Imprimir
Inicio » Especiales, Economía  »

El papel lo aguanta todo… cuando las empresas sobrecumplen

Por: Sayli Sosa Barceló, Katia Siberia
Publicado en: Con Punto y Aparte
| 103 |

La Empresa Provincial de Acopio cerró el 2017 con sus utilidades sobrecumplidas al 730 por ciento. Cuando sus ganancias no prometían llegar al millón de pesos. Foto: Alejandro García/ Invasor.

Y aunque no son falsas las noticias que exaltan el sobrecumplimiento de los planes, casi nunca dicen toda la verdad. Porque detrás del listado de las empresas que reciben aplausos y aplausos, están también las explicaciones; y no todas apuntan a la eficiencia y productividad

Hay un dato que dejaría perplejo a los avileños acostumbrados a perseguir las viandas, al punto de querer sacarlas hasta del surco: la Empresa Provincial de Acopio cerró el 2017 con sus utilidades sobrecumplidas al 730 por ciento. Cuando sus ganancias no prometían llegar al millón de pesos, ellos terminaron “quedándose” con casi seis millones; y eso, en el mismo año de intensa sequía, huracán demoledor y sin que los precios de venta se fueran por encima del tope.

“Na, esa historia está muy mal contá’, ¿de dónde sacaron tanto dinero?”, dice sin tapujos Tomás, el vecino de los bajos, acostumbrado a recibir adelantos de lo que “cocina” Invasor y a recurrir a la placita de su esquina, donde la vendedora, ante el número, abre los ojos… y cierra la boca.

No lo hacen, sin embargo, desde las direcciones provinciales de Economía y Planificación y la de Finanzas y Precios; las dos entidades que observan con lupa los vaivenes de la economía en el territorio y ni así alcanzan, a veces, a divisar la lógica.

“Habría que analizar sus estados financieros por dentro para emitir un juicio acertado, aunque de manera global, la causa fundamental que suele determinar estos comportamientos a escala provincial (y nacional) está asociada a la concepción de un plan con reservas enmascaradas, escondidas, distorsionadas…”, confiesa Ileana Venegas, directora de Economía y Planificación, los sinónimos parecen no alcanzarle.

Una fórmula lo ilustra: “La utilidad es el monto de lo que ingresaste, menos lo que gastaste. Entonces, si aumentas los costos de producción (en el plan) y luego produces más barato, obtienes mayor utilidad y eso hasta te permite pagar más porque los ingresos son superiores”, explica Ricardo Dapía, al frente de la Dirección de Finanzas y Precios, mientras aclara que esa es solo una manera de las muchas que pueden incidir en que se alcancen semejantes indicadores.

Pero ni él ni Ileana se atreven a afirmar que eso sea lo que haya pasado en las entidades que en Ciego de Ávila concluyeron el pasado año con utilidades por encima del 200 por ciento. “Tienen que meterse en esas empresas y preguntar el por qué del porqué, del por qué”. Así le dan el pie forzado a este diario que ya había repasado varios criterios (como el de un experimentado y avezado colega que titulara su artículo de Granma, De la planificación y otros apuros, y el del doctor Oscar Fernández Estrada, del departamento de planificación en la Facultad de Economía, de la Universidad de La Habana —que “enseñara” en uno de sus artículos que “la elaboración de los planes transita por un mecanismo tergiversado que convierte en un campo de batalla el proceso más importante del sistema”— y hurga, no obstante, en opiniones de los implicados, a sabiendas no solo de que el papel lo aguanta todo, sino de que los entresijos de la planificación son tan enrevesados para un equipo de investigación periodístico, como la economía misma.

Acopiando razones

Infografía: Invasor.

Cuando ya estaba hecho el plan del 2017 y establecido que debíamos aportar un impuesto del 70 por ciento para algunos productos, llegó otra resolución que lo modificaba, y debía ser, entonces, el 42 por ciento. Y cuando pensamos que debíamos calcularlo así y ya habíamos confeccionado el plan del 2018, llegó otra y volvió a modificarlo. ¿Te das cuenta?”, pregunta Ariolys Díaz Armenteros, directora contable-financiera de la Empresa Provincial de Acopio, consciente de su retórica.

