeno también pasa por estudiar el actuar de quienes fundan u organizan los espacios dedicados a la compraventa en Internet. Según explica, si los administradores asumen su función como un negocio y obtienen por ello una ganancia, entonces ejercen un negocio no autorizado en el país.

De lo contrario, si no reciben compensación alguna, habría que entender su gestión como una colaboración con la actividad prohibida de otros, y eso también pudiera tener consecuencias legales. En ambos escenarios, delimitar responsabilidades y caracterizar cada parte del proceso tiene una importancia capital.

Por su parte, la Presidenta del Tribunal Provincial Popular de Villa Clara, Elena Margarita Cabrera Figueroa, reconoce que todos los casos deben verse en su individualidad para considerar las especificidades de cada uno. Aun así, asegura que la mayoría de las conductas vistas en estas páginas y grupos podrían configurar delitos de receptación, así como de especulación y acaparamiento.

“No obstante, por la forma en que funcionan un gran por ciento de estas actividades, el delito que más pudieran tipicar es el de actividad económica ilícita, sobre todo si tenemos en cuenta la reiteración de los actos o el volumen de bienes. Esa es una mirada rápida, pero lógicamente un tribunal es el único encargado de  delimitar cada aspecto”, agrega.

Con la calma propia de quien ha impartido justicia por varios años, ella recalca un asunto no menos trascendente: en el caso específico del sector no estatal, existen un grupo de medidas administrativas aprobadas para sancionar las contravenciones en el ejercicio del trabajo por cuenta propia. “El recurso penal se emplea una vez agotadas otras vías”.

De acuerdo al Decreto Ley No. 357 del 2018, las normas prevén desde las notificaciones preventivas hasta la confiscación de la vivienda, siempre en dependencia del tipo de infracción o la reincidencia. Por ejemplo, violar el alcance de la actividad —una de las faltas cometidas con mayor frecuencia en el sector—, recibe una multa de dos mil pesos cubanos y la cancelación de la licencia por el plazo de hasta dos años.

Sin embargo, el artículo 4 de ese documento deja claro que “cuando la contravención cometida pueda ser constitutiva de delitos, la autoridad facultada impone la medida que corresponda y da cuenta de tales hechos a las autoridades correspondientes”. Entonces llega el eterno dilema: sancionar por vías administrativas o penales. Y mientras se resuelve esa cuestión, en mercados físicos y virtuales el delito no se detiene.

Quizás por eso, cuando en algunos espacios se tratan estos temas, una pregunta siempre aparece entre abogados, jueces y fiscales: ¿existen en Cuba herramientas legales para juzgar actos delictivos cometidos en Internet o con empleo de medios digitales? Si se le pregunta a Arianny Casas, su respuesta llega casi al instante.

“El hecho que taxativamente no estén escritos en el código penal delitos o sanciones vinculadas específicamente al uso de Internet o las redes sociales para la venta de productos ilícitos, no significa un gran impedimento. Los jueces tenemos la posibilidad de interpretar los artículos y contamos con las herramientas para hacerlo. Lo importante es que nuestro pensamiento marche parejo a la evolución de la sociedad”, asegura.

No obstante, la joven jurista sí confiesa que tanto para el enfrentamiento como para el acto de impartir justicia sería mucho más factible la existencia de un título en el Código Penal dirigido expresamente a ese tema. La Presidenta del Tribunal Provincial Popular de Villa Clara piensa similar y recuerda la importancia de la especialización en este y otros asuntos.

Entonces, si existen instrumentos legales para enjuiciar este tipo de actos, y si administradores como Erick reconocen que “no estamos hablando de un nicho de negocios en la Internet profunda, sino de un lugar donde la información está disponible también para las autoridades, ¿cómo es posible que los tribunales de Villa Clara hayan esperado hasta junio de 2020 para recibir su primer caso surgido de este tipo de prácticas?

19 compras en ocho semanas

En Santa Clara, las autoridades del Ministerio del Interior operaron su primer caso a partir de los anuncios de ventas en redes sociales. Foto: Captura del perfil personal en Facebook.

Era un rostro habitual en los portales de la tienda Las Villas, la única de la provincia dedicada a la venta de equipos electrodomésticos en moneda libremente convertible. Uno de los grupos de Facebook surgidos en Santa Clara y dedicados a la compraventa de productos lo tenía como uno de sus miembros más activos. Al parecer el negocio daba frutos, o al menos así fue hasta que el 10 de junio de 2020 un operativo policial lo detuvo.

Según informaciones brindadas por el Ministerio del Interior en Villa Clara, el trabajo operativo detectó las ofertas de equipos electrónicos de alta gama que habitualmente promocionaba en la red social. A todas luces era una venta ilícita, pero los primeros resultados de la investigación no hacen más que asombrar.

