Imprimir
Intercambio Renovado Inicio » Especiales, Cultura  »

Treinta febreros de Amor para una Colmena (+ Fotos y Videos)

| 1649 |

La Colmenita al finalizar una reciente actuación en el teatro Sauto de Matanzas. Foto: Cortesía de La Colmenita.

Si de niños, magia y amor se trata, a mi mente llegan - como en ráfaga-, diferentes imágenes en tonos amarillos y negros, con alas y antenitas en constante movimiento. Con una banda sonora de sonrisas y corazones latiendo al compás del Bien. Con rostros pequeñitos y otros no tanto. Traviesos, juguetones y cariñosos, porque como dijera sabiamente el Apóstol “son los que saben querer, son la esperanza del mundo”.

Y en este planeta tan convulso en que vivimos La Colmenita es un rayito de luz que se va abriendo paso entre las nubes más oscuras; que salva y que sana, que impulsa, que forma y completa.

La Colmenita no es una escuela, pero enseña. No es un hospital, pero cura. No es un parque, pero divierte. No es una casa, pero la habitas. Tiene la virtud de ser una y a la vez muchas otras cosas. Y viene con un complemento añadido: las personas maravillosas que la conforman.

Es una inmensa obra de amor.

La Colmenita. Foto: Cortesía de La Colmenita.

Un poco de historia

El 14 de febrero de 1990 surgió un pequeño grupo de teatro compuesto por niños y jóvenes, bajo la dirección de Carlos Alberto “Tin” Cremata y su mamá, Iraida Malberti; que hasta 1993 se mantuvo estrenando obras del Teatro Cubano y el Siglo de Oro Español.

En 1994, un pequeño cambio marcaría el destino del grupo para siempre; estrenaron en el Karl Marx, una versión del clásico Meñique interpretada solo por niñas y niños. Ese sería el inicio de lo que, al paso de los años se ha convertido en La Colmenita, Compañía Infantil de Teatro de los Niños de Cuba.

La idea de Cremata fue sumando abejitas y zánganos. Cuando ya eran tantos los que iban hasta el panal fundador, Tin le pidió a Jaime Fort (el guionista de buena parte de los programas de Vivir del Cuento) que abriera un Taller anexo por Alamar, y después se abrió otro en Plaza, y así en otros municipios de La Habana. Por eso hoy en la Colmenita actúan niños del Vedado, pero también de San Miguel, La Lisa, el Cotorro y casi todos los lugares de la capital.

Tiempo después el sueño se multiplicó y se abrieron Colmenitas en casi todas las provincias de Cuba. De algunas vinieron a enterarse cuando visitaron ese territorio y Tin y sus compañeros quedaban maravillados de la calidad de aquellos proyectos.

La Colmenita en la cima del Turquino. Foto: Cortesía de La Colmenita

Una gran familia

Eso es La Colmenita. Así la forjaron sus fundadores. Así la han sostenido generaciones de maestros, instructores, productores y técnicos. Así la han vivido generaciones de niños.

Algunos que llegaron siendo pequeñines con ganas de fantasear desde el teatro y la música, hoy son parte de la compañía como maestros. Algunos encontraron el amor en aquellos predios. Otros ya tienen a sus hijos criándose en La Colmenita.

Allí todos hacen de todo. Como los mosqueteros actúan: todos para uno, uno para todos. Jaime Fort lo cuenta con gracia en este testimonio:

Soy Fundador de La Colmenita y durante muchos años tuve un pequeño problema, que no por pequeño dejaba de ser inquietante. Cada vez que debía rellenar alguna de las muchas planillas que los cubanos tenemos que cumplimentar a lo largo de nuestras vidas; y me topaba con la pregunta “profesión” ahí mismo me entraba una indecisión muy grande. Yo, como trabajaba en La Colmenita, lo mismo hacía de actor, que de profesor, que de técnico de sonido, utilero, tramoyista, atrezo, auxiliar de iluminación, escritor de guiones, ayudante de vestuario, repartidor de merienda, electricista, y algunas veces, hacía hasta la dirección general y puesta en escena de algún espectáculo. También desarrollaba en la Colmenita otras actividades relacionadas con el teatro, pero de forma más indirecta, como: desmontador de ascensores, ayudante de mecánico de guagua, chapistería y pintura, traductor e intérprete, cuidador de niños, estibador, espantador de ranas o relaciones públicas. Pero la casilla de “profesión” era un solo cuadrito y yo nunca supe qué diablos poner. En realidad, podría haber escrito una sola palabra; una palabra que lo resumía todo, pero estoy seguro que el burócrata de turno no iba a entender nada si ponía ahí, “Profesión”: COLMENERO…

La Colmenita celebró los 25 años de la primera puesta en escena de su versión de La Cucarachita Martina. Foto: Daylén Vega/ Cubadebate

Del Teatro Nacional a La Bajada

Siempre agradece Cremata a la Juventud, los Pioneros y a Nisia Agüero por haber creído en la valía del proyecto, cuando apenas nacía. El Teatro Nacional, que dirigió Nisia le abrió las puertas hace 25 años para aquella producción de "La Cucarachita Martina", a la que ahora le han celebrado sus bodas de plata.

Después han paseado por los mejores teatros de Cuba maravillosas versiones de obras como “Sueño de una noche de Verano”, “La Cenicienta… según Los Beatles”, “Los Cuentos Cubanos de Andersen”, “Alicia en el país de las Maravillas”, “Y sin embargo, se mueve”, “Fábula de un país de cera”, “Ajiaco de Sueños”, “Elpidio Valdés y los Van Van”, “Abracadabra”, “Pedro y el Lobo”, “Meñique”, “Bululú y Medio”, “Los Balcones de Madrid”, “El gato con Botas”, “Ricitos, los Tres Ositos… y la Década Prodigiosa”, “Blancanieves y los siete enanitos”, “Las aventuras de Pinocho”, “El Concertazzo de La Colmenita”, “Travesía Mágica”…

Junto a la magia que le ponen los niños a esas obras, en sus elencos han participado integrantes de lujo como Silvio Rodríguez, Juan Formell y Los Van Van, Omara Portuondo, Compay Segundo, Eliades Ochoa, Adalberto Álvarez y su son, Alexander Abreu, la Orquesta Aragón, Virulo, Teresita Fernández, Buena Fe, Liuba María Hevia, Issac Delgado, Pancho Amat, Beatriz Márquez, Vocal Sampling, Los Papines, Oscar Valdés, Enrique Plá, Ernán López Nusa, Julito Padrón, Orlando Valle “Maraca”, Rolando Luna, David Álvarez, Moncada, y María de los Ángeles Santana, entre muchos otras joyas de la cultura nacional.

