Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Habitar la calle

Por: Arlety Veunes Toros, Adalina Hernández Urquiola, Anh Thu Nguyen, Thalía Alfonso
| 172 |
Viva el harapo señor
y la mesa sin mantel.
viva el que huela a callejuela
a  palabrota y taller.
Silvio Rodríguez

 

Obispo, San Rafael y Reina son dos de las calles donde más suelen encontrarse a personas con conducta deambulante. Foto: Gabriela García Estrada/Cubadebate.

***

Me acusan de ser un fenómeno en el sistema de reglas al que llaman sociedad, dicen que mi condición tiene un nombre y es un problema, que es enfermizo vivir como me gusta, sin compromisos.

Inventan palabras para mí inútiles: higiene, seguridad, hogar, ley, familia, institución, gobierno…

María tiene una casa en La Habana Vieja, pero no le gusta entrar porque le trae malos recuerdos. Prefiere dormir en el portal del cine Payret, y disfrutar la vista al Capitolio.

Cada día se empeñan en recogerme, “mejorar mi vida”, eso es lo que creen, pero ya los conozco, sé a qué hora pasan por cada lugar. Mañana no podrán encontrarme.

Cuando Jorge se fue, dejó de gustarme la casa. Mi niña pesa 6 libras, pero es demasiada responsabilidad, come constantemente y llora todo el día.

Tenía una niña pequeña y los servicios sociales se vieron obligados a quitársela. Muchas veces ni siquiera recuerda a su hija, otros días llora hasta que la vence el cansancio.

***

Deambulante: persona en situación de vulnerabilidad social con ausencia de productividad, afectado por problemas de vivienda, relaciones familiares deficientes y/o un estado de salud mental deteriorado que se manifiesta como: depresión, carencia de alimentación, vestuario deficiente, patrones desajustados de conducta social, falta de aseo, conducta migratoria, mendicidad, pérdida de la autoestima, afectaciones toxicómanas que pueden o no desencadenar en una conducta disocial.[1]

Alejandro García, psiquiatra y jefe del departamento de Salud Mental de Centro Habana, ha trabajado por más de 16 años con personas que viven en las calles, y considera que “menesterosos o deambulantes, el nombre que usemos para definirlos no es lo más relevante”. Nunca ha logrado rehabilitar por completo a una persona con este trastorno. Cuenta que la mayoría están en edades productivas, y dentro de las causas más frecuentes para caer en esa conducta está el alcoholismo.

“La mayoría son personas que perdieron, sus casas, sus familias, sus trabajos, terminan viviendo en la calle sin compromiso ni sentido de pertenencia a ningún lugar. El problema más importante es que se resisten a institucionalizarse, a establecer una vida social clásica, o sea, vivir en familia, aceptar las normas sociales y ahí entra un conflicto legal, ético y social, porque no se puede obligar a una persona a estar en su casa”, explicó el especialista.

“Cuando se evalúan los casos de deambulantes no se encuentran graves trastornos psiquiátricos; ellos, simplemente, han adoptado ese modo de vida”, sentenció.

La conducta deambulante es un fenómeno internacional que ha existido en todas las épocas desde que se empezó a dividir el trabajo. En Estados Unidos y Europa a finales de los años 50 comenzó una corriente de anti-psiquiatría[2], que ocasionó el cierre de grandes instituciones psiquiátricas, sacando a las calles una gran cantidad de pacientes. Por ello de manera masiva las ciudades se llenaron de personas sin hogar y en el año 1963 surgió el concepto de homeless.

“En el caso de Cuba las décadas del 60 al 80, estuvieron menos afectadas por el fenómeno, porque existía ´La ley del vago´[3], que exigía a las personas trabajar, lo cual impidió la proliferación de deambulantes. Con la entrada en el período especial el fenómeno aumentó y se destinaron lugares a la atención[4] de estas personas, pero los recursos eran insuficientes. El proyecto Caballero de París[5] impulsó la organización que tiene hoy la atención a los deambulantes”, acotó el doctor García.

***

Una vez a la semana una guagua devuelve a las provincias de origen a un grupo de deambulantes, que rápidamente regresan a la capital. Foto: Gabriela García Estrada/Cubadebate.

Juan, hijo de la patria[6], nunca ha podido comprar una casa. Hace 20 años, durante una transfusión de sangre[7], contrajo el virus del VIH SIDA, y fue despedido de su trabajo, pues pensaban era contagioso al tacto.

Siempre acompañado de su hijo, duermen en las calles, en los parques. Tiene una chequera, con ella puede comer algunos días del mes, y las medicinas las consigue gratis en algún hospital.