En las últimas ocho semanas, este ciudadano realizó 19 compras en el establecimiento comercial, todas con una misma tarjeta magnética registrada a su nombre. En cada ocasión no adquirió más de dos equipos y cualquiera podría pensar que hasta aquí no ha cometido ilegalidad alguna. Sin embargo, la pesquisa continúa arrojando luces.

La Oficina de Seguridad de Redes Informáticas de la provincia confirmó que las fotos colgadas en su perfil personal para promocionar la venta coinciden con los productos adquiridos en la tienda. Asimismo, el celular que ofrece en los post como número de contacto efectivamente le pertenece y está en su poder.

De acuerdo a los primeros datos, solo en los últimos dos meses asistió trece veces a la tienda y compró diez hornos, un fogón, cuatro sandwicheras, dos moledoras de especias, una nevera y otra bicicleta eléctrica. En total invirtió 2130 dólares.

Romper la barrera de lo virtual

Para la Vicefiscal de Villa Clara, tiempos nuevos merecen maneras distintas de enfrentar el delito. Foto: Yunier Sifonte/Cubadebate.

Yulexay Domínguez Serrano tiene su oficina al final de un largo pasillo. Es un lugar sobrio y organizado con una mesa de reuniones que ocupa casi todo el espacio. En una esquina tiene una computadora; a menos de un metro, un buró con varios documentos encima. Lo ideal sería que más de uno tuviera elementos sobre los casos que aun no llegan a los tribunales. Pero Yulexay es discreto y prefiere no divulgar detalles hasta no cerrar cada proceso.

Es el Jefe de la Unidad de Investigaciones de Delitos Económicos del Ministerio del Interior en Villa Clara y sabe que enfrentar ilegalidades vinculadas al mundo digital tiene particularidades significativas. Aunque asegura que sí existe un seguimiento a esta modalidad, sobre todo a partir de la situación generada en el país por la COVID-19, reconoce lo complejo de llevar adelante una pesquisa en este ámbito.

En primer lugar, habla de la necesidad de conocer quién es verdaderamente el anunciante. A fin de cuentas, una persona puede utilizar un perfil falso o incluso suplantar la identidad de alguien más para camuflar su actividad. De igual manera, tiene la opción de poseer varios perfiles y alternarlos para evitar una sobreexposición en las redes.

“Otro elemento a tener en cuenta es que muchos de estos anuncios incorporan números de teléfono como contacto entre el comprador y el vendedor. Entonces habría que comprobar a quién pertenece ese número y si el dueño y el anunciante son la misma persona. Luego de esos pasos, el camino es identificar también la procedencia de la mercancía”, comenta.

Si bien los sitios y grupos para la compraventa no aparecieron realmente con el nuevo coronavirus, al menos reconocer su existencia y comenzar a estudiar cómo enfrentar el problema significa un muy importante primer paso. A su vez, aunque en verdad el contexto digital impone maneras distintas de combatir el delito, lo virtual termina necesariamente en un espacio físico.

Para Elina Ávalos Manresa, Fiscal Jefa del Departamento de Procesos Penales de la Fiscalía Provincial de Villa Clara, no es imposible llevar adelante investigaciones centradas en las ilegalidades que se cometen a través de los espacios digitales para la compraventa. No obstante, reconoce la necesidad de adoptar nuevos mecanismos, pero también formas distintas de pensar.

“Se trata en primer lugar de comprender el escenario donde nos movemos. Por ejemplo, el final de la compraventa concluye con la entrega del producto y la recogida del dinero, ya sea porque el cliente lo busca en un lugar acordado o porque el vendedor lo lleva a domicilio. Entonces ya no hablamos de una posible persona camuflada detrás de códigos digitales, sino de un ciudadano físico, en un espacio físico, cometiendo un delito a ojos vista”, explica

Por su parte, para la Presidenta del Tribunal Provincial Popular de Villa Clara, un asunto clave en cualquier investigación radica en el cumplimento de las normas para garantizar el debido proceso. Para ello, la obtención de “elementos concretos que permitan comprobar el dicho en toda su extensión” tiene una relevancia capital.

“Cualquier persona tiene el derecho de formular una denuncia y abogamos porque así sea, pero llevar un caso ante los tribunales, y aun más, juzgarlo, requiere de pruebas físicas. La investigación debe ser muy efectiva para garantizarlas y poder impartir justicia en correspondencia con ellas”, agrega.

En lo que sí todos coinciden es en un elemento: la necesidad de elevar la cultura jurídica para que muchas personas no continúen viendo sucesos delictivos permitidos por largo tiempo como algo común. “El mercado somos nosotros y si tenemos convicción de que muchas cosas habituales en sitios y grupos de compraventa no están bien, ya tendremos un primer paso para enfrentar el problema”.

