Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Los niños de Chernóbil en Cuba: Una historia no contada (I)

| 70

Niños en el hospital pediátrico Juan Manuel Márquez, de La Habana. Foto: Juventud Rebelde/ Archivo.

Un día de 2011, la creadora visual peruana Sonia Cunliffe visitó el balneario de Tarará. Llamó su atención niños calvitos bañándose en la playa. Preguntó quiénes eran y le respondieron: los niños de Chernóbil. Ella quedó impactada, pero en aquel entonces no supo nada más.

Luego en 2015, el azar hizo que nos conociéramos y me preguntó si yo conocía sobre aquella historia. Le referí lo que guardaba en mi memoria. Ella insistió en querer hacer una exposición sobre el tema y me pidió colaborar con la investigación. Dudosa acepté. Hoy le agradezco infinitamente.

Mi hermano médico me dio el primer contacto: el Doctor Julio Medina y él me condujo a otros médicos, pacientes traductores, centros de investigación, Centro de Higiene de las Radiaciones de Cuba y hospitales; los archivos de los periódicos Granma y Juventud Rebelde me abrieron las cajas y los diarios; colegas me entregaron archivos fílmicos y así de puerta en puerta y durante un año completé la investigación que sirvió de base al proyecto de exposición que ha tenido éxito en más de un país; una de las experiencias profesionales más hermosas de mi vida.

Aquí comienza la historia…

El Dr. Carlos Dotres, director del hospital William Soler en 1990.

Algunos años después de la explosión del cuarto reactor de la Central electronuclear de Chernóbil, la entonces URSS solicitaba al mundo auxilio para atenuar la huella de la explosión nuclear en su población, fundamentalmente infantil. Cuba mostró su disposición inmediata. Sin embargo, no fue así en muchos países del mundo desarrollado, cuya ayuda fue generalmente exigua comparada con la demanda y urgencia de la catástrofe.

Un día de 1989, el entonces Secretario General del Komsomol o Juventud Comunista en Ucrania, Anatoli Matvienko, en una recepción oficial se dirigió al Cónsul cubano Sergio López y le mostró su preocupación por el estado de los niños ucranianos después del accidente nuclear de Chernóbil.

Contó Lilia Pilitay en La Habana al periodista Julio Morejón de Juventud Rebelde (hay que decir, que hasta donde sabemos, Lilia Pilitay sigue siendo una leal amiga de Cuba y partidaria de reabrir el programa humanitario) que luego de las consultas con la dirección del país, con Fidel específicamente por la delicada tarea, inmediatamente se desencadenó todo el proceso de lo que después sería el programa humanitario. De hecho, por la rápida gestión de Sergio, en el Komsomol ucraniano se hizo popular la frase “Trabajen como Sergio”.

Y según narra el Dr. Julio Medina, quien fuera director del programa en la mayoría de los 21 años de su duración, el Ministerio de Salud Pública de Cuba creó una comisión de especialistas en hematología, oncología, endocrinología, clínicos y otras especialidades, que envía a Ucrania. Una vez allí, en contacto con las autoridades de salud de ese país y con la ayuda del Komsomol, los médicos comienzan la exploración de la situación, organizan consultas y emprenden el trabajo en el terreno con los pacientes que necesitaban atención médica urgente. Se seleccionan los más enfermos, el primer grupo.

Así se organiza el primer vuelo a Cuba de 139 niños, muy enfermos, fundamentalmente de problemas oncohemtológicos. Llegan a La Habana el 29 de marzo de 1990 a las 8 y 46 de la noche en un vuelo de Aeroflot. El propio Fidel los recibió en la escalerilla del avión y ya estaban preparados los hospitales pediátricos Juan Manuel Márquez, William Soler y el Instituto de Hematología para recibirlos.

Esa misma noche da inicio la preparación de un programa que fuera capaz de atender al mismo tiempo a miles de niños y niñas de las regiones más afectadas en Rusia, Bielorusia y Ucrania.

En el aeropuerto, Fidel recibe a los niños el 29 de marzo de 1990. Foto: Granma/ Archivo.

¿Cómo se organizó el programa para la atención en Cuba de los niños de Chernóbil?