Hola, soy Omara Portuondo, quiero enviarle un beso muy grande a Tin y a todos los colmeneros en este cumpleaños. Gracias por invitarme a cada rato a compartir sus aventuras y muchas gracias por lo que hacen por nuestra Cultura. Yo también me siento parte de esa familia, como una abejita más, endulzando el alma de Cuba. ¡Felicidades Colmenita!

Pero las abejitas no están hechas para encerrarse sólo en los teatros; han salido a repartir sus mieles por decenas de lugares de toda Cuba. Han realizado decenas de Giras Nacionales por las zonas más intrincadas o las llamadas Áreas de Silencio, por aquellas que han sido afectadas por desastres naturales o por las comunidades rurales del Plan Turquino-Manatí.

En escenarios improvisados al aire libre, a veces al amparo de las luces del ómnibus que los traslada, en ocasiones actuando para sólo una decena de niños (que eran todos los niños de esa comunidad), La Colmenita ha dejado sus huellas en Maisí y La Bajada, en Moa y Guaracabulla;  llevando un mensaje de aliento y con la premisa de que tener talento es tener buen corazón.

Junto al Movimiento de Payasos Terapéuticos han promovido también una labor de hermoso alcance humano por los Hospitales Oncológico y Pediátrico de La Habana, que ya se extiende por todo el país.

En 1998 La Colmenita se integró al Ministerio de Cultura de Cuba como un proyecto oficial del Consejo de Artes Escénicas, y en 2006 fue nombrada Centro de Promoción de Salud, por el Ministerio de Salud Pública cubano.

Con Cristina Fernández en la Casa Rosada, Argentina. Foto: Cortesía de La Colmenita

Libando por el mundo

El paradigmático modelo pedagógico y teatral que La Colmenita ha desarrollado en estos treinta años ya es reconocido en diversos continentes.

Más de 25 países de Asia, Europa y América, han disfrutado de las actuaciones de la compañía cubana. Hasta a los propios Estados Unidos, pese al bloqueo, llegó el mensaje de paz y amor de Cremata y sus pequeñines.

Y en no pocos lugares por donde han pasado han dejado sembrada la semilla. Así han surgido Colmenitas en España (Sevilla, Cantabria y Tenerife), México (Querétaro, Chiapas y San Luis Potosí), Panamá, Nicaragua, República Dominicana, Colombia (San Cristóbal, Bogotá), Canadá (Winnipeg), seis en Argentina (Buenos Aires), 50 en los diferentes estados de Venezuela y 31 en todos los departamentos del Salvador. Cada una con una membresía de entre 50 y 100 niños.

La Colmenita fue el primer grupo teatral del mundo en ser proclamado Embajadores de Buena Voluntad del Fondo de la Organización de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Yalcin Baykul (Turquía) – Yo sueño con que haya muchas más Colmenitas alrededor del mundo… y más, sueño que el mundo todo – sea una gran Colmenita.

La ColmenaTV. Foto: Cortesía de La Colmenita

Teatro, Cine, Música y TV

La Colmenita ha realizado coproducciones exitosas con Bread and Puppet Theater (EE.UU.), Odin Theatre (Dinamarca), Deep Mountain (EE.UU.), People´s Little Theater (Bangladesh), Les Mordus du Théatre (Bélgica), Corporación Cantoalegre (Colombia), Big Band Ribe (Dinamarca), CoopFilarmónica de Bogotá y un largo etcétera.

Pero La Colmenita en su quehacer ha trascendido la puesta en escena teatral, produciendo tres largometrajes con y para niños: “¡Viva Cuba!”, “Habanastation”, “Y sin embargo…”; los tres con gran acogida por el público y multipremiados internacionalmente.

Asimismo, obtuvo el Premio Especial Extraordinario del Festival CUBADISCO 2014 con el DVD “Siempre habrá Van Van” y Premio Especial del CUBADISCO 2017 con los DVD “Pedro y el Lobo” y “¡Feliz Cumpleaños Fidel!”. Su disco “Añejo Jardín”, producido por la EGREM, fue nominado a los Premios Grammy Latinos en el 2017.

En 2017, 2018 y 2019, el grupo teatral produjo y protagonizó “La Colmena TV”, un programa de televisión que se ganó un espacio de preferencia en los hogares de Cuba.

Desde 2005 La Colmenita tiene su propio coliseo, en la Sala de Teatro de la Orden Tercera del Convento de San Francisco de Asís, perteneciente a la Oficina del Historiador de la Ciudad, en La Habana Vieja.

La Colmenita. Foto: Cortesía de La Colmenita.

Sólo el Amor salva

La Colmenita siempre ha gozado del gusto popular. La simpatía y el aprecio hacia el grupo y sus integrantes, es una constante en el corazón de los cubanos. Los teatros se llenan cuando actúan. En las provincias los esperan con entrañable cariño y deferencia.

Quizá nunca Tin imaginó que aquellas tardes en que su padre (*) inventaba obras de teatro y los ponía a actuar a él y sus hermanos serían el embrión de este hermoso proyecto de amor por los niños que trasciende a sus hacedores y que enaltece a Cuba.

Bien lo ha dicho Eusebio Leal:

Eusebio Leal. Foto: Archivo.

Siempre creí y creo que Tin, como le llamamos cariñosamente a Cremata, es un discípulo puro de Luz y Caballero; quiere decir, el Teatro es para ellos el vehículo para formar y para educar el alma de esos niños y prepararlos para la vida.

De esa manera, a través del Arte, logran lo incocebible, lo inimaginable, que criaturas de este tamaño, no ya hagan algo, porque los hacen meditar, los hacen pensar, sino que actúen concertadamente para crear una maravilla como es la obra de La Colmenita.

Esa Colmenita ha trascendido y hoy forma parte de un legado generacional; hoy hay muchos niños, que son adolescentes y que son jóvenes y que se formaron al calor de Tin y de sus colaboradores, un maestro de generaciones, alguien que se ha entregado por completo, con amor, alguien que fue muy herido y que sin embargo convirtió la herida en Amor, eso es lo más importante, lo convirtió en una voluntad creativa, en una voluntad salvadora. Él me ha hecho a mí creer firmemente, en lo que una vez dije: "Solo el Amor, salva".