Eliminar las ilegalidades en sitios y grupos virtuales no ocurrirá de la noche a la mañana. Tantos años de crecimiento e impunidad, tanto dinero invertido en compras fuera de la ley y en articular cadenas delictivas al interior de mercados y almacenes, complejizarán el proceso.

Vencerla implica además, por encima de todo, aumentar las ofertas y garantizar en los mercados estatales productos muy demandados hoy. Luego, solucionar los mismos problemas que dañan al comercio tradicional: desvío de recursos, corrupción, ausencia de un mercado mayorista para abastecer al sector no estatal y escaso rigor tanto por parte de los inspectores como por las autoridades policiales a la hora de enfrentar estos delitos. Sin embargo, es un realidad que no se puede ocultar.

En medio de un panorama tan complejo la clave está en no demonizar iniciativas que legalmente pueden servir de mucho a la vida del cubano. Se trata de asumir su imparable crecimiento, y también sus intentos por desviarse, con inteligencia, actualización jurídica, constancia y eficiencia para cerrar los agujeros oscuros por el que muchas veces se fuga buena parte del esfuerzo de un país.

Se han publicado 612 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • apl dijo:

    En el caso de la importación de artículos por aquellos que viajan al exterior, ellos traen lo que les está permitido por las actuales leyes, pagando sus impuestos en la aduana; no veo mal que exixta la venta de esos artículos, muchos de los cuales no los encuentras en las tiendas.
    Por otra parte debería revisarse esa legislación pues si el Estado no es capaz de mantener las tiendas llenas de productos, ni siquiera de artículos de primera necesidad, pues los que pueden viajar, que los dejen importar con caracter comercial, con los pagos correspondientes de impuestos aduaneros (no abusivos) y que ellos puedan vender sus artículos a precios (tampoco abusivos) que les deje un margen aceptable de ganancias.
    Sabemos que el problema no es sencillo pero tenemos un problema mayor: nuestro país está lleno de prohibiciones y restricciones.
    Hasta hace pocos años no se podían vender casas y carros y se hacía igual ilegalmente, afortunadamente ya hoy es legal y todos nos beneficiamos, incluyendo el estado por concepto de recaudación por los trámites a realizar. Formulen leyes que abran, que estimulen, que desarrollen y no leyes que prohiban y restrinjan, verán que todos saldremos beneficiados.
    Lo de las importaciones con caracter comercial es solo un ejemplo en el cual se evidencia que se puede aumentar las ofertas a la población de disímiles artículos, siempre con un margen de ganancia aceptable, y a precios aceptables.
    Si tenemos como consigna No Al Bloqueo de EU, comencemos a derribar el bloqueo interno que a veces se torna tan dañino como en estadounidense.
    Ah y que conste, nunca he sacado ni pasaporte para viajar.

    • Yordany dijo:

      Totalmente de acuerdo.

    • Papirriki dijo:

      Nada malo hacen, sacan del país unos 10 mil millones de dólares, los convierten en pacotilla que luego venden al doble, sin pagar impuestos sobre ventas sin ninguna utilidad social para el país.
      No debe confundir el impuesto de nacionalización de mercancías importadas para uso personal, con el que pagan los TCP por los ingresos percibidos.
      Eso pasa solo aquí, nada que ver con el capitalismo, allá es CONTRABANDO y muy sancionado por sus leyes.

  • maria dijo:

    Muy bueno este artículo, los revendedores, coleros etc, están muy fáciles de coger, están en todas las tiendas, en MLC, CUP, etc, 10 cuc Por un turno. En Revolico, Ofertas.cu, uno resuelve muchas cosas necesarias, es una pisibilidad de uno anunciar ofertas de articulos que ya no usa, ahora lo que se sabe que es robado de almacenes, tiendas se debe prohibir, no sabía que lo que importan las personas está prohibido vender, el que tenga el dinero y quiera comprarse unos Zapatos porqué no hacerlo ya que en nuestras tiendas el que se dedica a realizar estas compras, lo que compran es lo que ya no se usa, hacen inversiones en ropas y zapatos feisimos, que se echan a perder. Esto debe revisarse y todos saldremos favorecidos. En revolico hay muchos estafadores, te venden pintura sellada y es falsa y no puedes reclamar pq es ulegal.

  • Iran dijo:

    Excelente artículo si lo miramos en conjunto. Ya todos conocen el problema, la prensa el gobierno, el pueblo. Ahora, cuál será la solución? Espero que no sea botar el sofá, como sucede casi siempre.

    • Concuerdo dijo:

      Comparto su opinión. Ojalá que no sea la misma solución que se le ha dado a 5ta y 42, con su envió a domicilio con un retraso de más de 40 días, y todos sordos, ciegos y mudos.

