Imprimir
Inicio » Especiales, Deportes  »

Béisbol cubano: El ojo del tigre

| 477

El nacimiento de las Series Nacionales abrió el movimiento más amplio de captación y desarrollo de talentos en esta disciplina dentro de Cuba.

Tiempo atrás, un entrenador cubano, ante la pregunta de qué le faltaba a un otrora campeón mundial para recuperar sus grandes resultados fue sintético y aleccionador: “el ojo del tigre”. Por estos días, nada parece más cercano para analizar, interpretar y opinar sobre nuestro béisbol que volver a esa sentencia, pues la mirada del felino encierra experiencia anterior, cálculo preciso, fuerza, valentía, creatividad, deseos, ganas, inteligencia, ambición y respeto.

Un torrente de ideas, criterios y hasta soluciones desembocan en aguas turbulentas y pocas veces coincidentes cuando se trata del pasatiempo nacional. Sin embargo, propongo volver a las expectantes pupilas del animal de rayas y garras furiosas para, lejos de cualquier verdad absoluta, penetrar en el mundo de las bolas y los strikes con autocríticas, insatisfacciones y una profunda preocupación no solo por los fracasos internacionales de los últimos años, sino también por cuánto debemos y podemos hacer hacia dentro de nuestra “selva beisbolera”.

Experiencia anterior, un necesario primer paso

El nacimiento de las Series Nacionales abrió el movimiento más amplio de captación y desarrollo de talentos en esta disciplina dentro de Cuba, mucho mayor incluso que en las ligas profesionales existentes antes del Triunfo de la Revolución. Y eso es lo primero que debemos preservar, no por capricho del concepto de territorialidad, sino por el impacto sociocultural en todo el país.

Con nombres actuales: Pinar del Río, Industriales, Sancti Spíritus, Villa Clara, Ciego de Ávila, Las Tunas, Holguín, Granma y Santiago de Cuba, o distintos como Ganaderos (Camagüey), Henequeneros (Matanzas) o la antigua provincia La Habana (Artemisa y Mayabeque)— todas las provincias del país han disfrutado al menos una corona en los certámenes nacionales, con la excepción de Guantánamo, Isla de la Juventud y Cienfuegos.

La pasión por batazos y lanzamientos llevó a la creación de campeonatos provinciales de primera categoría, lides hexagonales y todo un sistema piramidal (infantil y juvenil) en crisis hoy por la pobre cantidad de juegos, suspensión o desaparición en muchas provincias. Recuperar ese eslabón es imprescindible en el ojo del tigre.

Es cierto que las Selectivas subieron luego la calidad en una época dorada, pero la vida impuso su final por la poca atención material y política que recibían los conjuntos de parte de los gobiernos provinciales y demás entidades, ya que un híbrido de tres o cuatro provincias caía en territorio de todos y de nadie. Y al menos en Cuba ese apoyo es consustancial al espectáculo, en tanto la identificación de muchos aficionados seguía privilegiando al conjunto de su tierra natal y no un conjunto mixto de nombres.

Devolverle a la Serie Nacional (marzo - agosto) un calendario lo más cercano a los 90 juegos con un play off final —estructura evaluada por casi todos los peloteros y entrenadores como la mejor en 59 ediciones—; y la creación de una Liga Cubana de Béisbol (noviembre -enero) con las seis primeras selecciones de la temporada nacional e incluyendo los lógicos refuerzos para disputar no más de 45 partidos, son también coincidencias, casi unánimes, entre todos los actores.

Omar Linares ganó cinco coronas de bateo en series nacionales y una en la selectiva de 1992. Foto: IBAF

Cálculo preciso: dinero, recursos y transparencia

A diferencia de otras ligas beisboleras en el mundo, el concepto empresarial no se ha entronizado en la nuestra, aunque valdría la pena evaluar la introducción de algunas variables como patrocinio de empresas a los conjuntos y el de unidades presupuestas con tratamiento especial para los estadios, en los cuales se pueden arrendar más espacios a los trabajadores por cuenta propia o cooperativas en función de mejorar la gastronomía y tener mayor variedad de ofertas.

Es urgente igualmente resolver el pago diferenciado a quienes jueguen en la Serie Nacional y logren después llegar a la Liga Cubana de Béisbol, algo que no sucede en la actualidad con las dos etapas de la campaña y desmotiva a más de un jugador, pues los inactivos tras la primera fase ganan igual a quienes siguen en el terreno en la segunda.

Asimismo, es inconcebible que un director de equipo gane mucho menos que los peloteros a quienes dirige; o que exista demora de varios meses para pagarle el salario a los jugadores y mucho más en el caso de los conjuntos ocupantes de los tres primeros lugares y los ganadores de premios individuales.

Tampoco costaría pensar en un pago adicional para quienes participen por su rendimiento en los Juegos de Estrellas y ganen las pruebas de habilidades, incentivos inexistentes hasta hoy, pero estimulantes en un contexto donde cada edición recibe cada vez menos interés por parte de los peloteros, cuando debería ser todo lo contrario, incluso contar en su palmarés a la hora del retiro.

Por otra parte, duele ver también, a partir de los líquidos diarios que les corresponde en los hoteles, como la mayoría de los involucrados en la Serie Nacional vende los refrescos en función de aumentar sus economía individual, lo cual no puede resolverse ya con llamadas éticas ni quitándoselos, porque sería botar el sofá por la ventana.

Cálculos agradecidos serían también transparentar el dinero invertido por la Federación Cubana de Béisbol (FCB) a partir de lo recibido por las contrataciones de nuestros peloteros en ligas foráneas. ¿Acaso no pudiera disponerse de un 30 % de esos ingresos (en divisas directamente y a partir de un escala aprobada) para repartir en la Liga Cubana de Béisbol, lo cual elevaría la motivación y hasta disminuiría seguramente las gestiones personales de muchos peloteros para jugar en Colombia, Nicaragua y otras naciones?

Fuerza para crecer, valentía para cambiar

No hay secreto alguno sobre tres aspectos claves y objetivos que torpedean el béisbol cubano desde hace más de una década y han provocado su debilitamiento actual: la imposibilidad de lograr un acuerdo con la Major League Baseball (MLB) —el concretado en diciembre del 2018 duró apenas cuatro meses—; el éxodo de peloteros hacia el circuito profesional norteño y caribeño; y una fuerza técnica disminuida por la emigración, desde la base hasta los equipos nacionales.

Sobre ese trío de obstáculos reales se trabaja, pero los resultados son lentos y se necesita mucha fuerza para crecer en medio de este panorama, así como una extraordinaria valentía para cambiar cosas y no perder ese imán de cultura y pueblo que solo el béisbol puede provocar en Cuba.

El acuerdo reciente con la Confederación Mundial de Béisbol- Sóftbol dará apertura a todos los mercados de Asia, Europa y América, excepto MLB; en tanto es previsible aventurar que cada vez serán más los retornos de quienes probaron suerte, con éxito o no, en ligas profesionales y pedirán jugar y hasta retirarse delante de su gente. Bárbaro Arruebarruena, Pavel Quesada, Leslie Anderson y Carlos Juan Viera, por solo citar algunos, son ejemplos que se deben incrementar por años.

Por supuesto, donde más se pudiera avanzar, con acciones concretas y prácticas, es en el trabajo con los entrenadores de base, municipio y provincia. ¿Por qué no se estimula con un porciento que puede llegar hasta el 30% de su salario —o hasta divisas— a ese entrenador del Consejo Voluntario Deportivo o Academia local por cada pelotero que busque en los lugares más intricados, enseñe y promueva a equipos nacionales en cualquiera de las categorías?

