Imprimir
Inicio » Especiales, Deportes  »

Béisbol cubano: El ojo del tigre

| 477

El nacimiento de las Series Nacionales abrió el movimiento más amplio de captación y desarrollo de talentos en esta disciplina dentro de Cuba.

Tiempo atrás, un entrenador cubano, ante la pregunta de qué le faltaba a un otrora campeón mundial para recuperar sus grandes resultados fue sintético y aleccionador: “el ojo del tigre”. Por estos días, nada parece más cercano para analizar, interpretar y opinar sobre nuestro béisbol que volver a esa sentencia, pues la mirada del felino encierra experiencia anterior, cálculo preciso, fuerza, valentía, creatividad, deseos, ganas, inteligencia, ambición y respeto.

Un torrente de ideas, criterios y hasta soluciones desembocan en aguas turbulentas y pocas veces coincidentes cuando se trata del pasatiempo nacional. Sin embargo, propongo volver a las expectantes pupilas del animal de rayas y garras furiosas para, lejos de cualquier verdad absoluta, penetrar en el mundo de las bolas y los strikes con autocríticas, insatisfacciones y una profunda preocupación no solo por los fracasos internacionales de los últimos años, sino también por cuánto debemos y podemos hacer hacia dentro de nuestra “selva beisbolera”.

Experiencia anterior, un necesario primer paso

El nacimiento de las Series Nacionales abrió el movimiento más amplio de captación y desarrollo de talentos en esta disciplina dentro de Cuba, mucho mayor incluso que en las ligas profesionales existentes antes del Triunfo de la Revolución. Y eso es lo primero que debemos preservar, no por capricho del concepto de territorialidad, sino por el impacto sociocultural en todo el país.

Con nombres actuales: Pinar del Río, Industriales, Sancti Spíritus, Villa Clara, Ciego de Ávila, Las Tunas, Holguín, Granma y Santiago de Cuba, o distintos como Ganaderos (Camagüey), Henequeneros (Matanzas) o la antigua provincia La Habana (Artemisa y Mayabeque)— todas las provincias del país han disfrutado al menos una corona en los certámenes nacionales, con la excepción de Guantánamo, Isla de la Juventud y Cienfuegos.

La pasión por batazos y lanzamientos llevó a la creación de campeonatos provinciales de primera categoría, lides hexagonales y todo un sistema piramidal (infantil y juvenil) en crisis hoy por la pobre cantidad de juegos, suspensión o desaparición en muchas provincias. Recuperar ese eslabón es imprescindible en el ojo del tigre.

Es cierto que las Selectivas subieron luego la calidad en una época dorada, pero la vida impuso su final por la poca atención material y política que recibían los conjuntos de parte de los gobiernos provinciales y demás entidades, ya que un híbrido de tres o cuatro provincias caía en territorio de todos y de nadie. Y al menos en Cuba ese apoyo es consustancial al espectáculo, en tanto la identificación de muchos aficionados seguía privilegiando al conjunto de su tierra natal y no un conjunto mixto de nombres.

Devolverle a la Serie Nacional (marzo - agosto) un calendario lo más cercano a los 90 juegos con un play off final —estructura evaluada por casi todos los peloteros y entrenadores como la mejor en 59 ediciones—; y la creación de una Liga Cubana de Béisbol (noviembre -enero) con las seis primeras selecciones de la temporada nacional e incluyendo los lógicos refuerzos para disputar no más de 45 partidos, son también coincidencias, casi unánimes, entre todos los actores.

Omar Linares ganó cinco coronas de bateo en series nacionales y una en la selectiva de 1992. Foto: IBAF

Cálculo preciso: dinero, recursos y transparencia

A diferencia de otras ligas beisboleras en el mundo, el concepto empresarial no se ha entronizado en la nuestra, aunque valdría la pena evaluar la introducción de algunas variables como patrocinio de empresas a los conjuntos y el de unidades presupuestas con tratamiento especial para los estadios, en los cuales se pueden arrendar más espacios a los trabajadores por cuenta propia o cooperativas en función de mejorar la gastronomía y tener mayor variedad de ofertas.

Es urgente igualmente resolver el pago diferenciado a quienes jueguen en la Serie Nacional y logren después llegar a la Liga Cubana de Béisbol, algo que no sucede en la actualidad con las dos etapas de la campaña y desmotiva a más de un jugador, pues los inactivos tras la primera fase ganan igual a quienes siguen en el terreno en la segunda.

Asimismo, es inconcebible que un director de equipo gane mucho menos que los peloteros a quienes dirige; o que exista demora de varios meses para pagarle el salario a los jugadores y mucho más en el caso de los conjuntos ocupantes de los tres primeros lugares y los ganadores de premios individuales.

Tampoco costaría pensar en un pago adicional para quienes participen por su rendimiento en los Juegos de Estrellas y ganen las pruebas de habilidades, incentivos inexistentes hasta hoy, pero estimulantes en un contexto donde cada edición recibe cada vez menos interés por parte de los peloteros, cuando debería ser todo lo contrario, incluso contar en su palmarés a la hora del retiro.

Por otra parte, duele ver también, a partir de los líquidos diarios que les corresponde en los hoteles, como la mayoría de los involucrados en la Serie Nacional vende los refrescos en función de aumentar sus economía individual, lo cual no puede resolverse ya con llamadas éticas ni quitándoselos, porque sería botar el sofá por la ventana.

Cálculos agradecidos serían también transparentar el dinero invertido por la Federación Cubana de Béisbol (FCB) a partir de lo recibido por las contrataciones de nuestros peloteros en ligas foráneas. ¿Acaso no pudiera disponerse de un 30 % de esos ingresos (en divisas directamente y a partir de un escala aprobada) para repartir en la Liga Cubana de Béisbol, lo cual elevaría la motivación y hasta disminuiría seguramente las gestiones personales de muchos peloteros para jugar en Colombia, Nicaragua y otras naciones?

Fuerza para crecer, valentía para cambiar

No hay secreto alguno sobre tres aspectos claves y objetivos que torpedean el béisbol cubano desde hace más de una década y han provocado su debilitamiento actual: la imposibilidad de lograr un acuerdo con la Major League Baseball (MLB) —el concretado en diciembre del 2018 duró apenas cuatro meses—; el éxodo de peloteros hacia el circuito profesional norteño y caribeño; y una fuerza técnica disminuida por la emigración, desde la base hasta los equipos nacionales.

