Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

La niña y el hombre del pulóver rojo

Por: Ortelio González Martínez
| 285

Foto: Ortelio González Martínez

Lo vi allí, preocupado, con su mano derecha extendida hacia el cielo y la mirada puesta en el pasillo. Aguantaba el suero. Por momentos, cuando iba a salir le pedía a la señora —la que se ve al final de la fotografía— que le ayudara para darse un saltico hasta el Cuerpo de Guardia del Hospital Antonio Luaces Iraola, la tarde-noche fatídica del 11 de agosto pasado, cuando el ómnibus resbaló y fue a parar a la cuneta, con los seis neumáticos mirando al cielo y 44 personas atrapadas en su vientre.

"El chofer no venía a exceso de velocidad, ni había ingerido bebidas alcohólicas. Solo se tomó un refresco cuando llegó al hotel, porque tenía mucho calor", le escuché decir a un niño en conversación con su mamá. Y los niños no mienten.

Pasaba el tiempo y el hombre allí, con el suero, y hablaba con la niña. Y la niña lo miraba asustada. Atrás había quedado el viaje inconcluso, la tragedia que pudo ser mayor. "Algo existe. Mire, periodista, cómo quedó la guagua. Pudimos morir todos. Todavía hay un hombre atrapado bajo los hierros, venía en uno de los asientos del medio. Yo lo recuerdo", decía una mujer cuando vio el flash en medio de la noche, que comenzaba a caer sobre la carretera central, justo en el kilómetro 454, cercano al poblado de Jicotea, en el municipio de Ciego de Ávila.

—Quiero hacer pipi, dijo la niña.

Y el hombre: "Traigan la "cuña" para que la niña haga pipi".

Y la niña: "No, no, yo quiero que sea mi mamá o mi papá". Y el hombre se despojó del pulóver rojo, improvisó una especie de parabán que impedía la mirada ajena y pidió a la señora —la que se ve al final de la fotografía— que se ocupara de la niña.

—¿Usted es el padre?

—No. Yo no la conozco. Venía de Majagua y vi el accidente. Estaba tinta en sangre. Sin perder tiempo la monté en el auto y la traje al hospital. Yo no la conozco, pero se ha portado bien.

Y a uno, que tiene más de un hijo, le revolotean millones de ideas, de palabras que dicen las abuelas, las madres, los padres, las tías: "que si los hijos deben salir solo con los padres y no con otras personas, "que el mejor familiar es la madre", "que si los tíos se despreocupan en la playa", "que si el padre cuando toma ni de su hijo se acuerda". En fin, mezcla de conjeturas y realidades.

Depende del lado en que se mire.

Y al rato, un alma con blusa negra, traspasaba, sin frenos, el umbral, quizás pensando en el infierno, y allí estaba la niña, con su manita asida al hombre del pulóver rojo.

Mamá de la niña accidentada.

Se han publicado 285 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • TAMY dijo:

    ESCENAS COMO ESTAS SON MUY COTIDIANAS EN NUESTRA PEQUEÑA ISLA, PEQUEÑA EN EXTENSION TERRITORIAL Y GRANDE POR LOS VALORES Y PRINCIPIOS QUE TENEMOS TODOS LOS CUBANOS, LA SOLIDARIDAD HUMANA NOS DISTINGUE Y HACE QUE PERSONAS QUE NO SE CONOCIAN, DE MOMENTO SE QUIERAN ENTRAÑABLEMENTE. ESA ES MI CUBA.

  • Igniris dijo:

    uff me saco las lagrimas, que triste y a la vez hermosa historia

  • noel dijo:

    Felicidades Eduardo ,soy padre y actuaria igual , tu eres de los buenos que somos de seguro mas ,muchos mas,un abrazo de padre y abuelo aunque no te conozco.

  • yele dijo:

    Nunca habia escrito ni comentado nada, pero acciones como la del Hombre del Pulover Rojo me dejan sin palabras, ver como existen personas que se preocupan y sienten el dolor ajeno, que no se dedican a estar filmando y subiendo a facebook las desgracias de otros, sino que mas bien ayudan, para ese hombre mi agradecimiento, mis respetos, mi admiración, estoy orgullosa de vivir en mi país y de ser cubana, de saber que siempre que se necesite va a haber un pulover rojo que va a ayudar al vecino, al familiar al extraño. Gracias Eduardo por ayudar a esa niña que todavía tiene mucho por vivir, tu ejemplo y tu desinteres por ayudarla van a ser de ella una gran persona.

