Imprimir
Interés en Cuba Más Intercambio Movida en Facebook Movida en twitter Página de entrada Inicio » Especiales, Sociedad  »

Después de la pandemia: 10 experiencias que llegaron para quedarse

| 59 |

73 días, 1 752 horas y 105 120 minutos desde que se informara sobre los primeros casos positivos a la COVID-19 en Cuba. Foto: Adalberto Roque/AFP.

“Si después que todo esto termine, sigues teniendo miedo a jugártela por lo que te hace feliz, entonces, no entendiste nada”.

73 días, 1 752 horas, 105 120 minutos desde que se informara sobre los primeros casos positivos a la COVID-19 en Cuba. Tras esa noticia las rutinas de la mayoría dieron un giro de 180 grados, las de otros, se detuvieron. 

Llegó la angustia, la temible cifra de contagiados, o peor, de fallecidos, y la incertidumbre de que tú o alguien cercano podría ser un número más. Llegó la responsabilidad en algunos casos, y la irresponsabilidad, por desgracia, en otros. Pero hoy, aunque el temor sigue latente y la confianza no nos deba cegar, puede que lo peor haya pasado.

De la pandemia nos quedan experiencias positivas que, por suerte, no son pocas. Si la vida te pone piedras en el camino, toma energía, y de un salto, dos o tres, supéralas y sigue adelante. Aplausos, uso de redes sociales, comercio electrónico, solidaridad, higiene, entretenimiento... Aquí te dejamos las nuestras.

1. Más allá del aplauso...

El doctor Francisco Durán, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (Minsap). Foto: Gabriel Guerra Bianchini / Cubadebate

Hace un año Ángel era enfermero en el policlínico del Cerro, Rafael era jefe de terapia intermedia y Durán el director de epidemiología, pero hace un año estábamos muy ocupados para verles. Sabíamos de su papel, sacábamos turnos, pedíamos recetas, buscábamos medicinas, nos vacunábamos, mas, nunca nos paramos a aplaudirles. Al menos no con la misma furia que un día lo hicimos al ver un partido de fútbol o escuchar a nuestro artista favorito, sin que ello quite que agradecerles a ellos está muy bien, la cultura y el deporte nos han permitido sobrevivir a este encierro imprevisto. 

Pero que es el personal de salud quien nos sostiene la vida en su forma más primaria es una verdad que no debemos olvidar. Porque las guardias, los dolores de espalda, el cansancio, el peligro de contagiarse, el miedo y la valentía, no se irán con la pandemia. Que no se vayan tampoco nuestros aplausos. Hay muchos formas de aplaudir y no todas son moviendo las palmas. 

2. La higiene no es cosa de un día

La higiene no es cosa de un día o de una epidemia. Foto: Betelgueux.

Hace 20 años imaginábamos que en el 2020 ya habrían carros voladores y estaríamos hablando con robots para entrar al mercado. Y aquí estamos, confinados en las casas y muchos, aprendiendo ahora a lavarse correctamente las manos. 

La COVID-19 ha exigido un aumento significativo en la higiene personal; es una pelota invisible que rebota de hospedero en hospedero y su mayor enemigo es la combinación de agua y jabón. 

Pero la higiene, no es cosa de un día o de una epidemia. No sólo es sinónimo de limpieza, sino también de salud. Cómo nos veamos y cuánto tiempo empleamos en vernos limpios, será un factor decisivo para enfrentar esta y cualquier otra enfermedad que nos espere. A los gérmenes, ni un tantico así.

3. Los imprescindibles

Es fácil ver lo verdaderamente imprescindible cuando se prescinde del resto. Foto: Gabriel Guerra Bianchini/Facebook.

Nos montamos a diario en la guagua, compramos el pan, botamos la basura, seguimos el curso de una vida preparada y vigilada al dedillo por miles de personas muchas veces sin rostros. A ellos, los imprescindibles, los que tejen la telaraña que nos sostiene la vida, tengámoslos más en cuenta. Al chofer, basurero, dependiente, cocinero, panadero, policía...

Es fácil ver lo verdaderamente imprescindible cuando se prescinde del resto. Entre lo primero también están los trabajadores de la cultura, ¿qué nos habríamos hecho sin series, películas, libros, revistas? El entretenimiento tiene un precio y detrás de él no hay solo artistas famosos. Editores, luminotécnicos, camarógrafos, soniditas... Hay muchos imprescindibles...

4. Máxima higiene en la gastronomía cubana

Nos toca a nosotros como clientes exigir que las medidas higiénicas se cumplan. Foto: Abel Padrón Padilla/ ACN.