Sobre ese trío de obstáculos reales se trabaja, pero los resultados son lentos y se necesita mucha fuerza para crecer en medio de este panorama, así como una extraordinaria valentía para cambiar cosas y no perder ese imán de cultura y pueblo que solo el béisbol puede provocar en Cuba.

El acuerdo reciente con la Confederación Mundial de Béisbol- Sóftbol dará apertura a todos los mercados de Asia, Europa y América, excepto MLB; en tanto es previsible aventurar que cada vez serán más los retornos de quienes probaron suerte, con éxito o no, en ligas profesionales y pedirán jugar y hasta retirarse delante de su gente. Bárbaro Arruebarruena, Pavel Quesada, Leslie Anderson y Carlos Juan Viera, por solo citar algunos, son ejemplos que se deben incrementar por años.

Por supuesto, donde más se pudiera avanzar, con acciones concretas y prácticas, es en el trabajo con los entrenadores de base, municipio y provincia. ¿Por qué no se estimula con un porciento que puede llegar hasta el 30% de su salario —o hasta divisas— a ese entrenador del Consejo Voluntario Deportivo o Academia local por cada pelotero que busque en los lugares más intricados, enseñe y promueva a equipos nacionales en cualquiera de las categorías?

Esa es la fuerza vital para crecer y mantener la vitalidad de este deporte. El otro acto de valentía sería convocar, con un carácter proactivo por parte de la FCB, a todos los peloteros con contratos personales en ligas profesionales, en función de que puedan integrar no solo selecciones nacionales, sino que vuelvan a sus equipos provinciales si así lo desean, acatando la disciplina y el reglamento de nuestros clásicos.

Es totalmente falso que después de tener dinero en abundancia no quieren vestirse con nuestros trajes, deslizarse en terrenos nada modélicos o ganar medallas en Clásicos Mundiales, Premier o Juegos múltiples.

Los riesgos de la contratación no van por ahí, pues República Dominicana, Puerto Rico, Venezuela y México, por poner cuatro ejemplos, cuentan con jugadores tan o más millonarios que nuestros Despaigne, Gracial y Moinelo, y dejan alma, corazón y vida con sus uniformes nacionales.

La moraleja entonces es que hay que aprender a dirigir ahora un equipo de jugadores profesionales con mucho dinero —algo que no hicieron nunca Jorge Fuentes, Pedro Chávez, Pineda, Higinio u otros—, con fatiga extrema en algunos momentos del año y con comportamientos adquiridos en ligas profesionales no vistos antes en nuestras Series Nacionales.

Y claro que le puede fallar la bomba a más de uno en momentos tensos, pero su calidad nadie puede desaprobarla y hay pruebas de eso con lideratos de jonrones, premios de jugador más valioso, entre otros lauros.

Creatividad permanente, deseos y ganas de la mano

Un concepto básico si queremos pensar el béisbol como país es desterrar de una vez y por todas que la única responsabilidad sobre los desastres de esta disciplina la tiene un hombre (Higinio Vélez, titular de la FCB), una Comisión Nacional o en el mejor de los casos, el INDER. No obstante, cambios en la presidencia de la FCB y en otros cargos deben sucederse ya por lógica renovación y gestiones no del todo efectivas a la luz pública.

El béisbol para dar un salto como el que esperamos debe lograr la alianza más grande y eterna de este país. Tiene que interesarle y aportar ideas el Ministerio de Cultura (para elevar el nivel artístico entre inning y ayudar al espectáculo), Transporte (para que los árbitros no se trasladen sin un vehículo permanente), Turismo (porque en sus hoteles siempre se puede mejorar más), Energía y Minas (para lograr encender las luces cuando lo permita la situación de combustible y la arcilla de los terrenos), Agricultura (mejorar el césped de los terrenos), Comercio Interior, Salud Pública, Industria Alimentaria, Relaciones Exteriores, Ciencia y Tecnología, Industria, Inversión Extranjera y así hasta llegar al último organismo o instancia. Solo así podremos ver algunos frutos a corto y mediano plazo.

La creatividad encuentra también su más alto reto en la motivación a los niños desde los 6-7 años en campos y ciudades (ahora que la tecnología quiere robarse la diversión sana y el ejercicio físico); en olvidar que el padre de mayor poder adquisitivo no tiene que ser el padre del gran pelotero, pues los talentos naturales existen y son mejores que los impuestos por el maldito dinero; en lograr más pelotas, bates, guantes y demás implementos desde la producción local que crece en el país y no siempre es divulgada ni se aprovecha como merece por trámites burocráticos.

Pero también hay que crear estímulos morales y nada mejor que acabar de darle vida al socorrido, necesario y reclamado Salón de la Fama del Béisbol Cubano, bombardeado sin sentido por las propias autoridades deportivas cuando estuvo a punto de echar a andar nuevamente en el 2018.

Hay que acabar con quienes siguen viviendo del béisbol y no para el béisbol, en todos los niveles. Son caras de las derrotas que no se ven, pero están y hacen tanto daño como los ponches que nos propinan y las derrotas que crecen en la arena internacional.

Es tiempo de deseos y ganas, que significan darles reconocimientos a hombres tan anónimos y sencillos como Nicolás, el Dios de todos los sueños infantiles de béisbol en el Pontón, del municipio Centro Habana; y a otros tan grandes e imprescindibles como el pinareño José Manuel Cortina, quizás el entrenador de pitcheo que más brazos ha hecho y salvado en la historia de nuestra pelota.

No olvido los deseos y ánimos de hablar más sobre nuestros árbitros, merecedores de una mejor remuneración a la hora de salir a impartir justicia, pues es casi ridículo lo que se le paga por las tensiones a que están expuestos. De paso, habrá que exigirles superaciones constantes, ubicaciones certeras para decidir jugadas y carácter más recio para hacer valer el orden sin necesidad de botar peloteros y mánagers ante la más mínima protesta.

Inteligencia y ambición: binomio ganador

La mirada del tigre cuenta con la inteligencia y la ambición como cartas de presentación inconfundibles. Sobre las dos líneas de un campo verde todo se define entre una correcta estrategia y ese poderoso bastión psicológico que hace entrar a cada pelotero en la caja de bateo pensando siempre en darle una conexión efectiva, inolvidable o definitoria al lanzador que tiene a 60 pies y seis pulgadas.