En 1990 el Doctor Carlos Dotres era el director del hospital pediátrico William Soler. Cuando la epidemia del dengue hemorrágico ocurrido en Cuba en 1981, que tuvo un elevado impacto en la población infantil, Dotres colaboró de manera decisiva a la organización de un programa de atención masiva a los niños y niñas víctimas de la epidemia.

En la ciudad de los Pioneros José Martí de Tarará se atendieron 75 mil niñas y niños cubanos con el propósito de suministrarles tratamientos inmulógicos con interferón. A partir de esta experiencia, se le pide al Dr. Dotres su contribución a la creación de un programa integral que fuera capaz de atender a 10 mil niños y niñas impactados por el accidente nuclear de Chernóbil, en el mismo Balneario de Tarará al este de La Habana.

Para la creación del programa se tuvo en cuenta no solo a las niñas y niños enfermos, sino su presencia en lugares contaminados con impactos notables en el agua, los alimentos y el medio ambiente en general. Tres repúblicas de la antigua URSS fueron las más afectadas por su cercanía a la zona de la catástrofe: Rusia, Bielorrusia y Ucrania; fundamentalmente esta última, con la característica de que había poco yodo en el agua que consumía su población.

De este modo, las tiroides – sobre todo en la población infantil- eran glándulas ávidas de consumo del yodo radioactivo liberado al ambiente por la explosión nuclear.  Así se prevé que enfermedades derivadas de las tiroides serían las de mayor incidencia a lo largo de los años. La atención posterior confirmó esta aseveración médica.

Desde este punto de partida, equipos interdisciplinares cubanos comenzaron a estudiar e investigar sobre un tema del que Cuba no tenía experiencia. Entre los elementos conclusivos para la atención a esos pacientes estuvo el hecho de que si le lograba sacar a la población de un medio contaminado a un medio limpio, el organismo tenía posibilidades de recuperarse de manera más rápida.

El Doctor Carlos Dotres, quien entre 1995 y 2002 fuera Ministro de Salud Pública de Cuba,  confirma que el programa se elabora con dos objetivos generales: tratar a los niños y niñas enfermas como consecuencia de la catástrofe y, a su vez, traer niños y niñas a un área limpia que pudieran ser observados y estudiados para ofrecer un diseño de atención que diera lugar a seguimiento médico en sus países de origen.

El programa se trazó, además, otros objetivos como caracterizar clínicamente a todos los niños y niñas; se clasificaban desde el sitio de donde provenían por médicos cubanos y de los países involucrados. Se dividieron en cuatro grupos: los muy enfermos que venían directamente a los hospitales e institutos médicos y de investigación. Un segundo grupo tenía en cuenta el impacto psicológico elevado que derivó en enfermedades llamadas psicosomáticas como soriasis, alopecia y otras. El tercer grupo no presentaba síntomas complejos y el cuarto grupo estaba clasificado como de niños y niñas relativamente sanos.

En un principio, en Tarará se crearon condiciones de camas hospitalarias para 350 niños y niñas. Se establecieron áreas especializadas de acuerdo con las enfermedades que presentaban y médicos y enfermeras permanecían con ellos de manera permanente.

Se diseñaron también servicios estomatológicos especializados a partir de hipótesis sobre la incidencia de las radiaciones en la proliferación de caries y otras enfermedades bucales; un alto índice de niños y niñas presentaba caries. A todos se les midieron las radiaciones con que llegaban en el Centro de Higiene de las Radiaciones de Cuba y luego de los resultados se determinaba si había que realizar estudios genéticos.

En Tarará se creó un sector para los niños y niñas que requerían de tratamiento de histoterapia placentaria para la caída del cabello y la soriasis, que dirigió directamente el Dr. Carlos Manuel Miyares Cao, creador de una veintena de productos para atender estas patologías y otras como el vitiligo a partir de la placenta humana. A los niños y niñas se les implementó, además, un programa de atención psicológica.

En cada grupo que llegaba venían médicos y maestros de sus países pues en Tarará se organizaron también las condiciones para que continuaran estudios. Por cada diez o quince niños venía un guía y a los más enfermos les acompañaba su madre o padre.

Cercano a los hospitales donde permanecían internados los más enfermos, se acondicionaron viviendas para que sus familiares permanecieran cerca; sobre todo aquellos que continuaron hospitalizados por largos periodos, incluso años. Este programa tuvo diferentes etapas y se concibió y realizó por 21 años de manera gratuita.