  • Palmiche dijo:

    Muchas de estas situaciones se podrian evitar si se estableciera un sitio oficial de compraventa como existe en todos los paises del mundo, por ejemplo MERCADOLIBRE que esta presente en todos los paises de latinoamerica, eso permitiría más control. El mercado negro siempre ha existido y siempre va a existir porque va de la mano de las carencias y de las necesidades insatisfechas, su variante digital va tomando cada vez mayores dimensiones, sin lugar a dudas hay que ponerle coto pero con soluciones creativas que resuelvan el problema y no como casi siempre hacemos los cubanos, botamos el sofa por la ventana y los problemas siguen sin resolverse.
    Meter preso a quien vende los culeros desechables al doble del precio, eso esta muy bien, pero 10 minutos después aparecerá otro que igual tendrán que meter preso y así la cadena, porque mientras no hallan a la venta a precios normales, siempre habrá alguien con dinero suficiente para comprarlo o con una necesidad tan grande como para priorizar la compra, la verdaddera solución es que esten a la venta al precio normal de manera tal que no le resulte negocio a nadie revenderlos al doble del precio, entonces no habrá venta de culeros desechables ni será necesario meter preso a nadie, la solución es resolver el origen del problema para que el problema no se de, como bien se dice, matar al aedes es la solucion para que no halla dengue, entonces......... ahhhhhh y no siempre la culpa es del bloqueo, que ese siempre esta a mano.

  • Carlos Manuel dijo:

    Y dónde estábamos todos durante todos estos años desde que surgieron estos sitios de ventas por internet?

    Cuántas veces se realizaron denuncias que nunca fueron atendidas y engavetadas?

    Saludos

    • Dennise dijo:

      Realmente tuvo q llegar el coronavirus para detenerse en eso de las ilegalidades,En Cuba siempre ha existido lo ilegal,ahora bien en el artículo no lei por ningún lado la solución del problema. Alguna medida que me diga a mi que finalmente puedo ir a la tienda encontrar el producto y pagarlo al precio que es como por ejemplo y muy sencillo nuestra malta Bucanero.No quiero que expongan el problema que ya se conoce, escriban un artículo con la solución.

    • Zugor Seg. dijo:

      ...muy buenas preguntas, que requieren, cuando menos, respuestas; sería muy interesante...

  • Cubano dijo:

    Es que en cuba todo es delito, si el estado no tiene capacidad para cubrir la necesidades del pueblo pq el particular no lo puede hacer en el ambito de lo legal claro, una persona q importe y pague los arranceles pq no puede vender sus productos eso deberian permitirlo si al final las tiendas cubanas estan vacias, los precios altos lo dan la escases de productos q hay en cuba

  • Leo dijo:

    Pienso que en niestro pais ya las leyes deben actualizarse y sobre todo dictar medidas que protegan a la población y su alimentación fundamentalmente ya que existen personas que a pesar de tener un novrl económico aceptable solo piensan en reventas y en su bolsillo. Sin embargo existen otros que por desgracia no pueden ni adquirlo por la izquierda como vulgarmente se dise. Por ejemplo hace un lagro tiempo que no veo cerveza bucaneroen las tiendas cubanas, ayer fui a comprar algo a una casa y tenian esta cerveza a 30 pesos. Y entonces me ppregunté: hay o no hay?, de donde lo obtuvieron?... Felicidades por el artículo. Ojalá se hayen todas las ilegalidades que actualmente corrompe a la sociedad cubana actual. Saludos.

  • Isabel dijo:

    Excelente articulo, hace rato debieron haberlo publicado, y sigue la piramide mas que invertida. Los trabajadores de este pais no tenemos que comer,ni nuestras familias porque estamos todo el tiempo en el trabajo y el salario no nos alcanza para pagarle a los revendedores.No se cuando el estado va a tomar medidas al respecto. En mi cuadra hay un solar donde todos los que lo habitan, ninguno trabaja desde hace mucho tiempo y son totalmente subsidiados por el estado, molestan con sus escandalos y fiestas. Pero desde que comenzo la pandemia, tienen trabajo, duermen ahora y dejan descansar a los vecinos, porque saben que deben de madrugar a hacer sus colas y luego vienen cargados con los productos a revender. Le relaciono el listado: Paquetes de pollo de 3 cuc a 10 cuc, los de 8cuc a 20 cuc, pomos de aceites a 4 y a 5, Detergente de 1 kg a 15 cuc y asi sucesivamente. Las tiendas virtuales otro negocio mas, los mismo trabajadores separan la mercancia por un precio para esos mismo revendedores y para sus familias y amigos. No tiene fin esta historia. Los trabajores, una parte del pueblo que si hace por este pais, no tenemos como resolver el tema de la comida, porque estamos todo el tiempo en el trabajo o trabajando para este..Es una pena, y parece no tener solucion. Un trabajador que reciba un salario no tiene dinero para comprar todos los dias en la tienda. Las caras en la colas son siempre las misma, se ha converito en un empleo para los que no quieren trabajar. Y no me digan que el personal de la policia que cuida las colas no se da cuenta.Por favor.

