Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

¡Participa! Lo que me contaron mis padres

| 104 |

Diseño: Edilberto Carmona

Para contar las historias de nuestras familias, de sus vidas y el significado de la Revolución. Para reconstruir entre todos la memoria colectiva; para tender puentes al futuro; para entregar a nuestros hijos y nietos el legado de sus padres y sus abuelos. Para conservar las raíces, para saber por qué luchamos. Para homenajear a la Revolución Cubana en sus 60 años, Cubadebate los convoca a dejarnos aquí su relato sobre cómo sus padres, o usted, vivieron aquellos días fecundos de enero de 1959.

Nos inspiramos en la crónica de nuestra colega Maribel Acosta, publicada aquí hace unos días y que recibió numerosos comentarios de nuestros lectores.

Entre todos los relatos que recibamos haremos una selección para publicar en nuestro sitio y difundir en las redes sociales.

Lo que me cuenta mi padre

Se han publicado 104 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Raúl Capote Valdés dijo:

    No provengo de una familia pobre, pero tampoco rica, mis padres trabajaban, él era tabaquero y ella trabajaba en una fábrica de cigarros, en el municipio de Ranchuelo, hoy provincia de Villa Clara. Al triunfo de la Revolución tenía 12 años y estudiaba el primer año de bachillerato. La escuela donde estudiaba era en un pueblo cercano, Esperanza (solo eso tenían en ese pueblo), y recuerdo que asistíamos al Instituto en un automóvil que alquilámos por todo el curso un grupo de amigos y amigas y allí hablábamos mucho de lo que estaba sucediendo en el país. Un día en el camino vimos un auto ardiendo, según contaron eran unos revolucionarios que los esbirros habían descubierto y se los llevaron presos y el auto fue quemado. Pero lo que nunca podremos olvidar fue lo de la batalla de Santa Clara, sentíamos los bombasos y desde lugares altos veíamos los aviones batistianos ametrallando la ciudad. Recuerdo que un día los soldados de la tiranía abandonaron el pueblo, pues le temían a la cercanía de las tropas rebeldes. Tampoco olvidamos la entrada de los barbudos en nuestro pueblo, todo un jolgorio para la muchachada, recuerdo fue un 24 de Diciembre y algunos rebeldes, entre ellos una mujer, .cenaron en mi casa, a oscuras pues habían cortado la electricidad y sobre todo recuerdo ese primer día de Enero, cuando amaneció y se corrió la noticia de la huida del tirano, la gente en las calles, las banderas cubanas, las del 26 de Julio. Ya no soy joven, tengo 72 años, pero nunca se olvidará ese día, ni cuando fuimos Jóvenes Rebeldes, cuando fuímos a Alfabetizar, del Plan de Becas, donde nos graduamos gracias a la Revolución. Son tantos los recuerdos y las anécdotas que sería imposible escribir en tan poco espacio.
    Gracias a la Revolución, a Fidel, somos lo que somos y de la dignidad que gozamos hoy en cualquier lugar del mundo y el respeto que sienten por nuestra Revolución.

  • Ariel Fleitas dijo:

    Siempre guardo en mi memoria las historias de mi abuelo, hombre de una tremenda lucidez y experiencias muy intensas a lo largo de su vida, quien fue mi preceptor y guía de mis primeros pasos en la vida, sobre todo recuerdo una frase lapidaria: "¡Agradécele siempre a Fidel mijo!" Mi abuelo quedó huérfano de madre muy pequeño y de padre a los 8 años, por lo que lo crió un tío materno que no quiso mandarlo a la escuela con sus hijos, que si fueron, por lo que nunca aprendió a leer ni mucho menos a escribir, algo que me llamó siempre la atención que nunca quiso aprender, porque era un hombre interesado por todo cuanto ocurría en Cuba y el Mundo, siendo jubilado desde 1976, todos los días se despertaba a las 5 de la mañana y sintonizaba el programa Haciendo Radio, que escuchaba hasta las 8 aproximadamente que se levantaba, entonces decía que él aunque no leía el periódico estaba informado de todo cuanto ocurría en Cuba y el mundo.
    Son muchas las anécdotas que escuché de él, que siempre fue campesino y que en las parodias electorales de la "democracia" cubana de antes del 59' siempre tuvo que votar por el partido de Batista, porque tenía el voto comprometido con el dueño de la tierra donde trabajaba y vivía, so pena de quedar viviendo en el camino real con su familia, algo que una vez sufrió cuando mi padre estaba recién nacido. Entonces, cuando mi abuela había dado a luz a mi padre en septiembre de 1940, mi abuelo trabajaba en una finca de un pequeño burgués en las inmediaciones del poblado Casiguas, en Mayabeque, por esa fecha, se presenta un temporal de lluvias y cuando mi abuelo estaba para el pueblo haciendo compras de comida el dueño de la finca vino y le dijo a mi abuela que estaba con sus hijos pequeños que estaba lloviendo y tenía que guardar los animales dentro de la casa donde mis abuelos vivían, cuando mi abuelo llegó del pueblo y se encontró aquel panorama, mi abuela reciente de dar a luz un bebé, mi tía pequeña, y la casa llena de vacas y terneros que no se podía caminar, lo consideró una humillación y discutió con el patrón, así fue que lo sacaron de la finca con su familia y tuvo que ir a dar con sus trastos al borde de un camino real cerca de Catalina de Güines donde hizo una casa de yaguas y techo de guano y así vivieron unos cuatro años, trabajando él como jornalero de varias fincas, todos los día salía de su casa a las 4 de la madrugada con su almuerzo en una lata: un boniato hervido, y regresaba al caer la tarde. Es solo una ínfima parte de una precaria existencia en esa sociedad que ahora pretenden que olvidemos. En la etapa más cruenta del período especial, estando yo becado en el pre-universitario, iba a ver a mi abuelo el fin de semana y le hablaba de la difícil situación que teníamos con los alimentos y los apagones y siempre me decía: "Ay mijo, tu no sabes lo que es pasar trabajo en la vida, tu no sabes lo que es situación difícil, ¡gracias a Fidel!"

  • yadinia dijo:

    De edad, tengo 36. Mi mamá me tuvo a los 32, ella se llamaba Bárbara y nació en 1950, es decir ante del 59, ella pudo ir a la escuela por el Triunfo de la Revolución, pues sus padres eran pobres, los desalojaron 2 veces, ella tiene 3 hermanos más y otra hermana por parte de madre que la vino a conocer porque su abuela paterna murió, porque mi abuela de color de la piel blanca, se casó con mi abuelo negro y de estas familia no conozco a casi nadie pero lo que me queda que gracias a esta gran Revolución se pudo superar e inculcarme el sentir revolucionario de que defenderé al precio que sea necesario esta patria, que es igual a mujer, superación, dignidad, solidaridad, heroismo.

