Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

¡Participa! en el IV Concurso de Microrrelatos, convocan Ocean Sur, la AHS y Cubadebate (+ Video)

| 1039 |

Cubadebate, la casa editorial latinoamericana Ocean Sur y la Asociación Hermanos Saíz (AHS) convocan a la cuarta edición de nuestro Concurso de Microrrelatos, que desde 2017, dedicamos al advenimiento de la Feria Internacional del Libro en Cuba.

¡Participa! Demuestra en un relato corto tus capacidades como narrador. El ganador obtendrá una colección de novedades editoriales de Ocean Sur, presentes de la AHS y Cubadebate, así como la oportunidad de publicar su obra en este sitio web.

Si quieres ser el ganador, solo tienes que escribir un texto, que no exceda los mil (1 000) caracteres (sin espacios), que nos permita descubrir al escritor que eres. Inspírate y echa a volar tu imaginación, escribe un cuento, el inicio de una novela o testimonio…

Deja tu microtexto como un comentario en esta entrada. El plazo de admisión vence el domingo 16 de febrero, el día que concluye la XXIX Feria Internacional del Libro de La Habana.

Escogeremos tres premios. El jurado estará integrado por reconocidos escritores y periodistas cubanos seleccionados por la AHS. Los resultados se publicarán el 12 de abril, justo el día que concluye la Feria en Santiago de Cuba.

Nos comunicaremos con los ganadores a través del correo electrónico que escriban al enviar el comentario con su obra.

Ocean Sur, la AHS y Cubadebate quieren premiar a los amantes de las letras con este concurso dedicado a la microliteratura.

En video, convocatoria al IV Concurso de Microrrelatos

Se han publicado 1039 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • ly dijo:

    Retrospectiva.

    Desciendo del camión que había ya trepado e intentaba coger botella, más algo muy fuerte tiró de mí, si, algo desconocido de inexplicable naturaleza. Mis pies se mueven rápido, no domino mi cuerpo, oh! ahora la velocidad mengua, es extraño. Me siento en un banco del parque e inclino para guardar el pañuelo luego de limpiarme y haberme comido el desayuno que traía en la carpeta por la premura, ya había escampado, me quito, doblo y guardo la capa , vi que los primeros rayos de sol se asomaban en esta dudosa mañana; oh! hermosas la caderas de esa mujer que rauda se escurre; doy un pequeño salto para evitar el charco de agua y salir del parque que me queda en frente, esquivo un carro que venía a mi derecha, subo la acera y miro para ambos lados de la calle, me detengo en el bordillo, sentía algo de frialdad, la llovizna constante a estas tempranas horas de enero hace que nos protejamos de un resfriado, camino unos metros, cuento los escalones y me pongo la capa,-no se equivocó Rubiera, el frente si entró-, me viro y pongo la llave en la cerradura abro la puerta,-saco la llave- enciendo y apago la luz; oh! un presentimiento abordaba mi mente, estaba cerca el comienzo de otro día de trabajo…

  • Duendecilla dijo:

    Cuando nací.
    Cautiva en lágrimas mi sangre abandonó mi cuerpo en fracciones de segundos, eran las 3:30 am cuando todo comenzó, apetencia abundaba en mi subconsciente y la ansiedad me arrastraba a no medir las consecuencias que eso traería horas más tardes. Con un gesto de cordura me miré las piernas y vi como la vil sangre salía de mi vientre, como quien corroe el vicio. Un campanil marcaba los minutos que desglosaban en mi plexo la era interminable de un precipicio al destierro maternal y así me vi. Tras musarañas, comenzaron ciertas pesadillas a colgar en mi alma despierta y sentía como la anestesia hacía de un resorte mi estómago. Ya no supe de corazas, fui débil y escueta en aquel soporte que me mantenía simplemente reanimada por un equipamiento médico que jugaba con mi vida. Mi madre a hurtadillas logró esconderse bajo la intriga y el regaño y poder vivir tras los vidrios de aquel salón como la vida se iba en un suspiro. No volví en mí, los mármoles dictaron sentencia y sentí como mi mandíbula de izquierda a derecha sin parar, comenzaba a ser la acusada en aquel juicio en el que consecuentemente no fui juzgada, si no pasé a ser una simple observadora, donde dos almas de color negro y blanco disputaban mi vida de un modo brusco e irrepetible. Fui diablo y Ángel en aquel encuentro. Vinieron palabras vulgares.
    -Clama a mí y yo te responderé…te enseñaré cosas grandes y ocultas que aún no conoces…era un vaivén de sensaciones, un vaivén entre pasajes bíblicos y lo mundano que entrelazaba el diálogo que me traería o no a la vida. Pasados unos minutos mi quijada quedó del lado derecho y el alma blanca ató unas palabras a mi oído. Agradece!!!, agradece!!! y agradece!!! en el último punto de la sutura. Y así fue como al sentir el último tirón yo desgalillaba mi agradecimiento por haber llegado de nuevo a la vida, ese 26 de febrero del 2014, donde di luz a mi hijo.