Esa es la fuerza vital para crecer y mantener la vitalidad de este deporte. El otro acto de valentía sería convocar, con un carácter proactivo por parte de la FCB, a todos los peloteros con contratos personales en ligas profesionales, en función de que puedan integrar no solo selecciones nacionales, sino que vuelvan a sus equipos provinciales si así lo desean, acatando la disciplina y el reglamento de nuestros clásicos.

Es totalmente falso que después de tener dinero en abundancia no quieren vestirse con nuestros trajes, deslizarse en terrenos nada modélicos o ganar medallas en Clásicos Mundiales, Premier o Juegos múltiples.

Los riesgos de la contratación no van por ahí, pues República Dominicana, Puerto Rico, Venezuela y México, por poner cuatro ejemplos, cuentan con jugadores tan o más millonarios que nuestros Despaigne, Gracial y Moinelo, y dejan alma, corazón y vida con sus uniformes nacionales.

La moraleja entonces es que hay que aprender a dirigir ahora un equipo de jugadores profesionales con mucho dinero —algo que no hicieron nunca Jorge Fuentes, Pedro Chávez, Pineda, Higinio u otros—, con fatiga extrema en algunos momentos del año y con comportamientos adquiridos en ligas profesionales no vistos antes en nuestras Series Nacionales.

Y claro que le puede fallar la bomba a más de uno en momentos tensos, pero su calidad nadie puede desaprobarla y hay pruebas de eso con lideratos de jonrones, premios de jugador más valioso, entre otros lauros.

Creatividad permanente, deseos y ganas de la mano

Un concepto básico si queremos pensar el béisbol como país es desterrar de una vez y por todas que la única responsabilidad sobre los desastres de esta disciplina la tiene un hombre (Higinio Vélez, titular de la FCB), una Comisión Nacional o en el mejor de los casos, el INDER. No obstante, cambios en la presidencia de la FCB y en otros cargos deben sucederse ya por lógica renovación y gestiones no del todo efectivas a la luz pública.

El béisbol para dar un salto como el que esperamos debe lograr la alianza más grande y eterna de este país. Tiene que interesarle y aportar ideas el Ministerio de Cultura (para elevar el nivel artístico entre inning y ayudar al espectáculo), Transporte (para que los árbitros no se trasladen sin un vehículo permanente), Turismo (porque en sus hoteles siempre se puede mejorar más), Energía y Minas (para lograr encender las luces cuando lo permita la situación de combustible y la arcilla de los terrenos), Agricultura (mejorar el césped de los terrenos), Comercio Interior, Salud Pública, Industria Alimentaria, Relaciones Exteriores, Ciencia y Tecnología, Industria, Inversión Extranjera y así hasta llegar al último organismo o instancia. Solo así podremos ver algunos frutos a corto y mediano plazo.

La creatividad encuentra también su más alto reto en la motivación a los niños desde los 6-7 años en campos y ciudades (ahora que la tecnología quiere robarse la diversión sana y el ejercicio físico); en olvidar que el padre de mayor poder adquisitivo no tiene que ser el padre del gran pelotero, pues los talentos naturales existen y son mejores que los impuestos por el maldito dinero; en lograr más pelotas, bates, guantes y demás implementos desde la producción local que crece en el país y no siempre es divulgada ni se aprovecha como merece por trámites burocráticos.

Pero también hay que crear estímulos morales y nada mejor que acabar de darle vida al socorrido, necesario y reclamado Salón de la Fama del Béisbol Cubano, bombardeado sin sentido por las propias autoridades deportivas cuando estuvo a punto de echar a andar nuevamente en el 2018.

Hay que acabar con quienes siguen viviendo del béisbol y no para el béisbol, en todos los niveles. Son caras de las derrotas que no se ven, pero están y hacen tanto daño como los ponches que nos propinan y las derrotas que crecen en la arena internacional.

Es tiempo de deseos y ganas, que significan darles reconocimientos a hombres tan anónimos y sencillos como Nicolás, el Dios de todos los sueños infantiles de béisbol en el Pontón, del municipio Centro Habana; y a otros tan grandes e imprescindibles como el pinareño José Manuel Cortina, quizás el entrenador de pitcheo que más brazos ha hecho y salvado en la historia de nuestra pelota.

No olvido los deseos y ánimos de hablar más sobre nuestros árbitros, merecedores de una mejor remuneración a la hora de salir a impartir justicia, pues es casi ridículo lo que se le paga por las tensiones a que están expuestos. De paso, habrá que exigirles superaciones constantes, ubicaciones certeras para decidir jugadas y carácter más recio para hacer valer el orden sin necesidad de botar peloteros y mánagers ante la más mínima protesta.

Inteligencia y ambición: binomio ganador

La mirada del tigre cuenta con la inteligencia y la ambición como cartas de presentación inconfundibles. Sobre las dos líneas de un campo verde todo se define entre una correcta estrategia y ese poderoso bastión psicológico que hace entrar a cada pelotero en la caja de bateo pensando siempre en darle una conexión efectiva, inolvidable o definitoria al lanzador que tiene a 60 pies y seis pulgadas.

Los últimos triunfos medianamente importantes para nuestra selección nacional se remontan ya a los Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014 y la Serie del Caribe en San Juan, 2015, donde regresamos monarcas. Desde entonces, fracaso tras fracaso, presión y desespero, orfandad de podios cimeros y una profunda preocupación por la casi siempre anémica ofensiva han dejado ver fallas visibles y otras que solo a partir de tendencias modernas del béisbol pueden ser leídas o explicables.

Impaciencia en el home, poca producción de carreras, swing de fuerza en lugar de swing de contacto, mal corrido de las bases, falta de liderazgos ofensivos y en el staff de pitcheo, demasiado conservadurismo a la hora de dirigir, muchos cambios de mentores en poco tiempo y una generación que se ha envejecido sin la debida renovación de éxitos colman las causas de nuestros reveses, aunque no son las únicas.

Pero para corregir eso debemos comprar máquinas de bateo que no tenemos y en el mercado internacional pueden costar unos 11 mil dólares. Es imperioso un conocimiento mayor de la sabermetría desde la Serie Nacional, para aplicarla luego internacionalmente no como moda, sino de herramienta necesaria y vital para ganar partidos.

Finalmente, un director que no esté involucrado en la temporada regular y se haga cargo por un ciclo competitivo del equipo Cuba parece la fórmula ideal para ese cargo, mientras el mentor ganador en la Serie Nacional sería el encargado de conducir los destinos de sus muchachos en la Serie del Caribe.

Hoy la ciencia puede ganar un juego, darle la bienvenida a un campeonato y regalar muchos triunfos si se aplica con serenidad, sin maratones o por la fuerza. Estadísticas que antes nadie miraba pueden decidir turnos en una alineación, en la cual, por ejemplo, ya está demostrado que el mejor hombre no es el tercero, sino el segundo.

Entrenar jugando, en lugar de preparaciones largas marca el ritmo en el planeta béisbol y nosotros seguimos aferrados muchas veces a un pasado glorioso, pero sin vigencia para recuperar lo perdido.

Impulsar carreras, dar jonrones, mejorar el control, entrenar mucho la defensa de campo, saber realizar ajustes en cada turno al bate y hasta en cada lanzamiento persisten como espadas afiladas y garantía de triunfos.

