Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Sucesos en Politécnico de La Lisa: Asalto a la paz de una escuela

Por: Roberto Suárez, Margarita Barrios, Yuniel Labacena
| 468 |

Sabrina y Thalía aseguran que les duele mucho lo sucedido en su escuela, pues en ella todos se sienten bien y en armonía, una tranquilidad que JR encontró durante su visita al centro. Foto: Roberto Súarez/ JR.

Parecía que iba a transcurrir como un día habitual el pasado lunes 17 de septiembre en el Instituto Politécnico Olo Pantoja, del municipio de La Lisa, en la capital del país, cuando unos gritos se interpusieron en las explicaciones de la clase de Historia y en otras de la institución docente.

«Empezamos a sentir gritos de los estudiantes y algunos pasaban corriendo», recuerda Sabrina Quintana Acosta, estudiante de segundo año de la especialidad de Construcción civil. Al salir del aula casi no podían dar crédito a lo que estaba ocurriendo.

«Vimos como uno de los agresores hirió en la mano a uno de nuestros compañeros. Enseguida me acerqué a él, para ayudarlo», repasa con la voz aún entrecortada y nerviosa Thalía de la Caridad Silva Fernández, compañera de grupo de Sabrina.

Con apenas 15 y 16 años, respectivamente, ambas muchachas cuando hablan de lo ocurrido aquel día, señalan que les duele mucho, porque en su escuela nunca habían sucedido incidentes de semejante naturaleza. Según explican, el ambiente es todo lo contrario, pues se sienten muy bien, en armonía.

—¿Y no tuvieron miedo?

—Bueno, un poco, pero más bien fue la sorpresa. Todo ocurrió tan rápido que no tuvimos mucho tiempo para pensar, asegura Sabrina. Mientras Thalía añade: «Yo no. De inmediato fui a auxiliar a mi amigo herido. Él es un muchacho bueno, que no se mete con nadie. Me dio mucha lástima verlo así. Y si había que defenderlo lo hubiera hecho; pero nos llamaron rápidamente para el comedor y allá nos fuimos todos, para estar bien seguros junto con los maestros».

Georgina Llorente Barbastro señaló el sitio por donde irrumpieron los sujetos. Además, mostró el estado de la cerca perimetral de la escuela. Foto: Roberto Suárez.

—¿Qué dijeron sus padres?

—Ellos estuvieron aquí en una reunión, y no se puede culpar a la escuela. Esto nunca había ocurrido ni nada parecido, destaca Sabrina.

Thalía refiere que su mamá estaba al principio muy preocupada, «incluso me comentó que me iba a cambiar de centro, y le dije que no, pues no había que tomar decisiones apresuradas. Ya está más tranquila».

Todavía con nerviosismo, Georgina Llorente Barbastro recorre con estos reporteros el sitio por donde irrumpieron el lunes último personas ajenas al sistema nacional de educación y causaron lesiones leves con tratamiento médico a nueve estudiantes.

«Estaba abriéndoles el aula a los muchachos cuando ellos entraron y, de pronto, se formó tremenda algarabía. Cuando ven a alguien desconocido ustedes saben cómo se ponen los alumnos. De pronto siento a los estudiantes alterados saliendo del aula y veo a aquellos tipos con cuchillos en las manos.

«Yo también me alteré y traté de sacar a los muchachos para protegerlos; les indiqué que corrieran, pues vi que era algo peligroso, fuera de lo común», cuenta esta mujer, quien custodia la escuela. «Ellos no entraron por la puerta principal, sino por la cerca del fondo. Cuando los vi, ya estaban dentro de la escuela, pero jamás pensé que podrían cometer esa locura».

Como explicó la nota oficial de la Dirección Provincial de Educación de La Habana, se trata de un hecho inusual y lamentable. Por suerte, como señala el texto, las acciones investigativas permitieron en corto tiempo dar captura a los autores, quienes confesaron haber participado en la agresión y se encuentran bajo un proceso investigativo aún sin concluir.

Las autoridades de Educación resaltaron en su comunicado que hechos inaceptables y repudiables como estos, ajenos a nuestro sistema de enseñanza no quedarán impunes, y sus autores enfrentarán el rigor de nuestras leyes, conforme al Código Penal.

