Imprimir
Inicio » Especiales, Educación  »

Vocacionales: La Lenin, ¿tiempo de definiciones? (+ Fotos y Video)

| 157 |

Cubadebate prosigue su recorrido por las Vocacionales más antiguas del país, y llega a la Lenin, tras su paso por Pinar del Río, Matanzas, Villa Clara y Camagüey.

Cuarenta y cuatro años después, la Lenin aun es la casa de muchos, el nexo invisible entre miles de graduados y un sello indiscutible de identidad. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Una escuela es más que las columnas que la sostienen, más que un punto en las coordenadas de algún mapa. Sus muros son testigos y pilares del acervo cultural que ella transmite de generación en generación. Es escudo y fragua, e intenta ser reflejo del país que representa.

En el km 3½ de la carretera del Globo, en Las Guásimas, se levanta un monumento ejemplar de la educación cubana, un sueño edificado por Fidel: el Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas Vladimir Ilich Lenin.

Sembrar escuelas

Fidel inaugura la Lenin en 1974 junto al entonces mandatario de la URSS, Leonid Brezhnev.

“Esta escuela que inauguramos hoy, es del tipo que llamamos vocacional. En ella ingresan los alumnos mediante selección rigurosa, basada en las altas calificaciones que obtengan en la enseñanza primaria y en su expediente escolar.” Fidel, 31 de enero de 1974

Corría el año 1971 cuando en el sur de La Habana una nueva escuela tomaba forma desde sus cimientos. La estructura de prefabricado Girón, modelada por el arquitecto Andrés Garrudo, transformaría el ambiente campestre cercano a las Tetas de Managua en un centro educacional único de su tipo en Cuba hasta la época.

En el primer año estuvieron listos los talleres de mantenimiento automotor, los almacenes generales, el primer edificio docente, los dormitorios y la cocina comedor de secundaria (actuales Unidades 1 y 2).

Los primeros mil alumnos de preuniversitario, llegados de la Escuela Vocacional de Monitores de Vento, se incorporaron en septiembre de 1972. Un año más tarde comenzó el curso escolar con la obra constructivamente terminada y una matrícula general de más de tres mil 200 estudiantes, tras la incorporación de los alumnos de la escuela Raúl Cepero Bonilla.

El IPVCE capitalino surgía entonces con seis unidades, gracias al esfuerzo de constructores, trabajadores y sus propios alumnos. Sin embargo, no fue hasta la tarde del 31 de enero de 1974 que quedaría oficialmente inaugurado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Inauguración del IPVCE Vladimir Ilich Lenin.

Aquel momento quedó recogido a través de fotografías. Durante su visita a Cuba, Leonid I. Brezhnev, primer secretario del PCUS de la extinta URSS recorrió, junto al Comandante en Jefe Fidel Castro, las instalaciones y tras un vistoso acto cultural nació el primero de este tipo de centro, modelo de escuela y enseñanza en el país.

“A decir verdad, en ningún país de América, incluyendo Estados Unidos, hay una escuela de nivel medio como esta.”

(Fidel Castro Ruz, 31 de enero de 1974)

Corazón Azul

Gabriela Fernández viste el uniforme azul a dos tonos de lunes a viernes. Para ella “la Lenin es mucho más que una casa, una escuela o un centro estudiantil”. Habla del IPVCE y las “familias de egresados”, como esa hermandad que se crea con el paso del tiempo. “Cuando entré –afirma– sabía que no iba a ser lo mismo que mi papá me contaba, pero igual seguía siendo la Lenin.”

Ese sentimiento no le es ajeno a Alejandra Izquierdo. Sentada sobre el césped del anfiteatro natural, rememora las razones por las que un día decidió entrar a la Gran Casa Azul, como cariñosamente se le conoce al IPVCE. La atrapó la idea de todo lo que la escuela enseña y cuánto te cambia como persona, “porque aquí se lleva al mismo nivel tanto lo académico como el crecimiento de uno como ser humano.”

A Daniel Rodríguez, el primero de su familia en ingresar a esta vocacional, fue una vecina que le habló de su experiencia. Daniel la veía llegar feliz cada día de pase. Incluso después de graduarse, ella y su grupo se reúnen y hacen fiestas. “Yo quería eso para mí, –confiesa– amigos que me duraran toda la vida.”

La adolescencia de Tony García Álvarez, hoy estudiante de ingeniería informática de la CUJAE, también tuvo su marca azul. “Era la primera vez que me desprendía de mi familia y de alguna manera tenía que valerme solo de mí. Esto me hizo crecer, y sobre todo independizarme. Me ayudó a salir de mi zona de confort, pero eso era precisamente lo que buscaba.”

Cuarenta y cuatro años después, la Lenin aun es la casa de muchos, el nexo invisible entre miles de graduados y un sello indiscutible de identidad. Si bien ha sufrido cambios con el tiempo, para un joven como David González Hernández, estudiante de noveno grado de la secundaria Manuel Piñeiro de La Lisa y ganador del concurso provincial de Geografía, representa “la mejor escuela en la que (puede) cursar la enseñanza preuniversitaria.”

El tiempo pasa…

La Lenin tiene hoy mil 110 estudiantes divididos en dos unidades. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Para quienes recorrieron sus pasillos alguna vez, la escuela lucirá algo diferente. Solo dos unidades de estudio y poco más de veinte albergues brindan servicios en la actualidad.

La Lenin tiene hoy mil 110 estudiantes divididos en dos unidades. La número 1, con alumnos de décimo y onceno grado, y la unidad número 2, que acoge a estudiantes de onceno y doce grado”, explicó a Cubadebate Mercedes Ávila Alfonso, directora General del IPVCE Vladimir Ilich Lenin.

Según declaró la profesora, ambos bloques de estudio y los dormitorios en funcionamiento satisfacen la demanda que hoy posee la escuela. Igualmente resaltó que se cuenta con el claustro suficiente para garantizar el proceso docente-educativo.

“Tenemos tres laboratorios de física, tres de química y tres de biología que aseguran la calidad de la formación de los estudiantes. Las dos unidades docentes y sus albergues se encuentran en proceso de reparación. La unidad número 1 emplea nueve albergues y la número dos, 12 dormitorios.

“Poseemos un solo comedor general divido en cuatro segmentos donde se ofrece desayuno, almuerzo y comida, además del comedor modelo para aquellos estudiantes destacados en la emulación de la FEEM”, acotó Ávila Alfonso.

