Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

Batalla de Santa Clara: La historia del Pelotón Suicida contada por un protagonista (+ Video)

| 6 |

Aunque han pasado 60 años Roberto Eng recuerda cada detalle de su presencia en el Pelotón Suicida. Foto: Telecubanacán.

Roberto Eng Naranjo no parece un hombre curtido por las balas y el peligro. De estatura baja y andar despacio, aprendió desde muy joven a no llamar demasiado la atención y callar cuando otros hablan. Quizás por la modestia ganada en sus casi ocho décadas de vida, o tal vez porque aprendió que la sencillez muchas veces es el mejor argumento para quien tiene mucho por contar, prefiere asumir su historia desde la quietud y la admiración por los demás.      

Con solo 17 años fue uno de los miembros fundadores del Pelotón Suicida dirigido por el Capitán Roberto Rodríguez, un joven que desde la Sierra Maestra perdió su nombre para convertirse en leyenda con el apodo de El Vaquerito. En diciembre de 1958 Roberto Eng llegó con los rebeldes a Santa Clara, la ciudad que lo vio nacer y que sería escenario de uno de los combates decisivos para el triunfo de la Revolución Cubana.

“En vez de un fusil, me dieron una caja con cocteles molotov”

El Vaquerito siempre se caracterizó por dar el ejemplo a sus tropas. Foto: Archivo histórico de la ciudad.

Testigo de los últimos meses de lucha, Roberto recuerda cómo surgió el Pelotón Suicida. Según dice, en varias ocasiones el Vaquerito le propuso al Che la conformación de un escuadrón especial, una suerte de cuerpo de élite como el que se veían en muchas películas de aquellos tiempos. No obstante, la poca disponibilidad de armas y la necesidad de contar con soldados en otras misiones posponían la idea.

“Sin embargo, cuando el Che llegó al Escambray encontró más hombres dispuestos a combatir, pero sin fusiles. Entonces los mandó a todos para la escuela de Caballete de Casas, una de las zonas más intrincadas de aquel lomerío, para prepararlos política y militarmente mientras aparecían las armas. Y para allí me fui yo también”, rememora.

Apenas pasaron pocas semanas y el guerrillero argentino llegó hasta el campamento y formó las tropas. Como si fuera una premonición, Roberto enseguida supo que había llegado su momento. “Con todos los hombres en línea, el Che explicó que el nuevo grupo tendría la misión de entrar primero a las ciudades y acometer las tareas más difíciles. Dijo que nadie debía participar por obligación y que las misiones eran muy riesgosas”.

No obstante, cuando el jefe pidió que los voluntarios dieran un paso al frente, Roberto Eng estuvo entre las dos decenas de hombres que avanzaron hacia el Comandante Guevara. Había llegado al Escambray porque la seguridad en la ciudad ya era insostenible. Con un hermano Presidente de la Juventud Socialista en Santa Clara y él miembro del Movimiento 26 de Julio, las persecuciones y los registros en su casa ponían en riesgo la vida.

Como si no hubieran pasado 60 años, este hombre todavía sonríe cuando habla del primer combate del nuevo pelotón.

“Nuestro bautizo de fuego ocurrió en Fomento. Allí pensaba que me iban a dar un fusil, pero el Che se apareció con unas cajas de cocteles Molotov. Con eso tomamos la estación y solo entonces nos ganamos las primeras armas. Desde entonces esa fue siempre nuestra misión: tomar los edificios de la policía en cada pueblo”.

Luego de aquella acción, el Pelotón Suicida llegó hasta Cabaiguán, Placetas, Remedios y Caibarién. En cada uno de esos municipios tuvo historias y desafíos. Sin embargo, Roberto Eng no olvida las acciones en los dos últimos territorios, por lo compleja que fueron, pero también porque demostraron la audacia del Vaquerito como líder del pequeño grupo de hombres.

“En Remedios tuvimos que prenderle candela al edificio porque los soldados se negaban a rendirse. En Caibarién, mientras tanto, no existía jefatura de policía y todos los guardias se atrincheraron en el cuartel del pueblo y tampoco querían entregar las armas. Allí el Vaquerito tuvo una de sus acciones más temerarias”.