Ese es el mismo sentimiento que comparte por estos días la población ante lo ocurrido. Lo hacen también en las redes sociales y los espacios de opinión de nuestros medios de prensa. Un lector nombrado Alexis Bandrich Vega apuntó que se debía aplicar la ley con todo el rigor posible: «Asisten muchas agravantes, la primera el peligro para la vida de nuestros adolescentes. Es un hecho muy inusual, pero a nadie se le debe ocurrir repetirlo… Las sanciones deben ser informadas para que contribuyan a la prevención», subrayó.

Otro cibernauta, bajo el nombre de Daisy Rivero León, dijo que «hay que actuar fuerte. Nuestros centros educacionales tienen que respetarse y los alumnos tienen que sentirse con tranquilidad. La educación es una de las mayores obras de la Revolución». Por su parte, Bárbara pedía: «Que se tomen las medidas necesarias y pertinentes para la seguridad del politécnico y que los autores del hecho paguen por sus malas acciones», remarcó

Aquí estoy con mis alumnos, dando clases

Georgina Llorente Barbastro señaló el sitio por donde irrumpieron los sujetos. Además, mostró el estado de la cerca perimetral de la escuela. Foto: Roberto Suárez.

Con más de 40 años de trabajo en Educación, la maestra Juana Castillo Torres no había vivido nada igual. Hace un año que trabaja en el Olo Pantoja; anteriormente ejerció en Santiago de Cuba. «Tengo la costumbre de estar siempre con mis alumnos, pues soy profesora guía de un grupo.

«Cuando ocurrieron estos sucesos mis muchachos estaban en la clase de Educación Física. Me percaté de que había un hombre agrediéndolos y traté de entrarlos al aula. Uno de los asaltantes se acercó a nosotros, me tiró al suelo y me dijo con guapería: “¡Esto no es con las mujeres, es con los hombres!”. Rápidamente me incorporé para tratar de proteger a mis alumnos. Estaba desesperada. No tenía nada con qué defenderlos, porque nosotros somos maestros de tiza y borrador, nunca se ha visto un arma en una escuela cubana.

«Él había herido con una chaveta a uno de mis alumnos en un muslo. La policía vino enseguida. Por suerte se pudo controlar rápidamente la situación. No me separé del estudiante, le dieron cinco puntos, se recupera y está bien anímicamente. He hablado con su mamá y me dice que se incorporará a clases en cuanto pueda, pues la herida es en un lugar un poco incómodo para venir hasta aquí.

«Declaré en la PNR, ayudé en todo cuanto pude en la investigación y estoy dispuesta a prestar todas las declaraciones que sean necesarias. No se pueden permitir estas cosas. Aquí vivimos en paz y nuestra educación es sagrada. Fue una experiencia pésima, que nunca olvidaré; pero aquí estoy, como siempre, con mis alumnos, dando clases», subrayó.

Arianni Lays Welman, subdirectora docente del politécnico, destacó que luego de los hechos organizaron a los estudiantes. «A los heridos los mandamos con urgencia para el hospital, para que los curaran y vieran la complejidad de las lesiones. También les pedimos a los muchachos que llamaran a sus padres, para que vinieran a apoyarnos ante la compleja situación.

«Aunque todos estábamos en shock, nos mantuvimos a la viva, con nerviosismo y un poco de miedo, pero logramos salir de aquello. Lo vivido fue muy desagradable, y más cuando uno de los individuos regresó al comedor donde protegíamos a los estudiantes. En ese momento sacamos a los alumnos por la puerta contraria», manifiesta.

Recuerdos de un director

Yohandis Cueria Angulo, director del politécnico. Foto: Roberto Suárez.

Yohandis Cueria Angulo, director del politécnico —el cual tiene una matrícula de 728 estudiantes y un claustro de 44 profesores—, también narra lo ocurrido. «Había terminado el primer turno de clases cuando estos sujetos entraron con armas blancas a una de las aulas y empezaron a cortar a los muchachos. Se formó un gran desorden. Los estudiantes salieron asustados, los profesores comenzaron a combatir con fuerza a los agresores, quienes se vieron obligados a salir huyendo, pero ya habían dejado varios heridos.

«La policía llegó de inmediato. Cuando los asaltantes regresaron al centro ya estábamos en el comedor. Uno de ellos se acercó corriendo a este lugar y ahí mismo fue apresado. Según nos informó la policía, a las 12:15 del mediodía ya estaban todos detenidos».