Los últimos triunfos medianamente importantes para nuestra selección nacional se remontan ya a los Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014 y la Serie del Caribe en San Juan, 2015, donde regresamos monarcas. Desde entonces, fracaso tras fracaso, presión y desespero, orfandad de podios cimeros y una profunda preocupación por la casi siempre anémica ofensiva han dejado ver fallas visibles y otras que solo a partir de tendencias modernas del béisbol pueden ser leídas o explicables.

Impaciencia en el home, poca producción de carreras, swing de fuerza en lugar de swing de contacto, mal corrido de las bases, falta de liderazgos ofensivos y en el staff de pitcheo, demasiado conservadurismo a la hora de dirigir, muchos cambios de mentores en poco tiempo y una generación que se ha envejecido sin la debida renovación de éxitos colman las causas de nuestros reveses, aunque no son las únicas.

Pero para corregir eso debemos comprar máquinas de bateo que no tenemos y en el mercado internacional pueden costar unos 11 mil dólares. Es imperioso un conocimiento mayor de la sabermetría desde la Serie Nacional, para aplicarla luego internacionalmente no como moda, sino de herramienta necesaria y vital para ganar partidos.

Finalmente, un director que no esté involucrado en la temporada regular y se haga cargo por un ciclo competitivo del equipo Cuba parece la fórmula ideal para ese cargo, mientras el mentor ganador en la Serie Nacional sería el encargado de conducir los destinos de sus muchachos en la Serie del Caribe.

Hoy la ciencia puede ganar un juego, darle la bienvenida a un campeonato y regalar muchos triunfos si se aplica con serenidad, sin maratones o por la fuerza. Estadísticas que antes nadie miraba pueden decidir turnos en una alineación, en la cual, por ejemplo, ya está demostrado que el mejor hombre no es el tercero, sino el segundo.

Entrenar jugando, en lugar de preparaciones largas marca el ritmo en el planeta béisbol y nosotros seguimos aferrados muchas veces a un pasado glorioso, pero sin vigencia para recuperar lo perdido.

Impulsar carreras, dar jonrones, mejorar el control, entrenar mucho la defensa de campo, saber realizar ajustes en cada turno al bate y hasta en cada lanzamiento persisten como espadas afiladas y garantía de triunfos.

La realidad es que todo eso y más lo hemos perdido en las selecciones nacionales, no lo aplicamos en la justa doméstica y menos en categorías juveniles. Y nuestros rivales crecen y ya no son solo Estados Unidos o Japón los verdugos más fuertes, se han sumado Canadá, Holanda, Puerto Rico, Venezuela y hasta Colombia.

El respeto por nuestros paradigmas, por Cuba

Desde el 25 de noviembre, toda Cuba tendrá la posibilidad de aportar más ideas para el renacer de nuestro béisbol. Con seguridad se escuchará hablar de terrenos exigiendo manos y voluntades para sus rescates, de una demanda insaciable de implementos (específicamente pelotas y guantes), y de estudios relacionados con el béisbol engavetados en las Facultades de Cultura Física.

Tampoco faltarán voces que se quejen sobre la poca fuerza técnica en poblados y municipios como si instrumentar cursos emergentes con peloteros retirados costara una barbaridad al sistema del Inder. Se comprobará también, por disgustos o maltratos, la lejanía o distanciamiento de no pocas glorias deportivas.

Y por supuesto varios abogados defenderán la asesoría foránea a nuestra pelota, cual invasión de amnesia total, pues Cuba es la de mayor número de entrenadores esparcidos por el mundo enseñando béisbol, y más recientemente hasta Béisbol Five.

Por desgracia, hoy el paradigma de llevar las cuatro letras en el pecho cede ante el efecto monetario en muchas familias y tener un hijo, hermano, primo o nieto bateando o lanzando se convierte, en muchos casos, en una apuesta presumible a salir del país hacia cualquier liga extranjera cuando ya tengas las herramientas aprendidas.

El compromiso con quien lo descubrió y su sociedad se diluye entre carencias reales y la famosa idea de querer probarse en el mejor béisbol del mundo, aunque ya sabemos que solo un 10 % de los peloteros cubanos que han decidido ese camino acaban jugando en la MLB. La mayoría termina en ligas de menores (AA y AAA), academias dominicanas y con un gorrión tremendo. Solo que de esto último apenas se habla.

El respeto a una potencia beisbolera en América y el mundo, con 25 coronas mundiales y tres olímpicas, pasará siempre por nuestro pasado glorioso y teorías futuristas acerca de cómo levantarnos de este pésimo momento, en el cual prevalece intacta, eso sí, la pasión más encendida por ver ganar a su equipo favorito, aunque parodiando a aquel entrenador, hoy nos sigue faltando en el béisbol cubano “el ojo del tigre”.

Cubadebate le invita a sumar sus opiniones a este gran debate, entre todos podemos aportar más ideas para el renacer de nuestro béisbol. 

Estados de opinión sobre el béisbol y la SNB presentados en la Asamblea Nacional

Fragmentos de los estados de opinión sobre el béisbol y la Serie Nacional presentados en la Comisión de Salud y Deportes de la Asamblea Nacional (2018)