Sin embargo, en los últimos años la “parte habitada” de la escuela no escapó de los efectos del paso del tiempo y algunos padres y alumnos mostraban inconformidades con las condiciones de vida del lugar.

“Una de las acciones constructivas que se ejecutaron en la reparación fue el montaje de una bomba para que llegue con mayor sistematicidad el agua a los albergues y las aulas. También se han suprimido los salideros. En estos momentos se pone el agua tres veces al día para que el estudiante la disfrute en los momentos claves de su jornada”, aseguró la directora general de la escuela.

Contrario a lo que algunos decían, la Lenin continúa siendo un centro de subordinación provincial. No obstante, el presupuesto erogado a la escuela en los últimos años ha disminuido en correspondencia a la matrícula y a la cantidad de profesores.

Escuela grande, ¿matrícula “chiquita”?

La matrícula ha decaído en los últimos cursos. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Uno de los grandes retos que enfrentan los IPVCE en Cuba es la escasa demanda de ingreso desde la enseñanza precedente. Desde la reaparición de los “preuniversitarios en la calle”, menos estudiantes se ven tentados por la vida internada. La mayoría de los directivos y profesores encuestados señalan esta como la causa fundamental de la abrupta caída en la demanda.

“Al conversar con estudiantes de secundaria básica, sobre todo con aquellos de noveno grado, nos dicen que sí quisieran estudiar acá; sin embargo, al ser un centro interno, los padres no les dan esa posibilidad. Si a esto le sumamos que en La Habana existen 35 pre urbanos que quedan mucho más cerca, el estudiante suele escoger esa opción”, advirtió la directora del IPVCE.

David González Hernández, estudiante de noveno grado y futuro alumno del centro, confirma que este hecho “no es solo con la Lenin; en sentido general se ha perdido el interés por la enseñanza preuniversitaria porque los muchachos creen que “las carreras profesionales” no son fructíferas. La gente se enfoca en el corto plazo”, apuntó el joven.

Antonio García Brigos, egresado de la graduación número 4 de la Lenin, también conversó con Cubadebate sobre el tema. Para él, los preuniversitarios urbanos no son la causa fundamental del declive en la matrícula pues “cuando se crea la Lenin existían los pre de la Calle y así se mantuvieron aproximadamente hasta 1982”.

Gabriela, sin embargo, no renuncia a ver nuevamente su escuela llena de uniformes azules.

“Una de las actividades que hicimos por el 44 aniversario fue ir a las secundarias a captar muchachos. Es mentira que hay alumnos que no quieren esta opción, es mentira que no tenemos los suficientes alumnos para entrar. Sin embargo, la influencia de los padres es uno de los principales problemas: que dicen que no hay agua, que la comida está malísima, que vas a estar becado”, explica la estudiante de onceno grado.

Por su parte, para Juan Carlos Albizu-Campo Piñera, padre de una de las estudiantes del IPVCE, la pérdida de la matrícula tiene otras muchas aristas.

Durante algún tiempo se dijo que la Lenin era solo para estudiar ciencias, pero eso es un concepto muy reduccionista de las ciencias que solo se aplicaba a la matemática, la física y la química. Esa idea afectó mucho la captación de estudiantes”, afirmó.

“No todos los que se gradúan de la Lenin quieren seguir en ese tipo de carreras naturales o exactas, pues hoy las ciencias son muchas, desde las ciencias jurídicas, psicológicas o filosóficas y que tienen que ver con la propia organización del sistema de grados científicos en Cuba”, explica Juan Carlos.

Futuros profesionales

La orientación vocacional es una tarea permanente en el centro. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Aunque su directora afirma que el centro “tiene la misión de fortalecer el estudio hacia las carreras de ciencias exactas, pero también (formar) hombres de una elevada preparación política”, ahora enfrenta desafíos vinculados a la formación vocacional.

“En la actualidad –explica la directora del IPVCE– mantenemos relación con todos los centros del polo científico donde los estudiantes participan desde décimo grado. Igualmente se realizan intercambios con los trabajadores, en su mayoría los propios egresados de esta escuela”.

Además, el centro mantiene el convenio con la Universidad de La Habana, donde “realizan mensualmente encuentros sobre Matemática y Física, para que el estudiante se motive por estas carreras de acuerdo a la necesidad que tiene el país de crecer en este campo”, afirma Ávila.

Durante la última semana de enero, los estudiantes realizaron algunas actividades extraescolares como parte del aniversario 44 de la escuela. Anabel Antúñez, estudiante de onceno grado, cuenta que los llevaron a centros de investigación, hospitales y lugares culturales.

El ingreso a la Lenin supone, desde lo académico, un reto permanente. Ávila Alfonso explica que para entrar a este preuniversitario el estudiante debe hacer las pruebas de ingreso de matemática e historia y escoger entre química, física o biología. “Al cambiar el sistema de ingreso a los IPVCE el alumno se siente más seguro, porque escoge la asignatura de ciencia en que esté mejor preparado”, asegura.

Otro elemento que atenta contra la percepción popular de la escuela es que “ya no es tan Vocacional la cosa”, como argumenta Albizu-Campos, “y allí hay otra tergiversación de la realidad”, como él mismo sostiene.

“En primer lugar, para estar allí hay que tener vocación por las condiciones de vida que tienen los IPVCE y sobre todo la Lenin. Eso hay que hacerlo por amor a la carrera, por amor a las ciencias, por amor a la formación que allí se les da. Nadie puede creer que en la Lenin estarían más cómodos que en sus casas. Están ahí porque saben lo que representa esa formación.

El movimiento de los IPVCE fue la respuesta al emplazamiento que nos hizo Fidel que el futuro de este país tenía que ser necesariamente de hombres de ciencia, y si no fuera por los IPVCE, esa consigna hubiese quedado vacía. Eso solo pasó porque no surgieron con ese criterio que nos domina hoy de eficiencia económica, sino que el criterio sobre el cual se crearon estas escuelas fue el de eficiencia social.

“Esto no tiene nada que ver con ser elitistas o ser mejores que el resto de los estudiantes. Ellos son como otros cualquiera: escuchan la misma música o bailan cualquier ritmo.”

Juan Carlos considera que “sería una inversión social aceptar a todos los estudiantes que estén dispuestos y aptos a pasar por ella, independiente del campo al que se dediquen con posterioridad. Tan es así, que hoy no se podría hablar de una institución en Cuba que no cuente con egresados de los IPVCE”.

