Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Jóvenes buscando un alquiler, como nómadas por la ciudad

Por: Liudmila Peña Herrera, Iviany Padín y Lisandra Gómez
En este artículo: Cuba, Economía, Jóvenes, Juventud, Sociedad, Vivienda
| 172 |

La convivencia intergeneracional supone algo más que un desafío demográfico para los jóvenes cubanos. Foto: Elio Mirand/Alma Mater.

“Asere, tienen q salir d mi ksa esta misma tarde. Ni 1 día +”. Yoan Domínguez guardó el celular en el bolsillo y marcó un número desde el teléfono fijo. Del otro lado del auricular, su esposa estaba histérica. El dueño de la casa había llegado sin avisar, había abierto la puerta y se había metido en la habitación donde ella dormía, con el pretexto de buscar una pieza extraviada. La discusión fue en grande y el resultado estaba claro en el SMS. Lo peor es que, ante el abuso, no encontraron con quién quejarse.

“La cosa estaba dura y Yoan quería partirle la cara al tipo. Tuve que hacerle ver que teníamos un problema mayor. Otra vez estábamos en la calle, preguntándole a todo el mundo, como un par de locos, si sabían de algún alquiler. Tuvimos que coger el único alquiler que nos apareció en 140 CUC”, recuerda la joven pinareña Rocío Delgado, mientras acomoda los panes que sacará a la venta en la cafetería donde la contrataron después de abandonar su puesto como especialista en artes plásticas en una importante galería, para poder pagar la renta.

Casas, cosas, causas…

El mayor problema para quienes “se alquilan” es la inestabilidad en los lugares. Foto: Elio Mirand/Alma Mater.

A la santiaguera Luna Brito, de 23 años, esta experiencia pudiese parecerle pequeña si la comparara con sus propios tropiezos. La muchacha, tras el sueño de convertirse en actriz de teatro, ha conocido —según ella misma asegura— más barrios habaneros que tabloncillos teatrales.

“En cuatro años son más de 15 las casas en las que he estado alquilada. Los precios que he pagado van desde 30 hasta 80 CUC, en lugares muy confortables y también en sitios sin cama, refrigerador y hasta sin agua. Solo me quejo de la inexistencia de la legalidad y los contratos”, comenta.

Para quienes están ajenos al asunto, pudiese parecer que este es un fenómeno capitalino, asociado más a las grandes urbes y a los intereses que despiertan las posibilidades que en ellas se abren. Mas el problema se extiende a lo largo y ancho del país, y se relaciona con las aspiraciones profesionales y personales de los jóvenes, quienes no siempre encuentran su desarrollo en los lugares de origen y migran hacia otras provincias, donde chocan, entonces, con dificultades para conseguir vivienda.

Bien lo sabe la holguinera Suriannis López, quien lleva siete años pagando precios entre 20 y 25 CUC en la ciudad cabecera de su provincia. ¿Por qué lo hace si su salario no rebasa ese monto?

“Provengo de un municipio alejado de Holguín, y no hay trabajo allí para una licenciada en Estudios Socioculturales como yo, así que opté por alquilarme. De lo contrario, debía guardar el título y ponerme a ordeñar vacas. En medio de este jelengue nació mi hijo y creo que conoce niños en Holguín entero, porque cuando está haciendo amistad con los de un barrio, ya nos tenemos que ir”, dice quien se niega a sacar cuentas de cuánto ha gastado en este tiempo, pero el monto, según los cálculos bastante conservadores de nuestro equipo de prensa, podría ascender a casi 2000 CUC.

La historia nómada de Yosvany Sánchez, trabajador por cuenta propia en la ciudad del Yayabo, inició cuando egresó de la Universidad Central de Las Villas “Marta Abreu” y decidió, junto a su novia Claudia Roque, que lo mejor para sostener una vida en pareja sería que él viniera de Quemado de Güines (Villa Clara) a vivir a Sancti Spíritus. La opción era rentar una casa, mas ya suman 13 años de “rotar como gitanos por toda la ciudad”.

A su juicio, el mayor problema para quienes “se alquilan” es la inestabilidad en los lugares. Asegura que en todo ese tiempo jamás han encontrado uno donde existan “papeles legales de por medio”.

Cuando la entrevistamos, la ingeniera civil Yaíma Gómez apenas comenzaba sus peripecias en el mundo de las rentas y ya había conquistado tres, de las cuales el trago más amargo había sido la primera:

“Fue difícil porque ni siquiera vivía sola con mi pareja, pues alquilamos un cuarto dentro de la casa de la dueña. Era una situación muy complicada porque ella tenía un hermano borracho y había que soportar su malacrianza y su falta de respeto, hasta que decidimos irnos”, recuerda la holguinera.

Tocar puertas al azar es la especialidad de Roberto Gómez, quien se graduó de Medicina en Las Tunas, pero tuvo que ir a Holguín a hacer parte de su residencia.