La realidad es que todo eso y más lo hemos perdido en las selecciones nacionales, no lo aplicamos en la justa doméstica y menos en categorías juveniles. Y nuestros rivales crecen y ya no son solo Estados Unidos o Japón los verdugos más fuertes, se han sumado Canadá, Holanda, Puerto Rico, Venezuela y hasta Colombia.

El respeto por nuestros paradigmas, por Cuba

Desde el 25 de noviembre, toda Cuba tendrá la posibilidad de aportar más ideas para el renacer de nuestro béisbol. Con seguridad se escuchará hablar de terrenos exigiendo manos y voluntades para sus rescates, de una demanda insaciable de implementos (específicamente pelotas y guantes), y de estudios relacionados con el béisbol engavetados en las Facultades de Cultura Física.

Tampoco faltarán voces que se quejen sobre la poca fuerza técnica en poblados y municipios como si instrumentar cursos emergentes con peloteros retirados costara una barbaridad al sistema del Inder. Se comprobará también, por disgustos o maltratos, la lejanía o distanciamiento de no pocas glorias deportivas.

Y por supuesto varios abogados defenderán la asesoría foránea a nuestra pelota, cual invasión de amnesia total, pues Cuba es la de mayor número de entrenadores esparcidos por el mundo enseñando béisbol, y más recientemente hasta Béisbol Five.

Por desgracia, hoy el paradigma de llevar las cuatro letras en el pecho cede ante el efecto monetario en muchas familias y tener un hijo, hermano, primo o nieto bateando o lanzando se convierte, en muchos casos, en una apuesta presumible a salir del país hacia cualquier liga extranjera cuando ya tengas las herramientas aprendidas.

El compromiso con quien lo descubrió y su sociedad se diluye entre carencias reales y la famosa idea de querer probarse en el mejor béisbol del mundo, aunque ya sabemos que solo un 10 % de los peloteros cubanos que han decidido ese camino acaban jugando en la MLB. La mayoría termina en ligas de menores (AA y AAA), academias dominicanas y con un gorrión tremendo. Solo que de esto último apenas se habla.

El respeto a una potencia beisbolera en América y el mundo, con 25 coronas mundiales y tres olímpicas, pasará siempre por nuestro pasado glorioso y teorías futuristas acerca de cómo levantarnos de este pésimo momento, en el cual prevalece intacta, eso sí, la pasión más encendida por ver ganar a su equipo favorito, aunque parodiando a aquel entrenador, hoy nos sigue faltando en el béisbol cubano “el ojo del tigre”.

Cubadebate le invita a sumar sus opiniones a este gran debate, entre todos podemos aportar más ideas para el renacer de nuestro béisbol. 

Estados de opinión sobre el béisbol y la SNB presentados en la Asamblea Nacional

Fragmentos de los estados de opinión sobre el béisbol y la Serie Nacional presentados en la Comisión de Salud y Deportes de la Asamblea Nacional (2018)

Sobre la Serie Nacional

  • La Serie Nacional sigue siendo el principal espectáculo sociocultural y deportivo del país, a pesar de algunos problemas de calidad y de la baja asistencia a los estadios, comparados con etapas anteriores.
  • A pesar de que algunos han insistido en disminuir equipos, la mayoría de los peloteros, entrenadores y aficionados apoyan los 16 conjuntos, al menos en una primera fase, pues es la garantía de continuidad del trabajo, al tiempo que permite que cada provincia disfrute del principal pasatiempo nacional con una representación local, con total sentido de identidad.
  • La calidad de los terrenos no es igual en todo el país, lo que motiva en ocasiones errores, o que los peloteros no hagan determinadas jugadas por miedo a lesionarse.
  • Los esfuerzos para la iluminación en los estadios son notables, pero todavía hay algunos con grandes problemas que no permiten los juegos nocturnos, mucho más factibles para el público y que permitiría a los equipos poder entrenar en jornadas vespertinas para luego jugar en horario de noche.
  • El arbitraje mejora en comparación a las últimas temporadas, pero todavía se aprecian malas ubicaciones de los árbitros en las bases, lo cual se traduce en decisiones erradas. Asimismo, es demasiado amplia la zona de strike en comparación a lo que se ve internacionalmente y se sigue cantando más la horizontal que la vertical, lo que luego perjudica en las competencias internacionales.
  • No en todas los dogouts es posible contar con frutas para los equipos visitantes y home club, un alimento necesario para el pelotero que juega como promedio más de tres horas, la mayoría de las veces al sol intenso.
  • Es positiva la incorporación de figuras emblemáticas y populares a la dirección de los conjuntos, aunque sigue siendo una preocupación que no haya una escuela para formar mánagers o directores, pues no siempre ser buen pelotero es sinónimo de ser buen director.
  • Los promedios de bateo (individual y colectivo) son demasiado altos en comparación a lo que sucede en la media de los torneos internacionales, y a nuestra propia historia, lo que podría ser debido a un pitcheo muy débil en la mayoría de los equipos.
  • El pitcheo tiene entre sus males mayores el descontrol (demasiados boletos), a lo que se suma un pobre pensamiento técnico-táctico de los lanzadores, pocos lanzan por encima de las 90 millas y un solo poseer un staff de abridores con calidad que no sobrepasan de tres por cada conjunto. El espectáculo es uno mientras está el abridor y es otro cuando entran los relevistas, los que a veces desfilan de forma interminable.
  • La defensa ha mejorado, pero a las malas condiciones de los terrenos se suma que es lo que menos tiempo se dedica en las prácticas de cada conjunto, lo que repercute a la larga en la calidad del espectáculo.
  • Los índices de robos de base han disminuido notablemente año tras año, con raras excepciones; en tanto aumentan los toques de bola, contrario a lo que sucede en otras ligas del mundo y en la estrategia moderna del béisbol.

Sobre el sistema de béisbol en todo el país

  • Algunos consideran que hay carencias técnicas y tácticas, y desconocimiento de elementales fundamentos del juego de béisbol en los muchachos que llegan a las categorías juveniles, incluso entre quienes están hoy en la Serie Nacional. Por ejemplo, no saben adónde tirar en caso de un batazo a los jardines, no dominan las conexiones por detrás del corredor, no saben anticiparse a un batazo o jugada del contrario, entre otras.
  • Muchos consideran que es imprescindible elevar la preparación científica de entrenadores, desde la base hasta la Serie Nacional, no sólo con nuestros mejores profesores internos, sino también con cursos y postgrados con invitados extranjeros a partir de las tendencias internacionales.
  • Algunos proponen rescatar áreas emblemáticas en cada provincia, donde se organicen copas, certámenes locales, de 15 a 20 juegos, que permitan mantener a los futuros peloteros jugando una importante parte del año. Eso se hizo en un momento, pero hoy es casi nulo.
  • Es positiva la celebración de los campeonatos de béisbol sub 23, aunque se puede perfeccionar el sistema de competencia, pues se hace por grupos hoy, en función de que los jugadores al terminar tengan más partidos celebrados. La calidad y el horario todavía no son los óptimos, pero es imprescindible mantenerlos y ponerle más ciencia, y en la medida de las posibilidades más recursos, como escalón imprescindible para la Serie Nacional.
  • Existe el comentario de que el éxodo de peloteros ha comenzado a crecer en edades tempranas, es decir, se van los prospectos que luego afecta el ciclo de la Serie Nacional.
  • Valorar experiencia de algunos territorios que deben ser generalizadas, como la escuela de pitcheo de Camagüey.

