Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

¡Participa! en el IV Concurso de Microrrelatos, convocan Ocean Sur, la AHS y Cubadebate (+ Video)

| 1039 |

Cubadebate, la casa editorial latinoamericana Ocean Sur y la Asociación Hermanos Saíz (AHS) convocan a la cuarta edición de nuestro Concurso de Microrrelatos, que desde 2017, dedicamos al advenimiento de la Feria Internacional del Libro en Cuba.

¡Participa! Demuestra en un relato corto tus capacidades como narrador. El ganador obtendrá una colección de novedades editoriales de Ocean Sur, presentes de la AHS y Cubadebate, así como la oportunidad de publicar su obra en este sitio web.

Si quieres ser el ganador, solo tienes que escribir un texto, que no exceda los mil (1 000) caracteres (sin espacios), que nos permita descubrir al escritor que eres. Inspírate y echa a volar tu imaginación, escribe un cuento, el inicio de una novela o testimonio…

Deja tu microtexto como un comentario en esta entrada. El plazo de admisión vence el domingo 16 de febrero, el día que concluye la XXIX Feria Internacional del Libro de La Habana.

Escogeremos tres premios. El jurado estará integrado por reconocidos escritores y periodistas cubanos seleccionados por la AHS. Los resultados se publicarán el 12 de abril, justo el día que concluye la Feria en Santiago de Cuba.

Nos comunicaremos con los ganadores a través del correo electrónico que escriban al enviar el comentario con su obra.

Ocean Sur, la AHS y Cubadebate quieren premiar a los amantes de las letras con este concurso dedicado a la microliteratura.

En video, convocatoria al IV Concurso de Microrrelatos

Se han publicado 1039 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Lokol dijo:

    Había una vez un hombre normal, con una vida normal, de esos del montón. Un día una duda comenzó a atormentarlo: ¿Cuándo moriría?, no era una pregunta sencilla, pero quería la respuesta. Buscó en toda la literatura existente, científica y paranormal, la tan ansiada respuesta, pero nunca encontró nada. Consulto espiritistas, científicos, babalaos, santeros y hasta un cura, pero nada, nadie sabía la respuesta. Cada día se obsesionaba más y se le ocurrió publicar su pregunta en las redes sociales, total en estos tiempos todo se publica. Un día normal, de esos del montón, se puso en contacto un hombre poco normal, de los del otro montón. Le envió un SMS con la fecha exacta de su muerte junto a una disertación explicando como había llegado a esa conclusión. ¡Qué alegría!, al fin ya tenía su respuesta, continuo con su vida y fue feliz. El día esperado llego, nuestro hombre despertó, un poco triste como es lógico; tomo un revolver de su mesita de noche y se pegó un tiro.

    • El buril dijo:

      Saberlo todo sería la condenación de un demonio. Edgar Poe. Saludos.

    • Clic_Derecho dijo:

      Otro que para mi entender está entre los 3 primeros

    • Guajiro dijo:

      Felicidades!. Muy bueno

    • yo_yanet dijo:

      Muy bueno!!

    • yo_yanet dijo:

      uno de mis favoritos!!!

    • Under dijo:

      Voto por un 10/10,buena esa lokol.

    • pillina dijo:

      Que bueno Lokol!!!

  • Casanova dijo:

    El círculo de oyentes se hacía cada vez más grande noche tras noche, todos querían oir las historias de Tío Luis, historias de jigues, muertos y aparecidos, botijuelas enterradas y luces fatuas, muchos soñaban con las monedas de oro español que encontraban en la raíz del viejo álamo del patio, otros tenían pesadillas con los fantasmas. Al final, el Tío terminaba con una sonrisa de satisfacción y como si no le bastara decía alto y preciso: Voy recto para Holguín, y todos los veíamos alejarse saltando cercas de maya y trepando árboles, siempre en línea recta, sin desviarse. !Qué tío!

  • Ken Jact Fernández León dijo:

    Obediencia

    I
    —Hija, el señor te espera en su despacho. Seguro está descontento con tu trabajo —entre sollozos y súplicas le pidió guardar silencio ante sus reclamos, y le recordó que fuera de la casa había muchas personas que darían una parte de sus cuerpos, por trabajar allí—. Sabes que no tenemos a donde ir, por eso es mejor que acates sus designios —tras la última palabra, la muchacha entró en la habitación. Aunque sus visitas al despacho se volverían continuas todas las semanas, y como la primera vez, terminaba por escuchar los ruegos de su madre…

    Meses más tarde el vientre de la muchacha aumentó, y ahora era su madre quien le reclamaba:

    —¿Acaso tienes un amorío a escondidas?
    —¡No, pero tú querías que acatara los designios del patrón!

    II
    Al conocerse la verdad, la muchacha fue llamada nuevamente al despacho. Su madre aguardaba llena de angustia, fuera de la habitación… Rato más tarde, al sentir que la puerta se abría fue al encuentro de su hija. Mostrando enojo y temor le preguntó, si tendrían que irse de allí:

    —¡No, fue tanta la alegría del señor al saber que tendría un heredero, que me pidió casarme con él; aunque con una condición, que tú siguieras trabajando en la casa, pues no podía darse el lujo de perder a dos sirvientas al mismo tiempo.
    —¿Y qué le respondiste?
    —Lo mejor que podía hacer, asegurar el fututo de tu nieto.

  • Wazowski dijo:

    Ébola.
    De escapar danzándote a diario, silencioso, suciedad, dolor, hambre, calor, sed…te vuelvo a pensar, muerte a imprudentes, inocentes, confianzas, desdichados, vuelves a tu carga, arremetes contra todo ser vivo, mísero cobarde que destruyes a tu paso, cobarde, si, al calor, al jabón, al cloro, al valor humano. Vuelve a mi mente tu holocausto, sigue sembrado en mi aquel dolor, estremeces mi alma, lloro, vuelves y aniquilas vidas, sin distinción, sin argumentos, me sigues y seguirás doliendo, te temo, y así me mantengo vivo, ya te combatí, ya te vencí, no dudes que nos volveremos a ver, resuena una alerta, la mía nunca dejó de sonar, Prepárate!

