- Cubadebate - http://www.cubadebate.cu -

Patricia Villegas: “Nacimos con el viento a favor y somos más importantes con el viento en contra”

Patricia Villegas, presidenta de Telesur.

La televisora multinacional que puso de cabeza el mapa mediático, bajo el pegajoso lema “Nuestro norte es el sur”, cumple 14 años este 24 de julio. Patricia Villegas, una de las jóvenes fundadoras de Telesur es hoy su Presidenta. De paso por La Habana, conversó con nuestro programa La luz de la memoria sobre aquellos primeros y deslumbrantes días y también de las horas desafiantes de hoy. La próxima semana tendremos la entrevista completa en Radio Rebelde y en Cubadebate. Hoy sólo adelantamos los primeros minutos de charla, como regalo de cumpleaños.

Empecé preguntándole  si no eran en realidad los 15 de Telesur, pues recuerdo que ya en 2004 había compañeros nuestros colaborando con su nacimiento.

“Es que hubo  meses de trabajo previo, lo que llamamos trabajo de mesa. Los primeros  profesionales convocados para hacerla llegaron a Caracas meses antes de la salida al aire y empezaron a diseñar un canal que era un sueño de Fidel y de Chávez.

“Los sueños de esos dos hombres gigantes, eran demasiado grandes y había que aterrizarlos, ponerlos en proyecto con tiempos de ejecución, lo que fue haciéndose real, no el día de su señal inaugural, sino años después.

“¿Cuándo nace realmente Telesur, el que conocemos, el que hace fisuras en el relato hegemónico? Nace en el año 2009. Es decir, nace oficialmente en 2005, pero sólo hasta 2009 nace periodísticamente, encuentra un lugar y es con la cobertura del golpe de estado en Honduras.

—En las imágenes históricas de la trasmisión inaugural, ella es una de las protagonistas del lado de los periodistas. Conversando, junto a su colega brasileño Beto Almeida, con el Comandante Hugo Chávez, vía telefónica, enseguida se convirtió en un referente del nuevo canal.

“Fue muy emocionante, pero realmente en ese momento de mi vida, yo no tenía claridad, ni personal ni profesionalmente, sobre lo que estaba haciendo y de lo que iba a significar para  mí como mujer, como periodista, estar en este proyecto y vincularlo a mi proyecto de vida.

“Telesur es muy importante para mí en lo personal. No es un trabajo. Muchos de nosotros, en estos años, lo hemos incorporado como una razón de ser. El lugar donde realmente encontramos la posibilidad de luchar y hacer cosas concretas porque el mundo sea diferente.

“Y en ese escenario de 2005 estaba el Comandante Chávez llamando por teléfono y diciendo: “Ha nacido Telesur. Ha nacido la niña bonita de la integración”.

“Yo no podía creer…Estaba él hablando por teléfono, desde una mesa, rodeado de la intelectualidad progresista de izquierda, no sólo de América Latina, sino del mundo…

“Solo muchos años después nacería Telesur en inglés, pero ya en ese momento, el proyecto estaba concebido para ser un canal que hablara en varios idiomas.

“Y ese instante le posibilitó a América Latina y el Caribe, construir un medio propio, construir una voz propia. Narrarse, en años de transformaciones profundas y narrarse incluso en estos años de regreso de gobiernos de derecha a nuestros países, que necesitaban estar allí para contar. Para contar la represión. Para contar las violaciones sistemáticas de los derechos humanos. Cosas con las que no contaron nuestros compañeros de lucha en los años 70 en la Argentina o en el Brasil de la dictadura…

“En estos tiempos, nosotros tenemos un Telesur que está denunciando ese retorno de las violaciones sistemáticas, no solamente la violación convencional de los derechos humanos, sino a la violación sistemática de los derechos sociales alcanzados en la década anterior en nuestra región.

“Así que, no solamente nacimos en un momento de viento a favor sino que somos más importante en los momentos de vientos en contra para los derechos de  las grandes mayorías en nuestra región.

“Han pasado 14 años y puede decirse que 14 años en la vida de una persona no son muchos. Pero han sido 14 años de intensísimo trabajo, de experiencias y aprendizajes extraordinarios. La senadora colombiana Piedad Córdoba, gran amiga de Cuba, de Venezuela y de Telesur (y mía por fortuna) –creadora del programa “Causa justa” del que nació la fundación del mismo nombre-, dijo en una de las capacitaciones que hacemos en la sede en Caracas que “Estar en Telesur es un honor que cuesta”. Y  nos ha costado. Pero es un honor.

—Pero, ¿quién era y qué hacía Patricia en el momento que llega al canal? ¿Por qué afirma que ni siquiera comprendía enteramente lo que era Telesur?

“Vivía en Cali, en Colombia. Allí tenía un programa muy popular en la televisión (Telepacífico), de mi región y  tenía un programa de radio en una emisora universitaria. Siempre tratando mucho de hacer noticias, de contar la realidad de mi país, un país azotado por la guerra.

“Tenía una gran sensibilidad acerca del fenómeno del desplazamiento y de la desaparición, que sigue siendo un fenómeno no narrado y no contado.

“Tenía enormes preocupaciones por la forma en cómo se narraba el conflicto en Colombia, que no se narraba como un conflicto sino como una guerra, donde el relato era: hoy se dan de baja tantas personas…tatata, hay enfrentamientos entre tal y tal…y no se explicaban las razones, el por qué llevábamos tantos años enfrentándonos unos contra otros.

“Yo venía de una ciudad que había sufrido secuestros masivos, que había sufrido las retenciones de los diputados de la Asamblea departamental el mismo día que le daban el golpe de estado al Comandante Chávez. Venía de una familia echada para adelante, de una mamá que había sacado a sus 3 hijos sola, porque mi familia es también víctima de la violencia colombiana y nos habíamos quedado sin la presencia física de mi papá, muerto en la espiral de esa violencia y tenía muchas ganas y muchas ilusiones de saber qué era esto de Telesur y cómo se hacía.

“Recuerdo, además, que cuando yo llegué sólo faltaban 15 días para que saliera la señal inaugural y me dice alguien: “¿Ud. está segura?, pero no vaya a tener miedo”. Yo digo: “por qué”, antes de llegar a la oficina y me dice: “Bueno, porque realmente no hay nada”. Yo no tenía ni idea de que no había nada hecho, ni nada armado, ni nada prácticamente escrito, cuando decidí dejar esa vida que en Cali y salí  para Caracas sin conocerla, con un par de maletas, muchas ilusiones y, claro, mucha incertidumbre.

“Hoy me alegra tremendamente haber tomado esa decisión, a pesar de que han sido años muy duros. Cuando llegué a esa oficina que no tenía ni paredes, el proyecto de Telesur estaba apenas escrito en una hoja de papel.

“Y empezamos a soñar y  hacer, hacer y hacer.  Creo que lo más importante es que lo hicimos. Tantos y tantas han escrito sobre la comunicación necesaria, sobre la comunicación alternativa, sobre la necesidad de que tengamos voz propia, de  que hablemos el mismo idioma. Pero no se había hecho  un instrumento tan poderoso, de tanto impacto, que le llegara realmente a los usuarios en el planeta, desde nuestra región.

“Eso es lo más importante. En el camino hemos cometido errores, fallas, es imperfecto y  todavía nos faltan un montón de cosas, sin dudas, pero lo hicimos.  Telesur existe. Es una realidad. Está ahí y en momentos cruciales de la historia de América Latina, en estos 14 años, otra historia se hubiera contado si no hubiera estado un periodista valiente de Telesur para narrarlo.”