El Director destacó que las autoridades municipales y provinciales del Partido, el Gobierno y Educación llegaron pronto a la escuela, así como los compañeros de Menores. Además, enfatizó que a los heridos se les socorrió y les avisaron a los padres para que se incorporaran con sus hijos a los centros de salud.

—¿Había algún vínculo de los asaltantes con la escuela? ¿Se conoce el motivo?

—Ellos no buscaban a una persona específica, agredían al que se les ponía delante. Lo hacían al azar, incluso los lesionados son de distintas especialidades. Entraron por el fondo, donde la cerca perimetral está deteriorada. Hubo profesores y alumnos fuertes que combatieron bastante, les lanzaron sillas a los asaltantes.

«Los agresores son jóvenes de entre 19 y 24 años de edad, y los alumnos de este centro tienen entre 15 y 17 años. Esta experiencia ha sido muy fuerte… Hay que ver este incidente desde todas las aristas, desde el impacto en los docentes hasta en la familia. En la escuela se hizo una reunión, pues los familiares solicitaban que se les aclararan muchas cosas, y en ese encuentro participó Ena Elsa Velázquez Cobiella, nuestra ministra de Educación.

El estado de opinión era muy negativo. Con el tema de la seguridad se indicó que se le pusiera mayor atención a las guardias docente y estudiantil, porque aunque tenemos custodios en las dos entradas, esta escuela es muy grande. Después del suceso, el politécnico se mantuvo funcionando de manera normal, con una buena asistencia», resaltó.

Rigor legal contra los agresores

Juana Castillo Torres, una de las profesoras. Foto: Roberto Suárez.

Cuando llamaron a su casa y les dijeron que su hermano había sido herido en la escuela y estaba en el policlínico docente Cristóbal Labra, quedaron asombrados porque «él es un joven muy tranquilo», afirma la hermana de uno de los lesionados.

Toda la familia, en particular su mamá, está muy impactada «Yo fui para el policlínico, continúa la hija. Mi hermano estaba sentado junto a otro niño, también herido, y un enfermero los estaba atendiendo. Como tenía una herida en la frente y otra en el cuello lo remitieron al maxilofacial. Requería de puntos, pero no se los dieron en ese momento porque había que hacer una radiografía y lo llevaron para el hospital pediátrico Juan Manuel Márquez.

«La situación para mi hermano era más compleja, porque tiene una operación de cadera reciente y algunas de las heridas fueron justamente donde están los dos tornillos que tiene colocados en el muslo. También tenía otra herida en el codo».

La joven recuerda que, cuando estaban en el policlínico llevaron allí a uno de los agresores. «Parece que en el forcejeo él también estaba herido en una rodilla; pero a pesar de estar esposado, daba patadas, escupió a una enfermera, aquello no tenía fin», añadió.

«El lunes, después de lo sucedido, nos llamó el director de la escuela, y el martes vinieron muchos de sus amiguitos. Tengo que destacar la actitud de la profesora Camila, que lo recogió del suelo, lo llevó para el policlínico, lo acompañó y protegió todo el tiempo. Fue muy valiente. Ella nos llama para saber cómo sigue. Ha sido muy atenta.

«Yo asistí el miércoles a la reunión de padres de la escuela. Allí hice varias preguntas respecto a la organización interna del centro. En este encuentro se aseguró a los padres que podían estar tranquilos, que no volvería a suceder, que habían tomado medidas importantes para la seguridad del politécnico. Esperamos que así sea.

Su hermano, «el Iyabó», como le dicen los muchachos de la escuela, dijo a Juventud Rebelde que se siente bien, con deseos de continuar con sus estudios y vida habitual aunque, como es lógico, el impacto de la agresión lo ha marcado profundamente. «Quiero mandarle un saludo a mis amigos de la escuela y transmitirles las gracias por venir a visitarme. También mis saludos a los otros muchachos que fueron agredidos y mis deseos de que se recuperen pronto», comentó.

Hechos como los ocurridos en este centro, que han merecido el repudio de todo nuestro pueblo, no quedarán impunes. Aunque es un acontecimiento inusual en las escuelas cubanas, deja lecciones de alerta, y ratifica la necesidad de continuar formando valores imprescindibles en la sociedad que construimos.

