Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Sucesos en Politécnico de La Lisa: Asalto a la paz de una escuela

Por: Roberto Suárez, Margarita Barrios, Yuniel Labacena
| 468 |

Sabrina y Thalía aseguran que les duele mucho lo sucedido en su escuela, pues en ella todos se sienten bien y en armonía, una tranquilidad que JR encontró durante su visita al centro. Foto: Roberto Súarez/ JR.

Parecía que iba a transcurrir como un día habitual el pasado lunes 17 de septiembre en el Instituto Politécnico Olo Pantoja, del municipio de La Lisa, en la capital del país, cuando unos gritos se interpusieron en las explicaciones de la clase de Historia y en otras de la institución docente.

«Empezamos a sentir gritos de los estudiantes y algunos pasaban corriendo», recuerda Sabrina Quintana Acosta, estudiante de segundo año de la especialidad de Construcción civil. Al salir del aula casi no podían dar crédito a lo que estaba ocurriendo.

«Vimos como uno de los agresores hirió en la mano a uno de nuestros compañeros. Enseguida me acerqué a él, para ayudarlo», repasa con la voz aún entrecortada y nerviosa Thalía de la Caridad Silva Fernández, compañera de grupo de Sabrina.

Con apenas 15 y 16 años, respectivamente, ambas muchachas cuando hablan de lo ocurrido aquel día, señalan que les duele mucho, porque en su escuela nunca habían sucedido incidentes de semejante naturaleza. Según explican, el ambiente es todo lo contrario, pues se sienten muy bien, en armonía.

—¿Y no tuvieron miedo?

—Bueno, un poco, pero más bien fue la sorpresa. Todo ocurrió tan rápido que no tuvimos mucho tiempo para pensar, asegura Sabrina. Mientras Thalía añade: «Yo no. De inmediato fui a auxiliar a mi amigo herido. Él es un muchacho bueno, que no se mete con nadie. Me dio mucha lástima verlo así. Y si había que defenderlo lo hubiera hecho; pero nos llamaron rápidamente para el comedor y allá nos fuimos todos, para estar bien seguros junto con los maestros».

Georgina Llorente Barbastro señaló el sitio por donde irrumpieron los sujetos. Además, mostró el estado de la cerca perimetral de la escuela. Foto: Roberto Suárez.

—¿Qué dijeron sus padres?

—Ellos estuvieron aquí en una reunión, y no se puede culpar a la escuela. Esto nunca había ocurrido ni nada parecido, destaca Sabrina.

Thalía refiere que su mamá estaba al principio muy preocupada, «incluso me comentó que me iba a cambiar de centro, y le dije que no, pues no había que tomar decisiones apresuradas. Ya está más tranquila».

Todavía con nerviosismo, Georgina Llorente Barbastro recorre con estos reporteros el sitio por donde irrumpieron el lunes último personas ajenas al sistema nacional de educación y causaron lesiones leves con tratamiento médico a nueve estudiantes.

«Estaba abriéndoles el aula a los muchachos cuando ellos entraron y, de pronto, se formó tremenda algarabía. Cuando ven a alguien desconocido ustedes saben cómo se ponen los alumnos. De pronto siento a los estudiantes alterados saliendo del aula y veo a aquellos tipos con cuchillos en las manos.

«Yo también me alteré y traté de sacar a los muchachos para protegerlos; les indiqué que corrieran, pues vi que era algo peligroso, fuera de lo común», cuenta esta mujer, quien custodia la escuela. «Ellos no entraron por la puerta principal, sino por la cerca del fondo. Cuando los vi, ya estaban dentro de la escuela, pero jamás pensé que podrían cometer esa locura».

Como explicó la nota oficial de la Dirección Provincial de Educación de La Habana, se trata de un hecho inusual y lamentable. Por suerte, como señala el texto, las acciones investigativas permitieron en corto tiempo dar captura a los autores, quienes confesaron haber participado en la agresión y se encuentran bajo un proceso investigativo aún sin concluir.

Las autoridades de Educación resaltaron en su comunicado que hechos inaceptables y repudiables como estos, ajenos a nuestro sistema de enseñanza no quedarán impunes, y sus autores enfrentarán el rigor de nuestras leyes, conforme al Código Penal.

Ese es el mismo sentimiento que comparte por estos días la población ante lo ocurrido. Lo hacen también en las redes sociales y los espacios de opinión de nuestros medios de prensa. Un lector nombrado Alexis Bandrich Vega apuntó que se debía aplicar la ley con todo el rigor posible: «Asisten muchas agravantes, la primera el peligro para la vida de nuestros adolescentes. Es un hecho muy inusual, pero a nadie se le debe ocurrir repetirlo… Las sanciones deben ser informadas para que contribuyan a la prevención», subrayó.

