Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Sucesos en Politécnico de La Lisa: Asalto a la paz de una escuela

Por: Roberto Suárez, Margarita Barrios, Yuniel Labacena
| 468 |

Sabrina y Thalía aseguran que les duele mucho lo sucedido en su escuela, pues en ella todos se sienten bien y en armonía, una tranquilidad que JR encontró durante su visita al centro. Foto: Roberto Súarez/ JR.

Parecía que iba a transcurrir como un día habitual el pasado lunes 17 de septiembre en el Instituto Politécnico Olo Pantoja, del municipio de La Lisa, en la capital del país, cuando unos gritos se interpusieron en las explicaciones de la clase de Historia y en otras de la institución docente.

«Empezamos a sentir gritos de los estudiantes y algunos pasaban corriendo», recuerda Sabrina Quintana Acosta, estudiante de segundo año de la especialidad de Construcción civil. Al salir del aula casi no podían dar crédito a lo que estaba ocurriendo.

«Vimos como uno de los agresores hirió en la mano a uno de nuestros compañeros. Enseguida me acerqué a él, para ayudarlo», repasa con la voz aún entrecortada y nerviosa Thalía de la Caridad Silva Fernández, compañera de grupo de Sabrina.

Con apenas 15 y 16 años, respectivamente, ambas muchachas cuando hablan de lo ocurrido aquel día, señalan que les duele mucho, porque en su escuela nunca habían sucedido incidentes de semejante naturaleza. Según explican, el ambiente es todo lo contrario, pues se sienten muy bien, en armonía.

—¿Y no tuvieron miedo?

—Bueno, un poco, pero más bien fue la sorpresa. Todo ocurrió tan rápido que no tuvimos mucho tiempo para pensar, asegura Sabrina. Mientras Thalía añade: «Yo no. De inmediato fui a auxiliar a mi amigo herido. Él es un muchacho bueno, que no se mete con nadie. Me dio mucha lástima verlo así. Y si había que defenderlo lo hubiera hecho; pero nos llamaron rápidamente para el comedor y allá nos fuimos todos, para estar bien seguros junto con los maestros».

Georgina Llorente Barbastro señaló el sitio por donde irrumpieron los sujetos. Además, mostró el estado de la cerca perimetral de la escuela. Foto: Roberto Suárez.

—¿Qué dijeron sus padres?

—Ellos estuvieron aquí en una reunión, y no se puede culpar a la escuela. Esto nunca había ocurrido ni nada parecido, destaca Sabrina.

Thalía refiere que su mamá estaba al principio muy preocupada, «incluso me comentó que me iba a cambiar de centro, y le dije que no, pues no había que tomar decisiones apresuradas. Ya está más tranquila».

Todavía con nerviosismo, Georgina Llorente Barbastro recorre con estos reporteros el sitio por donde irrumpieron el lunes último personas ajenas al sistema nacional de educación y causaron lesiones leves con tratamiento médico a nueve estudiantes.

«Estaba abriéndoles el aula a los muchachos cuando ellos entraron y, de pronto, se formó tremenda algarabía. Cuando ven a alguien desconocido ustedes saben cómo se ponen los alumnos. De pronto siento a los estudiantes alterados saliendo del aula y veo a aquellos tipos con cuchillos en las manos.

«Yo también me alteré y traté de sacar a los muchachos para protegerlos; les indiqué que corrieran, pues vi que era algo peligroso, fuera de lo común», cuenta esta mujer, quien custodia la escuela. «Ellos no entraron por la puerta principal, sino por la cerca del fondo. Cuando los vi, ya estaban dentro de la escuela, pero jamás pensé que podrían cometer esa locura».

Como explicó la nota oficial de la Dirección Provincial de Educación de La Habana, se trata de un hecho inusual y lamentable. Por suerte, como señala el texto, las acciones investigativas permitieron en corto tiempo dar captura a los autores, quienes confesaron haber participado en la agresión y se encuentran bajo un proceso investigativo aún sin concluir.

Las autoridades de Educación resaltaron en su comunicado que hechos inaceptables y repudiables como estos, ajenos a nuestro sistema de enseñanza no quedarán impunes, y sus autores enfrentarán el rigor de nuestras leyes, conforme al Código Penal.

Ese es el mismo sentimiento que comparte por estos días la población ante lo ocurrido. Lo hacen también en las redes sociales y los espacios de opinión de nuestros medios de prensa. Un lector nombrado Alexis Bandrich Vega apuntó que se debía aplicar la ley con todo el rigor posible: «Asisten muchas agravantes, la primera el peligro para la vida de nuestros adolescentes. Es un hecho muy inusual, pero a nadie se le debe ocurrir repetirlo… Las sanciones deben ser informadas para que contribuyan a la prevención», subrayó.