No te imaginas lo que es dormir sin un techo, pasar frío, casi siempre tener sed y hambre, ya no puedo más con esto, a veces quisiera morir y así terminaría mi pesadilla, solo sigo adelante por mi hijo.

Su hijo –Abel, de 28 años- , tiene la ropa muy limpia, pulóver y short negro, está peinado con esmero, él vivía becado durante su etapa de estudiante, ahora trabaja en lo que aparezca.

Enseñan varias cuartillas, que guardan con recelo, con detalles, fecha, hora, lugar, de cada intento que han realizado por recibir ayuda del gobierno. Cada organismo al que se han dirigido, una y otra vez tras fastidiosas vueltas en círculo de un lugar a otro.

En 2015 se estableció el Protocolo de actuación para la admisión, diagnóstico, atención y reinserción social de personas con conducta deambulante en La Habana, el cual establece que el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) tiene la función de coordinar con las instituciones las medidas para solucionar las causas que generan esta conducta.

Al respecto Ramón González, Jefe de Unidad de Trabajo Social del MTSS del municipio Habana Vieja, comentó: “La Habana es la provincia cubana donde más deambulantes existen en el país. Diariamente a las nueve de la mañana sale una guagua, presupuestada por la dirección de trabajo, para recoger a esas personas. En ella van tres trabajadores sociales y oficiales de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR)”.

El recorrido se realiza por las arterias principales de tres municipios de la ciudad: Habana Vieja, Centro Habana, Plaza de la Revolución, y luego se dirige hacia el Centro de Protección Social de La Habana ubicado en: Autopista Habana Melena, km 5/ 30, Cotorro, conocido como Las Guásimas.

“Ya los conocemos, ellos nos conocen a nosotros, saben cuál es la guagua, y cuando la ven venir se esconden. Se sienten identificados en su ámbito, tienen sus apodos y costumbres”, explicó Yureiki Garro, trabajadora social del municipio Centro Habana.

“Viven de lo que piden a diario, hemos encontrado algunos con más de 100 cuc, quizás no gastan lo que le da la gente, es algo inexplicable”, comentó además Yureiki Garro.

Una vez que se recogen a estas personas, se elabora un expediente que incluye: ficha policial, caracterización, estudio socioeconómico. Se localiza a los familiares –si los tienen- y los organismos correspondientes: Ministerio de Salud Pública, MTSS, Fiscalía General de La República (FGR) y la PNR.

“La mayoría de las veces son agresivos -relató Ramón González- andan con palos, botellas, sacos sucios, y portan gérmenes por el tiempo prolongado sin aseo. Los hemos encontrado con hipoglicemia, tirados en el piso, orinados, defecados, en cualquier tipo de situaciones”.

También comenta que algunos no quieren recibir ayuda y se manifiestan violentos, sin embargo, -continúa- “es lo que nos toca, no podemos dejarlos en la calle. Mucha gente piensa que se recogen por mantener buena imagen[8], pero es un problema que sobrepasa ese aspecto, afecta al país y al sistema social, muestra al mundo un perfil que no se corresponde con lo que defendemos y profesamos”.

“Debido al desconocimiento generado en torno al programa, algunos de los ciudadanos que ven la recogida, imaginan que los vamos a encarcelar. Sobre todo porque, en ocasiones, tenemos que adoptar una conducta agresiva verbalmente, sino algunos son capaces de atacarnos”, comentó González.

“Uno se pone la careta del ventilador en la cabeza, de corona y dice que es Jesucristo, pero cuando se monta en la guagua te tira su “corona” por la cara. El trabajador social tiene que aprender a sobrellevar todas estas situaciones extremas”, agregó el entrevistado.

***

Raúl, 70 años, tiene el cuerpo lleno chinchas, por dormir en cualquier lugar, y sus piernas hinchadas producto a una linfagitis. A primera vista parece que no se comunica con nadie, en cuanto te le acercas habla con emoción, cuenta con orgullo que tiene misiones internacionalistas, que obtuvo medallas en Etiopía. Pero ha tenido mala suerte en el amor, se ha casado unas 20 veces.

Conoce Las Guásimas, para él eso es lo mismo que una prisión, cree que fue una buena idea crear el centro, pero también que se gestiona muy dudosamente.

Todo parece muy bonito, parece que te van a resolver el problema, pero a veces no me dan la ropa que me toca, ni la sábana y los mismos trabajadores la venden.

La iglesia me ayuda todos los días del mundo, allí me dan comida, me baño, me dan ropa. Si encuentro una materia prima, un pomo, una botella, resuelvo algún dinero, y mis hijos que están en el extranjero a veces me ayudan.

