- Cubadebate - http://www.cubadebate.cu -

Los cubanos llegan al Battle Royale (+ Videos)

Dota, World of Warcraft, Rust, Call of Duty o Battlefield, dominan el movimiento gamer en la isla a través de canales informales, conexiones cableadas e inalámbricas. La Agrupación de Deportes Electrónicos en Cuba (ADEC), y los Joven Club de Computación, llevaron simples enfrentamientos a torneos nacionales. Pero Internet suma en nuestros días la experiencia más avanzada que los jugadores cubanos buscaban en una partida multiplayer.

Las salas de navegación, los puntos wifi y el acceso a internet por datos móviles, ofrecieron por vez primera la oportunidad esperada por todo gamer. Cautivos del single player y el LAN party que se desarrolla underground en las comunidades inalámbricas, los jugadores cubanos llegaron finalmente al Battle Royale, ese emocionante universo donde solo sobrevivirá el mejor. Pero el camino de las partidas online no fue de rosas.

Descargar un juego desde la Play o la App Store, es una práctica habitual en cualquier parte del mundo. Demora minutos, como si estuviéramos copiando un archivo desde una USB o un disco externo. Pero en nuestro universo, los tiempos de espera aumentan debido a que el ancho de banda contratado aún tiene tasas de descarga muy bajas. Un Battle Royale que pesa mínimo 1.5 gb de tamaño, se vuelve casi una misión imposible. Pero cuando se es verdadero quemador, no hay jefe o nivel que no podamos vencer. Los cubanos que este servidor encontró en Player Unknown Battlegrounds (el juego que puso de moda ese modo de partida), contaron a Canal USB cómo lograron vencer las limitaciones de nuestra querida red.

Captura de pantalla.

Armando Felipe Fuentes, conocido en PUBG como Armandofcom, descubrió el juego gracias a canales de tecnología en Telegram. La versión escritorio es de pago, a través de la plataforma Steam. Sin embargo, desde el móvil es gratis, con opciones de micropago que no influyen en el desarrollo o la competitividad del juego.

“Al inicio tuve que descargarlo desde una wifi para mi Iphone. Más adelante lo colgaron en Apklis y lo puse también en mi tablet”, comentó Armando.

Por su parte, Yenisey Espinel (yespinelh), madre gamer y sysadmin, busca tiempo para jugar unas partidas y desconectar de la rutina. “Soy de La Habana y juego por datos móviles y wifi. Adquirí PUBG por la App Store”.

Para los jugadores que tienen dispositivo con sistema iOS, la operación de descarga es aún más enrevesada, pues la tienda de aplicaciones de Apple está bloqueada para la isla. Los jugadores cubanos encuentran la solución en túneles o VPN que logran esquivar la restricción, pero el efecto secundario inmediato es una conexión más instable y lenta.

Ryanny Torna Estevez, también con iPhone, comenzó esto de los Battle Royale gracias a Free Fire. El Battle Royale ganó adeptos rápidamente en Latinoamérica debido a los requerimientos mínimos que necesita y el tamaño de la aplicación. Aun cuando se mantiene la polémica tras varias acusaciones de plagio, conserva 100 millones de jugadores en todo el mundo.

Fortnite facturó 2400 millones en el último año.

“El primer juego online que jugué fue Free Fire, ya que es el más pequeño en tamaño. Después vi en la App Store el Pubg y Fortnite y los descargue en la wifi de un hotel. Actualmente solo juego Pugb porque Fortnite necesita un VPN para poder acceder y al final se cierra, es muy inestable”, dijo el matancero TotiXtreme1505.

Victor, conocido en PUBG como victorinni, encontró las partidas multijugador gracias a un grupo de cubanos en Telegram que juegan en la noche. En su caso, tiene la opción de Nauta Hogar además de la wifi y los datos móviles. Mientras que Jorge Carlos, conoció sobre el juego a través de videos en internet y desde entonces, gasta en las noches cerca de 20 mb por partida.

Pubg y Fortnite son juegos de gráficos responsables que piden una conexión decente, tanto para instalar el juego y sus mapas como para mantener luego una partida de 100 personas en acción. Sin embargo, se torna aún más difícil mantenerlos actualizados.

La actualización sistemática es lo que más perjudica a los jugadores cubanos.

La estrategia de los creadores de los Battle Royale es sostener una comunicación en dos vías con su comunidad. De esta forma, los juegos no envejecen. Cada poco tiempo se renuevan con diversos atuendos y modos de juego. Aun cuando algunas propuestas se mantienen en su versión beta, logran una retroalimentación con su público que mantiene viva la necesidad de los participantes a plantearse nuevos retos.

En la práctica, el estilo de juego de PUBG y Fortnite ha llevado a reconocidos como Call of Duty o Counter-Strike a poner en práctica un modo Battle Royale en sus últimos lanzamientos. Pero la práctica para Cuba significa que, cada cortísimo tiempo, tengas que descargar nuevamente varios gb de actualización. A pesar de esto, la pequeña comunidad de gamers cubanos se mantiene viva en toda la isla.

Emanuel Vidal, de la provincia de Camagüey, trazó una estrategia para aprovechar mejor las horas de su Nauta Hogar. “Somos dos socios con conexión en la casa y siempre jugamos juntos. Lo que hacemos es jugar en la misma casa y así sumar las 2 cuentas, que son 60 horas”.

La cantidad de mb que consume por partida varía según el dispositivo y el sistema operativo. Mientras algunos afirman que una partida le consume casi 30 mb, otros aseguran que desactivando el micro del juego logran bajar considerablemente el consumo en su paquete de datos.

Final de una partida en PUBG. Captura de pantalla.

GringoVirgo, de Cienfuegos, juega desde un Iphone y comentó a esta sección que “Pubg consume en dependencia de la duración de la partida, o si juegas con la voz activada o no”. Mientras que YainelCuba asegura que consume menos de 20 mb sin activar el audio.

Los Battle Royale presentan una zona (tormenta en Fortnite, zona roja en Pubg), que se va achicando a medida que pasan los minutos de la partida. Esta función obliga a los jugadores a acercarse en mapas de pequeña o gran escala. Si los jugadores quedan fuera de la barrera, comenzarán a perder vida hasta morir, por lo que tienen que incorporarse de nuevo a la zona segura lo más rápido posible.

Teniendo en cuenta que las partidas tienen una duración de poco más de 30 minutos, Pubg o Fortnite consumirá a cada jugador lo que sea capaz de sobrevivir en la isla. En este aspecto, Free Fire presume de mejores números, al parecer sus gráficos más modestos y partidas más cortas ayudan en la optimización de los mb.

“Yo juego Free Fire y me gasta unos 5-10 mb por partidas de unos 10 a 15 minutos”, dijo Abraham Caballero, cienfueguero que juega por datos móviles.

Hasta nuestros días, han aparecido diversos juegos estilo Battle Royale, como los mencionados en este trabajo, y otros como Knives Out o Rules of Survival. La esencia es la misma, sobrevivir tras lanzarte en paracaídas a una isla, o llegar a fin de mes con horas o mb en tu cuenta. Y tú, ¿estás listo para la partida?

Pubg

Fortnite