Sobre la Serie Nacional

  • La Serie Nacional sigue siendo el principal espectáculo sociocultural y deportivo del país, a pesar de algunos problemas de calidad y de la baja asistencia a los estadios, comparados con etapas anteriores.
  • A pesar de que algunos han insistido en disminuir equipos, la mayoría de los peloteros, entrenadores y aficionados apoyan los 16 conjuntos, al menos en una primera fase, pues es la garantía de continuidad del trabajo, al tiempo que permite que cada provincia disfrute del principal pasatiempo nacional con una representación local, con total sentido de identidad.
  • La calidad de los terrenos no es igual en todo el país, lo que motiva en ocasiones errores, o que los peloteros no hagan determinadas jugadas por miedo a lesionarse.
  • Los esfuerzos para la iluminación en los estadios son notables, pero todavía hay algunos con grandes problemas que no permiten los juegos nocturnos, mucho más factibles para el público y que permitiría a los equipos poder entrenar en jornadas vespertinas para luego jugar en horario de noche.
  • El arbitraje mejora en comparación a las últimas temporadas, pero todavía se aprecian malas ubicaciones de los árbitros en las bases, lo cual se traduce en decisiones erradas. Asimismo, es demasiado amplia la zona de strike en comparación a lo que se ve internacionalmente y se sigue cantando más la horizontal que la vertical, lo que luego perjudica en las competencias internacionales.
  • No en todas los dogouts es posible contar con frutas para los equipos visitantes y home club, un alimento necesario para el pelotero que juega como promedio más de tres horas, la mayoría de las veces al sol intenso.
  • Es positiva la incorporación de figuras emblemáticas y populares a la dirección de los conjuntos, aunque sigue siendo una preocupación que no haya una escuela para formar mánagers o directores, pues no siempre ser buen pelotero es sinónimo de ser buen director.
  • Los promedios de bateo (individual y colectivo) son demasiado altos en comparación a lo que sucede en la media de los torneos internacionales, y a nuestra propia historia, lo que podría ser debido a un pitcheo muy débil en la mayoría de los equipos.
  • El pitcheo tiene entre sus males mayores el descontrol (demasiados boletos), a lo que se suma un pobre pensamiento técnico-táctico de los lanzadores, pocos lanzan por encima de las 90 millas y un solo poseer un staff de abridores con calidad que no sobrepasan de tres por cada conjunto. El espectáculo es uno mientras está el abridor y es otro cuando entran los relevistas, los que a veces desfilan de forma interminable.
  • La defensa ha mejorado, pero a las malas condiciones de los terrenos se suma que es lo que menos tiempo se dedica en las prácticas de cada conjunto, lo que repercute a la larga en la calidad del espectáculo.
  • Los índices de robos de base han disminuido notablemente año tras año, con raras excepciones; en tanto aumentan los toques de bola, contrario a lo que sucede en otras ligas del mundo y en la estrategia moderna del béisbol.

Sobre el sistema de béisbol en todo el país

  • Algunos consideran que hay carencias técnicas y tácticas, y desconocimiento de elementales fundamentos del juego de béisbol en los muchachos que llegan a las categorías juveniles, incluso entre quienes están hoy en la Serie Nacional. Por ejemplo, no saben adónde tirar en caso de un batazo a los jardines, no dominan las conexiones por detrás del corredor, no saben anticiparse a un batazo o jugada del contrario, entre otras.
  • Muchos consideran que es imprescindible elevar la preparación científica de entrenadores, desde la base hasta la Serie Nacional, no sólo con nuestros mejores profesores internos, sino también con cursos y postgrados con invitados extranjeros a partir de las tendencias internacionales.
  • Algunos proponen rescatar áreas emblemáticas en cada provincia, donde se organicen copas, certámenes locales, de 15 a 20 juegos, que permitan mantener a los futuros peloteros jugando una importante parte del año. Eso se hizo en un momento, pero hoy es casi nulo.
  • Es positiva la celebración de los campeonatos de béisbol sub 23, aunque se puede perfeccionar el sistema de competencia, pues se hace por grupos hoy, en función de que los jugadores al terminar tengan más partidos celebrados. La calidad y el horario todavía no son los óptimos, pero es imprescindible mantenerlos y ponerle más ciencia, y en la medida de las posibilidades más recursos, como escalón imprescindible para la Serie Nacional.
  • Existe el comentario de que el éxodo de peloteros ha comenzado a crecer en edades tempranas, es decir, se van los prospectos que luego afecta el ciclo de la Serie Nacional.
  • Valorar experiencia de algunos territorios que deben ser generalizadas, como la escuela de pitcheo de Camagüey.

Del espectáculo en general

  • No todos los territorios ven a los Estadios como el lugar que necesita prioridad en cuanto a la gastronomía y los mantenimientos constructivos puntuales para cada Serie antes que comience.
  • La transmisión televisiva no siempre coincide con la mejor subserie de la semana, a veces por el tema de transportación y disponibilidad de remotos, pero otras por falta de coordinación ICRT-Federación Cubana de Béisbol.
  • Sigue siendo escasa y a veces nula todo lo concerniente a la divulgación de las hazañas de los peloteros y la comercialización de souvenir, camisetas, gorras, pelotas, postales, fotos, afiches, entre otras cosas, como parte del espectáculo, lo cual afianzaría los vínculos entre protagonistas y aficionados.
  • Las conferencias de prensa en los play off han mejorado, pero todavía hay resistencia de mentores para asistir, lo cual debe estar reglamentado, gane o pierda, tal y como es la práctica internacional y desea nuestro pueblo.

Sobre los resultados internacionales

  • Algunos creen que ya Cuba no ganará más ningún torneo internacional si no se convocan a los peloteros cubanos de otras Ligas que no residen en Cuba, pero que tampoco han sido desertores.
  • La confección de los equipos Cuba con los mejores jugadores, incluso los contratados por nuestra Federación en otros países, no es directamente proporcional a los resultados, pues hay menos producción de carreras en los torneos y tenemos un pitcheo inferior a la media de los torneos.
  • Otros creen que la dirección de los conjuntos han cometido errores tácticos en la toma de decisiones, algunos de los cuales han costado victorias, aunque se sabe que hay más variables que inciden, pero estas son las más ilustrativas.
  • Se reconoce que enfrentamos ya a jugadores profesionales en casi todos los eventos, pero la calidad histórica de los peloteros cubanos que integraron esas selecciones, la inteligencia de nuestros entrenadores y la tradición beisbolera nuestra, son la base que siempre hemos contado para levantar títulos y coronas, a pesar de todas las dificultades.

Se han publicado 477 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • mtr dijo:

    Hay que tener cuidado con los sentimientos de marbin pues este ciudadano parece que no evoluciona puediera provocar ideas................

  • Hector R Duran dijo:

    Quiere regresar el béisbol cubano a planos estelares? Sencillo: saque la política del deporte. No trate más al pelotero cubano que juega fuera del país como un paria. Deje que haya inversiones privadas en los equipos. Que mejoren la paga de jugadores, directores y todos los involucrados en el deporte. CUBA tiene talento. Solo miren las GL: los Gourriel, Abreu, Yasmani Grandal, Chapman y tantos otros. Por la pasta baila el mono. Si no esta 100% entregado y rindiendo estas fuera del diamante. No se engañen más. Talento en Cuba se sobra.