  • Maribel Echemendia Zabala dijo:

    yo nací en el año 1964, pero, en el 59, cuando triunfó la revolución mi mamá estaba embarazada de mi hermana mayor y cuenta que cuando pasaron los barbudos ella corrio con su barriga a la carretera central y los vió, siempre hace esta historia, y la otra era que tenian que oir radio rebelde escondida en un armario por temor ha que pasaran los casquito de la zona, a ella la dejaban afuera para que avisara y un dia dijo ahora me toca oir a mi y les chiflo como si vinieran los casquitos y mi papa y un viejo amigo salieron apresurado y ella dijo ahora me toca oir a mi y a ustedes cuidar. yo soy la mas joven de 3 hermanas que somos y nos criaron bajo las ideas de Fidel y de nuestra revolución 100 % CUBANA HASTA LA MUERTE POR HONOR A MIS PADRES QUE LOS TENGO VIVO Y A FIDEL QUE SIGUE VIVO Y GUIANDONOS

  • danilo dijo:

    En los días agónicos de la tiranía un grupo de militares orientados por el SIM organizaban una masacre en Caibarién, se vestirían de rebeldes e irían gritando por el pueblo, ¡viva Fidel! Y viva la Revolución, a ahí mismo ametrallarían a todos los que lo secundaban,,, esto no se logró gracias a mi madre que conoció de los planes y pudo avisar a todo el pueblo, pero era algo muy pérfido y criminal, ustedes pensaran que en esos días todo el pueblo iba a salir a saludar a los rebeldes, como en realidad sucedió días después con el triunfo, la matanza hubiera sido atroz, busquen los historiadores datos al respecto, pues ella fue la mayor protagonista junto con le movimiento 26 de julio en la región.

  • Gmelo dijo:

    No soy cubano, soy chileno. Mis padres eran de la zona del carbón, zona de mineros combativos, protagonistas de huelgas legendarias. Ellos me contaban cuando era pequeño como una radio de Concepción, si no mal no me recuerdo, se llamaba Simón Bolívar y se colgaba en los días finales de la ofensiva de Radio Rebelde y me contaban como emocionados, escuchaban como Camilo y el Che avanzaban por el centro de la Isla, de la profunda alegría compartida por millares de mineros y sus familias, cuando supieron que el 8 de enero Fidel entraba victorioso en La Habana. Esos mismos mineros se inscribieron por cientos para ir a defender la joven revolución cuando los días de Playa Girón, Tuve el privilegio de vivir en Cuba y tengo el privilegio de haber visto lo que me contaban y que forme parte de lo que soy como prsona, A veces en la distancia no he entendido todo lo que sucede, pero lo que une, es lo que se siente por Cuba y eso siempre manada. Se los debo a mis padres, por supuesto a Fidel y al hermoso pueblo cubano. Gracias.

  • HILDA CONSTANZO RODRIGUEZ dijo:

    lo que cuento yo. tengo 75 años y naci en el 43. conoci el capitalismo. mi hermana carmen constanzo era combatiente de la clandestinidad distribuyendo el periodico revolucion que se tiraba en una imprenta en regla y su jefe era pablo perez. a ella la llamaron sus compañeros a las 6 am para decirle que batista se habia ido. ese dia ella me llevo a regla a ver la imprenta y fuimos a la cmq donde se recibian mensajes de personas.
    la gente asalto los parquimetros para robarse el dinero y en la calle calzada entre 12 y 14, vedado, habia un almacen llamado zayden y la gente se robo de alli lavadoras, ventiladores, muebles, que yo los vi.
    de aquella epoca recuerdo a las maestras normalistas negras, que no podian trabajar en las escuelas privadas como baldor, montori, trelles,la salle, etc conoci la discriminacion .
    contra la mujer, los negros, los pobres.
    hace poco un joven negro decia a otros que lo unico que el queria era irse pa la yuma y le dije aqui eres persona, alla eres un negro de mierda
    en noviembre de 1960 se creo la escuela de milicias lidia doce donde nos incorporamos
    casi 2000 mujeres que dimos un paso al frente al llamado de la revolucion, estudiantes, amas de casa , criadas de gente rica, etc negras y blancas que rompimos ese fantasma y
    nos unimos como una sola y fuimos entrenadas militarmente por 15 mujeres tenientes de milicias que se graduaron en la escuela de matanzas dirigidas por el gallego fernandez.,
    custodiamos escuelas, centros, embajadas, etc cuando la movilizacion por el cambio de poderes en estados en enero del 61 y despues cuando el ataque de giron custodiamos
    la ciudad de la HABANA

  • Guillermo Zambrano Núñez dijo:

    Yo vivía en el campo anueve KM de Bayamo, en mi casa había na pequeña fonda para alimentar a trabajadores de la compañía Arcas Campos, allí llegaba a diario personas buscando trabajo con ropas remendadas con parches en los fundillos, cutareando alpargatas, pero casi nunca encontraban trabajo, venían de la Sierra Maestra, de Camaguey y otros lugares distintes y venían a pié con un macutico de saco casi siempre, eran la pura imagen del sufirmiento humano. Un día llegó Danilo un niño de trece años, era hora de almuerzo, mi madre que era menesterosa se percató del hambre que tenía lo llamó y le brindó almuerzo, el niño se hecho a llorar y le dijo que hacía dos días que no comía nada, después que almorzo, mi madre hablo con él. Aquel niño tuvo que salir a buscar trabajo, hacía seis días que el y su padre estaban tumbando un palo, a él se la zafó el hacha y mató por accidente a su padre, eran varios hermanos más pequeños y a él le tocaba mantenerlos. Mi madre le dijo que esperara. Un rato después llegó a almorzar el adminitrador, ella lo convenció de que le buscara algo, él lo hizo por amistad, recuerdo que le dijo: tú siempre con muestos ajenos encima.
    Poco tiempo después triunfo la revolución y Danilo se superó, era un hombre de bien, estuvo visitando mi casa hasta inicios de los años setenta.