“Es casi imposible encontrar una renta adecuada en esta ciudad. Parece que todos los lugares ya están ocupados y cuando encuentro uno decoroso, el precio está por las nubes. Hay gente que prefiere tener la casa cerrada antes que rebajar 5 CUC”, analiza el joven médico.

Así como Roberto llegó a Holguín buscando un alquiler, Ariagna Santos abandonó su trabajo en la Ciudad de los Parques y se mudó a Santiago de Cuba, donde viven los padres de su esposo, por la situación de las rentas.

“Desde que mi hija nació, vivió en cinco lugares. Se acostumbraba a un medio y tenía que irse cuando le pareciera al dueño”, rememora ella. Añade: “El problema mayor es la desprotección que uno tiene ante la persona que alquila. Estuve en lugares buenos, pero también en otro donde una parte del techo se estaba cayendo, lleno de humedad y polvo. Pero no había opción, pues la casa de mis padres tenía un solo cuarto y éramos tres parejas y una niña”.

Aunque los espirituanos Yoanca Torres y Carlos Miguel Vázquez ya tienen casa propia gracias a una herencia familiar, el estrés que les impuso el pago de los alquileres puso en riesgo su estabilidad como pareja.

“Hubo un momento en que nos sentimos asfixiados porque nos preocupábamos todo el tiempo por completar el dinero, por lo que trabajábamos en cuanto lugar encontrábamos y dejamos un tanto de atendernos”, confiesa la muchacha.

Del otro lado de la puerta

“Por eso pongo el precio bien alto, pa’ que paguen por lo que cuidan y por lo que puedan romper también”. Foto: Elio Mirand/Alma Mater.

Marisol González, una habanera que renta su apartamento en el municipio del Cerro hace 12 años, dice que es cierto, que “este negocio es bueno si se escoge bien a la persona, pero es “candela” si te equivocas y te sale gente sucia y despreocupada”.

“Por eso pongo el precio bien alto, pa’ que paguen por lo que cuidan y por lo que puedan romper también”, dice y niega con la cabeza cuando le preguntamos si alguna vez ha pensado en alquilar mediante un contrato legal.

“Ni siquiera sé cómo es eso. Ni me preocupo. Hay tanta gente buscando alquiler, que me llueven las propuestas sin necesidad de poner un cartel o pagar un impuesto”, asegura.

En cambio, el holguinero Ricardo Diéguez decidió cerrar su casa en el reparto Pueblo Nuevo ante las visibles afectaciones que cada inquilino dejaba tras su paso, sin indemnizaciones o reparaciones. “Hasta los tomacorrientes y las lámparas me llevaron la última vez. Ahora, ni aunque vengan rogándome con una situación extrema le alquilo a nadie”, dice visiblemente molesto.

Aunque las partes suelen buscar alternativas para, de alguna manera, garantizar el cumplimiento de un contrato moral, como el que redacta y firma Yaíma Gómez con todos los artículos que le dejan en la casa, lo cierto es que donde impera la ilegalidad cualquier situación es posible, y de ella pueden salir afectados unos y otros.

Desde la legalidad y la ciencia

Natacha Doimeadiós. Foto: Elder Leyva/Alma Mater.

La inexistencia de los contratos referida por los entrevistados no es, en modo alguno, resultado de una ausencia de herramientas legales que posibiliten a las personas naturales rentar sus viviendas. Es, más bien, hija del desconocimiento y otras razones.

Si es cierto que en el país han existido diversos y contrapuestos momentos para quienes desearon alquilar sus casas o espacios habitables, también lo es que en la actualidad hay disponibles instrumentos que no solo posibilitan este particular, sino que norman y ordenan tal actividad del sector no estatal o cuentapropista, como es conocida por la población.

La jurista Natacha Doimeadiós Batista, licenciada en Derecho y Especialista de Grado en Derecho Civil y de Familia, de la Dirección Provincial de la Vivienda en Holguín, conoce la problemática, pues tuvo la oportunidad de investigar sobre el asunto, con el rigor científico de un estudio de Maestría, del cual derivó la tesis cuyo tema fue el arrendamiento de viviendas urbanas de propiedad personal para el ejercicio del trabajo por cuenta propia en Cuba. La especialista conversó con Alma Mater sobre los resultados de su estudio y otras cuestiones que pueden ser de interés para la población.

Acerca de los instrumentos legales que posibilitan el arrendamiento de viviendas de propiedad personal, Doimeadiós Batista explicó que este tiene su amparo legal en el artículo 74 de la Ley №65 Ley General de la Vivienda, de diciembre de 1988, la cual aún está vigente, pero ha sufrido reiteradas modificaciones. La última, con respecto al artículo 74, fue la dispuesta por el Decreto Ley №353, de 2018.