La directora lleva apenas dos años frente a la escuela, pero reconoce que la Lenin es una de las canteras de graduados de las universidades, con una formación académica muy sólida. También defiende que “lo fundamental es formar hombres y mujeres útiles a la sociedad, que puedan ser desde escritores hasta ingenieros”.

¿Calidad en la enseñanza?

La matrícula de los IPVCE se ha deprimido, pero eso no significa que el rigor y la calidad de los alumnos que entran a nuestra institución decrece. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

El centro cuenta con 209 trabajadores entre docentes y no docentes. De ellos 70 son profesores: ocho maestros reincorporados, 23 docentes recién graduados.

Si algo destaca ante los ojos de muchos es el gran sentido de pertenencia y la vocación que desarrollan los estudiantes. “Allí hay profesores que fueron estudiantes de este centro y que regresaron por amor y por vocación, u otros fundadores que pueden estar en su casa descansando, pero que prefieren estar allí porque ese es su espacio vital”, afirma Albizu-Campos.

María Luisa (La proto) Moracén Arango es uno de esos ejemplos. Llegó a la escuela el primero de noviembre de 1984.

“Le he dado clases a muchas generaciones y cada una tiene su historia. Fíjate si la Lenin es importante para mí que yo me retiré en el año 2007 y no pude estar ni un mes lejos de las aulas. Es mi escuela, es mi casa, mi vida. Hace poco estuve enferma y la doctora me decía que estaba ‘loca’ por volver a trabajar.”

“La preparación de los estudiantes y del resto de los profesores le impone a uno la superación constante. Cuando uno se para frente a un estudiante tiene que saber de todo un poco, porque no sabe qué duda pueda asaltar a ese educando en el medio de un turno de clases”, dice la profe María Luisa.

Antes de volver al aula, después de la entrevista, “La proto” recuerda con orgullo que acaban de ganar la copa inter-IPVCE por segundo año consecutivo.

La historia de Rafael León Pérez, profesor de química, comienza también en el año 1984:

“Empecé en la escuela cuando era muy joven, era la graduación número diez. En aquel momento todavía era escuela vocacional. Era secundaria y preuniversitario, y se hacía pruebas de aptitud para poder ingresar.

“Como la mayoría de los alumnos, siento un gran sentido de pertenencia por la escuela. Es algo que jamás se olvida. Aquí hemos pasado por situaciones muy difíciles, por el Período Especial, pero a pesar de eso me mantuve aquí. En esta escuela me hice maestro. Yo llegue a la escuela graduado de pedagogía, pero reitero, aquí supe qué era aquello.

“La matrícula de los IPVCE se ha deprimido, pero eso no significa que el rigor y la calidad de los alumnos que entran a nuestra institución decrece. Continúa la misma calidad de los estudiantes y el mismo rigor en las evaluaciones”.

Estudiantes de este centro terminaron recientemente en el octavo lugar de la región caribeña de la final de la ACM-ICPC, entre decenas de equipos de nivel universitario.

Limitaciones que pasan factura

Mercedes Ávila Alfonso, directora general del IPVCE Vladmir Ilich Lenin. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

“El Centro Nacional de entrenamiento se traslada para la Escuela Eduardo García Delgado. Esa institución tiene mayor capacidad para recibir a los jóvenes de todo el país. Aquí (en la Lenin) se mantiene el centro provincial. Allá hay mayor espacio”, aseveró Mercedes Ávila Alfonso, directora general del IPVCE Vladmir Ilich Lenin.

Juan Carlos Albizu-Campo Piñera lamenta esta situación. Su hija, Sofía Albizu-Campo, fue ganadora de oro perfecto en las Olimpiadas Centroamericanas de Matemática el pasado año. Para ella, como para el resto de los concursantes, esta decisión implica salir temporalmente del IPVCE para recibir entrenamiento de cara a eventos internacionales.

“Recuerdo la historia de un muchacho de la preselección que decía que su mayor satisfacción era haber entrado a la Lenin por lo que ella significaba, porque la Lenin es un momento raigal de la educación de un país. ¿Dónde mejor que allí para tener ese centro?”, afirma Piñera.

“Es cierto que la Eduardo García Delgado es una escuela con mejores condiciones, con un claustro de profesores muy preparado. Pero dónde mejor estaría sería en la Lenin o en cualquier otro IPVCE”, acuñó.

De cara al futuro: Un mismo nombre, dos escuelas

A pocos años de una reparación capital, una parte de la Lenin muestra este panorama. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

La disminución de la matrícula en los últimos años ha traído aparejado el desaprovechamiento y descuido de las instalaciones académicas. Lo que en el 2009 terminó siendo una escuela totalmente remozada gracias a una reparación capital por la Operación Milagro, deja mucho que desear a poco menos de diez años.

De las seis unidades con que cuenta la Lenin, solo dos funcionan. El resto del espacio se encuentra en avanzado estado de deterioro. La otrora unidad número uno, el anfiteatro de esa ala, el complejo comedor y el hospital son las áreas más afectadas.

La solución, antes de dejar destruir completamente esa parte inalienable de la escuela, apunta entonces a destinarla a otro uso. ¿Pero a cuál?

“A mí no me preocupó tanto la reducción, sino el rumor de que la escuela iba a desaparecer. Yo creo que esta transformación había que hacerla, porque duele más ver como estaba –yo que comencé en la unidad número uno– y ver cómo se iba deteriorando. La única escuela que seguía “pura” éramos nosotros, el resto de los centros se han mezclado”, dijo con añoranza María Luisa Moracén Arango, profesora de Geografía.

¿Qué pasará entonces con el IPVCE? La directora confirmó a Cubadebate que se decidió entregar el resto de las unidades a otro organismo, para la preparación de jóvenes de la aduana.

“El futuro de la escuela no se pone en riesgo porque en el segmento que tenemos hay capacidad para recibir a los estudiantes que hoy optan por la Lenin y hay espacio para un incremento futuro. A diferencia de otras provincias, la Lenin queda más alejada de la ciudad y quizás por ese motivo no se evaluó crear una ciudad escolar”, dijo.

¿Mi Lenin sigue aquí?