Otro cibernauta, bajo el nombre de Daisy Rivero León, dijo que «hay que actuar fuerte. Nuestros centros educacionales tienen que respetarse y los alumnos tienen que sentirse con tranquilidad. La educación es una de las mayores obras de la Revolución». Por su parte, Bárbara pedía: «Que se tomen las medidas necesarias y pertinentes para la seguridad del politécnico y que los autores del hecho paguen por sus malas acciones», remarcó

Aquí estoy con mis alumnos, dando clases

Georgina Llorente Barbastro señaló el sitio por donde irrumpieron los sujetos. Además, mostró el estado de la cerca perimetral de la escuela. Foto: Roberto Suárez.

Con más de 40 años de trabajo en Educación, la maestra Juana Castillo Torres no había vivido nada igual. Hace un año que trabaja en el Olo Pantoja; anteriormente ejerció en Santiago de Cuba. «Tengo la costumbre de estar siempre con mis alumnos, pues soy profesora guía de un grupo.

«Cuando ocurrieron estos sucesos mis muchachos estaban en la clase de Educación Física. Me percaté de que había un hombre agrediéndolos y traté de entrarlos al aula. Uno de los asaltantes se acercó a nosotros, me tiró al suelo y me dijo con guapería: “¡Esto no es con las mujeres, es con los hombres!”. Rápidamente me incorporé para tratar de proteger a mis alumnos. Estaba desesperada. No tenía nada con qué defenderlos, porque nosotros somos maestros de tiza y borrador, nunca se ha visto un arma en una escuela cubana.

«Él había herido con una chaveta a uno de mis alumnos en un muslo. La policía vino enseguida. Por suerte se pudo controlar rápidamente la situación. No me separé del estudiante, le dieron cinco puntos, se recupera y está bien anímicamente. He hablado con su mamá y me dice que se incorporará a clases en cuanto pueda, pues la herida es en un lugar un poco incómodo para venir hasta aquí.

«Declaré en la PNR, ayudé en todo cuanto pude en la investigación y estoy dispuesta a prestar todas las declaraciones que sean necesarias. No se pueden permitir estas cosas. Aquí vivimos en paz y nuestra educación es sagrada. Fue una experiencia pésima, que nunca olvidaré; pero aquí estoy, como siempre, con mis alumnos, dando clases», subrayó.

Arianni Lays Welman, subdirectora docente del politécnico, destacó que luego de los hechos organizaron a los estudiantes. «A los heridos los mandamos con urgencia para el hospital, para que los curaran y vieran la complejidad de las lesiones. También les pedimos a los muchachos que llamaran a sus padres, para que vinieran a apoyarnos ante la compleja situación.

«Aunque todos estábamos en shock, nos mantuvimos a la viva, con nerviosismo y un poco de miedo, pero logramos salir de aquello. Lo vivido fue muy desagradable, y más cuando uno de los individuos regresó al comedor donde protegíamos a los estudiantes. En ese momento sacamos a los alumnos por la puerta contraria», manifiesta.

Recuerdos de un director

Yohandis Cueria Angulo, director del politécnico. Foto: Roberto Suárez.

Yohandis Cueria Angulo, director del politécnico —el cual tiene una matrícula de 728 estudiantes y un claustro de 44 profesores—, también narra lo ocurrido. «Había terminado el primer turno de clases cuando estos sujetos entraron con armas blancas a una de las aulas y empezaron a cortar a los muchachos. Se formó un gran desorden. Los estudiantes salieron asustados, los profesores comenzaron a combatir con fuerza a los agresores, quienes se vieron obligados a salir huyendo, pero ya habían dejado varios heridos.

«La policía llegó de inmediato. Cuando los asaltantes regresaron al centro ya estábamos en el comedor. Uno de ellos se acercó corriendo a este lugar y ahí mismo fue apresado. Según nos informó la policía, a las 12:15 del mediodía ya estaban todos detenidos».

El Director destacó que las autoridades municipales y provinciales del Partido, el Gobierno y Educación llegaron pronto a la escuela, así como los compañeros de Menores. Además, enfatizó que a los heridos se les socorrió y les avisaron a los padres para que se incorporaran con sus hijos a los centros de salud.

—¿Había algún vínculo de los asaltantes con la escuela? ¿Se conoce el motivo?