Asimismo, aclaró que han existido, desde 1997, varios reglamentos para regular los trámites a realizar para el arrendamiento de viviendas de propiedad personal, que antes de esta fecha era libre y sin la necesidad de trámite administrativo alguno, ni del pago de impuesto. Dicha reglamentación está actualmente contenida en la Resolución 11/18 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, aunque también existen otras normas que complementan cuestiones sobre el tema.

“Las normas jurídicas para el arrendamiento de viviendas de propiedad personal amparan el arrendamiento por horas, días, meses o años para cubanos o extranjeros, tanto a personas naturales como jurídicas, y se aplican para arrendamiento de viviendas completas o de habitaciones o espacios, tanto para servicios de hospedaje o de alojamiento como para el ejercicio del trabajo por cuenta propia”, apuntó la especialista.

Acerca de las razones por las cuales las personas que rentan sus casas no optan, generalmente, por la forma legal, a pesar de que no está prohibida dicha actividad y existen los instrumentos antes declarados, la jurista distinguió las de tipo burocrático y las relacionadas con la evasión de impuestos o continuas verificaciones.

“Estar autorizado como trabajador por cuenta propia en la modalidad de arrendador de viviendas, habitaciones o espacios, presupone la posibilidad de inspecciones y controles que pueden recibir en cualquier momento y podrían conllevar a multas y medidas. Ello sin contar con que la autorización podría ser denegada por diversas razones que constan en el Reglamento, y entonces el titular caería en evidencia y podría ser visitado en nuevas ocasiones para verificar que no está rentando ilegalmente. Estos son algunos de los aspectos que temen los propietarios”, aseveró la investigadora.

El arrendamiento en cualquier forma o modalidad implica, además de trámites para la autorización, una serie de requerimientos, como ir a reuniones de vez en vez, recibir visitas de inspectores, llevar talón de cobro del arrendamiento, y el cumplimiento de las regulaciones de higiene que no siempre disponen las viviendas, habitaciones o espacios que se rentan.

De sus indagaciones, estudios y observaciones, así como de sus experiencias personales también como arrendadora de vivienda, Doimeadiós Batista considera que “el arrendamiento a cubanos por largo tiempo no es común, además de por las razones generales apuntadas, porque quien tiene determinadas condiciones en su vivienda y decide arrendar, prefiere no hacerlo a cubanos por largo tiempo y que paguen poco porque con ello no pueden ni siquiera asumir las reparaciones que precisa el inmueble. Aunque por norma jurídica las reparaciones menores corresponden al inquilino o arrendatario, en ocasiones no se cumple y ante la imposibilidad de lograr con reclamaciones que se restablezca lo dañado por el inquilino, queda desamparado el titular de la vivienda”.

Todo esto conduce también a la realidad de que hoy existe, como apunta la jurista, mayor control estatal sobre los arrendamientos legales que sobre los ilegales, y aunque pueden ser multados tanto el ilegal como el legal, en este último es más probable detectar una contravención porque está controlado.

“Las contravenciones pueden ser hasta por una pelea en el núcleo familiar del arrendatario o por cualquier cosa que suceda en el inmueble, y es el propietario arrendador el máximo responsable, por lo cual debe convertirse en celador, pues es importante señalar que podría llegar incluso a perder su vivienda.

“De cualquier forma, el arrendamiento legal presupone la ventaja de estar ejerciendo legalmente la actividad y de poder enfrentar al arrendatario en los casos en que se precise dar por terminado el arrendamiento, se incumplan las normas dispuestas por el arrendador y pactadas entre arrendador y arrendatario.

“De todas maneras, también ello conllevaría procesos lentos, complejos, en los que el arrendador lleva tanto las de ganar como las de perder, porque no existe un mecanismo eficaz para extraer a las personas que permanezcan en el inmueble después de haber cesado el arrendamiento. O sea, que las ventajas de estar legal son muy relativas y subjetivas”, explicó Doimeadiós Batista.

Proteger el tiempo de la juventud

No hay dudas de que el problema de los precios, la arbitrariedad con que son tratados quienes necesitan pagar una renta y las dificultades para encontrar un lugar decoroso, sin contar los conflictos a los que se enfrentan no pocos propietarios, pasan por el tamiz de la compleja realidad que vive el país en cuanto a la vivienda. Pero sí resulta evidente que el problema merece ser estudiado en profundidad para que puedan generarse soluciones que aligeren la tensa y compleja circunstancia que hoy protagoniza un número no despreciable de la fuerza joven trabajadora del país. El tiempo de la juventud debe ser aprovecharlo, pero también defendido.

Con la Ley de Reforma urbana del 14 de octubre de 1960, se proscribió el arrendamiento de viviendas. Años después, la Ley №48 Ley General de la Vivienda, de diciembre de 1984, lo autorizó nuevamente, sin que fueran necesarios trámites administrativos.

La ley №48, en sus 6to. y 7mo. por cuantos, reconoció que “la propiedad personal de la vivienda debe entenderse en el verdadero sentido de esa forma de propiedad (…)” y que “resulta conveniente, como una solución marginal a nuestro déficit habitacional, autorizar que los propietarios de viviendas que posean espacios sobrantes alquilen esos espacios, dentro de determinadas limitaciones”.