Otro cibernauta, bajo el nombre de Daisy Rivero León, dijo que «hay que actuar fuerte. Nuestros centros educacionales tienen que respetarse y los alumnos tienen que sentirse con tranquilidad. La educación es una de las mayores obras de la Revolución». Por su parte, Bárbara pedía: «Que se tomen las medidas necesarias y pertinentes para la seguridad del politécnico y que los autores del hecho paguen por sus malas acciones», remarcó

Aquí estoy con mis alumnos, dando clases

Georgina Llorente Barbastro señaló el sitio por donde irrumpieron los sujetos. Además, mostró el estado de la cerca perimetral de la escuela. Foto: Roberto Suárez.

Con más de 40 años de trabajo en Educación, la maestra Juana Castillo Torres no había vivido nada igual. Hace un año que trabaja en el Olo Pantoja; anteriormente ejerció en Santiago de Cuba. «Tengo la costumbre de estar siempre con mis alumnos, pues soy profesora guía de un grupo.

«Cuando ocurrieron estos sucesos mis muchachos estaban en la clase de Educación Física. Me percaté de que había un hombre agrediéndolos y traté de entrarlos al aula. Uno de los asaltantes se acercó a nosotros, me tiró al suelo y me dijo con guapería: “¡Esto no es con las mujeres, es con los hombres!”. Rápidamente me incorporé para tratar de proteger a mis alumnos. Estaba desesperada. No tenía nada con qué defenderlos, porque nosotros somos maestros de tiza y borrador, nunca se ha visto un arma en una escuela cubana.

«Él había herido con una chaveta a uno de mis alumnos en un muslo. La policía vino enseguida. Por suerte se pudo controlar rápidamente la situación. No me separé del estudiante, le dieron cinco puntos, se recupera y está bien anímicamente. He hablado con su mamá y me dice que se incorporará a clases en cuanto pueda, pues la herida es en un lugar un poco incómodo para venir hasta aquí.

«Declaré en la PNR, ayudé en todo cuanto pude en la investigación y estoy dispuesta a prestar todas las declaraciones que sean necesarias. No se pueden permitir estas cosas. Aquí vivimos en paz y nuestra educación es sagrada. Fue una experiencia pésima, que nunca olvidaré; pero aquí estoy, como siempre, con mis alumnos, dando clases», subrayó.

Arianni Lays Welman, subdirectora docente del politécnico, destacó que luego de los hechos organizaron a los estudiantes. «A los heridos los mandamos con urgencia para el hospital, para que los curaran y vieran la complejidad de las lesiones. También les pedimos a los muchachos que llamaran a sus padres, para que vinieran a apoyarnos ante la compleja situación.

«Aunque todos estábamos en shock, nos mantuvimos a la viva, con nerviosismo y un poco de miedo, pero logramos salir de aquello. Lo vivido fue muy desagradable, y más cuando uno de los individuos regresó al comedor donde protegíamos a los estudiantes. En ese momento sacamos a los alumnos por la puerta contraria», manifiesta.

Recuerdos de un director

Yohandis Cueria Angulo, director del politécnico. Foto: Roberto Suárez.

Yohandis Cueria Angulo, director del politécnico —el cual tiene una matrícula de 728 estudiantes y un claustro de 44 profesores—, también narra lo ocurrido. «Había terminado el primer turno de clases cuando estos sujetos entraron con armas blancas a una de las aulas y empezaron a cortar a los muchachos. Se formó un gran desorden. Los estudiantes salieron asustados, los profesores comenzaron a combatir con fuerza a los agresores, quienes se vieron obligados a salir huyendo, pero ya habían dejado varios heridos.

«La policía llegó de inmediato. Cuando los asaltantes regresaron al centro ya estábamos en el comedor. Uno de ellos se acercó corriendo a este lugar y ahí mismo fue apresado. Según nos informó la policía, a las 12:15 del mediodía ya estaban todos detenidos».

El Director destacó que las autoridades municipales y provinciales del Partido, el Gobierno y Educación llegaron pronto a la escuela, así como los compañeros de Menores. Además, enfatizó que a los heridos se les socorrió y les avisaron a los padres para que se incorporaran con sus hijos a los centros de salud.

—¿Había algún vínculo de los asaltantes con la escuela? ¿Se conoce el motivo?

—Ellos no buscaban a una persona específica, agredían al que se les ponía delante. Lo hacían al azar, incluso los lesionados son de distintas especialidades. Entraron por el fondo, donde la cerca perimetral está deteriorada. Hubo profesores y alumnos fuertes que combatieron bastante, les lanzaron sillas a los asaltantes.

«Los agresores son jóvenes de entre 19 y 24 años de edad, y los alumnos de este centro tienen entre 15 y 17 años. Esta experiencia ha sido muy fuerte… Hay que ver este incidente desde todas las aristas, desde el impacto en los docentes hasta en la familia. En la escuela se hizo una reunión, pues los familiares solicitaban que se les aclararan muchas cosas, y en ese encuentro participó Ena Elsa Velázquez Cobiella, nuestra ministra de Educación.