Comedor en Tarará, niños de Chernóbil. Foto Liborio Noval Foto: Granma/ Archivo.

Niños de Chernóbil en casa en Tarará. Foto: Livorio Noval. Foto: Granma/ Cubadebate.

Centro de atención de Histoterapia placentaria en Tarará. Foto: Granma/ Archivo.

Documentos extraviados: Niños de Chernóbil en Cuba

(Tomado de Cubaperiodistas)

Se han publicado 70 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Cr7 dijo:

    Es una lastima que se dejaran perden gran parte de esas casas en tarara, la mayoria estan destruidas y muchas en buen estado abitadas por la vejetación, gran parte de esas ectructuras e inmuebles quedaron en el olvido de nuestro pais, por que no repararlas y ponerla a dispocición del pueblo seria una obcion para muchos en el verano pero nada, invertimos millones en nuevos hoteles que la mayoria de los cubanos no podemos ni soñar en visitar y dejamos un lugar como este a un lado y al olvido.

    • pupi dijo:

      Mejore su ortografia

  • roca dijo:

    Es lo menos que se podía hacer por ellos. La URSS lo hizo igual por nosotros.

  • David Rodríguez Sánchez-Galarraga dijo:

    Gracias, profe, por continuar regalándonos desde el buen periodismo, historias tan conmovedoras como esta.

  • sasy dijo:

    Habanera, que tiene Ud, en el cerebro o nunca fue a la escuela pues parece indicar que no sabe que es la energía nuclear, como es posible que Ud, pida que se haga una película, unas aventuras infantiles, que se haga series de ficción en base a hechos reales, tan dramáticos donde perdieron la vida tantas personas, tantos niños que aun a pesar de los años siguen padeciendo de todos tipo de enfermedades producto a los radiaciones, existen muchos documentales sobre este hecho tan desgarrador, ahora le pregunto le gustaría ver a un hijo o a cualquier familiar ese estado tan dramático y como agonizaba tanto niños, jóvenes y ancianos en una serie infantil, que horror, si le gusta las películas de terror, búscalas en otro lugar

  • Liz dijo:

    Que extraordinario, es saber que hay personas agradecidas, esto me hace recordar que doné unas vacaciones estando en la universidad para ayudar en Tarará, trabajé como apoyo, por el día los llevavamos a la playa y después atendía en el comedor, hasta que terminara el horario de comida. Realmente eso fue maravilloso. Al igal que yo hubo muchos jóvenes que donabamos las vacaciones y fue sin dudas la mejor decisión. Porque era voluntario, pero tan gratificante que los meses se nos fueron volando, y si teníamos que repetirlo lo hubieramos hecho con mucho amor. La generosidad y la capacidad de amar de nuestro Comandante no tenía límite. Ha sido una de las mejores cosas que he hecho.

    • Luis Neave dijo:

      Es correcto muy gratificante para los que participaron cómo voluntarios. Este es otro argumento más en favor de la capacidad de planeación cubana.

  • Lector dijo:

    Vean la serie de HBO que esta muy buena.

  • Jorge dijo:

    Hola, soy médico, me asombra como se ha llevado el tema de la catástrofe de Chernóbil, tema que hacía años no escuchaba hasta la dichosa serie de HBO que por no abordar a Cuba, renovó las conversaciones en nuestro país. En mis cortos años de experiencia y con mis jóvenes manos he logrado traer junto al apoyo de mis compañeros de trabajo varios pacientes al reino de los vivos , nunca le he recordado a nadie que esta vivo gracias a mi , ni se se lo he hecho saber a sus familiares. Me indigna que hagamos política de trapos sucios. Que se les ayudó, maravillosa obra de la revolución, que se le recuerde al mundo por política me parece insultante.

  • The Best dijo:

    Impresionante el revuelo informativo que ha traido de ambas partes la super serie CHERNOBIL, muchas cosas que no se conocian o al menos no a la profundidad que lo estamos haciendo ahora me encanto la serie en su totalidad PERO con un ojo critico a traves de la serie y despues de leer muchos comentarios en este mismo sitio he podido comprobar que el gobierno de la URSS tuvo mucha responsabilidad en los daños causados a miles de personas que.. NO LO MERECIAN. Ojala no hayan que trasmitir series un monton de años despues para descubrir el daño que ocaciono algo alguna vez sobre muchas personas, ojala podamos saber en el momento para poder resolver en el momento. Por que eso es precisamente lo que tenemos.