Del espectáculo en general

  • No todos los territorios ven a los Estadios como el lugar que necesita prioridad en cuanto a la gastronomía y los mantenimientos constructivos puntuales para cada Serie antes que comience.
  • La transmisión televisiva no siempre coincide con la mejor subserie de la semana, a veces por el tema de transportación y disponibilidad de remotos, pero otras por falta de coordinación ICRT-Federación Cubana de Béisbol.
  • Sigue siendo escasa y a veces nula todo lo concerniente a la divulgación de las hazañas de los peloteros y la comercialización de souvenir, camisetas, gorras, pelotas, postales, fotos, afiches, entre otras cosas, como parte del espectáculo, lo cual afianzaría los vínculos entre protagonistas y aficionados.
  • Las conferencias de prensa en los play off han mejorado, pero todavía hay resistencia de mentores para asistir, lo cual debe estar reglamentado, gane o pierda, tal y como es la práctica internacional y desea nuestro pueblo.

Sobre los resultados internacionales

  • Algunos creen que ya Cuba no ganará más ningún torneo internacional si no se convocan a los peloteros cubanos de otras Ligas que no residen en Cuba, pero que tampoco han sido desertores.
  • La confección de los equipos Cuba con los mejores jugadores, incluso los contratados por nuestra Federación en otros países, no es directamente proporcional a los resultados, pues hay menos producción de carreras en los torneos y tenemos un pitcheo inferior a la media de los torneos.
  • Otros creen que la dirección de los conjuntos han cometido errores tácticos en la toma de decisiones, algunos de los cuales han costado victorias, aunque se sabe que hay más variables que inciden, pero estas son las más ilustrativas.
  • Se reconoce que enfrentamos ya a jugadores profesionales en casi todos los eventos, pero la calidad histórica de los peloteros cubanos que integraron esas selecciones, la inteligencia de nuestros entrenadores y la tradición beisbolera nuestra, son la base que siempre hemos contado para levantar títulos y coronas, a pesar de todas las dificultades.

Se han publicado 477 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Guantanamera Real dijo:

    Los equipos de pelota que ya no tengan posibilidades de ganar y que tengan mas juegos perdidos que ganados, debe terminar la serie para ellos, y para PENSAR COMO PAIS, destinar el cmbustible y la energia electrica que gastan en Hoteles y Transporte, al uso social, que tanta falta hace al pais!!!

  • José Antonio dijo:

    El Béisbol es patrimonio de la nación, merece respeto referirnos a él. A los niños hay que enseñarle a jugar Béisbol, pero también a quererlo. Es penoso ver cómo en las instalaciones del deporte en los diferentes lugares del país tenemos entrenadores, especialistas, técnicos y no se trabaja. No trasmitimos el Béisbol como deporte y diversión; lo estamos haciendo para buscar un resultado. Entonces la diversión de los niños es jugar Fútbol, hay que lograr que se juegue, que sea una diversión practicarlo. Nosotros estamos convirtiendo el Béisbol en una tensión, hagámoslo un deporte para disfrutarlo. Los niños jugando y divirtiéndote.

  • juan carlos dijo:

    Qué decir después de leer este artículo y las opiniones de los foristas?, con Joel coincido 100 % y lo que la gente pide a gritos son cambios. Señores si lo que se ha hecho siempre no funciona pues hay que cambiarlo, sinceramente se ha convertido en un problema hacer cambios en lo que hacemos (deporte, economía, televisión, etc.), se ha desarrollado la tecnología, se vienen aplicando nuevos métodos científicos en el deporte, y lo que llama la atención y entristece es que sale un manager cubano a dirigir un equipo en otro país y se ven los resultados.
    Aprovechemos este marco para acabar de hacer los cambios que necesita nuestro pasatiempo nacional, antes que sea más tarde y que hace más de 10 años el pueblo que ama y sufre con el béisbol lo está pidiendo a gritos.

  • amoelbeisbolcubano100% dijo:

    Pienso que son multiples las opiniones , diria que ocuparian casi un espacio infinito.cada cubano que se precie de serlo ama al beisbol , lo lleva en los genes , lo respira a cada instante , lo siente con cada latido de su corazon , lo imagina encumbrado a lo mas alto del sitial universal Pero existe una realidad objetiva , una realidad que dia a dia impacta a la vida del cubano , es la realidad de un pais con una profunda crisis economica provocada por multiples factores , unos de causa externa y otros de causa indiscutiblemente ligadas a nuestras ineficiencias. Y todo ello influye de manera palpable y cotidiana en cada una de las esferas de nuestra sociedad . La posibilidad de una mejoria economica provoca la emigracion de muchos de nuestros mejores talentos hacia otros paises , y no solo de talentos del besisbol , sino talentos de otros deportes e incluso de muchas profesiones , eso provoca una sangria constante de la cual es muy dificil recuperarse . Por otro lado el tenemos que cambiar la estructura de nuestros campeonatos, dejemos la Serie Nacional e incorporemos una seguna etapa donde se concentre la calidad en 6 o 4 equipos , con el incremento de los incentivos tanto monetarios como espirituales , que se estimule el resultado individual y el colectivo , que las empresas y organismos de los territorios brinden apoyo a los equipos , al mantenimiento de los estadios . Se debe fortalecer el trabajo en la base , en la busqueda de talentos y en mejorar la calidad y extencion de los campeonatos de las categorias inferiores , comenzando desde las etapas infantiles .Fortalecer la Industria Deportiva Nacional para que pueda surtir a los equipos de uniformes de calidad , de gimnasios de calidad , de pelotas y bates de calidad y de todo lo material que pueda aportar. No tener miedo a la contratacion de peloteros cubanos que juegan de manera independiente en otras Ligas , porque siempre seguiran siendo cubanos . Tengo muchas otras ideas , pero pienso que por el momento estas son suficientes . saludos

  • Rosa Marqués dijo:

    Sin pretender conocimientos que no tengo, pienso que es necesario pensar en la educación deportiva de la generación más joven, entregarle muchas fuerzas, invertir el tiempo que sea, tenerle fe a los que empiezan ahora.

  • Pepe dijo:

    La Transmisión d la TV es mala, con poca edición de presentación d los jugadores, etc, etc, parece d los años 60.
    Esos periodistas q tanto critican , deberían.actualizar en su transmisión, las imágenes son.Malas, las cámaras se entretienen con el público cuando hay una buena jugada

  • Julián pino dijo:

    Orestes Kindelan, el niño Linares, J.A Huelga, Changa Meseros etc. ?Quien los entrenó?, Todos fueron firmados en el patio. Amado Maestri nunca lo ví en bases, siempre en home !Especialista en estrikes y bolas, ahora resulta que hay que ir a otra liga a coger experiencia. ?Donde están nuestros entrenadores? Sencillamente busquemos ellos están ahí. Llevemos otra ves el béisbol a nuestras escuelas, formemos nuestros peloteros en el amor a la camiseta y ala Patria.

  • Cabrera dijo:

    Siempre me gustó ver esos grandes juegos de Cuba pero no se que pasa en los últimos tiempos que ya no se ven la calidad de jugadores que tenía Cuba ej Linares, Tobares entre muchos ahora pierden los estribos cuando le dan un pelotazo y ahí está la fajason entre equipó pero ante todos son Cubanos y hermano pero además frente a todos el país ya que en ocasiones ni las cámaras pueden evadir los golpes pienso que si no don profesionales no deben estar en un equipo de béisbol de la liga de nuestra patria porque dejan entre dicho nuestra cultura educación y nuestra unidad todos don Cubanos y como hermano tienen que llevar.