Se cierra el telón. Todos se reúnen con las manos apretadas en el círculo como tras cada función. Un nuevo bien se ha hecho. La Colmenita comienza a mirar hacia los próximos treinta años.

La Colmenita. Foto: Cortesía de La Colmenita.

(*) El padre de Carlos Alberto Cremata es una de las 73 víctimas de abominable sabotaje contra un avión de Cubana en Barbados en 1976. Su madre, Iraida Malberti, fue una de las más importantes creadoras de teatro y televisión para niños en Cuba.

El llamado de Tin a los Colmeneros

Carlos Alberto Cremata, director de La Colmenita en un ensayo. Foto: Bill Hackwell / Archivo de Cubadebate

Treinta años cumple hoy la Colmenita de Cuba, que tuvo la suerte de nacer un día de los enamorados, cuando recién comenzaba el período especial (14 de febrero de 1990).

Catorce jóvenes, que enseguida fueron veinte y ocho, y que estuvimos del 90 al 98 sin recibir salario, unidos solo por el placer de estar juntos compartiendo aventuras de Teatro Musical por toda Cuba

Invito a todos los colmeneros de antes y de ahora, los cientos de niños que hoy tienen 40, 30 y 20 años y que andan dispersos por todo el mundo, sus familiares, los miembros de las Colmenitas nacionales e internacionales, amigos y público en general - a que escriban sus recuerdos, anécdotas, impresiones, vivencias, opiniones, dudas – y las envíen a esta especie de foro que puede tornarse para nosotros Cubadebate, y así atesorar una suerte de almacén virtual de nuestra treintañera y melífera historia de vida… que además publicará este sitio - para todos los que a él acudan de Cuba y de todo el mundo. 

¡Cuántos recuerdos!... en primer lugar mi Papá (Carlos Alberto Cremata Trujillo), que siempre he dicho - ha sido el verdadero director de nuestra Colmenita desde muuucho antes de fundarse… mi Mamá (Iraida Malberti Cabrera) eterna Abeja Reina y la siempre respuesta a las más difíciles preguntas del Arte y la Vida… La fuente originaria y pretexto para fundar - mi primogénita Camila, que hoy ronda la treintena y educa a muchos niños (como su Papá) en la Tampa de nuestro Martí… y además reencarna en mi hija menor Maria Carla de 15 recién cumplidos.

Los primeros: Alex, Yoha, Ernan, Mao, Ramfis… Alpízar, Janecita, LuisMa, Amarilys, Yanín, YanCap, Arielito, Julio el policía, Anmerix, Nenita, Lourdes, Mayra, Patri… Susy, Joselín, Yanai, Gretell, Carlitín, Yasbel, Churrisquito, Malú, Gabo, las Claudias, Riquifito, Thais, Marlon…

Las inolvidables asistentes de dirección Marisela Hernández Arocha e Ingrid León Vila, la tiernas creadoras de los textos teatrales en verso Julia González Carid y “Titi” Oltuski, los músicos Yamel Romero, Amaury Ramírez, Mónika O’Reilly, Tony Carrera, Ivis Reyes y René Baños (Sampling), el guionista Jaime Fort (¡el del programa de Pánfilo!), la Maga de las Luces - mi tía Saskia Cruz, las diseñadoras de vestuario Nora Mesa, Magalys Acosta y Melba Cortés, los productores Leonardo Buenaventura (¡que nos abrió al mundo!), Lupe Rey, Marta Palacios y Cristina Leyva, los directores de arte Yoqui Tornes y Juan García, la directora de sonido de siempre Janet Rodríguez del Sol, las Almas del Panal: en el teatro - mi Muma de todos los recuerdos lindos  y en la música - Rocío Calle, mi “Puchi” (hoy Directora Orquestal)

Los Maestros que nos dieron a luz y amamantaron: Berta Martínez (Teatro Hubert de Blanck), Nisia Agüero (Teatro Nacional de Cuba), Enith Alerm y Laritza Díaz (Organización de Pioneros José Martí), Teté y su Escuela “Solidaridad con Panamá”, José Arroyo de Bogotá, Ulvi Icil de Estambul y Miguel Adan de Sevilla, Michel Frank… y por supuesto: Fidel, Raúl y Martí.

Las tantas aventuras nacionales e internacionales a JAPÓN, la Ciénaga de Zapata, ESTADOS UNIDOS, Guaracabulla, RUSIA, el Pico Turquino, KUWAIT, Mangos de Polilla, FRANCIA, Naranjo Agrio, TURQUÍA, La Isabelita, CANADÁ, Mamanantuabo, ALEMANIA, Pinar de las Canas, MÉXICO, Mangos de Baraguá, ESPAÑA, San Pablo de Yao, HAITÍ, Arroyo Seco, BANGLADESH, La Bajada, PORTUGAL, Las Martinas, VIET NAM, Chafarina, DINAMARCA, Piedrecita, RUMANÍA, La Tinta, BULGARIA, Potrerillo, NICARAGUA, Dos Ríos, REPÚBLICA DOMINICANA, Magarabomba, EL SALVADOR, Birán, VENEZUELA, Cauto Embarcadero, ECUADOR, Minas de Matahambre, BÉLGICA, Caimanera, ARGENTINA, Boquerone, PANAMÁ, Guamuta, COLOMBIA, Playitas de Cajobabo…

¡Escriban, escriban! - queridos colmeneros de estos inolvidables treinta años!

Tin Cremata

La Colmenita llevando alegría tras el desastre natural. Foto: Cortesía de La Colmenita

Con Juan Formell Foto: Cortesía de La Colmenita

Encuentro de los presidentes Fidel Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y Ministros de Cuba y Hugo Rafael Chávez Frías Presidente de la Republica Bolivariana de Venezuela, En el Teatro Karl Mark de la Capital cubana, En el marco de la visita que realiza a cuba el presidente Venezolano.
En la foto Ambos presidentes saludan a niños cubanos integrantes del grupo Infantil La Colmenita.
Fecha: 29 Abril de 2005
Foto: Roberto Suárez

En la celebración de los 90 de Fidel. Foto: Cortesía de La Colmenita

La Colmenita recibe su teatro nuevo. Teatro de la orden tercera en La Habana Vieja. Foto: Archivo / Cortesía de La Colmenita

En video, La Colmenita de Cuba

Se han publicado 1649 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Vida dijo:

    En la Colmenita aprendo muchas cosas y hablamos mucho de Martí, recuerdo que esta semana entre todos estábamos interpretando uno de sus versos sencillos y al otro día llegué a la escuela y la maestra nos pidió interpretar un verso de Martí, enseguida me paré y pude hablar mucho sobre Martí y me dieron excelente. Al otro día en el ensayo lo conté y todos los niños me felicitaron. Eso me hizo sentir muy bien.