  • Eduardo Ortega dijo:

    Mis recuerdos de la Crisis de Octubre
    22 de octubre de 1962. Un compañero entró gritando ¡Alarma de Combate! Pedí las planillas; negativa, rotunda, pero me dieron tareas.
    Una fue movilizar voluntarios. La producción no podía detenerse. La gente se creció.
    En la costa los milicianos abrían trincheras a la mayor velocidad. Una noche llevamos un camión de voluntarios. Después de un rato de pico y pala, y la tarea hecha, pasamos la noche haciendo cuentos y mirando al mar tratando de descubrir algún indicio de ataque.
    Fue necesario armar un Hospital de Sangre. Funcionaría en un Salón de Baile. No había nada. Uno me dijo: desarrolla el sentido de la observación, ve por la calle buscando lo que haga falta. Todavía conservo la costumbre. Afortunadamente el Hospital nunca tuvo que funcionar.
    En las noches los representantes de las organizaciones nos reuníamos. No hacía más que comenzar la reunión y me dormía profundamente, bajo la mirada indulgente de mis compañeros. Después me hacían un resumen.
    Por las noches calmábamos el hambre con pan caliente; fue de los manjares de aquellos días.
    Yo “orientaba” llevar un palito amarrado al cuello para evitar la onda expansiva. Años después comprendí que, en un ataque atómico, de poco de iban a servir aquellos palitos, pero la decisión era resistir y enfrentar a los yanquis si atacaban.
    Una de las últimas tareas fue la de recoger radios para que los milicianos oyeran el discurso de Fidel. Las gentes no pedían garantía de devolución. Los milicianos escucharon el discurso de Fidel.
    Al final de esos días fue mi cumpleaños. Me regalaron un cake con pollito con pañoleta. Cumplía 15 años. Así concluyó la movilización.

  • universidad dijo:

    JUNTOS
    Estaba muy feliz, de manitas con mamá y papá.La primera vez que me sentia en mi propia familia, saliente de el deseo,el amor, sentimientos que hubieron en esos tiempos de noviago.Recuerdo cada dia, al empezar la mañana cuando pongo mi cancion favorita que dediqué a ese hombre que amé y que me da la sensacion de llegará en cualquier momento a darme sus pensamientos profundos,estremecidos en cada beso.
    Mi hijo de 15 meses era el principe parlachin que no nos soltaba en esa noche cuando fuimos a ver a su nueva nana.Yo iba en su derecha y mi cancion favorita en su izquierda. Aquella satisfaccion de que habiamos tratado un tema de Yoansito juntos fue profundo y único,después de tanto tiempo de costumbres separadas. Todavia le quedan muchos años de amor para ese corazoncito y en el camino a pesar de las abversidades, fuertes huracanes y malas intenciones los arboles de buenas raices nunca caen.
    - Nos vemos mañana-me dice.

  • Yosdel David dijo:

    Por si no te vuelvo a ver.
    Hola mi Linda acabo de llegar a casa y por todo el camino se comenta del sismo que ocurrió hace apenas 10 minutos cerca de nuestra región. Enciendo la televisión y veo que fue un sismo de magnitud 7.3 no sé mucho de sismología pero lo que se dice es que fue muy fuerte y existe la posibilidad de un Tsunami. Dios si ocurre este desastrosos evento meteorológico no quedaremos vivos para contar la historia por eso es que me estoy conectando con vos vía WhatsApp para decirte las que pueden ser mis últimas palabras hacia tí. Yo sé que apenas hace 3 horas nos dejamos de ver pues tenías que ir para tu casa pero siento que no nos volveremos a ver jamás y si esto sucede quiero darte las gracias por ser una de las mejores cosas que me ha pasado en la vida, que me encanta estar contigo, que disfruto cada momento de saber que existes, que me encanta ver una palabra tuya en mi WhatsApp, que tus besos y tus abrazos me hacen llegar a la luna. Por eso quiero que sepas que si hoy morimos y nacemos en algún otro lugar de este Universo te prometo que salgo por todas las galaxias a buscarte y no descansaré hasta encontrarte. Dónde quiera que yo esté vas a estar tú también porque te llevo en mi corazón. Un beso y gracias por llegar a mi vida, hasta que nos volvamos a encontrar.

    • Yo dijo:

      Sencillamente hermoso.

      • Yosdel David dijo:

        Gracias Yo, sabes ese Yo me recuerda a alguien en mi etapa universitaria que me escribía mensajes y al final para no poner su nombre me ponía...Yo.. Fue muy hermoso recordarme de ella.

  • Lina maria ruiz dijo:

    DOMINGO FELIZ . Mi madre y yo ibamos casi todos los domingos a buscar platanos. Las fincas donde habian y vendian estaban lejos de la carretera. Caminabamos mucho. Conversàbamos y entretenidas, no nos dàbamos cuenta todo lo que nos alejàbamos. Pero el regreso era terrible, pues veniamos cargadas. Ese dia fue una doble felicidad. Vimos a lo lejos un jeep, pero en sentido contrario. Nos paramos hasta esperar que pasara. Pasò y al seguir caminando, oh! sorpresa, otro, pero esta vez el que se detuvo fue el. De momento un militar se bajò y nos preguntò si estàbamos apuradas. Apuradas? dijimos no por què, y dice: porque dice el Comandante que si no estan muy apuradas que esperen aquì, que el vira enseguida para llevarlas. Era Fidel, que iba a ver un embalse que se queria hacer por ese lugar. Vaya sorpresa.
    Le dijimos, apuradas, que va! Esperamos aqui aunque sea toda la vida.
    Fidel se fue por otro camino, porque siguiò revisando otros asuntos, pero mandò un jeep para que nos llevara a mi madre y a mi hasta la puerta de nuestra casa que estaba a 28 km del lugar.
    Fuè el viaje al platanal mas feliz que hicimos.