—Ellos no buscaban a una persona específica, agredían al que se les ponía delante. Lo hacían al azar, incluso los lesionados son de distintas especialidades. Entraron por el fondo, donde la cerca perimetral está deteriorada. Hubo profesores y alumnos fuertes que combatieron bastante, les lanzaron sillas a los asaltantes.

«Los agresores son jóvenes de entre 19 y 24 años de edad, y los alumnos de este centro tienen entre 15 y 17 años. Esta experiencia ha sido muy fuerte… Hay que ver este incidente desde todas las aristas, desde el impacto en los docentes hasta en la familia. En la escuela se hizo una reunión, pues los familiares solicitaban que se les aclararan muchas cosas, y en ese encuentro participó Ena Elsa Velázquez Cobiella, nuestra ministra de Educación.

El estado de opinión era muy negativo. Con el tema de la seguridad se indicó que se le pusiera mayor atención a las guardias docente y estudiantil, porque aunque tenemos custodios en las dos entradas, esta escuela es muy grande. Después del suceso, el politécnico se mantuvo funcionando de manera normal, con una buena asistencia», resaltó.

Rigor legal contra los agresores

Juana Castillo Torres, una de las profesoras. Foto: Roberto Suárez.

Cuando llamaron a su casa y les dijeron que su hermano había sido herido en la escuela y estaba en el policlínico docente Cristóbal Labra, quedaron asombrados porque «él es un joven muy tranquilo», afirma la hermana de uno de los lesionados.

Toda la familia, en particular su mamá, está muy impactada «Yo fui para el policlínico, continúa la hija. Mi hermano estaba sentado junto a otro niño, también herido, y un enfermero los estaba atendiendo. Como tenía una herida en la frente y otra en el cuello lo remitieron al maxilofacial. Requería de puntos, pero no se los dieron en ese momento porque había que hacer una radiografía y lo llevaron para el hospital pediátrico Juan Manuel Márquez.

«La situación para mi hermano era más compleja, porque tiene una operación de cadera reciente y algunas de las heridas fueron justamente donde están los dos tornillos que tiene colocados en el muslo. También tenía otra herida en el codo».

La joven recuerda que, cuando estaban en el policlínico llevaron allí a uno de los agresores. «Parece que en el forcejeo él también estaba herido en una rodilla; pero a pesar de estar esposado, daba patadas, escupió a una enfermera, aquello no tenía fin», añadió.

«El lunes, después de lo sucedido, nos llamó el director de la escuela, y el martes vinieron muchos de sus amiguitos. Tengo que destacar la actitud de la profesora Camila, que lo recogió del suelo, lo llevó para el policlínico, lo acompañó y protegió todo el tiempo. Fue muy valiente. Ella nos llama para saber cómo sigue. Ha sido muy atenta.

«Yo asistí el miércoles a la reunión de padres de la escuela. Allí hice varias preguntas respecto a la organización interna del centro. En este encuentro se aseguró a los padres que podían estar tranquilos, que no volvería a suceder, que habían tomado medidas importantes para la seguridad del politécnico. Esperamos que así sea.

Su hermano, «el Iyabó», como le dicen los muchachos de la escuela, dijo a Juventud Rebelde que se siente bien, con deseos de continuar con sus estudios y vida habitual aunque, como es lógico, el impacto de la agresión lo ha marcado profundamente. «Quiero mandarle un saludo a mis amigos de la escuela y transmitirles las gracias por venir a visitarme. También mis saludos a los otros muchachos que fueron agredidos y mis deseos de que se recuperen pronto», comentó.

Hechos como los ocurridos en este centro, que han merecido el repudio de todo nuestro pueblo, no quedarán impunes. Aunque es un acontecimiento inusual en las escuelas cubanas, deja lecciones de alerta, y ratifica la necesidad de continuar formando valores imprescindibles en la sociedad que construimos.

Los agresores confesos continúan detenidos para posteriormente ser juzgados por los tribunales competentes. La investigación aún no ha cerrado. Mientras tanto, allí, en la Lisa, el politécnico Olo Pantoja desarrolla normalmente sus clases y desde cada aula sigue preparando a futuros técnicos y obreros calificados.

Confesiones de un «policía» en serie

«Estaba dentro de la oficina junto a otros compañeros preparándome para irme al trabajo, pues soy jefe de brigada de la cooperativa Dos Ríos, aledaña al centro escolar. Entonces sentimos una gritería en la escuela. Nos asomamos a la puerta de la oficina y vimos a los muchachos corriendo. Pensábamos que estaban jugando y seguimos en lo nuestro. Poco después la efervescencia aumentó y salimos a ver qué sucedía.