  • Dannita dijo:

    El 13 abril 2016 - En la Gira por Sancti Spìritus, hacia tanto tiempo que no hacia CUCARACHITA que parece que me emocioné cuando hice el personaje en La Sierpe y le dije que NO a un pretendiente aunque yo supiera que las tenía APULULU, jajaja

  • Flavia dijo:

    Recuerdo una vez que estaba enferma del estómago, y teníamos una gira de la Colmenita a Pinar del Rio. Obviamente que mi mamá no me iba a dejar ir. Producto de mi insistencia y perreta, Alpízar, que era quien nos dirigía, habló con la gente que organizaba la gira, y mandaron a decir que verían que podían hacer por mí para comer. Al final prometieron cocinarme comida hervida, y mi mamá tuvo que dejarme ir. No olvidaré esta experiencia por muchas razones. La Primera cómo la gente de la Colmena buscó una solución para que yo pudiera ir, La segunda cómo la misma gente de la gira, decidió hacer un cambio solo por tenerme ahí con ellos. Y por último, que tuve que comer comida hervida, justo en el lugar donde hacían el mejor pollo frito de Cuba.

  • Juan Carlos dijo:

    Esos son los niños de mi Cuba

  • Danice Vázquez dijo:

    EL SUSTO DE MUMA - El 20 de abril de 2014 mi hija Danna se fue tres días con la Colme a República Dominicana, MUMA no durmió dos de los tres días, porque le dio fiebre. Muma me dijo a la vuelta que no dormía, porque tenía susto que le subiera la fiebre… ¡Esas son las cosas de una familia que se llama Colmenita, cuando los padres no están, los colmeneros se comportan con el mismo celo que si fueran sus padres verdaderos!

    • Noriko Ystokazu dijo:

      Soy la tía de Danna y recuerdo que en enero del 2016 la colmenita viajó a El Salvador y Rocío, la directora musical de la colmenita era la responsable de Danna y tenía como misión de la familia que, con una jeringuilla echarle suero fisiológico por la nariz, y como nunca lo había hecho, se dio tremendo susto cuando empujó la jeringa y se lo echó en el ojo… Jijijji, Eso me lo contó mi sobrina al regreso…

  • Lázaro dijo:

    Recuerdo una vez que fuimos a la Plaza de la Revolución con todos los padres y niños del taller, la orquesta de La Colmenita estaba tocando pues estábamos dando una reafirmación de Si por la revolución, me divertí muchísimo porque hacíamos círculo y todos juntos bailamos mucho

  • René Papa Papi dijo:

    En la Isla de la Juventud, Danna, mi nieta, le dijo a un periodista: - “Bueno, yo acabo de llegar y ya tengo dos amigos, cuando termine voy a ser amiga de la Isla entera”

  • Edith dijo:

    Recuerdo el primer día que llevé a mis hijos a ver La Colmenita. Era una obra que no se hablaba. Solo una sinfónica maravillosa dirigida por Rocio si mal no recuerdo, y cuando me dijeron que no se hablaba me dije para mi ( mis hijos aquí no duran 30 min) y para mi sorpresa quedamos maravillados que mi hijo mayor me dijo ojalá pudiera estar ahí. En aquel entonces el tenía 5 años. Llame y me enviaron al taller de los Chiquirriticos, acabado de crear prácticamente. Estaban ensayando La Cucarachita Martina. Era un mes de octubre del año 2016 y la obra la estrenarian en diciembre. Mi hijo al ver el video se enamoró del personaje de Mingollo( Ratón Perez) y 15 días antes del estreno le dijo a su profesora Indira - yo me sé Mingollo- y ella sin dudarlo le dijo - repasalo que te veré la siguiente semana- y así fue . El estreno su personaje sin ningún tipo de preparación previa ni experiencia y me di cuenta que lo importante en este maravilloso lugar es que los niños sean felices, creando, jugando y siempre con mucha disciplina que eso les enseñan para la vida. Los educa, les enseñan valores humanos, a ser amables, generosos, a hacer un bien cada vez que se pueda. Llevamos mis hijos y yo 5 maravillosos años en esa gran familia y yo una madre más que agradecida de esta compañía por la infancia tan hermosa que le han dado a mis hijos . Un FELICIDADESSSS gigante por estos 30 años y que vengan muchos más!!!!

  • Los jimaguas de Santa Clara dijo:

    La Colmenita significa mucho para nuestras vidas gran parte de nuestros valores, forma de pensar y actuar se deben a los 10 años que formamos parte de ese maravilloso proyecto que creó Carlos Alberto Cremata en la Habana y luego fue expandiendo a todas las provincias del país llegando a Santa Clara nuestra ciudad de origen. Donde Carmen Margolles actriz y actual directora del grupo teatro Alánimo de Santa Clara bajo la guía de nuestro eterno Tin llevo el timón de nuestra Colmenita santaclareña. Fueron y serán años inolvidables pues éramos una gran familia donde no faltaba la unidad, la comprensión y sobre todo el amor. Escribiendo estas líneas hemos hechado el tiempo atrás y hemos vuelto a vivir muchas de nuestras lindas aventuras en aquellos años donde sin madurez y sin realmente comprender la magnitud y valor que tenía lo que hacíamos para todos en nuestra pequeña Santa Clara tuvimos una infancias, adolescencia y principio de juventud muy encantadora. Gracias Tin, gracias Carmen y siempre gracias a la Colmenita por existir y por hacer de nosotros los seres humanos y profesionales del arte que hoy somos en Cuba.

    • Colmenita dijo:

      ¡LOs Jimaguas de Santa Clara!. Cuantos recuerdos de ustedes y de Carmencita Margolles y de El Yiki, el gran artista plástico fundador de La Colmena cuando el ISA. Carmen Margolles fue la primera Directora de La Colmenita de Santa Clara y estamos llenos de anécdotas y recuerdos de aquella experiencia inolvidable en la tierra del Che y de Samuel Feijó. Que bien nos hizo cuando los vimos actuar ya adultos y maravillosamente en aquella obra de Carlos Díaz en el Trianón. Inolvidables.