  • Joselu dijo:

    Si las leyes no se cumplen es como si no existieran. No entiendo como se dice que este tipo de delito relacionado con la actividad de Internet no está tipificado en el código penal y al mismo tiempo se dice que existen artículos del mismo que se pueden interpretar para que se pueda criminalizar. Existe una incongruencia en esto y debe revisarse porque conduce a interpretaciones erróneas de la ley.

  • Caña dijo:

    La única manera de eliminar estas ilegalidades es brindar formas legales de hacerlo y que estás sean más eficientes y ventajosas para el cliente

    • Loli dijo:

      Caña: Muy de acuerdo con su comentario.

  • YOYO dijo:

    Mucho había demorado hacer un comentario sobre este tema creo yo que la mayor responsabilidad la tiene el estado en no actuar,decir que la responsabilidad es de los grupos es la salida fácil y provocará la innovación de otro método más discreto de promoción.Un trabajo tan sencillo como el del periodista que hizo este escrito apoyado en las miles de denuncias hechas por la población por esta y otras vías chequear las compras en las tiendas en USD lo importante es ir directo a los vendedores de productos que se obtienen en el mercado nacional y autorizar y legalizar a los que los importen

  • Joaquín Duran dijo:

    Considero un excelente artículo, que debiera tener publicación en los medios.... Muy educativo y profiláctico...
    Para el estado, pese a los serios problemas económicos, tiene que existir coherencia en su oferta y en el cuentapropismo, que se realiza por cualquier vía.... Pues de lo contrario al no existir un mercado mayorista, todo lo que se vende en nuestro país, casi todo es reventa, con buena ganancia para el vendedor y gran afectación para el bolsillo de los cubanos...
    Todo ello, considero el caldo de cultivo, para las ilegalidades y también se ha dejado a la espontaneidad, carencia de un trabajo más sistemático entre las autoridades administrativas y hasta policiales que nos hacen convivir y actuar, como si fuera una situación normal.....
    Muchas gracias

  • Uno ahi dijo:

    es increible que vendan todas esas cosas y no pase nada. ademas, saber quienes son es sencillo, solo tienes q comprarles algo. esto de los revendedores ya no da mas, hasta cuando???
    PD: mucho cuidado cuando se habla de actividades sexuales, en ningun lugar dice que estan prohibidas.

    • Ana dijo:

      Señor la corrupción d menores, la pornografía están prohibidas en el código penal y la prostitución sale por el conocido peligro o sea una medida predelictiva, cuidado no aliente conductas contrarias a lo permitido pues no es leer es saber leer y buscar la información adecuada, note en el artículo la parte de la interpretación

  • playazul dijo:

    El mercado electronico existe en todos los paises del mundo al iqual que el mercado informal o donde puedes comprar lo mismo que se oferta en los comercios. Solo dos grandes diferencias de este negocio en Cuba.
    1. Los precios son menores a los de los comercios.
    2. EXISTE DE TODO. TANTO EN INTERNET, COMO EN LOS MERCADOS INFORMALES ( CANDONGAS) Y EN LOS COMERCIOS. DE HECHO EXISTE LA VENTA AL POR MAYOR.
    Solo en Cuba hay tanta crisis en los comercios, de ahi las ilegalidades.
    Sl2.

    • jpuentes dijo:

      Amigo: la crisis no justifica el robo, la impunidad y la poca accion en ese sentido de la PNR

      • Uli31 dijo:

        No creo q nadie justifique el robo. Pero deben haber vías legítimas q perimtan el comercio minorista. No tiene sentido q te permitan determinada actividad económica y q no exista un mercado mayorista para eso. La gente necesita resolver sus necesidades básicas y ningun estado no puede hacerse cargo de todo. Además, siempre qué la ganancia sea producto del trabajo es legítima, eso es lo que se debiera promover. Q todo el mundo aporte y se generarán más bienes a la sociedad q es lo q necesitamos

      • jpuentes dijo:

        Cierto, hay lentitud en la creación de un mercado mayorista: pero pregunto: Hay abastecimientos para que un mercado mayorista en Cuba prospere?. Hay abastecimientos para mantener abiertas 20-40 tiendas virtuales?. Por qué si todos los ordenamientos juridicos han cambiando su cuerpo legal en funcion de los delitos en las redes, Cuba piensa que no debe hacerlo?. Por qué si estos delitos son robo, estafa, desvios, hurto, etc, la PNR no actua en consecuencia?. Es cierto lo de la suplantacion de indentidad, y no es nuevo en los entornos juridicos del mundo, pero todos estos delitos tuvieron que ser textualizados en los cuerpos juridicos y funcionan y hay jueces y operadores juridicos especializados para ellos, porque en Cuba, no?