    • Villo dijo:

      Sin palabras Doctor! aún lloro!

    • Delgado dijo:

      Enmanuel (pichy), o machito como te digo yo, un abrazo fuerte hermano, que bien te quedo esto, cuantos recuerdos, y como bien dices, siempre preparados, a eso nos enseñaron y como tu dices "abrazongorocosongo"

  • RG dijo:

    COLONIZADOS
    Los científicos buscaban afanosamente por todo el Valle, encontraron fragmentos suficientes. No podían subir al mogote, no tenían cómo, ni gente.
    Planeamos ir. Vimos donde cayó, nadie nos lo contó.
    Escalamos, directo al lugar, allí estaban; eran hermosos, nos miraron atentamente, reconociéndonos, con ojos que expedían inteligencia. Con tanto asombro, ni respirábamos. Juramos silencio. Su presencia podría ser objeto hasta de guerras por poseer a las criaturas.
    Desde que llegaron hay diversidad de flores, aves, mariposas, los frutales crecen mejor, el pasto reverdece. La gente cuida de todo lo vivo. Los del Valle están felices.
    Ellos nos colonizan, poco a poco, nos quitan la violencia, nos seducen, conviven con los habitantes como si siempre hubiesen estado. Ya no necesitamos tanto de tener cosas. No queremos investigar, las redes no son seguras, no sabemos si alguien les busca, mientras, disfrutamos esta felicidad.
    Al dormir me hago preguntas. ¿Será que a los humanos nos quieren dar una oportunidad? Antes de responderme, una de las criaturas, dulcemente, me toca la frente y duermo profundamente.
    Digna Rosa Gamboa Chacón.

  • Adaleidys Sánchez López dijo:

    por error envié mi microrrelato el día de ayer con más caracteres, pido disculpas...y les envío hoy mi microrrelato..gracias

    10:16pm, miércoles, 16 de agosto...una mueca burlesca...mi llanto y un grito que me salió del alma...Ay no, no!...eso no!, no te burles...!
    No sé si la muerte me enseñaba su victoria...o quizá....Él en sus últimos segundos me demostraba que hacía su voluntad...como siempre! y solo… cuando él quiso… se dejó arrastrar hacia el más allá....Acabó con su sufrimiento y con el mío....aunque no sé cuál es peor...? si verlo sufrir minuto a minuto… pero tenerlo, tocarlo, besarlo y decirle cuanto lo queremos, o? que deje de sufrir, pero no tenerlo.
    La tranquilidad silenciosa se apoderó de esta casa inmensa,… la ausencia del ser querido se hace enorme con el pasar de los días.....en las mañanas la compañía de los gorriones en los árboles y alguno que de vez en vez se adentra hasta la casa, quizá buscando este silencio que transmite tanta paz.....la brisa fresca que roza mi cara y el recuerdo eterno de mi viejito lindo, de esos ojos azules preciosos y la gratitud de haber recibido tanto amor desde el mismo momento en que vine al mundo, el sacrificio de ver los peores momentos de su vida y tratar de hacer menos difícil la intensidad de la hora final....

  • Alberto Sauri dijo:

    ENAJENADO

    Su persona se había transformado radicalmente, haciendo parecer en ocasiones obra de un maleficio, la inacción inicial que comenzó a modificar su conducta, se convirtió en una fuerza telúrica que destruía lo creado durante años.
    Días llevaba cuestionando su vida, su familia, para él, una ficción que nada exigía, ni repudiaba, era para ellos como un icono, por su fama, reputación y entrega.
    Graduado con las más altas calificaciones por su investigación sobre cristalización acústica e hidrodinámica, que permitió obtener plaza de investigador en un importante instituto científico, le permitió continuar desarrollando su tesis de obtención de energía a partir de las mareas de los océanos. La publicación de su libro Oscilaciones Ultrasónicas de los Océanos, había avalado su propuesta como presumible premio Nobel de Física de ese año.
    Todo comenzó aquella mañana en que rompiendo su estricto y habitual horario de vida permaneció en cama, Mercedes, su esposa ante el inusual comportamiento, indago, un mutismo total recibió por respuesta. Al atardecer, como nuevo recurso, junto con sus dos pequeños hijos, se acerco a la cama, intento todo tipo de juegos, estímulos visuales, sonoros, sin resultados. La noche, con dedicación franciscana, la empleo en la seducción, no hubo respuestas a sus intentos. Tres días, con sus tres noches duro esta inesperada y perturbable situación, era inamovible, lo que la hacía desquiciante, al cabo de ese tiempo, al amanecer del cuarto día, fijo en ellos su miope mirada permaneciendo largo rato como una imagen congelada.
    De forma abrupta e inesperada se incorporo, como una tromba marina comenzó a despedazar cuanta cosa encontró a su paso sin proferir una sola palabra, cayo de rodillas agotado por el esfuerzo físico y la inanición de horas sin ingerir alimentos, se incorporo y con voz balbuceante pidió a su esposa que se marchara, prohibiéndole que lo volviera a ver, se dirigió a su cuarto de estudios donde de forma meticulosa comenzó a romper los mas de tres mil volúmenes que constituían su biblioteca particular, muchos de ellos de un valor incalculable, lo mismo hizo con resúmenes y proyectos de investigación en que venia trabajando, cubriendo el piso con millones de pequeños pedazos de papel en mescolanza con los mas diversos objetos, arrojándose de bruces sobre la singular alfombra.
    II
    Llevaba horas bogando, su rostro se contraía a cada golpe de remos, gruesas gotas de sudor le cubrían el rostro, no tanto por el esfuerzo, como por el smoking de paño negro que vestía, el mismo que Mercedes le había comprado recientemente para su participación en un congreso científico. A lo lejos diviso algo que sobresalía sobre la superficie del mar, hacia allá se dirigió. Se trataba de una construcción de madera, ese tipo de instalación a modo de isla flotante que usan los pescadores para reabastecer sus barcos y almacenar las capturas realizadas, se encontraba desierta, pues la corrida de la langosta y el castero época de explotación de los mares de la zona había concluido.
    Salto del bote a la escala lateral de la plataforma, dejando que este fuera arrastrado por la corriente, chocara con las balizas del canal, destruyéndose lentamente, todo lo observo con mirada satisfecha, aspirando profundamente el aire marino. Se dirigió al espacio techado existente, acostando su largo cuerpo sobre las artes de pesca allí depositados, durmiéndose profundamente.
    Despertó cuando la noche era dueña del espacio, sintió que algo le molestaba en el bolsillo interior del smoking, indagó, palpo unos pliegos de papel sin poder identificar de que se trataba, esta situación lo altero, quería conocer su contenido y la oscuridad se lo impedía.
    Al rato se sorprendió así mismo, su pensamiento trabajaba de forma organizada y lógica, lo que traicionaba su propósito de vida de los últimos días, desarrollando una cruenta lucha en su cerebro entre el saber y no querer hacer, entre la pasividad y la acción, entre el que fue y se imponía ser. Cayó al suelo, quedo inmóvil como en estado hipnótico, su rostro denotaba agotamiento, solo su cerebro se negaba al descanso.
    De súbito recordó su última teoría sobre la energía de los Océanos, basada en la luminosidad de organismos unicelulares marinos nombrados noctilucas, de las que se desprende una sustancia especial durante los procesos de oxidación que producen una emisión intensa de luz.
    Se incorporo inclinándose sobre uno de los bordes del pesquero, observando el mar del que no podía distinguir su superficie, solo una masa acuosa negra que se movía ante sus ojos. Su cerebro continuaba negándose al descanso, como un rayo incontenible su pensamiento llegaba a la conclusión, a la solución tanto tiempo buscada, pudo ver y repetir reiteradamente su descubrimiento, vociferaba ese resultado… “el rendimiento de la luminiscencia biológica se caracteriza por una emisión de luz próxima al cien por ciento”…, el entrenamiento de años para desentrañar incógnitas y realizar cálculos, le permitió evaluar que... “con un litro de agua de mar conteniendo dos mil noctilucas produciría la luz necesaria para lograr leer los documentos que apretaba fuertemente en su mano derecha”...
    Una leve, casi imperceptible sonrisa se dibujo en su rostro. Expiro profundamente, como solo hacia después de un buen orgasmo. Se incorporo en el borde del pesquero, observo la incomunicable oscuridad que lo rodeaba, lanzándose al mar, buscando en sus profundidades la comprobación de su última teoría.