Por esos desajustes, generados ministerialmente, las cuentas terminaron favorables a Acopio (en este caso). Encima, productos como el frijol, que debían aportar, primero el 70 y luego el 42 por ciento, crecieron en entrega y más guajiros de los pactados acopiaron los granos que la entidad comercializó en más de 6 000 toneladas. El arroz que se distribuyó en los mercados, a causa del huracán Irma, también disparó los márgenes de Acopio y la empresa terminó sumando millones, no previstos.

¿Y por qué no reajustaron el plan?

— «El ministerio no lo permite, solo está concebido que se haga ante situaciones excepcionales; y esa (las resoluciones que lo varían) no está contemplada como tal», refiere Ariolys.

No obstante, la especialista subraya que sí hay resultados generados por su centro y a pesar de que hoy pagan las “culpas” de otros y tuvieran que abonar casi medio millón de pesos en intereses al banco, debido a la falta de liquidez que genera la deuda de más de 30 millones contraída por otros con Ciego de Ávila (fundamentalmente Camagüey). Entre esa cifra y los más de 300 contratos incumplidos que del surco no llegaron a la entidad, la empresa debió sortear tropiezos hasta lograr resultados positivos.

Entre ellos, su director, Roberto Sarmiento Álvarez, señala la eficiencia con que han realizado sus operaciones mercantiles, pues las cuotas establecen que por transportar un millón de toneladas de comida pueden consumir hasta 53 toneladas de combustible, y allí promediaron 46 y llegaron a implantar récord con 33 toneladas. Aunque los remolques de 12 camiones tributaron a ello y se devolvieron al gobierno del territorio cientos de miles de litros de petróleo, el ahorro supone, de alguna manera, que los índices implantados, desde arriba, no fueron todo lo objetivo que debieron.

Como sea, el estado financiero de la empresa, que el año anterior (2016) cerrara con pérdidas, a causa de un desfalco de millones de pesos, concluyó el 2017 con saldos muy positivos, sin que se hayan traducido, en lo fundamental, en más comida transportada del surco a la mesa.

Empresa Materiales de la Construcción. Foto: Alejandro García/ Invasor.

Una cara parecida mostró la empresa Materiales de la Construcción, cuando sus utilidades llegaron al 244 por ciento y el sobrecumplimiento llamó la atención. Ya al cierre de noviembre, la unidad de subordinación nacional (encargada de producir materiales para la Vivienda, la venta en las tiendas de Comercio Interior, la Cayería Norte y otros encargos estatales) tenía en sus cuentas montos superiores a los tres millones de pesos que no estaban planificados y serían el preámbulo de los vítores. Lo “curioso” del caso es que lo bueno para ella resultó dañino para otros, pues esa bonanza se explica por los materiales que, al no ser extraídos por las contrapartes, se comercializaron a precios por acuerdo, mediante nuevos contratos.

Obviamente, y en ello coincide José Ernesto Benítez Torres, su director económico, nadie planifica el incumplimiento; de ahí que los bloques, por ejemplo, que no asumió Comercio Interior y le paga a esa entidad a 1.05 centavos, fueron vendidos a otras empresas a precios que oscilaron entre 2.00 y 2.50 pesos. De tal manera, el costo de la no ejecución de otros terminó favoreciendo a la Empresa de Materiales y a quienes no tienen acceso (contrato) constante a esa industria, debido a la insuficiente capacidad productiva.

A la par de esa inyección, las inversiones en la trituración del rajón de voladura calzó la eficiencia en la fabricación de materiales; la agilidad en los pagos de intereses al banco disminuyó la recarga financiera; la reducción de gastos indirectos hizo lo suyo… Pero de los más de 6 millones de pesos con que la industria excedió sus ventas planificadas, más de la mitad del monto se logró “gracias” a otros; y no, precisamente, porque de las manos de Leonides Degalis (operador de una de las dos bloqueras más modernas del país instaladas en esta provincia, perteneciente a la UEB Hormigón y Terrazas) salieran más bloques, aunque también en ese indicador se creció.