  • Luis dijo:

    Si busca en google "chernobil niños cuba" hay por encima de 500,000 escritos, es bueno que la historia sea conocida y contada, no creo que el encabezamiento refleje la realidad.

  • Luis dijo:

    Cuando las cosas se hacen de corazón no se buscan méritos ni darlo a conocer, no hace faltan series los Ucranianos que se atendieron en Cuba están agradecidos y es lo que importa, los méritos y reconocimientos los buscan los mezquinos e hipocritas

  • yovc dijo:

    ay trumpeta de que madre tu saliste?? si pudieras sentir (MUY DIFICIL) la grandeza del pueblo cubano, de estas historias que hemos vivido y hechas realidad por nuestro Comandante Fidel, pero no, tu solo tienes un odio inmenso por el mundo que te rodea,

  • Nguyen Luis dijo:

    Muy meritorio ese gesto humanitario, Cuba siempre ha sido y sera, un ejemplo para el mundo, sin discusión alguna.

  • jimaguayu dijo:

    Viva nuestra Revolucion y solo en un sistema Socialista como el nuestro, que primero esta el hombre,se pueden hacer grandes sacificios,el dinero no resuelve todo,si ese programa hay que volverlo empesar,por ayudar aun pueblo hermano lo haremos porque somos agradecidos.

  • Ricardo dijo:

    No me interesa si mañana HBO, History Channel, Discovery, A&E, BBC u otra transnacional mediática sacan o no un documental sobre los niños de Chernobil en Cuba. Lo que sí me gustaría ver es un audiovisual cubano con esta historia. Recuerdo que en el documental de Estela Bravo "Fidel", se dedican unos minutos a esta hermosa obra. ¿Será posible?

  • Luis Neave dijo:

    La planeación de objetivos y la organización para la atención de niños, sobre todo regresar al niño a su lugar de origen con un plan de atención médica, me parece un logro de gran relevancia de la medicina cubana y más aún, cuando no se tenía experiencia en el tema de radiación.

  • LALA dijo:

    Héroes anónimos, con gigantescas historias que contar, que bueno que estos pacientes pueden contar nuevamente con la salud cubana, suerte a todos y ojalá mejoren sus padecimientos.

  • PepeM dijo:

    Excelente material que muestra la grandeza de la Revolución cubana con Fidel a la cabeza. Felicidades para la periodista Maribel Acosta y a todos los que colaboraron con ella. Creo que el trabajo pudiera, quizás, tener una segunda parte. Siempre me he preguntado sobre la mortalidad o cura posterior de aquellos niños y niñas, al menos yo no he leido nada respecto a este tema.

  • Ignacio dijo:

    Excelente articulo Maribel, los jóvenes y los menos jóvenes no deben olvidar uno de los gestos mas humanos de la Revolución y Fidel, del sacrificio de tantas personas anónimas en una de las etapas mas dura del país. Sería bueno que se pudiera lograr una serie de documentales para la TV a raíz de tus investigaciones.

  • JRGV dijo:

    viva Cuba.

  • Yasmany dijo:

    Cuando se habla de ayudar a alguien que lo necesita con urgencia y rapidez como lo ocurrido en Chernovil no se puede estar mirando esa politica corrupta y llena de mentiras,sino brindar un apoyo sincero,limpio sin pensar en nada a cambio. Solo irnos agradecidos,sabiendo que logramos salvar una vida mas.... Creo que es un articulo muy importante y necesario para el mundo.

  • Juanita. dijo:

    Yo, participe de aquella hermosa labor, y creo que ha sido una de las páginas más hermosas, escritas por este país y por supuesto, con el comandante en jefe Fidel siempre al frente de esta labor.Se hicieron diagnósticos, tratamientos, atención psicológica cuidados generales, pero lo fundamental, a estos niños se les dió muchísimo amor infinito amor, así como también a sus familiaresacompañantes. Y en realidad, lo hicimos porque lo creímos necesario y en aquellos momentos necesitaban apoyo y en nosotros lo encontraron. Y no hay nada más, así es CUBA. Y así somos los CUBANOS, nos enseñó aquel hombre que bajó un día de las montañas de la sierra Maestra.FIDEL!!!!