Sin embargo, en la Ley №65 Ley General de la Vivienda que derogó la ley №48 (Artículo 74), ese dejó de ser un objetivo expreso, aunque se siguió regulando la posibilidad del arrendamiento de hasta dos habitaciones con o sin servicio sanitario propio previa autorización de la Dirección Municipal de la Vivienda correspondiente.

Posteriormente, con la promulgación del Decreto Ley 171 (ya derogado), de 1997, y otras muchas normas que han regulado sobre el arrendamiento de viviendas de propiedad personal, incluyendo las vigentes, se ha establecido la inscripción o autorización administrativa, así como la observancia de disímiles cuestiones regladas para los arrendadores.

El 10 de julio de 2018 se dio a conocer el Decreto-Ley №353 Modificativo de La Ley №65 Ley General de la Vivienda, del 23 de diciembre de 1988. En su Artículo 74.1 se declaraba que “los propietarios pueden arrendar sus viviendas, habitaciones y espacios, a personas naturales y jurídicas, al amparo de lo establecido en la legislación civil común, siempre que esté en correspondencia con las regulaciones urbanas y territoriales vigentes, mediante precio libremente concertado y previa autorización de la Dirección Municipal de Trabajo”.

Se han publicado 172 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Buda dijo:

    Los jóvenes en este país tenemos un grave problema: una vez que comenzamos nuestra vida laboral, siendo mayores de edad, necesitamos independizarnos de nuestros padres, como se hace en todo el mundo. Aquí no podemos permitirnos comprar una casa para vivir y hacer nuestra vida de adultos como se debe. No entiendo por qué en Cuba no existe la posibilidad de que "alguien" (llamese Estado, Empresa o lo que sea) nos permita pagar un alquiler seguro o al menos comprar una vivienda a plazos. Mucho que hacer en este tema. O terminaremos migrando todos.

    • Roxana Badosa Rodríguez dijo:

      Ojo Buda, que estoy segura no conoce como viven muchos jóvenes en todo el mundo
      A no ser que usted llame mundo sólo al 1ro y hasta en países del 1er mundo ahora mismo hay gente helandose en las calles o siendo violado o saqueado en un refugio
      Los jóvenes en este país tienen un gran problema resuelto y más de 1

  • Rosa Margarita dijo:

    En todo el artículo se ponen ejemplos de personas del interior del país que vienen para La Habana y se tienen que alquilar. Pues, conozco muchísimos habaneros puros que también sienten la lógica necesidad de independizarse y no pueden hacerlo. Con qué dinero??? Mucho s jóvenes universitarios que no ejercen por el salario casi virtual y se ponen a trabajar duro en paladares y cafeterías, doblando turnos para poder alquilarse e irse a vivir con sus parejas. Y el título colgado en un cuadro. Repito, no hay que ser de otra provincia para atravesar por ese problema.

  • Observador dijo:

    Con el disi y con el mulo estamos regresando a la misma situación en que estaba Cuba antes del 59.
    Hace falta que los dirigentes y decisores actuales tengan los coj.... que tuvo Fidel cuando promulgó e hizo cumplir la Ley de Reforma Urbana y que el MININT haga lo suyo que le corresponde por su razón de ser como institución.
    Recopilar información de quiénes se dedican a la renta ilegal. Para el DTI eso es una bicoca de fácil, pues a diario y cotidianamente ellos realizan acciones mucho más complejas que esa.
    1era vez: un acta de advertencia.
    2da vez: decomiso del inmueble.
    Así de fácil, simple y sencillo.

    • libra dijo:

      Observador. Con su propuesta quizás usted solucione el problema de la evasión de impuestos de los rentadores ilegales, pero no soluciona el verdadero problema, que es la creciente insuficiencia de viviendas.

      • cuje dijo:

        pero Observador no deja de tener razón... yo estoy de acuerdo con lo que dice

  • y0208 dijo:

    Seria muy bueno que este tema lo llevaras a la television,,,donde es mas visible ya que todos no leen cubadebate

  • Martha dijo:

    Muy buen artículo, toca un tema medular, que tiene hoy a los jovenes que quieren independizarse, emanciparse, de cabeza, por no encontrar cómo solucionar este problema, y caen en ocasiones en manos inescrupulosas, corruptos, que por dinero están muchas veces dispuestos a atropellar, humillar, es bueno que se toque este tema con sus matices, quizas mucho más difíciles en ocasiones que los casos que se detallan aquí, quizas es hora para que el Estado comience a proyectarse en este sentido, construir edificios para alquileres a jovenes recien graduados y que estén en estas condiciones, y otras personas naturales por supuesto las condiciones y requisitos tambien se definirían, creo que mecanismos pueden estuadiarse para aliviar en algo esta situación y hacer que los particulares se obliguen a ir por la canalita de la legalidad.