Siete de las ocho empresas con utilidades por encima del 200 por ciento en Ciego de Ávila son de subordinación nacional y solo una rinde cuentas al territorio.

Para la Empresa de Suministros Agropecuarios, otras de las entidades que aparecen en la nómina con altos resultados, la explicación es aún más triste y el delegado provincial de la Agricultura, Orlando Pérez Pedreira, corrige cualquier malinterpretación que se haga del 132 por ciento de sobrecumplimiento. “El huracán mojó muchos sacos de fertilizantes que se vendieron a precios inferiores y en altos volúmenes, que no estaban planificados. También algunos productos, como las cántaras de leche hechas en Cuba, subieron los precios”.

Empresa porcina. Foto: Nohema Díaz/ Invasor.

Sin embargo, es el caso de la Empresa Porcina, uno de los más llamativos (y lo sabe el Delegado): ¿cómo sin cumplir, siquiera, sus planes de producción, pudo cerrar el año con un sobrecumplimiento del 500 por ciento en sus utilidades?.

Si bien Wilfredo Guerra Quesada, Director Adjunto de la Empresa, María de las Mercedes Véliz Díaz, directora contable financiera, y el propio Orlando ahondan en el tema, para los avileños no-entendidos, podría resultar muy contradictorio que una empresa que deje a los consumidores con ganas de comer cerdo a 16.00 pesos la libra, termine el 2017 con aplausos en su gestión financiera.

A la incomprensión podría sumársele el hecho de que este mismo diario publicó, en diciembre pasado, el retiro de los cinco grandes productores de cerdo en esta provincia, que atesoraban más de 20 mil cabezas.

Pero las cifras se justifican en varias aleaciones: Porcino tuvo que disminuir compras a productores porque, tanto el matadero como la industria presentaron dificultades para asimilar la carne. Los márgenes de esa ganancia son menores (compra al productor y vende a la industria) que cuando entrega cerdos de sus propias cochiqueras. Y ahí estuvo el “disparo”, pues tres cochiqueras estatales debieron ser desmanteladas ante el peligro de infestación y el dinero terminó multiplicando ganancias. Fue en la procedencia de la carne y no en su cantidad, donde se asentaron los “resultados” del Porcino.

Aparente contradicción experimentó el sector azucarero que quedó al 84 por ciento de su plan productivo (menos caña molida) y, no obstante, llegó a recaudar utilidades al 299 por ciento de su plan. Después de haberse roto la saga de cumplimientos que caracterizaba a este sector avileño, Eduardo Larrosa Vázquez, director general de la Empresa Azucarera, admite que, desde instancias nacionales, cambiaron la ficha de costo del azúcar, cuando ya los planes estaban hechos. Al pagarse mejor el producto, ellos recaudaron 60 millones de pesos, por encima de lo previsto.

Con el plan de utilidades al 202 por ciento aparece la Empresa Provincial de la Construcción. Quizás, con el ejemplo más fácil de ilustrar (y lógico) porque —aunque su director general, Enrique Ordoñez de la Paz y su director económico, Ismael Ruiz Hipólito, hablen de números, y de millones por encima— el huracán Irma vino a ponerle rostro y agradecimiento a sus producciones, obligadas a crecer.

Estas muestras avileñas no son exclusivas del territorio. Tampoco del 2017. Cada año, varios sitios del país y discursos oficiales dan cuenta de excesos que acostumbran a traducirse en esfuerzo y productividad, casi por instinto.

Y aunque el papel, se dice, lo aguanta todo, en la economía cubana las lecturas entre líneas son más recomendadas; y aun así, casi nunca se entienden, a la primera.

Por eso el criterio de Ricardo Dapía, director de Finanzas y Precios en esta provincia, viene a ser un jarro de agua fría ante el “júbilo” económico: “Cuando una empresa, por las razones que sea, obtiene sumas no planificadas, disminuye el aporte real que el país podría adquirir. Disminuye, entonces, la posibilidad de redistribuir esos ingresos, de usarlo, y aumenta la deuda pública. Se compromete el futuro”.