    • Valkirie dijo:

      que linda anecdota! me la quedo para compartirla, con su permiso!

  • Modesto Martínez Fleites dijo:

    Me encontraba entretenido reflexionando en la inmensidad del mar y lo maravillosa que es la naturaleza con los seres humanos, aunque en ocasiones nos parezca lo contrario.
    En cierta ocasión, en un lugar común de una zona rural cualquiera, se encontraban cuatro hombres a la sombra de una palma real; conversaban sobre la próxima fechoría que realizarían en una granja cercana.
    Al poco tiempo el cielo se nubló, todo se oscureció y comenzó a llover a cántaros por lo que, para no mojarse, los hombres se concentraron alrededor del tronco de la palma real. Repentinamente un inmenso resplandor iluminó el ambiente y los cuatro hombres murieron al instante...Había caído un rayo.

    para no mojarse, los hombres se concentraron alrededor del tronco de la palma real, pero repentinamente

  • Modesto Martínez Fleites dijo:

    Me encontraba entretenido reflexionando en la inmensidad del mar y lo maravillosa que es la naturaleza con los seres humanos, aunque en ocasiones nos parezca lo contrario.
    En cierta ocasión, en un lugar común de una zona rural cualquiera, se encontraban cuatro hombres a la sombra de una palma real; conversaban sobre la próxima fechoría que realizarían en una granja cercana.
    Al poco tiempo el cielo se nubló, todo se oscureció y comenzó a llover a cántaros por lo
    que, para no mojarse, los hombres se concentraron alrededor del tronco de la palma real. Repentinamente un inmenso resplandor iluminó el ambiente y los cuatro hombres murieron al instante...Había caído un rayo.

    para no mojarse, los hombres se concentraron alrededor del tronco de la palma real, pero repentinamente

  • Carlos Ernesto Caraballo Plasencia dijo:

    Mi análisis sintáctico de ella.

    -A veces no dejo de pensar en ella y mañana tengo examen de español. El análisis sintáctico de las oraciones me resulta imposible de entender y todo es por su culpa. El profesor anda en todas, no se le va ni el aire; y vaya que he tratado de no mirar por la ventana entretenido buscando su sonrisa en el balcón. No hace mucho que la admiro pero la conozco perfectamente. Sé que cada tarde se sienta a conversar con sus amigas junto a las flores del pasillo. ¡Y eso que disimulo cada vez que paso por su lado! Pero ella se da cuenta, lo sé porque me mira y se sonríe comenzando un sinfín de murmullos picarescos con sus compañeras que me miran y se ríen a su vez. Yo la amo de tan solo mirarla y mañana, mañana seguro que suspendo…-suspiro- ¿Cómo he de escribir en una hoja que ella es mi oración compuesta por sus labios subordinados a los míos?…Y ella es tan predicativa, espléndida, divina, siempre con carácter enunciativo afirmativo y hasta ahora, compuesta pero unimembre; o eso quisiera pensar, si tuviera sus ojos solo en mí. Maldita gramática. No dejo de pensar en ellas. La prueba solo me hace recordar que su persona es mi memoria, su cuerpo mi hoja en blanco, y ella; ella ni sabrá cuanto la quiero. ¿Sintagma Nominal Sujeto? ¡Qué más no quisiera yo que ser su Núcleo sin tener apenas concordancia! Su Género es mi opuesto, su Número no lo tengo y su Persona es mi delirio. ¡Si tan solo ella supiera que es el Núcleo de cuanto Sintagma Verbal se me aparece en la pizarra! Y es que la amo tanto como aborrezco al español de los demonios… tanto que es mi complemento de todas las maneras. No hay nada más directo; -me pregunto-, ¿qué es lo amado? Y su rostro se dibuja entre las letras que me nacen, pensándola hasta cuando no la pienso, de forma indirecta y me pregunto nuevamente ¿a quién o para quién? A ella y para ella, -me respondo porque sé que solo es eso lo que puede ser posible-. De Modo que la extraño enormemente, de Frecuencia que la adoro como siempre, de Lugar que diga ella donde quiere y de Tiempo, bueno, solo el tiempo lo dirá mientras la sigo viendo allá embobado en el balcón… y el profesor me está mirando fijamente… Espera, ¿qué?-
    -Me ha dicho que estudie porque estoy “siempre perdido” y yo solo respondí: ¡pero por ella!-

    • Yai dijo:

      Me ha encantado.Es un escrito de esos que enamora.

      • Carlos Ernesto Caraballo Plasencia dijo:

        Gracias Yai!!

  • Daikishy dijo:

    -¿Estoy muerto?..¿Cómo llegue aquí?
    Entonces los enormes seres que lo miraban lo levantaron en brazos.