  • Odalys dijo:

    Mi vida y mis cosas

    Estaba yo en casa recientemente pensando que ha sido de mi vida, llamé a mi amiga Rosa y de pronto me di cuenta a lo largo de la conversación, que verdaderamente he sufrido mucho por no haber tenido una familia convencional como muchos. Pasaban las horas, y mi amiga apenas preguntaba, y yo contaba que tuve que separarme de mis padres a la edad de 17 años, que me fui a vivir con mi abuela donde éramos 12 personas, que después tuve que dejar mis estudios y buscar trabajo para abandonar la casa que me dio amparo, que me fui a un albergue con personas desconocidas totalmente, y que finalmente se convirtieron en mi familia de verdad.
    Comencé a buscar allí en esos recuerdos que no se tocan, que te lastiman, que te hieren, que te laceran por dentro como un comején, pero que te permiten inventarte todos los días, y eso me permitió improvisar una vida solo mía.
    Desde entonces, no he podido mirar de frente los rostros de mis padres, me abandonaron cuando era su deber haberme protegido, me hundieron cuando solo necesitaba cariño y amor, y mi amiga me pregunta… ¿cómo has podido llevar esa vida que al parecer ha sido todo de felicidad? Preguntó tajante esa pregunta ella, a lo que yo pensé que tenía el derecho de mantenerme en silencio…pero no, continué y le convencí que cuando te pasan cosas tremendas, debe haber reservado en tu interior una fuerza mayor a esas circunstancias de soledad, de tristeza, desamparo y desapego.
    De ahí he bebido todos éstos largos años, y también le hice saber, que en esta vida, es el miedo lo primero que algunos pierden, me brindó su apoyo, y pude adivinar en el sonido de su respiración que mis palabras le habían dejado muy conmovida, hoy miro el futuro con sabiduría y optimismo.

    odalyscala@gmail.com
    76469705

  • Casanova dijo:

    En cuanto supo que esa noche no podría llegar a Santiago, se dispuso a buscar refugio para pasar la noche, para colmo de mares amenazaba lluvia y ya podían verse los relámpagos surcar el cielo. El tío Luis continuó otro trecho por el camino real hasta divisar una chosa destartalada que se pintaba sola para pasar la noche. Llamó varias veces y nadie respondió, así que empujó la puerta y entró, todo estaba vacío y visiblemente abandonado desde hace mucho tiempo así que armó su hamaca entre dos horcones, se desnudó y se entregó en los brazos de morfeo. A media noche un ruido lo despertó, primero fue un imperceptible toc,toc en el cual creyó reconocer el sonido del pilón, luego el sonido se hizo más claro y armonioso, era un pilón sin lugar a dudas. El tío Luis, se sentó en la hamaca y sintío un cosquilleo en la espalda cuando escuchó a sus espaldas una voz fina y delicada que dijó:-Veo un pantalón. El tío crusando los dedos, se persignó y respondió:-ese pantalón es mío en el nombre de Dios, y se levantó presuroso enfundándose los pantalones. El ruido del pilón iba en aumento y ya podía sentirse el aroma del exquisito grano. Era demasiado para el tío quien ya vestido se dispuso a abandonar aquella casa del infierno mientras la misma voz, dulce y maternal le decía:-No te vayas que voy a colar café. Y mientras recogía su hamaca podía sentir el sonido del chorito al caer del colador y una melodía de satisfacción entonada por sabrá Dios quién.