Si en la manga se lleva orgulloso un monograma, a la escuela se le guarda siempre en el lado izquierdo. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Para el profe Rafael León, “no sería una idea descabellada que la parte “abandonada” de la escuela la retomara la secundaria básica; no sería una idea descabellada que esa parte de la escuela lo asuma otro centro de educación. En el caso de otros IPVCE hay otras enseñanzas, aunque es cierto que la distancia de la ciudad influye en esa situación”.

Sofía Albizu-Campos explica desde su visión de concursante que “las secundarias básicas del país necesitan un centro como este. En general, en el mundo es así. La preparación para concursos, olimpiadas, es desde secundaria. Para mí eso también era un sueño, que volviera a ser secundaria. Y en el “pedacito” que tenemos ahora no va a poder ser”.

Al conversar también con egresados del centro es curioso escuchar disímiles ideas sobre cómo preservar la Lenin tal cual abrió sus puertas aquel enero de 1974.

Tony García Álvarez sostiene que “las edificaciones que no se están poblando de estudiantes, se les podrían dar a las instituciones que recibirían el producto final de este centro para que instalen ahí sus círculos de interés, sus laboratorios, sus centros de formación. Esto resolvería en buena parte los problemas de mantenimiento de estas zonas, porque lo que se vive se arregla, por decirlo de alguna manera”.

“Estas instituciones serían, en primer lugar, las universidades a la que van a parar los egresados de la Lenin en su cien por ciento o en un número bastante cercano”, sugiere.

Con la nueva modificación estructural, la Lenin cedería además el anfiteatro natural, el Bosque de la Amistad, la piscina olímpica y el tabloncillo. Todas las edificaciones del bloque central hacia el hospital quedarían en el nuevo centro que seguirá llamándose Vladimir Ilich Lenin, pero no será más IPVCE.

Según se informó a Cubadebate, el hospital prestará servicios a ambos centros. De ser así, necesitará acciones de mantenimiento por parte de Salud Pública debido a las condiciones actuales de deterioro que solo le permiten prestar hoy el servicio de cuerpo de guardia.

Cuidar la Casa

El patrimonio histórico, según la RAE, “es el conjunto de bienes de una nación acumulado a lo largo de los siglos, que, por su significado artístico, arqueológico, etc., son objeto de protección especial por la legislación.” La Lenin, con sus cuarenta y cuatro años, podría parecer distante de ese concepto, pero aspira, al igual que la Revolución que la forjó, a ser guía y referente de historia y futuro.

“El mejor homenaje a los símbolos es la preservación de su obra, y para restaurar esa obra hay que ponerla en el nivel que debe estar y de lo que la sociedad demanda de ellos”, afirma Juan Carlos Albizu Campos.

Si en la manga se lleva orgulloso un monograma, a la escuela se le guarda siempre en el lado izquierdo. Como Gabriela, muchos aspiran a cuidar la Casa, a preservar el sueño de sus fundadores. Que “los esfuerzos –como ella misma dice– sean solo para rescatarla, para volverla grande, como siempre ha sido.”

En video, Cubadebate visita la Lenin

Se han publicado 157 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • aurora dijo:

    Es doloroso ver nuestra escuela en esas condiciones, digo nuestra escuela porque aunque hacer muchos, muchos años que me gradué, seguirá siendo mi escuela. Las amistades que surgieron allí son para toda la vida, los valores y conociminetos que nos inclucaron allí son para toda la vida. Y no miento si digo que estamos dispuestos cada uno de nosotros los graduados de La Lenin, hacer lo que sea necesario por que regresea nuestra escuela a lo que fue y lo que debe ser, La gran casa Azul

  • Prof. Luis Matos dijo:

    La Lenin no puede desaparecer ni total ni parcialmente, sería una herida por donde sangraríamos todos los que mantenemos vivo a Fidel y su historia, y defenderemos por vida su obra, esa que permitió que Cuba emergiera en el mundo como un país paradigma en muchos sentidos, entre ellos la educación y la ciencia, dos elementos que tuvo en cuenta con su brillante idea de crear esa escuela.
    El deterioro no es por el tiempo, no es por la escasez de recursos, que sin lugar a dudas influyen, pero tienen sus efectos por la irresponsabilidad y el desinterés de muchos que pudieron evitarlo con una atención más sistemática, tanto de la administración interna como de otros niveles.
    Recuerdo que desde su inauguración hasta el 80 que estuve allí como profesor, y desde el 86 al 95 que ya siendo Pre de Ciencias Exactas ocupaba el cargo de Subdirector de Actividades Extraescolares, y el último año como Subdirector de Internado, que los administradores de las unidades vivían encima de cada detalle, de cada salidero, de cada grieta, de cada persiana que se rompía, entre ellos Braulio, al que recuerdo con mucho cariño por su desempeño. Es como en la casa, si periódicamente le pasa la mano, invierte cada vez pocos recursos y la mantiene bien, pero si no haces el esfuerzo por coger algunas grietas que les aparecen, al cabo de los años se le convierte en inhabitable.
    Sobre la matrícula, a pesar de los padres con mente estrecha, sí se puede ampliar a los niveles requeridos. Si con el Pre no basta, pues a incorporar a los de Secundaria, como vocacional manteniendo el Pre de Ciencias Exactas. Algunos espacios podrían estar ocupados por otras instituciones receptoras de los futuros profesionales, pero no administrados, sino como laboratorios, talleres o aulas para la formación vocacional, incluso áreas exteriores para los que estudiarían Agronomía, por solo poner un ejemplo.
    Sé que su funcionamiento como en aquella época no sería de forma inmediata, pero como dije en una ocasión, reparando de forma general una unidad por año, sin abandonar reparaciones ligeras en las dos que están funcionando, en 4 años tendríamos a esa bella escuela inaugurada por Brezhnev y nuestro por siempre Comandante en Jefe.

  • azul dijo:

    Es verdad que es una lastima lo de la lenin pero no solamente la lenin hagan reportajes en otros IPVC del pais como el de ss Eusebio Olivera que los baños estan que parecen de un hospital de guerra la higiene es fatal las paredes sin pintar las moscas te levantan en peso y la comida....... es lo mas fatal .... el pollo cuando lo dan se lo desmenuzan a los muchachos nada de pedazos de pollo noooo ripiadito para que quede y ya sabennn en verdad deben revisar eso saludos y gracias.