«Los muchachos seguían corriendo y algunas niñas estaban llorando. Desde lejos vi a la maestra Juana y le grité: “¡Juana, qué pasa!” Ella me respondió que había un hombre con un cuchillo allí. Entonces salí corriendo, tratando de averiguar dónde estaba el agresor. Los muchachos me dijeron que camino a la puerta, y salí disparado hacia ese lugar. Pero al llegar no era cierto, había ido hacia otro punto, el puesto de mando. Imagínese la intranquilidad de los alumnos.

«Cuando llegué vi al sujeto —quien vestía un pulóver azul— con una chaveta en la mano izquierda. Entonces le dije: ¿Qué cosa estás haciendo? y comenzó a “boconearme”, a decirme que no lo tocara… Cuando los dos comenzamos a caminar hacia la puerta de salida, no le vi sangre ni nada, pensé que solo estaba asustando a los muchachos, formando alboroto. Pero lo mío era sacarlo de la escuela, para que no siguiera allí. Logré que saliera y cuando regresé fue que me enteré de lo que ya había pasado.

«Pensé que todo terminaría ahí, pero casi al instante sentí a la gente gritar: “¡Viraron, viraron!”, y volví a correr junto a un policía que ya había llegado a la escuela.

«Tenía tremendo dolor, porque ya sabía lo que habían hecho en la escuela. Le dije al policía: “¡Ahora sí que no se me va!”. Corrimos y el agresor nos vio. Brincó la cerca, pero cayó en el área de nuestra cooperativa. Se equivocó de lugar, pues aquí estaban mis compañeros. Cuando iba llegando vi que tiró la chaveta y pude advertirle a la policía para que la encontraran.

«Él quiso confundir a la policía diciendo que no tenía que ver nada con el hecho, que venía pasando en ese momento por allí. Le dije que no fuera sinvergüenza, que yo era quien lo había sacado de la escuela con la chaveta en la mano.

«Realmente fue muy triste, triste… Fue algo bien deplorable, para mí son unos sujetos inescrupulosos. Sé que la ley revolucionaria es lo más justa posible, pero pedimos de verdad que sean severos con ellos, no puede ser que personas así con esa conducta antisocial entren a nuestras escuelas y ocasionen daños.

«Los padres saben que sus hijos están en las escuelas seguros y esto no puede cambiar. No podemos permitir que un grupo de personas creen estas situaciones. He desmentido, hasta donde he podido, todas las bolas que hay en la calle. Me duele que haya sucedido esto».

(Tomado de Juventud Rebelde)

Dirección Provincial de Educación informa sobre sucesos en Politécnico de La Lisa

Se han publicado 468 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • waldo dijo:

    Intolerable pero sino se aplican las leyes como es debido y con el rigor que necesitan estos hechos dentro de poco y con la cantidad de jovenes que ni estudian ni trabajan en la calle y con la violencia que ven en el mundo,nuestro pais no puede permitir que cosas como estas sucedan,pongamosle fin radical para que nunca mas sucedan.

  • ACHA dijo:

    Creo que Educación también tenga que prevenir estos actos y tener en cuenta que para algo existen las cercas perimetrales, (CONTENSIÓN) y más aún en instituciones vulnerables como ésta q por ser estudiantes ya mayorcitos puedan justificar lo de «ajuste de cuentas» y que la institución además se encargue del «TIPO» de personas que entre a su local. PREVENIR PARA NO LAMENTAR. Ahora abogamos por las autoridades cuando ya ocurrió el hecho.

  • Joaquin dijo:

    Es algo que no se puede creer , esto es algo que hay que ver bien , mirar hasta donde llegan nuestras malditas culpas, luego buscar las que esten mas alla de nosotros..La prensa Cubana por donde anda. …no estamos hablando de sobrecumplimientos , ni de Hoteles 5 estrellas, estamos hablando de una agrecion sin precedente en su tipo a nuestros hijos, a quien tienen que pedir autorizacion para informar al pueblo de tales cosas.