  • eu dijo:

    El problema de vivienda es un chicle bien estirado.Ni las microbrigadas lograron resolver ese poblema.
    En cuánto a los alquileres no existe ningún control sobre ello.Los inspectores no son los que resuelven ese problema,al contrario,lo hacen más difícil por la corrupcion que generalmente existe entre ellos.
    El alquiler debía ser un instrumento legal,condicionado ante un notario o como se llame,por el dueño y el inquilino,de esta manera el propietario exige lo que debe ser cumplido por parte del arrendado y a su vez,éste estar comprometido a cumplir con lo acordado por ambas partes,desde el precio,hasta el cuidado del inmueble y los enseres si los hubiese.Con un pago por adelantado,que serviría como resrva por si algo se rompe,y al término del contrato este dinero le sería devuelto.Además el pago mensula del alquiler debe efectuarse a través de una cuenta bancaria a favor del arrendatario en una fecha determinada.Solo así se logra que todo se haga correctamente de ambas partes.Pero inspectores no,por favor

    • Jpuentes dijo:

      Si alquila tiene que tener contrato, si no tiene contrato usted tiene que exigirlo. Si se alquila sin contrato se atiene a las consecuencias. Si lo botan asi lo denuncia por no tener contrato. Si uno va aun tribunal o le ponen una multa por eso, ya no lo va hacer mas. Cuando se hagan 50 denuncias eso se corre como agua y se acaba el maltrato. Voy a darle este articulo a mi cliente

  • Rolando dijo:

    Una de las razones y problemas fundamentales que a lo largo de los años a perjudicado en Cuba a los matrimonios y parejas en general..., durante decadas y sin solución alguna por parte del estado el sistema habitacional ha sido el talón de aquiles, y con los precios actuales de los alquileres pues se recrudecen los mismos..., por lo que pasarán las generaciones y cada vez será peor la agudización de los mismos...

  • César Vega Portilla dijo:

    ¿los arrendores de vivienda son los responsables de que los jovenes y otras personas no tengan una casa donde vivir?
    ¿la solucion al tema de la vivienda radica en leyes o resoluciones o inspecciones a los que alquilan o alquilados?
    La politica esta trazada CONSTRUIR UNA VIVIENDA DIARIA EN CADA MUNICIPIO.

  • Adrian dijo:

    Es un tema tan gastado que duele el debate. Llega un momento en el que quieres desaparecer y no escuchar ni leer nada sobre el tema. Sencillamente es una cuestión de voluntades. Económicamente es sumamente rentable para los bancos ofrecer créditos de este tipo, pero el gran problema de todo es que no nos damos cuenta de que esta y otras situaciones tan o más complejas simplemente son parte del efecto causado por una pésima economía. Date cuenta cubano de algo, pasarán años y seguiremos igual, porque la apertura a la inversión extranjera está bien lejos de ser verdaderamente rentable para las empresas foráneas, porque tener respuestas de estos temas es prácticamente un milagro, porque van a pasar muchos años y seguiremos en la misma situación. Los tiempos cambian, escuchen el concepto de Revolución de Fidel, hay muchos mensajes ahí, pero sobre todo, entre cubanos, entre los que queremos a Cuba y al cunano con toda el alma, comencemos a poner los nombres correctos a las cosas, comencemos a pensar que debemos cambiar todo lo que debe ser cambiado. La culpa no es de la vaca, hay muchos factores, pero el pueblo necesita realidades, no más justificaciones irrisorias. Viva Cuba!! Viva Fidel!! Viva la Revolución!!!

  • gente dijo:

    triste realidad la nuestra, y lo peor, eso no se soluciona poneindo en la mesa los principios y los finales d dos lados q luchan x algo q el cubano d a pie no ve. La historia es larga y la vida es muy corta, aprendamos q aqui no solo viven principios y moral, aqui vive gente q quiere ser feliz, sin perder la ternura, pero tampoco perdiendo la vida entre dos elefantes q riñen y solo sufre la yerba.

  • Jpuentes dijo:

    Si alquila tiene que tener contrato, si no tiene contrato usted tiene que exigirlo. Si se alquila sin contrato se atiene a las consecuencias. Si lo botan asi lo denuncia por no tener contrato. Si uno va aun tribunal o le ponen una multa por eso, ya no lo va hacer mas. Cuando se hagan 50 denuncias eso se corre como agua y se acaba el maltrato. Voy a darle este articulo a mi cliente

  • Galina dijo:

    Estoy de acuerdo con Luis y 26; además de que existen construcciones abandonadas derrumbandose u la gente con necesidad de vivienda en toda parte del país; si antes existían microbrigadas para los trabajadores por qué no ahora con tanta necesidad de vivienda pienso quees una situación muy delicada y que debe ser analizada por el Estado Cubano

  • Gladys dijo:

    Estaba tecleando mi opinión sobre el tema y he perdido todo lo que ya había escrito. Pero bueno… retomo el asunto porque tengo una idea bien clara de lo que estaba diciendo.
    Sobre el tema de la vivienda, considero que es un punto débil al que el Estado debería dar especial atención. Resolviendo el tema de la vivienda podríamos resolver muchas cosas, como por ejemplo la natalidad infantil, ya que hay muchas parejas jóvenes que no se deciden a tener hijos porque no tienen una casa donde vivir con sus hijos y quieren criarlos fuera de una casa donde existen varias generaciones y que trae por consecuencia conflictos por los temas generacionales culturales, etc. Hay otros muchos que han abandonado sus trabajos como profesionales para migrar hacia otros empleos que le aporten una mayor entrada de dinero dígase CUC para poder alquilar un mínimo cuarto donde vivir. Hay otros que por los propios conflictos de convivencia en una casa donde viven a veces hasta 10 personas de diferentes caracteres, edades, costumbres, etc., empiezan a diambular con tal de no permanecer en sus casas; y también no tener casa ha provocado muchos divorcios de parejas que parecían o eran felices y que por conflictos con suegros, y cuñados, etc. terminan divorciándose. Sin contar los que llegan al trabajo cansados y con caras de sueño porque les toca dormir en un pequeño sofá en la sala de la casa o en una colchoneta en el piso en la casa de un amigo. Por supuesto todos ellos están deprimidos o frustrados o molestos y no son felices y una persona así no está motivada para trabajar y dar buenos resultados. Cada cosa lleva a otra.
    Considero que sería una buena alternativa que el Estado construya una ciudad o zona como Alamar, San Agustín, Camilo Cienfuegos, etc. (porque espacios tenemos), y destine esos edificios no a darlos a los albergados, casos sociales, y personas con casas de cartón y zinc (que si bien están igual necesitados, no podrían pagar el precios de los alquileres). El Estado invertiría en materiales de construcción y mano de obra, para hacer edificios y entonces, los jóvenes trabajadores (y los no tan jóvenes trabajadores) pagaríamos felices el precio del alquiler por vivir en esos apartamentos. De ese modo se recupera lo invertido, tienen un reintegro permanente de ese dinero, gana la economía estatal y ganan los trabajadores, y sigo insistiendo en “los trabajadores” porque sería muy triste ver que se hagan edificios para alquilarlos por precios asequibles al trabajador de a pie y luego vienen 3 o 4 que reciben remesas o que son cuentapropistas y tienen más dinero y los alquilan para realquilarlos y seguir ganando dinero dejando sin posibilidad al trabajador común.

  • lorelai dijo:

    Este es un tema realmente preocupante. Me considero una joven emprendedora, y siempre tuve claro que quería ser independiente y salir adelante como profesional, algo que me ha resultado muy dificil, pues para tener más oportunidades tuve que salir de mi municipio y vivir agregada en casa de mi pareja, pues con mi salario a pesar de ser graduada de nivel superior, no puedo aspirar a un alquiler y menos a comprar una casa. Algo que no le resulta muy complicado a otros jóvenes que han decidido la variante de cuenta propia o los viajes al extranjero. Ya tengo casi 25 años, y a pesar de que mi país está envejecido, no contemplo la posibilidad de tener hijos hasta después de los 30, pues no tengo las condiciones ni puedo ofrecerles un techo propio. Conozco muchas personas en esta misma posición, incluso mujeres que toda su vida han estado agregadas, soportando una convivencia compleja y aguantando todo tipo de problemas matrimoniales por el hecho de no tener un hogar. Es necesario pensar más en este asunto, otros países en la misma situación de envejecimiento poblacional ya lo hacen, pues se trata del futuro de la nación. De igual forma, hablamos de oportunidades para los jóvenes, de superación, de empoderamiento, esta es la mayor traba para que todo eso sea posible.

    • Cubano sin F.E. dijo:

      Comparto tu situación Buda. Al final tanto esfuerzo en conseguir una carrera universitaria de nada me ha valido y en estas condiciones ni pensar en tener hijos..no pueden venir al mundo si ni siquiera tengo un techo que brindarles. Amo a mi país más que nada pero ahora mismo la única solución a la vista es la de emigrar o vivir siempre agregado en casa de alguien.

