Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Cazando mentiras: The New York Times frente a la ética de la salud cubana

| 186 |

Médicos cubanos en Venezuela. Foto: Archivo.

El diario The New York Times publicó el domingo un reportaje de su periodista Nicholas Casey bajo el efectista título  Nicolás Maduro usó a médicos cubanos y a los servicios de salud para presionar a los votantes.

Usando, él sí, el supuesto testimonio de 16 exintegrantes de la Misión Médica Cubana en Venezuela,  Casey apunta a la insólita historia de que los trabajadores cubanos de la salud fueron utilizados para amenazar a pacientes e incluso coercionarlos, negándoles el servicio, si no votaban por Maduro en las elecciones del pasado 2018.

Según el Times:

Se usaban muchas tácticas, dijeron los doctores, desde simples recordatorios para votar por el gobierno hasta denegar tratamiento a los simpatizantes de la oposición que tienen enfermedades mortales.

Los médicos cubanos comentaron que se les ordenó ir puerta por puerta en barrios pobres para ofrecer medicinas y advertir a los residentes que se les cortaría el acceso a los servicios médicos si no votaban por Maduro o por sus candidatos.

Muchos dijeron que sus superiores les instruyeron a hacer las mismas amenazas en consultas a puerta cerrada con pacientes que buscaban tratamiento para enfermedades crónicas.

Una exsupervisora cubana indicó que ella y otros trabajadores médicos extranjeros recibieron carnets de votación falsos para participar en una elección. Otra doctora dijo que les ordenaron dar instrucciones precisas sobre el voto a pacientes de edad avanzada cuyas enfermedades los hacían susceptibles a la manipulación.

El avieso reportaje de The New York Times sólo muestra las fotos de dos de los supuestos 16 médicos informantes del periodista (uno viviendo ahora en Chile y otro en Ecuador). Sus únicas otras fuentes de información son el Alcalde opositor de una pequeña villa pesquera venezolana y un connotado participante en numerosos planes anticubanos:José Miguel Vivanco, director del programa para las Américas de Human Rights Watch.

En un magro ejercicio del periodismo que tanto dice defender, NYTimes se olvida del contraste de fuentes y no entrevista a ningún médico cubano en ejercicio en Venezuela, no habla con ningún paciente, no busca la opinión de la dirección de la Brigada Médica Cubana.

La objetividad no es necesaria cuando el claro objetivo propagandístico es alinearse con las fuerzas retrógadas que en Estados Unidos buscan, por cualquier medio, el cambio de régimen en Venezuela. Las mismas que quieren hacer ver al gobierno de Maduro, apoyado por millones de venezolanos, como un régimen que únicamente se sostiene por el apoyo del mando militar y del gobierno cubano.

Son las mismas fuerzas que promovieron el robo descarado del personal médico cubano por el mundo, con el desfachatado programa de Parole, que ahora Marco Rubio y otros pretenden reactivar, en su feroz y fracasada campaña anticubana.

No es extraño entonces que el Senador Marco Rubio haya salido ayer presuroso a tuitear el trabajo del señor Casey como muestra de la «decisiva influencia cubana en Venezuela». O que se congénere Rick Scott haya puesto en su cuenta de Twitter, en español e inglés, “Utilizar la medicina como un arma política para intimidar a pacientes para que voten por el dictador de @NicolasMaduro es indignante, inhumano y repugnante. Donde vemos caos e inestabilidad en Am. Latina, también vemos las huellas del régimen de Castro. ¡Esto tiene que terminar!”.

Lo repugnante y lo que tiene que terminar es la mentira como práctica política y de comunicación en el imperio; lo que tiene que terminar es el pretendido intento desde Washington de imponer sus designios en el resto del mundo.

Ningún verdadero médico cubano niega el servicio y mucho menos arriesga la vida de un paciente para lograr fines políticos. No lo hacen en Cuba con los mercenarios financiados por Estados Unidos para intentar destruir a la Revolución, ni lo hicieron con los mercenarios que nos invadieron por la Ciénaga de Zapata en 1961; menos lo harán en el extranjero, a donde han acudido decenas de miles a brindar su solidaridad y su conocimiento.

