Imprimir
Inicio » Especiales, Educación  »

Vocacionales: La Lenin, ¿tiempo de definiciones? (+ Fotos y Video)

| 157 |

Cubadebate prosigue su recorrido por las Vocacionales más antiguas del país, y llega a la Lenin, tras su paso por Pinar del Río, Matanzas, Villa Clara y Camagüey.

Cuarenta y cuatro años después, la Lenin aun es la casa de muchos, el nexo invisible entre miles de graduados y un sello indiscutible de identidad. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Una escuela es más que las columnas que la sostienen, más que un punto en las coordenadas de algún mapa. Sus muros son testigos y pilares del acervo cultural que ella transmite de generación en generación. Es escudo y fragua, e intenta ser reflejo del país que representa.

En el km 3½ de la carretera del Globo, en Las Guásimas, se levanta un monumento ejemplar de la educación cubana, un sueño edificado por Fidel: el Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas Vladimir Ilich Lenin.

Sembrar escuelas

Fidel inaugura la Lenin en 1974 junto al entonces mandatario de la URSS, Leonid Brezhnev.

“Esta escuela que inauguramos hoy, es del tipo que llamamos vocacional. En ella ingresan los alumnos mediante selección rigurosa, basada en las altas calificaciones que obtengan en la enseñanza primaria y en su expediente escolar.” Fidel, 31 de enero de 1974

Corría el año 1971 cuando en el sur de La Habana una nueva escuela tomaba forma desde sus cimientos. La estructura de prefabricado Girón, modelada por el arquitecto Andrés Garrudo, transformaría el ambiente campestre cercano a las Tetas de Managua en un centro educacional único de su tipo en Cuba hasta la época.

En el primer año estuvieron listos los talleres de mantenimiento automotor, los almacenes generales, el primer edificio docente, los dormitorios y la cocina comedor de secundaria (actuales Unidades 1 y 2).

Los primeros mil alumnos de preuniversitario, llegados de la Escuela Vocacional de Monitores de Vento, se incorporaron en septiembre de 1972. Un año más tarde comenzó el curso escolar con la obra constructivamente terminada y una matrícula general de más de tres mil 200 estudiantes, tras la incorporación de los alumnos de la escuela Raúl Cepero Bonilla.

El IPVCE capitalino surgía entonces con seis unidades, gracias al esfuerzo de constructores, trabajadores y sus propios alumnos. Sin embargo, no fue hasta la tarde del 31 de enero de 1974 que quedaría oficialmente inaugurado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Inauguración del IPVCE Vladimir Ilich Lenin.

Aquel momento quedó recogido a través de fotografías. Durante su visita a Cuba, Leonid I. Brezhnev, primer secretario del PCUS de la extinta URSS recorrió, junto al Comandante en Jefe Fidel Castro, las instalaciones y tras un vistoso acto cultural nació el primero de este tipo de centro, modelo de escuela y enseñanza en el país.

“A decir verdad, en ningún país de América, incluyendo Estados Unidos, hay una escuela de nivel medio como esta.”

(Fidel Castro Ruz, 31 de enero de 1974)

Corazón Azul

Gabriela Fernández viste el uniforme azul a dos tonos de lunes a viernes. Para ella “la Lenin es mucho más que una casa, una escuela o un centro estudiantil”. Habla del IPVCE y las “familias de egresados”, como esa hermandad que se crea con el paso del tiempo. “Cuando entré –afirma– sabía que no iba a ser lo mismo que mi papá me contaba, pero igual seguía siendo la Lenin.”

Ese sentimiento no le es ajeno a Alejandra Izquierdo. Sentada sobre el césped del anfiteatro natural, rememora las razones por las que un día decidió entrar a la Gran Casa Azul, como cariñosamente se le conoce al IPVCE. La atrapó la idea de todo lo que la escuela enseña y cuánto te cambia como persona, “porque aquí se lleva al mismo nivel tanto lo académico como el crecimiento de uno como ser humano.”

A Daniel Rodríguez, el primero de su familia en ingresar a esta vocacional, fue una vecina que le habló de su experiencia. Daniel la veía llegar feliz cada día de pase. Incluso después de graduarse, ella y su grupo se reúnen y hacen fiestas. “Yo quería eso para mí, –confiesa– amigos que me duraran toda la vida.”

La adolescencia de Tony García Álvarez, hoy estudiante de ingeniería informática de la CUJAE, también tuvo su marca azul. “Era la primera vez que me desprendía de mi familia y de alguna manera tenía que valerme solo de mí. Esto me hizo crecer, y sobre todo independizarme. Me ayudó a salir de mi zona de confort, pero eso era precisamente lo que buscaba.”

Cuarenta y cuatro años después, la Lenin aun es la casa de muchos, el nexo invisible entre miles de graduados y un sello indiscutible de identidad. Si bien ha sufrido cambios con el tiempo, para un joven como David González Hernández, estudiante de noveno grado de la secundaria Manuel Piñeiro de La Lisa y ganador del concurso provincial de Geografía, representa “la mejor escuela en la que (puede) cursar la enseñanza preuniversitaria.”

El tiempo pasa…

La Lenin tiene hoy mil 110 estudiantes divididos en dos unidades. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Para quienes recorrieron sus pasillos alguna vez, la escuela lucirá algo diferente. Solo dos unidades de estudio y poco más de veinte albergues brindan servicios en la actualidad.

La Lenin tiene hoy mil 110 estudiantes divididos en dos unidades. La número 1, con alumnos de décimo y onceno grado, y la unidad número 2, que acoge a estudiantes de onceno y doce grado”, explicó a Cubadebate Mercedes Ávila Alfonso, directora General del IPVCE Vladimir Ilich Lenin.

Según declaró la profesora, ambos bloques de estudio y los dormitorios en funcionamiento satisfacen la demanda que hoy posee la escuela. Igualmente resaltó que se cuenta con el claustro suficiente para garantizar el proceso docente-educativo.

“Tenemos tres laboratorios de física, tres de química y tres de biología que aseguran la calidad de la formación de los estudiantes. Las dos unidades docentes y sus albergues se encuentran en proceso de reparación. La unidad número 1 emplea nueve albergues y la número dos, 12 dormitorios.

“Poseemos un solo comedor general divido en cuatro segmentos donde se ofrece desayuno, almuerzo y comida, además del comedor modelo para aquellos estudiantes destacados en la emulación de la FEEM”, acotó Ávila Alfonso.

Sin embargo, en los últimos años la “parte habitada” de la escuela no escapó de los efectos del paso del tiempo y algunos padres y alumnos mostraban inconformidades con las condiciones de vida del lugar.