Lo más difícil que me ha ocurrido es cuando tuve que pasar un ciclón en la terminal, casi me ahogo, fue horrible.

El municipio Centro Habana al cierre del mes de enero reportó 58 casos de personas con conducta deambulante, declaró William Ernesto Pavó, director Municipal de Trabajo en el territorio, “predominan los casos reincidentes en la conducta, sin embargo algunos tienen hogar, a otros la familia los rechaza por el tipo de actitud que han asumido ante la vida”, agregó Pavó.

En el municipio Habana Vieja no pasan de 13 personas las que se han logrado reinsertar a la sociedad de algún modo. Foto: Gabriela García Estrada/Cubadebate.

El vicepresidente para el Órgano del Consejo de Administración de Centro Habana, Rodolfo Nohaya, comentó: “entre los casos más curiosos y complejos con que tratamos están los llamados buzos, quienes recogen objetos de la basura y parecen deambulantes, muchos tienen su vivienda llena de cosas inútiles[9]. Cuando los hemos identificado intervenimos su casa con comunales e higiene, pero al poco tiempo regresan a sus hábitos”.

También existen personas que poseen licencia de recogedor de materias primas, las cuales frecuentemente son confundidas con vagabundos.

“Cada patrullero tiene la indicación de recoger a todo el que aparente pernoctar en las calles. Nuestro trabajo es identificarlos y llevarlos al Centro de Protección Social, explicó el Capitán Alexander Ruiz, Jefe de Grupo de Estación del Área de Clasificación de Detenidos y Calabozo de la estación de la PNR de Centro Habana.

La Orden 9 del Ministro del Interior estipula el trato que se les debe dar a estas personas. Es cierto que se pueden ver en la calle todos los días, mas no es por falta de trabajo preventivo, la recogida se hace con sistematicidad, pero ellos insisten en la conducta y regresan a las calles, argumentó Ruiz.

La FGR juega un papel importante en el tratamiento de los problemas legales, pues muchos de ellos tienen litigios con sus viviendas y no poseen un representante legal, por lo que el organismo está en la obligación de investigar y resolver esas cuestiones. Solamente en 2018 se examinaron 120 casos de conflictos de vivienda.

Cuando la persona no tiene familiares obligados, ni más de 60 años -condición que impide su entrada a un hogar de ancianos-, la solución se complejiza, pues en La Habana no existe capacidad de albergue.

***

En otras provincias del país se han creado centros para la protección de deambulantes con similares características: Holguín, Granma y Las Tunas. Foto: Arlety Veunes Toro/Cubadebate.

Uno de los problemas de los centros de protección social en el país es que no poseen reglamento, acaba de redactarse uno que está pendiente de aprobación. La Fiscalía, en su responsabilidad de supervisar el funcionamiento, ha detectado un grupo de irregularidades, entre ellas que las personas no pueden estar allí dos años sin una solución, declaró Rita Machín, Subdirectora de Prevención Asistencia y Trabajo Social del MTSS.

Asimismo, Irina Torres, subdirectora de Prevención, Asistencia y Trabajo Social en La Habana, sostuvo que una de las principales deficiencias del programa en general tiene que ver con el exceso de morosidad en el trabajo y la falta de exigencia por parte de los responsables en los procesos de pesquisa y solución del conflicto que presenta cada caso, que en esta materia son muy diversos.

Según el asistente del Vicepresidente de Fiscalización y Control del Gobierno de La Habana, Lester Hernández, el presupuesto inicial destinado a la adaptación del centro de protección social fue de 5, 6 millones de pesos. Actualmente es más bajo, se concentra en reparación, mantenimiento y avituallamiento.

“Las Guásimas cuenta con una plantilla mínima, lo básico para el tránsito de las personas, una guardia médica y una farmacia. No hay trabajadores sociales de manera permanente, sino asistentes de pacientes, a quienes se les hace una captación y son adiestrados”, explicó Lester Hernández.

Una vez que los deambulantes llegan al centro los bañan, cambian de ropa, brindan comida y son dirigidos a la sala de clasificación, donde se determina si debe permanecer allí, mientras el trabajador social de su municipio realiza las averiguaciones pertinentes para reinsertarlo en el medio social.

A diario se recogen alrededor 30 personas, algunos entran al centro todos los días del mes, y luego de ser atendidos vuelven a irse, pues no pueden ser obligados a permanecer en él, agregó Lester Hernández.

La asistencia a este grupo vulnerable de la sociedad está fundamentada jurídicamente en el Acuerdo 1456 Comisión Económica Financiera, el Código Penal, el Código de la Familia, Decreto Ley 286 y Ley de Procedimiento Civil Administrativo Laboral y Económico.