  • Pedro Ignacio Chaviano Rodriguez dijo:

    Estimados alumnos

    El hecho ocurrido en su escuela no es casual en nuestro pais donde se vela por la tranquilidad, el estudio, la salud y el bienestar de las personas, las personas que cometieron este hecho agresor y constituyente de delito, se les debe considerar como personas sin valores, ni principios morales, sin etica, sin escrupulos ,por lo cual las leyes de nuestro pais por cada hecho de este tipo, tiene su accionar de una forma bien establecida y se le debe aplicar la de mayor severidad posible, no se le puede permitir a un grupo de malechores de dañen la imagen de nuestras escuelas

  • day dijo:

    Porque de tanta violencia , hay vivir en paz y tranquilidad

  • yordanis dijo:

    la noticia es incompleta, le faltan argumentos de hecho para poder emitir un criterio o formarse una convicción clara de lo que sucedió, del alcance de las acciones de los implicados, sus móviles (nadie penetra en una institución pública a agredir a estudiantes sin razón alguna), y por sobre todas las cosas el carácter de las lesiones causadas y las intensiones de los perpetradores, o sea, si solo querian lesionar o si querían ultimar a alguien (privar de la vida), pues se habla de chavetas, este es un instrumento idóneo para lesionar, causar heridas y no para matar (técnicamente hablando).
    De estos datos o detalles0 adolece la investigación o trabajo periodístico, y solo da pie a la especulación, los comentarios o criterios infundados, las conjeturas, etc…, amén de que se refiere en el estudio periodístico que se están realzaindo las investigaciones de rigor por parte de nuestras instituciones policiales.
    No obstante a ello, es bueno aclarar que preeliminarmente, por lo que se expone en el material noticioso, los hechos solo pudieran ser constitutivos de delitos de lesiones, ateración del orden público, y tal vez una que otra resistencia para aquel que fue apresado y se refuiere lanzaba improperios, esputos y patadas, (forzadamente se pudiera calificar un atentado si hubo de agredir a algún agente del orden público), pero estos delitos no sobrepasan en su límite máximo los 5 años de privación de libertad, así que para aquellos que abiogan por la pena capital, vayan despejando esa idea de sus mentes.
    Además, no confundan hechos bándalicos con hechos terroristas, no saquemos conclusiones anticipadas sin tener todos los elementos del caso, pues el trabajo periodístico no lo dice todo.

  • jesus dijo:

    Todos estamos confiados en la seguridad de nuestro pais pero lo cierto es que en la confianza esta el peligro y se debe tener cuidado con la seguridad, con las cercas perimetrales, con los custodios que sean efectivos, por ejemplo en un Hotel hay un equipo de seguridad con un jefe de grupo cordinando las acciones y comunicacion entre ellos hay que ir pensando en eso en nuestras escuelas en especial las que esten en areas conflictivas o lejos de las estaciones de la PNR.

  • Arnaldo dijo:

    Es imperdonable este hecho en Cuba donde las escuelas so como nuestras segundas casas esperon que sobre ellos caiga todo el peso de la justicia y de forma ejemplarizante y publica.
    Si el sistema judicial no fuera tan blando y los delincuentes no se sintieran comodos en la prision como hoy en dia esto no pasara.

  • Zugor Seg. dijo:

    …expongo un criterio esgrimido simplista y excesivamente durante discusiones y debates en relación a lo aquí relatado, y otras barbaridades, que se ven también demasiado a menudo (diariamente), cuando alguien demanda más rigor: «…¡No podemos llenar las cárceles de presos! …», esto en correlación con los delincuentes y violadores de las leyes y la disciplina social en la actualidad.
    La pregunta aresponder, y que para mi y otros está muy clara, pero para los que toman desiciones y tienen la obligación de actuar ¡NO!, es ¿Qué resultados han dado los sempiternos ‘llamados a la conciencia’ como actuar único y exclusivo?, ¿Es muy dificil entender que puede destruirse por ahí la Revolución, a pesar de la alerta de Fidel?. Hay momentos e individuos, en que puede apelarse a la conciencia, pero hay momentos de ‘curas de caballo’, de rigor antes de que ocurran las crísis, prención lo llaman, y este es uno de esos.
    Saquemos las debidas y necesarias conclusiones para salvar lo que se conquistó con mucha sangre y sudor,antes de que sea tarde.

  • luis@ dijo:

    Se hace necesario, como con la constitución, una transformación urgente del codigo penal, que hechos como estos sean castigados con el maximo rigor. Si yo fuera juez no bajaria de 20 años de prisión, pero solo soy padre y me imagino como se sentiran los que tienen hijos en ese centro. Asalto con arma blanca, lesiones, asociación para delinquir, TERRORISMO. Que se siga el proceso y se publique la sanción.No se porque en este momento me viene a la mente la canción Catalejo de Buena Fe.