  • el besibolero dijo:

    basta ya de seguir con lo mismo de todos estos años y los mismos argumentos que nos han llevado de fracaso en fracaso, la pelota nuestra no da para 16 equipos y eso lo sabe hasta el gallo pinto, dejen de lado intereses locales, encaprichamientos, y como nos llama nuestro presidente piensen como pais, basta de gastar recursos en una estructura que todos saben esta caduca y no tiene resplado real, ya ni por la television se puede ver pelota, vamos a concentrar la calidad y hacer un campeonato que se respete.

  • Osmel Portela Padron dijo:

    considero que el temas de la pelota en cuba hasta que no se resuelva como estaba en los años 80 y 90 que habia implementos deportivo de la pelota en todas parte y existia masividad y eso no existe en la actualidad, es selectivo cada uno de estos recursos, entonces cuando funcione asi, volveran a encontrarse peloteros de la talla del gran Antonio Muñoz, Pedro Jose Rodriguez, Omar Linarez, Gurriel, Luis Ulacia Pacheco Kindelan que nunca jurqaron rentado en equipos extranjeros cuando estaban activo y siempre rindieron de lo grande en cualquier evento que participaron, porque eran pelotores que siempre pensaron como pais, no como los de ahora que estan ganando millones en ligas extranjera y con el equipo cuba no han aportado nada, estos si no piensan como pais, piensan para su bolsillo, ademas hay que buscar buenos tecnicos en la base y trabajar fuerte en ñla base que es dondfe salen los verdaderos peloteros. Es tarea de la direccion del inder, profundizar mas en cada municipio y darle solucion a estos problemas y dejar a un lado el paternalismo, el amiguismo que tiene el inder de forma generalizada. asi tendremos nuevamente un verdadero equipo de pelota que nos de el alegron que todos queremos. Asi que a t5rabajar.

  • Guajiro dijo:

    ES INENTENDIBLE QUE LOS ARBITROS TENGAN QUE TRASLADARSE POR SUS PROPIOS MEDIOS ENTRE PROVINCIAS Y MUNICIPOS PARA REALIZAR SU TRABAJO ARBITRAL...ES HORA DE IR PENSANDO EN HACER CAMBIOS EN LA CÚPULA DIRECTIVA DEL BEISBOL NACIONAL, HAY QUE OXIGENAR EL ORGANISMO, HAY MUCHA GENTE EN CUBA CON BASTA EXPERIENCIA EN LA MATERIA

  • Miguel Eugenio dijo:

    Se necesita ademas tener mas recursos, pues porque no aumentar el precio de las entradas a los estadios al doble ya que su valor es casi simbolico y con esto pagarle mas a los peloteros y quizas hasta en funcion de la afluencia de publico

  • Lio dijo:

    Concidero que todo lo que se haga en favor de la pelota esta bien,si se logra como en el pasado dejar los intereses personales y se piensa como nos convoca el presidente a pensar como colectivo,seremos campeones,esta va para todo el mundo.desde el dirigente asta el atleta,o periodista que busca hacer la mejor critica al respecto,no podemos pensar en triunfos personales nuestra razon es un equipo,y todo deve ser en la buena funcio del mismo sin ser exclusivos ni diferenciados,justos con la causa seremos victoriosos.nuestro beisbol sigue teniendo cantera de campeones,podemos tener el mejor team.

  • Yuneiki dijo:

    No voy a comentar mucho, porque lo que le hace falta a nuestro beisbol y quiero que se entienda "Nuestro Beisbol", el de todos los cubanos amantes y apasionados por ese deporte que en el pasado tanta glorias nos dejó. Es lo que expresa el artículo. Ojalá y sea leído, escuchado, analizado y adoptado como un material de trabajo por quienes tienen la responsabilidad de atender "Nuestro Beisbol".

  • Reinaldo dijo:

    Mi humilde opinión: Hacer todo lo que se ha escrito en este (para mi el mejor) artículo que se ha escrito en años sobre el beisbol en Cuba, no tener miedo y de una vez acabar de hacer lo necesario para que volvamos a sentir en nuestros corazones el orgullo de ver las cuatro letras en los podios de premiaciones. No tener miedo, veo las recomendaciones a la asamblea ambiguas en algunos casos, al pan pan y al vino vino. Solo así podremos!

  • JC dijo:

    Saludos, hay que aplicar las técnicas de dirección modernas y no tan modernas que a otros le han dado resultado, por ejemplo la planificación estratégica que te permite identificar problemas y causas de esos problemas para poder solucionarlos, eso se hace con equipos de personas entrenados para ello y con expertos conocedores del beisbol nacional, se identifican además fortalezas, oportunidades y amenazas para poder conocer a los contrarios y prepararse para las lides. La dirección debe despojarse de la improvisación y la toma de decisiones por los que no están en el terreno, recuerdo en el Clásico Mundial como el director del equipo constantemente iba al teléfono a recibir indicaciones, eso no puede ser, el director y el equipo técnico tienen que tomar las decisiones y ser responsables por lo que salga bien o mal.
    Aplicar la ciencia al juego, estudiar a los contrarios, ser perseverantes en los entrenamientos, despojarnos del cubaneo, de las indisciplinas, llegadas tardes, todo eso lastra al equipo.
    Por último considero que hay que priorizar la base y las edades infantiles, ahí es que se aprende el ABC de la pelota y es muy difícil después correigir errores tácticos en el juego.

  • Isidoro Sanchez dijo:

    Seguir esforzándose en cumplir con cambiar todo lo necesario y renovar conceptos. Aumentar estimulación de lo peloteros y personal de aseguramiento. A veces creo que hasta a los narradores hay que cambiarlos .

  • kelday666 dijo:

    Más de lo mismo. Recuerdo cuando contrataron técnicos japoneses para que analizaran el béisbol cubano, ellos vinieron muy seriecitos y nos dijeron lo que ya sabíamos. Y nos cobraron por decirlo.
    Mis sugerencias:
    No más sicología de trinchera para el deporte. Hay que abrirse al mundo.
    Convocatoria abierta a jugadores cubanos donde estén, para integrar la selección nacional. Argentina lo hace en el fútbol, Brasil lo hace, Alemania lo hace, TODOS LO HACEN. Esto no es un cumpleaños!! La selección la hacen los mejores.
    Si Israel ya tiene boleto olímpico con jugadores descendientes de judíos, por qué no podemos hacer lo mismo con jugadores auténticamente cubanos?
    Nueva dirección en la FCB.
    Director de la selección nacional que no sea director de ningún equipo en serie nacional. Y que tenga 4 años para trabajar y mostrar resultados.