“Una de las acciones constructivas que se ejecutaron en la reparación fue el montaje de una bomba para que llegue con mayor sistematicidad el agua a los albergues y las aulas. También se han suprimido los salideros. En estos momentos se pone el agua tres veces al día para que el estudiante la disfrute en los momentos claves de su jornada”, aseguró la directora general de la escuela.

Contrario a lo que algunos decían, la Lenin continúa siendo un centro de subordinación provincial. No obstante, el presupuesto erogado a la escuela en los últimos años ha disminuido en correspondencia a la matrícula y a la cantidad de profesores.

Escuela grande, ¿matrícula “chiquita”?

La matrícula ha decaído en los últimos cursos. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Uno de los grandes retos que enfrentan los IPVCE en Cuba es la escasa demanda de ingreso desde la enseñanza precedente. Desde la reaparición de los “preuniversitarios en la calle”, menos estudiantes se ven tentados por la vida internada. La mayoría de los directivos y profesores encuestados señalan esta como la causa fundamental de la abrupta caída en la demanda.

“Al conversar con estudiantes de secundaria básica, sobre todo con aquellos de noveno grado, nos dicen que sí quisieran estudiar acá; sin embargo, al ser un centro interno, los padres no les dan esa posibilidad. Si a esto le sumamos que en La Habana existen 35 pre urbanos que quedan mucho más cerca, el estudiante suele escoger esa opción”, advirtió la directora del IPVCE.

David González Hernández, estudiante de noveno grado y futuro alumno del centro, confirma que este hecho “no es solo con la Lenin; en sentido general se ha perdido el interés por la enseñanza preuniversitaria porque los muchachos creen que “las carreras profesionales” no son fructíferas. La gente se enfoca en el corto plazo”, apuntó el joven.

Antonio García Brigos, egresado de la graduación número 4 de la Lenin, también conversó con Cubadebate sobre el tema. Para él, los preuniversitarios urbanos no son la causa fundamental del declive en la matrícula pues “cuando se crea la Lenin existían los pre de la Calle y así se mantuvieron aproximadamente hasta 1982”.

Gabriela, sin embargo, no renuncia a ver nuevamente su escuela llena de uniformes azules.

“Una de las actividades que hicimos por el 44 aniversario fue ir a las secundarias a captar muchachos. Es mentira que hay alumnos que no quieren esta opción, es mentira que no tenemos los suficientes alumnos para entrar. Sin embargo, la influencia de los padres es uno de los principales problemas: que dicen que no hay agua, que la comida está malísima, que vas a estar becado”, explica la estudiante de onceno grado.

Por su parte, para Juan Carlos Albizu-Campo Piñera, padre de una de las estudiantes del IPVCE, la pérdida de la matrícula tiene otras muchas aristas.

Durante algún tiempo se dijo que la Lenin era solo para estudiar ciencias, pero eso es un concepto muy reduccionista de las ciencias que solo se aplicaba a la matemática, la física y la química. Esa idea afectó mucho la captación de estudiantes”, afirmó.

“No todos los que se gradúan de la Lenin quieren seguir en ese tipo de carreras naturales o exactas, pues hoy las ciencias son muchas, desde las ciencias jurídicas, psicológicas o filosóficas y que tienen que ver con la propia organización del sistema de grados científicos en Cuba”, explica Juan Carlos.

Futuros profesionales

La orientación vocacional es una tarea permanente en el centro. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Aunque su directora afirma que el centro “tiene la misión de fortalecer el estudio hacia las carreras de ciencias exactas, pero también (formar) hombres de una elevada preparación política”, ahora enfrenta desafíos vinculados a la formación vocacional.

“En la actualidad –explica la directora del IPVCE– mantenemos relación con todos los centros del polo científico donde los estudiantes participan desde décimo grado. Igualmente se realizan intercambios con los trabajadores, en su mayoría los propios egresados de esta escuela”.

Además, el centro mantiene el convenio con la Universidad de La Habana, donde “realizan mensualmente encuentros sobre Matemática y Física, para que el estudiante se motive por estas carreras de acuerdo a la necesidad que tiene el país de crecer en este campo”, afirma Ávila.

Durante la última semana de enero, los estudiantes realizaron algunas actividades extraescolares como parte del aniversario 44 de la escuela. Anabel Antúñez, estudiante de onceno grado, cuenta que los llevaron a centros de investigación, hospitales y lugares culturales.

El ingreso a la Lenin supone, desde lo académico, un reto permanente. Ávila Alfonso explica que para entrar a este preuniversitario el estudiante debe hacer las pruebas de ingreso de matemática e historia y escoger entre química, física o biología. “Al cambiar el sistema de ingreso a los IPVCE el alumno se siente más seguro, porque escoge la asignatura de ciencia en que esté mejor preparado”, asegura.

Otro elemento que atenta contra la percepción popular de la escuela es que “ya no es tan Vocacional la cosa”, como argumenta Albizu-Campos, “y allí hay otra tergiversación de la realidad”, como él mismo sostiene.

“En primer lugar, para estar allí hay que tener vocación por las condiciones de vida que tienen los IPVCE y sobre todo la Lenin. Eso hay que hacerlo por amor a la carrera, por amor a las ciencias, por amor a la formación que allí se les da. Nadie puede creer que en la Lenin estarían más cómodos que en sus casas. Están ahí porque saben lo que representa esa formación.

El movimiento de los IPVCE fue la respuesta al emplazamiento que nos hizo Fidel que el futuro de este país tenía que ser necesariamente de hombres de ciencia, y si no fuera por los IPVCE, esa consigna hubiese quedado vacía. Eso solo pasó porque no surgieron con ese criterio que nos domina hoy de eficiencia económica, sino que el criterio sobre el cual se crearon estas escuelas fue el de eficiencia social.

“Esto no tiene nada que ver con ser elitistas o ser mejores que el resto de los estudiantes. Ellos son como otros cualquiera: escuchan la misma música o bailan cualquier ritmo.”

Juan Carlos considera que “sería una inversión social aceptar a todos los estudiantes que estén dispuestos y aptos a pasar por ella, independiente del campo al que se dediquen con posterioridad. Tan es así, que hoy no se podría hablar de una institución en Cuba que no cuente con egresados de los IPVCE”.

La directora lleva apenas dos años frente a la escuela, pero reconoce que la Lenin es una de las canteras de graduados de las universidades, con una formación académica muy sólida. También defiende que “lo fundamental es formar hombres y mujeres útiles a la sociedad, que puedan ser desde escritores hasta ingenieros”.

¿Calidad en la enseñanza?