  • kilik dijo:

    ¨decision¨

    Sabia que era la hora. El mensaje que en la servilleta asi lo dictaba. La hora de tomar una decision. Una, que de ser fructifera le daria todo lo que un ser humano carnal desea. Lo espiritual, lo profundo, es cosa de filosofos o humanistas. El habia cursado la escuela de la vida. Esa , en la que los examenes no se repiten, donde una elección incorrecta no era eliminada con el paso de una goma por el error, sino , quedaba inmortalizado en su mente, en la de sus allegados ,los que lo querian mucho o los que lo querian muerto.
    no le impoertab la cola del pan o algo asi. El viajaba. sabia que a la larga el pais no es el centro de el mundo. ni el mejor, ni el peor. Solo uno mas en la esfera que es la tierra. No le importaba la politica. le agradecia a el gobierno o a los que en su momento se encargaron de convertirlo a el. simple niño guajiro . en uno de los mejores del mundo en lo que hacia. Aunque imaginaba que en su debido momento renegaria de ellos, de todos. penso en Armando ,ese viejo que entreno a muchos niños del area. el que lo introdujo en ese mundo, el que no durmio, ese que a cada rato hablaba de cuando el pudo pero no quizo, era muy familiar, no soportaba la idea de abandonar al terruño por tanto tiempo. miro el reloj. Si .Era tiempo de partir ya . ni su pura ni su viejo sabian nada. Mejor asi. Hay cosas que ocultas salen bien. recordo el estadio lleno repleto de gente que lo subian al cielo con canticos alusivos a a su figura, a su leyenda. dejaba de ser de su mama, de su familia , y se volvia parte de cuba. recordo cuando una pifiada suya le mostro el otro lado del parque. cuando todos desearon su muerte al unisono. quizas me odien mas por ese error que por irme . penso reflexivamente. recordo como le burocracia de algunas instituciones le frustro el contratico, ese que de haberlo aceptado hubiera ganado varios dolares. no demasiados pero si suficientes. los suficientes para ni pensar en irse. conocia una frase de su ambiente. ¨no hay que ser bueno contando para saber que siete ceros a la derecha de un uno son mucho dinero¨. esa servilleta tenia 5 ceros, mas que los de el contratico que le hubieran prometido. se iba como un excomulgado de los testigos de jehova sin posibilidad de regreso.

  • Delvis Toledo desde Cienfuegos dijo:

    “In(-fi)(-vi)erno de la Amazona”
    Me convencí al instante cuando mis plumas empezaron a tiritar de frío: estaba o muy al norte o muy al sur, en alguna región intrincada del planeta.
    La jaula estaba cubierta con un toldo oscuro. No querían que nadie percibiera mi presencia allí: la captura había sido un éxito, y pasarme por los puntos de control, también.
    Me dolía un poco el pico, lo confieso. Apenas podía abrirlo debido a la precinta negra que me oprimía. Pero el cambio de temperatura fue lo más atroz: sentí la gelidez que me comía más por dentro que por fuera. En esencia, porque nunca había percibido nada parecido donde yo habitaba, solo algunas referencias sobre otras aves que en pleno vuelo cerca de las cumbres, quedaban paralizadas por el dolor surgido en nuestras pequeñas, pero útiles alas bastardas.
    Hoy estoy viva, pero aun no me lo creo. Supongo que asimilé el frío de estas tierras de una manera insólita e incomprensible para los de mi especie. Noto ciertos cambios, no solo en mi plumaje, sino en mi comportamiento. Aprendí a comunicarme, no solo a repetir palabras. Creo que me siento mejor aquí.

  • Ruben Ernesto Santana Morales dijo:

    Un hombre tenía tres hijos y antes de morir dejó a cada uno de ellos algo de su herencia , al mayor le dejo la casa, al mediano le dejo una buena cantidad de dinero en
    una cuenta bancaria y al menor le dejó solo un libro viejo.El menor de los tres hermanos se sintió muy enojado por la parte de la herencia recibida.Pasaron los años y al mayor de los hermanos se le deterioró la casa y al mediano se acabó el dinero.Un día el hermano mas pequeño buscando entre los viejos recuerdos de una caja encontró el viejo libro empolvado de su padre y lo abrió por curiosidad y comenzó a leerlo si detenimiento,cada hora que pasaba era más emocionante la lectura donde no sabía distinguir la ficción de la realidad con semejante historia y al llegar a la última página se dio cuenta que faltaba el final y en su lugar había una hoja escrita con la letra de su padre en la que explicaba la razón por la que le había dejado como herencia simplemente un libro.El muchacho con lágrimas en sus ojos, en ese momento comprendió que las enseñanzas de un libro no se deterioran por más que pasen los años y que los viajes imaginarios que emprendemos al pasado o al futuro cuando leemos ,simplemente no se compran con dinero.Miró al cielo y agradeció a su padre por tan grandioso gesto y se le dibujó una sonrisa en el rostro porque él sabía que fue el más afortunado de sus hermanos con la herencia heredada de su difunto padre.

  • luna88 dijo:

    felicidades ! hay varias entradas muy bonitas, breves y emotivas, que te atrapan con la lectura. suerte !