  • Isabel dijo:

    Yo no estudié en la Lenin, estudié en los camilitos del Cotorro y sentí el mismo dolor que muchos comentan aquí cuando los fusionaron con otras dos EMCC y los trasladaron a Mayabeque, y peor aún cuando supe que el inmueble fue abandonado, es decir, ni siquiera se entregó a tiempo a otro organismo.
    Como dije, no soy graduada de la Lenin, pero me duele mucho ver el estado de esta escuela, pero no entiendo cómo llegó hasta aquí, si bien hay problemas de finanzas, también hay otros problemas de valores, considero los IPVCE formadores de futuros profesionales talentosos y lo que comentaré no es para nada con intención de exponer superioridad de una escuela con respecto a otra; en los camilitos eran los estudiantes quiénes hacían todo, de hecho, no había contratatado personal de limpieza, nosotros nos encargábamos de la limpieza de todas las áreas, todas, de la chapea, de la pintura, del más mínimo detalle, es verdad que se nos daban los recursos pero por ejemplo durante mi estancia allí el interior de las aulas no se pintó nunca y ni se notaba, seguí visitando la escuela durante 5 años consecutivos una vez al mes para reuniones de cadetes insertados y la imagen permanecía impecable. Quizás un intercambio de experiencias a todos los niveles entre ambos tipos de escuela ayudaría a^establecer nuevas políticas de mantenimiento, claro, a estas alturas primero hay que reparar la escuela nuevamente,hay que gastar dinero y sabemos que el país no dispone de mucho, pero hay que hacer algo, duele en el corazón de muchos cubanos que esto suceda, ceder el espacio de la Lenin a otros, por qué no retomar la formación vocacional desde la secundaria o no sé, realmente no sé, qué triste! Y lo peor, ese dinero que no hay para mejorar las condiciones de estas escuelas, otros organismos lo tienen inmovilizado en sus cuentas por disímiles razones o se gasta en obras ''más importantes'' que quedan con una ''calidad''.Creo que hay opciones para no perder nuestra Lenin, nuestra porque es de todos los cubanos, un regalo de Fidel para nuentros padres,hermanos, para nosotros y si se hace algo a tiempo nuestros hijos y nietos.

  • Un papá de 12 grado dijo:

    Muy buen artículo pero una vez más muy complaciente. Pregunto: ¿Por qué no se ha entrevistado a ningún estudiante de 12º grado?. Muy evidente, porque disparatadamente a todos los estudiantes de 12º grado los sacaron de la Lenin y los enviaron a los IPU (llamados SEDE) a terminar el curso cuando aún les falta por hacer las 3 pruebas finales más importantes (matemática, historia y español). ¿Está bien que la escuela le quite el amparo que siempre han tenido sus estudiantes para prepararse día y noche de cara a las pruebas finales, aún sabiendo que en su mayoría viven muy distantes de dichas Sedes? Es como sacar un pez de su pecera y pretender que siga respirando. ¿puede Ud. periodista tratar de obtener una explicación lógica al tema y después brindarla a padres y estudiantes involucrados que no la hemos obtenido de donde correspondía como obligación del Mined?

  • candi76 dijo:

    Me encanto el sgte comentario de Armando Pujol:
    "Para quien se formó allí es muy triste, es como ver un familiar querido en fase terminal de una grave enfermedad. Salvar la Lenin es salvar un sueño, es salvar un modelo de hombre y mujer, es salvar un proyecto de sociedad, es salvar la herencia de Fidel, es salvar una de las conquistas del socialismo".
    Creo que resume lo que muchos que crecimos en la Lenin sentimos viendo la situacion en que esta la escuela actualmente. Estoy de acuerdo con que se debe hacer algo para salvar la escuela integra. Yo estudie en la unidad 2, en un aula con ventanas al Bosque de la Amistad, en la epoca de las oncenas. Rei, sufri, pero sobretodo creci como persona en La Lenin en el mas crudo Periodo Especial. Fui la 1era de mi familia en estudiar alli, pero me siguieron mi hermano y mi primo, y hoy mi hijo tambien suenha con vivir esa experiencia que su padre y yo atesoramos con tanto carinho. Tenemos recuerdos inolvidables de amistad entre esas paredes que hoy se derrumban. Unamonos los leninistas para salvar la escuela. Podemos donar algun dinero y organizar trabajos voluntarios para recuperar La Lenin despues de este ciclon que amenaza con dejarnos sin casa. Como dice Berazain en su cancion para La Lenin: "recuerda que tu tambien dejaste un pedacito alli"... hay que volver a rescatar ese espacio donde crecimos.

  • Onelia Jimenez dijo:

    "Libertad es el derecho que tiene el hombre de actuar libremente, pensar y hablar sin hipocresía" Jose Martí. Basada en ese derecho quiero opinar que La Lenin fue un gran sueño y un gran logro de la Revolución Cubana. Lo que pasa ahora con la escuela es el reflejo de lo que esta pasando con esa misma Revolucion, quedo en sueños y algunos pocos logros cuando permitieron que se fuera deteriorando, cuando sus egresados, que serían los supuestos profesionales y dirigentes del país fuimos relegados en su mayoría por entender que se debian hacer cambios, y fueron aceptados los pocos que la defendían o no tenían la posibilidad de emigrar. La generación de nuestros padres veían un futuro brillante en sus hijos al asistir a La Lenin,la generación de padres actuales, hijos nuestros, no ven que ser profesional sea un futuro ni siquiera una posibilidad de crecer, cuando los profesionales ganan muchísimo menos que un vendedor en su casa o el dueño de una casa que renta a turistas, porque para ello no se necesita una educación superior. Los que emigramos hemos conformado una Comunidad basada en el respeto, los valores y la amistad que aprendimos durante los años que estudiamos en la escuela Lenin, somos una gran familia mas allá de las diferencias de pensamiento, de forma de vivir, de nivel socioeconómico. Trabajamos porque nuestros hijos sean profesionales porque tenemos vision que es lo mejor para ellos.Ese debió ser el resultado del Gran Sueño con que se construyó ese Centro, que han despedazado, desaprovechado y ojala sea rescatable.No se puede vivir de espaldas a los cambios,ni mantener un orgullo soberbio porque si nos hubiesen escuchado a los de entonces y a tantos mas que veían lo mismo, Cuba sería uno de los más avanzados del mundo, porque existe la arcilla dentro de los cubanos para crecer, superarse y triunfar. Como ex alumna de la Lenin vivo con el orgullo de lo que vivi alli, de la gran educacion que recibi y de la gran familia que formamos, eso nada lo ha podido borrar porque fueron basados en sentimientos y factores reales. El futuro de un país depende enteramente de la formación de sus jóvenes, sus valores y su educación. La verdad una vez despierta, no vuelve a dormirse.