  • CUBANO DE A PIE dijo:

    ESTE CASO ES TRISTE Y MAS PARA LOS QUE SOMOS PADRES, DUELE QUE DESPIDAS A TU HIJO HACIENDOLO SEGURO EN SU CENTRO DE ESTUDIO Y QUE LUEGO TE LLEGUEN CON LA NOTICIA DE QUE FUE HERIDO O ALGO PEOR , NO PODEMOS SEGUIR ASI COMO ESTAMOS, ME PARECE QUE SE ESTA LLENDO DE LA MANO LA SITUACION A LA QUE HEMOS LLEGADO, DEJEMONOS DE CUENTO Y PONGAMOS LOS PIES EN LA TIERRA, HAY QUE ESTAR EN LA CALLE Y VER COMO ESTAN MUCHOS JOVENES Y NO TAN JOVENES , NO SOLO VARONES, TAMBIEN HEMBRAS. HAY MUCHA INDISCIPLINA SOCIAL, ES HORA DE TOMAR MEDIDAS , QUE SEAN FUERTES PARA EVITAR ECHOS COMO EL OCURRIDO

  • CUMGüines dijo:

    Los estudiantes y profesores del CUM Güines, en Mayabeque rechazamos cualquier acto vándálico, que como este, intente afectar a la educación cubana.Defendemos la idea de que todos los estudiantes,independientenmente del nivel donde se encuentren cursando estudios, son dignos herederos de las mejores tradiciones y ejemplos de nuestra sociedad socialista;ellos, junto a los profesores y trabajadores del sector merecen respeto y confianza suficiente para lograr sus mejores empeños.El peso de la justicia revolucionaria es imprescindible en casos como este.

  • alex dijo:

    NO SE HAN FIJADO EL MAL ESTADO DE LA CERCA PERIMETRAL? POR FAVOR, EN LAS ESCUELAS NO SE ESTA INVIRTIENDO NI 1 MEDIO PARTIO POR LA MITAD!! QUE PENA QUE NO SE INVIERTA EN ESO.. O AL MENOS NO LO QUE SE DEBERIA… SIEMPRE SE HA VISTO A LA EDUCACION COMO UNA FUENTE DE PERDIDA, PERO ES MAS BIEN UNA INVERSION A LARGO PLAZO.

  • Palax dijo:

    Que los partan al medio a estos delincuentes, que pensaban que esto no traería consecuencias nuestro pueblo es pacífico, hospitalario y solidario, pero no es cobarde ni se atemoriza, al contrario se enardece ante semejantes actos cavernícolas. Que sirva de lección a los que pretendan socavar nuestra tranquilidad. El pueblo de Cuba vencio a los mercenarios de Girón, a los bandidos del Escambray y aplastará cualquier acción que atente contra nuestros niños y jóvenes

  • LorenaRios dijo:

    Nuestra juetsicia debe ser implacable con este hecho , y aplicar la maxima pena …esto es TERRORISMO, y lo que lleva es PENA DE MUERTE .

  • hugo dijo:

    CREO..que es muy bueno que nuestro pueblo este INFORMADO de lo que pasa y sobre todo porque pasa ..
    el caso de las mazanas y este ultimo..
    CREO que no son casos aislados …LA INDICIPLINA ES GRANDE ..y nuestro pueblo debe saber..para poder tomar medidas y protegerse tambien ..ahora veremos mejor las cosas que pasan y CREO que es hora para que al menos una vez al mes la policia rinda cuenta de los casos ..por diferentes causas..los que se repiten ,etc.etc..y lo mas importante para controlar la gestion, de esos actos ..cuales estan pendiente, cuantos han capturados ..cuantos casos cerrado por caso abiertos …creo que el pueblo merece respecto tambien por los organismos que se suponen velan por nosotros …asi como muchos velan por ellos.

  • Dianna García dijo:

    es IMPRESCINDIBLE PARA LA REVOLUCIÓN que se reconozca que aquí en nuestro país el nivel de violencia va en aumento, en algunos lugares más que en otros y más en los barrios más pobres como suele suceder… se debe tener en cuenta que MIENTRAS ALGUNOS ESTUDIAN Y/O TRABAJAN, EXISTEN OTROS (VERDADEROS GUSANOS) QUE NO HACEN NINGUNA DE LAS DOS ACTIVIDADES REFORMADORAS DEL SER HUMANO Y DEDICAN SU (SOBRADO) TIEMPO A PONER EN ACCIÓN SUS IDEAS MÁS SUCIAS QUE AFECTAN EL BIENESTAR DEL RESTO DE LA POBLACIÓN… por lo que pienso que el Gobierno debería poner atención a reubicar y tomar medidas con éstas sanguijuelas, sino estudian ni trabajan, de qué viven y a qué dedican su tiempo? OJO

  • carmen dijo:

    Sobre esos maliantes tiene que caer el peso maximo de la LEY la justicia cubana sabra valorar lo que le corresponde, en nuestras escuelas los niños, jovenes y adultos van a formarse, los padres siempre hemos estado y estaremos con una tranquilidad absoluta por la confianza que tenemos en nuestra Revolución y en nuestros educando, fieles a los principios Martianos y con los valores de nuetro Comandante en jefe la Educación es una VICTORIA, un logro de nuestra Revolución y la vamos a defender como sea.