    • Ruben Ernesto Santana Morales dijo:

      gracias a mi siempre me ha gustado escribir sobre todo cuando viajo , tengo en mi casa cientos de cosas escritas por mi poemas ,cartas,y cuentos pero la verdad me gustaria mostrarlo a los demas pero no se como hacerlo ni tengo los recursos necesarios tampoco asi que este conurso es una buena oportunidad

  • Guajiro dijo:

    La milla feliz

    -Tenemos que coger este atajo, dice el padre. La madre mira, no conoce la ruta. Sigue reducida a su mundo, a su iPhone.
    -?Ya recibiste la fecha del divorcio? Pregunta ella.
    El silencio es quien responde
    Para la pequeña Ana, sentada en el asiento trasero, el aire del elegante auto gris de su papá se torna frío. Sus manitas sujetan también un iPhone, también de color gris. Afuera llueve.
    Algo golpea el cristal donde va Ana, se asusta, se le cae el teléfono y no le importa.
    -Chiquillos jugando a la pelota, dice el padre.
    - Vulgares. Dice la madre.
    Ana se asoma y ve correr un perro feliz que recoge con la boca una pelota. Y detrás corretean felices niños descalzos y mojados. Alcanza a ver cajones de colores uno encima de otro. Dentro ve familias, con dentaduras imperfectas mostrando la sonrisa perfecta. Se pregunta si la cambiaron de planeta. La madre dice ver sucios escombros, ya Ana los había visto pero de colores y hasta con flores.
    -De esta gente sólo queda una milla, el negocio inmobiliario está creciendo rápido. Dice el padre y agrega:
    -No te preocupes Anita ya vamos a salir de lo feo.
    Otra vez las calles de cristales y autos. La madre levanta la vista y Ana la agacha

  • Manuel Raíces Pérez-Castañeda dijo:

    Esta es la version que cuenta. desechar la anterior que fue enviada por error. gracias.

    Sendero hacia la inmortalidad

    Hay guerra y el campo luce un colosal tablero de ajedrez donde las negras atacan. Como tantas veces, un avispero de balas asume su rol de lúgubres mensajeros, cuando dos impactan en el hombre elegante que galopa. Al golpe seco, lo sigue un estremecimiento. El cerebro prioriza a los sentidos, y estos se espantan ante la puerta del abismo que se abre. El herido quiere alejarse de la gigantesca boca que lo absorbe, pero cada instante es una agarradera que se disipa al tratar de asirse. Cae del caballo y al contacto con el suelo, logra ver el verde del pasto bajo un sol que baña su cara. La tierra huele a algo y al tratar de memorizar ese aroma, un tercer disparo da paso a la oscuridad.
    En ese instante, en el “Centro Que Controla Los Designios”, ocurre una anomalía y la primera en darse cuenta es Mortha, la tercera Parca. Tan pronto ha escrito el nuevo nombre en su lista de difuntos, el texto se disipa. Una y otra vez repite la rutina hasta que deja de insistir. El hombre caído se le ha vuelto semilla, quedando fuera de su control. Ella sabe que, de vez en vez, hay pasadizos muy secretos por donde a través de la muerte, se entra en la inmortalidad. Anota la fecha del incidente: Es 19 de Mayo de 1895.

    .

  • Carlos Ernesto Caraballo Plasencia dijo:

    Mi análisis sintáctico de ella.

    -A veces no dejo de pensar en ella y mañana tengo examen de español. El análisis sintáctico de las oraciones me resulta imposible de entender y todo es por su culpa. El profesor anda en todas, no se le va ni el aire; y vaya que he tratado de no mirar por la ventana entretenido buscando su sonrisa en el balcón. No hace mucho que la admiro pero la conozco perfectamente. Sé que cada tarde se sienta a conversar con sus amigas junto a las flores del pasillo. ¡Y eso que disimulo cada vez que paso por su lado! Pero ella se da cuenta, lo sé porque me mira y se sonríe comenzando un sinfín de murmullos picarescos con sus compañeras que me observan y se ríen a su vez. Yo la amo de tan solo mirarla y mañana, mañana seguro que suspendo…-suspiro- ¿Cómo he de escribir en una hoja que ella es mi oración compuesta por sus labios subordinados a los míos?…Y ella es tan predicativa, espléndida, divina, siempre con carácter enunciativo afirmativo y hasta ahora, compuesta pero unimembre; o eso quisiera pensar, si tuviera sus ojos solo en mí. Maldita gramática. No dejo de pensar en ellas. La prueba solo me hace recordar que su persona es mi memoria, su cuerpo mi hoja en blanco, y ella; ella ni sabrá cuanto la quiero. ¿Sintagma Nominal Sujeto? ¡Qué más no quisiera yo que ser su Núcleo sin tener apenas concordancia! Su Género es mi opuesto, su Número no lo tengo y su Persona es mi delirio. ¡Si tan solo ella supiera que es el Núcleo de cuanto Sintagma Verbal se me aparece en la pizarra! Y es que la amo tanto como aborrezco al español de los demonios… tanto que es mi complemento de todas las maneras. No hay nada más directo; -me pregunto-, ¿qué es lo amado? Y su rostro se dibuja entre las letras que me nacen, pensándola hasta cuando no la pienso, de forma indirecta y me pregunto nuevamente ¿a quién o para quién? A ella y para ella hasta el final, -me respondo porque sé que solo es eso lo que puede ser posible. De Modo que la extraño enormemente, de Frecuencia que la adoro como siempre, de Lugar que diga ella donde quiere y de Tiempo, bueno, solo el tiempo lo dirá mientras la sigo viendo allá embobado en el balcón… y el profesor me está mirando fijamente… Espera, ¿qué?-
    -Me ha dicho que estudie porque estoy “siempre perdido” y yo solo respondí: ¡pero por ella!-

  • leo dijo:

    LO QUE NO PUEDE DECIR
    Allí estaba ella, a orillas de la playa, sola. Tumbada en la arena cual princesa hindú descansando en su pedestal. Era enigmática. Sus facciones delicadas denotaban a un ángel caido del cielo. Su cuerpo, esculpido por los dioses, provocaba un cosquilleo en mi entrepiernas que jamás había experimentado. Me le acerqué, con la firme convicción de expresarle lo que en ese momento estaba sintiendo. Mas mi empresa sería en vano, los muertos no pueden escuchar.