      • Janet R. dijo:

        Hay que convencer a Carmencita Margolles y al Yiki, a qué cuenten por aquí sus historias de aquella Mágica Colmenita de Santa Clara a finales de los noventa!

  • Roxana Castellanos. Patricia Cabrejas dijo:

    La primera vez q mi niña vio una actuacion de los niños de La colmenita fue en una grabacion del programa: La Colmena Tv.... Ella quedo ilusionada le encanto todo lo que hacian esos niños... Y m dijo mama: me gustaria hablar, cantar, bailar como esos niños.... Y hoy integra unos de los talleres de La colmenita... Y a decir verdad con palabras de Ella misma una niña de 5 años de edad, para Ella La colmenita,es lo mas lindo!! Asi dijo hoy en La mañana cuando le pregunte que era para Ella La colmenita.. Felicidades en sus 30 años!! Y augoro larga vida a La colmenita!!!!!!

  • Migdalia ma de Alber y Dayan desde Italia dijo:

    Soy madre de dos muchachos estupendos, que en la época que se comenzaban hacer el casting para entrar a la Colmenita, una vecina me avisa y me presentó alli en la sede, habían muchísimos niños y niñas de todas la edades, todos con la misma ilusión de poder ser parte de esta maravillosa compañía de teatro para niños, comenzaron las entrevistas y para no hacer larga la historia aprobaron a uno y al otro no... Casualmente al que aprueban no le interesaba entrar porque era bien chiquito, después bajo uno de Los profesores con un shorts hecho de un jeans de mezclilla y una camiseta y un par de botas, era Joaquin Jorge Tornes que le decían Yoqui, el cuál despues fue el responsable y director de la colmenita de Plaza y le dije: Los dos son hermanos y el más interesado no lo aprobaron y me dijo espera un momento, salió y a su regreso me dijo: "Se quedan Los dos" a partir de ese momento mis hijos comenzaron una maravillosa aventura, un sueño indescriptible de juegos, canciones y sobre todo aprendiendo cada día más, algo de la vida, fue la etapa más bella de nuestras vidas, digo nuestra porque yo Como madre lo disfruté muchísimo, yo siendo una madre sola con mis hijos. Le agradezco todos Los Días de mi vida a Tin El director de la Colmena haber tenido esa idea tan fantástica de hacer que los niños jueguen hacer teatro y al mismo tiempo hacerles aprender como ser un ser humano magnífico y a ese profe .. Yoquii por haber sido ese padre de todos los niños del taller de Plaza, por la dedicación que les dio día día y por crear esa linda familia que aún después de tanto tiempo y regados todos por el mundo seguimos en contacto, seguimos queriéndonos y sobre todo respetándonos y ayudándonos.
    Gracias infinitas!!!!!!

  • Glenda ma de los Jima dijo:

    La colmenita ha sido una luz, una guía ,para todos los niños e incluidos los padres por el gran amor ,comprensión y por la gran familia que alli les brinda ,mi.mayor experiencia ha sido por mis 2 hijos que estan en la Colmenita y son felices siempre ,aman lo que hacen y con sentimientos verdaderos !!Gracias por esa gran obra !!

  • Abuela de Mari Pili dijo:

    La Colmena para mi significa un gran proyecto forjado en Cuba. Tuve la oportunidad de seguirla y convivir momentos de preparación de ensayos y de función pues mi nieta Mari Pili fue integrante de este proyecto, en estos encuentros pude percatarme de la importancia que tiene y su influencia positiva hacia los niños no sólo de los de adentros sino también los de afuera, transmite alegría y esta es la mejor enseñanza porque un niño alegre es capaz de despejar cualquier trauma o frustración y entregar todo su talento, permite la comunicación e interrelacionarse con el colectivo, aparta la timidez y logra que en esos momentos se sienta libre y con el mayor anhelo de actuar para un público que lo admira y lo reconoce con cualquier papel que haga, se entrega a lo que hace . Llena y educa al niño con bellos valores como son compartir, bondad, humanidad, ser sencillo, modestos, responsabilidad , disciplina e independencia , haciéndolos niños más capaces y seguros.

  • Maria la santiaguera dijo:

    La Colmenita transmite conocer el sentido de patriotismo, valor a sus símbolos patrios y el reconocimiento de los héroes y mártires que influyeron en la historia  de nuestro país . Es muy interesante proyecto porque hay una gran motivación y aceptación por parte de los niños y del pueblo cubano que lo sigue porque hay talento de baile, de actuación que permitirá evaluar la formación profesional del niño para su futuro. Le brinda a los niños léxico, desenvolvimiento escénico , los educa en valores de cortesía respeto y educación que son muy importantes para la vida de un infante .

  • Flor del Caney dijo:

    La Colmenita, que linda!!!! Ha logrado ser reconocida gracias al trabajo de su fundador, de sus mentores , a través de la exigencia con amor y cariño , con paciencia para lograr un espectáculo digno y admirado por el pueblo y esto se logra con perseverancia, disciplina , donde interviene puntualidad, concentración, constancia de que sí se puede lograr lo que se proponen expresar en cada obra y que esto los hace especial y tener ese reconocimiento en el mundo.
    Gracias por existir, les doy mis sinceras felicitaciones y continúen con este mundo de colorido, de belleza , amor y enseñanzas que trasmiten con su alegría contagiosa, ojalá puedan lograr hacer extensivas la formación de sus sedes en todas las provincias del país que tan ávidos están de poder participar porque se demostró qué hay niños con talentos en cualquier pedacito de Cuba. Continúen como  hasta ahora y a ese claustro de maestros y trabajadores que dan todo para que se pueda divertir y conocer el pueblo.
    Muchas Gracias!!!

  • Pilar y familia dijo:

    Decir Colmenita es decir Cuba, Mundo, Fidel, Martí, me quito el sombrero ante el creador mas conocido por Tin haciendo un bien con ñiños de todo el mundo sin importarle el color, niños tímidos, niños inquietos, etc
    Estos niños hacen juegos, canciones pero sobre todo aprenden a respetar sus valores, su bandera y en la actualmente la mayoría son licenciados no siempre del arte, pero muchos abogados, médicos, productores, maestros, ingenieros, llevando con ellos un arte por dentro lo mismo aquí o cualquier lugar donde estén.
    MUCHAS FELICIDADES POR SUS 30 AÑOS!!!!! Regando miel y sueños en cualquier rincón del mundo q siempre brille ese amor y talento q llega muy amplio al corazón de todos, q cada día sigan sorprendiendo con sus lindas obras. Gracias por existir!!!