  • Juan José. dijo:

    Estas ilegalidades, como tantas otras que todo parece comienzan a enfrentarse ahora, llevan años a la vista de TODOS con el consentimiento y hasta el comprometimiento de no pocas autoridades, a pesar de las reiteradas denuncias del pueblo por todos los medios y en cualquier parte, que en no pocos casos ha perdido la confianza ante tanta y tan sistemática impunidad. Esta modalidad específica (comercio virtual) es un claro ejemplo para desmentir a quienes (casi siempre los mismos que llevan años en sus cargos sin actuar) que constantemente recaban la necesidad de la denuncia para tomar medidas. El comercio electrónico es de acceso público y al igual que los acaparadores, especuladores y revendedores llevan años actuando impunemente y a la vista de todos, es fácil identificarlos y llegar a ellos, quien teniendo la obligación no lo hace es porque no quiere. Lo mas preocupante es que a pesar de todo lo que se está haciendo y la publicación del enfrentamiento por el NTV casi a diario, estas ilegalidades y conductas delictivas se mantienen.

  • Belkis R dijo:

    En mi opinión hay muy poca oferta y demasiados "No se puede". Es una ley que los precios están determinados por la cantidad de ofertas. Lo que hay es que buscar maneras de aumentar las ofertas para que bajen los precios. Por qué satanizar a las personas que importan mercancías? Por que ponerles trabas y miles de restricciones? Por qué el estado no acaba de ver esto Como una posible solución al problema de la escacés de oferta y de esa manera ir buscando paulatinamente el aumento de ofertas y por consiguiente la baja de los precios de los productos? Hay que sumar, no restar, hay que permitir y no prohibir. Sino estaremos atados de pies y manos toda la vida

  • nelys dijo:

    Muiy buen articulo, lo que si pienso que se debe buscar bien la raíz de donde salen todos esos productos que publican en los rebolicos, porque lo que si es una realidad que son del estado aqui nadie fabrica todas esas cosas que se venden para que se tomen medidas con todos esos revendedores que se aprovechan de la ocasión para revender,que es eso de vender desodorante ha mas de 6 dolares, la pasta dental eso es por citar un ejemplo, es cierto lo que dice Ivan Peña, todos los días hay más jovenes sin trabajar y eso hay que acabrle de poner fin, hasta cuando vamos a tener personas sin trabajar que reciben lo mismo por igual que el que trabaja sin embargo no aportan nada al estado, se pasan el dia en las calles sin hacer nada y cuando sacan algo en las tiendas son los primeros en comprar para revender y el que trabaja no puede optener nada.

  • Mbm dijo:

    Buen artículo, debería ir al espacio de temas jurídicos para conocimiento de todos, a ver si detenemos el abuso de unos cuantos. Me indigna mucho Ver los productos de las tiendas nuestras siendo ofertados a precios alarmantes por poner un ejemplo de algo necesario pasta dental close un $5.25 cuc más $3.00 cuc de transporte... Así no se puede continuar.

  • edo dijo:

    Sin embargo a pesar de todo lo correcto que dice el artículo, hay aristas que no se toman en cuenta devidamente. Pongamos el ejemplo de Holguín. En la Radio Holguinera desde hace muchos años hay un espacio que se llama "apartado popular". Allí se promociona la venta al por menor de propiedades de personas que ya no las necesitan y quieren venderlas. Eso no es ilegal. Este mercado digital que se habla en el artículo es un nicho tambien para la venta legal. Y aunque es cierto que hay reventas ilegales, también hay mucha, pero mucha, venta legal.
    Generalizar el problema no es la solución, eso solo traerá peores problemas. Cada caso es puntual.
    Si yo quiero vender mi telefono viejo eso no tiene nada de malo, si alguien viene de mula con un telefono nuevo, eso tampoco tiene nada de malo, en el resto de los países del mundo se llama "comercio" aquí "ilegalidad", es acaso siquiera eso algo lógico.
    Hasta cuando estaremos confundiendo actividades lícitas con ilícitas y generalizarlas todas como algo malo. En las escuelas enseñan que desde que se cambió el primer saco de "yucas" por el primer saco de "coas" surgió el comercio. Comprendase lo siguiente NO TODO PUEDE ESTAR CENTRALIZADO. EL EXCESO DE CENTRALIZACIÓN DESTRUYE LA ECONOMÍA.
    Ahora de que hay reventa con acaparamiento eso es verdad. En momentos como este eso es algo muy dañino. Pero también es verdad que el acaparamiento es una de las formas de comercio, las personas se aprovechan de el deficit en el mercado. Pero la solución (Post-COVID19) No puede ser la misma que dentro de la PANDEMIA. En la pandemia se unen esfuerzos por un bien comun en épocas de deficit. En otros tiempos se debe trabajar por cubrir cada nicho de mercado. Muchos acaparadores cubren un nicho que nadie mas puede cubrir: El nicho de las ventas a domicilio para personas mayores o también lugares apartados a donde no llega muchas veces NADA, o POCO.
    Este es un tema delicado y que no puede valorarse con apresuramiento. Desde que el ser humano existe el comercio está presente, desde que la serpiente le vendió a Eva la fruta prohibida a cambio de su fidelidad a su causa malvada, hay comercio. Eva compró una fruta, la serpiente vendió una serie de mentiras. Hay comercio edificante, y hay comercio que destruye cual el de la serpiente. Falta valorar cual es cual y actuar en consecuencia.
    Un saludo.