Todo lo contrario, ha sido ejemplar la ejecutoria de los trabajadores de la salud cubanos en decenas de países del mundo, donde han salvado millones de vidas y han curado a otros millones de pacientes. Ninguna otra nación del planeta atiende a tantos pacientes fuera de sus fronteras. Su labor ha sido premiada por gobiernos, parlamentos, ONG y hasta la mismísima Organización Mundial de la Salud.

Desde que comenzó la colaboración médica cubana en Venezuela han trabajado allí más de 140 000 colaboradores de la salud. Gracias a ese esfuerzo, al finalizar el pasado 2018 se efectuaron 127 millones 168 mil consultas médicas en toda la nación sudamericana y a principios del 2019 se incorporaron dos mil nuevos médicos cubanos a la misión Barrio Adentro para fortalecer la atención sanitaria del pueblo venezolano.

En 55 años, Cuba ha cumplido 600 000 misiones internacionalistas en 164 naciones, en las que han participado más de 400 000 trabajadores de la salud, que en no pocos casos han cumplido esta honrosa tarea en más de una ocasión.

Flaco favor se hace The New York Times publicando estas piezas de propaganda al estilo gobbeliano. La extensa y admirable misión de los médicos cubanos por el mundo es mucho más poderosa que las groseras mentiras.

Se han publicado 186 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • yoelkis Tamayo Bravo dijo:

    Querida/o nicholas Casey nuestro medicos son más profecionales que medicos esto ni una persona a pie de cuba lo hace jugar o quitar tal derecho a cualquiera que sea la persona no está en nuestro corazones además en esta isla contamos con un servicio gratuito de ladud, comparado con otros paises deserrollado estamos entre los primero si totos los precidente que han pasado por EE UU no dejarran trabajar sin su bloqueo persecución entre otras cosa donde se ubicaria CUBA en el mundo Somos una isla y comparada con su país entrariamos 1000000000 de veses pero tenemos la atención del mundo porque por SER CUBANO este NOMBRE pesa en la conciencia de todos sus precidentes porque NUNCA NUNCA nos han probado una mentira INTERNACINALMENTE en cambio a ustede la hipocrecia, mentira y el engaño está REGADA EN TODO EL
    MUNDO favor investiga más ante levantar cualquier MENTIRA con realión A esta ISLA

  • Margarita dijo:

    Tratan de desacreditar el sistema de salud cubana a través de este programa de médicos en el exterior., Especialmente en Venezuela que es su diana actual. Tres aspectos claves: demostrar el rol de Cuba como sostenedor político de V, desprestigiar la brigada médica para recuperar el programa Parole, y enlodar la historia del sistema de salud cubano. Más de lo mismo.

  • Visorcubano dijo:

    El capitalismo por su esencia, es una sociedad donde el que tiene un negocio próspero, dicta al resto de los competidores, cómo debe vestirse la realidad para venderla al consumidor y que esta sea comprada, por tanto, una sociedad donde no predomina la moral ni la ética en ningún nivel de su estructura, no es de extrañar que cuando se ve sin argumentos acuda a la mentira. Pero de nuevo la noticia queda corta ante sus adversarios del New York Time. El problema no es degañitarnos desde Cuba negando lo que ellos digan, sino poniendo a los protagonistas (médicos y pacientes) exigiéndole al Times que demuestre esas acusaciones, no con traidores que abandonaron las brigadas médicas para vivir de los conocimientos y la profesión que Cuba se les regaló en otros países, lejos del trabajo con los pobres de esta tierra. Esos no son médicos, son parias, como lo son los periodistas del Time que venden por tres monedas su dignidad al diablo, alá ellos, por cada traidor se levantan mil médicos más, que no le quede duda a nadie.

Se han publicado 186 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también