La matrícula de los IPVCE se ha deprimido, pero eso no significa que el rigor y la calidad de los alumnos que entran a nuestra institución decrece. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

El centro cuenta con 209 trabajadores entre docentes y no docentes. De ellos 70 son profesores: ocho maestros reincorporados, 23 docentes recién graduados.

Si algo destaca ante los ojos de muchos es el gran sentido de pertenencia y la vocación que desarrollan los estudiantes. “Allí hay profesores que fueron estudiantes de este centro y que regresaron por amor y por vocación, u otros fundadores que pueden estar en su casa descansando, pero que prefieren estar allí porque ese es su espacio vital”, afirma Albizu-Campos.

María Luisa (La proto) Moracén Arango es uno de esos ejemplos. Llegó a la escuela el primero de noviembre de 1984.

“Le he dado clases a muchas generaciones y cada una tiene su historia. Fíjate si la Lenin es importante para mí que yo me retiré en el año 2007 y no pude estar ni un mes lejos de las aulas. Es mi escuela, es mi casa, mi vida. Hace poco estuve enferma y la doctora me decía que estaba ‘loca’ por volver a trabajar.”

“La preparación de los estudiantes y del resto de los profesores le impone a uno la superación constante. Cuando uno se para frente a un estudiante tiene que saber de todo un poco, porque no sabe qué duda pueda asaltar a ese educando en el medio de un turno de clases”, dice la profe María Luisa.

Antes de volver al aula, después de la entrevista, “La proto” recuerda con orgullo que acaban de ganar la copa inter-IPVCE por segundo año consecutivo.

La historia de Rafael León Pérez, profesor de química, comienza también en el año 1984:

“Empecé en la escuela cuando era muy joven, era la graduación número diez. En aquel momento todavía era escuela vocacional. Era secundaria y preuniversitario, y se hacía pruebas de aptitud para poder ingresar.

“Como la mayoría de los alumnos, siento un gran sentido de pertenencia por la escuela. Es algo que jamás se olvida. Aquí hemos pasado por situaciones muy difíciles, por el Período Especial, pero a pesar de eso me mantuve aquí. En esta escuela me hice maestro. Yo llegue a la escuela graduado de pedagogía, pero reitero, aquí supe qué era aquello.

“La matrícula de los IPVCE se ha deprimido, pero eso no significa que el rigor y la calidad de los alumnos que entran a nuestra institución decrece. Continúa la misma calidad de los estudiantes y el mismo rigor en las evaluaciones”.

Estudiantes de este centro terminaron recientemente en el octavo lugar de la región caribeña de la final de la ACM-ICPC, entre decenas de equipos de nivel universitario.

Limitaciones que pasan factura

Mercedes Ávila Alfonso, directora general del IPVCE Vladmir Ilich Lenin. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

“El Centro Nacional de entrenamiento se traslada para la Escuela Eduardo García Delgado. Esa institución tiene mayor capacidad para recibir a los jóvenes de todo el país. Aquí (en la Lenin) se mantiene el centro provincial. Allá hay mayor espacio”, aseveró Mercedes Ávila Alfonso, directora general del IPVCE Vladmir Ilich Lenin.

Juan Carlos Albizu-Campo Piñera lamenta esta situación. Su hija, Sofía Albizu-Campo, fue ganadora de oro perfecto en las Olimpiadas Centroamericanas de Matemática el pasado año. Para ella, como para el resto de los concursantes, esta decisión implica salir temporalmente del IPVCE para recibir entrenamiento de cara a eventos internacionales.

“Recuerdo la historia de un muchacho de la preselección que decía que su mayor satisfacción era haber entrado a la Lenin por lo que ella significaba, porque la Lenin es un momento raigal de la educación de un país. ¿Dónde mejor que allí para tener ese centro?”, afirma Piñera.

“Es cierto que la Eduardo García Delgado es una escuela con mejores condiciones, con un claustro de profesores muy preparado. Pero dónde mejor estaría sería en la Lenin o en cualquier otro IPVCE”, acuñó.

De cara al futuro: Un mismo nombre, dos escuelas

A pocos años de una reparación capital, una parte de la Lenin muestra este panorama. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

La disminución de la matrícula en los últimos años ha traído aparejado el desaprovechamiento y descuido de las instalaciones académicas. Lo que en el 2009 terminó siendo una escuela totalmente remozada gracias a una reparación capital por la Operación Milagro, deja mucho que desear a poco menos de diez años.

De las seis unidades con que cuenta la Lenin, solo dos funcionan. El resto del espacio se encuentra en avanzado estado de deterioro. La otrora unidad número uno, el anfiteatro de esa ala, el complejo comedor y el hospital son las áreas más afectadas.

La solución, antes de dejar destruir completamente esa parte inalienable de la escuela, apunta entonces a destinarla a otro uso. ¿Pero a cuál?

“A mí no me preocupó tanto la reducción, sino el rumor de que la escuela iba a desaparecer. Yo creo que esta transformación había que hacerla, porque duele más ver como estaba –yo que comencé en la unidad número uno– y ver cómo se iba deteriorando. La única escuela que seguía “pura” éramos nosotros, el resto de los centros se han mezclado”, dijo con añoranza María Luisa Moracén Arango, profesora de Geografía.

¿Qué pasará entonces con el IPVCE? La directora confirmó a Cubadebate que se decidió entregar el resto de las unidades a otro organismo, para la preparación de jóvenes de la aduana.

“El futuro de la escuela no se pone en riesgo porque en el segmento que tenemos hay capacidad para recibir a los estudiantes que hoy optan por la Lenin y hay espacio para un incremento futuro. A diferencia de otras provincias, la Lenin queda más alejada de la ciudad y quizás por ese motivo no se evaluó crear una ciudad escolar”, dijo.

¿Mi Lenin sigue aquí?

Si en la manga se lleva orgulloso un monograma, a la escuela se le guarda siempre en el lado izquierdo. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Para el profe Rafael León, “no sería una idea descabellada que la parte “abandonada” de la escuela la retomara la secundaria básica; no sería una idea descabellada que esa parte de la escuela lo asuma otro centro de educación. En el caso de otros IPVCE hay otras enseñanzas, aunque es cierto que la distancia de la ciudad influye en esa situación”.

Sofía Albizu-Campos explica desde su visión de concursante que “las secundarias básicas del país necesitan un centro como este. En general, en el mundo es así. La preparación para concursos, olimpiadas, es desde secundaria. Para mí eso también era un sueño, que volviera a ser secundaria. Y en el “pedacito” que tenemos ahora no va a poder ser”.

Al conversar también con egresados del centro es curioso escuchar disímiles ideas sobre cómo preservar la Lenin tal cual abrió sus puertas aquel enero de 1974.