¿Cuántas veces vemos a vendedores de comida sin guantes o nasobucos? Antihigiénico, ¿verdad? Lo es, pero lo peor es que esta situación se extiende a los elaboradores, expendedores... y a todos aquellos que forman parte de este proceso y están directamente relacionados.

Para protegernos del nuevo coronavirus todos usamos nasobucos y el personal de la gastronomía, en específico, otros medios de protección como guantes y el lavado constante de las manos. Ahora, ¿que evita que estas medidas continúen en un mundo pos-COVID-19?

La respuesta en simple: es inadmisible que a partir de ahora no se tengan en cuenta las máximas medidas para garantizar la inocuidad de los alimentos y la higiene. Nos toca a nosotros como clientes exigir que está premisa se cumpla. Lo más importante es la salud del consumidor.  

5. Cada minuto cuenta

Amalia, de cuatro años, juega en el patio de sus abuelos. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Dos meses en aislamiento dan para mucho. Tiempo libre para aprovechar en cosas que nos gustan hacer y que la rutina diaria no permite. No hay gym, pero muchos han llevado hasta sus casas las pesas y desde allí hacen ejercicios. “Lo más importante es mantenerse en forma”, dicen. Otros, simplemente aprovechan para dormir, hacer yoga, remodelar los interiores de la casa e incluso sacar a flote cualidades artísticas que están en stand by como bailar, cantar o pintar. Cada minuto cuenta y el aburrimiento nos hace ser creativos. 

Esa es una de las enseñanzas que debemos captar de la COVID-19. No es tarde para hacer cosas que nos gustan. Las pequeñeces, muchas veces, definen buenos momentos. La curva va decayendo, pero aún hay tiempo para innovar desde los hogares. Conviértete en el Picasso o el Beethoven que siempre quisiste ser.  

6. La naturaleza pide un SOS

Habitualmente muy frecuentadas por embarcaciones, las aguas de los canales venecianos lucen ahora solitarias, tranquilas y muy claras. Foto: @yagefudo.

Hace varios meses la naturaleza advertía que necesitaba un respiro: los incendios forestales en Australia y la Amazonía y los récords de calor fueron los primeros avisos. 

Después de la COVID-19 los ecosistemas han entrado en una fase de rehabilitación forzosa. Medio mundo está en confinamiento, y debido a ello las concentraciones de dióxido de carbono han descendido de forma notoria y la naturaleza se ha recuperado en las grandes ciudades. 

Dragones azules en lagos de Estados Unidos,  delfines en las costas del Levante, un oso pardo paseando por las calles de Ventanueva en Asturias y un jabalí por las de Barcelona, pavos reales en Madrid, cabras montesas al galope en Chinchillas (Albacete) y hasta una foca en la ribera de San Sebastián. Sucesos insólitos; animales que reclaman el terreno que les pertenece. 

La naturaleza pedía un respiro… Ojalá que cuando todo vuelva a la normalidad le demos más bocanadas de aire.  

7. La tecnología fuera de un capítulo de Black Mirror

Autorretrato. Registrando, desde la cuarentena, entre dos mundos: el encierro sanitario y el exterior. Foto: Federico Rios Escobar.

En un mundo tecnológico que nos tenía saturados en algunos sentidos, la pandemia vino a mostrarnos nuevamente la cara amable de las redes sociales. El capítulo de Black Mirror quedó en el exterior y volvimos a creer en el poder que un día nos dio el Internet: comunicarnos. Confinados en casa vimos nuestra identidad reducida a un cuadro en la pantalla. Vídeollamadas, chats, grupos de amigos y juegos virtuales. La vida física se transformó en muchos sentidos.

El teletrabajo, por ejemplo, quedó demostrado que no es una utopía del mundo desarrollado. Existe y es posible. Lleva infraestructura, pero también cambio de mentalidades, organización, confianza y creatividad. 

La digitalización de los servicios facilita la vida y salva. El comercio electrónico y el pago de trámites son sólo algunos ejemplos. Si algo vino a confirmarnos el coronavirus es que sin un futuro digital ponemos trabas burocráticas, arriesgamos la salud y disminuimos la calidad de vida. 

8. Enfrentar la desinformación

La salud de gobiernos e individuos está en riesgo ante la desinformación, el analfabetismo mediático y la falta de regulación por parte de instituciones y redes sociales. Foto: Archivo.