  • PST dijo:

    Mi padre tiene hoy 78 años. Siempre de manera jocosa nos cuenta que empezó a trabajar la tierra con 18 meses, nos reimos y al final nos cuenta que fue realmente así.
    Mi abuelo, lisiado desde su juventud como consecuencia de la poliomielitis, y él el varón mayor. Apenas caminó un poco derecho le asignaron la tarea de sembrar frijoles, con su bolsito y sin salirse del surco. Dice que mi abuela lloraba al verlo.
    También tiene muchas historias de su niñez... no olvido una en que salió a la ciudad en su caballito cargado de yucas para vender. Llegó amaneciendo y pregonando su mercancía... un señor por una ventana... déjame probar tus yucas... ahí esperó que las pelara, las hirviera y se las comiera... salió a la ventana limpiando su boca a decirle que no, que no le iba a comprar... me parece ver a ese muchachito de 12 años regresar con sus yucas por la noche sin vender nada... me da mucha lástima y se me aguan los ojos.
    Me cuenta que como muchos muchachos del barrio se unió a la alfabetización, al terminar ganó una beca para la entonces Escuela de Automatización del Ministerio de Industrias, atendida por el Che. Que estuvo a punto de dejarla por la situación en la casa y la enfermedad del viejo que a esas alturas estaba mucho peor, fue ahí cuando los vecinos no se lo permitieron y gestionaron una chequera por invalidez a mi abuelo y pudo terminar la escuela.
    Sin el primero de enero, sin la Revolución y las oportunidades que le dio a los jóvenes de entonces quizás nuestra vida hubiera sido muy triste en el campo y trabajando tierras ajenas.

  • Marisol Patterson dijo:

    Guardo en mi memoria muchas historias contadas por mis padres de cómo era su vida antes de enero de 1959. No puedo contarlas todas acá , pero quiero compartir las que siempre que puedo narro a los más jòvenes que no vivieron esa etapa y en especial a la joven generaciòn de mi familia. Si algo le agradeciò siempre mi padre a esta Revoluciòn es que gracias a ella tuvo un lugar digno y no se le siguió discriminando por su raza. Me contaba mi papá como cuando vivìa en Ranchuelo, Villa Clara, lugar donde conoció a mi madre, no podìa caminar por el prado, debía hacerlo por el contén pues a los negros no les era permitido pasear por el mismo lugar que los blancos. Mi padre era además analfabeto, pues nunca tuvo posibilidades de asistir a una escuela. Sólo con la Revolución y la campaña de Alfabetización pudo aprender a leer y escribir. Él nació y creció en Holguìn y cuando llegó a Ranchuelo y se casó con mi mamá pudo comenzar a trabajar en un Central Azucarero, el Efrain Alfonso. El salario que ganaba no alcanzaba para mantener a la familia, por eso mi mamá tenìa que trabajar como criada y en el tiempo muerto, como llamaban los azucareros a la etapa en que no se molìa, la situaciòn se tornaba aún más dificil. Yo tenía sólo 3 años y mi hermana 4 cuando triunfa la Revolución y gracias a ella los sueños de mis padres se hicieron realidad en nosotros y ellos se incorporaron con mucha entrega a esta causa, que defendieron hasta el final de sus días, y que hoy siguen defendiendo a través de sus hijas.
    Cubadebate, gracias por la oportunidad de narrar estas memoria y poder leer sobre la de muchos otros que ya han comenzado a hacerlo. El 24 de Febrero estaré votando SI por mì y por mis padres, que es lo mismo que votar por la Revolución.

  • Elsa González dijo:

    Soy nacida con laRevolución en el 60,mis padres me contaron siempre sus vivencias muy tristes, vivian en el centro del Escambray, en un lugar llamado Gavilanes,mi padre pobre pero no tanto como mi madre, una de 11 hermanos, trabajo desde muy niña, colocada en casas solo por la comida y algo de ropa, cocinó, lavo, frego taburetes y hasta siguio gallinas para descubrir los nidos. mi abuela buscaba en el monte platanos silvestres aun movidos para alimentarlos. con ello y arroz les hacia unas sopas locas, como ella la llamaba. mi abuelo fue de la limpia del escambray, asi como un hermano de mi madre
    mis padres ya juntos, vivieron en ranchos forrados de guinea y ventanas de saco, nacidos ya mi hermano y yo fueron visitados por los alzados, a los cuales les tuvo que vender el unico puerquito que tenian, cuando se fueron dio cuenta a la milicia y por ello felix Ramirez pudo dar con una de las bandas, mi papa tuvo que irse del lugar, los alzados regresaron y le dieron candela al rancho en el lugar conocido por el naranjal.
    Son muchas las anecdotas contadas esta una de ellas. desgraciadamente, los dos ya fallecidos, estuvieron unidos por mas de 50 años y nos criaron a 6 hermanos con mucho amor y respeto, le doy las gracias a ellos y a dios por existir.

  • Martha dijo:

    Ya hace unos meses mi mamá falleció a la edad de 88 años, pero siempre recuerdo sus historias de la cuba antes del 59 que le tocó vivir, mis canciones de cuna fueron las canciones revolucionarias de entonces, la internacional, marcha del 26 de julio, la marcha invasora, en fin, me contaba que todos sus hermanos nacieron en distintos lugares de la geografía nacional, pues mis abuelos, venían por la zona norte desde un lugar de Villa Clara y recalaron en Pinar del Río, siempre buscando trabajo, por lo del tiempo muerto, no tenían lugar fijo de asentamiento, lo mismo podían en algunas oacsiones poner un "baro en tierra", como cuando la situación lo preciso pernoctaron debajo de un puente, estando en el pueblo de la Minas de Matahambre, en Pinar del Río, murieron las dos hermanitas más pequeñas, y para poderlas enterrar tuvieron que pedir al dueño de la bodega dos cajitas de bacalao que según ella me contaba eran cajas que la madera no estaba cepillada por lo que le pusieron en el fondo las baticas de cada una para que no las pincharan, desde pequeñas tuvieron que trabajar en casas de ricos como solia decirme, haciendo mandados por unos centavos, o llevando agua a los jornaleros, me contaba que nunca tuvo una muñeca, la mejor fue una hecha con una mazorca de maiz seca que le hizo su mamá, que un día un chico del barrio le pegó un fósforo a las fibras de la mazorca que hacía las veces de pelo, y se quedó sin ella, por lo que estuvo llorando muchos días, después yo recordaba que cada día de reyes en mi casa se compraban invariablemente tres muñecas, somos tres hermanas, y así cada año, imagino recompensaba las que ella hubiese querdio tener y nunca tuvo, nunca fue a la escuela, ni el tiempo ni las posibilidades errantes de la familia en busca de trabajo se lo permitieron, fue alfabetizada en la campaña de inicios de la revolución, me contaba que un negro nunca tenía derechos, eran humillados por su color, ni en las guaguas podían montar y mucho menos sentarse si es que lo hacían, muchas son las historias que guardo en mi memoria, les agradezco la posibilidad ahora de poder contar algunas, en su honor lo hago, por eso ella adoraba a su revolución, siempre y esto nunca lo olvido, decía que era el único gobierno que se había ocupado de los pobres, y esa realidad por mucho que quieran esconderla algunos de adentro y de afuera no pueden hacerlo por que hay mucha memoria colectiva que no olvida y no queire regresar al pasado.