  • Darién dijo:

    Si hicieran estos análisis tan buenos con la Economía Nacional y le pidieran de esta misma forma los criterios al PUEBLO, muchas cosas al seguro se podrían cambiar.

  • Ramón Rivero Montañez dijo:

    A las grandes competiciones debe ir el equipo que gane la Serie Nacional; A mi juicio será el más importante estímulo para que la pelota vuelva a los planos estelares.

  • Evam dijo:

    Hola, a todos los que le gusta el béisbol y desean que nuestros equipos vuelvan a los planos estelares.
    Los análisis realizados deben ser profundos y sinceros tocar todas las áreas del problemas desde si comienzo. Preguntas de como comenzó el declive en el béisbol?
    En los años de gloria todo se hacía bien?
    Tenemos las entrevistas de nuestras estrellas, todas cuentan finales trágicos, al final forman parte del reflejo de la realidad.
    Torneos por invitación, série del caribe,etc: ( que difícil hacer lo correcto) el equipo que se lo ganó es el que va sin refuerzo x que tenemos que ganar a toda costa.
    Resultados: desacuerdo, malestar y caldo de cultivo para el éxodo de peloteros.Hace falta mucha transparencia, y hacer lo correcto que es muy difícil en estos día. Dónde trata de primar el interés individual y no el colectivo.

  • @pelotero dijo:

    En la mayoría de los comentarios los compañeros hacen referencia a la necesidad de cambiar a los directivos, cuando realmente donde debe de existir un despertar es en los propios peloteros. Se han mencionado cuestiones objetivas y subjetivas que afectan nuestra pelota, pero ¿cuándo llegará el momento en el que nuestros atletas acaben de entregarse a fondo en los entrenamientos para que puedan rendir más en los juegos?. Son ellos los responsables de sacar los out y de impulsar las carreras para obtener las victorias, y no los directivos como se ha estado diciendo en estos comentarios. ¿Creen en verdad que necesitan más atenciones? Nuestros médicos dedican toda su vida al estudio para salvar vidas en hospitales donde cuentan con las condiciones mínimas para su estancia; sin embargo, nuestros peloteros durante la Serie Nacional -que también es parte de su trabajo- se hospedan en hoteles, con buena comida, meriendas muy buenas, transporte seguro y con todos los implementos deportivos necesarios sin pagar un centavo por ellos. Hasta cuando culparemos al Estado, si está sacando recursos de donde no hay para mantener la vitalidad del espectáculo beisbolero. Pensar como país significa aceptar que la realidad de hoy es resultado de lo que hemos hecho, y si las cosas no están bien es porque hemos hecho bien poco por mejorarlas. Dejemos de criticar y pensemos en cómo aportar desde donde estamos y miremos con “ojo de tigre” las cosas que dejamos de hacer.

  • M@lvin dijo:

    El beisbol cubano necesita jugar más y cada vez más. Una serie de con los 16 equipos con mas de 60 juegos sería lo ideal, luego otra serie de 6 equipos con refuerzos incluidos para que de ahí salga el equipo de la serie del caribe perfecto. Pero lo que ha es que jugar, jugar y jugar. Me pregunto, como un jugador joven que ha soñado toda su niñez con ser como Javier, Gemán, Linares y otros tantos buenos peloteros de nuestro beisbol va a intentar acercarse a las marcas de estos Grandes si solo puede jugar en la primera fase y no es pedido de refuerzo porque, como pasa muchas veces no es tan mediático y los directores de los otros equipos no lo han visto jugar como para arriesgarse a solicitarlo de refuerzo, ese muchacho se queda sin jugar hasta el próximo año y por tanto no va a acumular experiencias y horas de juego. Está demostrado que solo con entrenamiento no se mejora, el juego diario es el que da la mejoría en el pensamiento técnico – táctico para saber tomar las decisiones en el momento correcto sobre un tiro a una base o simplemente saber hacia donde correr o no con un fly a los jardines. Mucho nos falta por mejorar en nuestra pelota para volver a ser un referente al menos en el área panamericana. No basta con tirar duro si es mala la bola, ni batear fuerte cuando hace falta un toque o u fly de sacrificio, sino que hay que estudiar a los contrarios y aplicar el estudio durante el partido.

  • Luis Alberto dijo:

    Hace mucho tiempo Antonio Pacheco dijo en entrevista que para qué el béisbol tenga calidad tenemos que contar con suficientes guantes y pelotas en las calles, es la base para que nuestros niños comiencen desde temprano. No hay y cuando aparecen el precio es inalcanzable, entonces no puede existir en Cuba béisbol con calidad en los mayores

  • Cándito Núñez dijo:

    Muy buen artículo, creo que recoge todos los problemas que tiene el beisbol en Cuba, solo añado el confort de los asientos de los estadios. Si tenemos en cuenta que la mayoría de los que asisten a esas instalaciones pasamos los 50 años de edad, analice usted que no es fácil estar mas de 4 horas sentado sobre el hormigón.

  • Designer dijo:

    Nos pasamos mucho tiempo resistiéndonos, pensando que somos el ojo el universo con la verdad absoluta, ahí esta el resultado. Muchas cosas que cambiar, un mundo globalizado con prácticas que pueden ser adaptables y que podemos emular sin olvidarnos de nuestras concepciones.

    Si deseamos construir la pirámide debemos hacerla bien, la que tenemos ahora no funciona.

    1- Hacer de la pelota un modelo de negocio, hoy tiene demasiados gastos que los costea directamente el estado, aproximadamente 21 000 cuc diarios solo en hospedaje. Los fondos principales tienen que nacer de empresas exportandoras ávidas de estrategías publicitarias (Ojo esto no es fondo regalado), el beisbol en cuba se ve en internet en todo el mundo ¿Acaso no necesitamos que nuestras empresas exportadoras tengan visibilidad en el resto del mundo? ¿Acaso el turismo no puede engancharse también? ¿Acaso politicamente no necesitamos de forma permanente un mensaje de Abajo el bloqueo? Todo esto es aprovechable para que la pelota cree sus fondos.