  • Degnys dijo:

    NOCHE DE MALOS ESPITUS

    Eran aproximadamente las 1:30 a.m de la madrugada, la noche estaba muy oscuras y tenia muchas neblinas, la gente del pueblo tenia panico salir debido a las leyendas de los malos espiritus de la zona tan intrincada, pues los caminos eran demasiados estrechos, pero aquel hombre no le temia a nada y tubo necesidad de salir y salio, en su caballo alasan a visitar a su hermana filomena que estaba enferma a llevarle las medicinas, al llegar serca de los terrenos de su hermana, ve una cerca que le impide pasar, se pregunta, cuando mi hermana hizo esa cerca aqui que no la habia visto,se baja de su caballo, lo amarra en una guasima y continua a pie, cuando llega a la casa hace el comentario con la hermana, y ella le dice que ahy no han hecho ninguna cerca, le entrega los medicamentos, toma cafe y sale enseguida, llega al lugar y no ve la serca, pero en el amarre de la soga ve un bulto blanco, poco a poco desata y monta en el caballo, rapidamente siente algo detras de el, era una mujer, no la vehia bien, pero podia sentir su pelo suelto rasandolo con la brisa, el hombre no puede ablar, tiembla de pie a cabeza, la mujer lo abraza por el hombro, el siente sus brazos muy delgados pero no puede hablar, casi esta llegando a su casa y solo piensa que vive solo y que nadie lo puede ayudar, al fin no siente nada mas detras de el, llega se baja del caballo lo suelta en el batey y entra rapidamente y se ensierra, pero sorpresa, siente que lo besan, lo pelliscan, se rien, y no ve a nadie, muerto del miedo pregunto ? Quien eres chica?,ahora siente el espiritus por las paredes y el techo deslizandose como una gata, tembloroso coge los fosforos y quiere ensender el candil, ella se lo apaga, asi estubo un buen rato, hasta que ella pregunta lolito me quieres ver, el hombre responde que si, lo deja ensender y entonces que ve, pues una carabela con la boca abierta riendose, el hombre abre la puerta y sale corriendo sin rrumbo, coge por un cafetal, la risa esta ahora detras de el, pero corre y corre sin parar, llega al precipicio del rio y se tira, ahora todo termina, el espiritu de aquella mujer lo deja quieto y no lo persigue mas, al atro dia todo estaba en calma como si nada hubiera pasado.

  • Adriano dijo:

    Cuento Infantil

    Había una vez...
    ... y entonces...
    ... se acabó

  • Dalila Blanca Soto dijo:

    La muerte se ha modernizado. Sí, no se rían, ella también tiene derecho a la civilización no? Se ha aburrido de esa típica imagen de la túnica negra y la guadaña, ya eso está pasado de moda. Ella prefiere vestirse de negro, tacones altos y espejuelos oscuros. Esto también tiene una ventaja, la pueden confundir y dejarla tranquila con su trabajo. La muerte se cuela en las camas de los ricos y los pobres, de niños y viejos (a pesar de que algunos crean que nunca les llegará su hora).

    Tampoco usa ahora la guadaña. Prefiere mancharse las manos con el polvo blanco llamado cocaína, o con una sucia jeringuilla tantas veces usada para inyectarse heroína. Aunque también le satisface el suicidio, cada vez más en boga, por esto de las deudas económicas y la insatisfacción consigo misma que tiene las personas hoy día. A ella le encanta pasearse tanto por oscuros suburbios como por cabarets cosmopolitas, donde las personas fingen ser lo que no son o se refugian en el alcohol para olvidar la miseria.

    El maquillaje la ayuda, ya las personas no la ven venir disfrazada de una bolsita de coca, de cáncer, de hastío. Prefiere poner primero en su lista a los que se jactan de que son los más listos o los más inteligentes. Ella odia a los seres humanos.

    Pero hay algo que odia más que los seres humanos, son los seres humanos raros, fuera de moda en este siglo decadente. Son los que tienen esperanza en su raza, los que luchan y viven sin importar si hoy es su último día o el primero de una nueva vida. Los que prefieren a un amigo o a su amor a un fajo de billetes. Los que aún son capaces de llorar y reír desde el corazón, de ser sinceros, de enseñarles a los demás quienes realmente son. Pero sobre todo ella odia a esos obstinados que no se rinden no importa el tamaño del problema que tengan. La muerte para ellos no tiene disfraz, la identifican detrás del amigo traicionero, de las falsas promesas, de los vicios. Porque saben que la muerte no te visita una sola vez en la vida sino que te va matando poco a poco cuando con cada revés consigue que dejes de soñar y de ser tú mismo. Porque saben que esa es la peor forma de morir que existe: fingir que vives y estar muerto por dentro. Esos pocos seres humanos han descubierto su secreto, por eso ella los odia.

    • Yai dijo:

      Me encantó este relato.Una definición muy real y triste de la muerte.Muchos éxitos y mucha vida!!

  • Razmill Joel Gopar Pasternak dijo:

    Un hombre que caminaba a su trabajo cada mañana pues vivía relativamente cerca consideró aquel su día de suerte. Había encontrado en el suelo varios billetes que al contarlos sumaban más que su salario de un año. Sin dudas tuvo suerte. Pasados 20 años aquel mismo hombre aún sin familia conversaba con una recién conocida con la que coincidió en un evento social y sobre la que no podía ocultar la admiración por su belleza, se sorprendió al escuchar de los labios de la misma que siempre había estado enamorada de el. Que cada mañana ella se le quedaba mirando durante varios años cuando ella era estudiante universitaria y recorrían casi el mismo camino.Pero el jamás se percató de su presencia. Siempre estaba mirando hacia el suelo.

    • Salems dijo:

      Bueno, pero eso es culpa de ella, que nunca dijo ni pio.

    • yo_yanet dijo:

      Me gustó, buena enseñanza!