Según dice, en dos ocasiones el líder rebelde pidió una tregua para hablar con el jefe del cuartel y conminarlo a rendirse para no causar más daños entre la población. Cada uno de esos intentos resultó infructuoso y el combate se extendía más de lo previsto.

“A la tercera vez el Vaquerito entró y como el hombre seguía empecinado en no ceder, cogió y se acostó ahí mismo en un colchón del cuartel. Le dijo que él estaba cansado y que le avisara cuando se decidiera. Lo podían matar ahí mismo, durmiendo en medio del enemigo. Aquello desmoralizó a todos los casquitos y al poco rato sacaron la bandera blanca”.

“Para entrar a la Jefatura de Policía había que jugársela”

El descarrilamiento del tren blindado fue decisivo para la rendición de la ciudad. Foto: Archivo histórico de la ciudad.

Esa misma madrugada el Pelotón Suicida recibió la orden de marchar hacia Santa Clara para participar en la toma de la ciudad. Aun no salía el Sol cuando los primeros hombres llegaron a la comandancia rebelde, instalada en la Universidad Central “Marta Abreu” de las Villas.

Con una memoria enfrascada en no olvidar los pequeños detalles, Roberto Eng revive cómo el Che reunió a los jefes de pelotones y repartió las tareas. Como siempre, la de su grupo fue tomar la estación de policía.

Los casi diez kilómetros que separaban la comandancia rebelde del cuartel de los policías parecían menos ante la velocidad del avance del pequeño grupo. No obstante, fueron suficientes para probar una vez más la grandeza del Vaquerito.

“En Santa Clara pasamos a solo 50 metros de la casa de mi mamá. Llevaba meses sin verla y le dije al Vaquerito que llegaría un momento. Él enseguida me replicó «Si vas te llevo preso». Aquello me molestó mucho y estuve todo el día incómodo. Sin embargo, en la noche llegó y me dijo «¿Sabes por qué no te dejé ir? Porque en unas horas nosotros vamos a entrar en combate y cuando tu mamá escuche los tiros se va a morir del corazón pensando en ti». Cuando uno ve esas acciones se da cuenta del valor de aquel hombre”.

Quizás por ello a Roberto se le achican aun más los ojos cuando habla de la muerte de su jefe. A menos de 48 horas de la victoria definitiva, el Vaquerito cayó mientras su pelotón tomaba la estación de policías de Santa Clara.

“Él combatía de pie, pero su muerte fue casi una casualidad, digamos que un tiro perdido. Rompíamos paredes de las casas para acercarnos al lugar y cuando ya estaba a 50 metros recibió un impacto en la frente y enseguida cayó al suelo. El Che lo vio momentos después y solo pudo decir que le habían matado cien hombres. Imagina qué significaba el Vaquerito para que el Che dijera algo así”, rememora.

En un gesto de recuerdo a su jefe, algunos miembros del Pelotón Suicida dejaron flores en el lugar donde cayó el Vaquerito. Foto: Archivo histórico de la ciudad.

Casi como si los tuviera enfrente, Eng Naranjo habla de los seis francotiradores en la azotea de una iglesia muy cercana, del cura que salía a pedir tregua, de las ametralladoras ubicadas en el techo y en los portales de la estación, de los sacos de arena que servían de trinchera y de los más de 300 soldados parapetados en el edificio.

“Para entrar había que jugársela” —dice— y con esa única frase resume las sensaciones de la treintena de hombres que durante todo un día intentaron romper las defensas.

“Cuando entre los miembros del pelotón comenzó a correrse la noticia de la muerte del Vaquerito casi nos desplomamos. Pero Leonardo Tamayo, el segundo jefe del grupo, enseguida se dio cuenta de la situación y comenzó a hablarnos fuerte y arengarnos al combate. Así pudimos seguir y enfrentar aquello ahí”, agrega.

Mientras tanto, en otros puntos de la ciudad distintos pelotones combatían en el Cuartel de los Caballitos, el Escuadrón 31 de la Guardia Rural, la Audiencia o el Hotel Central. Sin embargo, el descarrilamiento de un tren blindado con tropas, armas y municiones, significó un golpe decisivo a favor de los rebeldes. Roberto explica cómo con algunos de los fusiles capturados el Che reforzó al pelotón y así lograron hacerse con el edificio.