    2- Hablamos mucho de espectáculo pero no tenemos ni idea de como se hace uno, dejemos a los que si saben aportar su grano en esto, para un pelotero la percepción de que esta jugando en algo bien organizado, con estética, condiciones y atenciones, aunque parezca ridículo es muy importante, para el pueblo lo es más, una asignatura pendiente que más de una vez el presidente de la república a pedido, mi propuesta aquí va por RTVComercial que ha demostrado que sabe lo que es hacer un espectáculo ¿Que es un reto? Sí, pero siempre los hemos asumido.

    3- Los patrocinios hay que rescatarlos, también son una forma de inversión de retorno lento en dependencia de como se implemente y que puede llevar a las propias empresas que necesitan publicidad acceder al patrocinio en busca de rebajas de ofertas en los planes de publicidad.

    4- Obviamente esto requiere de una nueva estructura de dirección, hoy tenemos glorias dirigiendo porque los han convertido en eso, cursos de cuadros y etc.., pero eso no te hace un empresario, ni tampoco un un gran dirigente, para esto se necesita visión, prefiero un emprendedor que aprenda pelota, a un deportista que aprenda a tener visión y saber de economía (Ya de paso nos quitamos la disyuntiva de un directivo del beisbol dándole las jugadas al manager del cuba).

    5- Encadenar, el presidente no lo dice por gusto, hay que encadenaaar, el sector no-estatal tiene mucho que aportar en esto también, sobre todo en gastronomía, mantenimiento y muchas cosas más, no voy a poner ejemplos claros de falta de interés y visión (para no herir a nadie) para aprovechar oportunidades que vieran desembocado en garantizar mejores terrenos (profesionales), yo lo viví, nadie me los contó.

  • Frey Zurita Burgos dijo:

    No es secreto para nadie que nuestro deporte nacional está a un nivel tan bajo que la mayoría de los que vemos a nuestra selección en sus choques internacionales damos los partidos por perdidos de antemano.Esto puede cambiar si a los jugadores que han probado suerte en otras ligas del mundo se les diera el respeto que se merecen y aunque sea fuesen convocados,se tienen que dar cuenta que cualquiera de estos jugadores tiene mayor calidad que muchos de los que integran el equipo Cuba. "P.Quesada" ejemplo

  • Enma dijo:

    Excelente articulo que destapa a la luz los graves problemas que venimos arrastrando por una década. Y ha hecho que perdieramos nuestra superioridad a nivel mundial . Pero hay algo que me intriga. Quien le habrá dicho a este reportero el valor actual de una máquina de lanzar pelota. Acaso esa información se la proporcionó nuestro comisionado nacional Higinio Velez? De que supermáquina estará refiriendose? Que tiene de especial ESA fantástica máquina que es tan costosa? Por más que busco no aparece ninguna información de la tal divina máquina lanzapelota tan excesivamente cara? Que tendrá de especial que es la única que hay que adquirir?

  • Roberto dijo:

    Es reconcoido por la mayoria que al igual que otros problemas de nuestra sociedad, los problemas del besisbol en Cuba hoy, son sistemicos y no se pueden abordar desde una sóla causa.
    La estructura que es donde más visibibles han sido las medidas aplicadas hasta la fecha, no puede resolver las multiples causas que afectan en desarrollo de este deporte y es conveniente que se llegue a una estructura duradera y eficaz, pues los cambios constantes de la misna lejos de ayudar perjudican.
    Sin llegar a alinearnos totalmente con los designios del mercantilismo que rigen el deporte profesional, es necesario asumir la compleja identificación de esquemas de financiamiento que contribuyan a generar recursos financieros para mejorar la infraestructura y los medios necesarios para su práctica a todos los nieveles y para lograr la mejor remuneración posible de los atletas acorde a su desempeño, que le permita sastifacer sus necesidades en correspondencia con las las fortalezas que en el terreno social ofrece nuestro sistema social. Esto junto a otras acciones en el sistema de valores debe contribuir a incrementar la motivación, compromiso y dedicación de los mismos (experiencia de paises asiaticos).
    La organización y cumplimiento de los reglamentos debe perfecionarse y cumplirse rigurosanmente constamente se producen hechos que evidencia ambiguedades en lo legislado y en su cumplimiento.
    El arbitraje debe crecer a nivel internacional.
    Es decir son muchos factores y el trabajo es complejo en el contexto económico (pais blqueado) en que se desarrolla nuestro país, pero si es posible mejorar al igual que otros países del area y el beisblo sigue siendo pasión de la mayoría de los cubanos.
    Esto mejora

  • JOC dijo:

    Recordemos siempre, si nos recordamos de Agustin Marquetti, de José Antonio Huelga, de Braudilio Vinent, de Rogelio García, de Alfonso Urquiola, de Changa Mederos, de Fermín Lafita, de Félix Isasi, de Andrés Telemaco, de Rodolfo Fuentes, de Manuel Alarcón y de muchos,muchos y muchos más jugadores del beisbol cubano,hasta hoy, todos integrantes del equipo CUBA, que lo dieron todo, se entregaron por completo con pasión y decisión a hacer de CUBA una potencia mundial reconocida en éste deporte sin pedir nada a cambio simple y sencillamente jugar,acaso sin tener todo el material de entrenamiento porque sencillamente ponían toda la dignidad y el AMOR Patrio a todos los eventos a los que asistían y siempre venían con la Victoria. CUBA es siempre es CUBA y los Cubanos nos enorgullecemos de serlo. NO todo el ORO del mundo dará la Victoria.

  • Saray dijo:

    Muy bueno este tema a debatir y comparto con muchos sus propuestas ( como la de una lifs invernal compuestas de dos series ,una superior y otra inferior de 6 u 8 equipos en donde suben y bajan los peloteros de acuerdo a su rendimiento manteniendo a todos jugando y desarrollandose) como tambien apoyo como es posible que haya que desembolsillar tango dinero en una potente supermaquina de lanzar ( de la que no se tiene tiene ninguna informacion) habiendo muchas y mejores máquinas en el mercado mundial a precios acsequibles que oscilan entre 500 y 1000 euros. Y la verdad no tienen que envidiar nada a esa tal misteriosa supermaquina mencionada pues esas mas baratas lanzan cualquier tipo y con lanzamientos a la velocidad que se desee.