Tony García Álvarez sostiene que “las edificaciones que no se están poblando de estudiantes, se les podrían dar a las instituciones que recibirían el producto final de este centro para que instalen ahí sus círculos de interés, sus laboratorios, sus centros de formación. Esto resolvería en buena parte los problemas de mantenimiento de estas zonas, porque lo que se vive se arregla, por decirlo de alguna manera”.

“Estas instituciones serían, en primer lugar, las universidades a la que van a parar los egresados de la Lenin en su cien por ciento o en un número bastante cercano”, sugiere.

Con la nueva modificación estructural, la Lenin cedería además el anfiteatro natural, el Bosque de la Amistad, la piscina olímpica y el tabloncillo. Todas las edificaciones del bloque central hacia el hospital quedarían en el nuevo centro que seguirá llamándose Vladimir Ilich Lenin, pero no será más IPVCE.

Según se informó a Cubadebate, el hospital prestará servicios a ambos centros. De ser así, necesitará acciones de mantenimiento por parte de Salud Pública debido a las condiciones actuales de deterioro que solo le permiten prestar hoy el servicio de cuerpo de guardia.

Cuidar la Casa

El patrimonio histórico, según la RAE, “es el conjunto de bienes de una nación acumulado a lo largo de los siglos, que, por su significado artístico, arqueológico, etc., son objeto de protección especial por la legislación.” La Lenin, con sus cuarenta y cuatro años, podría parecer distante de ese concepto, pero aspira, al igual que la Revolución que la forjó, a ser guía y referente de historia y futuro.

“El mejor homenaje a los símbolos es la preservación de su obra, y para restaurar esa obra hay que ponerla en el nivel que debe estar y de lo que la sociedad demanda de ellos”, afirma Juan Carlos Albizu Campos.

Si en la manga se lleva orgulloso un monograma, a la escuela se le guarda siempre en el lado izquierdo. Como Gabriela, muchos aspiran a cuidar la Casa, a preservar el sueño de sus fundadores. Que “los esfuerzos –como ella misma dice– sean solo para rescatarla, para volverla grande, como siempre ha sido.”

En video, Cubadebate visita la Lenin

Se han publicado 157 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • ycd dijo:

    No creo realmete q los estudiantes no opten por la lenin, los muchachos de las secundarias que tiene aspiraciones de optar por una carrera universitaria siempre tienen a la lenin como una de las vias mas seguras para lograrlo, por ejemplo mi hija hoy esta en 1er año de pre y opto por la lenin y apesar que aprobo las pruebas de ingreso en mi municipio nada mas bajaron 18 plazas y ella quedo en el lugar 20 por lo que no pudo cogerla si de verdad la matricula esta deprimida por que no entrar a todos los que aprueben los examnenes la vida en la escuela nos dar si realmente son buenos o no, lo digo porque fui estudiante de la lenin y es asi el que no da no da pero eso se sabe cuando se esta en la escuela, no pienso tampoco que las condiciones sean las mejores pues son supuestamente estudiantes que tiene un mayor rigor de estudio y necesitan una alimentacion adecuada y al menos condiciones de vida interna minima y no creo que hoy eso se cumpla ni se mantenga , debemos lograr que el prestigio de la escuela siga siendo el mismo y no permitir que un icono de la eduacion pre universitaria se pierda

  • Ramiro dijo:

    El gran problema es el montón de dinero que cuesta preparar a estos alumnos para que luego cuando empiecen a producir se marchen a otro país, la clave está en crear las condiciones necesarias para que los profesionales crean buena opción trabajar desde Cuba y ayudar al progreso del país. No podemos seguir siendo el centro de formación gratuita de los europeos o los norteamericanos.

    • Isabel dijo:

      Ay Ramiro, qué sabias palabras, no sé su edad (yo tengo 25) y creame que mantenerse produciendo para Cuba es duro y doloroso, imagínese, con el castigo de pasar de manera obligatoria el servicio social donde ''alguien disponga'' y no te autoricen traslados aunque otra empresa te acepte es duro, sin contar el tema salario, los jefes maltratadores y todo lo que uno vive y tiene que soportar. Imagínese que yo no deseo ni un poquito el trabajo que tengo y al expresarlo me han dicho que para qué estudié, que me vaya a vender chicharritas a mi casa, que debería irme de Cuba, (estas son palabras de jefes y no de cualquier empresa, creame) Siento una rabia pero les contesto que estudié porque quise y porque quizo esta revolución y no me iré, quien sobra no soy yo, que amo este isla de corazón y por duro que sea este camino ni me voy de aquí a otro país ni siquiera pienso dejar el sector estatal pero la juventud en general no piensa así y con sucesos como estos mis contemporáneos ven la visa com el mejor y más facil camino.

  • lizzel dijo:

    Verdaderamente deprimente, estoy de acuerdo con todas las opiniones, en cuanto al deseo de ingresar tambien, aunque eso tiene sus aristas, lo que mas golpea es la matematica, deficiente enseñanza de la asignatura en primaria, y en secundaria ni se diga, mi hijo tiene 18 años , ahora esta en universidad, nadie me puede hacer cuento, sino contratas repasador por muy inteligente que sea el muchacho no te avanza, se examina contenidos que nadie se ha preocupado en asegurarse si se han impartido en el aula o no y lo mismo pasa con el ingreso a la universidad, y es una historia vieja que hace muchos años esta sucediendo, esto es un factor , los muchachos aun con deseos no se sientes preparados para enfrentarse a un examen para la lenin, este es un factor del que no se habla pero es asi, es un secreto a voces, pero todos los años hay problemas con la matematica en todos lños niveles y no pasa nada, lso muchachos se sienten que no pueden y se desmotivan y pasa lo que han dicho todsos ustedes con relacion al ingreso.

    • yo dijo:

      Deberiamos ponernos de acuerdo todos los graduados de los IPVCE y pedir GRITOS que los salven. OJO si los salvan se salva la educación en Cuba porque son el ejemplo para todo. Es necesario para todo el pueblo que volvamos a tener esa educación de CALIDAD de la cual nos enorgullecíamos tanto y de la cual carecemos en estos momentos. Salvar a estas escuelas no es nada imposible, si analizamos bien la mayoria de los graduados universitarios del país estudiaron en ella, muchos directivos de ministerios también.
      POR FAVOR SALVEMOS LA HISTORIA y A NUESTRA ESCUELA COMPLETA (SIN PARCHES)PARA LOS ESTUDIANTES DE HOY Y MAÑANA

  • beatriz dijo:

    Gran tristeza me dió al ver a la escuela donde pase los mejores momentos de mi vida de estudiante e inicie mi adolescencia en malas condiciones. Todos los que hemos pasado por la misma llevamos en el corazon las imagines vivas de nuestra gran escuela Lenin . Soy de la graduación # 13 aún recuerdo con nostalgia los bailables en los dias de recreación, las jornadas de trabajo en la industria de radio y la industria textile . La Lenin como es conocida no debe dejar de existir . De la misma han egresado gran parte de los profesionales que hoy trabajan y llevan adelante nuestro pais .

