Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

La niña y el hombre del pulóver rojo

Por: Ortelio González Martínez
| 287

Foto: Ortelio González Martínez

Lo vi allí, preocupado, con su mano derecha extendida hacia el cielo y la mirada puesta en el pasillo. Aguantaba el suero. Por momentos, cuando iba a salir le pedía a la señora —la que se ve al final de la fotografía— que le ayudara para darse un saltico hasta el Cuerpo de Guardia del Hospital Antonio Luaces Iraola, la tarde-noche fatídica del 11 de agosto pasado, cuando el ómnibus resbaló y fue a parar a la cuneta, con los seis neumáticos mirando al cielo y 44 personas atrapadas en su vientre.

"El chofer no venía a exceso de velocidad, ni había ingerido bebidas alcohólicas. Solo se tomó un refresco cuando llegó al hotel, porque tenía mucho calor", le escuché decir a un niño en conversación con su mamá. Y los niños no mienten.

Pasaba el tiempo y el hombre allí, con el suero, y hablaba con la niña. Y la niña lo miraba asustada. Atrás había quedado el viaje inconcluso, la tragedia que pudo ser mayor. "Algo existe. Mire, periodista, cómo quedó la guagua. Pudimos morir todos. Todavía hay un hombre atrapado bajo los hierros, venía en uno de los asientos del medio. Yo lo recuerdo", decía una mujer cuando vio el flash en medio de la noche, que comenzaba a caer sobre la carretera central, justo en el kilómetro 454, cercano al poblado de Jicotea, en el municipio de Ciego de Ávila.

—Quiero hacer pipi, dijo la niña.

Y el hombre: "Traigan la "cuña" para que la niña haga pipi".

Y la niña: "No, no, yo quiero que sea mi mamá o mi papá". Y el hombre se despojó del pulóver rojo, improvisó una especie de parabán que impedía la mirada ajena y pidió a la señora —la que se ve al final de la fotografía— que se ocupara de la niña.

—¿Usted es el padre?

—No. Yo no la conozco. Venía de Majagua y vi el accidente. Estaba tinta en sangre. Sin perder tiempo la monté en el auto y la traje al hospital. Yo no la conozco, pero se ha portado bien.

Y a uno, que tiene más de un hijo, le revolotean millones de ideas, de palabras que dicen las abuelas, las madres, los padres, las tías: "que si los hijos deben salir solo con los padres y no con otras personas, "que el mejor familiar es la madre", "que si los tíos se despreocupan en la playa", "que si el padre cuando toma ni de su hijo se acuerda". En fin, mezcla de conjeturas y realidades.

Depende del lado en que se mire.

Y al rato, un alma con blusa negra, traspasaba, sin frenos, el umbral, quizás pensando en el infierno, y allí estaba la niña, con su manita asida al hombre del pulóver rojo.

Mamá de la niña accidentada.

Se han publicado 287 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Lazaro Tabera Méndez dijo:

    Gracia Eduardo, por mostrar que existen personas como tu, noble de corazón que sienten el dolor ajeno como suyo, digno de ser llamado cubano, CUBANO con mayúsculas, con un corazón sencible y dispuesto a colaborar sin importar de quien se trate, movido solo por el sentimiento humano, la solidaridad humana que muchas veces olvidamos y que tu pusiste bien en alto por lo cual mereces todo mi respeto y admiración, siento orguyo de tener un compatriota como tu, recibe un abzaro que alcance para tí y los toyos, es mi manera de recompensarte hermano porque lo bueno hay que abrazarlo.

  • yovc dijo:

    ahi tambien esta la obra de nuestro Comandante Fidel, nos inculcó la solidaridad, y mucho mas por los niños, hay que hacer lo mismo por nuestra juventud enseñarles desde niño ser asi, solidarios.

  • Jenneif dijo:

    Qué bueno que existen aún personas como el hombre del pullover rojo!!! Hermosa acción digna de admirar y que muchos deberían seguir su ejemplo.

  • @lex CR7 dijo:

    Eso es un acto de humanidad y de solidaridad sobre una personoa q ni siquiera ese hombre no conocia pero sin embargo le presto su ayuda hasta q llego su madre. Por eso yo digo q como mi pais no hay dos.

  • May dijo:

    La verdad al leer este articulo no pude contener las lágrimas pues es tan lindo ver q existen personas como ese señor felicitaciones "Eduardo" por esa acción tan solidaria y humanista q dios t proteja siempre a ti a tu familia y a la niña x supuesto q se mejore

  • mariela dijo:

    Me ha gustado mucho el reportaje, sencillo y muy sensible, así como nuestro pueblo.

  • MILIX dijo:

    La reseña me ha sacado las lágrimas .... hombre del pulóver rojo .... que dios lo bendiga... ...el universo es sabio y lo puso a usted en el camino de esa beba .... gracias, aunque no es mi beba.... gracias por tanta bondad.....

  • -Jose- dijo:

    Oiga, pero qué bien hace leer crónicas como esta, me ha levantado el ánimo!!!. Lamentamos mucho el accidente, le deseamos a todos los accidentados una rápida recuperación.... y en medio de la tragedia se vivió esta sensible historia de la niña y el hombre del pulóver rojo... es genial el artículo, Felicidades Eduardo y Felicidades al autor Ortelio. Historias como estas se repiten a menudo en Cuba...lo que pasa es que la mayoría no se publican...pero que bien le hace al alma leerlas!!!