  • angela dijo:

    Este hecho fue cometido con el afán de sembrar pánico y terrorismo, al igual que otros considero que deben ser condenados con la PENA DE MUERTE para que se aguanten pq sino, salen con la condicional y lo vuelven a hacer, recuerden cuando los secuestros de aviones y lanchas, solamente pudo pararlo la mano dura de la pena de muerte.Me he erizado leyendo los testimonios de los estudiantes y profesores, pienso en nuestros jóvenes, incluyendo a mi hija que estudia en la enseñanza preuniversitaria, pero apenas puede se el comienzo de una oleada de terrorismo pagada por la mafia anticubana, y por personas inescruspulosas, también eso puede pasar en un centro de trabajo, en la calle, en nuestros hogares… DIGAMOS NO A LA DELINCUENCIA Y QUE LOS TRIBUNALES HAGAN LO QUE TENGAN QUE HACER SIN PIEDAD ALGUNA

  • William dijo:

    Este es un hecho sin precedentes en una escuela cubana. Yo he sido profesor en lugares complicados, como REgla, Guanabacoa y el Cerro, y si es ben cierto que había problemas entre algunos estudiantes y entre estos y otros de fuera de la escuela, nunca hubo una agresión así. Cuba tiene moratoria de la pena de muerte y auqnue considero que es necesaria aplicarla en determinados momentos, creo aquí no se debiera aplicar, sino aplicar una cadena perpetua sin posibilidad de salir en libertad condicional. Sería lo más justo y todos los cubanos que tenemos hijos en nuestras escuelas estaremos tranuilos como siempre lo hemos estado.

  • Iris dijo:

    Todo el peso de la Ley que caiga sobre esos delincuentes, y tiene que ser así porque no podemos permitir en nuestra sociedad que esto suceda en nuestras escuelas, a lo mejor hasta han sido pagado por el imperialismo para hacer esto, para cundir el pánico en la sociedad. Abajo el terrorismo.

  • Cubano de a pie dijo:

    ¿Por qué esta violenta nuestra juventud? ¿Por qué la agresión se ha convertido en la unica forma de resolver los problemas? ¿Por qué hemos dejado que la guapería y el ambiente sean parte ya de nuestra idiosincracia?
    Recuerdo que mi padre una vez me pegó muy fuerte cuando apenas tenía poco mas de 6 años porque llegue corriendo a mi casa a decir que mi hermano se estaba fajando. Tuve entonces que bajo pleno aguacero ir a fajarme, por suerte para mi el otro niño nunca salió y como estaba lloviendo mis lagrimas se camuflajeaban. Para algunos demostraba que era valiente pero en realidad sentía miedo y lloraba, inclusive cuando tenia problemas con otros niños me fajaba y aunque lloraba nunca llegaba a casa con los ojos llorosos, tas loco la pela de mi padre me enseñó a que había que fajarse y que no se lloraba, o al menos para mi no llegar llorando porque si lo hacía y no me averguenzo.
    Por suerte para mi vida mis etapas se dasarrollaron en un pueblo de campo donde los problemas no es que no existan pero como casi todo el mundo se conoce son menos por ejemplo mi enemigo siempre fue el mismo desde que entramos a la escuela, mi primera bronca con el fue en primer grado con un consecutivo no se de cuantas solo se que la ultima fue en sexto grado. Hoy que ya somos hombres nos consideramos compañeros pues cuando tuvo un problema bastante fuerte le ofrecí mi ayuda y me lo agradecio.
    Muchas veces creemos que la vioencia impondra respeto, pues cuantos padres no dicen:
    si te dan tu también das y si no puedes con las manos entonces coje un palo o lo que sea pero no te quedes dado.
    La violencia solo engendrara violencia. En muchas ocasiones nos fajamos no porque queremos sino porque tememos a que digan que somos penco y no hablo de no defendernos solo hablo de utilizar los puños cuando esta sea la ultima instancia.
    La palabra de Dios es tan noble, tan humana que nos enseña amar al projimo como a nosotros mismos, a no hacer a otros lo que no nos gustaría que nos hicieran. Creo que la pena de muerte, la cadena perpetua o la sanción que sea resolvera el problema desde el castigo, pero la vida continua y lo que se debe hacer mas que la sanción es que la educación familiar y del sistema que debe comenzar a buscar nuevos mecanismos para la busqueda de la paz. Criticamos a los cristianos, alejamos del sitema educacional la palabra de Dios, mantenemos la matematica, la lengua española pero retiramos la educación formal. Espero que este suceso no vuelva a ocurrir nunca mas en ninguna parte no solo de Cuba sino del mundo entero y eso solo lo lograremos no solo con el escarmiento que merecen estos jovenes que perdimos sino con el trabajo necesario que necesita la población cubana en aprender a amar al projimo como a uno mismo.