  • LOR dijo:

    Ante todo, ES MENTIRA que los muchachos ya no quieran ir a la Lenin. Repasen y publiquen, por favor, las capacidades otorgadas por municipios. Conozco estudiantes que, con un alto promedio, les fue imposible ingresar al Centro debido a la exigua cuota otorgada a su municipio. Como dijo un comentarista: "La Lenin es una obra que hay que rescatar, es uno de los Centros emblemáticos de la Educación en Cuba" . Creo que ante todo se debe hacer un esfuerzo serio, oir los criterios de expertos. Realizar una investigación seria y rápida, con un análisis de todos los puntos de vista y salvar la escuela. Todos sabemos que realmente todo el problema pasa por el dinero. No hay recursos para mantener la escuela. Lo demás es maquillaje. Entonces hay que concentrarse en como encontrar recursos financieros para reparar y revitalizar la escuela y luego para mantener la operación de la misma. Tenemos en Cuba profesionales capaces de reunirse y proponer soluciones (con mente abierta). Existen multitud de fondos financieros en instituciones de todo el mundo para la ayuda a la educación. Existen muchos exgraduados y otras personalidades, de Cuba y de todo el mundo, que están dispuestos a realizar donaciones para ayudar a la reparación de la escuela. Hay otras fuentes que pueden ser utilizadas con este objetivo si se buscan bien. Se pudiera invertir estos recursos en fuentes de energías renovables para resolver el suministro energético de la escuela (Un parque fotovoltaico o paneles en los techos). También se pudiera asociar alguna cooperativa agropecuaria para solventar una parte del consumo alimentario de la escuela donde los alumnos trabajaran como lo hacían en los tiempos iniciales de la escuela. Lo principal es que se tome conciencia de lo que significa esa escuela para el país y se piense en como salvarla. O por lo menos que se diga cuanto cuesta repararla y cuanto cuesta mantenerla. El nuestro es un pueblo instruído y consciente y sé que generaría y propondría soluciones para salvar este símbolo.

  • ILVP dijo:

    Soy de la 6ta graduación, así que entré en La Lenin cuando estaba recién estrenada y era usual ver a Fidel por los pasillos, hablando con los alumnos y los profesores y escuchando lo que todos teníamos que decirle y he asistido al proceso de deterioro que ha signado su trayectoria en los últimos tiempos, pues ahí estudio mi hijo, no podía ser de otra manera si desde que nació le pasé junto con la leche materna el amor por esa Nuestra Escuela.
    Creo que no hay nada que justifique el proceso de deterioro que ha sufrido y que no se debe andar por las ramas, achacándole a causas que no han incidido realmente en su estado actual. Coincido plenamente con lo dicho anteriormente, lo que ha existido es una tremenda indolencia y falta de sentido común y creo que todo comenzó cuando a alguien se le ocurrió decir que los alumnos de La Lenin pensaban que pertenecían a una casta superior, sin tener en cuenta que lo que da la diferencia social no tiene que ver nada con los conocimientos, no tiene sentido dejar esta escuela a su propia suerte por tratar de que su nivel se iguale al resto de las escuelas, sería mucho mejor luchar por elevar el nivel de las demás escuelas y dejar que en la Lenin se sigan formando los futuros profesionales, que como la historia ha demostrado hasta este momento, han ocupado puestos determinantes en los diferentes sectores del país.
    Cómo explicar sino que el bosque de la Amistad, un lugar donde nos íbamos a estudiar o a conversar o a comenzar nuestras primeras experiencias en el amor, lo hayan talado, dejando solo tocones donde antes hubo sombra y verdor, eso no tiene que ver nada con la escasez de recursos y si con las malas decisiones e indolencia que ha signado el devenir de nuestra Casa Grande. Cuando vi estas imágenes y otras que mi hijo tomó con su teléfono quedé anonadada con tanta destrucción, La Lenin se convirtió en un lugar donde los vándalos van a “conseguir” lo que necesiten sin tener que dar explicaciones a nadie, PUES A NADIE LES INTERESAN.
    A raíz de todo este movimiento que se ha generado por el 40 aniversario de la escuela, trasmitieron un programa con directivos de Educación y entre los argumentos que dieron para darle la MAYOR parte del centro a la Aduana, es que los muchachos ya no querían estudiar en La Lenin por la existencia de los Pre Urbanos, creo que esto es una gran mentira y no debemos permitir que traten de engañarnos de esa manera, lo que pasa es que las pésimas condiciones han incidido no solo en las condiciones necesarias para estar en un centro interno, sino en que ya la calidad de los profesores, algo que siempre fue un aspecto a tener muy en cuenta, se ha depauperado considerablemente, por lo que el nivel de la enseñanza ya no es el mismo, entonces para qué se van a esforzar por entrar a La Escuela?, por tanto, lo que se debe hacer es recuperar las condiciones necesarias para que ese sueño de Fidel no muera, no con un pedacito de La Lenin, sino con la completa, con la Nuestra.

  • mendiola dijo:

    Soy padre de una estudiante de 11no grado y me maravilla el sentido de pertenencia que adquieren con SU ESCUELA. Aman y protegen todo lo que significa la Lenin y se identifican con los egresados anteriores como familia mayor. Lo que me da es mucha pena el estado en que está la escuela, las condiciones son en algunos casos deplorables y muchas de las cosas en los albergues son reparados por los padres. La reparación le hace falta a la escuela pero creo que van a perder muchas cosas con ella (tabloncillo, anfiteatro, piscina olímpica, etc) cosas que los estudiantes actuales y futuros de la escuela no podrán disfrutar.

  • Raul dijo:

    Da mucha pena...pero mucha....no es un tema de edificios destruidos...es el respeto a un legado...a un sueño que fue realidad...alli estuvo Fidel...pero no solo en el acto de inauguracion...iba todas las semanas...camino todo eso...alli estan sus conceptos...como veia a los jovenes de ciencias... es preocupante como en este y otros ejemplos la obra de Fidel se va rompiendo...de nada valen las flores y gritar yo soy fidel...cuando tal parece que hay una conspiracion por borrar todo lo que toco...ojo Partido..ojo Jefes del pais....no es solo la Lenin..miren a la UCI...etc..perdonen esta pasion ...pero es mi verdad.