  • Carlos Rodríguez dijo:

    La Lenin se ha dejado deteriorar, no sólo en lo material, también su claustro y equipo de dirección. Hoy se nos quiere convencer que es porque los padres no quieren que sus hijos estudien allí y que no "hay mas remedio" que redimensionarla para poderla mantener con los "recursos disponibles" y utilizar las instalaciones "excedentes" para otras actividades que dispongan de recursos. Todo esto forma parte del problema mas amplio de la baja inversión en el potencial científico del país, de la cual la formación de una cantera de futuros científicos desde edades tempranas, es parte imprescindible.

  • ILVP dijo:

    Soy de la 6ta graduación, así que entré en La Lenin cuando estaba recién estrenada y era usual ver a Fidel por los pasillos, hablando con los alumnos y los profesores y escuchando lo que todos teníamos que decirle y he asistido al proceso de deterioro que ha signado su trayectoria en los últimos tiempos, pues ahí estudio mi hijo, no podía ser de otra manera si desde que nació le pasé junto con la leche materna el amor por esa Nuestra Escuela.

  • ILVP dijo:

    Creo que no hay nada que justifique el proceso de deterioro que ha sufrido y que no se debe andar por las ramas, achacándole a causas que no han incidido realmente en su estado actual. Coincido plenamente con lo dicho anteriormente, lo que ha existido es una tremenda indolencia y falta de sentido común y creo que todo comenzó cuando a alguien se le ocurrió decir que los alumnos de La Lenin pensaban que pertenecían a una casta superior, sin tener en cuenta que lo que da la diferencia social no tiene que ver nada con los conocimientos, no tiene sentido dejar esta escuela a su propia suerte por tratar de que su nivel se iguale al resto de las escuelas, sería mucho mejor luchar por elevar el nivel de las demás escuelas y dejar que en la Lenin se sigan formando los futuros profesionales, que como la historia ha demostrado hasta este momento, han ocupado puestos determinantes en los diferentes sectores del país.

  • ILVP dijo:

    Cómo explicar sino que el bosque de la Amistad, un lugar donde nos íbamos a estudiar o a conversar o a comenzar nuestras primeras experiencias en el amor, lo hayan talado, dejando solo tocones donde antes hubo sombra y verdor, eso no tiene que ver nada con la escasez de recursos y si con las malas decisiones e indolencia que ha signado el devenir de nuestra Casa Grande. Cuando vi estas imágenes y otras que mi hijo tomó con su teléfono quedé anonadada con tanta destrucción, La Lenin se convirtió en un lugar donde los vándalos van a “conseguir” lo que necesiten sin tener que dar explicaciones a nadie, PUES A NADIE LES INTERESAN.

  • ILVP dijo:

    A raíz de todo este movimiento que se ha generado por el 40 aniversario de la escuela, trasmitieron un programa con directivos de Educación y entre los argumentos que dieron para darle la MAYOR parte del centro a la Aduana, es que los muchachos ya no querían estudiar en La Lenin por la existencia de los Pre Urbanos, creo que esto es una gran mentira y no debemos permitir que traten de engañarnos de esa manera, lo que pasa es que las pésimas condiciones han incidido no solo en las condiciones necesarias para estar en un centro interno, sino en que ya la calidad de los profesores, algo que siempre fue un aspecto a tener muy en cuenta, se ha depauperado considerablemente, por lo que el nivel de la enseñanza ya no es el mismo, entonces para qué se van a esforzar por entrar a La Escuela?, por tanto, lo que se debe hacer es recuperar las condiciones necesarias para que ese sueño de Fidel no muera, no con un pedacito de La Lenin, sino con la completa, con la Nuestra.

  • Niliam dijo:

    Creo que es muy cierto que la Lenin no es lo que antes, pero considero además que debemos atender con premura la situación de las Escuelas Vocacionales de Ciencias Exactas en nuestro país de manera general. En la última etapa hemos visto muchos reportajes super valiosos sobre la situación de la Lenin, pero hay muchos otros IPVCE en el país que merecen ser puestos sobre la mesa de discusión y que han sido menos favorecidos históricamente, como es el caso del IPVCE Antonio Maceo de Santiago de Cuba, que tristemente mantiene la misma pintura desde el año 2003 cuando me gradué.... por hablar de lo que pudiése parecer el más superficial de los problemas, pero que clarifica como nada, lo descuidados que están estos centros educativos que son Pilares de la educación Media Cubana

  • Ing dijo:

    da pena lo que esta pasando y mas pena aun lo que esta por pasar con nuestra vocacional...hoy soy Ing Nuclear y de no haber sido por ella no lo hubiese logrado..los recuerdos de un amanecer, de una clase, de un momento, permaneceran en nosotros en los que nos duele lo que sucede..pero en fin ya es tiempo de adaptarse a ver como todo termina igual..

  • elias dijo:

    Como otros que aqui mismo han escrito siento rabia, dolor y una profunda tristeza al ver como está La Lenin..., la escuela, como todos los que allí nos graduamos le decimos.
    VOY A PONER ESTO EN MAYUSCULA COMO GRITANDO:
    ESTUVE ALLÍ DEL 91 AL 94, LA ETAPA MAS DURA DEL PERÍODO ESPECIAL, CON MALA ALIMENTACIÓN, APAGONES, SIN AGUA...PERO LA LENIN NO SE CERRÓ, LA MATRÍCULA NO BAJÓ, LOS PROFESORES SIGUIERON, Y NOSOTROS MISMO PINTAMOS LAS PAREDES, Y REPARAMOS DE TODO.
    NO SON LOS PRE EN LA CALLE, NI SON LOS MUCHACHOS DE HOY...LO QUE NO HAY ES VOLUNTAD DE MANTENERLA, LO QUE SI HAY ES ABANDONO, DESIDIA, INCOMPETENCIA...Y 20 COSAS MAS.
    SIEMPRE LE HABLO A MI HIJO DE LA LENIN..., HOY ES UN ALUMNO DE CONCURSOS NACIONALES EN 6TO GRADO....PARECE SER QUE TENDRE QUE ENVIARLO AL PRE DEL MININT O LOS CAMILITOS...QUE SI QUE SE MANTIENEN.