  • Kalfuo Legba dijo:

    Penumbras inciertas

    ¿Dónde diablos estoy? ¿Por qué tanta oscuridad? ¿Qué es lo que pasa? De nada sirve gritar, ni siquiera me escucho a mí mismo. Puedo moverme, pero en un espacio sin fin de oscuridad, no veo muros ni paredes. Lo último que recuerdo es irme a dormir ¿Qué será de mi madre y mi hermana? ¿Les habrá pasado algo? ¿Será que estaré muerto? Dios todopoderoso sé que no fui tú más fiel seguidor, pero te pido que protejas mi alma y la de mis seres queridos ¡Seguro esto es el infierno! Si es así, el diablo me espera para atormentarme ¿Habré muerto de un infarto? Pero si soy joven todavía. A lo mejor son los extraterrestres que me han inducido para hacerme alguna prueba, pero hay demasiada tranquilidad. Creo ver una luz en la infinidad. Trataré de alcanzarla, creo que me muevo, ya estoy cerca, ¡O no! La luz desapareció frente a mi ¡Que tormento es este! ¿Qué será de mí? Todos mis planes, ni siquiera pude tener hijos ¿Que será de mi madre y mi hermana? Lloro, pero no suelto lágrimas, que dolor en el pecho ¡Que vacío doloroso! Allí veo otra luz, nada me va a detener. Por Dios ¿A dónde fue la luz? Ya no puedo más, me quedaré aquí, nada sirve en este vacío inútil. Que es eso que veo a lo lejos ¿Será eso una puerta u otra ilusión para fastidiarme? Creo que ahora sí, ya me acerco, estoy a un paso, ya veo el otro lado ¿Por qué no avanzo? Corre rápido, más rápido, ya la toco con la mano ¿Qué es lo que hay del otro lado? Eso es… Al fin me desperté ¡que pesadilla más mala! Tomaré un vaso de agua para calmarme y de paso echaré un ojo al cuarto de mi mamá. Veo la puerta abierta, pero ¿dónde está? ¿Qué es ese olor? Eso es… no, no puede ser…. no puede ser.

  • Rolando González Gil (El Pichy) dijo:

    CAMBIO CLIMÁTICO
    Sentado debajo del frondoso árbol, el campesino miraba con desconsuelo como el desbordamiento del río, que por años estuvo seco, había arrasado con toda la cosecha que estaba a punto de recoger. Era una época en que las lluvias no eran frecuentes en la parte oriental del país. Había puesto todo su esfuerzo y dinero en ese empeño, eran nada menos que tres caballerías de fértiles tierras.

    Mientras el tiempo transcurría, pensaba en la única solución que tenia en ese momento, la de solicitar un crédito al banco amparado por los bienes que poseía, pero la inseguridad y el miedo se apoderaron de él al pensar en la posibilidad de que el evento ocurriera por segunda vez. Entonces, en su desespero, se decía en voz baja: ¡Dios mío, ayúdame!, ¡ Dame aunque sea una señal ¡ ¿Voy o no voy al banco?, entonces escuchó una voz a sus espaldas que le dijo:
    Beeeeeeeeeeee.

    • Rayos UVA dijo:

      Jejeje, que original el suyo, amigo!

    • pillina dijo:

      Esperanzador!!! Al menos le quedaba la cabra

  • Raudel Hernández dijo:

    La mañana más fría de aquel verano de 2019 en Santa Cruz del Norte, se comprobó por algunos de sus pobladores al pie de la parada, mientras se esperaba el transporte de los trabajadores del petróleo aquel 9 de agosto.
    Un aporte significativo a la baja temperatura, provino del cielo del Norte y más allá del horizonte por encima del mar, cuando se comenzó a divisar un halo de luz violácea, que en lugar de recorrer la trayectoria ordinaria de cualquier meteorito o estrella fugaz, se trasladaba en dirección oeste-Este y lejos de caer, ascendía.
    Los tres minutos en que divisaron el fenómeno, le bajaron tres grados de temperatura a la piel de aquellos tres testigos involuntarios; que entre preguntas y suposiciones se mantuvieron en vigilia explorando cada rincón de la bóveda celeste.
    La imaginación apuntó quizás a una posible abducción alienígena para mejorar su situación de transporte de todos los días al trabajo.
    Llegó el transporte habitual, siguió la temperatura en descenso y solo llegaron al calor cuando pudieron comprobar en las redes, que la NASA daba cuentas del lanzamiento de un satélite militar.
    Entraron en calor por el sol, por el trabajo, y por desconfianza revolucionaria.

  • Luis dijo:

    El consejo.

    Regresé sobre mis propios pasos hasta encontrar el camino perdido. No presté mucha atención a todo el me avisaba que estaba retrocediendo. Descubrí a mi abuelo en el campo, trabajando duro para alimentar a sus padres y hermanos. En ese camino raro e inverso no alcancé a ver mi padre, ocupado seguro en quehaceres de menor pragma y más ideas que los de mi ¨viejo bello¨. Estando juntos, una vez más me dijo: sientate y come algo, no pienses tanto.

    • CaféMoka dijo:

      sencillo y profundo a la vez. ojalá esté entre los más destacados.

    • Luis (rectificando) El consejo dijo:

      El consejo.

      Regresé sobre mis propios pasos hasta encontrar el camino perdido. No presté mucha atención a todo el que me avisaba que estaba retrocediendo. Descubrí a mi abuelo en el campo, trabajando duro para alimentar a sus padres y hermanos. En ese camino raro e inverso no alcancé a ver mi padre, ocupado seguro en quehaceres de menor pragma y más ideas que los de mi ¨viejo bello¨. Estando juntos, una vez más me dijo: sientate y come algo, no pienses tanto.

  • Rafael rodríguez Guerra dijo:

    Viejo payaso

    Esa noche, el payaso no tenía que hacer reír a nadie. Escuchó una voz que lo reclamaba. Era una voz suave y pura, una voz de mujer virgen. El payaso anduvo junto a árboles secos y ruinas. Caminó durante dos horas pero la voz y él no se encontraron. Inexplicablemente buscaba un cementerio y una tumba en específico. Se reclinó a una de las numerosas ruinas. En su alma se mezclaron apáticos sentimientos encontrados, de horror y de placer, al saberse ya muy lejos de la carpa. El sueño lo vencía cuando sintió un lamento de hielo. Abrió los ojos y no vio a nadie. Era su propia muerte.