  • Graduacion 38 dijo:

    Como dejaremos caer una idea de nuestro comandante en Jefe Fidel Castro. Me entristece el hecho de que una escuela con tanto prestigio sea dado a otra institución. Yo soy de la graduación 38 de La lenin, no se pueden imaginar cuántas lágrimas cayeron hasta mis mejillas cuando leí este reportaje. Me vino a la mente muchos recuerdos de momentos inolvidables, que quisiéramos que en un futuro nuestros hijos los pasaran también. En mi tiempo decir que eras de La lenin era un súper prestigio además que te preparaban bien y habían muy buenos profesores. Yo creo que ni aunque habran miles de pre universitarios en la capital ni aunque hayan otras escuelas jamas se podrán comparar con la Lenin por mas que pase el tiempo y la veamos deteriorarse. Así todo deteriorada siguen muchachos ingresando y salen muy bien preparados. Yo por ejemplo soy graduada en Biología Molecular Y Bioquímica y estaré por siempre agradecida de haber pasado los tres mejores años de mi adolescencia en La Lenin. Cuántos egresados de la lenin hoy en día no son doctores en ciencias y hasta directores de centros importantes en nuestro país.

  • Informatico dijo:

    Solo el que tuvo la dicha, el orgullo y el placer de estudiar en esa escuela siente de verdad lo que significa la destrucción paulatina de esa gran escuela. Una destrucción sin responsables, al parecer por fuerzas mayores de la naturaleza, sin embargo me parece clave lo que dicen muchos foristas, ¿porque no han tenido igual camino los camilitos?, que en años atras eran las dos escuelas mas solicitadas por los jovenes. Resulta que se ha deteriorado ,entre otras cosas, porque no hay alumnos suficientes.
    La Lenin de mi tiempo te enseñó a vivir, a ser independiente a sobreponerte ante situaciones dificiles en resumen te forma como hombre o mujer. Eso si, las condiciones de vida eran buenas para los jovenes que pasaban su adolescencia fuera de sus familias, sino como explicas que el primer año muchos lloraban por que tenian que entrar y el ultimo año muchos lloraban porque tenian que salir.
    Seamos reales y valientes y digamos que la Lenin se ha dejado destruir por no habersele prestado la atención que se necesitaba en cada año. Garantizar que todo lo que tenia funcionara y por ejemplo, no coger uno de los mejores gimnasios del pais para almacen de materiales de la construcción, eso no tiene nada que ver con la falta de matricula.
    En tiempos atras los pre de la calle eran mucho mejores que los actuales y a la Lenin se entraba por escalafon y se quedaban muchismos afuera.
    ¿Cuantos alumnos no graduados de la Lenin cogen carreras en la actualidad? Seguro que son muchos ¿por que no probar primero mejorar las condiciones para ver si algunos de estos se decidieran por optar por la Lenin como primera opción?
    "El futuro del pais tiene que se un pais de hombres de ciencias", entonces mantengamos lo que en un momento iniciamos y pongamosle cada vez que se pueda un poquito de ganas para que no decaiga y no dejemos que la ciencia se ponga en manos de la iiresponsabilidad y la incapacidad.
    En fin, escribo para sentirme bien conmigo, con mis amistades formadas en ese tiempo tan lindo que vivi alli y sobre todo para serle fiel a esa gran escuela que me dio su espacio para ocuparlo con mi tiempo.
    Por siempre la Lenin sera la Lenin y los que estudiaron ahi, esten donde esten, seran leninistas y su tipico aplauso abrazará los logros de todos los que en estos 44 años han pasado por ahi.

  • ileana dijo:

    soy de la 13 graduación cuando eramos tratados en el hospital de la Lenin como en el mejor de los centros hospitalirios del pais, sus 6 unidades funcionando, trabajábamos en la industria deportiva, fábrica de pilas y radio que se encontraban en sus predios, alternando el estudio y el trabajo como lo soño nuestro Martí, a mis 49 años aún tengo amigos que vivimos juntos en ese maravilloso lugar, no puedo leer este artículo sin que salten a mis ojos lágrimas por lo perdido y por la ira de ver cómo se ha dejado perder un símbolo de la educación de nuestro país, realmente es bochornoso

  • sobrio dijo:

    Es lamentablemente la realidad que se esta afrontando y saliendo a la luz el estado de deterioro de esa emblematica escuela.
    Tengo a mi hijo ahi y les puedo asegurar que los profesores son muy buenos y con ganas de constribuir al desarrollo del alumnado pero ademas los muchachos mantienen un buen animo y peparacion. Hace muy poco al ver las noticias y los reportajes sobre esta escuela me hice una pregunta que la extendi a mi hijo. ¿ Se habra arrepentido de haber optado por La Lenin ?. Me alegro y conmovio la respuesta que me dio al decirme que si tuviera que volver a escoger se decidiria nuevamente por el IPVCE.
    Salvenla! y estaremos salvando algo para el futuro de este pais y quizas del mundo!

  • Dina Martinez Martinez dijo:

    Meda mucha tristeza y pena ver que una idea tan brillante de nuestro Comandante se destruya al pasar de los años, fui profesora de la Lenin en el periodo 1985-1990 impartía la asignatura de electrónica otra idea brillante de nuestro Comandante en Jefe, poderles brindar a los estudiantes todos los conocimientos fundamentales de la asignatura con el objetivo de formar la vocación en ellos, obtener futuros ingenieros, doctores en ciencias de nuestro país, fue un intensivo para adiestrarnos en equipos electrónicos como; Generadores de funciones, osciloscopios, multimetros digitales para elaborar manualmente equipos de radios, amplificadores, circuitos a mano sobre placas de cobre, colocar los componentes según el circuito unir la teoría con la practica interesante proyecto.
    Con el periodo especial la asignatura fue deteriorándose la fábrica de radio que era la que nos suministraba los componentes para realizar los proyectos del Plan de estudio desapareció y nosotros fuimos ubicados en tecnológicos cercanos a nuestro hogar, los equipos fueron donados a los profesores de física para el desarrollo de algunas clases especificas el laboratorio de electrónica desapareció.
    Con el transcurso del tiempo he seguido de lejos la evolución de la escuela fácil decir solo funcionen dos unidades y el resto de la institución donarlas a quien es necesario volver a lograr que funcionen las seis unidades, volver a rescatar ese sueño tan hermoso volver a empezar a captar estudiantes desde secundaria, revisar los planes de estudio y exigir el cuidado de la misma, es un reto muy grande dada las condiciones en que se encuentra la escuela espero que se analice el llamado de tantas generaciones de alumnos y profesores en rescatarla y conservarla para que siga formando nuestras futuras generaciones, nuestros hombres de bien que tanto le hacen falta a nuestro país.