  • Catalina dijo:

    Que fuera de nosotros los niños de más experiencia!!! Las abuelas y abuelitos si no existiera un proyecto tan hermoso y entretenido como la Colmenita!!! Qué nos hace feliz el corazón cada vez que disfrutamos de esos niños!!!!
    Me encanta todo lo que hacen!
    Felicidades!!!!!

  • Kenny Ortigas dijo:

    Amor, entrega, pasión, sentido profundo de la vida...eso es la Colmena. Gracias por haberme permitido estar dentro de esa familia y de manera peculiar, fuera del país. Venezuela fue el sitio donde soñamos y creamos universos posibles siempre con el BIEN como premisa fundamental.

    • Marta Palacios dijo:

      Kenny, tú tienes muchas historias hermosas en Venezuela y en Cuba con tu Colmenita de Mayabeque. No dejes de contarlas, que nos van a revolver la nostalgia!

      • Odalis dijo:

        Marta, el de La Colmenita de Mayabeque no es Kenni, es Eliober, aunque si es verdad que los dos estuvieron al frente de Colmenitas en Venezuela

  • Aniet dijo:

    De los 30 años de La Colmenita, 7 estuve dentro. Si alguien en algún momento me hubiera dicho que yo sería payasa (hoy soy payasa terapéutica), o me movería en el mundo del arte teatral, lo hubiera desmentido. No estaba entre mis posibles concepciones de futuros previstos. Pero eso no es raro si tu camino se cruza con el de La Colmenita.
    De las primeras cualidades que descubrí de Tin y su compañía es que te propone hacer cosas que ni una misma sabe que puede hacer. Les agradeceré por siempre que me ofrecieran un campo abonado para comenzar un camino que yo pisaba por primera vez.
    Otra cualidad, que admiré y le confesé a Tin, que entiendo es una cualidad rara y difícil de sostener por un líder, es la de dejar hacer: dirigir a un colectivo teniendo claras las esencias y comprendiendo qué propuestas apuestan a ellas, las profundizan, las enriquecen y ésas apoyarlas, alentarlas y dejarles libertad de acción.
    Así encontré un espacio en La Colmenita cuando todavía no estuve preparada para actuar delante de público. Fue muy fácil encontrar, entre las instructoras de La Colmenita, personas que con apenas 20 años optaran por estar del lado donde no siempre llegan las cámaras, en el trabajo duro y a veces angustiante, que vincula callada y sistemáticamente el arte y las problemáticas sociales, allí por ejemplo, donde están los y las adolescentes a los que nadie les enseñó a amar, y que hoy representan una amenaza a la sociedad, o allá en donde las enfermedades mantienen a niños y niñas por largos períodos en los hospitales.
    Devorah, Indira, Dianita, Magela, Leslie, Mae todas mujeres muy sensibles, jóvenes, inteligentes, alegres y creativas, crecidas la mayoría en La Colmenita, me enseñaron la felicidad de estar felices juntas haciendo felices a los demás. Algo que fue posible bajo la cubierta segura y nutritiva de Tin en La Colmenita.

    Los 7 años que estuve en La Colmenita fue un lujo, el saldo es positivo en todos los sentidos. De nuevo gracias, y cosas buenas para La Colmenita

    • tin cremata dijo:

      Aniet, tú eres una de las Fundadoras del Taller más importante que ha creado La Colmenita en toda su vida, ese que bautizamos "Crecer con Martí". Tengo muchas anécdotas que contar de tu magisterio humano hacia nuestra familia de miel (empezando por las pandillas detectivescas del Memorial "Martí")... Y lo voy a hacer.
      Solo quería como aperitivo, dejar claro, en blanco y negro, cuánto te admiramos y de ti aprendimos por acá... parafraseando a nuestro Hombre y Amigo, ¡hacen falta dos, tres... muchas Aniets!

      • Magela Colmenita dijo:

        Y es Aniet también la Directora de los Payasos Terapéuticos de La Colmenita, que hoy son un movimiento en todo el país (bajo su dirección), la primera directora de La Colmenita de la EFI "José Martí", la Directora teatral de "Versión de una Niña Mala" y la que hizo el tremendo documental corto de una obra especial creada por los niños con problemas de conducta de la EFI

      • Nenita Colmenera dijo:

        Aniet Esther Venereo Pérez-Castro, fue durante varios años Artista Colmenera y Directora del Grupo de Payasos Terapeúticos de La Colmenita. En el año 2010 comenzó a trabajar en nuestra Colmenita como Actriz y Fundadora del Taller Permanente “Crecer con Martí”, llevando al unísono su excelente labor de Educadora Popular. Este año recibe un Curso de entrenamiento de Payasos Terapéuticos, impartido por la Maestra Canadiense Joan Barrington, directora de Therapeutic Clowns International, gran colaboradora y amiga de La Colmenita. En el año 2011 funda La Colmenita de Canarias junto a la Asociación de Amistad Canarias – Cuba, en Tenerife, que abrió un capítulo maravilloso de colaboración con esa autonomía española, labor que desempeñó de manera ejemplar.
        Como coordinadora del Taller de Audiovisuales realizados por niñas, niños y adolescentes de la Compañía, funda el Taller de Creación Colectiva en la Escuela de Formación Integral “José Martí” – E.F.I. (trabajo con adolescentes con trastorno severo de la conducta), dirigiendo con ellos y otro grupo de artistas colmeneros el audiovisual “¿Y tú que...?”, del cual fue guionista y actriz, interpretando el personaje de Celia, la Profesora de Teatro. Audiovisual que resume una labor de hondísimo contenido humano, llevada a cabo con los alumnos de esa especial escuela cubana. Dentro del grupo de Payasos Terapéuticos crea el rol de la Payasita "Celeste", su payasita, como guía de todo el grupo de payasos terapéuticos colmeneros (su cerebro y corazón), marcó toda una época muy hermosa de creación y verdadero altruismo, entre todos nosotros. De este maravilloso trabajo en los hospitales con los pacientes oncológicos se realizaron varios talleres, exposiciones y producciones audiovisuales, lo que validó su entrega sin límites, responsabilidad y amor por el trabajo, que sembró siempre entre los Payasos Terapéuticos y los miembros colmeneros todos. Por su excepcional labor en este grupo, es designada en el 2015 Coordinadora Nacional del Grupo de Payasos Terapéuticos de Cuba, a la vez que resulta Coordinadora de Talleres de Creación Colectiva con escolares entre 8 y 13 años, que le permite realizar el guión de la obra de teatro representada por La Colmenita de 10 de Octubre “Versión de una niña mala”, dedicada al Maestro Raúl Ferrer, en su Centenario.