  • eescorpio dijo:

    Aunque pasemos mil periodos especiales y millones de contingencias hay algo que al pueblo cubano no se le puede quitar, la solidaridad y el humanismo, este es un ejemplo vivo, felicidades al hombre del pulóver rojo, sé que existen más como él entre nuestro pueblo y una vez mas estoy muy orgullosa de ser cubana

  • Garaicoa dijo:

    Muy bien Ortelio, magnifica nota que nos has hecho abrir los ojos que siempre existen almas buenas, Espero la niña este bien y recuperandose.

  • Patricia dijo:

    Lindo gesto de este compañero, somos cubanos y donde quiera que nos encontremos somos solidarios y ayudamos a los más necesitados.
    Somos Cuba, y esta forma de ser nadie nos las podrá quitar ni impedir.
    Ojalá que ya esta bella niña esté bien junta a los suyos.

  • Baby dijo:

    Bello reportaje, ahora estoy con los ojos llenos de lágrimas y llena de admiración por tan lindo gesto. Gracias!!!

  • LOG dijo:

    Cuando llegue al final del artículo y vi que terminaba ahí no lo podía creer, que paso le di a la bola del mouse y decía no te creo que esto termine ahí. Tengo una sobrina y no me la imagino en una situación así.

  • ata dijo:

    Me encantó el reportaje...se lee de un tiron...como a muchos otros, se me salieron las lagrimas...ojala todo el mundo tenga ante una situación como esa, un hombre de pulover rojo

  • Yailet dijo:

    Q lindo es ver q en mi cubita hay personas tan maravillosa q apesar de la cotianidad son humilde y humanas y los q tenemos niños sabemos cuanto significa esto q Dios los bendiga

  • CHELY dijo:

    Cada dia siento mas orgullo de ser CUBANA, Gracias Hombre de Pulover Rojo, Gracias a Ortelio por hacer puplico momentos como estos.

  • Maira Martínez rodriguez dijo:

    Bendiciones para el hombre de plover rojo gran ser humano ,que siempre continues así con ese gran corazón...hombre de pueblo.

  • yare dijo:

    La historia me ha sacado las lagrimas, mas en estos momentos que estoy lejos de mi niños por encontrarme en un curso de ingles en pleno verano con ellos en casa de vacaciones, aunque bien supervisados por abuelas, abuelos, tia, y su incansable PAPI. SOBRE LA HISTORIA...... Doy gracias a la vida por que aun cuando todas estas personas puedan fallar aparesca un Eduardo con su glorioso pullover rojo

  • Jorge Luis dijo:

    Hola hermano,
    Gran ser humano de pullover rojo, estoy convencido de que no hiciste esto para que nadie te lo reconociera, mucho menos para que dieran a conocer tu verdadero nombre, lo hiciste por tu gran corazón , por tus grandes principios y convicciones, eso para ti es costumbre, por eso no notaste la gran acción que desinteresadamente estabas haciendo por esa niña que si tiene nombre, al igual que su madre, te felicito y felicito al periodista que dio a conocer esta historia, también felicito a todos los que han hecho posible que estos actos se comenten entre la población, es como una inyección para combatir una enfermedad en el momento preciso, nuestra sociedad Cubana está llena de personas como tú, pero también se ha ido perdiendo algunos valores, valores que son necesario recuperarlos, cuando eso suceda no va hacer falta policías, ni inspectores, ni fiscales y mucho menos cárceles. Gracias hermano.

  • katrina dijo:

    Un saludo enorme para Eduardo Zamora, "el hombre del pullover rojo" por tan conmovedor gesto, es en estos momentos tan difíciles donde se pone a prueba la solidaridad y los verdaderos sentimientos de las personas, el agradecimiento para él y para su familia que debe sentirse orgullosa de esta oportuna y bella acción como mismo nos sentimos todos los cubanos que tenemos la oportunidad de leer este artículo y llevamos muy dentro estos sentimientos de sentir como nuestros el dolor ajeno. Ojalá que estas cualidades nunca se aparten de nosotros y sirvan de ejemplo a aquellos que quieren sembrar el odio y el desamor entre las personas.