  • Amilkar dijo:

    Me duele mucho ver este artículo. No soy graduado de La Lenin, pero si de un IPVCE, Mártires de Humboltd 7. Las imágenes del mismo que hoy se pueden ver, no distan mucho de las que se exhiben de La Lenin. Tuve la suerte de visitar al menos 4 de ellos a largo del país. Y lo hice en pleno periodo especial. No en el 2000 o el 2001... noooooooo. Curse mis tres años del 92 al 95... aquello si era periodo especial, para los que se acuerden. Para que tengan una idea, fui la primera generación de PRE que vivió la "oncena", porque no había combustible para la transportación semanal.
    Lo que más me duele, mas allá de las imágenes, es ver como se hace una análisis un tanto reduccionista de las causas que han motivado esas imágenes. No voy a hablar de los problemas económicos, del bloqueo, de la ineficiencia. Voy a hablar de lo considero desde mi humilde opinión la esencia misma del problema.
    Porque no vale la pena hablar de las carencias económicas? Me explico: durante los últimos años, y La Lenin fue un ejemplo, dentro de estos Centros (IPVCE) convivieron otros de los que surgieron al calor de la batalla de ideas, como lo fue el caso de la escuela de Instructores de Arte que menciona el usuario No_se_tu. Y por favor, cualquiera que haya vivido la experiencia sabe que como dice el usuario No_se_tu, los recursos corrían a chorros para estos Centros. Era necesario? No voy a entrar en esa polémica. Pero la evidencia deja demostrado que "recursos había".
    Para mí el principal problema, que creo es una manifestación genética de nosotros los cubanos, fue "botar el sofá". Que alguien me desmienta si esta cronología no es correcta.
    1) Se fundan los IPVCE por el Comandante en Jefe como escuelas de nuevo tipo, como bien alguien dijo en el artículo, para garantizar la concepción de que Cuba sería un país de hombres de ciencia. Las ciencias, si, como dijo alguien son muchas, pero el desarrollo científico de un país, pasa fundamentalmente por el desarrollo de las Ciencias Básicas. Sin Matemática, sin Física, sin Química, Biología, no se pueden desarrollar un conjunto ramas de la economía que dependen de ellas. Sin desarrollar esas Ciencias, no existiría el Polo Científico. Sin desarrollar esas Ciencias, hoy la 4ta o 5ta fuente de ingresos del país no sería la producción productos biotecnológicos. Ruego que nadie interprete esto como un demerito o menoscabo del valor de otro conjunto de Ciencias, importantes porque también aportan desde la perspectiva social. Son importantes, deben desarrollarse, pero la realidad, lo concreto es que los IPVCE (que por cierto significa Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas) se fundaron para lograr esas metas.
    2) La educación cubana va acumulando un conjunto de lastres que de alguna manera van afectando su esencia misma. Que alguien refute el dato de que en un porciento altísimo, casi cercano al 100, las carreras universitarias más cotizadas en los años 90 se nutrían de graduados de los IPVCE. Y esto no era un error de estos institutos. Que la formación en ellos fuera más fuerte, rigurosa, abarcadora, y por tanto preparara mejor a los estudiantes no era un problema del IPVCE, era un problema de la Educación Cubana. Yo viví y recuerdo la etapa de considerar que esto era un "error" y que había que bajar el nivel de los IPVCE para "acercarlos" al resto de los PRE. Yo recuerdo en el año 94 que los estudiantes de PRE llegaban a 12grado con temas completos de las matemáticas que no dominaban, y la realidad era que salían en la pruebas de ingreso a la Universidad, pues eran contenidos básicos para el grado en cuestión. Y entonces estos últimos se veían afectados. Pero eso no era culpa de los IPVCE, como dije era del sistema de educación cubano. Y recuerdo como se llegó a aplicar la medida de quitar contenidos de los programas de estudio de los IPVCE.
    3) Comienza a verse afectado el ingreso de estudiantes a las carreras de Ciencias Básicas (lo planteado anteriormente no fue la única razón, pero influyo, y más que nada, influyo en la calidad de los estudiantes que llegaban a las aulas de estas carreras). Y de pronto "alguien" se da cuenta de lo que esto podía significar a largo plazo. De ahí que avanzados los 2000, un año que no menciono porque no recuerdo exactamente cuál es, se "decide" traer a la UH a un grupo de jóvenes, casi todos de La Lenin a cursar de 12grado, con una condición: sus boletas de solicitud para la Universidad tenían solo 4 opciones, Matemática, Física, Química y Biología. Yo los veía todos los días en sus aulas del Edificio Varona de la Universidad de La Habana, con profesores preparados específicamente para ellos, que les daban una preparación súper rigurosa en estas áreas. Profesores muchos de ellos que recuerdo con un cariño inmenso porque me dieron clases, por ejemplo de Física, a mí. Además de cumplimentar el currículo completo del grado, por supuesto. No se trataba de formar robots. Los veía súper contentos, porque su Vocación era acceder a esas carreras, y la realidad era que el contexto en que se estaban formando no era el más idóneo para lograr en ellos una formación como la que la estrategia exigía.
    Para terminar, quiero hacer un acto de fe. NO soy, y no seré nunca un elitista. NO soy y no seré nunca, alguien que cree, que unos nacieron para ser científicos y otros para ser técnicos. Yo soy graduado de Ciencia de la Computación en la Facultad más bonita de la Universidad de La Habana, la de Matemática y Computación. Yo compartí aula con estudiantes que no provenían como la inmensa mayoría de nosotros de Vocacionales, y vi el enorme esfuerzo, el inmenso sacrifico que tenían que hacer, porque su base académica distaba mucho de lo que la Universidad exigía. Descubrieron las integrales y las diferenciales allí, cuando ya nosotros veníamos con la base elemental de estos conocimientos. Y vi contento como muchos de ellos se graduaron, así como muchos que provenían de los IPVCE no lo lograban. Yo NO creo que pertenecer a un IPVCE te hacia "alguien especial" que te separaba de aquellos que no lo fueran como si fueran un producto de 2da categoría. Lo que sí creo, es que la culpa de la diferencia que había entre unos y otros no era culpa de los IPVCE, esa había que buscarla en otro lado. Los cambios había que hacerlos en otro lado, la interpretación del problema había que hacerla tomando en cuenta otros muchos factores que no se consideraron. Por suerte, el problema intento corregirse, aunque como casi siempre, con la teoría del parche, en vez de hacerlo sobre la base de un análisis integral de las condicionantes del problema. Creo y espero que Cuba seguirá siendo un país de hombres de Ciencia. Para eso, a pesar de los pesares, todavía existen los IPVCE.
    Perdon por lo extenso.