La salud de gobiernos e individuos está en riesgo ante la desinformación, el analfabetismo mediático y la falta de regulación por parte de instituciones y redes sociales. Ya no se trata solo de ideologías y de influir en campañas electorales, la desinformación en aras de ganar dinero, confundir y persuadir, atenta contra la vida.

Si el coronavirus nos deja algo, que una de ellas sea la importancia de la información y el periodismo comprometido. El consumo de redes sociales y medios de comunicación ha aumentado en los últimos meses. Seamos usuarios responsables, dudemos y analicemos. 

9. Las pandemias no entienden de ideologías

El crucero británico MS Braemar atracó en puerto cubano con casos confirmados de COVID-19 como un gesto de ayuda humanitaria de Cuba. Foto: Ricardo Lópz Hevia.

Nadie es inmune si de enfermedades se trata. El coronavirus vino a recordarnos que todos venimos del mismo lugar. Todavía se oyen los ecos de los primeros famosos contagiados: Tom Hanks, la esposa de Justin Trudeu o Boris Johnson.

La COVID-19 no entendió de posiciones políticas y cuentas bancarias. Si el sistema de salud colapsa, colapsamos todos. Si China se recupera, pero en Italia aumentan los contagiados, nos afecta a todos. La solidaridad tampoco debería entender de ideologías. Tampoco se trata de autoritarismos y del fin de cuestionarse y construir a partir de una crítica colectiva, pero sí de creer más en todos y menos en uno.

10. Demostrar y dar amor

Estar lejos es duro, pero es lo que toca. Foto: Revista Semana.

Hace más de dos meses muchas familias estaban lejos: padres sin ver a sus hijos, amigos impacientes por juntarse. Hay abrazos congelados, besos, caricias y hasta citas pendientes. La soledad ha atrapado a muchos y los saludos y muestras de amor pasan a las redes sociales. 

Estar lejos es duro, pero es lo que toca. La enseñanza es simple: disfruta cada momento; di te quiero siempre que puedas y sientas; abraza y besa. Nunca es mal momento ni suficiente el tiempo. 

Esta pandemia llegó de sorpresa y se convirtió en una barrera entre seres queridos. No permitamos que el amor sea insuficiente. Aprendamos, soñemos a partir de ahora, ojalá y el amor sea la próxima pandemia. 

En video, “Volveremos a juntarnos”

Se han publicado 59 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • moraima dijo:

    Excelente artículo, convida a la reflexión del pasado ,presente y futuro para lo cuál se destacan los valores más profundo del ser humano,Ser consciente,disciplinado es una primicia para toda la vida.

  • oflaven dijo:

    Es el momento mas apropiado para poner una foto de 2 trabajadores de la salud besandose? Disculpen mi incapacidad cognocitiva, si no entendi nada. Mientras el Presidente insiste en que no se ha levantado ninguna medida, como desariamos todos, pero lo razonable no lo recomienda,que está enviando ese mensaje a la poblacion?

  • Leon dijo:

    La higiene siempre fue una asignatura pendiente en la gastronomia cubana, ya fuera estatal o privada, cuantas veces la necesidad imperiosa de ingerir algun alimento nos ha obligado a aceptar una pizza, un bocadillo o alguna otra cosilla que nos parecia no cumplir con nuestras expectivas pero el hambre ganaba la pelea, Ojala despues de este sofocon seamos mas exigentes para hacer valer nuestros derechos como consumidores y todos los expendedores cumplan las medidas basicas de higiene.

  • Rogelio dijo:

    La batalla contra los acapadores y revendedores que hechan por tierra el esfuerzo de la mayoría de nuestro pueblo por resolver la necesidades mas aprermiantes de la sociedad, ha llegado para quedarse. no se puede permitir que un grupito de delincuentes malbersen y lucre con los escasos recursos que el país logra adquirir con mucho sacrficio.

  • Romeo dijo:

    Esto qué está sucediendo también se quedará porque es una falta de respeto hacer una cola de 1 semana en la tienda El Aché, que está ubicada en Vía Blanca y Avenida de guanabacoa,la policía diò150 turnos a las 9.30 am,todavia no a entrado el carro de pollo y no saben si entra,como 7 personas nos sentamos en el parque de la WiFi a esperar a que el dichoso carro de pollo entre,vino los policías y nos dijeron que ahy en ese parque no podíamos estar,que nos teníamos que ir para la casa o llamar por teléfono,muchas personas viven lejos no hay transporte,muchas no tienen teléfonos,la públicas no te dejan llamar por esa pandemia,es una falta de respeto hacia el pueblo,como van estar haciendo cola desde hace una semana y más y dándole turnos al pueblo sin estar el producto en la tienda,eso sólo no es esa tienda,tambien en la del Rpto del Roble y todas las tiendas del municipio de guanabacoa,a ellos le gusta esa perrera,cuando tratas de comprar ya no puedes comprar más de aquí a 15 días,si sacaran ésos productos más a menudo se evitarían ésas perreras,asi no se puede