Los agresores confesos continúan detenidos para posteriormente ser juzgados por los tribunales competentes. La investigación aún no ha cerrado. Mientras tanto, allí, en la Lisa, el politécnico Olo Pantoja desarrolla normalmente sus clases y desde cada aula sigue preparando a futuros técnicos y obreros calificados.

Confesiones de un «policía» en serie

«Estaba dentro de la oficina junto a otros compañeros preparándome para irme al trabajo, pues soy jefe de brigada de la cooperativa Dos Ríos, aledaña al centro escolar. Entonces sentimos una gritería en la escuela. Nos asomamos a la puerta de la oficina y vimos a los muchachos corriendo. Pensábamos que estaban jugando y seguimos en lo nuestro. Poco después la efervescencia aumentó y salimos a ver qué sucedía.

«Los muchachos seguían corriendo y algunas niñas estaban llorando. Desde lejos vi a la maestra Juana y le grité: “¡Juana, qué pasa!” Ella me respondió que había un hombre con un cuchillo allí. Entonces salí corriendo, tratando de averiguar dónde estaba el agresor. Los muchachos me dijeron que camino a la puerta, y salí disparado hacia ese lugar. Pero al llegar no era cierto, había ido hacia otro punto, el puesto de mando. Imagínese la intranquilidad de los alumnos.

«Cuando llegué vi al sujeto —quien vestía un pulóver azul— con una chaveta en la mano izquierda. Entonces le dije: ¿Qué cosa estás haciendo? y comenzó a “boconearme”, a decirme que no lo tocara… Cuando los dos comenzamos a caminar hacia la puerta de salida, no le vi sangre ni nada, pensé que solo estaba asustando a los muchachos, formando alboroto. Pero lo mío era sacarlo de la escuela, para que no siguiera allí. Logré que saliera y cuando regresé fue que me enteré de lo que ya había pasado.

«Pensé que todo terminaría ahí, pero casi al instante sentí a la gente gritar: “¡Viraron, viraron!”, y volví a correr junto a un policía que ya había llegado a la escuela.

«Tenía tremendo dolor, porque ya sabía lo que habían hecho en la escuela. Le dije al policía: “¡Ahora sí que no se me va!”. Corrimos y el agresor nos vio. Brincó la cerca, pero cayó en el área de nuestra cooperativa. Se equivocó de lugar, pues aquí estaban mis compañeros. Cuando iba llegando vi que tiró la chaveta y pude advertirle a la policía para que la encontraran.

«Él quiso confundir a la policía diciendo que no tenía que ver nada con el hecho, que venía pasando en ese momento por allí. Le dije que no fuera sinvergüenza, que yo era quien lo había sacado de la escuela con la chaveta en la mano.

«Realmente fue muy triste, triste… Fue algo bien deplorable, para mí son unos sujetos inescrupulosos. Sé que la ley revolucionaria es lo más justa posible, pero pedimos de verdad que sean severos con ellos, no puede ser que personas así con esa conducta antisocial entren a nuestras escuelas y ocasionen daños.

«Los padres saben que sus hijos están en las escuelas seguros y esto no puede cambiar. No podemos permitir que un grupo de personas creen estas situaciones. He desmentido, hasta donde he podido, todas las bolas que hay en la calle. Me duele que haya sucedido esto».

(Tomado de Juventud Rebelde)

Dirección Provincial de Educación informa sobre sucesos en Politécnico de La Lisa

Se han publicado 468 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Villaclareña dijo:

    Mi criterio es que es un acto terrorista pagado por quienes quieren dañar nuestro sistema de educación, nuestra seguridad y nuestro prestigio. Los cobardes capaces de hechos como este, a la corta o a la larga confiesan. Esperemos las investigaciones y la consiguiente información al pueblo.

  • victor dijo:

    Cuando me lo dijeron no lo crei.Esta noticia debe ser discutida en la television que es donde mas personas pueden informarse, no todos tienen acceso a este medio de cubadebate y en la prensa parece que la noticia no ha sido muy leida porque la desinformacion que hay en la calle es mucha y otros ni lo saben o no lo creen.
    Es duro este hecho y mas cuando participaron jovenes, hay que aplicar justicia.

    Alguien decia que si le das un pedaso de queso a un raton despues te pide un vaso de leche.