        En el 2016 es invitada por el gobierno de El Salvador, como miembro de La Colmenita, para realizar talleres básicos de Payasos Terapéuticos, y además realiza una acción de Teatro Callejero para sensibilizar con el tema de Berta Cáceres.

      • tin cremata dijo:

        Recuerdo la primera sesión del Taller “Crecer con Martí”, que yo llegué una hora después, porque estaba en una conferencia de prensa con la ANAP, y me encuentro a todos los niños colmeneros con tremendo “corretaje” por los salones del “Memorial Martí". Por supuesto empecé a regañar a mis niños, explicándoles que aquel era un lugar Sagrado…Y Aniet y Llanisca vienen y me explican, que, con la aprobación de la dirección del Memorial, ellas con los niños habían conformado cuatro “pandillas de detectives” para averiguar aspectos “misteriosos” de la vida del Maestro (como por ejemplo - ¿cuál era la única foto en que el Apóstol aparece sonriendo?, los Amores de Martí, los viajes, etc), luego de una hora de –“Jugar a los Detectives”, se produjo la visita oficial al Memorial, con una guía…Jamás una visita anterior (de las muchas que había hecho La Colmenita antes - al sagrado recinto) había logrado tal nivel de atención e intercambios de conocimientos reales, entre la guía y los pequeños visitantes, gracias a esa hora previa de "juego detectivesco"… Es que el propio Martí advirtió: "No se sabe bien, sino lo que se descubre"

      • Dévorah Rojas dijo:

        Esta es la Declaración de los Payasos Terapéuticos de Cuba

        "Venimos a combatir por el país alegremente.
        Nada grande se puede hacer con la tristeza"
        Arturo Jauretche

        A los niños y a las niñas. Y también a los grandes. Al ser que lucha a tientas por ser humano.
        Las payasas y payasos terapéuticos nos debemos a los niños y por eso jugamos al futuro. Tenemos memoria, sueños, inquietudes, objetivos, metodologías innombrables difíciles de encorsetar en tubos de ensayo o de clasificar en la ciencia exacta. Si hiciéramos de la risa un pensamiento científico o una corriente organizada, Las payasas y payasos terapéuticos seríamos tomados demasiado en serio y dejaríamos de existir. Y si la sistematicidad y el racionamiento organizado fuese nuestro fuerte, abandonaríamos la trinchera de lo posible, de provocar momentos impensables en lugares cerrados a la ilusión y a la confianza. Creeríamos en las clausuras, en lo imposible y dudaríamos, en fin, de ser cubanos.
        Creemos y nos prendemos del vuelo, vagamos por los hospitales en busca de un afecto como quien se empeña en encontrar un remedio, y antes de dar con él, nos chocamos con los niños y nos damos con las niñas. Ellos nos han dicho con la mirada puesta en el verbo siempre que la vida es un poema escrito antes, durante y después de quien se atreva a ponerle punto final.
        Palabras lástima y pena son para nosotros desconocidas. Nos sostiene una profunda convicción por la potencialidad infantil. Por la imprevisibilidad de la pequeña creación humana, buscamos torcer el final cuando se presenta inevitable, cuando la evidencia le dice a la imaginación que debe echarse a llorar, es cuando más fuerte golpeamos desde adentro de la cáscara en busca de la luz.
        Tripulantes del amor, navegamos entre los escombros de la vida. Nos reinventamos más allá del derrumbe de las certezas, de la caída del muro de las lágrimas cuando el mar se inunda de sal y nos llega a la nariz. Del cartero bendecido, cantor en los hospitales, escuchamos en una ocasión “delfín de mis dos rosas, espántame los golpes y no las mariposas.” Y nos dimos por aludidos.
        ¿Será acaso casualidad histórica?, ¿romántica coincidencia? Nacimos un enero. Desde entonces, nos paramos en el presente y donde la tristeza se distrae y muestra una grieta, metemos un zapato con una semilla escondida en el tacón. Porque hemos ido donde los niños para ver crecer flores en la sequía, hemos visto sonreír a la tristeza.
        Pero a diferencia de lo evidente, nuestro móvil no es la risa. Es la esperanza. Creemos fielmente en lo imposible, en la música a pesar del silencio aterrador, en el arte de comunicar perspectivas cuando los tiempos indican que el paradigma de la alegría se encuentra agotado.
        En adelante, seguimos las huellas de la intuición en busca de aquel color en medio de la noche que no existe, nos disfrazamos el alma de miel, equivocamos los hospitales con panales y hacemos como que el aguijón clavado en nuestros hermanitos no duele.
        La payasa terapéutica, el payaso terapéutico, es naturalmente un reparador de sueños en ríos de esperanzas. Sutura paisajes que se creían perdidos. Es también un valor si de discutir economía en estos tiempos se trata y no por ser incorrecto, deja de ser político: sabe por qué y para quién hace lo que hace y a tono con la siembra, afirma que la infancia es el único termómetro con el que es posible medir el horizonte y la cosecha.

  • Maryla Jimenez dijo:

    La comenita para mi ha significado una nueva etapa en mi vida, la oportunidad de conocer a una persona tan especial como Tin y a toda su familia de abejitas y zánganos. No existen palabras para expresar la felicidad que tengo por haber tenido la oportunidad de convivir en el panal mas feliz de Cuba. Tuve la dicha de llegar hasta allí gracias al programa la Colmena TV, donde nunca me faltaron las alegrías, las sonrisas, la musica, la danza y algo muy importante:los amigos. Gracias a la Colmenita por regalarme tantos momentos inolvidables, gracias por inculcarme valores y conocimientos de nuestro apóstol Jose Martí, gracias por dejar su miel dondequiera que van. ¡¡¡Muchas Felicidades en sus 30 añitos!!! y espero q cumplan mil añitos mas. Los quiero mucho

    • tin cremata dijo:

      Marylita, fuiste tú, de todos los descubrimientos de "La Colmena TV" - una de las más integrales y sobre todo Martianas, pero de las de hacer actos cotidianos como la Pilar de los "Zapaticos de rosa", cuando le cediste tus zapatillas a Amalia, y, en silencio "sin llamar al universo a que lo vea a uno pasar", te calzaste las más incómodas - ¡para bailar!... Eres uno de esos fueguitos que ilumina hoy tu Sancti Spíritus amado... y en estos días se ha convertido en un mito por acá, tu premio reciente en la Competencia Provincial de Historia, donde, ante la pregunta de: ¿Qué significaba para Martí la "mano de valientes"?, no solo explicaste que eran los que venían con él y el Generalísimo en aquella heroica cascarita de nuez, que desembarcó en Playitas, sino que disertaste sobre el santiaguero Paquito Borrero, el maestro villareño César Salas, Ángel Guerra, el holguinero, Marcos del Rosario (el gigante dominicano negro)... y seguro dibujaste la hermosa hipótesis de ¿por qué El Viejo, luego de besar la tierra cubana... en aquella noche negra... cantó como un gallo?!