  • nilda diaz dijo:

    mi padre tiene 82 años los cumplió el 6 de enero, vivía en los años 50 en la Sierra Maestra, cuando los rebeldes peleaban en esa zona era muy joven y su padre había fallecido cuando el solo tenia dos años de edad, a pesar de ser de una familia con posibilidades su madre era analfabeta y perdió todo lo que su padre le había heredado por lo que se crio trabajando en la recogida de café, en plena Sierra maestra para ayudar a su madre, esto le permitió tener una formación que consiente de la situación en que vivía el país por aquel entonce, el ejercito de batista perseguía los rebeldes por aquella zona el y su Hermano Ramón llevaban alimento a los rebeldes que se encontraban cerca de zona, un día el ejercito de Batista los detuvieron para que le dijeran donde estaban los rebeldes y al ellos no hablar junto con otro compatriotas fueron golpeados a algunos de ellos los mataron, a mi tío le dieron una golpisa y a mi papa lo colgaron de un palo, pero ellos no hablaron , se salvaron de milagro le entron a golpe y los amenazaron que si lo volvían a ver por la zona los iban a matar y muchas otras historias, pero dice mi padre que a pesar de ellos buscaron otro vía para seguir colaborando con los rebeldes.
    Mi madre tenia ya a mi hermana mayor que había nacido en marzo del año 58, que iba a cumplir un año y salio a buscar cosas para el cumpleaños y en un lugar llamado la feria los acostaron a todos en el piso hubo un tiroteo y al lado de mi mamá mataron uno fue
    una experiencia terrible pues andaba con su bebe

  • Filka dijo:

    Muy buena idea de Cubadebate.
    Mi historia familiar es tambien la de la Revolución. Mis abuelos maternos Pedró Morales y Eslinda Gutierréz fueron dirigentes de la clandestinidad en la zona de manzanillo y campechela, dedicaron sus vidas ha lograr la independencia de Cuba con el triunfo de la Revolución. Mi abuelo fue comunista y pasaba largas horas junto a Paquito Rosales, Navarro Luna, René Vallejo y otros mas estudiando libros de Marx, que luego escondia bajo el piso de la casa para que los "Casquitos" no los encontraran en sus frecuentes registros. Mi abuela gestionó el traslado de armas, viveres y comunicación entre el llano y la sierra. Ayudó a varios alzarse y unirse al ejercito revelde, entre ellos el Comandante Angel Fria (angelito) y su hermano Chichi. Comandante que el dia antes de alzarse talló su nombre y la fecha en un taburete de mi casa para que si lo mataban nos recordaramos de el.
    El 31 de diciembre de 1958 al rededor der las 3 de la tarde avisaron a mi abuela que estaban en una lista para ser recogidos por los manferrer al otro día (individuos al servicio de la tirania para torturar y aterrar al pueblo), la noticia fue oportuna y en cuanto cayo la noche montaron en un caballo algunas cosas y entre ella a mi madre que era muy chiquita para caminar y la familia emprendió viaje a Cienaguilla desde Manzanillo, justo de tras del hosptal Fedel Valle antigua Colonia española. Solo mi abuela, mi abuelo y mis 4 tios junto a mi madre pasaron la noche caminando por el monte, alejandose de caserios y carreteras. Cuando llegaron a las proximidades de la localidad de Cienaguilla que ya era territorio de los reveldes, escucharon la noticia de que el tirano habia dejado cuba. Cuenta mi madre que mis abuelos los dejaron con unos parientes y regresaron a Manzanillo para asegurar la organizacion de la celula a la cual pertenecian.
    Asi llego el 1ero de enero de 1959 para mi familia. Una familia humilde llena de comunistas, masones y militantes. una familia que sigue el ejemplo de mis abuelos, siempre al lado de la Revolución porque sabemos lo que costó construirla. #Cuba libre #Somos cuba

  • Aracelys dijo:

    concurso realizado en mi centro de trabajo. Idea de Ariel L. Mendez Hdez

    ¿Quién soy?
    Soy una mujer cubana que nací en un lugar de este hermoso país, pero por desgracia me ha tocado vivir una etapa en la que no se puede sentir orgullo, tuve una infancia triste al ver como mis padres cansados de trabajar no podían darme las cosas mínimas para que una niña pudiera sentirse feliz y vienen a mi mente los recuerdos de ver como sufrían por no tener trabajo y en muchas ocasiones faltaban los alimentos, las ropas, los juguetes y todo esto se convertía en sueños y esperanzas de que un día pudiera despertar y ver que las cosas habían cambiado, sabía que al terminar mis estudios primarios vendría una etapa dura ya que por el lugar donde vivíamos se hacía imposible continuarlos y trasladarme para donde habían posibilidades era difícil, mi papá cortaba caña en el Central de nuestro pueblo y solo tenía trabajo durante la Zafra y con lo que ganaba solo se podían guardar algunos recursos para sobrevivir los meses que pasaríamos sin recibir dinero en el hogar y con mucha tristeza recuerdo como en esa fecha mi abuela padecía de una enfermedad que podía haberse curado, pero el hecho de no haberla atendido a tiempo provocó que fuera irreversible.
    Un día cuando jugaba a la sombra de un framboyán con Carlitos un niño de la Zona que a cada rato se escapaba de su casa para jugar conmigo a escondidas ya que sus padres no lo dejaban jugar en mi casa porque éramos una familia pobre él me conto que se iría muy lejos para estudiar y que al regresar vendría con mucho dinero para formar una familia linda, después que se fue me puse a llorar, yo sabía que no podría hacer lo mismo y me asustaba que cuando tuviera hijos ellos pasaran los mismos sufrimientos que yo.
    ¡!!MAMA, MAMA DESPIERTATE QUE VAS A LLEGAR TARDE AL TRABAJO!!!!
    Hay Arlé que susto!!!, tuve la peor de las pesadillas.
    Les presento a Arlé mi hijo, hoy cumple con mucho orgullo su Servicio Militar para comenzar el próximo año la carrera de Medicina, la mayor ya lleva dos años de graduada de Ingeniería Industrial, los dos son muy felices y sienten un gran orgullo por haber nacido en Cuba. ESTA ES LA REVOLUCION CUBANA EN MI FAMILIA.