    • Yunier Sifonte dijo:

      Edo, en ninguna parte del texto se generaliza y se afirma que este tipo de comercio es ilegal. De hecho, se reconoce que "sitios web y grupos de redes sociales funcionan como vía útil para divulgar clasificados y promocionar negocios". Asimismo, también que "publicitar la venta de bienes o servicios aceptados por la ley no vulnera alguna disposición existente en el país". La clave está en la siguiente idea: "la clave está en no demonizar iniciativas que legalmente pueden servir de mucho a la vida del cubano (...) elproblema esencial no radica en la existencia de espacios virtuales para la compraventa, sino en las desviaciones que los dañan". Saludos

      • Papirriki dijo:

        Toda operación comercial fuera del contexto del mercado organizado mediante licencias con objeto social determinado, que no pague impuestos sobre ventas, es ilegal y dañino a la sociedad. En esencia es contrabando, un n crimen en cuálquier sistema social.

    • jpuentes dijo:

      amigo, el articulo dice todo lo contrario a lo que piensas... creo debes volver a leer con calma y no de carretilla

  • Marian lopez dijo:

    En la esquinas aca en Regla se puede encontrar de todo shampoo 25 CUC jabón 20 pesos cubanos café 20 CUC. Aceite arroz etc y ni se enteran si los ven no ven, las colas son los mismos y ya han mirado de dónde sale todo?? Donde esta en Control?? Comercio interior que hace??

  • Sobreviviente dijo:

    Muy buen material pero creo no se puede botar el sofá, el problema no son esos sitios virtuales, el problema está en las tiendas, almacenes etc donde las administraciones le facilitan a estos comerciantes virtuales la mercancía de forma ilegal robandosela al pueblo trabajador, de no existir la plataforma virtual la venderían igual, xq esto de revolico es de unos años atrás por favor , las ilegalidades no están la red sino en la economía de cada empresa o no ven lo q está pasando ahora con la pandemia cuantos casos de ilegalidades no han salido a relucir, y créanme son pocos.

  • juank dijo:

    exelente trabajo, deberia publicarse tambien en otros medios masivos pues los ciudadanos comunes necesitamos conocer al detalle aspectos tan trascendente como este en el que podemos vernos involucrados. creo que debe ser un tema de debate publico donde se involucre hasta la asamblea nacional. esos sitios virtuales nos brindan muchas oportunidades y creo deben perfeccionarse y depurarse acorde a las legislaciones vigentes, pero creo deben flexibilizarse muchaa medidaa para que ellos fluyan, tenemos en cuba especialistas capaces de lograrlo.

  • Hugo Andrés Govin Díaz dijo:

    Para mi humilde opinión, pienso que la principal lección es que NO SE PUEDE IMPROVISAR.
    Aunque a veces seamos injustos y le exijamos a sus creadores como si tuvieran la experiencia de Amazon, esos creadores DEBIERON estudiar bien todos los parámetros antes de lanzarse al ruedo, mucho mas en un momento super excepcional, con nas del 80% de la población del país encerrada en sus casas, con tiempo de sobra para utilizar los beneficios de que te pongan las cosas en la puerta.
    Ahora ya el mal está hecho. Traten de "salvar el juego" con honor y con la verdad por delante. Muchos lo comprenderemos.

    • Me dijo:

      Improvisar? Si por lo bajito hace más d 8 años q existen esos sitios el primero q yo conocí fue revolico y después cubisima, si incluso ofertas.cu q es estatal también a veces uno ve ese tipo de artículos, la culpa no creo que sea d los administradores d esas páginas, como alguien dijo arriba si no hay internet se hace boca a boca le pongo un ejemplo hace 5 minutos paso un señor vendiendo espejuelos d todas las medidas, el sector d la policía queda en la otra cuadra y la óptica está cerrada desde q comenzó el aislamiento, d dónde salió eso?
      También la culpa es d un administrador d un grupo d FB, telegram o WhatsApp?