  • DanielD. dijo:

    ¡PENA DE MUERTE! Y la mayoría del pueblo apoyaría tal condena. Piensen en un hijo nuestro en esta situación de terror. Sin piedad para los que intentan destruir la tranquilidad ciudadana.

  • aray dijo:

    sucesos como esos no los podemos permitir, yo visite ese municipio al dia siguiente y el pueblo estaba conmocionado por ello, podemos terner carencias, pero jamas podemos perder la paz que nos legó Fidel.

  • Frank dijo:

    Invito a las autoridades que tienen que ver con esta situación a, más allá de lo que está legislado, a ponerse en el lugar de los padres que tienen hijos adolescentes en esta escuela y en cualquier escuela del país.

  • Lin dijo:

    No estoy de acuerdo con la pena de muerte pero si que le den cadena perpetua.

  • Javier dijo:

    Hay que investigar a fondo este hecho, que por suerte es raro en este país, y considero que el castigo debe ser bien severo. La tranquilidad y seguridad que se vive en Cuba debemos preservarla. con quienes vamos a ser benevolentes? con unos delincuentes que a saber qué tomaron o por indicaciones de quién van a herir a nuestros hijos?. Que todo el peso de la Justicia revolucionaria caiga sobre esas lacras.

  • Osmani Carrera Alarcón dijo:

    Considero que aunque el hecho bandálico ocurrido en el Politécnico, a pesar de ser premeditado su comisión, debe sancionarse con todo el rigor que establece la legislación penal vigente, teniendo en cuenta todas las agravantes que se ponen de manifiesto en estos hecho, y que en ningún momento concederle el beneficio de la libertad condicional. Nuestro pueblo revolucionario construye una sociedad de paz, sostenible, donde la seguridad ciudadana es uno de principios que que tenemos que tener siempre en lo más alto, para Cuba y para el resto del mundo.

  • Cofresi Ramirez dijo:

    Concuerdo con algunos foristas.El sistema educativo cubano,es uno de los mejores,dicho por las organizaciones de naciones unidas,no seria raro que detras de esta canallada estuviera escondido algun interes fuera de cuba,para provocar diferentes reacciones al respecto…….Considero,que ahroa saldran los padres de los acusados a llorar y decir que sus hijos son buenos,pero si les digo cubanos que amo tanto,no se anden con manos suave,para que no existan imitadores,ojala los condenen a muerte,lo mismo que a lso narcos,darle con toda fuerza,para desactivar cualqueira que piense realizar lo mismo a futuro………Esto se por que lo digo,por que vivo en un pais,donde la violencia escolar es e lpan nuestro de cada dia y por que vengo de un pais,que esta tomado en totalidad por el narcotrafico;Cuba todavia tiene tiempo de parar cualquier conspiracion en ese sentido y la unica manera es fusilando gentes,por que por educacion,nadie puede aducir ignorancia,al menos en cuba………..Voy a recordar algo doloroso,para reforzar mis argumentos;Despues que tumbaron las dos avionetas,jamas han vuelto a inventar,faltandole el respeto al espacio aereo cubano y despues,que fusilaron a los secuestradores del remocador lleno de pasajeros,jamas han vuelto a inventar,no es que sea sangriento,es la realidad y lso enemigos de cuba,se valen de mil cosas,para desestabilizarla…

  • rolando dijo:

    No hay otra alternativa sin duda la situacion es seria y requiere de medidas serias respuestas serias al caso, eso en nuestro sistema social esta mas que prohibido. Por tanto pana maxima a esos sinverguenzas

Se han publicado 468 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Roberto Suárez

Roberto Suárez

Fotorreportero. Trabaja en el diario Juventud Rebelde

Margarita Barrios

Periodista del Diario Juventud Rebelde

Yuniel Labacena

Periodista del Diario Juventud Rebelde

Vea también