  • Antonio Garcia Brigos dijo:

    El dinero para que la aduana la repare la parte del centro que les dieron no sale del presupuesto del estado?, yo creo que si, entonces porqué no darselo al MINED para su reparación?
    Con que dinero se van a mantener las instalaciones cuando la Aduana las repare?

    La Escuela de Aduana va ser interna?, si es asi, como van a lograr que la gente entre si decimos que con los pre de la calle los muchachos no quieren estar becados.

    Por que la Aduana no capta (como siempre se hizo) de los egresados de la Lenin?, tambien podian captar para el MININT y cerrar la escuela que tienen ahora.

    Creo que solo hace falta que alguien entienda que es importante mantener una escela como esta, tanto politicamente, como pensando en el futuro de nuestra nacion

  • Ex Becario Internacionalista dijo:

    Excelente material informativo sobre una emblemática escuela que es una muestra del gran esfuerzo de Cuba en materia educativa. Me hizo recordar gratamente mi época de becario en la Isla de la Juventud, junto a jóvenes de otras naciones hermanas. Saludos desde Nicaragua, tierra del Gral. Sandino.

  • Rex dijo:

    Dejar a la capital de Cuba sin su IPVC es vergonsoso, el futuro de este país es de hombres de ciencia y asi tratan al principal centro que tributa a esta rama en la capital. Para mi raya en la idiotez o en la contrarrevolución. Solo luego de la muerte de El Comandante han podido hacer esto.

  • Danaisi González dijo:

    Soy egrasada de la LENIN, especificamente de la graduación 30 y siento una grandísima tristeza de ver cómo está hoy una escuela tan importante, estoy segura que todos los que estudiamos y estudian hoy allí la sienten igual, es una vergüenza que hayan tomado una decisión como esa. En momentos muchísimos más difíciles de los que se están viviendo hoy en día no se dejó caer, nuestro Comandante impulsó esa idea contra viento y marea, cómo es posible que hoy se tome una decisión así, no lo puedo entender, ninguna razón que me den me hace sentir mejor. Es la LENIN, mi LENIN nuestra LENIN, por qué? por qué ceder lugares de nuestra escuela que forman parte de una tradición, la tradición de todos los que un día vivimos en esa casa azul. Tenemos que hacer algo!!!!, levantar nuestras voces de alguna manera no podemos aceptar esa decisión así sin más, siempre algo se podrá hacer, pensemos que hubiera hecho Fidel? Algo seguro habría hecho, estoy segura. Esta solución derrotista no puede ser la respuesta los problemas de la LENIN. Cuenten conmigo para lo que decidan, si se hace una recogida de dinero, de firmas o lo que sea, pero hagamos algo, aunque solo sea para sentir que no permitimos que nos quitaran un pedazo de nuestra casa sin luchar.

  • Liss dijo:

    Hace dos días la primera noticia del día que me leí fue este artículo de Cubadebate, por lo general repaso las noticias.. pero este tenía que leerlo con calma y a fondo. Yo soy de la 33, pero más que un número soy 100% LENINISTA!
    Pensé en no escribir, pero ante el dolor de ver como se destruye cada vez más la que fuera mi casa por 3 años, se impone alzar la voz y sumar un comentario más a este muro... en busca de un oído receptivo al clamor de tantas generaciones de graduados.
    A lo mejor se impone mandar cartas al MINED! .. ... a lo mejor es necesario acampar frente a la escuela..Solo se que la Lenin se nos escapa de las manos.. y si no se hace algo pronto.. la perderemos físicamente... primero dos unidades.... luego dos mas... y ahora el anfiteatro natural.. el bosque de la amistad.. en fin...
    Es cierto que las inversiones capitales son complejas... en tiempos de otras prioridades y de Bloqueo.. pero el sentido de pertenencia... y los valores que se crean en esos metros cuadrados.. en esas aulas y albergues... no tiene precio ... eso es lo que necesita la sociedad cubana: RESCATAR SUS VALORES...INTEGRIDAD, RESPONSABILIDAD, COMPROMISO, SENTIDO DE PERTENENCIA, EMPATÍA, TOLERANCIA, AMOR, AMISTAD, COMPAÑERISMO...
    además de pan con bisté.. bisté..bistéee

  • Henrry Pedroso Graduación 34 dijo:

    Es complicado encontrar las palabras para expresar lo que sentimos los que vivimos los mejores años de nuestras vidas en esa Escuela, Yo estuve en la escuela cuando estaba reparada y no hace diferencia de cuando estuvo mi hermano en pleno período especial, las historias y experiencias son similares. Mi familia ha estado estrechamente relacionada con La Lenin, Mi abuela trabajo en los 80s, mi mam{a fue directora del Hospital, Mi hermano, mi cuñada y yo fuimos estudiantes. Solo lo que pasamos por La Lenin sabemos cuanto significa. Espero que todos los egresados que están ocupando cargos de importancia en el país muevan fuerzas y voluntades por MI LENIN

  • graduación 6to aniversario dijo:

    Muy triste al ver La Lenin tan deteriorada

  • Deya dijo:

    por favor quisiera que al menos esto se resolviera en dos años mi hijo esta loco por estudiar en esta escuela

  • Silvia Oltuski Rodríguez dijo:

    "La Lenin" siempre seguirá siendo el IPVCE Vladimir Ilich Lenin, aún para los que no estudiamos en ella. Hoy siguen siendo los mejores graduados, aunque su matrícula haya disminuido.
    Considero que entre las causales de las bajas matrículas si está, la apertura de los IPU, además de la influencia familiar para no becar a sus hijos. Muchos de los alumnos que se presentan a prueba de ingreso al IPVCE, después hacen dejación del otorgamiento. Si la escuela ha disminuido su matrícula, y no utiliza todo el inmueble, son variadas las opiniones sobre en qué debe utilizarse esa parte en deshuso, cualquier escuela "aún de la Aduana General de la República", prestigiaría la "Lenin" que inauguró Fidel.