  • José Alberto Zayas Pérez dijo:

    La Esquina

    El carro atraviesa la ciudad, ausente, aún, del intenso flujo vehicular, sólo un señor parado en solitario destaca en la quietud de la calle.
    El chofer detiene el auto. La pausa me ayuda a recordar que dirigía siempre la mirada a este enigmático señor que permanece estoicamente en esa esquina, indiferente al cambiante clima de la urbe.
    El namibiano no parece despertar la curiosidad de sus impasibles compatriotas, y sí la indagación de los colaboradores cubanos que expresan las más oscuras conjeturas sobre la pérdida de un familiar en ese lugar.
    Supongo que esa es la razón que debe haber llevado a este pobre hombre, de forma compulsiva, en volver cada día al mismo sitio.
    Sin duda, resulta difícil conocer las ignotas razones que mueven las pasiones de los seres humanos.
    Una estridente e imperativa voz, en el poco familiar idioma afrikáans, me saca de mi estado meditabundo.
    – ¿Será un pariente cercano? – pienso compasivo, ante el aparente estado de desamparo del anciano.
    Mientras el desconocido llama con marcada, e inexplicable, insistencia.
    ¡Sekuriteitswag! ¡Sekuriteitswag!! ¡Sekuriteitswag!!! [1]

    [1] Guardia de seguridad en idioma afrikáans.

  • Borys dijo:

    Puedes decirle a Amanda un cuento de Emiliano que yo recuerdo con orgullo y admiración!
    Ya yo tenía unos 12 años por lo que él estaba por los 72 o 73, pues tuvo a mami con 35 o 36 y yo nací cuándo mami tenía 25,+ 12, la cuenta está por ahí.
    La cosa es que Emiliano guajiro recio de dedos gordos en la manos por el trabajo, al mismo tiempo daba una impresión apacible de anciano por su andar lento y con una ligera cojera que nunca supe pq era, pero que al ser tan ligera nunca motivó preguntas al respecto.
    Estando de visita en camajuaní fui como de costumbre al campo con él y en la tarde al mudar las reses, un toro que no se había capado al sentir que Emiliano sacaba la estaca de la tierra y se aflojaba la soga, aprovechó y se disparó contra mi con la cabeza baja con la intención de tarrearme y como un resorte me grita que me metiera en el aromal cercano, pero casi sin tiempo para eso él entonces afincó los pies al piso, agarró la soga con una mano se la enrolló en el antebrazo y con la otra mano se agachó, cogió una laja de piedra plana y se la lanzó al toro, rápido y duro, que le dio en la cabeza, eso provocó que el animal se paralizara de golpe, parece más por la impresión que por la piedra en si, que por cierto, se partió en su frente, pero todo esto que cuento así tan largo, sucedió en un segundo y Emiliano se olvidó de sus más de 70 años y de su andar lento de anciano, además impresionó como un hombre fuerte y determinado. Parecía un vaquero de película. Esta es mi impresión claro, pero así lo sentí y como tal llegué a la casa contándoselo a todo el mundo con tremenda pasión y él sin embargo decía riéndose como sin importancia, - ah no fue nada, - fue él el que corrió, si no corre lo coge, pero lo decía bajito y medio riéndose como dando a entender que yo exageraba y que él no había hecho nada. Lo gracioso del caso que otra vez en la casa en medio de todo aquello, volvía a lucir como un viejito trabajador de andar lento y medio encorvado!!??. De cualquier forma su imagen erguida con la soga enrollada en el brazo izquierdo, aguantando al toro y con la laja en la derecha, quedó grabada en mis recuerdos.
    Saludos,
    Borys

  • Gustavo dijo:

    Confiar y esperar.
    Le aguardaban con impaciencia. La única cura para aquella inquietud, era verlo otra vez.. Millones de ojos miraban hacia todos los sitios posibles por donde podía aparecer.
    No llegó.
    La máxima de Edmundo Dantés flotaba en el aire.

  • Razmill Joel Gopar Pasternak dijo:

    Era el momento que tanto había deseado. La tenía allí frente a el. Ella también lo deseaba. Ya se había derretido el témpano de la distancia ,ya se habían dado el primer beso, la primera caricia. Y de repente sin saber por que vino a su memoria el recuerdo de su antigua vecina a la que jamás le hizo caso..

    • yo_yanet dijo:

      Jajaja me gusta!

  • Carlos Ernesto Caraballo Plasencia dijo:

    Extrañas Coincidencias.

    La madrugada caía sobre los adoquines de la calle Cruz. La neblina a ras del pavimento lo inundaba todo. La vista del comisario Sánchez se posaba adormecida más allá de los cristales de la estación, hora sobre el farol titilante de la esquina, hora sobre los húmedos techos de la sucia vecindad de Dior. Era imposible imaginar una noche más tranquila. Incluso los murciélagos, noctámbulos y bulliciosos, dormían entre las grietas de los techos. El frío mojado de las horas tempranas comenzaba a calarse bajo la azul camisa del somnoliento capitán.
    -Otro día comenzando y apenas si me sostengo en pie- Aquella figura pintoresca de anciano curtido bajo el sol, trajeado en el nítido uniforme de la policía del condado, se abrazaba a sí mismo víctima de constantes escalofríos tras la puerta.
    -Ya mi cuerpo no soporta más estas guardias inhumanas, cuarenta años de servicio para que olviden hasta el café…-

    Apenas si terminó la frase; un enorme bostezo se coló entre sus labios marchitos por las incontables madrugadas a la par que caminaba hacia su viejo buró, corroído por las décadas de uso ininterrumpido.

    El viejo sillón adornado de sucios trapos multicolores rechinó bajo su peso. Sánchez alargó sus pies bajo la madera de la mesa, estirándose y metiéndose las manos en la comodidad de sus bolsillos, aún tibios. Encontró escondido allí un relieve metálico conocido, su viejo Motorola RAZR V3 del 2004 bien podía ser expuesto en el museo de la ciudad como un fósil de dinosaurio, pensó al extraerlo suavemente buscando la manera de permanecer despierto.

    Sus dedos semi entumidos presionaban bruscamente las teclas del dispositivo mientras sonreía picaresco como chiquillo malcriado maquinando toda una aventura entretenida.