  • JMM dijo:

    Derivado de la amarga experiencia de la Covid-19, sería muy atinado que cuando el país pueda ir pasando a la vida cotidiana, se mantengan con carácter institucional y permanente, el rigor de la vigilancia epidemiológica en todas las instituciones estatales y privadas, así como una adecuada pesquisa activa en todos los centros de trabajo, y demás centros educacionales en todos los niveles, con el empleo de la termometría y la búsqueda de síntomas respiratorios.
    Estas elementales medidas coadyuvarán a disminuir la prevalencia de contagios masivos dentro de nuestra poblacion activa, con otras virosis ya endémicas en nuestro país, cuya atención clínica presupone la erogación de no pocos recursos de todo tipo para el país.

  • alina dijo:

    Estoy de acuerdo con todo lo expresado, solo q falto reconocer cuan importante es el papel de la ciencia en la vida diaria, esa q facilita las comunicaciones por el desarrollo de nuevas tecnologia, esa q permite nuevos tratamientos para enfermedades desconocidas y esa q permite muchos desarrollos q facilitan nuestras vidas. Un reconocimiento para todos los trabajadores de la ciencia y de universidades, es imprescindible q se reconozca el valor de estudiar, y apirtar cada dia para lograr el desarrollo de nuestra sociedad.

    • Agustin Lorenzo Morales dijo:

      Hay que destacar todo lo que debe ser destacado he imprescindible, unos dicen la ciencia, otros la tecnología pero los que alimentan al pueblo, los que producen energía, combustible y otros que no se mientan que son de los que te vas a recordar cuando te faltes...

      • alina dijo:

        Y la produccion de energia y alimentos no tiene ciencia detras? No entiendo su ataque.

  • ROSARIO dijo:

    ES VERDAD QUE MEDIDAS Y FORMAS DE ACTUAR QUE DEBIAN SER NORMALES AHORA SE ESTAN REGULANDO Y SUPERVISANDO,ESPEREMOS QUE CUANDO TODO ESTO ACABE NO SE QUEDEN EN EL OLVIDO SALUDOS

  • Tamara Dovale Moisés dijo:

    Muy bueno, faltó mencionar entre los imprescindibles a los agricultores

  • Una doctora dijo:

    Gracias a nuestro pueblo por los aplausos, nos hacen sentir más útiles y nos dan aliento para continuar.

  • JMM dijo:

    Hay muchas más experiencia que llegaron, y que deben quedarse...Ya hemos visto en el NTV estelar, por qué en nuestros mercados ni tan siquiera en plena cosecha, podemos comprar a precisos razonables y justos, ni ajo, ni cebollas. Es prácticamente un nicho de mercado reservado y exclusivo para los especuladores amparados en el cuenta propismo, que solo esquilman al pueblo en su afán de lucro desmedido, pero que poco o nada aportan a la sociedad.
    Ya hemos visto con que impunidad se construyen de forma ilegal casas fastuosas, frigoríficos, almacenes, fabricas, etc. etc. Para cuando el país vaya superando la lucha contra la Covid-19 y vaya pasando a la cotidianidad de la vida, quisiéramos que todas las fuerzas del MININT y las Tropas Especiales de las FAR, junto a los medios de comunicación, y todo el pueblo revolucionario, continúen la batalla sin cuartel contra todo tipo de manifestación de corrupción e ilegalidades, venga de donde venga, y caiga quien caiga!
    En esta lucha necesaria, será decisivo encontrar mecanismos novedosos de denuncia expeditos y bien concebidos, que garanticen el aporte de información fidedigna sobre los malhechores, y la absoluta confidencialidad de los ciudadanos denunciantes.
    Será la mejor manera de proteger y preservar los logros de la Revolución y avanzar mucho más. Si se puede!

  • esther dijo:

    Buen comentario y muy oportuno, es como si viéramos nuestras vidas desde lejos y entonces entendemos que lo que nos desvelaba realmente no era tan importante y la felicidad depende de muchas pequeñas cosas que están a nuestro alcance y por cotidianas no las vemos.

  • Diosvany junco Bringa dijo:

    Buenas tardes. Seria bueno acabar con un mal que aqueja a la gastronomía en Cuba. Quien expende alimentos no debe cobrar y manipular dinero. Debe haber una persona destinada solo para manipular el dinero. Saludos.