  • Carlos Manuel Balan Carballo dijo:

    Cuba tiene todas las potencialidades para no solo regresar a los planos estelares internacionales, también para ser sostenible en este empeño. ¿qué falta? salir de la fatídica zona de confort que se encuentra, de esa crisis paradigmatica que abrazamos con algo de fundamentalismo. En esencia caballeros se trata de cambiar algo que ya debió ser cambiado y ponerlo en contexto con el momento que vivimos en Cuba e internacionalmente. ¿por qué 15 equipos nacionales? que estos existan para una liga inferior y sean la materia prima de solo 4 equipos profesionales y que la diferencia en condiciones materiales y espirituales de estos 4 equipos con el resto, sea equivalente al salto que dan muchos talentos, que van a Dominicana u otros países a jugar a riesgo total. La pelota o béisbol en Cuba no es solo deporte, es identidad y es el hecho cultural más apasionado que puede tener el país. Es incluso un resorte ideológico, porque nos proporciona la emoción patriótica de ser cubanos. Como no solo de pan vive el hombre, se necesita otros motivadores para arraigar en el espíritu de estos jóvenes talentos y sus directivos y entrenadores el amor por Cuba, por la revolución, por Fidel y ahí entra la parte moral y espiritual de nuestras organizaciones sociales, con iniciativas creadoras. En estos momentos en que el equipo Cuba sale al Premier u otra competencia internacional y regresa derrotada y ve incluso como esos talentos que brillaron solo pocas horas antes en la serie profesional de Japón jugando como si fueran novatos, un manager desconcertado, uno aunque no quiera percibe en sus emociones internas que algo anda mal,muy mal y se desmotiva, habla lo que no tiene que hablar, en fin se sufre. Luego uno se alza sobre estas adversidades y se dice en algún momento esto va a cambiar. Este artículo es realmente una joya periodística y da pie a que se digan muchas cosas. Reitero solo 4 equipos de las grandes ligas cubanas, sin eufemismos, grandes ligas cubanas y con campos de pelota bien dotados, con tecnologías de punta para entrenamientos, con la posibilidad de esos talentos que se destacan y con el dinero que ganen se puedan comprar un auto, una casa, puedan viajar hacia las provincias donde se juegue con sus familias, el dinero es de ellos y que lo utilicen como mejor quieran. Permitir que jueguen los talentos que hoy están en el exterior y mantengan el orgullo de ser cubanos,siempre que acepten las reglas de la organización de la FCB. La mejor manera de derrotar el bloqueo en materia de béisbol es volver a los planos estelares. Si podemos.

  • Al pan pan dijo:

    Si finalmente tiramos a la basura todo lo que pensábamos del deporte rentado y nos vamos a meter en el, hagámoslo bien, sin doble visión del fenómeno, que eso es lo que nos pasa en muchos sectores, queremos preservar una idea de un momento determinado, pero al mismo tiempo queremos hacerlo como los tiempos exigen, entonces sale una chapuceria. Una liga cubana, fuerte, con espectáculo, con retribución verdadera a todos los implicados, desarrollar la base, el bolleibol puede ser de laboratorio pero el béisbol no. El inder se hace el ciego y el sordo, en Cuba nadie quiere a Iginio y su séquito de la comisión nacional. Y por favor la prensa, que se acabe el favoritismo con industriales y un poco con Santiago, detrás de ese interés hay motivaciones políticas, por eso no levantan cabeza, Industriales fue grande en los primeros años cuando el resto del país comenzaba a dar pasos en el desarrollo del deporte, después de los 80, gana y pierde como cualquiera.

  • Guantanamera Real dijo:

    Cuando la Serie Nacional de Beisbol, se encuentre en los juegos finales, los equipos que NO TENGAN POSIBILIDADES DE GANAR,y que tengan TANTOS JUEGOS PERDIDOS como el mismo equipo de GUANTANAMO, que estuvo tan MAL en esta serie, deben ser retirados a sus provincias y VINCULARLOS a una actividad socialmente Util, pues continuan jugando Beisbol, gastando combustible en Confortables Omnibus, y haciendo uso de instalaciones que tambien genera gasto de energia electrica, entonces para PENSAR como PAIS, seria mejor destinar ese combustible que usa la guagua de los peloteros a mejorar el transporte PUBLICO local, por ejemplo,porque ellos siguen con sus mismos beneficios, no aportan nada y si gastan bastante.

  • Juank dijo:

    Un error grande cometido por esta DNB fue eliminar los Metros, se planteaba que esté equipo era para que industriales desarrollará sus peloteros, y ? Ahora se desarrollan en otros equipos vienen para su provincia y los que dejan de desarrollar sus peloteros son las provincias, además cuántos atletas se aportaban de este equipo cuántos grandes no salieron de ahí? Rectificar es de sabios. Además no hace falta un director de la DNB , uno de la serie Nacional, otro....solo uno como antes Comisionado Nacional y se subordinada al INDER.

  • Norman dijo:

    El mejor articulo deportivo escrito por un periodista jamas hecho en este año sobre la realidad de nuestro alicaido deporte nacional . No tengo nada que objetar a no ser por el planteamiento de otorgar la posibilidad de dirigir en la Serie del Caribe al manager ganador de la futura liga invernal cubana ( aunque creo que el periodista de confundió cuando propuso al msnager campeón de la Serie Nacional). Y lo otro que si me preocupa es ...que pasa con las maquinas de batear ? Es cierto que una es tan pero tan pero tan cara? He buscado por varias redes sociales y la verdad que no encuentro la maquina mencionada a ese descomunal precio? Y lo otro es como es posible si nuestro pais siendo el beisbol nuestra pasion nacional no se haya interesado en desarrollar nuestras propias maquinas y de así de paso nos ahorramos ese dinero que pudiera servir en otras necesidades deportivas.

Se han publicado 477 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Joel García

Joel García

Periodista cubano. Editor-jefe de la Redacción Deportiva del periódico Trabajadores desde 2007. En twitter: @joelgarcialeon

Vea también