  • Harol Alejandro Gonzalez Jimenez dijo:

    Parece mentira que tales hechos ocurran en nuestra sociedad cubana, vanguardista a nivel mundial de la educacion, actos tan denigrantes como este ,ciudadanos ,si me atrevo a llamarlo asi, pues no me parece que despues de estos sucesos merezcan ser reconocidos como tal ¿acaso no son hijos de la obra de Fidel?.¿No son cultivadores de la idea de nuestro Marti?. Se han sometido a manchar desonrosamente la conducta juvenil con actitudes no compatibles a las enmarcadas por una sociedad revolucionaria como la que hemos y seguiremos edificando desde el año 1959. Yo opino que deben de ser severas, ejemplarizantes y dadas a conocer al pueblo las medidas tomadas con estas personas inmerecedoras para mi de ser cubanos y de gozar al igual que todos de los derechos que tenemos en este pais.

  • Baysel dijo:

    Uff primero que todo me siento adolorido que esto ocurra en un pais tan pacifico como el nuestro y despues que sea en un centro escolar de cuba, donde van nuestros hijos a ser hombres de bien y que unos malcriados, desvinculados de toda actividad licita y trabajo bien honrado como dice nuestra constitución sean los autores de tan grande hecho. Existe una ley penal y creo que se debe aplicar con gran severidad ante personas como estos que atacaron la escuela. Lo pondria como un evento de seguridad nacional y espero que como siempre la ley ejersa el papel que le correspoonde y los medios de comunicacion de cuba pongan al mundo ese juicio para que no se de pie a malos cometarios ni difamaciones.
    A los familiares y los heridos una pronta recuperacion y que sigan estudiando, que la revolucion nunca le fayara a sus hijos.

  • habana dijo:

    Que a nadie le tiemble la mano para hacer justicia … que caiga sobre ellos todo el peso de la ley … y que se le de publicidad para cuba y para el mundo

  • ariel garcia dijo:

    Que todo el peso de la ley caiga sobre estos sujetos que, save dios a cambio de que, agredieron a esos alumnos. Que sea catalogado este como un acto terrorista y que paguen caro por este hechos pues la tranquilidad y la imagen de nuestras escuelas no debe ser manchada, ya que en estas se forman a los futuros obreros, medicos, electricistas, en fin a toda la sociedad que sostendrá a nuestro país. Ojalá que no se repitan hechos como estos

  • cubanodeapie dijo:

    Es algo intolerable, pienso que se debe ser más que severo, ejemplarizante, lo sucedido es muy peligroso y no podemos permitirlo en nuestra sociedad eso nunca debió haber ocurrido, al ministerio de educación y al MININT pienso que debemos tomar medidas estrictas en todas las escuelas del país para que esto no ocurra y cuidado no sea un hecho aislado, nuestras juventud debe seguir en un país seguro, con carencias pero seguro.

  • José García Álvarez dijo:

    ¿ Y se ha preguntado la Seguridad Cubana si este hecho no ha sido pagado por los vendepatrias internos con made en USA?
    HECHOS COMO ESTOS DEBEN DE SER PENALIZADO CON TODO EL RIGOR DE LA LEY.POR LO QUE PIDO COMO EL PUEBLO QUE SEA UN JUICIO EJEMPLARIZANTE.
    SUGIERO TAMBIEN QUE SE PROHIBA ANDAR CON ARMAS BLANCAS EN LAS CALLES Y QUE PENALISE LA TENENCIA DE LAS MISMA EN LUGARES PÚBLICOS.

  • Rafael Emilio dijo:

    Considero que debe aplicarse severamente la ley, pero no estoy de acuerdo en darle protagonismo a los asaltantes, no cayendo en darle celebridad a estos delincuentes, no valla a ser que uno con trastornos mentales hagan algo similar para ser mediaticos.

  • virginia dijo:

    Grave, extremadamente grave estos acontecimientos, las autoridades tendrán todos los argumentos para poner a estos ciudadanos en su debido sitio y por muchos añosssssss

  • esalgari dijo:

    Espero que se escuche el reclamo del pueblo sobre la barbaridad de estos echos es simplemente un acto de terrorismo sean cuales fueran las causas que lo motivaron, es hora ya de que escuchen al pueblo, el juicio debe ser publico y las sentencias deben ser informadas a la poblacion asi como las fotos de estos terroristas.