  • Ricardo dijo:

    Reconocer que nuestra serie es un camino en el desarrollo del pelotero para llegar a las grandes ligas japonesa o eua. Alegremonos cuando un pelotero llegue al máximo nivel. Convertirlo en una preferencia (siempre que no abandone una competencia u otras indisciplinas)
    Invertir en serio en categorías inferiores.
    Exigir disciplina , resaltar valores, reconocer a entrenadores de base.
    Formar escuela de directores. entrenadores vinculados con la ciencia y tecnología.
    En resumen nada que inventar.

  • Adolfo dijo:

    Estimado periodista, el solo hecho de pedirle a la población que opine sobre el tema denota que los que tienen el sartén por el mango se quedaron sin ideas hace tiempo. El capital "deportivo" heredado en el besibol antes del Período Especial, se agotó hace tiempo. El mundo del beisbol cambió y evolucionó y nosotros no. Las razones son muchas, mediadas todas por la variable económica. Podremos adoptar la estructura que querramos que sin "recursos" todo será en vano.

  • Cabrera dijo:

    Siempre me gustó ver esos grandes juegos de Cuba pero no se que pasa en los últimos tiempos que ya no se ven la calidad de jugadores que tenía Cuba ej Linares, Tobares entre muchos ahora pierden los estribos cuando le dan un pelotazo y ahí está la fajason entre equipó pero ante todos son Cubanos y hermano pero además frente a todos el país ya que en ocasiones ni las cámaras pueden evadir los golpes pienso que si no son profesionales no deben estar en un equipo de béisbol de la liga de nuestra patria porque dejan entre dicho nuestra cultura educación y nuestra unidad todos son lo Cubanos y como hermano tienen que llevarse

  • MFR dijo:

    Puede que Higinio , Barroso y otros dirigentes del Béisbol no sean los responsables de toda la catástrofe que vive el béisbol en Cuba, pero de que tienen responsabilidades en muchísimas cosas que funcionan mal o no funcionan la tienen. La misma prensa se queja a diario por la falta de vínculos e información que debería proporcionar la DNB, las constantes improvisaciones en la SNB, los problemas con la transportación tanto de jugadores como la de los árbitros, las apresaciones escandalosas del famoso VAL en jugadas donde la decisión del árbitro principal ha sido revocada por un veredicto a todas luces totalmente desacertado, no quedando claro la cantidad de participantes que deberían estar presente y los que realmente participaron en tan nefastas decisiones y como siempre antes los reclamos de la afición la respuesta no se hace esperar, total mutismo y que continúe el relajo. Todas estás mal enraizadas manifestaciones solo demuestra lo que por mucho tiempo se viene diciendo en Cuba muchos dirigentes deportivos están VIVIENDO del béisbol, los cuales debieron ser removidos de sus cargos hace años.

  • Julio Enrique dijo:

    Hay que recuperar la pelota en la base, y el problema está en que es un deporte costoso, pero hay que llevar el beisbol nuevamente a las escuelas, lograr que los niños al menos vuelvan a jugar "al taco", al cuatro esquinas. En mi tiempo, y tengo apenas 37 años, había más recursos para el beisbol, pero también dibujábamos un cuadro en cualquier pared, y con un palo de escoba y una pelota hecha de medias (de las que se ponen en los pies), jugábamos una pelota exquisita, y eso nos ayudó para enfrentar una pelota más organizada. Y hablo de pelota organizada porque tuve la posibilidad de jugar el campeonato de base del municipio La Lisa, y había masividad, había representatividad, deseos de los que jugábamos y de los que lo organizaban (estamos hablando del período 2000-2006). Hoy no se hace. Yo al menos 3 veces al mes sigo soñando que juego pelota, porque me gusta, porque es parte de mi vida y quizás se quedó como una frustración avanzar más en ese camino. Y como amo tanto la pelota me duele ver estadios como el de la propia antigua ESPA de La Lisa, donde se jugaba ese campeonato base, inutilizado, un terreno que nosotros mismos chapeábamos y cuidábamos para poder jugar pelota. Pero también se jugaba en el Arturo Valdés de Punta Brava, un terreno muy bueno donde se jugaba provincial y hasta serie nacional, y hoy usted pasa por allí y la media luna no existe, solo en la parte de los jardines se practica FÚTBOL...qué dolor señores!!!! Y así he visto muchos terrenos perderse: el del Central Martínez Prieto!!!!
    Bueno, en fin, esta es una arista de lo que tenemos que recuperar para iniciar el camino de recuperación de nuestro deporte nacional. Hay que buscar y fomentar el talento, hay que incentivar la practica de este deporte. Pero hay que buscar vías de comunicación que promuevan el beisbol. Cuando era pequeño se hacían captaciones en los municipios, alli iban profesores, entrenadores, padres corriendo con sus hijos, y aquello se divulgaba....hoy no se hace. Hay que poner más pelota en la TV, no digo que se transmita menos futbol, pero si se transmite PELOTA en la misma frecuencia del futbol, entonces será un gran avance. y no es poner pelota por ponerla, sino poner buena pelota.
    Hay que mejorar nuestra SNB, los espectáculos en los estadios, para que sea atractivo para la familia, y hoy que ya no la juego, me encntaría llevar a mis hijos al Latino, y el muchacho se va acercando al deporte. en una guerra que hoy el doble de difícil porque a todas las dificultades hay que sumarle que estamos en una era digital, donde computadoras, tablets, celulares y redes sociales vuelve sedentaria a gran parte de la niñez y la juventud.
    Es maravilloso que contemos con una película como Yuli, basada en la vida de ese gran bailarín Carlos Acosta, y a la vez es increíble que en un país beisbolero no tengamos una película, una serie, o documentales suficientes basados en la vida de Omar Linares, Muñoz, Kindelan, El Curro, Chávez...etc, porque glorias e historias hay para contar. Siempre recuerdo las aventuras LOS CAMPEONES, aquello en mi infancia también me motivó por el beisbol, y quería ser un Yosvany o un Bienvenido, ponerme un uniforme de pelota, jugar en el Latino.
    Beisbol de Siempre es un programa y proyecto fantástico, hay que aterrizarlo más, llevarlo más al público, hacer conferencias en las escuelas con atletas que participen.
    Y hay que poner seriedad en los torneos que tenemos organizados, desde los más pequeños hasta la SNB. La organización tiene que prevalecer. y jugar, jugar mucho. Porque hoy no se juega en la base, las Series Provinciales son sumamente cortas, las Serie Nacional lleva años con 45 juegos para una gran cantidad de atletas, el sub 23 es de pocos juegos, a los niños de 11-12 todavía se le debe un campeonato que se está arrastrando desde Agosto.
    Hay que jugar, para adquirir todo lo que lleva la pelota y escalar niveles con la técnica y la táctica vencidas. Para también contruir la personalidad, adaptarse a escenarios de juego complejos, y poder asumirlos con mentalidad ganadora, y con mentalidad despojada de presiones que no sean las propias de una competencia, que es para divertirse y transmitir alegría.

  • Mary dijo:

    Lo peor de lo peor!!!!!