El estado de opinión era muy negativo. Con el tema de la seguridad se indicó que se le pusiera mayor atención a las guardias docente y estudiantil, porque aunque tenemos custodios en las dos entradas, esta escuela es muy grande. Después del suceso, el politécnico se mantuvo funcionando de manera normal, con una buena asistencia», resaltó.

Rigor legal contra los agresores

Juana Castillo Torres, una de las profesoras. Foto: Roberto Suárez.

Cuando llamaron a su casa y les dijeron que su hermano había sido herido en la escuela y estaba en el policlínico docente Cristóbal Labra, quedaron asombrados porque «él es un joven muy tranquilo», afirma la hermana de uno de los lesionados.

Toda la familia, en particular su mamá, está muy impactada «Yo fui para el policlínico, continúa la hija. Mi hermano estaba sentado junto a otro niño, también herido, y un enfermero los estaba atendiendo. Como tenía una herida en la frente y otra en el cuello lo remitieron al maxilofacial. Requería de puntos, pero no se los dieron en ese momento porque había que hacer una radiografía y lo llevaron para el hospital pediátrico Juan Manuel Márquez.

«La situación para mi hermano era más compleja, porque tiene una operación de cadera reciente y algunas de las heridas fueron justamente donde están los dos tornillos que tiene colocados en el muslo. También tenía otra herida en el codo».

La joven recuerda que, cuando estaban en el policlínico llevaron allí a uno de los agresores. «Parece que en el forcejeo él también estaba herido en una rodilla; pero a pesar de estar esposado, daba patadas, escupió a una enfermera, aquello no tenía fin», añadió.

«El lunes, después de lo sucedido, nos llamó el director de la escuela, y el martes vinieron muchos de sus amiguitos. Tengo que destacar la actitud de la profesora Camila, que lo recogió del suelo, lo llevó para el policlínico, lo acompañó y protegió todo el tiempo. Fue muy valiente. Ella nos llama para saber cómo sigue. Ha sido muy atenta.

«Yo asistí el miércoles a la reunión de padres de la escuela. Allí hice varias preguntas respecto a la organización interna del centro. En este encuentro se aseguró a los padres que podían estar tranquilos, que no volvería a suceder, que habían tomado medidas importantes para la seguridad del politécnico. Esperamos que así sea.

Su hermano, «el Iyabó», como le dicen los muchachos de la escuela, dijo a Juventud Rebelde que se siente bien, con deseos de continuar con sus estudios y vida habitual aunque, como es lógico, el impacto de la agresión lo ha marcado profundamente. «Quiero mandarle un saludo a mis amigos de la escuela y transmitirles las gracias por venir a visitarme. También mis saludos a los otros muchachos que fueron agredidos y mis deseos de que se recuperen pronto», comentó.

Hechos como los ocurridos en este centro, que han merecido el repudio de todo nuestro pueblo, no quedarán impunes. Aunque es un acontecimiento inusual en las escuelas cubanas, deja lecciones de alerta, y ratifica la necesidad de continuar formando valores imprescindibles en la sociedad que construimos.

Los agresores confesos continúan detenidos para posteriormente ser juzgados por los tribunales competentes. La investigación aún no ha cerrado. Mientras tanto, allí, en la Lisa, el politécnico Olo Pantoja desarrolla normalmente sus clases y desde cada aula sigue preparando a futuros técnicos y obreros calificados.

Confesiones de un «policía» en serie

«Estaba dentro de la oficina junto a otros compañeros preparándome para irme al trabajo, pues soy jefe de brigada de la cooperativa Dos Ríos, aledaña al centro escolar. Entonces sentimos una gritería en la escuela. Nos asomamos a la puerta de la oficina y vimos a los muchachos corriendo. Pensábamos que estaban jugando y seguimos en lo nuestro. Poco después la efervescencia aumentó y salimos a ver qué sucedía.

«Los muchachos seguían corriendo y algunas niñas estaban llorando. Desde lejos vi a la maestra Juana y le grité: “¡Juana, qué pasa!” Ella me respondió que había un hombre con un cuchillo allí. Entonces salí corriendo, tratando de averiguar dónde estaba el agresor. Los muchachos me dijeron que camino a la puerta, y salí disparado hacia ese lugar. Pero al llegar no era cierto, había ido hacia otro punto, el puesto de mando. Imagínese la intranquilidad de los alumnos.

«Cuando llegué vi al sujeto —quien vestía un pulóver azul— con una chaveta en la mano izquierda. Entonces le dije: ¿Qué cosa estás haciendo? y comenzó a “boconearme”, a decirme que no lo tocara… Cuando los dos comenzamos a caminar hacia la puerta de salida, no le vi sangre ni nada, pensé que solo estaba asustando a los muchachos, formando alboroto. Pero lo mío era sacarlo de la escuela, para que no siguiera allí. Logré que saliera y cuando regresé fue que me enteré de lo que ya había pasado.