  • peace dijo:

    Lo veo bien claro, los que revenden, acaparan o recpetan artículos y productos de nuestras tiendas no estan sumando, no están aportardo o introduciendo bienes, sólo estan especulando y encareciendo los productos que ya tenemos, pero los que viajan e introducen artículos de todo tipo, y ojo cuando digo de todo tipo, pues es así, esos están sumado, están entrando al país equipos, herramientas, alimentos, ropa, calzado, piex+zas de repuesto, etos no creo que sean los que atrasen al país, más bien ayudan a avanzar, entonces en las actuales condiciones y con el blowqueo cada vez más férreo, también vamos a perseuir y reprimir a los que importan artículos? Creo que no es la vía, es más creo que sería un error, mientras el estado no tenga como suplir las necesidades de la poblacion en este sentido, creo que lejos de reprimir se debería buscar la manera de legalizar y viabilizar esta opción como otra vía para burlar el bloqueo.

  • Jucagoro dijo:

    El análisis es excelente como muchos que se hacen todos los días en nuestra prensa revolucionaria y comprometida con intenciones de que alguien se sencivilice y le ponga alma y corazón para resolverlo es hoy considero el problema que más disgusto y comentarios negativos así como críticas a nuestro proceso genera pero esta a la vista de todos y nadie hace nada y no me refiero al pueblo que en estos tiempos ha dado muestras de que le repulsa este actuar y lo demuestra la cantidad de hechos que se han detectado en este tiempo por su denuncia si no a las autoridades competentes cuya función es resolver de una forma u otra y de forma definitiva este cáncer que carcome nuestra sociedad

  • PP dijo:

    Ese delito lleva tiempo floreciendo en Cuba, pero nadie le pone coto. Se aprovechan de la necesidad del pueblo para encarcerlo todo. Y no todo es importado. Mucho de lo que esos abusadores venden salen de los almacenes y tiendas de nuestro país. ¿Hasta cuándo los violadores de la ley van a tener impunidad?

  • Yo dijo:

    Mientras una persona gane mas vendiendo platanitos q siendo dir economico de una empresa, va a haber mas vendedores de todas las formas y categorias q personas dispuestas a trabajar por un salario risible

  • Loli dijo:

    Respeto la opinión de los que han publicado, pero yo tengo preocupación sobre qué pasará con el comercio electónico si deciden eliminarlo porque no cumplen con lo establecido o para muchos es ilegal, porque hasta ahora el estado ha sido incapaz de satisfacer las necesidades y me pregunto: Si quitan este mercado, dónde vamos a encontrar los productos? Tengo dos nietos pequeños, uno de meses, que crecen necesitan ropa, zapatos... ahora con la cuarentena cerraron las tiendas, ¿dónde pude comprar los zapatos? en las páginas de revolico, ¿la ropa? en las páginas de revolico, ¿de dónde sacan los productos? de los viajes que hicieron a otros paises, de los familiares que le mandan... no me importa si se enriquecen o construyen casa vendiendo blumers y canzolcillos que traen de Panamá porque esos que importan se pagan el pasaje y todo lo que compran y a nadie obligan para que compren, ¿Qué desean que le cierren las tiendas? Pasará lo mismo que con los puntos de ventas de viandas que ahora no tienen nada, no hay malanga, no hay boniato, prefiero pagar y encontrar los productos, más el que tiene que enfrentar la comida de niño de meses. Los que ofrecen productos robados como pintura u otros accesorios es problema del descontrol de las empresas y responsabilidad del Estado Cubano que debe velar por los vienes que tiene a su custodio. Los que están publicando los productos que vende el estado, porque son revendedores, coleros y se están aprovechando de la situación que vive el país con la pandemia eso es otra cosa, pero siempre en épocas de crisis hay personas inescrupulosas que se aprovechan y otras necesitados como yo de no hacer colas que compran los productos cuando me hacen falta por ejemplo los culeros y las toallitas húmedas necesarios cuando se tiene bb. Saludos a todos

    • Jpuentes dijo:

      Si usted infiere que por ello podrian eliminar el ecomerce. Infiere mal. No es lo que sugiere este articulo, todo lo contrario.

  • Carol dijo:

    Artículo muy necesario, felicidades.Le leeré con más calma pero parece muy completo.

  • Opinión dijo:

    Yo pregunto cuál es el problema en que una persona compré mil neveras te la está comprando en dólares, comida dos mil, y aumenta la oferta no entiendo porque el país no le da negocio invertir en comprar equipos si lo estamos pagando en las tiendas al doble o más de lo que compra en el lugar y con mi mismo dinero es decir no se paga en cuc que solo vale en Cuba se paga en dólares la misma moneda conque se compra el equipo.

Se han publicado 612 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Yunier Javier Sifonte Díaz

Yunier Javier Sifonte Díaz

Graduado de Periodismo en la Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas en el año 2016. Periodista de Telecubanacán. En Twitter: @yunier_sifonte

Vea también