  • Graciela Ramirez dijo:

    Cada día amo y admiro más la obra extraordinaria de la Revolución. Cuba realizó esta proeza en los durísimos años del período especial, cuando ya había caído la Unión Soviética y los países del Este, cuando arreciaba el bloqueo genocida. La grandeza de Fidel, su humanismo y solidaridad infinitas le devolvió la vida a los niños, jóvenes y adultos de la catástrofe de Chernobil. No sabía cuántos años duró el programa de atención, ni la cantidad de pacientes tradados. Gracias a la autora de este excelente Artículo y a Cubadebate ahora sabemos que durante 21 años fueron atendidos 25 Mil pacientes de manera absolutamente gratuita. Proeza -entre tantas otras- que sólo la Revolución cubana y un pueblo heroico como este fue capaz de llevar a cabo. Tendrán que pubicarse libros, realizarse seriales, documentales y películas que preserven la memoria de esta hazaña. Rafael Alberti decía: "No se puede hablar de Derechos Humanos mientras persista el bloqueo de EE:UU contra Cuba". Hoy podemos agregar: recuerden a los niños de Chernobil atendidos en Cuba. Grandioso Fidel.

  • I.Mary dijo:

    Las cosas buenas se deben
    hacer sin llamar al universo
    para que lo vea a uno pasar.
    Se es bueno porque sí;
    y porque allá dentro
    se siente como un gusto
    cuando se ha hecho un bien,
    o se ha dicho algo útil a los demás.
    Eso es mejor que ser principe: ser útil

    José Martí en "La edad de oro"

  • macho dijo:

    saludos!
    para el o los que recomendaron ver la serie "CHERBOVIL", yo lo ratifico: véanla. eso sí, NADA TIENE QUE VER CON EL PAPEL EXTRAORDINARIO DE CUBA Y LA CEGUERA DE OTROS!!!!!!
    gracias

    Macho

  • INDIGNADO dijo:

    ¡QUÉ MENTIRA!
    Millares de niños ucranianos han sido hospedados enseguida en familias italianas y asistidos por uno de los mejores servicios sanitarios de Europa y el Mundo, de modo gratuito después del grave acontecimiento.
    Cada año los pequeños enfermos han vuelto por los ciclos de cura y cuarto de estar en amenas localidades turísticas, volviéndose el punto central del cariño de las familias y los ayuntamientos que los han hospedado.
    Echa el ancla hoy continúan la hospitalidad y las curas, en aquellos lugares de cuarto de estar turístico.

  • Pablo Andres Pitaluga dijo:

    Relacionado al tema, en el pasado Festival de cine Latinoamericano, se presentó el filme «Un traductor», cuya trama, gira alrededor de los niños de Chernóbil que llegaron a la Isla para ser atendidos por médicos cubanos; tuve el honor de estar en la premier y les puedo asegurar, que fue tal el impacto en los presentes, que, al concluir su exhibición, hubo un silencio total que irrumpió con una ovación cerrada, durante más de tres minutos.
    Filmes como este, no solo se deberían exhibir en festivales, deben estar en todos los cines del país

  • El hombre dijo:

    VIVA CUBA

  • Zoraida Saez González dijo:

    Estoy muy emocionada con las publicaciones que están saliendo del tremendo esfuerzo que hizo nuestros dirigentes y obreros guiado por nuestro querido comandante Fidel con los niños y niñas del accidente Chernóbil en los años 1990 pleno periodo especial pienso que nuestros productores de la TV y la radio con la autorización de los dirigentes pueden dar al conocer al pueblo cubano y al mundo todo el esfuerzo realizado por nuestro gobierno y personal que trabajaron con los niños y familias esta es una manera de educar a nuestra joven generación, leo articulos como este: Estoy Orgullosa de ser Cubana

  • Jorge RP dijo:

    Un ejemplo de como proceder en casos necesarios y algo que nuestras jovenes y futuras generaciones deben conocer

Se han publicado 70 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Maribel Acosta Damas

Maribel Acosta Damas

Periodista cubana, especializada en Televisión. Es profesora de la Facultad de Periodismo de la Universidad de La Habana y doctora en Ciencias de la Comunicación.

Vea también