«Pensé que todo terminaría ahí, pero casi al instante sentí a la gente gritar: “¡Viraron, viraron!”, y volví a correr junto a un policía que ya había llegado a la escuela.

«Tenía tremendo dolor, porque ya sabía lo que habían hecho en la escuela. Le dije al policía: “¡Ahora sí que no se me va!”. Corrimos y el agresor nos vio. Brincó la cerca, pero cayó en el área de nuestra cooperativa. Se equivocó de lugar, pues aquí estaban mis compañeros. Cuando iba llegando vi que tiró la chaveta y pude advertirle a la policía para que la encontraran.

«Él quiso confundir a la policía diciendo que no tenía que ver nada con el hecho, que venía pasando en ese momento por allí. Le dije que no fuera sinvergüenza, que yo era quien lo había sacado de la escuela con la chaveta en la mano.

«Realmente fue muy triste, triste… Fue algo bien deplorable, para mí son unos sujetos inescrupulosos. Sé que la ley revolucionaria es lo más justa posible, pero pedimos de verdad que sean severos con ellos, no puede ser que personas así con esa conducta antisocial entren a nuestras escuelas y ocasionen daños.

«Los padres saben que sus hijos están en las escuelas seguros y esto no puede cambiar. No podemos permitir que un grupo de personas creen estas situaciones. He desmentido, hasta donde he podido, todas las bolas que hay en la calle. Me duele que haya sucedido esto».

(Tomado de Juventud Rebelde)

Dirección Provincial de Educación informa sobre sucesos en Politécnico de La Lisa

Se han publicado 468 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • ybg dijo:

    creo que detrás de todo esto hay algo más profundo, no dudo que haya sido un ajuste de cuentas pero de ser así porque entrar a la escuela y no esperar a esa persona o esas personas en otro lugar, considero que existe un mensaje muy claro, están tratando de poner a Cuba en el mismo saco de los EEUU para poner en tela de jucio la seguridad y tranquilidad de nuestro pais

  • Yasmani dijo:

    Todo el peso de la Ley de los Tribunales en los que laboro debe caer sobre estas personas que al cometer un acto de esta magnitud no tienen conciencia social, no tienen sensibilidad, valores, nada por lo que se le pueda distinguir como personas de esta sociedad cubana, no podemos permitir que hechos de este tipo sucedan en nuestro pais cuando nuestras escuelas siempre han sido uno de los lugares mas seguros del pais, Que hubiese pasado si esto ocurriese en una escuela primaria donde los niños no tienen aun la capacidad de entender lo que sucede?, debemos de juzgar a estos compañeros con el mayor peso de la ley, y en recomendacion a los Tribunales, deberia ser un juicio ejemplarizante, donde todo el pueblo de La Habana o de Cuba y el mundo vea en directo como se juzga a estos malechores.

  • micky dijo:

    La mentablemante la lacra y la MARGINALIDAD se está adueñando de nuestras calles aunque no lo queremos reconocer. El sabado estaba en una parada y llego un grupo con un bafle portatil con REGUETON a viva voz y cayeron en la parada como una plaga. Nadie pudo decirles nada y ellos gritando y vociferando. Eso no pasa en otros paises donde el ciudadano llama a la policía y este toma las medidas pertinentes. Sigo diciendo que hay que restructurar la Politica de Sanciones y el cuerpo policial como organo represivo. Existe un resquebrajamiento de la disciplina social muy marcado.

  • joseantonio dijo:

    Un hecho que nos conmocionó a todos los que lo supimos, por rumores, desde el mismo día de su ocurrencia. Ahora, con este artículo, se informa del modus operandi de los autores y de la secuencia de hechos en el politécnico. Corresponde a las autoridades investigar las causas y condiciones que lo propiciaron, que pueden ser diversas, así como las intenciones de sus autores, a partir de lo cual se calificarán y tipificarán todos los delitos cometidos. Solo pido que el juicio sea público y trasmitido por los medios de difusión y, como muchos de nuestros conciudadanos, que sobre los autores caiga todo el peso de la ley, que les apliquen las máximas sanciones permisibles, y no tengan derecho a libertad condicional. Las escuelas son templos del saber que no deben ser profanados por nadie. En ellas no puede haber lugar a la indisciplina, mucho menos a la «guapería» y «matonería» que, lamentablemente observamos a diario en nuestros barrios entre jóvenes y adultos. La disciplina, la ética y la conducta de los individuos, no es un producto de su conciencia individual, sino de la educación familiar y social. Cuando ambas fallan, hay que corregirlas por la fuerza del Estado y sus órganos. Creo que las fuerzas del orden público deben ser más intransigentes con las desviaciones de la conducta y comportamientos sociales inadecuados que se aprecian en la vía pública a toda hora, como pueden ser el andar sin camisas, la ingestión de bebidas alcohólicas, la contaminación sonora, los grupos de menores de edad deambulando sin control a altas horas de la noche, entre otros males que nos aquejan y que a la postre, al quedar impunes, son caldos de cultivo para hechos como este u otros peores.