  • Sergio 55 dijo:

    Primero que todo mi sentimiento es el mismo que se manifiesta en la mayoría de los comentarios, no quiero repetir los mensajes, sólo explicar que comencé en el año que inaguraron la escuela y me gradué en el año 80 y aún nos reunimos muchos de los amigos de esa época, que siempre he considerado que más que amigos somos hermanos porque dado la edad con que comenzamos y el tiempo que convivimos aprendimos unos de otros las cosas de la vida. Me ha llamado mucho la atención opiniones de muchachos jóvenes que han estudiado allí y ¡con que amor defienden la escuela, qué bien! Eso quiere decir que ese sentido de pertenencia no se ha perdido aún, y no puede perderse, sería un bochorno. Cuántas opiniones sinceras, pero una sóla valdría la pena, por quien le corresponde, analizarla y por qué no, rectificar la idea que se pretende

  • Dora dijo:

    El IPVCE Lenin despuès de sus 40 años no ha perdido la esencia para lo que fue diseñado, ni tampoco el valor de su existencia, la formaciòn de hombres de ciencias es real, el crecimiento espiritual y humano de sus estudiantes y profesores es real, que no se pierden porque la escuela hoy tenga menos espacios, el poder compartir àreas en otros campos y enterderlo por necesidades actuales hacen que se vean plasmados en ideas y principios que nuestro Comandante en Jefe expresò en el concepto Revoluciòn. Los que pensaron que desapareceria estaban equivocados, porque las obras creadas por el gran pensador , no desaparecen se perfeccionan, eso ha ocurrido con nuestra Revoluciòn no es la del 59 , ella se mantiene, pero se perfecciona, como todo proceso històrico.

  • Samurai dijo:

    Coincido con todos en que hay que salvar este tipo de institución educacional, por las mismas razones que cada uno enumera en sus comentarios, que son muchísimas y no es necesario repetir, pero creo que la principal, es el objetivo con la que se creó este tipo de escuela, idea del Comandante, que perseguía egresar hombres y mujeres con una formación integral, orientación vocacional y un alto nivel académico. No creo que sea importante el nombre que lleve la escuela o las dimensiones del centro o el número de matriculados, lo importante es que se mantenga ese logro con sus características especiales. Es cierto que la nostalgia nos afecta cuando vemos el deterioro, el abandono, los cambios en distintos sentidos, pero repito, conservar esta escuela con sus peculiaridades es nuestro deber y por lo que debemos reclamar con todas nuestras fuerzas. Siento el mismo orgullo que todos ustedes de ser graduado de la Escuela Vocacional de Monitores de Vento en 1971, embrión de la actual IPVCE Lenin, como idea de FIDEL.

  • Fan dijo:

    Con respecto al destino de la Lenin, quisiera exponer a vuestra consideración dos hechos:
    1-En el 1996 despues del concierto del grupo italiano "I Nomadi" en el anfiteatro natural, sus integrantes me dijeron: "Nunca habiamos visto tantos jovenes lindos reunidos en un mismo sitio. Esos chicos y chicas que no han cesado de bailar en dos horas tienen un cuerpo sano y una mirada inteligente. De donde los sacan ustedes?"
    2- En el 2005 el profesor guia de un grupo de la especialidad de matematica nos dijo en una reunion de padres: "Sepan que es muy normal que de de este grupo salgan excelentes escritores, periodistas o historiadores"
    Senores mios, no importa si se llama Vocacional o IPVCE. Lo importante es que cada alumno que ingrese en la Lenin tenga ambiciones profesionales, sienta pasion por estudiar y encuentre alli magnificos profesores y un espacio comun para cultivarse como un ser humano cabal. Y que todos tengan ese fin comun.
    Las instalaciones de la Lenin, construidas hace mas de 4 decadas, estan a la altura de ese objetivo. Por que cambiar su concepto?
    En los peores momentos del periodo especial el claustro de profesores y los alumnos dieron lo mejor de si por mantener la escuela. El prestigio de los egresados no ha decaido. Dentro y fuera de Cuba en sitios supercompetentes trabajan egresados de la Lenin (en Google, Amazon, la Universidad de Harvard).
    Reparemos, entonces, esa escuela que es un icono. La Lenin merita ser restaurada y rescatada como una escuela con un fin único: graduar de preuniversitario estudiantes de alto nivel académico, y a su vez integrales, con solidos principios morales, habilidades para la comunicacion, con un gran sentido de la amistad, solidaridad y responsabilidad social, como ha venido haciendo durante 42 anos.
    Cuba esta llena de jovenes avidos por aprender y triunfar. Estar rodeado de estudiantes competentes es un reto que los estimula a superarse. Reparemos pues las instalaciones, paguemos mas a los profesores y vendran los estudiantes para la Lenin.
    Por qué compartirla con estudiantes de otro perfil? Cómo vamos a "ceder" las piscinas o el gallo de Mariano o el anfiteatro o el museo!?
    Cada rincon tiene su funcion y su importancia en la educacion, en la formacion y por supuesto en el corazon y en el honor de muchas generaciones de cubanos que han contribuido a la buena fama y el innegable prestigio de esa Nuestra Queridisima escuela.
    Salvemosla y hagamosla aun mejor para orgullo de todo el pais.
    Cuenten conmigo.
    Terrible Fan de la educacion de calidad (o sea de La Lenin)

  • Lenin Fan dijo:

    Tiempos nuevos requieren nuevas soluciones.
    Que tal reparar una parte de la escuela y admitir estudiantes extrangeros de secundaria y pre? Con sus honorarios se puede pagar más reparacion.
    Dificil? Sí.
    Posible? Por supuesto.
    Lenin Fan

  • Indignado dijo:

    SIgo sin entender como en Un pais donde todo es del pueblo, hay dinero para Invertir en una escuela de Aduana(porque la Aduana si tiene dinero) pero no se le pueden asignar al Ministerio de educación los recursos necesarios para reavivar una escuela que tanto a aportado a la educación de este.
    O hay DINERO o no lo hay. Quien estable las prioridades sin contar con nosotros, es algo preocupante.

    Creo que esto resultará en: "Pan pa hoy y hambre pa mañana", y no es la primera vez nos que pasa.
    Seguimos repitiendo viejos errores

Se han publicado 157 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Oscar Figueredo Reinaldo

Oscar Figueredo Reinaldo

Coordinador Editorial de Cubadebate. Graduado de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana en el año 2015.Periodista del programa televisivo Mesa Redonda. Contacto: oscar@cubadebate.cu En Twitter: @OscarFigueredoR

Leysi Rubio A.

Leysi Rubio A.

Periodista, graduada en 2015 en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. En twitter: @leysirubio

Irene Pérez

Irene Pérez

Fotorreportera de Cubadebate. Graduada de Periodismo en la Universidad de La Habana (2014). Contacto: irene@cubadebate.cu, en Twitter: @fotos_irene

Vea también