Luego de aquella acción, todo estaba listo para concentrar las fuerzas rebeldes contra el Regimiento Leoncio Vidal, el tercero más importante del país. Entonces el Pelotón Suicida se incorporó al resto de los otros grupos y prácticamente sin resistencia todos entraron en la fortaleza. Fulgencio Batista había huido de Cuba y la guerra casi terminaba.

A 60 años de aquel día, Roberto Eng insiste en hablar sobre el apoyo del pueblo. Una y otra vez rememora las cajas con comida, el café y los consejos para guiar a muchos rebeldes por una ciudad que no conocían.

También cuenta sobre las barricadas y los grupos creados casi desde la espontaneidad para ayudar en la elaboración de cocteles molotov. “El pueblo nunca dejó de salir a las calles. A ellos le debemos el 50 por ciento de nuestra victoria”, confiesa.

Con 77 años cumplidos, dos decenas de condecoraciones y toda una vida dedicada a los servicios de Seguridad del Estado, Roberto mantiene una sencillez que asombra.

Protagonista de jornadas trascendentales para Cuba, este hombre no eleva la voz ni siquiera cuando se lamenta de las muertes más amargas o los momentos más tristes. Para él, integrar el Pelotón Suicida, conocer al Che o al Vaquerito, son puntos esenciales de una vida marcada por la lucha, el orgullo y la historia.

En Video, capítulo de la serie “La Batalla Final” dedicado al Pelotón Suicida

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • JEBD dijo:

    Muy interesante la historia contada. Con todo orgullo este cubano lleva en su memoria recuerdos inolvidables, fruto del protagonismo de hombres de gran valor como él mismo. Felicidades para él, su familia y el pueblo de Cuba en estas jornadas de celebración por el nuevo año y el 60 aniversario del triunfo de la Revolución.
    Viva Cuba.

  • Aurelio dijo:

    Impresionantes relatos,…gracias Yunier por refrescarle a la memoria las dimensiones del valor y arrojo de los cubanos cuando de luchar por la libertad de la Patria se trata. Es un privilegio tener la oportunidad de compartir con un héroe como Roberto,…mis respetos a él y todos los veteranos de nuestras guerras de liberación.

  • yosver dijo:

    Lo que me preocupa es que pronto estos seres divinos ,por logica pronto no estaran con nosotros y su historia se ira con ellos ,creo debemos realizar un esfuerso para que se conoscan su legado y sirban de ejemplo pra las nuevas generaciones de cubanos

  • andres garcia lopez dijo:

    Estas historias de nuestra revolucion se le debe ensenar a nuestra nueva generacion de jovenes y valga la redondancia para que conoscan y tenga presente de donde sale todo lo que ellos hoy en dia pueden disfrutar de nuestra sociedad..que sepan que las cosas que ven y gozan es gracias a esos hombres que lucharo porque ellso vivan felices hoy en dia..Gracas y feliz 2018 a todos

  • yenkys dijo:

    Como siempre pasa la historia desde el lado que se cuenta será de una forma o de otra. Me llama la atención que solo este combatiente menciona el hecho del sacerdote que para los que no lo saben se llamaba José Vandor, que sirvió de mediador durante la batalla entre los rebeldes y los soldados de la estación de policía. Porque en ningún otro sitio o documentos históricos se menciona este hecho. Porqué será? Por que era un sacerdote? Hay muchos testimonios de personas que dan fe de este hecho y que no fueron recogidos en la memoria histórica de nuestra ciudad, que pena!!! Si alguien encuentra algun otro lugar que se mencione este hecho le invito a compartirlo.

  • Ludoviko dijo:

    Estas anécdotas, contadas por hombres que son todo historia nos señalan un camino justo. Y el lugar que le debemos dar a la historia.
    Pero igualmente le debemos dar a hombres como este su lugar en la historia; creo que faltan nombres en el sitio perpetuo de la historia

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Yunier Javier Sifonte Díaz

Yunier Javier Sifonte Díaz

Graduado de Periodismo en la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas en el año 2016. Periodista de Telecubanacán.

Vea también