  • Carlos dijo:

    Nuestro beisbol debe autofinanciarse, de lo contrario pof mas que se compren maquinas de bateo u otros implementos pronto quedarán rotos u obsoleros.. no veo nada malo en crear nuestro propio sistema financiero del beisbol y administrar nuestros atletas como lo hace cualquier pais de este mundo.. algo asi como llevar el negocio al beisbol y el beisbol al negocio, pero con visión de pais, sin marañas, sin robo, con moral y transparencia.. creo que esto aplicaría a otros deportes que de esta forma dejarian de ser carga para el estado.. acaso nos preguntamos ¿cuanto se gasta ennlas ecuelas de iniciación de atletas en logisticas, mantenimiento de instalaciones y pago a profesores?, tomemos por un momento lapiz y papel.. multipliquemos, las 15 provincias por lo que se gasta en salario, comida reforzada para los atletas, mantenimiento de instalaciones.. etc.. no hay pais que aguante ni estado que sustente un sector que no se financie a si mismo... bueno aqui les dejo mi idea y mi inquietud.. saludos..

  • Lameca dijo:

    Estoy totalmente de acuerdo que ya se necesita algún cambio .mente fresca con nuevas ideas .el deporte en general va desarrollandose muy rápido en el mundo .y Cuba se está quedando muy atrás y ahora para recuperar ese nivel en el béisbol se necesita tiempo .eso no se recupera en poco tiempo .hay que cambiar todo lo que debe ser cambiado sin que nadie se ofenda .los peloteros cuando van a otras ligas ganan millones por eso rinden al 100% . cuando vuelven aquí ya no es lo mismo les faltan motivación . gracias

  • R.h dijo:

    En mi modesta opinión, creo que el principal problemas es el picheo y me explico, todos los equipos tienen 1o 2 pichert de puntería que además tiran nada más 2o3 tipos de lanzamientos, que es lo que los bateadores nuestro ven durante toda la serie nac y se acostumbran a batear. sí nuestros lanzadores apréndieran a tirar variedades de lanzamientos, nuestros bateadores estarían acostumbrado a ver ese tipo de picheo que el que le hace daño(cuando van fuera de Cuba no batean)

  • Ing.Guillermo Nuñez Trujillo dijo:

    Buen trabajo periodistico. Como escribi en un comentario anterior el beibol en Cuba significa mucho, es pasion, tradicion, cubania, cultura, idiosincracia, pero sobre todas las cosas representa el caracter y espiritu de los cubanos, pues desde la manigua hasta nuestros tiempos nos ha dado la inmortalidad en este deporte.Duele en el alma ver como se desmorona leyenda, pasion y todo, como se juega tan mal, sin espiritu de lucha, sin entrega, por lo tanto rescatemos la dignidad beisbolera que en definitiva es nuestra dignidad, nuestra continuidad historica

  • Julian dijo:

    He leído muchos comentarios y salvó aquellos que se dan por perdidos o aluden a un equipo u otro, veo con buenos ojos todas las proposiciones que se hacen para mejorar el béisbol cubano, soy partidario de la masividad pero recuerden no hay nada más importante que el amor al béisbol, cuando volvamos a amarlo estaremos en capacidad de mejorarlo, los entrenadores están, démosle los recursos para que puedan trabajar, formemos peloteros cómo fueron aquellos grandes que tuvimos y que hemos olvidado, en ellos están los conocimientos y la experiencia y recuerden cambiemos todo lo que debe ser cambiado y lograremos un béisbol ganador.

  • Under dijo:

    Bárbaro!!!Gracias Joel por este escrito,punto por punto,muy bien detallado,no debería quedarse solo en Cubadebate,que lo impriman en todos los periódicos del país y de paso lo propongo que "lo lean y tengan en cuenta"en la consulta popular sobre el béisbol cubano el dia 25, gracias una vez más.

  • NATSU dijo:

    Yo les hago una pregunta se supone q se debe comentar para ayudar a mejorar la pelota cubana, pero lo unico q estan es hablando de q equipo es mejor q otro, lo q tienen q decir es cuales son las carencias, q tiene nuestro beisbol hoy en dia, por ejemplo la poca cantidad de partidos q se disputan en la serie nacional, q nadamas exista la liga nacional y el sub23, entoces yo me hago una pregunta como hacen los jugadores de mas de 23 años q no pueden jugar en la serie nacional para aumentar su nivel y para coger carrtera, porq entrenando con su equipo, se mejora pero se mejora mas en los partidos, cuando la presion te afecta, porq no se hace como en otros paises q tienen varias divisiones, como por ejemplo en estados unidos tienen la liga A, AA y AAA, q es los q pasa hay cada equipo tiene un equipo por division, y los jugadores se van subiendo de division segun van aumentando de nivel, aqui no hay tantos jugadores como para hacer 3 ligas, pero una liga mas q involucre a los jugadores q estan en el segundo equipo de cada provincia y a los jugadores q casi no tuvieron participacion en la liga nacional, eso mejoraria grandemente la habilidad de muchos peloteros porq hay muchos peloteros jovenes con talento, pero com en su equipo hay jugadores con mas esperiencias no pueden jugar y asi q es lo q pasa q no suben de nivel solo juegan los q tienen mucho talento natural. pero yo me pregunto porq hablan de mejorar el beisbol nadamas, ese no es el unico deporte q existe, por q los paises desarrollados ganan tantas medallas y tantos premios a nivel internacional porq se le dedica presupuesto a los deportes, y q pasa aqui q cada vez se le dedica menos presupuesto a los deportes cada vez on mas cortas la etapa de entrenamiento y preparacion de los jugadores, por ejemplo les hablo del futbol la liga cubana, tiene formato de copa. porq??? con ese formato los jugadores practicamente no tienen tiempo de ponerse en forma, los euipos q no pases a la segunda fase practicamente no juegan, porq no hacen una liga como en los paises normales, si porq este pais es anormal quieren resultados, pero no dan recursos para lograrlo ,te dicen mira toma 3 bloques, 5 ladrillos y un cubo de cemento, ahy tienes construye una casa. si la FIFA le da a Cuba todos los años un millon de dolares para el desarrollo del futbol, mi pregunta es q se hace ese dinero, porq tu vas los juegos y los uniformes de los equipos estan desteñidos, los terrenos estan en muy mal estado, por ejemplo el estadio de Manati en las TUnas el mejor de las pprovincia y uno de los mejores errenos del pais, pero entonces la grada no tiene techo q es eso, si esas cosas la fabricamos aqui por q existen eso problemas, porq no ponen la liga un todos contratodos con ida y vuelta, para q los jugadores se fogue. por q? cuando salen del pais no le meten un gol a nadie porq con14 juegos me parece al año como un jugador va a estar en forma, ademas porq no envia a los entrenadores a pasar cursos de DT, a argentina, Mexico, no se Barcelona o se contarta a un DT con experiencia para q imparta clases. miren vino un entrenador de la 4ta division de italia, q no lo conecn ni en su casa, disculpenme por mi forma de expresarme pero es verdad, la 4ta division de italia no sale en ningun lado, pero ese entrenador de una division mediocre coge al equipo de santiago y ganan 3 ligas de forma consecutivas y manteniendose varios años invictos, lo otro lo unico q recuredo de televisar los juego de la liga cubana de futbol fue los juegos de la final, caballero si no quieren q el equipo valla a otros paises a pasar pena y dar lastima mirense por dentro, por q no se reunen con los entrenadores y lo jugadores y les piden opiniones, soluciones, pporq no se hacen encuestas hay muchas forma de mejorar pero si siguen con el sisteme viejo no va a cambiar nada