  • Riki dijo:

    Desde enero de 1959 nuestro país se ha perfilado en una sociedad cada vez más justa y humana, lo que no quiere decir que debemos ser tolerantes con quienes atenten contra la tranquilidad y seguridad de nuestra sociedad, más cuando se trata de nuestros niños, adolescentes y jovenes, de la seguridad de nuestros centros educacionales, hospitales o cualquier otro, no debe temblarle la mano a nuestra sociedad para castigar a autores de hechos tan deplorables como estos, que aunque hayan o no victimas fatales se consideran un crimen, enseñemosle a estos criminales que los hombres y mujeres de bien de esta sociedad que se hace más humana no vamos a tolerar estas actitudes y para ellos no solo el repudio social, sino que sientan en la piel todo el rigor de la ley, la escrita y la que reclama el pueblo…

  • Sigo pensando dijo:

    Aunque ningún medio lo ha aclarado, no me acabo de tragar que los delincuentes entraran en la escuela porque sí. Tiene que haber un motivo. Todavía todo sobre este caso no está dicho en la prensa.
    Si les dan pena de muerte o no, lo decidiorán los tribunales…Pero eso sí, que sea un castigo bien fuerte y un escarmiento opara que actos como estos NO SE REPITAN. No quisiera ver a mi país sumido en una ola de violencia commo la de EE.UU y que los niños no estén seguros nie en las escuelas.

  • perico dijo:

    Pienso que una larga condena sea mejor, asi tienen tiempo de de arrepentirse de la estupidez, a los que estan en un peloton de fusilamiento jamas se les olvida, es lo que da la coducta marginal a pesar de la facilidad de acceso a la educacion y que un grupo grande de jovenes no aprovecha y les gusta lo facil y no pasar trabajo.

  • joloro dijo:

    Es un hacho lamentable y que nunca debemos permitir que se repita.Si algo debemos preservar por encima de TODO es la seguridad ciudadana,es vivir sin la violencia y la criminalidad que se vive en otros países.Que se tomen las medidas más severas con esos delincuentes.Si tuvieron sus motivos esa no era la forma de resolver cualquier situación,eso fue vandalismo.Nunca nos acostumbraremos a algo asi.Deben ser procesados en juicio público y con penas bien altas y que sirvan de ejemplo para que no se repitan hechos asi.Pero es urgente analizar a nivel social y de Estado las manifestaciones negativas que estan conduciendonos a situaciones como esta.No se puede esperar más.Es un enemigo peor que cualquier otro.

  • julian dijo:

    Con este hecho se debe ser bien severos porque Cuba no es EEUU aqui las escuelas se respectan ese tipo de acto es ajeno a los cubanos creo que la investigacion no debe centrarse solo en los hechos si estaban tambien organizadosy fuero varios es `porque alguien esta detras de esto beben jurgase como terroristas por que lo que hicieron fue eso imponer terror y el terror en cualquier lugar no debe tolerarse pero en una escuela mucho menos, Creo que esto debe servir de alertad a la autoridades sobre los grupos de delicuentes que estan proliferando en el pais porque hoy es el asalto a la escuela mañana que sera la calle debe ser del pueblo que lucha por esta revolucion y no de los delicuntes en todas sus manifestaciones Saludos

  • MARIA VICTORIA dijo:

    QUE TODO EL PESO DE LA LEY CAIGA SOBRE ESOS MALECHORES, PORQUE SEREMOS UN PAIS POBRE, PERO TENEMOS LO QUE MUCHOS QUISIERAN TENER, QUE ES TRANQUILIDAD Y NO SE PUEDE SER FLOJO CON ESOS MAL NACIDOS, PORQUE POR SUERTE NO HUBO QUE LAMENTAR NINGUNA PERDIDA DE NINGUN ALUMNO QUE LO UNICO QUE ESTAN HACIENDO ES ESTUDIAR PARA DESPUES SER UTIL A NUESTRA SOCIEDAD. OJO HAY QUE SEGUIR APRETANDO LAS RIENDAS PORQUE SE METIERON EN UN TERRENO MUY VULNERABLE PARA NUESTRO PUEBLO QUE SON LOS NIÑOS, PORQUE PARA MI AUNQUE SON ADOLESCENTES LOS SIENTO COMO NIÑOS. GRACIAS A TODOS LOS PROFESORES, ESTUDIANTES Y DEMAS PERSONAS QUE SE ENFRENTARON VALEROSAMENTE PARA EVITAR MALES MAYORES.