(Tomado de Invasor)

Se han publicado 103 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Miguel dijo:

    señores desgraciadamente no estamos descubriendo nada, como estudiante de historia les dire que eso mismo ocurria en la URSS y en toda europa del este. Si ese problema sigue en el siglo XXI es por algo, cambiar cuando algo no funciona esta bien… el inmovilismo da estavilidad pero si estas incomodo no etsa mal buscar mejoria…
    el socialismo debe ser sinonimo de eficiencia reaaal….

  • gilberto Osorio dijo:

    Seguimos en la tontería del plan, miren los adminiatrativos pierde mas tiempo en este tema que buscando las soluciones para producir mas, osea nos ocupamos más de ver por donde le entra agua al Coco, que sembrado y cosechando cocos, los que han dirigido empresas, lo saben te pasa el año ajustando planes, sufriendo auditorías que centrandote en ser productivo, cualquier variable que te cambien te afecta, si imcumples el plan pues incumpliste y si los cumples algo hiciste mal, de lo que no se conoce siempre se opina más, les digo con conocimiento de causa, existen muchas reservas en nuestro pais, producto a este tema.

  • Dinardo Suárez Rojas dijo:

    Cuando una empresa, por las razones que sea, obtiene sumas no planificadas, disminuye el aporte real que el país podría adquirir. Disminuye, entonces, la posibilidad de redistribuir esos ingresos, de usarlo, y aumenta la deuda pública. Se compromete el futuro”.. Estoy de acuerdo con este planteamiento.
    Hasta la victoria siempre.
    Dinardo

  • Emilio H D dijo:

    Lester deja el azucar ahora que se está hablando de cumplimientos e incumplimiento: La azucar da diabeti y es dañina para la salud.

  • PP84 dijo:

    Comento sobre dos empresas. Porcino y Materiales de la construcción. Ambas deben ser de subordinación nacional. Nacional?. Este es uno de las deficiencias que tiene (en mi opinión). La estructura de la economía nacional. Como es posible que una empresa use mis recursos, contrate a mis habitantes, genere sus ganancias le rinda cuantas a los habaneros. Por eso digo que la centralización desmedida que existe en cuba y la cual dicen que quieren disminuir y lo que hacen es aumentar debe desaparecer. Que cada territorio se autogestiones lo mas que pueda y aquellos que no tengan recursos entonces se le redistribuirá los recursos de los que tengan. Pero cómo es posible que yo fabrique 1000 bloques y tenga que mandar 700 para la Habana, conozco de forma informal que hay provincias que la el mayor % de la carne de cerdo que producen hay que enviarlas para otras provincias y por eso no hay disponibilidad de carne en ella. Como es posible que en una Prov la carne de cerdo valga 20 CUP y a solo 70 km el valor de esta sea 16 CUP (busquen que capital de provincia está a solo 70Km de distancia en cuba). Miren en el caso del porcino dicen que tuvieron que liquidar 3 cochiqueras estatales donde el margen de ganancia es mucho mayor que comprárselo a los productores. Eso ratifica lo que comente en otro artículo que la EMPRESA estatal es mucho más eficiente que los particulares entonces porque nadie se queja de que se gasten recursos en los privados en vez de dejar que ambos compitan sin ventajas uno sobre otros. Como es posible que los costos de la empresa sean menores (quizás estén subsidiados) y sea lo que cada vez se le asignen menos recursos o se le quiten mas. Por eso soy partidario de la independencia económica y solo del control estatal. Eso sucede porque los habaneros quieren dirigir todo y al final es lo menos que hacen. En el caso de la empresa constructora. Le fue conveniente que CI no le comprara sus productos pero supongamos que se enfrentan a un mercado competitivo donde existen varios productores de bloque (como debería ser), al querer vender sus bloques nadie se los compra. Seria todo lo contrario tendrían que comerse los bloques y sus costos aumentarían y disminuyeran sus ganancias. Entonces porque si CI contrato X cantidad de bloques y no se los llevo al 100% pues tiene que compensar a la empresa por contratar mercancía que no se llevo y veremos cómo dejan de violar lo contratado. Además el estado debería ser un ente más de la economía porque el precio del bloque a CI es 50% menor que para otras empresas. Eso no se llama subsidio. Recordemos a Raúl cuando dijo que se debe subsidiar personas y no productos entonces ya eso se olvido.