  • Francisco dijo:

    BEISBOL! Pasion y amor. Buen articulo el publicado. Como veo las cosas, es seguir, complicado analizar nuestra situacion. Es un reflejo de la coyuntura. Pero no hay que olvidar que desde hace unos años se empezoo a jugar con profesonales. ...y sumale justo, nuestra economia mal, por lo ya conocido. Todo en contra. . Y quizas, tambien, mslas decisiones. Entonces, la base de diluyo .
    Esoerando, como todos, un renacer , sentemonos comodos.
    P

  • Marìa C dijo:

    Hola a todos los foristas.
    Algunas ideas que me parece interesante compartir:
    • Se necesita retomar el pensamiento de Fidel sobre el deporte y en particular la pelota. Si bien es cierto que algunas cosas tienen que cambiar por ley de la vida y de los tiempos actuales algo que también él predijo en su definición de Revolución, es necesario mantener la esencia de nuestra política deportiva que no debe ser el championismo como único fin a cualquier precio. En su pensamiento los logros en competencias a altos niveles son el resultado lógico de la masividad y de un trabajo bien hecho a lo largo de toda la pirámide desde las primeras edades hasta el alto rendimiento. Los medios se hacen para un fin y no lo que estamos haciendo que con el fin de lograr un campeonato se actúa sin coherencia y dando bandazos, al final no se logra el fin y quedamos cada vez más mal parados.
    • Se necesita sembrar en los peloteros el amor a las cuatro letras, el amor a la camiseta, el sentido de pertenencia a su equipo, pero eso se logra desde las edades tempranas. Jugar pelota NO PUEDE SER UN TRABAJO MAS que si “di tres jit e impulsé dos carreras ya cumplí”, no importa el resultado del equipo. Necesitamos peloteros a lo Danel Castro que se echa arriba el equipo y se siente responsable por los resultados no importa si lo llevan o no al Cuba.
    • Con este fin es necesario acabar con el robo de talentos, en la serie nacional debe ser obligatorio que los peloteros jueguen con la provincia en que se formaron y no desangrar algunos equipos para favorecer a los autodenominados clásicos o con directores más mediáticos o provincias más poderosas económicamente como le hicieron a Sancti Spíritus con los Gurriel o Matanzas con su legión extranjera. Para mí es casi lo misma dejar Sancti Spíritus para ir a Industriales que para ir a los Yanquis de Nueva York: al final demuestra falta de sentido de pertenencia y amor a la camiseta.
    • Se necesita potenciar la Serie Nacional con sus 16 equipos. Como espectáculo es el mejor escenario (casi el único) en nuestra sociedad actual donde sienten por igual niños, jóvenes y menos jóvenes; hombres y mujeres; profesionales, obreros, campesinos, estudiantes y todos los estratos de la sociedad: en un estadio de pelota (en general en todo lo que respecta a ella) no existen diferencias de ningún tipo entre las personas, todos sienten, disfrutan u sufren lo mismo y añoran lo mismo: el triunfo de su equipo ya sean los Gallos, o el Cuba. Esos es sentido de pertenencia, amor a la camiseta y al final PATRIOTISMO.
    • Se necesita revisar la política de los medios de difusión tanto radio, televisión como prensa plana sobre la pelota, eliminar la parcialidad declarada en muchos comentaristas hacia determinados equipos, la insistencia en algunos en acabar con el mayor logro popular que es la serie nacional de 16 equipos, la extranjerización comparándonos constantemente con las ligas foráneas y sobre todo la minimización de nuestra pelota, siempre ven el vaso medio vacío y cuando obligatoriamente tienen que reconocer algo bueno, entonces le ponen la coletilla “para nuestro nivel” con la marcada intención de hacernos ver peor de lo que estamos en todo momento como “indios con levita”. Para muchos, si Industriales no está bien y no va la gente al Latino entonces la pelota está mal y se habla de ella solo para criticar la Serie y su estructura, no importa si Los demás estadios tienen lleno completo y otros equipos están jugando para 600 o 700 o si hay cuatro o cinco luchando por el primer lugar.
    Gracias por leerme

  • Serafin dijo:

    No olvidemos que los campeones salen de la masividad del deporte. esto es válido para todas las disciplinas deportivas. Hubo un primer gran paso, lo fue la Revolución que trajo la posibilidad de que todo el pueblo como derecho pudiera practicar el deporte sin distinción de raza, ni de clase. Hubo un segundo gran paso en la década del 80, gracias a la idea de Fidel, que comenzó con las PRE-EIDE, el fortalecimiento del movimiento LPV, la masividad en cada localidad del deporte. Cada fin de semana era una fiesta deportiva, con la dirección del INDER, la coordinación y atención de las organizaciones juveniles y estudiantiles lideradas por la UJC y el apoyo del poder popular y el partido de cada localidad. Este movimiento de masas se palpaba con los maratones deportivos de varias disciplinas, hasta se logró intercambios deportivos entre equipos obreros, juveniles y estudiantiles con equipos de los centros penitenciarios. la atención a las EIDE y ESPA era una prioridad de la UJC, la FEEM, FEU y OPJM. Recuerdo muy bien los chequeos de emulación que coordinaba la UJC en cada equipo de béisbol para estimular el rendimiento y la disciplina de los peloteros y donde participaban empresas y población. De ahí salieron muchos campeones, jóvenes que sacrificaron sus mejores años desde la niñez, para hacer vibrar a un pueblo de felicidad, jolgorio, orgullo y alegría en cada triunfo, en cada victoria. Todo el pueblo formaba parte de esas victorias y las sentíamos como si fuéramos nosotros los que estábamos en competencia. Pero esto se lograba trabajando muchos organismos y organizaciones de manera conjunta, armónica y planificada desde todos los puntos de vista. Hoy se logra en algunos deportes, no en todos. El béisbol es un gran acontecimiento de masas que ha formado una cultura y una tradición y que mueve hacia los estadios y la TV en casa, a millones de cubanos, sobre todo a jóvenes que imitan a muchos de esos grandes peloteros y sueñan ser como ellos. Que alegría y que gran satisfacción para un pueblo de solo un poco más de 11 millones de habitantes ver a un equipo coronarse en un campeonato mundial, olímpico o de otra envergadura. Son jóvenes que se convierten en patrimonio del corazón de todo un pueblo. Pero se iniciaron desde muy corta edad y a ellos se entregaron muchos entrenadores sin ambición ni por dinero, solo por entrega. Hoy son otros tiempos, la emigración hacia otras ligas no es un problema, es un reto, y sobre él hay que trazar nuestras estrategias, nuestros esfuerzos, sudor y nuestros recursos, siempre con la idea y el principio de que al mismo tiempo de enseñar la técnica y la táctica del béisbol, hay que enseñar el patriotismo. Apelemos a ese concepto de Revolución para en primer lugar cambiar todo lo que tiene que ser cambiado. Nuestra historia estáa ahí, de ella debemos beber las magistrales enseñanzas que nos han conducido a ser una potencia deportiva potencia en la salud, y sobre todo una potencia de la dignidad y el decoro. Que lo que vayamos a hacer en el deporte salga también de la discusión de nuestro pueblo, donde hay mucha sabiduría y mucho amor. Pero después todos debemos trabajar para lograr las metas y volver a las grandes alegrías de los triunfos que nos acostumbraron jóvenes comprometidos con un pueblo que siempre les ofreció gratitud y respeto. Muchas gracias.