  • mazinger dijo:

    Está claro. Terrorismo financiado generosamente desde fuera, con consumo de drogas o alcohol o ambos inclusive. Tienen que pagar, en el menor de los casos, por tentativa de asesinato, con agravantes. Esos son unos cuantos años. Ahora, se portan bien en la cárcel, optan por cumplir hasta un tercio de la sanción y salen, quizas hasta con un oficio o con una carrera universitaria.Las bondades de nuestro sistema penal. Este tipo de delito tiene que ser castigado con cadena perpetua sin derecho a nada. Ponen en peligro incluso nuestra seguridad nacional y nuestra soberanía. Y no es teoría de la conspiración barata. Es guerra no convencional. Analicemos los ejemplos de Siria, Libia, la propia Venezuela, etc, etc. Pongámonos como tenemos que ponernos, para evitar que nos coloquen una pluma de guanajo donde tú sabes y nos comercialicen en el Mercado de 19 y 42. Dicho educadamente.

  • Adrián dijo:

    No es el caso que acredite la pena de muerte, ni cadena perpetua, pero no estaría nada mal una sanción severa, a cumplir bien lejos de La Habana, sin derecho a rebajas de condena ni otros tipos de beneficios. A trabajar y a doblar el lomo sin salario, ni nada parecido. La ley no debe reducir su severidad para agresiones de ningún tipo, ya bastante que existe una moratoria de la pena capital en muchos casos que bien lo acreditan. Nuestra sociedad tiene que ser cada día más segura y tranquila, y más severa y ejemplarizante con los delincuentes que quieren llevar el miedo a las familias cubanas. Podrìa reevaluarse bien la suspensión temporal de la pena de muerte si la criminalidad aumenta, en Cuba si ha demostrado ser disuasoria, y además, la gente nace con el derecho a la salud y a la educación gratis, por qué tanta violencia ciega en algunas mentes?. Hay que reeducar a los no violentos, pero a los sociopatas no se les puede dejar convivir con los demás

  • La Preocupada dijo:

    Realmente bochornoso que algo tan inescrupuloso suceda en uno de nuestros centros educacionales, pero confío en se les aplicará el máximo peso de la ley de nuestro país y que además cualquier decisión la darán a conocer a nuestro pueblo. No permitiremos jamás que sucesos como estos nos quiten la tranquilidad y la confianza en nuestro sistema.

  • Georgina Macías Muñoz dijo:

    cierto es que nuestro código penal debe revisarse para que sean un poco más severos, igual es cierto que también hay que retomar la pena de muerte, pues hay delitos que realmente llevan esta sanción y no subsidiarla por la privación perpetua de libertad, cuando con 30 años extinguidos y una buena conducta demostrada tienen derecho a la libertad condicional, pienso que el pais no está en condiciones ni puede darse el lujo de llegar a este límite de delincuencia, éstas no son las escuelas de miami o new york, ésta es la Habana, Cuba que nunca tuvo un hecho como estos, que la tranquilidad de los padres cubanos cuando sus hijos están en las escuelas no tiene comparación en el mundo, pero ojo, hay que revisar otras escuelas con similares niveles de enseñanza que también tienen manifestaciones de violencias

  • Marcos dijo:

    Hechos como estos deben de ser sancionado con todo el peso que la ley establece para que nunca más se repita o de lo contrario se volverian comunes; es momento de reflecionar y atacar las indisciplinas sociales que tanto han proliferado y poco se ha combatido siendo estas las que dan lugar a que se cometan estos tipos de hechos.

  • Lissette Mejias Perez dijo:

    Estoy de acuerdo y espero que se tomen conductas ejemplarizantes ante hechos como estos, que cada vez se hacen mas frecuentes y no solo en el ambito escolar. Pero tengo una duda, por que hay que esperar, que la teoria del rumor, se propague por otros medios y no se den noticas fieles e inmediatas por parte de nuestros medios de comunicacion. Creo que de esa forma se evitaria la manipulacion de la realidad. Pienso que los hechos se deben conocer con la misma prontitiud y veracidad que se informa cuando sucede en otros paises.

  • ojo de águila dijo:

    Creo que debemos aplicarle par de cadenas perpetuas sin derecho a nada de nada, para que todo aquel que piense hacer lo mismo vea lo que le espera, esoty cansado de ver como mis compatriotas se convierten en mercenarios, esperemos 100 a nada que detrás de esto hay dinero del Tio Sam.