  • Título: La milla feliz dijo:

    -Tenemos que coger este atajo, dice el padre. La madre mira, no conoce la ruta. Sigue reducida a su mundo, a su iPhone.
    -?Ya recibiste la fecha del divorcio? Pregunta ella:
    El silencio es quien responde.
    Para la pequeña Ana, sentada en el asiento trasero, el aire del auto gris de su papá se torna frío. Sus manitas sujetan también un iPhone, también gris. Afuera llueve. Algo golpea el cristal donde va Ana, se asusta, se le cae el teléfono y no le importa.
    -Chiquillos jugando a la pelota, dice el padre.
    -Vulgares. Dice la madre.
    Ana se asoma y ve correr un perro feliz recogiendo con la boca una pelota. Y detrás corretean felices niños descalzos y mojados. Alcanza a ver cajones de colores uno encima de otro. Dentro ve familias, con dentaduras imperfectas mostrando las sonrisas perfectas. Se emociona, piensa que la cambiaron de planeta. La madre dice ver sucios escombros, ya Ana los había visto pero de colores y hasta con flores.
    - De esta gente sólo queda una milla, el negocio inmobiliario está creciendo rápido. Dice el padre y agrega:
    - No te preocupes Anita ya vamos a salir de lo feo.
    Otra vez las calles de cristales y autos. La madre levanta la vista y Ana la agacha.

  • Mariana dijo:

    Casi al final del arco iris: Belinda y yo*

    Soy la muñeca de su pasado. Con odio a la noche y saltos crudos a la aurora, Belinda vino a mí. Junto al árbol, yo preguntaba al viento por su nombre. Ciertos días nos asomábamos al pozo para ver un frágil revés. Éramos pobres en espacio, pero ricas en alma: vivíamos casi al final del arco iris y teníamos un sinfín de estrellas, bien escondidas de los mayores. Algunas personas argumentan que deliro, que yo era pequeñísima, y que ella nunca ha existido. Se preguntan por qué ese fantasma esperó tantos años para crecerse, como mi acompañante vitalicia, entre el espejismo y los deseos. Reconozco que Belinda no está en mi cabeza, pero tampoco afuera. Todavía no sé cómo es ella, supongo que nos parecemos, o tal vez no. Solo estoy segura de que necesitamos ser amigas. A veces dejo de oír su voz, como si temiera contarme su historia. No imagino su guerra ni su país. Por muchos libros que estudie, nunca voy a penetrar aquella realidad. Por eso… ¿Continuaré escribiendo? Ella manifiesta que mis amigos van a criticarme. No, Belinda —refuto— no tengo amigos, solo conocidos en quienes percibo indiferencia o desprecio. Pero tal vez tenga razón, esto es absurdo. Voy a romper mi escrito. No soporto la burla.

    Mariana Enriqueta Pérez Pérez (Santa Clara)
    marianaenriqueta@gmail.com
    (1000 caracteres sin espacios)
    * Extractado de mi novela inédita Belindas.

    • bubutata dijo:

      original

  • Marcell Valdés Martín dijo:

    El beso

    Ésta es la historia de dos jóvenes que se encuentran frente a frente, a una distancia que cada uno puede sentir el aliento agitado del otro, donde intercambian miradas penetrantes y el deseo irresistible de lograr ese roce de labios que anhelan desde hace tiempo. Era de noche ya, en un lugar donde habían quedado para conversar y al fin conocerse, con solo una luz a unos pocos metros y rodeados de una brisa que hacía mover las hojas de un antiguo árbol a una corta distancia de ahí. Era tranquilo todo, tal parece que el momento estuviese escrito con la fina pluma del destino para que algo mágico ocurriera entre ambos chicos y quedara grabado para siempre en sus memorias. Continúan las miradas profundas y poco a poco la cabeza del muchacho se inclina hacia la de ella, pero él no pretende recorrer toda la distancia, le deja paso a su compañera para que decida si continuar con la apasionante acción o retirarse de una vez de aquel intenso momento. Ella no quiere dejarlo pasar, de su mente se borra todo y solo queda el pensamiento de cómo sería su boca, qué sabor tendría, cómo lo sentiría y si le gustaría. Algo extraño comienza a suceder en su interior cuando contactan ambas narices, aun estando sus cabezas inclinadas lateralmente hacia el lugar opuesto del otro, y al fin se unen sus labios con los de él. Como una explosión en su pecho, su corazón se agita, su respiración se acelera, en su estómago todo parece alterarse y se encuentra su cuerpo muy lejos del estado habitual. En su cerebro todo es perfecto en ese momento, los miedos e inseguridades que antes tenían desaparecen. Se encuentran con los ojos cerrados, realizando movimientos rítmicos con los labios rojos, calientes, contrayendo y relajando los aproximadamente 34 músculos que trabajan al unísono para que ellos pudiesen vivir esa experiencia que los hace flotar; y cómo no hablar de sus lenguas, que se encuentran explorando un espacio donde nunca antes habían estado. También sus piernas tiemblan y por eso deciden romper la invisible barrera que separa sus cuerpos hasta llegar a abrazarse. Esta situación de bienestar y placer, que parece eterna y dibujada por ángeles de camino al paraíso, solo dura algunos minutos, pero son minutos que valen la pena. El beso se termina, pero ambos sienten que algo ha cambiado, es como si los planetas y el sol se asomaran para ver lo felices que están, como si la luna brillara más y nada alrededor de ellos existiera. El tiempo se detuvo mientras besándose se encontraban, en el universo todo estaba en pausa y solo pensaban que querían repetir ese beso una y otra y otra vez, hasta que sus vidas se terminaran.
    Muy convencida ella quedó,
    de lo mucho que le gustó
    aquel beso apasionado que el muchacho le brindó……

    marcelv@nauta.cu
    +53 58043510

  • Título: La milla feliz dijo:

    -Tenemos que coger este atajo, dice el padre. La madre mira, no conoce la ruta. Sigue reducida a su mundo, a su iPhone.
    -?Ya recibiste la fecha del divorcio?
    Pregunta ella.
    El silencio es quien responde.
    Para la pequeña Ana, sentada en el asiento trasero, el aire del auto gris de su papá se torna frío. Sus manitas sujetan también un iPhone, también gris. Afuera llueve. Algo golpea el cristal donde va Ana, se asusta, se le cae el teléfono y no le importa.
    -Chiquillos jugando a la pelota, dice el padre.
    -Vulgares. Dice la madre.
    Ana se asoma y ve correr un perro feliz que recoge con la boca una pelota. Y detrás del perro corretean felices niños descalzos y mojados. Alcanza a ver cajones de colores uno encima de otro. Dentro ve familias con dentaduras imperfectas mostrando las sonrisas perfectas. Se emociona, piensa que la cambiaron de planeta. La madre dice ver sucios escombros, ya Ana los había visto pero de colores y hasta con flores.
    -De esta gente sólo queda una milla, el negocio inmobiliario esta creciendo rápido. Dice el padre y agrega:
    -No te preocupes Anita ya vamos a salir de lo feo.
    Otra vez las calles de cristales y autos. La madre levanta la vista y Ana la agacha.

    • Nina dijo:

      Este relato me gustó. Suerte en el concurso.

  • Lujan dijo:

    Comienzo de mi novela todavía inconclusa, "Almas en descenso"...
    Hoy, siento desde la impotencia, el no haberme dado cuenta antes de lo que ocurría. Con los acontecimientos que sobrevinieron desde aquella noche, todo cambió. No me habían enseñado a cuidar la vida de la muerte, pero sí aprendí que el sentido ético de la vida es no matar. Bien puede merecer esta historia la vida sobreponiéndose a la muerte en su temprano intento. Pienso en mi madre, si supiera que ya no quiero recordar como se reza y que solo se maldecir en este tiempo de horror. En tan corto tiempo aprendí por Emma el valor de la palabra escrita. Cualquiera fuera la causa - me decía- , cárcel, enfermedad, deseos, amor..., nos ayuda a comunicarnos con otro ser valorado, un ser amado. Y así, madres y padres con sus hijos, amigas y amigos, amantes, y quizás como nosotros, compañeros circunstanciales de vida emprendiendo juntos una ruta por demás sinuosa, con la ansiedad que quizás, pueda ser libertaria. La decisión de fugarnos estaba tomada. Pensaba en mi madre, que si ésta resultara la más grande equivocación de mi vida, sin posibilidad de reparo, también sería la más generosa.

  • Este es el relato de un niño. dijo:

    "Desde que te vi yo ..."

    Desde que te vi yo te amo . Te ame aun sin conocerte te amo porque resulta linda, porque eres así, porque eres como eres . Tu hermosa, una señorita refinada. Yo,que decir de mi, yo un don nadie, yo como una hoja admirando la belleza de una rosa que se encuentra encima de mi, muy encima de mi. Aun así me enamore de ti, lo hice porque tu eres así, como eres y yo no te quiero de otra forma. Te quiero tal y como eres. Te quiero con el alma y con el corazón. Te quiero para mi y solo para mi. Y todo porque tu eres perfecta, lo mejor que me podría suceder, eres tú y así eres perfecta.

  • Dr. Orlando dijo:

    Indicaciones medicas : R/ AMOR
    Caminando por las colinas de una zona rural, durante una misión internacionalista, realizando labores de terreno, conocí a un paciente viviendo en las mas impensables condiciones. Amputado de un miembro inferior, con una protesis de madera muy rústica, semidesnudo, postrado, de apariencia muy triste.
    Tendido sobre una vieja colchoneta de esponja tirada en el piso, en un oscuro rincón de su solitario rancho.
    Una sobrina se llevaba comida dos veces al día, se la dejaba, retiraba el plato anterior, y desaparecía. Esos segundos eran tal vez, el único contacto de este hombre con el mundo exterior. Así se encontraba, como una vela que se apaga, resignado a su destino...
    Entre a su cada, le ayude a incorporar, converse varios minutos, le pedi su autorización para realizarse un examen físico, y tomé muestra de sangre para exámenes de rápidos resultados. Por increíble que parezca, todo fue negativo, menos la tristeza y la pena.
    La enfermera que me acompañaba me extendió la historia clínica, para que como médico hiciera mis prescripciones. Solo atine, a secar mis ojos, tomar mi bolígrafo y escribir : R/ love.
    Es una larga historia, pero les puedo adelantar el final. Funcionó.

    • bella dijo:

      casi lloro con este, que emotivo!