    GRACIAS FIDEL

  • Ana Cristina dijo:

    Nací junto a mi hermana cinco meses antes del triunfo de la Revolución, ya teníamos una hermana de dieciséis meses, nuestros padres educadores ambos: José Ángel Tablada Mutiens, natural de Santiago de Cuba, y Nidia Enriqueta Quiñones Medel de Bayamo (ambos fallecidos) entregaron sus fuerzas y conocimientos al proceso revolucionario cubano, como profesores de Biología y Español y Literatura respectivamente, nos contaron que antes de formar familia, tenían el compromiso de culminar sus estudios por indicación de nuestro abuelo paterno, lo que no se pudo consolidar por la situación del país, ellos contrajeron matrimonio en 1955, y se conocieron en la Universidad de Oriente, cuando cursaban la carrera de Pedagogía, refirieron entre sus compañeros de curso con uno de los héroes más grandes de nuestro proceso revolucionario (Frank País García) mi madre fue de la primera graduación de la Universidad de Oriente después del Triunfo de la Revolución. Mi padre contaba que inició su formación revolucionaria y marxista en 1930 en la Hermandad de Jóvenes Cubanos, Defensa Obrera internacional y Liga Juvenil Comunista en Santiago de Cuba, participó en varias manifestaciones contra el tirano Gerardo Machado. Estudió en la Escuela Técnica Industrial Enrique José Varona, de Rancho Boyeros y participó en varias manifestaciones organizadas por el Ala Izquierda Estudiantil y la Liga Juvenil Comunista, lo que motivó la clausura del plantel. Al reanudarse las clases en 1943 fue nominado como candidato a concejal por el Partido Unión Revolucionaria lo que motivó su expulsión del centro. En 1941 fue designado Delegado Político del Partido Unión Revolucionaria ante la Junta Electoral Municipal del Cobre. Llega a Bayamo a través de una plaza ganada mediante concurso de oposición en la escuela Provisional Rural número 9, participó en la lucha insurreccional contra Batista bajo las órdenes de Vicente Quesada, en Bayamo, En todo el proceso insurreccional colaboró con la venta de bonos, llevar mensajes, víveres a la sierra de Victorino, Guisa, a la casa de Fengue Rosales y al Hospital de Macanacú. Recibía el periódico Sierra Maestra y lo distribuía, contando con mi madre como colaboradora. Ambos fueron fundadores de las Milicias Nacionales Revolucionarias, los C.D.R, la F.M.C, la Defensa Civil y actuaron como coordinadores en la Campaña de Alfabetización en áreas rurales de la Región Bayamo, en el barrio El Horno, primero en declararse Territorio Libre de Analfabetismo en toda esta zona. Tablada entre sus grandes méritos tiene el haber sido fundador de un centro estudiantil mediante la asociación de padres y vecinos, donde se puso a producir una caballería de tierra y se construyeron las instalaciones para animales de corral de todo tipo, donados por esa asociación que generó el autoabastecimiento de la escuela. Al triunfo de la Revolución, mediante el Comandante René Vallejo le fue cedida la finca ¨La Cachanga¨, con extensión de 23 caballerías de tierra, con capacidad de 200 alumnos, como profesor de técnicas agrícolas y responsable de producción; con la cooperación de Ramón Reyes, el Baracoese (padre del mártir Roberto Reyes) se instaló el Taller de industrias rurales en el que diariamente producían jamones y embutidos de todo tipo, dulces y conservas,. Como es de suponer lo novedoso de este centro, después pródigamente galardonado, llamó la atención del Sistema Educacional en el país, posteriormente, se crearon los Círculos de Interés, ocupando este los primeros lugares a nivel Provincial. Fue coordinador Regional de las Organizaciones Integrales Revolucionarias (ORI). También fue designado como Director de la Escuela Técnica de Bayamo Gral. Luis Ángel Milanés, dotándola de todos los equipos necesarios para el aprendizaje de los estudiantes. Junto a mi mamá fueron directivos en centros de educación a nivel regional y municipal, militantes del P.C.C, nunca se desactivaron, guías de pioneros, profesores de la Escuela Municipal del P.C.C. en Bayamo, fundadores del Equipo Municipal y Provincial de Opinión del Pueblo, formaron parte de las comisiones y mesas electorales en la ciudad de Bayamo, Provincia Granma. Tablada ostenta la condición de Educador Destacado del siglo XX de la Asociación de Pedagogos de Cuba junto a otros 15 granmenses, y acabamos de perderlo con 103 años el pasado 28 de Diciembre. Por ello resaltamos su existencia sobre lo que nos dio a conocer. Agradecemos al Lic. Luis Morales Blanco a quien dio entrevista de su trayectoria revolucionaria, en el Periódico La Demajagua, en mi nombre y de mis hermanas Nidia Luisa, Isabel Cristina y Reyla Rosa Tablada Quiñones.

  • Samuel Powell dijo:

    Mi abuelo que le contó a mi padre?
    Samuel Powell ,politico y luchador por los derechos de los trabajadores del mundo ,no se porque no está en ningún libro de historia ,será por lo que le contó a mi padre

  • Aaron dijo:

    Tenía 3 años y medio cuando triunfó la Revolución y, aunque vagos, tengo recuerdos. Vivíamos en el antiguo Central Reforma y mí padre era obrero del central. Recuerdo que él contaba que el día 26 de diciembre del 58, día de la toma de Caibarién, yo estaba con fiebre y el médico me recetó unos medicamentos. Tuvo que ir a Caibarién, a pie por la línea del ferrocarril a comprarlos y que los rebeldes que custodiaban la entrada al pueblo le dijeron que se apurara porque se iba a tomar el cuartel. Contaba que le costó trabajo para que le vendieran los medicamentos y regresó prácticamente corriendo a la casa. Después recuerdo que en la noche, dos rebeldes se bañaron y comieron en mí casa y recuerdo además sus dos fusiles sobre la mesa del comedor. Gracias.

  • Reynaldo dijo:

    Un saludo coordial a Edilberto Carmona.Bro..veo que has llegado lejos ,donde siempre soñaste....Muchas Felicitaciones por este nuevo año,me alegra mucho saber de ti.