  • App dijo:

    Qué bien un artículo sobre los planes … , por lo general estas noticias son de orden triunfalista aunque los resultados no sean buenos , se habla de porcientos sin precisar nada concreto , la verdad es que para palparlos hay que saber cuál era el potencial real de la empresa en cuestión , cual es la necesidad o demanda real del producto y después comparar con el plan propuesto …para poder saber si es un plan fácil para poder cobrar sin sudar la camiseta, si resuelve algo la producción contra la demanda y ver cuáles fueron las causas reales de los incumplimientos ….las perspectiva de solución enmarcadas en fecha..,sus responsables.. sino el plan es el plan de entretener…pero no resuelve el problema.

  • aceite dijo:

    bloques a 1.05 centavos… yo quiero ser una empresa!!!!

  • fusil contra fusil dijo:

    Recuerdo un video que solo he visto dos veces por televisión, hace ya algunos años, donde el Che felicita a un colectivo laboral del Ministerio de Industrias -del cual fue Ministro-, y ante la ovación y el aplauso de esos trabajadores, los silenció preguntando: «Qué aplauden? Es loable que hayan cumplido el plan de producción… pero la demanda del pueblo sigue insatisfecha, por tanto no hay razón alguna para aplaudir»
    A muchos no les conviene ni les interesa asumir la misma actitud. Además, todo se quiere resolver con chequeos y auditorías, pero los máximos dirigentes del país, cuando visitan un centro laboral, se encierran en la oficina del director o visitan las unidades que a las que conviene llevarles y nunca comparten con los trabajadores para escuchar sus criterios, quizás sea para no escuchar inconformidades y quejas.

  • maria dijo:

    Realmente las palabras de nuestro comandante son eternas y completamente visionarias en todo momento, debemos no aprenderlas como lema sino de pancarta en nuestras frentes,cuando estamos en casa, en la calle, en el trabajo, en cualquier lugar «Revolución es sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado…./es no mentir jamás ni violar principios éticos…». Debemos seguir avanzando y aunque viejitos,todos los dias se aprende, debemos seguir analizando meticulosamente cada situación y no solo señalar las imperfecciones, defectos, y problemas que acostumbramos a escuchar sino al momento solucionarlo con medidas enérgicas, eficaces, que para eso tenemos un banco de criterios y opiniones que lo adornan pero fundamentalmente las alternativas de soluciones que nos muestren RESULTADOS tangibles a corto plazo no justificaciones.

  • CubanoAlFin dijo:

    En primer lugar, FELICITACIONES a las periodistas Sayli Sosa Barceló, Katia Siberia, este es el periodismo que corresponde hoy en Cuba si es que queremos ser consecuente con Fidel «… vivir el momento histórico …» . El periodismo de hoy no puede ser el de los años ’60, no puede ser un periodismo complaciente, sino que tiene que ser un periodismo comprometido con el pueblo. Hay que poner el dedo en la llaga para que el enfermo salte y se recupere. Nada hacemos con decir mentiras que luego nos caen encima. Saludos

  • caminos dijo:

    Magnífico trabajo periodístico, eso es, así se hace, FELICIDADES Sayli Sosa Barceló, Katia Siberia. Si son jóvenes, como me parece, DOBLE FELICIDADES. Un trabajo sin ambigüedades, con cantidades, por cientos, con nombres y cargos de personas y nombres de Empresas, haciendo preguntas difíciles y análisis no compasivos, siendo profundo, no creyéndose todas las explicaciones que le dan a la primera, usando el sentido común y lo que ven en la calle día a día, no estando solo para reflejar lo que pasó, sino para cuestionarlo, a p esar de no ser las periodistas especialistas en economía, ven se puede hacer muy bien y además perfectamente entendible.
    Ahora me preocupan mucho dos cosas para empezar: Nuestra economía es PLANIFICADA y esta planificación la define como superior a las “ciegas” Leyes de la OFERTA Y LA DEMANDA, con la DESPLANIFICACIÓN que hubo en estas Empresas, solo en un año (y quién sabe en cuantas otras y en cuantos años), con tantos documentos y controles que existen y aun, sin ni soñar, en planificarnos en base a la demanda, como es que se dan estos desastres. La segunda preocupación: Si supuestamente los PLANES DE PRODUCCIÓN O SERVICIOS en la base se analizan en los Consejos de Dirección, se someten a la aprobación de los Colectivos Laborales, se entregan a especialistas en las Direcciones Municipales de Economía y Planificación y/o se entregan en las Áreas de Economía y Planificación de las representaciones Provinciales y/o Nacionales de sus correspondientes Empresas u Organismos, para su revisión y aprobación para el PLAN DE LA ECONOMÍA, como es posible que con tantos filtros especializados sucedan estas cosas, como es posible que en tantos y tantos años de planificar y planificar todavía no logremos hacerlo con eficacia y austeridad. ¿Será que aprenderemos en esta vida, o serán necesarias varias? Por eso la ECONOMÍA REAL, la del bolsillo del cubano trabajador y de a pie, la de los alimentos de todos los días, la de los materiales de la construcción, la del transporte, la de los salarios, la de los precios inflados de los productos y servicios de todo tipo (Estatal o Privado), etc, etc,etc, está tan MAL, sin posibilidad de PLANIFICARSE.

  • Héctor dijo:

    ¿Y dónde se quedaron todos los niveles de control que existen en nuestro país?

  • Patricia dijo:

    ¿Dónde es eso del limón a $1,00?, pues yo lo he visto en los mercados del Vedado hasta a 10.00 un simple limón, por lo tanto trato de conseguir vinagre que me sale más barato, pues quien le iba a decir al limón qie iba a ser tan codiciado, al igual que la carne de cerdo está de $35.00 a $40,00 la libra.

  • eva dijo:

    Buen articulo, buena investigación, les invito a leer el articulo del Che, escrito nada mas y nada menos que en 1961 en la revista Cuba Socialista, tremenda vigencia y le viene como anillo al dedo a este tema, es sobre la burocracia, esta en la columna del Che, cubadebate del dia de hoy.
    A las periodistas de Ciego las exhorto a continuar su investigación, vamos a ver si estos directivos acaban de entender que la cosa no es así, como va la eficiencia y las ganancias en lo que va del 2018, ya estamos concluyendo el primer trimestre.

  • Negro dijo:

    Excelente artículo. Hay que hablar de esto todos los días; de nuestra economía, si se puede llamar así; porque no se que economía es esa, donde se logran utilidades de hasta el 500 %; no soy economista por lo que me pregunto: ¿Se dan estos casos en otras partes del mundo?

  • hugo dijo:

    Con tantas Empresas con problemas y nos vamos a preocupar con las que sobrecumplen el plan. Pienso que primero debemos hallar eficiencia en las que andan mal y luego perfeccionar las que van mejores. Todavia existe problemas con la confecciones de los planes, ya que estos no se realizan en la base productiva. No existe un punto de equilibrio entre los intereses de los trabajadores y los intereses estatales. Siguen apareciendo trabas con el pago de su estimulacion. Creo que con dinero se debe ser lo mas claro y sencillo posible, de manera que la mayoria entienda que fue lo que realmente gano. En la actualidad quienes eleboran los planes de produccion y ponen los indicadores condicionantes para el pago de los trabajadores se estan riendo del obrero mas sencillo. Tener una virtud tambien exige una responsabilidad y esta seria respetar a quienes no entienden tanto de numeros.

  • Crabminator dijo:

    Y no será que lo mejor es sencillamente olvidarse de tanto plan y producir, producir y producir ?.

Se han publicado 103 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también