    -A ver que tenemos aquí- Murmuró sarcástico y divertido rebuscando en la gaveta al interior de la madera contrachapada sobre sus pies.-Un carrete de hilo azul, un bolígrafo gastado, un dado viejo de seis caras, media galleta de soda y un chicle usado pegado al fondo… vaya bestias tenemos como policías, si es que no se comen la crema dental porque trae instrucciones- Una mueca de desagrado y decepción inundó sus ojos adormecidos.

    Su mano palpó lo que buscaba. Una guía telefónica de la ciudad, o al menos, lo que quedaba de ella. Un puñado de hojas amarillas presilladas en las esquinas y en las cuales no faltaban garabatos, dibujos, rayas y tachaduras propias del aburrimiento policial acostumbrado.

    -Es hora de jugar, ¿no es cierto, capitán?- Sonrió preguntándose a la vez que miraba malicioso su reflejo en el cristal empañado de su móvil. Su mano agarró también el dado junto al papel, colocándolos sobre la mesa.

    - Bien, el primer número la página, el segundo la columna y el tercero… bueno, el tercero recibirá una llamada de inspección de madrugada.- La carcajada que prosiguió la última palabra recorrió la desierta comisaría, retumbando.

    Tres veces rodó sobre la madera el poliedro.

    -Muy bien, muy bien- se dijo a la par que colocaba sus lentes de leer de cerca sobre su prominente nariz- página cinco, columna número dos, teléfono en la posición cinco- Sonrió víctima de la sed de travesuras, ya que nunca se es demasiado viejo para hacer sentir al niño que llevamos dentro.

    -Oh, sí que estamos de suerte- Se dijo- La viuda Wilsom que vive en las afueras. El nombre del propietario está tachado, pero reconozco su número de todas las noches que ha llamado porque tiene visiones de monstruos en el patio.

    Las teclas crujían tras el marcado ansioso del somnoliento policía que apenas atinaba la numeración correcta. Varios timbres vibraron en cuestiones de segundos zumbando en los oídos del divertido guardia nocturno. Eran las cuatro y cuarenta de la madrugada en todo Dior.

    -Shhh, calla Santa, (cof, cof, se le escuchó toser adormecida al auricular, y detrás de su voz, el sonido de un felino ronroneando) señora Wilsom… ¿quién llama a estas horas?- preguntó indignada la anciana desvelada.

    El capitán apenas logró contener la inminente carcajada.

    -Buenas noches, señora, soy el monstruo del lago Ness que me he mudado a su jardín- Una cantidad exagerada de risa se desbordó de los labios del policía que solo pudo colgar su teléfono celular con su travesura satisfecha y un par de risotadas que resonaron en la calle ahuyentando a varios gatos que dormían en el umbral.

    -A veces sería bueno no ser un oficial- murmuró con la mirada fija en los tejados alejados de la ciudad adentrándose en los raros y profundos recovecos de las memorias de la infancia.- Venga,-pensó- una última vez, ya casi es el relevo matutino pero aún me da tiempo para una jugada más- Tomó el dado cómplice de su diversión, que fue arrojado tres veces, dando vueltas hasta chocar con las hojas estrujadas de la guía.

    -Cuatro, cuatro, uno.-Musitó mientras hojeaba la revista-

    El nombre del propietario había sido tachado como todos los nombres de la página con un bolígrafo negro, solo aparecía un número que a saber por qué, le parecía conocido de algún caso anterior.

    -Bien, ya sabemos en lo que gastan los lapiceros los de la comisaría- Se dijo mientras marcaba con cautela cada número en su viejo celular. Varios timbres sucedieron, uno, dos, tres, cuatro. Nada. Nada ocurría excepto los aullidos de dos perros que ladraban a lo lejos.

    -Bueno, seguro están dormidos- Pensó mientras colgaba. La luz de su teléfono volvió a iluminar su mano inusitadamente.-Qué raro- murmuró. Era el mismo número de apenas un instante.

    Rápidamente pulsó el verde botón reconociendo al otro lado, sorprendido, a su mujer llorosa pidiéndole socorro.

    -¿Cariño?- solo eso preguntó siendo víctima de un terror indescriptible.

    -Lo mató, amor; gracias a ti…-gimió ella ahogada en llanto- ¿Recuerdas a Jack, el asesino que encerraste hace unos años? Él estaba aquí para matarnos. Yo dormía con el niño y escuchamos en la puerta del pasillo un celular, sonando…. Menos mal que nuestro hijo sabe dónde escondes tu pistola y le enseñaste a usarla desde los cuatro… gracias mi ángel de la guardia, gracias…

  • Juan Carlos López Hernández dijo:

    SORPRESAS QUE NOS DEPARA EL DESTINO
    Vamos a relatar una historia que vale la pena contar. No por dejar de mencionar nombres, lugares e fechas, deja de ser digna de escribir. Fue real, las personas que están envueltas en este relato existen y solo la intención de cuidar al máximo la privacidad del personaje central, me obliga a realizar esas omisiones. La historia aconteció en un querido hospital de Cuba. Era una tarde de entre semana y me encontraba cubriendo una guardia médica de cirugía. Me comunican de una paciente que estaba internada de urgencia en una sala de medicina. Acudo a su encuentro y me conmueve asistir a una mujer joven de más de 30 años, rubia, por demás bella, que agoniza por tener marcada dificultad respiratoria y no por sufrir de un procesos respiratorio infeccioso o traumático, sino por compresión del musculo diafragma, resultado de un gran distención abdominal, tanto que parecía tener una gravidez a término. Cuando realizamos la radiografía de abdomen se podía apreciar una gran distensión de todo el colon, el marco cólico mostraba unas dimensiones casi imposible de creer. Esta mujer, no era apenas una persona con toda la sintomatología de un abdomen agudo quirúrgico. Había una historia contada por las personas que la socorren, de haber sido encontrada totalmente inconsciente en la tarde del día anterior, junto a su mesa de trabajo, mostrando grandes hematomas la pared torácica y cadera del lado derecho, en un cuadro evidentemente de suicidio, pues pasaba por un estado de depresión, producto a la separación de su esposo..............