  • aps dijo:

    Todo lo que tengo para contar es una abuela que nacio en 1916 donde la mujer era descriminada y para lo unico que servia era para AMA DE CASA o PROSTITUTA que de cierta manera navego con suerte porque trabajaba en un ENVASADERO DE TOMATES que el DUEÑO ERA UN AMERICANO pero en TIEMPO MUERTO me contaba que trabajaba EN UNA CASA DE CRIADA donde ganaba 1 MEDIO A LA SEMANA y el dueño de la casa era EL DUEÑO DE UNA CARNICERIA pero la mujer del señor preferia darle la comida a los perros que ella para sus hijas esa es una de las tanta anecdotas que ella me contaba porque fallecio en 1999 cuando yo tenia 15 años, cuenta que era militante del partido comunista clandestino antes del 59. Vivia en una casa de alquiler donde cuando triunfo la revolucion debia 1 año del pago del alquiler de la casa y recuerdo cuando le decia (abuelita tengo hambre) ME DECIA TU NO SABES LO QUE ES PASAR HAMBRE y muchos mas cuentos que en su momento no los entendia pero ahora si. lo unico que se es aquella epoca de hambre y miseriaANTES DEL 59 al triunfo de la Revolucion se acabo ya que la mujer dejo de ser descriminada y paso a jugar un papel importantisimo en la sociedad cubana pero me contaba que fueron tiempos muy duros ya que curso estudios hasta el 4to grado y no pudo seguir porque tenia que trabajar para sustentarse eso en LA CUBA DE HOY NO PASA YA QUE TODOS SIN DISTINCION DE RAZA Y GENERO TENEMOS DERECHO A ESTUADIAR DE MANERA GRATUITA SIN DECIR EN LA SALUD QUE ES GRATUITA TAMBIEN POR ESO CON CUBA CON FIDEL Y RAUL AHORA DIAZ CANEL HOY Y SIEMPRE. VIVA LA REVOLUCION CUBANA

  • aya dijo:

    Soy de origen campesino y mis padres y abuelos nos contaban a mi y mis hermanos historias tan tristes de la vida en el campo y de los abusos a los que los sometian la guardia rural. Por suerte todo acabo cuando como dice la cancion " llego el Comandante y mando a parar"

  • Rafael dijo:

    Soy nacido mucho después del triunfo de la revolución pero tuve la dicha de tener a mis abuelos paternos los cuales estuvieron directamente vinculados al proceso revolucionario, mi abuelo luchó en la clandestinidad en el pueblo de madruga siendo uno de los principales en dicha contienda, protagonista de disímiles cócteles molotov y asaltos a la compañía de la electricidad dichas actividades le costaron torturas por las cuales falleció a causa de las mismas, por las patadas y latigazos que le dieron tenía un tímpano que no le funcionaba y una lesión cerebral la cual le desató párkinson, cuando triunfa la revolución es el encargado de intervenir el cuartel de los esbirros de batista y hace prisionero al capitán de dicho cuartel el mismo que había ordenado su tortura y muerte, el no lo mató sino que lo entregó a los barbudos, tengo muchas anécdotas de mis abuelos y doy gracias a la revolución por ser quien soy, gracias a esto mi madre también fue una personalidad en cuba Doctora en Cuencias dio varios aportes a nuestra Cuba; GRACIAS FIDEL POR TODO.

  • CCPO dijo:

    Cuán importante es compartir estas historias, nuestra juventud debiera conocerlas, son tan útiles como las clases de historia, son historias vivas, ya mis padres y hermanos fallecieron, pero en mí dejaron grabadas las lecciones que me he encargado de tramitir a mis hijas y alumnos, los tiempos han cambiado, pero, los principios de los que estamos aquí en nuestra tierra son los mismos y por ellos hemos de luchar para seguir adelante. Muchas gracias por abrir este espacio.

  • diana dijo:

    Mi madre y mi padre nacieron en el 50 y el 52, respectivamente. No tienen mucho que recordar pues eran todavía niños cuando triunfó la revolución. Lo que sí recuerda mi madre muy vívidamente y de hecho, la traumatizó de por vida, fue ver a dos hermanos menores morir de hambre. Todavía mi mamá llora cuando ve a mi hija que, teniendo la comida, no quiere comer.
    Por parte de mi papá lo más interesante que cuenta es que su familia prácticamente lo había acostumbrado a la idea de que su destino sería el mismo de sus antecesores, trabajar duramente en el campo para sobrevivir. Me cuenta con mucha alegría el día que cambió ese destino para siempre: cuando le avisaron que podía incorporarse a una beca estudiantil y seguir estudios indefinidamente. Dice que soltó el arado ahí mismo y salió corriendo a recoger sus cuatro trapitos y montarse en un tractor con remolque que salió rumbo a la enseñanza secundaria y no paró hasta ser un ingeniero en telefonía (hoy telecomunicaciones) diploma de oro en un instituto de educación superior en Moscú. Qué distinta hubiera sido su vida si no hubiera triunfado la revolución!

  • Irma Guerra M. dijo:

    Muy hermosa iniciativa de Cubadebate, debe hacerse algo mas con estas historias para que lleguen a muchos jóvenes que hoy en día solo piensan en tener mas y mas sin mucho esfuerzo. Incluso los hay que son descendientes de aquellos que vivieron en la miseria en el pasado y la Revolución los convirtió en seres humanos con todos sus derechos.

    Esta Revolución tenemos que defenderla hasta con uñas y dientes, nuestro país no puede jamás volver a aquellos tiempos como ha pasado en países como Brasil donde los pobres, por no habérseles formado una educación política han llegado a votar por los representantes del imperio.

    !Si por Cuba, Si por la Revolución! Tenemos muchas razones para votar Si por la nueva constitución.

  • josue dijo:

    mi papa me contó que en el año1958 en Bayamo el caminaba una calle de la avenida principal , el tenia 26 años y el teniente piña lo paro y lo obligo recojer unos vidrios en la calle, le dijo que el estaba apurado, lo cojio con el apoyo de otros guardias y lo tiro por la vidriera pa dentro de la tienda, asi herido cargó con el para el cuartel, la suerte fue que una persona lo vio cuando se lo llevaban y le aviso a mi abuelo y este tuvo que pagar 200 pesos pa que lo soltaron con la condicion de que mas nunca pasara por las calles de la ciudad, tuvo que ir mi papa pa la sierra hasta el 3 de enero de 1959

  • Aleph dijo:

    Me animo a escribir nuevamente para contarles unade esas historias que considero perdida en el tiempo:De niño al lado de mi casa vivian dos gallegas que habian sido las domesticas de la casa,ellas cuidaban al hijo de una amiga de ellas el cual era muy amigo mio y las gallegas siempre le estaban pidiendo permiso a mi madre para que yo me pasara el dia en su casa.Me gustaban mucho las historias que contaban de su infancia y sus meriendas muy a la gallega como se expresaban al servirla .Aquellas dos señoras siempre mencionaban al niño de la casa,cada vez que jugabamos y escandalizabamos ellas en vez de regañar se ponian alegres recordando los tiempos que el niño corria por la casa(asi decian).Ya mas grande ,imagino que yo cursaba la secundaria me contaron la historia de el niño que ellas tanto recordaban.Ella servian en esa casa a un matrimonio con su hijo que estudiaba medicina ,eran muy catolicos y el joven habia estudiado en el colegio de Belen ,el mismo centro donde lo hiciera FIDEL.AL igual que muchos jovenes estuvo en desacuerdo con la situacion que tenia el pais y junto con otros tres jovenes intentaron alzarse en la zona de Pinar el Rio.En su primer intento de contactar con las guerrillas ya alzadas fueron detenidos ,baleados y ahorcados.En aquel momento se les dio sepelio en el cementerio de Colon con todos lo honoeres que correspondian a tales valientes.Al triunfo de la Revolucion sus padres se integraron al proceso aunque segun me contaban las gallegas nunca se repusieron a la perdida al igual que ellas.En un viaje a España(lugar de nacimiento de los padres) enferma la madre y muere y asi el padre decide no regresar.El niño de la historia se llamaba Javier Calvo Formosa tenia 21 años y junto con sus tres compañeros de lucha se les llamo Los Martires de Guajaibon

  • Ricardo dijo:

    NO SE SI YA ES TIEMPO. PERO AL MENOS PARA MI ESTA ES UNA HISTORIA MUY VIVIDA QUE TAL VEZ RESULTE DE INTERES PARA LAS FUTURAS GENERACIONES. SAI NO GRACIS DE NUEVO

    Ricardo
    Recuerdos
    Corría el mes de septiembre de 1958. Andaba correteando de felicidad en mi barrio ajeno al tiempo, tratando de olvidar el próximo regreso a la Escuela en Miami, donde vivía desde el 56 con mi madre.
    Aquella fatídica noche, dos años atrás, me tuvo en vilo y lleno de incertidumbre durante muchos días. Llego a la casa y literalmente me dan un tirón en el portal…mi abuela llamando desesperadamente por teléfono a mi mamá…Apúrate mi hija, corre y sal de tu oficina que ya te están buscando!..No sé, llamó Ernestina, dice que Ventura personalmente dio la orden y te espera tu sabes donde!..y sollozos, llantos,, mas llantos… Yo no entiendo nada…recojo mi guante y mi pelota y me pongo a tirar contra la pared…Pienso en Octavio Rojas, el segunda base del Habana y mi fija idea de ser como él…sigo sin entender nada…suena la puerta de la casa…me levantan de los brazos…caigo sentado en un carro…es de noche, chillan las gomas…los carteles lumínicos, anuncios, mi madre me toma de la mano. Va vestida con unas gafas oscuras que nunca había visto y un extraño sombrero cubre parte de su cara. Mami, eres tu?. Si mi hijo y por favor, trata de no hablar por ahora. Tampoco entiendo nada…pero callo.
    De nuevo en mi barrio al menos por unos días de vacaciones. Juego al taco y la quimbumbia en la esquina de mi casa con mis amiguitos de aquí y tratando de aprovechar el tiempo de gozadera antes de regresar. Siempre era igual, cuando tenía que venir no quería abandonar a mis socios de allá y cuando estaba aquí a la inversa.
    Otra vez me llaman a gritos. Corre! Ven para la casa. De nuevo mi abuela llama por teléfono. Vuelvo a no entender nada. Esta vez llama mi abuela y al parecer le dicen del otro lado que su hijo no está, pero ella no entiende bien pues la voz del otro lado no es conocida…de nuevo mi abuela a llorar, de nuevo sollozos y mas sollozos…llama a otro lugar. Solo oigo decirle: Mi hijo ve para allá que tu hermano no sale al teléfono y tengo miedo…mi abuela sigue llamando a otros lugares y de nuevo me pide que esté tranquilo. Dura tarea para mi, pero al fin vuelvo con mi guante y mi pelota. Ahora quiero ser como el Zorro Versalles y me digo que si fuera del Habana seria mucho mejor…
    Pasan las horas, yo sin salir de la casa…un timbre---mi abuela corre al teléfono, corre, no, vuela…es alguien que dice algo y ella: pero están vivos no? Y cae desmadejada en su silloncito viejo y despintado.
    Alguien viene y le da una taza con algo que nunca supe y le da un abrazo, y vienen más personas y hablan algo muy bajito… En medio de aquel ambiente raro, mi abuela se echa a reir, ahora entiendo menos….¿cómo, al chino frutero también lo cogieron? Jajajaja ¿porque toco la puerta para ver si querían comprarle y lo metieron adentro? ¿Y a Tita la testigo de Jehova la soltaron porque empezó a dar su perorata y los guardias no la soportaron? Jajaja
    Cómo…y la vieja a llorar de nuevo…cae de nuevo…se levanta..solo oigo decir..Le pusieron un soplete por el oído y con algo en la cabeza!!! Y al otro? No al otro lo metieron de un tirón en un carro y los dos al VIVAC... Primera vez que oía esa palabra..
    Subo unas enormes escaleras en una loma altísima al menos para mi tamaño era altísima. Muchos años después supe que eran las escalinatas el Príncipe. Entre por algo parecido a una cueva, unos tablones o bancos sucios, todo sucio, mucha humedad, oscuridad, mucha gente abrazos y besos. Mi abuela me toma de la mano y trata de cargarme y me dice. Mira, ahí están tus tios…no los ves? De pronto una mano en mi cabeza y aquella frase que nunca olvido: Mira mi sobrino, te guardé esta melcocha que tanto te gusta…y yo saqué mi pelota del bolsillo y se la tiré. Tio: no me parezco a Octavio Rojas?
    Y de nuevo en el avión, adiós abuela…
    Ahora mi mama me toma la mano, me baja la escalerona del avión y entro a un lugar muchas veces visto, pero hay algo distinto, un hombre con una enorme barba parecida a Santa Claus abraza a mi madre, me toca la cabeza y me dice Bienvenido a Cuba y me da un beso….

  • Luis Alberto Perez Garcia dijo:

    Me contaron mis abuelos

    Mis abuelos maternos Rafael y Socorro se conocieron en los duros años de la dictadura de Fulgencio Batista. Ambos venían de familias de origen campesino que se dedicaban a trabajar la tierra de un latifundista local, de nombre Alfredo Infante.
    Cada vez que tengo una oportunidad, les pido que me cuenten como eran aquellos tiempos, en que aún eran niños y vivían en la Cuba antes del 59.