  • EWGB dijo:

    Hola, disculpen los errores, Gracial jugó en el Jardín Derecho y conexión con X, entre otros errores por escribir rápido y rectificar poco.

  • ramon dijo:

    Muchos abogan que no hay peloteros para 16 equipos con calidad. Pienso no solo que tienen que mantenerse los 16, sino que todos tienen que tener las mismas posibilidades de jugar, las mismas posibilidades de ser vistos por televisión, las mismas posibilidades de integrar el equipo grande. Acabamos de perder a dos grandes peloteros, PAUMIER Y CÁCERES (¿podemos darnos ese lujo?). Antes perdimos a BELL...
    La pelota en Cuba es nuestro deporte nacional, no debe verse tan solo como un equipo que tiene que salir a ganar. Ha de verse como un espectáculo que recrea a nuestro pueblo. Demostrado está que si el equipo es bien atendido llena estadiums, véase el Guillermón. Y tienen las mismas carencias e iguales deficiencias que los demás. Cada provincia quiere disfrutar de la actuación de su equipo. ¿A qué equipos eliminarían?
    Si se logra crear condiciones para conformar un gran equipo Cuba, aplausos, si no, tendremos que conformarnos , hasta que lo logremos, con brindar a nuestro pueblo un pasatiempo cada vez mejor. El objetivo primero tiene que ser la SN. Cuando esta se perfeccione, cuando la zona de stike sea la misma que en grandes competencias internacionales, Cuba hará un mejor papel.

  • Sarcástico Bueno dijo:

    Así que vamos a resolver el desastre de la pelota con la calidad histórica de nuestros peloteros, la "inteligencia" de nuestros entranadores y la tradición béisbolera, jejeje, permitanme que me sonreía, jeje, no mejor una carcajada, jijiji. Ni una palabra sobre los responsables que durante décadas han destruido al Béisbol con sus disparates, cambios de estructuras y sobretodo la política caprichosa de no dejar jugar a los peloteros en otras ligas, cosa que hicieron tarde cuando los mejores se fueron, etc, etc. Qué entrenadores chico, si lo que tienen que hacer es una Academia de Béisbol
    con instructores extranjeros que les vuelvan a enseñar el abc de este deporte, que hasta eso se perdió. Los niños y jóvenes son fans de Messi y Cristiano, eso es lo que lograron y para cambiar esta situación y al menos poder ganarle al equipo juvenil de Groenlandia hace falta mucho dinero y recursos y voluntad política que no los veo por ningún lado.

  • jotaepe dijo:

    Lo de la Publicidad y el Patrocinio no debe quedar en decirlo. Se necesitará creatividad y buena gestión de esos egresos-ingresos moneyarios al tiempo q se beneficia el deporte y nuestras marcas y por qué no, también las foráneas. A los depprtisyas y equipos deberá tocarles derechos...ppr imagen etc. Eso de paso motiva a la audiencia, construue paradigmas...la base del desarrollo del talento q necesitamos parte de q los niños se sientan inspirados como en un momento sucedió. Es una industria...debemos ponerla andar...apoyarnos de los especialistas (medios/comunicadores sociales/ ojo, no me refiero a periodistas). YO CREO QUE casi el 30 % de la Estrategia debe, tiene q ser Comunicacional.

  • Alfredo Alvarez dijo:

    Los problemas del beisbol en Cuba son muchos y no se resolveran en tres días, eso es lo primero que hay que tener en cuenta. El beisbol y los deportes en general hoy son una industria que necesita de financiamiento cada vez más, dado los adelantos tecnológicos que se producen de manera exponencial cada día, y un país como Cuba no se puede dar el lujo de sufragar esos gastos que son necesarios para mantenerse a la vanguardia. Esa es mi primera reflexión sobre lo que nos ocurre hoy en día y no sólo en beisbol. Hay que volver a desarrollar eventos desde la base todo el año en las diferentes categorías, incluidos campeonatos interescuelas en los municipios, y eso lleva recursos. Hay que estimular a los miles de entrenadores encargados de reconocer y desarrollar talentos desde edades tempranas. Hay que llevar a nuestros entrenadores a cultivarse con lo más actualizado del beisbol a nivel mundial y eso requiere eventos internacionales, clínicas, intercambios con otros países y eso también necesita recursos. Nuestros peloteros al más alto nivel no deben sentirse nunca menos que los de otros países y por tanto deben ser renumerados de acuerdo a su calidad, pero ¿pueden ganar lo mismo que se gana en otras ligas?. Eso es imposible en Cuba. Y así hay una serie de dificultades objetivas que no nos permiten lograr lo que quisiéramos. Nuestro beisbol nunca podrá compararse con el de otros países desarrollados, e incluso otros no desarrollados, pues domesticamente las condiciones no son las mismas. ¿Qué hacer ante esta situación?. Por supuesto, no sentarnos de brazos cruzados y si tratar de avanzar a partir de lo que tenemos, ser eficientes y creativos. Quizás no logremos los resultados que en otras épocas nos llenaron de gloria, pero sí dejar bien sentado ante el mundo que aquí en beisbol, como en la música, das una patada y sale un buen pelotero.

  • Alejandro dijo:

    Es cierto que hay necesidades, escaces de recursos, y bloqueo.
    Que diferencia hay entre la vida de los peloteros de antes y de hoy, pues bloqueo siempre hubo, escaces no ha faltado y necesidades para que hablar, pero lo único que no Le faltaba, o mejor dicho, lo que sí les sobraba a los peloteros de antes era corazón, ganas de jugar y aprender y sobre todo amor propio y a la patria, no me vengan con el cuento de que no se enfrentaron a equipos profesionales, porque los equipos Cuba durante su preparación jugaban con equipos profesionales de Venezuela, México y Japón y con todos ganábamos más de lo que perdíamos, sin contar que los equipos de estados unidos todos eran prospecto de grandes ligas, y ahora resulta que perdemos hasta con Haití.
    Que necesita un pitcher para aprender 3 o más lanzamientos, pues sólo tener deseos de aprender a tirarlos, y concentración en los entrenamientos y juegos, y para el control, no creo se necesite tener un automóvil, un aire acondicionado un gran salario o una vivienda, y mucho menos que eliminen el bloqueo, lo unico que necesitan es entrenar entrenar y entrenar, dejemos el cuento de los que están en grandes ligas, pues todos ellos in ninguna excepción, cuando jugaron con el equipo Cuba, a todos les entraba taquicardia en la caja de bateo, ahora resulta que Yuliesky es un bárbaro, y con el equipo de las cuatro letras nunca hizo nada, a todos les falta corazón y amor a la patria y sobre todo orgullo de ser cubano, para ser un gran atleta no se necesita de tanto, primero hay que tener el talento y luego un par de h...... para representar a su país
    De todas formas creo que hay que recuperar a los entrenadores que están disueltos por este mundo y cambiar estructuras para que tengamos una serie más competitiva, hay que jugar pelota en la calle y a la mano que ya está perdido y sobre todo cambiar a todo aquel que no tenga ganas de hacer los cambios que hacen falta
    Pero por favor el que llegue al equipo Cuba que tenga corazón para representar nuestro país y si no que se quede en su casa

Se han publicado 477 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Joel García

Joel García

Periodista cubano. Editor-jefe de la Redacción Deportiva del periódico Trabajadores desde 2007. En twitter: @joelgarcialeon

Vea también