  • Indi dijo:

    Frase cumbre que usaba el Yoqui para el calentamiento de la voz exageradamente: OOOOAAAEEEEQUIIISSSSSSSS
    Imposible olvidarlo!!!!!!!
    Hoy nos reímos mucho de esa frase y la repetimos cuando nos reunimos...
    Que significará??? Jjjjj

  • Melisa Cárdenas dijo:

    Estoy muy feliz de que cumpla 30 años este hermoso grupo de teatro que tanto representa y divierte al público. Les deseo en nombre de los estudiantes de la Cujae y de todos los cubanos en general que cumplan muchos años más bien arriba y enorgulleciéndonos como hasta ahora. Gracias por ayudar a mi hermana Ainhoa de La Caridad López de Los Meñiquitos de la Colmena a desarrollar sus dotes histrionicos y darle asi la oportunidad de potenciar sus capacidades artísticas.

  • Leandro Lorenzo García dijo:

    La mayoría de las personas acostumbran dejar de ser niños para combertirce en adultos y olvidar por completo que la fantasía debe ser parte de sus vidas. Gracias a la colmenita, esa q definió mi infancia e inyectó magia a mi niñes, no solo pase momentos increíbles sino que además aprendí muchas cosas. Aprendí que la palabra niño no es tan pequeña como para definirla por edades, es algo inmenso que nos permite soñar

  • Maria Teresa dijo:

    Para la colmenita muchas felicidades y muchas gracias por alegrar nuestras vidas, cada vez qué se presentan revuelven la alegría, para coralsa y su participación en el forum de Ciencia y Tecnica fue una experiencia muy linda pues se unieron el intelecto y la alegría de aquellas pequeñas personas convertidas en abejitas, besosss para todos!!

  • Guille L.C. dijo:

    He leído más de 300 entre vivencias, anécdotas y comentarios sobre la colmenita; y es realmente impresionante apreciar tanta felicidad y sentimiento humano acumulados en estos 30 años. ¡¡¡Cuba que linda es Cuba!!!
    "La felicidad tiene garantía sólida en el concepto de independencia y dignidad humana"
    --------------- José Martí ------------

  • Johanna dijo:

    Estoy muy contenta de tener a mi niña de 5años en el Taller de los "Chirriquiticos",cada función que hacen sacan lágrimas de felicidad, le doy las gracias a sus dos tutoras por hacer que esos niños hagan realidad sus sueños y fantasías, FELICIDADES A LA COLMENITA POR SUS 30

  • Juan Carlos Brito Vazquez dijo:

    Yo crecí con la Colmenita. Cuando tin, daba sus primeras funciones. Yo estaba aprendiendo a caminar. Y la colmena fue creciendo y yo aprendí a a cantar, a reír, a recordar... hoy somos unos treintañeros, y ya nos acompañamos... gracias colmeneros, por no permíteme nunca, dejar de sentirme un niño feliz.

  • Elaine dijo:

    Primero voy a hablar de lo que la Colmena significa para mí como persona donde no solamente se regala alegría sino se vive, donde nace una nueva familia, y creas amistades para toda la vida. Solo tienen que mirarnos a nosotros que a pesar de ser de diferentes generaciones, siempre tuvimos pillamadas, casas en la playa, celebraciones de cumpleaños y tantas, tantas cosas relacionadas al día a día que hasta hoy hacemos juntos, y que nunca cambiaría eso pues tiene un valor inigualable.

  • Amanda Rojas dijo:

    En HOLGUIN le preguntamos Daniela y yo: Danna cuánto es 20 +10? Y Dannita que era muy chiquitica dijo: ¡Ventidiez!

  • La Machaca dijo:

    Solo tengo gratitud a cada uno de los miembros que en su momento nos acompañaron, y en especial y con mucho cariño a su creador "Tin Cremata" por sus enseñanzas, ejemplo y anécdotas que tuvimos , gracias infinitas por todo, por tanto y por volver a convertir sueños en realidad , feliz cumpleaños desde Colombia, familia colmenera.

    • Malú dijo:

      Machaca, te adoramos. Tú eres la Reina de la energía en toda la Colombia de miel y uno de los familiares colmeneros más útiles de toda su historia. Si fueras deportista serías nombrada "La Jugadora más útil" en cualquier equipo y cualquier Deporte.

      • Rocío dijo:

        Ja,ja, la Machaca, esa si que es un tren, esa sola es los Van Van de Bogotá, Colombia!

      • Malú Tarrau dijo:

        ¡Con una sola Machaca en Cuba, salíamos del subdesarrollo en una semana, jajajajaj

      • tin cremata dijo:

        "La Machaca" - es el símbolo humilde de la pujanza volcánica en un ejército de Miel, que se anidó en La Colmenita de la Localidad Cuarta de Bogotá, Colombia, con abejitas y abejorros de los más bajos estratos (1 y 2) de la pobreza Colombiana, dirigidos por ese extraordinario violinista de la Filarmónica de Bogotá - Don José Arroyo, con su productora de oro - mi Angelucha Arango, que montaron durante años - las más importantes obras colmeneras - con más de un centenar de niños músicos colombianos ("Cucarachita", "Meñique", Ricitos y los Tres Ositos")... haciendo en vivo las bandas sonoras con una Orquesta Sinfónica Infantil, y por donde han desfilado tantos maestros colmeneros cubanos: Yanín, Patri, Amaury, Marisel, Malú, Rocío, Muma, Janet, Massiel... y un hermoso etcétera...

Se han publicado 1649 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Daylén Vega Muguercia

Daylén Vega Muguercia

Periodista cubana. Amante de la fotografía y los audiovisuales. Colabora con Cubadebate y otros sitios digitales. En Twitter: @DailenVega

Vea también