      • Dr. Orlando dijo:

        Gracias por el comentario. Ojalá pudiera leer el testimonio completo, pero sobre todo ver las fotos del antes y el después. La familia por poco se muere de pena con el médico cubano. Le crearon las mejores condiciones y me llamaron para ver lis cambios. El paciente, que al principio me dijo que ya quería que el señor se lo llevara, entonces me dijo que lo ayudara, para una Prótesis dental, para poder reír. La enfermera local, al principio incrédula con el tratamiento indicado, me miró con una cara, como de que yo pensé que usted estaba loco, pero en realidad, tenía toda la razón. El amor funciona para todo y es algo que no debe faltar en una prescriccion médica. Gracias

    • AnayAri dijo:

      solo hace falta en el mundo un poquito más de amor.

  • La milla feliz dijo:

    -Tenemos que coger este atajo, dice el padre. La madre mira, no conoce la ruta. Sigue reducida a su mundo, a su iPhone.
    -?Ya recibiste la fecha del divorcio?
    Pregunta ella.
    El silencio es quien responde.
    Para la pequeña Ana, sentada en el asiento trasero, el aire del auto gris de su papá se torna frío. Sus manitas sujetan también un iPhone, también gris. Afuera llueve. Algo golpea el cristal donde va Ana, se asusta, se le cae el teléfono y no le importa.
    -Chiquillos jugando a la pelota, dice el padre.
    -Vulgares. Dice la madre.
    Ana se asoma y ve correr un perro feliz que recoge con la boca una pelota. Y detrás del perro corretean felices niños descalzos y mojados. Alcanza a ver cajones de colores uno encima de otro. Dentro ve familias con dentaduras imperfectas mostrando las sonrisas perfectas. Se emociona, piensa que la cambiaron de planeta. La madre dice ver sucios escombros, ya Ana los había visto pero de colores y hasta con flores.
    -De esta gente sólo queda una milla, el negocio inmobiliario esta creciendo rápido. Dice el padre y agrega:
    -No te preocupes Anita ya vamos a salir de lo feo.
    Otra vez las calles de cristales y autos. La madre levanta la vista y Ana la agacha.

  • Alex dijo:

    Mis pasientes, mi razón de ser :
    Mercoles 28de enero 2:00pm transcurre un día bien ajetreado para mi un enfermero del hospital Celia Sánchez manduley , escribiendo mis historias clínicas siento unas vibraciones en el buró y rápidamente me pongo de pie y siento como algunos pacientes y familiares dicen de manera asustadiza ¡un terremoto! . El balón de oxígeno que estaba detrás de mi no paraba de soñar por los movimientos de ocsilativos, sin pensarlo de manera automática me colocó de bajo de un marco de la puerta que da hacia el cuarto de cura y desde esa opción trató de calmar a todo el personal que se encontraba allí. Luego de varios segundos yo diría minutos porque fue mucho tiempo más que el anterior de hace ya un par de años que casualmente me encontraba de guardia en la institución , sin pensar en mi familia , mi esposa que al igual que yo es enfermera , me dirijí a cada cubículo para saber el estado de mis pacientes y tomar acciones ante alguna alteración .

  • Rod dijo:

    Nosotros Los Cubanos
    Cuando vi que estaba solo y mi vida se cerró en un momento al perder a mi madre e irse mis hermanas de Cuba , pensé de pronto que todo sería muy duro para mi. Con 68 años y sin haber creado familia propia, sabía que ahora era yo en el día a día. Pero con el paso de los años comprendí que la vida pude ser diferente, y no aparece nadie por azar.He encontrado amigos que no me olvidan , y mis hermanas y sobrinos que están lejos me brindan su apoyo de todo tipo , incondicional. Soy dichoso ,me dicen , y es cierto, pero lo fundamental es no pensar que el mundo se acaba al quedarse solo. Siempre pensemos que la vida trae sus momentos duros, pero luego los compensa ,tal vez no cuando queramos , pero sobre todo compensa ,sobre todo, al saber que seguimos vivos. Por eso pienso que nosotros los cubanos , a pesar de todas nuestras diferencias, de toda nuestra dispersión por el mundo,tenemos algo en común: el continuar.

  • Rod dijo:

    Mi correo para el concurso
    rodsrod@nauta.cu

  • Rod dijo:

    ha sido recibido.
    Rod dijo:
    Nosotros Los Cubanos
    Cuando vi que estaba solo y mi vida se cerró en un momento al perder a mi madre e irse mis hermanas de Cuba , pensé de pronto que todo sería muy duro para mi. Con 68 años y sin haber creado familia propia, sabía que ahora era yo en el día a día. Pero con el paso de los años comprendí que la vida pude ser diferente, y no aparece nadie por azar.He encontrado amigos que no me olvidan , y mis hermanas y sobrinos que están lejos me brindan su apoyo de todo tipo , incondicional. Soy dichoso ,me dicen , y es cierto, pero lo fundamental es no pensar que el mundo se acaba al quedarse solo. Siempre pensemos que la vida trae sus momentos duros, pero luego los compensa ,tal vez no cuando queramos , pero sobre todo compensa ,sobre todo, al saber que seguimos vivos. Por eso pienso que nosotros los cubanos , a pesar de todas nuestras diferencias, de toda nuestra dispersión por el mundo,tenemos algo en común: el continuar.

Se han publicado 1039 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también