  • carlos_habana dijo:

    Uno de los foristas comentó algo, a mi juicio, vital en ese horroroso, inexplicable y vergonzoso asunto. ¿Quién o quiénes estás detrás de ese hecho? Seguro que por esa vía hay algo. A los alumnos, padres, familiares, profesores les robaron la TRANQUILIDAD con que enviamos a nuestros hijos y nietos a las escuelas, institutos, universidades. Este robo NO PUEDE QUEDAR IMPUNE NI SIQUIERA CON SANCIONES MODERADAS.

  • sudhe dijo:

    Esto me huele a que fue para crear el comentario de que en Cuba no existe seguridad en las escuelas , esto es cosa de los EEUU nadie irrumpe por amor al arte en una escuela sin motivos……que hecho mas lamentable gracias a dios no hubo muertos….

  • Yuyu dijo:

    Que esta pasando en nuestro pais??? No podemos permitir que cosas como estas ocurran y mucho menos en nuestras escuelas!!!!!! Si nuestros niños no estan seguros en las escuelas donde lo estaran?!!?!?!? a esos malparidos hay que castigarlos con toda la severidad que permitan las leyes y hasta mas!!!! este hecho no puede quedar impune y las sanciones deben ser ejemplarizantes para que no hayan otros queriendo hacerse los locos!!!!!! toda la severidad que se merecen esos delincuentes!!!!!!

  • Martha dijo:

    Pienso realmente igaul y coincido en que nuestras leyes son justas pero en ocasiones benévolas, en casos como este no se puede pensar en paños tibios, se atentó contra la tranquilidad ciudadana, y más grave aún dentro de una de nuestras escuelas, jamas se ha visto esto ni se puede permitir que vuelva a suceder, si la pena no es ejemplarizante póngamosle el cuño que puede volversele ocurrir a uno de estos delincuentes, marginales hacerlo en otro lugar y quien sabe si detrás de estos pueda estar la mala fe de traer a nuestro país lo que ocurre y han sentado en otros, nada no puedo ni imaginarlo, NO LO PERMITAMOS EL CASO REQUIERE DE MEDIDAS DRASTICAS, FUERTES, que a nadie se le vuelva ni a pasar por la mente.

  • Martha dijo:

    qUE SE SEA BIEN RIGUROSO CON LAS MEDIDAS A TOMAR CON ESTOS ASESINOS EN POTENCIA. RECUERDEN QUE CUANDOLES PONEN POCO TIEMPO EN PRISIÓN Y SE TRATAN DE REEDUCAR, VUELVEN A LAS CALLES CON MÁS ANSIAS DE VENGANZA. pENA POR SUS FAMILIARES PERO MÁS CON LOS DE LAS VICTIMAS,. mUCHO RIGOR, POR FAVOR, PARA QUE NO INFESTEN NUESTRAS CALLES.

  • Guille 31 dijo:

    Si hay algo que tiene nuestro país es la tranquilidad y esos antisociales no pueden venir a cambiar eso. Hasta parecen pagados para hacer prensa en estos momentos. Que el peso de la justicia revolucionaria les caiga encima para que nunca olviden que con nuestros niños y adolecescentes nadie se mete. Y nuestra tranquilidad en cualquier parte NADIE LA PUEDE CAMBIAR.

  • PedroGerman dijo:

    es un acto terrorista
    las leyes deben de ser severas

    un juicio ejemplarizante

    cadena perpetua o la pena de muerte

  • jorge jimenez dijo:

    si alguien piensa que permitiremos guarinbas o cualquier otra cosita están equivocados, no hay locos en esta tierra que venga ha agredir a nadie en esta forma y menos en una escuela, la ley no debe de tener reparo la sanción debe de ser la más severa ejemplarizante

  • Fredy dijo:

    Buenos días:
    Quiero participar en estos comentarios y lo hago describiendo dos casos que conozco de primera mano, testigo en uno de ellos. Hace 2 años mataron al hijo de una compañera de trabajo, muchacho muy noble, absolutamente carente de malicia como quedan pocos, pobres ellos como muchas familias cubanas. Cumplía años y su madre, que ahorró no sé cuánto tiempo ni haciendo no sé cuántos sacrificios, le dio a escoger entre un par de zapatillas o una salida a una discoteca. El que nunca en su vida había ido a una discoteca, quiso probar y allá fue. Según cuentan, hubo un pisotón involuntario y una escaramuza que no pasó a mayores, dentro del local. Bien hasta que decidió marcharse a su casa. Lo estaban esperando afuera a unas cuadras, varios muchachos de su misma edad, que rondaría entre 17 – 22 años, incluida una muchacha, le propinaron 17 cuchilladas. Terrible, los autores destrozaron una familia, y hasta sus propias vidas, a mi parecer no les dieron la condena que merecían.
    Hace un mes aproximadamente subo a un ómnibus de la ruta 34, vienen en ella un grupito de muchachos con uniforme de secundaria. El líder, muchacho fornido bastante alto, empiezan a sobrepasarse con un hombre, que a primeras luces parecía borracho, pero no, era un problema de retardo mental. Lo agredían verbalmente y luego físicamente, su madre que iba cargada de otro niño y otro más de la mano, les pedía que no lo hicieran. Ellos se vuelven a todos quienes íbamos en la guagua, desafiando a pelarse con quién quisiera, pero ninguno estábamos en condiciones de defenderse, unos por pequeños, otros por mayoría de edad y otros discapacitados. Así llevó el terror de adelante para atrás del vehículo durante un trayecto. El chofer siguió sin inmutarse, ellos amenazaban con “pinchar” a quien hiciera algo. Cerca del hospital Finlay y ante la proximidad de la estación de policía, en un semáforo se bajaron todos, unos 5-6 entre hembras y varones.
    Pérdida de valores. Continuar sembrando valores. Rescatar valores. Frases que se repiten como consignas. Pasó con la corrupción, se repetían consignas y frases hechas y pese a que varias personas reclamaban salirle al paso para cortarla como la mala hierba, esta avanzó y la vemos entronizada en tantos ámbitos de la vida económica y etc. A ciertas personas les costó mucho, denunciar la corrupción.
    No puede pasarnos con la violencia, con la intranquilidad que siembran muchos individuos. Las leyes están hechas pero falta rigor en quienes deben aplicarlas. No se puede pasarles la manito, un regaño amable o lo peor, la ceguera y sordera.
    El ruido que se permite, las construcciones ilegales, los acaparamientos y reventa de productos necesarios, los sobornos para trámites y tantas otras cosas van tomando cuerpo, haciendo metástasis en la sociedad. Si es verdad que el enfrentamiento corresponde a todo el pueblo, debe empezar por los organismos que están facultados por ley, sin contemplaciones, devolverle a lo sociedad su tranquilidad, aún en medio del difícil entramado económico.
    Espero que mi cometario sea publicado, aunque es bastante largo, quiero ayudar en este debate necesario y hasta urgente.

  • Osmirel dijo:

    Si es posible realicen el juicio publicamente, para que hechos como estos no se repitan ya que en 59 años de Revolucion esto no sucedio.

  • Patag dijo:

    El comentario de tan extenso llega a tedioso, pero nada se dice de los motivos de la agresión, me cuesta trabajo aceptar que los agresores hayan ido a ese lugar por el solo deseo de ver sangre, de matar y ver correr la sangre, detrás de todo eso tiene que existir motivos de cualquiera razón, pues el sentido común del pensamiento de cualquier persona con un mínimo de inteligencia, no acepta como lógico el hecho de que hayan ido hasta alli tan solo para ver correr la sangre, mas para mi entender se pretende echar tierra encima de los motivos reales aun cuando se sabe que los motivos reales siempre se sabrán y se trata entonces de desvirtuar la realidad……….Porque no se dice la verdad ? y se evita con ello que rueden tantas «Bolas» por otra parte se miente cuando se dice que nunca habían ocurrido incidentes con armas blancas en las escuelas, los que han tenido oportunidad de trabajar en los IPUEC saben de sobra que eso no es cierto. Hasta cuando se va a estar ocultando la realidad? Si se hubiera actuado con energía desde que se comenzó a ver esta tipo de espectáculo, a estas alturas ya se hubiera erradicado esta practica. ¡¡¡Esta claro que la ley debe ser implacable con este tipo de hechos !!! y aplicar sanciones drásticas a estos elementos que no son mas que execrables escorias sociales que casi siempre viven al margen de las leyes revolucionarias y que tratan de desvirtuar los logros de nuestra sociedad socialista

  • MLO dijo:

    Hechos como estos merecen una amplia divulgación,tanto del hecho en si,como sus causas y efectos,para terminar con un juicio justo pero sin que le tiemble la mano a la justicia pues somos un pueblo que lucha mucho y aguanta mucho para no perder nuestros conquistas,pues Cuba es uno de los países ,que mas seguridad y atención le brinda a nuestra niñez y juventud,para que un grupúsculo imite hechos tan dolorosos como los que ocurren en muchas partes del mundo.Todo publicado hasta el final.