    Me cuentan que, Los Infantes eran dueños de la finca La Florida (actualmente consejo popular La Yuraguana, en Holguín). Cuentan mis abuelos que, Los Infante no eran especialmente malos, como otros latifundistas de la zona, pero que la paga que le daban a sus obreros no les alcanzaba ni para comer, mucho menos para vivir. Cuentan que la paga en la caña era de un peso, y eso era bastante, pues el salario diario rondaba los 20 centavos, en otras labores agrícolas. Para un barrio analfabeto como aquel, la agricultura, bajo las condiciones de Los Infante era por mucho, la mejor opción. Se estilaba que a los campesinos se les fiaba en las bodegas locales, que eran también propiedad de Los Infante y por tanto generalmente el salario ya se debía cuando llegaba el final del mes. Era un círculo vicioso donde siempre se le debía al dueño del latifundio y cuando la deuda llegaba a un punto de no retorno, se le quitaba al campesino algún bien de su propiedad o alguno de sus hijos heredaba la deuda y se ponía al servicio del latifundista.

    Mi abuelo dice que él tenía 3 hermanos y varios tíos, que eran casi de su misma edad, y que su padre (mi bisabuelo) el mayor de todos, salía por las tardes a recorrer ´´las fondas´´ que eran lugares donde se vendía comida, a ver si quedaba algo que les pudieran vender a un precio más bajo. Generalmente le vendían las sobras de comida y solo alcanzaba para los más pequeños de la casa. Para los mayores había boniato asado a las brasas, si aparecía boniato.

    Cuenta mi abuelo que un par de zapatos valía 3 pesos, pero que para lograr tres pesos en la dictadura había que trabajar durante meses y apretarse el cinto para no comer mucho. Las familias eran grandes y había que elegir a que hijo le hacía más falta el par de zapatos. Así mismo pasaba con la ropa. La gente decidía cual hijo tenía potencial para el estudio y los demás para el campo. No era cuestión de que no hubiese escuelas públicas, sino que la compra de los materiales escolares y ropa adecuada, era una tarea titánica para los padres campesinos.

    Vivieron así, hasta que un día Alfredo Infante amo y señor de la tierra, hizo trabajador fijo al padre de mi abuelo y les cedió un pequeño terreno. A cambio de vivir ahí, debían trabajar él y sus hijos la tierra. Como estima por sus servicios también les cedió una vaca.

    Mi abuelo se dedicó a trabajar, para que su hermano menor pudiera estudiar en la única escuela que había, la cual también debían pagar con trabajo en el campo. Su otra hermana se dedicó a aprender corte y costura, que era en aquel lugar, a lo mejor que podía aspirar una jovencita de su edad y origen.

    El único médico en 20 kilómetros a la redonda de apodo Pepe, era un señor que vivía a 6 kilómetros de allí, en San Andrés. Cuentan que si no tenías como pagarle la consulta, no te dejaba ni sentarte en la camilla porque ‘se la ensuciabas´´. Mi abuela me ha contado con dolor como perdió a varios de sus primos por enfermedades, que años después, la Revolución erradicó de la Isla.

    Vivieron a la sombra de los Infantes y sus designios hasta que un día, el padre de mi abuelo tuvo tan mala suerte que se cruzó en el camino de un sargento de la dictadura. El sargento le dio 24 horas para que se perdiera de allí, porque luego de darle con el paraguayo en el lomo, lo había mirado torcido, y que para no matarlo como un perro, le daría la oportunidad de perderse de todo aquello. El esbirro en cuestión, era conocido por sacar uñas y ojos en el cuartel de San Andrés y cuando la gente lo veía aparecer lo comparaba con ver aparecer al Diablo. Era tan temido que el propio latifundista, le recomendó al padre de mi abuelo que se fueran todos, porque dejar atrás a la familia podía ser mala idea si al sargento se le ocurría volver.

    Así que se fueron todos a lo que luego sería su hogar definitivo.

    Por esas fechas se escuchaba hablar en la zona de los alzados, de los rebeldes, que peleaban ya en el llano. Después de la batalla de Barba Dorada (en alusión a un rebelde de dorada barba que cayó en combate) las tropas del temido Soza Blanco abandonaron San Andrés ante el avance imparable de las tropas rebeldes.

    Cuenta mi abuela que en esos días era costumbre que las avionetas de la dictadura sobrevolaran las casas de los campesinos y las ametrallaran diciendo que luchaban contra los alzados.

    Cuenta, de una de sus primas se salvó metiéndose debajo del fogón, en uno de esos ametrallamientos y que los demás ocupantes de la casa murieron. Ninguno de ellos había empuñado en su vida un arma.

    Dice mi abuela con orgullo, que ellos tuvieron en su casa del campo varios rebeldes, que les dieron café, que cuidaron a uno herido durante varios días. No recuerda sus nombres, pues el tiempo los ha borrado de su memoria, pero sabe que eran de la tropa de Eddy Suñol que luchaban en las zonas de las Cruces de Purnio cerca de Holguín.

    Dice mi abuela que cuando la victoria era sabida, Los Infantes se fueron y detrás de ellos sus capataces y la gente que les era fiel. Dejaron atrás la gigantesca finca que la Revolución transformó en el Consejo Popular la Yuraguana.

    Dicen mis abuelos, con los ojos llenos de lágrimas que cuando triunfó la Revolución la alegría colectiva era tan grande, que la gente salía a las calles y se abrazaban unos con otros sin conocerse. Dice que era lo más grande que ha vivido y dice que no conoció nunca a Fidel, pero su nombre iba y venía y pesar de no conocerlo, ella sentía que estaba cerca siempre.

    Cuentan que junto con la Revolución llegaron los libros, llegaron las letras y los derechos sobre la tierra. Que ya no tenían que trabajar para otro, para poder vivir en ella.

    Por eso se integraron al proceso revolucionario, cuando tuvieron la oportunidad y por eso dedicaron 30 años de sus vidas a los CDR. Dicen con orgullo que lo más grande que ha pasado por Cuba se llama Fidel su Revolución y que están orgullosos de haber vivido aquellos momentos.

    Y generalmente, llegado a ese punto ya no les pido más detalles, porque terminan llorando, porque el nombre de Fidel se les ha quedado en el alma y porque sienten que ellos también son parte de esta gran obra que es la Revolución cubana.

Se han publicado 104 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Edilberto Carmona Tamayo

Edilberto Carmona Tamayo

Jefe del Equipo de gestión de redes, monitoreo e innovación de Cubadebate y la Mesa Redonda. Licenciado en Periodismo en 2016 por la Universidad de Holguín. Contacto: edilberto@cubadebate.cu En twitter: @edctamayo

Vea también