  • Manuel Espinosa Mill dijo:

    Coitus interruptus.
    Cerebro tomó la decisión en unos demasiado largos milisegundos. Había analizado los sonidos uno por uno en el Decodificador de Sonidos Audibles de su Programa Base y la respuesta lo dejó sin elementos de juicio; la frase “quejidos, suspiros y resoplidos de índole sexual” no tenía ningún significado que lo llevara a una acción inmediata que suspendiera aquellas vibraciones en el interior de la nave. La alerta de precaución del sistema de seguridad pasó a la fase de máximo peligro; era totalmente seguro que los Desconocidos estaban avisados de la presencia de los tripulantes pues algo estaba claro; aquellos sonidos solo podían ser emitidos por humanos. La misión había fracasado y la acción que eliminaría futuras complicaciones no podía demorase más. Las compuertas de la nave se abrieron al vacío estelar que succionó todo lo material de la cabina. El Hombre abrazaba con fuerza a la Mujer y en el ya inminente momento clímax forzó profundamente la penetración. Ni él ni su compañera tuvieron conciencia de que sus fluidos, esencias y secreciones hervían en sus células rompiéndolas al unísono en una fantástica explosión orgásmica.

  • N. Mario Rizzo M. dijo:

    ELMENDIGO

    El tiempo se enroscaba sobre sí mismo, como si reptara; el aire era caliente y denso hasta hacerse difícil de respirar; los olores, confundidos entre sí, provocaban nauseas: pero allí estaba el mendigo, con saco y bufanda como cada día, junto a su vieja caja de habanos donde, de vez en cuando, algún nuevo transeúnte solía dejarle caer alguna moneda.
    Para los que pasaban habitualmente por ese lugar era como si aquel ser no existiera; al igual ocurrió con sus padres y abuelos, bisabuelos y tatarabuelos, quienes también lo habían ignorado.
    Sin dudas ninguno de los de estas generaciones sabía que mendigando por siempre él pagaba por su inmortalidad.

  • Aquiles Álvarez Núñez dijo:

    El Viajero
    El viajero se detuvo por un momento ante la imponente Roca, necesito un descanso pensó; y en un instante se agolparon en su mente los recuerdos y las imágenes del camino recorrido hasta aquel preciso instante, había nacido en un ambiente campestre de un padre rudo y justo y una madre fuerte pero amable, l4e encantaba bañarse en el río y compartir, compartir hasta la ropa con sus amigos de la infancia, luego estudió, en colegios religiosos, después la universidad, las luchas estudiantiles, el enfrentamiento a todos los abusos; ah luego la locura de asaltar un cuartel, la prisión, el exilio, el mar, el desembarco, de nuevo el ambiente campestre, esta vez en las montañas, la lucha, la guerra, la guerra que ganó, la tarea de la Revolución, 60 largos años en el enfrentamiento con Goliat; si necesito un descanso y como por arte de magia se incrustó en la imponente Roca para el merecido descanso hasta la próxima batalla.

  • Damary Hastie Osorio dijo:

    No existe nada cuando te veo, es como la luz del sol, como un reflejo; tu me apartas de todo, me llevas lejos, y yo disimulo pero no puedo y vuelvo y te miro. Y aunque no me dejas ver , te veo.

  • Legba dijo:

    Mi Abuelo el Inmigrante

    Decidió marcharse para encumbrar su sueño de una mejor vida, una nueva tierra, un nuevo comienzo. Mucho había oído hablar de Cuba, tal vez, para un haitiano como él fuera la oportunidad perfecta. Se llevó en un pequeño morral una muda de ropa y sus sueños de progreso, lo llenaban la posibilidad y el miedo a lo desconocido, pero lo alentaba a avanzar un pasado oscuro como su piel, fetiches, santos, loas, tradiciones, religiones, muertes, quedaban detrás, el mañana nunca podría ser más malo que el ayer. Forjaría un futuro, deseos, fuerzas y orgullo les sobraba, solo necesitaba una oportunidad. Ya en el barco, junto a varios en su misma situación pensó en que sería un viaje sin regreso, antes las ganas de mirar hacia atrás, se contuvo. Llegó a su destino, ya en tierra firme se dejó llevar, otros aires recorrían los caminos. Trabajo en la zafra azucarera nada en el comienzo, comida y refugio, eran la prioridad. Al pasar los meses se dio cuenta que las cosas no eran como se las había imaginado y les habían dicho, la tierra prometida no era perfecta, pensó que no iba a extrañar, pero su hogar lo llamaba en las noches frías. Las loas llegaron, imponentes, soberbios, con hambre, ante su negativa de servirles, jugaron con su cordura, lo amenazaron con su prole, tuvo que ceder. Lunas y Soles sin saber de sí pasaron días, meses, años. Fuego, tabaco, velas, ron, las necesidades de las personas se convirtieron en su opio. Aprendió a ser feliz, y aunque murió a los 88 años en esta se convirtió en su hogar, nunca se olvidó de Haití.

  • Aquiles Álvarez Núñez dijo:

    El Viajero (Rectificado)
    El viajero se detuvo por un momento ante la imponente Roca, necesito un descanso pensó; y de pronto se agolparon en su mente los recuerdos y las imágenes del camino recorrido hasta aquel preciso instante, había nacido en un ambiente campestre de un padre rudo y justo, y una madre fuerte pero amable, le encantaba bañarse en el río y compartir, compartir hasta la ropa con sus amigos de la infancia, luego estudió, en colegios religiosos, después la universidad, las luchas estudiantiles, el enfrentamiento a todos los abusos; ah luego la locura de asaltar un cuartel, la prisión, el exilio, el mar, el desembarco, de nuevo el ambiente campestre, esta vez en las montañas, la lucha, la guerra, la guerra que ganó, la tarea de la Revolución, 60 largos años en el enfrentamiento con Goliat; si necesito un descanso y como por arte de magia se incrustó en la imponente Roca para el merecido descanso, hasta la próxima batalla.

Se han publicado 1039 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también