  • leo dijo:

    Que conmevedora historia, gracias a dios no le paso nada a la niña y muchas gracias al hombre del pullober rojo por ese acto de humanidad, estoy orgullosa de ser cubana.

  • ANS dijo:

    Un gesto que saca las lagrimas, conmueve por su poder humanista y su ejemplo de gigante, Hermano Chici, Eduardo Zamoa Ruiz, muchas gracias por su amable obra, muy conmovido y lagrimas afuera, tambien tengo niñas de esa edad...gracias Eduardo, gracias Chici.

  • Elenis Milanes Diaz dijo:

    Me emociona este reportaje, ese hombre del pulover rojo como lo llaman, que gesto tan humanitario, ese hombre de seguro padre tambien se sentia de el esa bebe, es digno de una inmensa felicitacion

  • Aleida Crego Rodríguez dijo:

    Pobre pequeñita asustada. Por eso me siento orgullosa de ser cubana, porque mi gente con defectos y virtudes es maravillosa, que viva la solidaridad demostrada por ese compañero, esa que tenemos en nuestra sangre como bendita señal. Cubanos que nunca se pierda la capacidad de amar, porque así demostramos, que todos, !Somos Cuba!

  • Maura dijo:

    Gracias a EDUARDO ZAMORA RUIZ, el hombre del pulover rojo, que salvó la vida de esa niña, así somos los cubanos, socorremos cuando más falta hace, sólo un detalle ¿la niña con quien se encontraba, iba sola o acompañada de un familiar cercano? muy buen reportaje por parte del periodista

  • informada dijo:

    Chichi: eres un hombre cabal y un ser humano como pocos, con vocación de servir a los demás!
    Pequeña: naciste!.... y de las manos de un ángel.
    Madre de la nena: Qué susto!.... que bueno que alguien estuvo ahí hasta tu llegada. Vale la pena que tu familia conozca al hombre de rojo.
    Mujer acompañante: ud también tiene un corazón grande, seguro es madre!
    Periodista: sí que eres bueno en lo que haces..... para algunas cosas se nace!

  • Yasmina Agüero dijo:

    Gracias Chichi por sus valores y a Ortelio por su historia.

  • ali dijo:

    Que gran corazón tiene ese compañero, Dios lo vendiga y muchas cosas buenas para él, eso demuestra que en cualquier lugar que se necesite y en cualquier circunstancia siempre hay personas de buen corazón. Gracias imagino lo agradecida que debe de estar la familia de la niña

  • Nella dijo:

    Bello; gesto de un CUBANO de estos tiempos, que no nos importa nada, solo prestar desinteresadamente nuestro apoyo solidario y humano, sin pedir nada a cambio, FELICIDADEZ COMPATRIOTA.

  • Saphira dijo:

    Me llego esta historia, Cuba es un gran pullover rojo.

  • Alfredo dijo:

    A mi, como dice un amigo, y que nadie se ponga bravo y me disculpan la expresión, hasta se me salieron los mocos leyendo el reportaje. Soy padre, y este artículo me conmovió profundamente, además de que también soy avileño y me llenó de orgullo contar en mi tierra con personas como Eduardo. Gracias amigo, necesitamos que el mundo esté lleno de personas como tú. Mucha salud para ti y tu familia, así como para la pequeña a la que auxiliaste, que esté recuperada y en casa lo más pronto posible, y también el resto de los accidentados. Salud para todos. ¡Que Dios los bendiga! Un abrazo

  • sheila dijo:

    Que maravilla abrir las paginas y leer esta cronica, no aguante y como cubana la emocion de sentir el dolor de otro cubano , sin ser familia de sangre, mis lagrimas estoy segura son las mismas de miles de cubanos cuando terminamos su lectura, la solidaridad y el humanismo esta impregnado en nosotros, somos CUBA . Tengo hijas y nieto y quiero que cuando lo necesite siempre haya un hombre de pulover rojo. Gracias Chchi como te dicen tus amigos pero ya eres de todos .Que se mejore la niña .

  • alibella dijo:

    Me sacaron las lagrimas ,el testiminio y los comentarios preciosos de todos.

  • yonny dijo:

    solo tengo que decir a usted hermano MIS MAS SENTIDOS RESPETO POR ESA VALEROSA ACTITUD

Se han publicado 285 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también