***

Luis, 60 años, recoge la basura en varios restaurantes del Vedado, reconoce que el alcohol lo ha lanzado a la calle, lo hizo perder su familia, su casa, ahora casi nunca toma, ahora todo es más difícil.

 A veces me siento en el cine Yara, y la gente me da algo, pa' comer y eso, que es lo único que yo necesito. Una vez sufrí un ataque y las trabajadoras de allí intentaron ayudarme, llamaron a la policía, pero no me quisieron montar porque les ensuciaría el carro. Me dieron de comer y se me pasó, es que llevaba dos días sin probar nada.

Duermo todos los días en un lugar diferente para que la guagua no me recoja, a veces en la Polivalente, otras veces en 20 de mayo, al final ir a Las Guásimas es por gusto, después me vuelven a dejar en la calle.

A pesar de que Las Guásimas está diseñado para ser un centro temporal de acogida, muchos deambulantes viven allí desde que se creó la institución, y trabajan, limpian, chapean, atienden el huerto, la lavandería y reciben un salario por eso.

Los funcionarios entrevistados reconocieron las debilidades esenciales que posee el protocolo de actuación para la admisión, diagnóstico, atención y reinserción social de personas con conducta deambulante en La Habana:

  • No hay un mecanismo permanente para la recogida, pues las guaguas se limitan a tres municipios (Habana Vieja, Centro Habana y Plaza de la Revolución), solamente cuando hay grandes desplazamientos hacia Diez de Octubre o Marianao se desvían de su recorrido habitual.
  • No se ha implementado un mecanismo de detección oportuna que incluya una línea telefónica a la cual un ciudadano pueda llamar para reportar un caso.

Las historias contadas a lo largo del reportaje están basadas en hechos reales, los nombres de los deambulantes han sido cambiados para proteger su privacidad.

Notas:
[1]Extraído de “Procedimientos para la atención a las personas con conducta deambulantes en La Habana”, Consejo de la Administración Provincial Dirección de Trabajo y Seguridad Social.
[2]Un programa de reformas que inició la desinstitucionalización del hospital psiquiátrico donde se concluye que el manicomio es una institución anti terapéutica, atenta contra los derechos de la persona y es un instrumento de control y marginación social.
[3]Se instituía en el artículo 72 del Código Penal cubano. Establecían multas por estar en la calle sin ocupación.
[4] Una sala se destinaba a la atención en el hospital psiquiátrico de La Habana. Más tarde en el centro de Capdevilla se creó un espacio para atenderlos.
[5] A partir de la muerte de José María López Lledín, personaje que deambulaba por las calles habaneras, se despertó la conciencia acerca del trato social a las personas con esta conducta.
[6] Hijo de la patria: se llama a los niños amparados por el estado en hogares de acogida.
[7] Virus como el VIH SIDA, y Hepatitis C, tienen un largo período de incubación por lo que no son detectables durante los primeros meses en la sangre de los donantes.
[8] “aunque no estamos negando que la imagen de la ciudad también es importante”, aclara Ramón González.
[9] Los individuos que acumulan objetos de manera desorganizada y tienen dificultades para desprenderse de cosas sin valor padecen de trastorno por acumulación.

Se han publicado 172 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Viti dijo:

    Ante todo respeto las opiniones emitidas, considero que este es un problema que afecta a Cuba y al resto del mundo, independientemente del régimen político, social, jurídico y económico imperante, lo importante es conocer las acciones que se realizan para por lo menos intentar de darle solución o minimizar está situación, como se demuestra en este artículo, conocemos que son muchos los factores que influyen para que estas personas se desvinculen del seno familiar o de una mejor forma de vivir individual, tengamos en cuenta que debido a su condición de deambulante o indigentes (formas más comunes de identificación) no debemos ser indiferentes ni el gobierno ni la población en general.

  • V.A.U.R dijo:

    Y quien se va a ocupar de exigirle a las familias la parte que le corresponde, pues muchos de ellos tienen familiares directos que perfectamente pueden con ayuda del Estado asumir sus responsabilidades, muestren el Boulevar de la ciudad de Holguin y se asombraran de la cantidad de ellos con la mirada cómplice de las autoridades y todo el sistema de cámaras instalado en ese lugar. Realmente es un pésimo ejemplo para quienes nos visitan en el país que mas ha hecho por sus ciudadanos

  • maria dijo:

    A estas personas hay que brindarles atención en centros especializados, porque da mala impresion verlos en diferentes lugares como en la rampa donde venden perros calientes, en hoteles, etc

  • Eva dijo:

    Pues según entiendo urge perfeccionar el mecanismo y el Ministerio Trabajo y Seg Social, el MinSap, la FGR y la PNR, deben "encadenarse" y juntos organizar y enfrentar esa situación, que denigra la imagen de un país que tanto hace por su población.
    Hace poco hable del tema en el Sitio del Municipio La Lisa , sobre menesterosos que duermen alrededor del punto de venta de ron en el supermercado de 222. Me refería al horario de venta de ron que es desde las 8 de la mañana, me dieron como respuesta que es el horario de venta de "alimentos". En una ocasión uno de estos menesterosos obstaculizaba de forma agresiva la entrada al Círculo Infantil, alguien pudo llevárselo de allí dándole un poco de alcohol. Por lo visto el Municipio La Lisa no está contemplado, quizá sean menos pero deben estar controlados por los trabajadores sociales y la PNR de esa zona y analizar con todos los factores el tratamiento que llevan. En mi opinión falta trabajo preventivo. El problema no se resuelve recogiendo 30 personas diarias.
    Hace unos días camine por La Habana, disfrutando los jardines del Capitolio, el parque Central, viendo el avance de los trabajos en el Bolívar, me deprimió sin embargo el olor desagradable a orine en los portales del Museo de Arte Universal y ver que proliferan menesterosos no sólo de noche, también de día se tiran por portales y aceras. La calle ?Ojala este trabajo de las jóvenes periodistas sencibilisen a las autoridades y organismos pertinentes para tratar de revertir esta desagradable situación. Hacer cada cual lo que le toca. Pensar Cuba es el llamado de nuestro Presidente. Gracias Cuba Debate

  • Carlos (el original) dijo:

    Muy sensible el tema tratado. Tiene una muy profunda connotación en nuestra sociedad y en el mundo, ya que nuestro país es uno de los que más aboga y hace por los derechos humanos y en virtud por la protección y bienestar del pueblo. Creo que todo lo que se haga en este sentido será siempre bien acogido por todos, pues nada más importante que la vida y la salud. Nadie quiere, por origen, estar en las condiciones que se mencionan en el trabajo periodístico; nadie quiere enfermarse “así porque sí”, todo tiene una causa que originan los efectos descritos. Es la familia, en primer orden, los encargados de velar por el bienestar de sus miembros, sobre todo, de los más vulnerables mental y físicamente y evitar enajenarlos por conductas o comportamientos que, para los que están aptos, resultan inadecuadas o reprochables. En segundo lugar está el Estado el que, representado por sus Instituciones y Organismos y conjuntamente con la familia, tiene la responsabilidad de brindar todo el apoyo y atención necesaria a las personas con las características que se mencionan. Pienso que, como mismo se invierte en obras para el desarrollo económico y social del país, se puede generar inversiones para incrementar las instituciones de salud mental en todas las provincias y fortalecer los existentes tanto en sus condiciones generales como en el personal.

  • olga dijo:

    duelen muchos estos testimonios pero ya era necesario que se toque tan delicado tema pues cada dia aumentan mas las personas deambulantes personas que necesitan ayuda y no se les puede dar la espalda

  • MARTICA dijo:

    Buen trabajo, del tema de la labor que se realiza en La Habana había escuchado hablar , y pese a las debilidades que persisten , no deja de ser un trabajo humanitario y que se necesita por parte de quienes viven en esta situación, pero me pregunto, y las familias de estas personas, que responsabilidad tienen con su cuidado, como se involucran, como se exige a los hijos, a los padres , a los hermanos, seria bueno hacer un articulo refiriéndose a esa responsabilidad. Agrego ademas que pese a las limitaciones que tenemos , debe valorarse, aunque sea una vez al mes, extender el recorrido de el ómnibus hacia Guanabo, donde pernoctan con frecuencia en parques y portales personas con estos hábitos, justo esta mañana en el parque conocido como Los Caballitos, habían dos, un hombre y una mujer , que llevan varios días allí, y es muy común en la zona.

    • Lissette Ftes dijo:

      Según leí en un artículo del 2016, hay 4 centros del mismo tipo en el país.

  • ZG dijo:

    Primero,

    Gracias a los periodistas por abordar este tema con tanto humanismo.
    Gracias a los lectores por tan buenos y piadosos comentarios.
    Gracias a Fidel por hacernos tan solidarios.
    Gracias a esos heroícos trabajadores por tan humana labor.