  • Tahimí Hernández Juárez dijo:

    Hechos realmente lamentables y tristes, que nos deben hacernos reflexionar no pedir sangre. No creo que esa sea la solución del problema, además según tengo entendido y por lo poco que sé sobre el tema, la pena de muerte ya no existe en el código penal cubano. Considero que es mucho más importante investigar el asunto, estudiar a cabalidad las causas que dieron lugar a sucesos tan deprorables y bochornosos que se alejan tanto de una sociedad como la nuestra, que de sobra sabemos no es la perfecta ni mucho menos, pero que todos los cubanos dignos tratamos y con mucho esfuerzo que sea justa y humana. Además, nuestro afán por hacer de nuestros hijos hombres de bien. Que no nos ciegue la ira, el dolor, es el momento de sentarse a meditar y sí tomar medidas severas con los malechores, pero lo más importante, desde mi punto de vista, es eliminar las causas (que muchas las conocemos) que provocaron que cosas así sucedieran y trabajar duro por erradicarlas de nuestra sociedad de una buena vez. Gracias a Cubadebate y a JR por el trabajo, ayudó mucho a esclarecernos sobre los hechos. Saludos.

  • Pompilio dijo:

    Estos hechos son verdaderamente raros, extraños, inusuales y dudosos.
    Para mi es el primer caso que escucho de asalto contra estudiantes en Cuba.
    Solo agredieron a los varones, por lo que claramente fue planificado y quizas tambien pagado. No lo dudo.
    Diariamente se escuchan situaciones mas graves de este tipo en los EEUU y quizas quieran probar con otro tipo de agresion inutil contra Cuba.

  • Ramón Ramiro Gálvez Pérez dijo:

    Todo el peso de la Ley debe caer sobre los agresores, pero ojo, aquí hay autores intelectuales que están tras este ataque, a eso hay buscarlos y sancionarlos con todo el rigor del caso, se trata de la tranquilidad de nuestros estudiantes que no puede ser alterada y después dar una amplia explicación al pueblo de todo lo investigado y de las sanciones impuesta a cada agresor y a quienes lo mandaron, repito aquí hay mano de la C/R en esto..

  • DARP dijo:

    Se necesitan medidas severas, no tanto como la pena de muerte, pero tampoco la benovolencia ante atenuantes que seguro alguien empezará a plantear, fue esta la primera vez, no debe haber una segunda vez, para eso la aplicación de la fuerza de la ley es una medida, pero no la única, debiera garantizarse un máximo de seguridad posible del entorno de las escuelas de adolescentes y jóvenes fundamntalmente, entre ellas cercas altas de materiales resistentes.

  • Elianys dijo:

    En primer lugar agradezco que se haga público lo sucedido, ya que en la calle hay muchos comentarios. Tengo una hermana en 9no grado y muchos de sus compañeritos están aterrorizados, pues son contemporáneos con los agredidos. Cada familia debe estar tranquila cuando tiene a un menor en su escuela, y no creo que en estos momentos las familias del municipio La Lisa o la provincia La Habana puedan estarlo, en general ninguna familia de Cuba. Por ello, lo justo sería aplicar todo el peso de la ley a estas personas sin escrúpulos ni corazón. Además, creo que MUY IMPORTANTE sería también que se hicieran revisiones al cercado de las escuelas pues es evidente que el de esta no tenía ni las mínimas condiciones (aunque esto no justifique lo sucedido, pero ayudaría a evitarlo), además al personal que se encarga de la seguridad de la misma. Espero que se comuniquen también las medidas que finalicen el proceso, para mayor tranquilidad de la población.

  • Eduardo dijo:

    TERRORISMO. No espero menos en la calificación de estos hechos. Espero también una sanción ejemplarizante, disuasiva. En esta Cuba linda esas cosas se paran de plano. No perdamos otro de nuestras pilares: la seguridad ciudadana.

  • Petty dijo:

    Es un hecho lamentable y hay que tomar todas las medidas para que no vuelva a ocurrir, pero no me gusta la manera de expresarse tantas personas imponiendo ya la sanción , para eso existe una fiscalia en nuestro país que actuará justamente

  • JMM dijo:

    El hecho de singular connotacion por su alcance y peligrosidad, amerita una investigacion exhaustiva, y colofón de un analisis profundo por parte de todas nuestras autoridades policiales, otras instituciones afines, y de la máxima instancia del Gobierno y del PCC. Va siendo momento preciso de librar una batalla sin tregua contra la marginalidad y la delincuencia. No podemos temer al que dirán, ni a la comisión involuntaria de excesos en algun que otro caso. Una Revolución como la nuestra, que costo la vida de tantos heroicos y valientes cubanos, no se hizo para que ahora unos cuantos ingratos pretendan adueñarse de las calles, sabiendo además que muchas personas de bien ya no tienen disposición a denunciar ni enfrentarlos, por el temor de quedarse solos y desprotegidos en el intento.
    No son pocos los indicios y hechos, trascendidos o no, que demuestran el incremento gradual y preocupante del índice delictivo a nivel de país.
    El aparato represivo todo del Estado, y fundamentalmente la PNR, tiene que hacerse sentir de forma más energica y eficaz, hasta lograr que los ciudadanos marginales y los delincuentes reincidentes, sientan que no tienen cabida en nuestra sociedad.
    Si hoy no se toman medidas efectivas, notorias, y sistemáticas, en poco tiempo y sin percatarnos, iremos perdiendo la tranquilidad ciudadana que aún hoy nos distingue.
    La guaperia y la marginalidad ya va siendo algo tan contidiano en las calles y en el transporte público, y nada los detiene. No se debe permitir que se convierta en un mal congénito sin solución, porque luego combatirlo tendrá un costo mayor desde todo punto de vista. El juicio de este hecho ha de ser público y ejemplarizante, como mismo se hizo otrora con la llamada Causa No1 y No 2 de 1989, de donde la Revolución emergió triunfante y victoriosa ante nuestro propio pueblo y ante el Mundo. Gracias a Cubadebate.