  • Felix Ricardo dijo:

    El asunto del alquiler de la vivienda es un gran problema y en mi criterio, un gran relajo en Cuba. Es algo que podía constituir , como en otros países, una alternativa al tema de la vivienda, pero acá no funciona para nada. Creo que debe revisarse integralmente y lo veo sobre todo asociado a los aspectos siguientes:
    1.- Hay que diferenciar el alquiler o arrendamiento con enfoque "turístico" (tipo hotel o posada, etc) bien sea a cubanos o extranjeros, que debe sustentarse en las normas que existen en ese sector (ejemplo NC 127/2014), y que es muy codiciado por los dueños de viviendas por lo lucrativo que es, del dirigido a la persona que lo que necesita es vivir. Obviamente, este último no puede someterse a precios tan elevados cual si se alojara en un hotel.
    2.- Tiene que existir un instrumento legal que proteja por igual a las dos partes. Ese intrumento tiene que ser el contrato, de estricto cumplimiento y con la debida precisión de los derechos y obligaciones DE CADA UNA DE LAS PARTES. Esto no puede llevar la larga cadena de burocracia que usualmente opera en mi país ante cualquier trámite de este tipo, y además, su no cumplimiento debe conllevar a medidas (sanciones o como sea) verdaderamente ejemplarizantes.
    3.- Hay otras normas de disciplina social que no pueden ser ignoradas, en cualquier variante, con cualquier nacionalidad, y que se violan constantemente, y no solo en casas de alquiler, sino hasta en hoteles, en guaguas, etc, como el escándalo, el cuidado de los recursos, etc. Eso, además del contrato, debe atenderse por todo el resto de la base normativa social existente, pero que es casi invisible.

  • sachiel dijo:

    El que se casa, casa quiere... y así todos, hasta repletar determinadas ciudades, casi siempre las capitales; habria que ver si existe el censo de esas viviendas que rentan sin declarar, y si pudiera constituirse una agencia que las rente todas por un precio adecuado a sus propietarios y a su vez las alquile a los necesitados, con todas las condiciones legales, quizas, y no tengo el dato, pudieran resolverse miles de casos individuales o de parejas, en loq ue obtienen sus casas propias.

    Lo otro, es que ya es inadmisible que hayan casas y locales cerrados, desbaratandose lentamente; edificaciones que no se han derruido para aprovecharlo todo, incluyendo el terreno en el que estan enclavadas, y solares yermos, bien yermos y mustios....

    por otra parte, y la idea creo que está, pero no cuando ni cómo, vender en MLC tambien todos los recursos para construir o reparar, y garantizar las importaciones a naturales y privados de tales cosas, a ver que dá tambien eso.............

  • Graham dijo:

    Esto es un tema muy sensible. Todavia el estado no ha podido buscar la forma de que uno tenga una vivienda digna. Antes estaban la microbrigadas te metias en una y en unos años tenias tu propia casa, pero ya no existen. Ahora es esfuerzo propio, eso nada mas lo hace un maceta .

  • GaBo dijo:

    De acuerdo estoy con "Yusley", hace tiempo comento eso con quien puedo, el Estado podria construir edificios y rentar los apartamentos, incluso venderlos, pero imagino que habra alguna traba burocratica para que esa idea no fructifique, sin contar ademas q existen miles de familias albergadas aun que esperan una nueva ubicacion, en fin el problema de la vivienda aun sigue siendo un problema grave.

  • Esperanza dijo:

    Excelente Artículo, que se presta a que dirigentes de nuestro país tomen conciencia de este gran problema social. Pensar en construir Condominios para alquilar con su Escuadra de mantenimiento y Orden, mediante contratos de arrendamiento. Crea nuevos empleos y el Estado adquiere fondos. Todo sería legal. No lo creen así?

  • Wil dijo:

    Yo vivo hace 3 años alquilado en boca de camarioca y pago 80 cuc por la renta que consta de un cuarto, un baño y una cocina, ni siquiera tiene espacio para una mesa por lo que hay que comer con el plato en la mano. Aquí es difícil encontrar alquiler por la gran demanda del mismo debido a que varadero queda cerca y muchos de los que trabajan en la península de Hicacos que son de los municipios buscan la cercanía. Siempre he pensado que si el país se prepara y hace como en todos los pauses edificios para rentar apartamentos ganaría el país y ganaríamos los que vivimos rentados. El país tiene a pesar del bloqueo genocida la posibilidad de construir edificios en todas las provincias, incluso municipios de mayor demanda y rentar sus apartamentos. Eso es un gran negocio para el país y genera Ingresos porque en poco tiempo recupera la inversión.

  • DANIO dijo:

    Yo pienso que lamentablemente es un negocio muy rentable, incluso es en lo que he pensado invertir toda la vida. Pero viéndolo de otra manera, de lña manera de los que se alquilan. Prefiero que los alquileres sean estatales y que los inspectores se vuelquen para lo mal hecho.

  • Daylis dijo:

    El problema principal no es el precio con el que se alquilan las casas, la migración hacia las capitales de provincia y pais, la mejora de salario. El problema principal radica en la carencia de viviendas, lugar donde vivir o simplemente la independencia que buscan los jovenes y las familias que viven agrgadas con mas de 2y 3 personas. Cada cual pone precio a su propiedad.