  • pillo dijo:

    B.D saludos

    Es un tema muy complejo socialmente.todo depende mas de la voluntan humana para evitar la exclusion de estas personas.conosco de soluciones familiares con ayuda de los consejos populares aca en mi provincia. donde familiares en primera o segunda linea de consanguinidad se han visto afectados y solidariamente reciben ayuda de la comunidad incluido los medicos y enfermeras de consultorios que poseen casos en sus terrenos de control sobre familias que han hecho de habitaciones en sus viviendas verdaderos refugios de control con acceso limitado de entrada y salida de personas afectadas por estas razones y los mantienen correctamente dentro de los paramentros de alimentacion e higiene.es dificil dentro de una familia, pero tambien lo es para la sociedad la cual debe evitar la exclusion a todo costo.

  • Ing. Arley Crespo Izquierdo dijo:

    Excelente artículo. Ya era hora que se hablara de este tema tan sensible. Esto es algo que siempre se ha criticado del capitalismo y no debería existir en nuestra sociedad. Tengo 43 años y no recuerdo haber visto a nadie en mi niñez viviendo en esas condiciones. Esto hay que combatirlo para erradicarlo en nuestro país.

    • Lissette Ftes dijo:

      Dónde vives?Eso siempre ha existido, no tan masiva como en el capitalismo pero si existe porque desde niña y soy mayor que tu,los estoy viendo.
      En La Habana existía un deambulante famoso que apodaba Caballero de Paris lo que en aquel tiempo no existía el centro.

    • sachiel dijo:

      Arley, su niñez donde fue? Nunca viajó a la parte céntrica de la Habana, ni conoció al Caballero de Paris..? Como él ninguno, pero era esto mismo que se describe aquí: menesteroso, deambulante, sin techo, etc, etc, y recibia todas las atenciones del mundo.

      Qué no habian otros deambulantes e indigentes en los 60, 70, 80, aquí y en otras partes? Bueno, usted fue bien protegido por su familia, o su candidez no le permitia ver o identificar esas cosas, de la manera en que lo puede hacer ahora. Ahora, eso no era un fenómeno tan habitual como hoy, donde todo resalta..

  • El combatiente dijo:

    Buen articulo al reflejar una realidad que vemos y en ocasiones no conocemos sus causas, la situación expuesta es un tema muy complejo y a mi consideración dificil de erradicar de forma total, porque como expresan los autores no puedes obligar a las personas a estar en su casa ni hay condiciones para recluirlas de forma permanente en la instalación de las Guasimas, sin tener en cuenta además que algunos de los deambulantes pueden tener problemas mentales o son alcoholicos sin solución.

    Debia valorarse por un comisión similar a la de prevención y atención social que incluya tambien la familia de los afectados si existiera, con el objetivo de realizar un estudio de como enfrentar dicha situación e incorporar de ser posible algunos de ellos a la sociedad, como expresan en las Guasimas hay varios de ellos que trabajan y son remunerados.

  • pitufina dijo:

    Es cierto que es muy buen artículo y definitivamente no es a lo que estamos acostumbrados a leer en sitios como cubadebate y que me parce que esta siendo el lugar para publicaciones como estas que muestran realmente situaciones que se vea a diario y que todos agradecemos que se toquen, gracias por mostrar directamente a la sociedad en todas sus aristas. Ahora esta situación de las personas que deambulan es cierto que debería tener un poco más de atención por parte de los gobiernos y me refiero a l del municipio y la provincia y hay algo que es más preocupante y son los propios comentarios de estas personas que han sido llevadas a este lugar, sus testimonios dicen mucho de un lugar que debe darles una atención y que aparentemente no se les da como es debido y además no creo que el mecanismo esté funcionando de forma correcta o es posible que no sea el mecanismo más acertado para tratar de resolver una situación que no se corresponde con nuestro sistema socialista, además esta situación no es solamente en la capital me parece que es general en todo el país por lo que realmente se deben tomar medidas que realmente ayuden y crear un grupo multidisciplinariomás amplio para un mejor análisis y una mejor forma de tratamiento porque estas personas aunque lo nieguen necisitan muchísima ayuda.

    • sachiel dijo:

      Pitufina, en el primer comentario a este articulo inserte otro, donde ponia los links de varios articulos similares de nuestra prensa de hace años (no se ha publicado todavia el comentario), y dije que no es la primera vez que se toca el tema, ni siquiera aqui en Cubadebate, al igual que otras "novedades"que salen ahora de manos de jovenes periodistas recien graduados o en aprendizaje, como pueden ser Zoonosis, la Vivienda, el Transporte público, el antisocialismo, etc. Ah, que se le quiera dar un enfoque más crudo o menos crudo, eso ya es otra cosa, por ejemplo, fotos pudieran haber cientos de este mismo tema, pero tambien puede o no ser un problema con la privacidad de esas mismas personas a las cuales no se les da el nombre real...

