Trabajar entre asesinos

Pasadas las 6:00 de la tarde del 11 de septiembre de 1980, el entonces jefe de la corresponsalía de la UPI ante la ONU hizo una visita poco frecuente a la pequeña oficina que ocupaba Prensa Latina en el cuarto piso del edificio de la Secretaría de la organización. Quería confirmar si un diplomático cubano había sido asesinado en las calles de Nueva York.