  • Juan José dijo:

    Pena máxima para los que desgracidamente han cometido estos lamentables hechos y para los que pudieran intentar de nuevo algo así, realizar todas las acciones necesarias para hacerles imposible cometer actos como éste.

  • Maryorla dijo:

    Que se aplique el máximo rigor de la ley , hechos como este no pueden ni por casualidad volver a pasarle a alguien por la mente

  • Juan Carlos dijo:

    Espero que sicologicamente apliquen la ley cruda para estos malechores y sugiero que para mayor tranquilidad esto se lleve a la mesa redonda y hablen lo grandes del sistema educacional de nuestro pais para que inunde las mentes socialmente y que no desaparezca la tranquilidad que hace muchos años existe en nuestro pais y nada ni nadie nos puede arrebatar,creo que en nuestra justicia hay blandegueria pero en este caso no les puede temblar las manos ellos saben conscientemente lo que estaban haciendo que no quede impune y sea lo mas fuerte que pueda todo el peso de la ley

  • Glenda Royo dijo:

    esto huele a invento de la contrarrevolucion, para mi que estaban pagados para sembrar panico en nuestras escuelas y la poblacion, concuerdo con lo de la sentencia maxima, y sino puede ser asi, perpetua, nadie va a poner de nuevo en peligro a nuestros niños y jovenes!!!esos años de terror se acabaron en Cuba, y no regresaran nunca mas!!!

  • oscar dijo:

    Ese tipo de cosas deben ser herradicadas a cualquier precio, o se repetiran. La violencia de pandillas es un Cancer imparable en muchos paises.
    En la foto del aula de clases con las dos alumnas, ese joven es un Profesor?

  • aldo dijo:

    parece un basurero la escuela esa

  • lesther veloso santos dijo:

    CUANDO SEAMOS CAPACES DE QUE LA LEY DE NUESTRO PAIS RESPONDA POR ESTOS HECHOS DELICTIVOS DE GRAN MAGNITUD EN EL SENTIR PROPIO …….DE QUE ESTAS LEYES DE SEGUN TU HECHO SEGUN TU CASTIGO ENTONCES TODOS SABREMOS QUE HACER. SER SEVEROS EN ESTOS CASOS POR EJEMPLO TU MASTES A UNA PERSONA, YO TE CONDENO A QUE TE MATEN TAMBIEN, POR OTRA PARTE TU HICISTES ESTOS A ESTUDIANTES YO TE CONDENO A MUERTE PUES ESTOS HECHOS NO PUEDEN OCURRIR JAMAS EN CUBA. TODOS SOMOS PARTIDARIOS DE LA ARMONIA Y PAZ EN CUBA PERO SINO DAMOS UN PARO A ESTAS COSAS SEGUIRAN HACIENDO LO QUE SE LES DE LA GANA A PERSONAS INCRUPULOZAS QUE HOY DIA A DIA HACEN LO QUE QUIERAN Y NADIE HACE NADA, ES HORA DE TOMAR LAS RIENDAS Y SENTIR LAS LEYES. SINO HACEMOS ESTO AL FINAL VAMOS A ESTAR CON EL SUSTO Y EL AQUELLO DE QUE SI MI HIJO ESTARA BIEN O MAL EN LA ESCUELA. NO DEJEMOS QUE PERSONAS COMO ESTAS ACABEN CON NUESTRA ARMONIA…..

Se han publicado 468 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Roberto Suárez

Roberto Suárez

Fotorreportero. Trabaja en el diario Juventud Rebelde

Margarita Barrios

Periodista del Diario Juventud Rebelde

Yuniel Labacena

Periodista del Diario Juventud Rebelde

Vea también