  • luis Paz dijo:

    que la Ley sea severa y que sirva de ejemplo para los que piensan en un futuro hacer cosa similar mieren lo que les toca , para mi son asesino y mas dentro de una escuela se estan creyendo cosa con el Pueblo no se juega, con nuestra revolucion mucho menos

  • Aries dijo:

    Cuando ocurren estos hechos en nuestro país nos sentimos aturdidos,desconcertados porque realmente gozamos de una tranquilidad meridiana en cualquier lugar ,sobre todo en nuestras escuelas no importa el tipo de ensenanza desde los círculos infantiles hasta en las universidades. Tal vez tengamos que preocuparnos y ocuparnos por la seguridad de nuestros planteles porque nunca había sucedido pero los tiempos estan convulsos, las personas no tienen educación, se enrrolan en cualquier disturbio sin medir las consecuencias. No es un secreto para nadie que la resistencia al cambio ocurre y nadie pude garantizar que estos hechos lamentables sucedan otra vez.Se dede conceder importancia vital a la vigilancia porque ahora no existen custodios en la mayoria de los centros y nos confiamos, hay que rescatar las guardias de los maestros y profesores.
    Quisiera reflexionar sobre la educación de nuestros hijos y hijas, los padres estan perdiendo la noción de lo que es una buena educacion y creen que la escuela tiene todo la responsabilidad en el proceso de enseñanza, cuando es FAMILIA -ESCUELA -COMUNIDAD .La formacion de valores es fundamental sito al Apóstol «quíen lleva mucho por fuera ,lleva poco por dentro». Conozco padres a los que solo les importa que sus hijos obtengan buenas notas, lleven todo de marca, los padres le hacen los trabajos escolares y regalos suntuosos para los maestros pasan de un curso a otro sin aprender los objetivos básicos y eso a nadie le importa. Es como la cancion de Franco Devita» No Basta «. Se preguntaran que tiene que ver esto
    con la violencia de los hechos, pero si tiene que ver y mucho porque la mayoria de los padres no saben con quien anda su hijo, que conversa, que lugares visita cuales son
    sus aspiraciones y motivaciones , los desalientan para que no estudien carreras universitarias , porque en las calles se buzcan lo suyo, y esos niños y jóvenes son el futuro de esta revolución.

    +

  • ElQbanolibre dijo:

    Es sencillamente un acto terrorista y como tal se debe tratar a los delincuentes, quisieron o están haciendoles el juego al enemigo, como para que digan que no solo en los EE.UU se cometen actos agresivos en los centro educacionales.
    Si eso no se para y se castiga ejemplarmente a los autores, pronto querrán ir a hacer lo mismo en un círculo infantil o una universidad.

  • cubasiss dijo:

    Buenas Tardes.

    Ante todo deseo que de ser posible hablen de esta situación por la TV, (Noticiero) y por los períodicos Granma, Juventud Rebelde, etc, NO SOLO POR LOS PERIODICOS DIGITALES ya que no todos tienen nivel de acceso a los mismos, además aún existen muchos criterios y muchas especulaciones al respecto. Hay personas que continuan diciendo que hay muchachos muertos y todo. Es necesario mantener a todos informados. DEN UN RESUMEN AUNQUE SEA BREVE POR EL NTV QUE TODOS LO ESTAN COMENTANDO EN LA CALLE Y MUCHOS NO CONOCEN NI LO SUCEDIDO. GRACIAS.

  • Eddy dijo:

    Estoy de acuerdo con todo lo que se a escrito y opinado sobre los hechos pienso que estos hechos que paresen ser casuales puede tener trasfondo y hay que buscarlo y aplicar la justicia con lo que corresponde y fuerte presisa y sin medios terminos los que se prestan a estos juegos en los paises vecinos no tan amigos se le llama heroes y menimisan con justificaciones que no son ni deben tenerse en cuba. aplicar la ley y como debe ser es lo importante

Se han publicado 468 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Roberto Suárez

Roberto Suárez

Fotorreportero. Trabaja en el diario Juventud Rebelde

Margarita Barrios

Periodista del Diario Juventud Rebelde

Yuniel Labacena

Periodista del Diario Juventud Rebelde

Vea también