  • Aldo_Aguilera dijo:

    En mi opinion este problema es parte de un problema raiz... la no correspondencia entre el precio y los salarios.... me explico lo mas sencillo posible:

    1- ¿Por que las cosas estan caras (todo es caro hoy)? porque el precio hoy de casi todo es a precio de tiendas en cuc y esas ponen 240% de ganancias a los productos.
    2- ¿Por que el particular poner precios tran caros? porque el estado les pone a ellos precios caros tambien en estas tiendas y tienen que equilibrar esos costos.
    - Por que donde la demanda es mucho mayor que la oferta el estado tiene que topar los precios y no lo esta haciendo, entonces el fenomeno de la especulacion viene solito... y eso nadie lo controla.
    3- Porque en los lineamientos del PCC dijimos que hibamos a potenciar los municipios y lugares mas productivos para que la juventud no se vaya a otros lugares buscando mejoria de vida pero en realidad todo se quedo en papel. Las cabeceras de provincia tienen todo y de casi todo (comparado con los municipios) y por eso la gente quiere salir de los pueblitos a las grandes ciudades.

    En fin porque los que tienen que ponerse a pensar en estos fenomenos no lo estan haciendoy lo peor NO ESCUCHAN CRITERIOS DE NADIE.

  • Teresa dijo:

    Adialim, parece mentira que estes graduada de periodismo y con esa falta de ortografia ( traje dia) se escribe,tragedia,

  • Kiri dijo:

    Este es un problema real y sí es más capitalino que otra cosa, en el resto de las provincias sucede pero no tan así, los alquileres sí son caros, siempre lo han sido, el salario apenas alcanza para pagarlos, claro los de otras provincias, en La Habana ni soñar con que el salario da para el alquiler, aquí todo es más caro. Pero eso sucede que a la gente les pasa con la habana como con el sueño americano, muchos tienen el sueño habanero o capitalino, por estar en la gran urbe son capaces de todo, vivir bajo un puente, en un edificio calléndose, en un cuartico que cabes a penas tú.... Buscar la manera de legalización y contratos es buena opción, pero sucede que a los legales son a los que inpeccionan, les ponen multas inmensas por todo y a los ilegales nadie los ve. Todos tenemos sueños, queremos crecer profesionalmente, económicamente, vivir en una ciudad desarrollada, pero si el estado sigue graduando profesionales y todos van a parar a la capital y cabeceras provinciales, nunca los municipios se desarrollarán, nunca tendrán profesionales de puntería. La emigración existe en todas partes, pero debe ser controlada. La Habana no aguanta más y no es que se denigren a los palestinos, como muchos llaman despectivamente, es que hay que pensar en buenas soluciones.

  • Teresa dijo:

    El problema de la vivienda es muy convulsa, es verdad, que las personas quieren emigrar por cualquier situacion ajena o no; pero debemos recordar que hay muchos ciudadanos en albergues, que han tenido que dejar sus hogares, por problemas meteorologicos, casas o apartamentos en mal estado, el pais no tiene recursos, para que de la noche a la mañana tengan resueltos los problemas, mas encima de sus hombros, edificar un numero elevado de viviendas para arrendar, son muchos los planes que se estan llevando a cabo y todos sabemos el deficit de materiales de construccion que enfrentamos.
    Vamos a darle prioridad a los afectados de cualquier indole

  • pachito cuba dijo:

    Si el estado no puede construir condominios que permita que una compañía extranjera lo haga o quizás nosotros mismos, cubanos tanto residentes en la isla como en el exterior con capital para invertir. Ningún Estado en ningún país puede tenerlo y atenderlo todo. Es hora de descentralizar, de permitir, de diversificar. Solo así podremos progresar como país. No es necesario renunciar a nuestras conquistas, no tiene nada que ver. El Estado debe propiciar la posibilidad de un lugar de vida digno, sobre todo para las nuevas familias y los jóvenes que apostamos por permanecer en la isla.

  • Alejandra Ferrer Abreu dijo:

    A mi parecer es responsabilidad del cliente (en este caso el que se alquila) exigir porque se confeccione un contrato con los acuerdos de ambas partes para que cada uno vele por sus intereses y pueda reclamarse si fuere necesario.

  • yesenia Alzogaray dijo:

    Son tantos y tantos los probleamas que se han acumulado y no desde el comienzo del Periodo Especial , sino desde mucho antes. El Estado Cubano tuvo por muchos anos otras prioridades y estas que han afectado a la poblacion cubana por decenios no se atendio. La Habana derruida no es un problema de ahora , sino un problema de decenios de abandono. Explicandolo mas concretamente. el modelo de desarrollo de Cuba no fue sostenible ni los es aun.

  • Teresa dijo:

    Gladys, hablas y a lo mejor despues alquilarias.
    Primero, los albergados, que se les cayeron sus casas y los que la tienen en mal estado, despues veremos para alquileres.
    En los albergues hay niños y ancianos, son de primer orden

Se han publicado 172 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Liudmila Peña Herrera

Liudmila Peña Herrera

Periodista cubana. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Oriente, en Santiago de Cuba. Trabaja en el semanario Ahora, en la provincia de Holguín.

Vea también