  • Jose10 dijo:

    Muy buen artículo, considero que eso es lo que esperamos y necesitamos de nuestros periodistas. Una vez más, Felicidades a Cubadebate!!.
    Ahora queda seguir trabajando para intentar mejorar la situación de estas personas tan vulnerables.
    Buenos días a todos

  • vangelys dijo:

    Es un articulo necesario.........que nos debiamos en mucho tiempo.......algo que nos duele a diario al verlos......¨ojala¨ sensibilice a las personas que puedan dar la vuelta de 360 grados a la vida de estas personas......gracias por el articulo.....

  • Mercedes del Risco Cabrera dijo:

    FELICITO AL COLECTIVO DE ESTUDIANTES DE PERIODISMO, SENSIBLE E INTERESANTE ARTÍCULO.
    Arlety Veunes Toros, Adalina Hernández Urquiola, Anh Thu Nguyen, Thalía Alfonso

  • Di dijo:

    He leido el articulo casi sin respirar... muy delicado y sensible tema.

  • odalys dijo:

    Historias muy conmovedoras, no sabia que existia este tipo de preocupacion por estas personas, lo veo muy bien, es de muy mal gusto caminar por las calles y encontrarse estas personas tiradas en las calles, da muy mala imagen, pero ademas es inhumano, pienso que eso en primer lugar le compete a la familia, Felicidades y fue muy bueno publicar el trabajo que se hace con estas personas que realmente muchos no lo conociamos.

  • Veronica dijo:

    Felicidades futuros periodistas, este es un tema que no se saca mucho a la luz, es verdad que es una tarea pendiente, pero ya se dan pasos para mejorar el proceso y este artículo es la 1ra puerta que se abre por la cual espero que muchos de los que estan en el nivel de exigir y controlar tomen las medidas pertinentes para quelos números de esa tabla sigan bajando, soy santiaguera y a veces los veo dambular por nuestro hermoso boulevar de las Enramadas, pero como bien dicen ellos conocen los horarios de los policias y los trabajadores sociales y salen huyendo o se esconden, aunque la perseverancia de las autoridades ha logrado disminuir la presencia de estos en esta zona tan linda de mi ciudad

  • Madelin dijo:

    Muy de acuerdo con este artículo, pues por primera vez lo veo como una ocupación de un problema que tiene la sociedad del cual no tan solo debemos preocuparnos. penso que la famailia tiene mucha responsabilidad en no permitir que algún familiar diambule, sin embargo en ocasiones sabemos que se fugan del hogar porque está dementes, pero existen otros que si no tienen familias que lo representen lo mejor es incorporarlos a una institución y en en dependencia de su salud proporcionarle labores para que sean útiles a la sociedad, lo que si es no entiendo es que aunque sea un mal extendido por el mundo que personas enferma están mendigando en las calles. Ojalá podamos darle alguna solución.

  • Cadillac dijo:

    muchas de estas personas son alcoholicos que andan como quiera y a pesar de los esfuerzos de su familia, no regresan a esta y prefieren o estan en una vida de semi abandono

    • sachiel dijo:

      Quien permitió que hace varias semanas un aparente loco se paseara desnudo y desgreñado por toda la Virgen del Camino, entre burlas, miradas y celulares, el Estado..? No me parece... Ni la familia los quiere, ni nadie se hará cargo por compasión de otro problema más, todo va a parar a papá Estado...

  • anubis alfonso alba dijo:

    Gracias x mostrar la dura realidad d mi pais estas cosas existen desde antaño en todos los paises del mundo, creo y es mi modesta opinion q una de las causas mas fuertes para q estas personas terminen asi es el alcoholismo tan granxe q sufre esta sociedad y se muy bien d lo q hablo en verdad se d eso y mucho, el gobierno d mi pais deve hacer mas mucho mas x combatir el alcoholismo tan grande q hoy padesemos lo primero seria acabar d reconocer el indice tan pero gan grande d alcoholicos q tenemos ahoramismo en la sociedad y dar a conocer todas las herramientas q se puedan tener para combatirlo.reitero las gracias x el articulo nunca pense q leer halgo asi pero de q existe es real.

  • Rodney dijo:

    Felicidades a Cubadebate por hablar de este delicado tema... Como explican los periodistas muy difícil de resolver. Lo que si es inaudito las historias narradas de insensibilidad institucional! A veces quisiera que mandáramos a los burócratas a sus casas, con salarios completos, no importa, ahí hacen menos daño, a la economía y a nuestra sociedad #BurocratasGoHome

  • Elaine Sesa dijo:

    Impresionante este artículo, felicito a los periodistas que participaron en su elaboración. Para nuestras autoridades, ojo con este tema, hay que trabajar duro para evitar la proliferación de estos lamentables casos. Nuestro país ha trabajado mucho por el bienestar social de todos, sin distinción ni discriminación y eso hay que preservarlo. Y para aquellos inescrupulosos capaces de vender lo que le corresponde a los deambulantes, deben tomarse medidas muy severas.

