- Cubadebate - http://www.cubadebate.cu -

“¿Qué tiene Van Van que sigue ahí?” (+Fotos)

Los Van Van durante el concierto Por Siempre Formell. Foto: Ariel Cecilio Lemus/ Cubadebate/ Granma.

Este lunes quedó respondida la interrogante que desde hace cinco décadas está intrínseca en el pueblo cubano: “¿Qué tiene Van Van que sigue ahí?”

La respuesta fue confirmada con creces en el concierto “Por siempre Formell”. No fueron cientos de personas, sino miles los que se reunieron para disfrutar la música de una orquesta que además de talento, tiene a todo un pueblo apoyándolos y amándolos.

Esa ha sido una de las clave de su éxito, además de su ritmo, sa­brosura, picardía y cubanía, por eso, el buque insigne de la música popular, sigue ahí.

Otra, es contar con la batuta de Juan Formell, un maquinista que supo llevar el tren a estación segura y convertirlo en una marca de Cuba y de su cultura en el mundo. A este músico, bajista, compositor y arreglista fue dedicado el Primer Festival Internacional de la Timba, que cerró la víspera con un mega concierto en gran parte de la avenida 23, de esta capital.

La apertura del concierto quedó a cargo de La Colmenita, quienes desde hace años homenajean a Juan Formell. Canciones  como Eso que anda, Somos cubanos, Hoy mi Habana, Mata siguaraña y A bailar el toca toca, fueron complementadas con la alegría y jovialidad de estos niños.

Seguido, orquestas de primera línea de Cuba se dieron cita para homenajear a un hombre que fue ejemplo de profesionalidad y humanismo para todos aquellos que han dedicado su vida a defender las raíces sonoras de la Mayor de las Antillas.

Adalberto Álvarez y su Son, Leonel Limonta y Azúcar Negra, Giraldo Piloto y Klimax, NG la Banda, Maykel Blanco y su Salsa Mayor, Pupy y los que Son Son, Alian Pérez y su Banda, Pablo FG y su Élite, El Niño y la Verdad e Issac Delgado y su Orquesta, dedicaron poco más de media hora cada uno, a mostrar cómo son dignos herederos o mejor dicho, continuadores del legado de Los Van Van.

La ocasión fue propicia para que autoridades de la capital entregarán a la orquesta homenajeada la placa “500 aniversario”, por toda su contribución a la cultura de una ciudad que festeja cinco décadas de vida.

El concierto inicialmente estaba previsto para el pasado sábado y por las inclemencias del tiempo no se pudo realizar. No obstante, sin deslegitimar  el hecho de celebrar un festival que homenajea a la timba y a Formell, cabría preguntarse cuan atinado resultó celebrar el concierto precisamente un lunes.

Además, otros problemas técnicos, como el audio y el montaje de los dos escenarios, propició demoras entre las presentaciones de cada agrupación, y el espectáculo previsto hasta la una de la mañana concluyó cercano a las tres.

Sin embargo, estas pequeñas manchas no dañaron lo que fue una ocasión única, una oportunidad de oro para disfrutar de lo que más vale y brilla de la música popular. Los Van Van cerraron la noche como era de esperar, liderados por Samuel Formell, fiel continuador del legado de su padre.

En sus voces e instrumentos interpretaron temas clásicos de la agrupación que conforman una discografía que ostenta importantes galardones a nivel nacional e internacional.  Por eso Los Van Van siguen ahí y seguirán mucho tiempo, porque personas de diferentes géneros bailan al compás de su songo, porque no existe bailador que no los conozca y sobre todo porque suenan a Cuba y suenan a su gente.