  • RIA dijo:

    Muy buen artículo.de Thalia y Dinella.Con permiso de ustedes yo agregaría #11- Tener presentes para siempre ; el abordar los transportes públicos , congregaciones etc Con Uso del Nasobuco.Cuàntos virus de catarros y otros no evitaríamos al año.(debe ser aunque fastidiosa la prenda de vestir que nos cuidarà) #12 -Saber crear reservas en el hogar desde -hasta.( aunque algunas tengan déficit; pero se puede) #14 - A veces tenemos un patio pequeño o gigante y no le sembramos ni un plantón de yuca,boniato etc y no críamos 4 ó 5 gallinas para tener cerca el huevo o torcerle el cuello a una cuando estemos en aprieto."El que guarda siempre tiene" gracias.

  • Agustin Lorenzo Morales dijo:

    Yo pienso que deben incluir en la lista de imprescindibles aquellos compañeros que trabajan en las termoeléctricas, grupos electrógenos y todas las formas de la generación de energía y sus puestos de control, porque sin la electricidad que pasaría....

  • Alina sofia dijo:

    Que la pandemia nos de a todos y cada uno de los seres que habitamos el planeta tierra una filosofía de vida nueva, ser más higiénico, más solidario, cuidarnos y cuidar a los demás, apoyarnos, amarnos en la distancia, no violentar la naturaleza. Ser hombres, mujures, ninas, niños, jóvenes más felices pues los días no todos son iguales

  • Dalia lopez dijo:

    Es necesario si van a sacar viandas para compensar la ausencia del arroz,que la vendan en diferentes tarimas para evitar se aglomeran las colas en vez del pollo ahora para comprar viandas,me comenta la vecina que llegaron a puesto juntos con el camión que trajo la vianda y ya lo estaban esperando con una tremenda cola como la del pollo,porque no se organiza esto,no se puede vivir asi, con colas como estas y las del complejo comercial falcón de seguro el 30 de mayo estaremos en Alamar del virus,si no podemos acceder a la vianda digan conquien podemos alimentarnos??,

  • Ana cecilia Pérez García dijo:

    Brillante reflexión, este Caimán verde salió de su pantano una vez más para que el mundo se de cuenta que este país se le escapó al bloqueo, a los políticos perversos, estamos dando una lección de grandeza, de hombres de ciencia, guiados por un gobierno de vergüenza, de prestigio, en estos momentos hemos vivido una experiencia que dejó pequeño al periodo especial, si aquel dejó enseñanzas, esta de ahora nos deja el camino trillado para cambiar todo lo que deba ser cambiado. Hay Fidel sigues más vivo que nunca, fuiste y regresaste mil veces para prepararnos en lo que le venía encima a la humanidad
    .viviremos y venceremos.

  • Pelotero dijo:

    Ojala y de verdad aprendamos algo de esta pandemia, pero ,a mi modo de ver las cosas, el ser humano como especie es demasiado arrogante e irrespetuoso con la naturaleza y el medio ambiente. Hundido en sus propias circunstancias ya sea de opulencia o pobreza todo resulta secundario a sus intereses. No creo que a la civilizacion humana ,tal y como la conocemos hoy, le quede mucho mas de par de siglos. De ahi en adelante enfrentaremos la barbarie o la extincion.

  • Ricardo González de las Peñas Gómez dijo:

    Todos somos imprescindibles, la electricidad, aún con la Covid, está en nuestras casas y hospitales porque alguien la está produciendo. Lo mismo sucede con el agua, el gas, el azúcar, etc. No todos estuvimos todo el tiempo en casa mirando el televisor. Qué decir de las madres y abuelas que se ocuparon todo el tiempo de nuestros hijos y nietos confinados.

  • Flau dijo:

    Excelente propuesta que nos hace reflexionar y tener muy presente, para cuando esta pesadilla termine; pero como seguirá el peligro latente y hay cosas que hemos aprendido a hacer mejor, no debemos perderlas, sino mantenerlas y perfeccionarlas.

Se han publicado 59 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Thalía Fuentes Puebla

Thalía Fuentes Puebla

Periodista de Cubadebate. Licenciada en Periodismo por la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana (2019). Contactos: thalyfuentes14@gmail.com. En Twitter: @ThalyFuentes

Dinella García Acosta

Dinella García Acosta

Periodista de Cubadebate. Graduada de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana (2019). Contacto: dinella@cubadebate.cu En Twitter: @dinella_garcia

Vea también