  • Osmay dijo:

    Muy tristeriste pero muy emotiva historia, al comenzar a leer pensé que era padre de la niña, desde ese momento se me humedecieron los ojos pensando en mis hijas, luego supe que era el héroe de la niña, más emotiva se volvio la historia. Gracias a Ortelio por este excelente y profesional trabajo. Felicidades Camilo por tener un amigo asi como dices que es Eduardo, y a ti Eduardo, un abrazo y un reconocimiento moral infinito por tan hermosa actitud. No te lo agradece solo la madre, te lo agradecemos todos los que tenemos hijos y quisieramos que si algun dia atravesaran una situacion parecida, encontraran a su lado la mano de un Hombre de Pulover Rojo. Gracias hermano. Mucha suerte y larga vida para ti.

  • Eduardo Hernandez dijo:

    Tocayo Eduardo,. Ahora además de tu nombre y tu seudónimo Chichi, también seras EL HOMBRE DEL PULLOVER ROJO. Desde Playa en La Habana un abrazo solidario. Y le dices a la niña que sea fuerte y que mucha gente en Cuba esta deseando su pronta recuperación.

  • Miriam dijo:

    El hombre del pulóver rojo: un excelente ser humano.

  • Oportuno dijo:

    Todo nuestro reconocimiento para este sencillo hombre de pueblo ,que ejemplifica lo más noble de los sentimientos de solidaridad y se contrapone con fuerza ante quienes se dedican a fotografiar accidentes .
    Felicidades para él periodista que demuestra también la inteligencia y la agudeza que puede alcanzar un artículo periodistico

  • Magalys Chaviano dijo:

    No puedo distinguir entre la belleza de la crónica y el gesto del hombre del pullover rojo!!!

  • Elsy Zaldivar Marrero dijo:

    No puedo más que secar mis lágrimas, que salen llenas por la emoción, que bella reseña, que bueno que hombres con pulover rojo todavía existan, que momento tan trsite para esa niña, de seguro nunca olvidará esa mano amiga que le tendió esa persona desinteresadamente y le ayudo a salvar su vida

  • earumayor dijo:

    La Revolucion se salva por sus valores, por esa enseñanza continua sobre el valor de la vida.

  • h dijo:

    Por gentilesas como estas es que nos caracterisamos como cubanos

  • Martha dijo:

    Viva el humanismo.sencillamente conmovedor.

  • jose dijo:

    Multipliquemonos siempre en el hombre del pulover rojo.

  • Luis Enrique Bisbé Sifontes dijo:

    Asi nos tienen acostumbrados los cubanos a esa buenas acciones y más si hay niños de por medio , mis felicitaciones a este compañero, por su actuar, por su sensibilidad y si comparto que esta situaciones se divulguen porque no solo es criticar sino ayudar cuando haga falta.

  • Gilda dijo:

    Es muy triste y conmovedor, pero no asombra la sensibilidad y humanidad del cubano, algo que nos caracteriza y que practicamos aún en disimiles circunstancias. Cuanto amor hay encerrado en ese hombre que pudo socorrer, alentar y esperar lo necesario para no dejar sola a una niña dolida y asustada.
    Que dificil para los cubanos tener que casi todos los días, leer las noticias que no queremos. La accidentalidad en Cuba ya es una carga pesada.

  • gabriela perez lopez dijo:

    Muy sensible y humano..asi somos los cubanos

  • muypreocupada dijo:

    En CUBA hay muchos muchachos como este joven del pullover rojo. GRACIAS MIL por ayudar a una niña.

  • Lucre dijo:

    La niña viajaba sola?!!??!?

  • Catalino dijo:

    A muchas personas se nos llenaron de lagrimas los hojos, no de tristeza, si no de alegria, para ver como existen en Cuba hombres y mujeres solidarios, humanos y con el deseo de aportar su corazon ante cualquier evento de socorro a personas que lo necesiten, sin mirar su color, su edad, sus ideas, sin ni siquiera conocerlos. Este ejemplo de Eduardo sera recordado por su familia, sus amigos, sus conocidos y para aquellos queno tenemos la oportunidad de estrechar su mano y7 abrazarlo,sera siempre el HOMBRE DEL PULOVER ROJO

  • Mayker dijo:

    Para mi excelente crónica. la cual reseña lo importante que son los valores. No creo q sea necesario publicar el nombre del héroe, ya q los héroes de verdad son anónimos. Para mi su nombre es UN CUBANO DE VERDAD y seguro quienes tiene que saber el nombre de este cubano lo saben como son los familiares de esa niña. Solo digo cubanos no perdamos lo q nos distingue del resto de los habitantes del planeta.

  • barbara gonzalez fernandez dijo:

    muy humano de su parte el del pulover rojo , ojala existan muchos como el , felicitaciones y bendiciones y q la pequeña se recupere rapido y nunca se olvide del hombre del pulover rojo

  • emanuel dijo:

    DIos esta en medio de todos y mas el manda a sus angeles al cuidado de sus hijos.

  • sojs dijo:

    tata yo estoy con tu comentario es un FIDEL es el con quien se puede comparar un verdadero HÉROE HUMANO

  • Y@ne dijo:

    Un verdadero héroe! Muchas gracias a este gran hombre del pulover rojo, de corazón grande y humilde por ayudar a esta pequeñita! Excelente artículo , gracias periodista por hacernos llegar esta hermosa historia! Esta pequeña ganó un nuevo padre!

  • Lulu dijo:

    La actitud del hombre del Pulóver Rojo es un ejemplo de la abnegada historia revolucionaria del pueblo cubano que ni una sola vez dejó de ofrecer su ayuda solidaria, sin importar las barreras, sacrificio, peligros u obstáculos. GRACIAS, EDUARDO ZAMORA RUIZ. Comparti con amigos y familiares tu hermoso gesto.

Se han publicado 287 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también