  • Noel dijo:

    Es un fenómeno que nos afecta a todos y todos estamos involucrados en este de cierta manera, hay que buscarle una solución urgente a esto, es feo, denigrante, muy triste, es decepcionate ver que estamos luchando dia a dia por sacar este pais adelante y exista este fenómeno, aquí en Cienfuegos, hay personas tambien que viven en las calles, no sé que tratamiento les dán pero no les veo solución, los veo a diario por zonas con afluencia de público, por el boulevard, por el Paseo del Prado, espero las autoridades o a quien corresponda tomen cartas en el asunto porque se está llenado la ciudad de este tipo de personas y no es agradable estar mostrando a nuestro visitantes y a la gente que habitamos este pedacito de Cuba una imagen que no se corresponde con nuestro sistema social de igualdad y equidad. Ademas me dule ver esto ya que hay muchos que son personas de la tercera edad y otros más jovenes pero se les ve que son desadaptados sociales ya sea por enfermedades asociadas a problemas psicológicos o alcoholismo, no hay distinción de sexo, lo mismo hay mujeres que hombres. Todos los vemos a diario y no se hace nada. Muchas veces les doy dinero pero no sé si los ayudo o los estoy premiando a que sigan así, es difícil y me siento mal por eso. Propongo si no hay fondos para crear un lugar de acogida para esas personas que por los centros de trabajo se recoja dinero o artículos para enviar a un sitio destinadoa la atención de estas personas, los cubanos somos solidarios, y en las casas siempre tenemos algo que podamos donar para ayudar. Gracias por este espacio por darnos la oportunidad de opinar y dar nuestras sugerencias. TODO por el bienestar de TODOS....

  • yeni Macias dijo:

    Esto es lo que se llama "a camisa quitá"....y ahora les toca, a los que pueden y deben, tomar medidas con ciertas denuncias que se han hecho en este trabajo. Felicidades a los periodistas.

  • susana dijo:

    Muy bueno el artículo, en todas las sociedades existen mendigos y callejeros, muchos eligen ese tipo de vida y se sienten bien asi,a otros los lleva el alcohol o problemas siquiatricos, pero muy buena la investigacion, felicidades para los periodistas, como hemos avanzado.

  • Isazkún dijo:

    Maravilloso el trabajo periodístico de ese equipo, coincido en que es un tema delicado, pero debe ser tratado y conocido por todos,vivo en La Habana Vieja y esa situación se hace habitual, pero no por eso es menos dolorosa.
    Quisiera que tambien lean un trabajo que salió en la revista Bohemia sobre el abandono y el abuso de los animales afectivos, que todos podemos ver en las calles de nuestra Habana y no hay leyes para su protección. Alguien dijo por ahí que ¨no había nada que denotara más la miseria de un lugar que las personas y los animales abandonados en las calles a su suerte¨. Espero que entre todos podamos lograr cambiar esta situación.
    Mil gracias a los periodistas por esos artículos

  • Vater dijo:

    Un tema triste y muy complejo, pero aunque nos duela, hay que sacarlo a la luz de los medios para promover un debate serio y profundo de este problema. Cierto, es un problema mundial, los he visto pulular en muchas ciudades de varios paises, y su número aumenta debido a las políticas migratorias, pero eso no es consuelo, sería de tontos. Creo que si alguna sociedad esta preparada, en todos los sentidos, para avanzar soluciones a este mal es la nuestra. Se hacen cosas, se intentan soluciones, pero el problema crece y se torna más dificil de manejar. Hacen falta recursos, inteligencia y, sobre todo amor y solidaridad.

  • Palax dijo:

    Muy buen artículo.

  • Oscar dijo:

    No voy a hablar sobre el contenido del artículo pues otros lo han hecho, pero si voy a felicitar a Cubadebate por la clase magistral de "periodismo de trinchera" que nos da diariamente. Es el periodismo que nos pedía Fidel y que nos demanda hoy Díaz Canel. Coger el toro por los cuernos y contar, pero más que nada explicar u combatir cuando sea necesario, lo que todos vemos a diario. Gracias

Se han publicado 172 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Arlety Veunes Toros, Adalina Hernández Urquiola, Anh Thu Nguyen, Thalía Alfonso

Estudiantes de Periodismo en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.

Vea también