  • paquitoeldecuba dijo:

    Me resisto a creer que no haya adolescentes que quisieran estudiar en una Lenin cuidada y atendida con la prioridad que merecería una escuela como esta, para ser profesionales capaces, y sí podrían llenarla de futuros aduaneros. ¿Eso es lo que queremos para Cuba? ¿Vocación de aduaneros sí hay? ¡Por favor! La máxima dirección del país debe tomar cartas en este asunto. Al fin y al cabo, es el legado de Fidel que todos los días decimos defender.

  • Ramiro dijo:

    Los grandes proyectos en Cuba no son gratuitos, se pagan con la productividad de las personas que trabajan. El propio sistema político cubano genera grandes logros en algunas ramas y grandes fracasados en otras, pero el balance entre los éxitos y los fracasados sale negativo para la economía y como sale negativo nos quedamos sin recursos para mantener estos grandes centros.

  • Opina dijo:

    ¿Qué pasará entonces con el IPVCE? La directora confirmó a Cubadebate que se decidió entregar el resto de las unidades a otro organismo, para la preparación de jóvenes de la aduana.
    La Aduana?????? Esto es increíble, casi media escuela solo para la Aduana??? Realmente lo necesitan, sus RH son bastante fluctuantes por muchas razones.
    Cuando ingrese a la Lenin, al igual que mi hermano y de esto hace ya bastante tiempo, año 1989, existían las 6 unidades y la matricula era casi de 5000 alumnos. Para esos años existían los pre en la calle y los becados y recuerdo que únicamente de mi secundaria ingresamos a la Lenin 5 estudiantes. Es inconcebible plantear que no haya cantera para esta escuela. Es que acaso la enseñanza secundaria se ha contraído tanto? Las plazas por municipios nunca alcanzaban. Actualmente tengo una niña en 6to grado que sueña hacer su preuniversitario en la Lenin.

  • Ramiro dijo:

    Para mantener algo tan ambicioso como la Lenin se tiene que cumplir el siguiente orden:

    -Una buena educación primaría- secundaria

    -Una buena Lenin.

    -Una buena universidad.

    -Un buen centro de trabajo, que genere riqueza para el pais y prosperidad para los trabajadores

    Si uno de estos falla, la Lenin no es sostenible.

  • decidanya dijo:

    Soy de la graduación 36 y viví todo el proceso de reparación de la escuela, si...al irme ya habían culminado por fin de arreglar el tabloncillo, no quiero ni que me digan que está destruido!. Me indigna ver como se dejó destruir en menos de 7 años una escuela que se encontraba en perfectas condiciones, ...una escuela que estaban reparando desde que entré y que parecía que jamás iban a terminar. Cómo pudo suceder esto!, creo que los responsables de este centro no fueron ágiles en la gestión para salvaguardar la escuela, y por lo que veo la solución es, que el que venga atrás que la repare, no se debió llegar a esto. Hay que ser más ágiles en la toma de decisiones, dejar a un lado el burocratismo, que estoy segura, que fue el principal causante de esta situación. Por cierto, felicidades por el artículo Oscar Figueredo, pues tú también eres egresado de la Lenin y se que sufres tanto o más que yo. Quien iba a pensar hace 9 años cuando ibas a la unidad 3 a dar orientaciones al estudiantado como representante de la feem, que años después ibas a estar redactando un artículo como este.

  • Ramiro dijo:

    Se me acaba de ocurrir una idea:
    Que todos los cubanos que han estudiado en la Lenin y ahora viven fuera de Cuba donde 20 dólares anuales para su mantenimiento, son tantos que seguro se puede renovar completamente y sobraría dinero para equipamiento .
    Las grandes universidades del mundo reciben grandes donaciones de exalumnos, pero en Cuba todo lo hace el estado y las cosas dan para lo que dan.

    • Sergio dijo:

      creetelo que lo van a aceptar,,,,,

  • galileo dijo:

    No hay peor ciego que el que no quiere oir, ni peor revolucionario que el que no quiere buscar soluciones...La LENIN no es una escuela, es un proyecto politico -social- cultural ( como todas las vocacionales y IPVCE del país), en su verdadera dimension, con una gran misión, ser cuna del HOMBRE NUEVO, para el que hacia falta una ESCUELA NUEVA. Es inexplicable como dejaron deteriorarla ( ? ex profeso?). Vamos a desaparecer la Lenin, como mismo desaparecio TARARA, como mismo el campamento pioneril de Varadero,,, según explicaciones, esencialmente por motivos de eficiencia y carencias a las que se enfrenta el país. ??Como es posible entonces que hayan habilitado un SUPER PRE del MININT, con recorridos DIARIOS por toda la habana para recoger a sus estudiantes,( eso no lo tuvo nunca, ni en sus mejores momentos ninguna vocacional ni IPVCE)?? Como es posible entonces que se estén erogando millones de dólares por establecer la sede de nuestra Asamblea Nacional, en un majestuoso y aburguesado CAPITOLIO.??? la respuesta pareciera ser que cambiamos nuestro futuro necesario de HOMBRES DE CIENCIA por un futuro de militares y politicos.

    • lenin 6ta graduación dijo:

      Que bueno sería que algún funcionario del Buro Politico convocara a los foristas y respondieran nuestras interrogantes, me gustaria ver la respuesta a su comentario (ohh, pellizcame q estoy soñando...). Felicidades, muy atinado su comentario

  • Ignacio F dijo:

    ¿Y dónde están las generaciones que se graduaron de "La Lenin", ya la han olvidado? ¿Comienza a olvidarse el legado de Fidel? ¿Si ha dado tanto a la nación porqué darle la espalda ahora? Ojalá que no se olvide que uno de los pilares de la revolución fue, es y será la educación.

  • graduación del 93 (periodo especial) dijo:

    NO creo que nadie olvide esa escuela y debe existir un mecanismo para salvarla no Desmembrarla. Con donaciones de alumnos de dentro y fuera del país, con aporte del estado y mucha conciencia de lo que significa esa escuela no solo para los que estudiaron en ella sino para CUBA, como sea pero hay que SALVARLA

  • Claudia L dijo:

    Yo soy de la graduación 38 (me gradué en el 2012). Tres cosas quiero decir:
    1.Cuando entré en 10º, todavia en la escuela habían 3000 y tantos estudiantes (1000 por año), el siguiente año se redujo la entrada de estudiantes. Ya no era un 10º de 1000 estudiantes sino de 500. Así comenzó la disminución de plantilla. Sin embargo los preuniversitarios en la calle habían empezado cuando yo entré, no al año siguiente y aunque reconozco que muchas personas prefieren la comodiad del hogar, allá por el 2012, MIL adolescentes entramos (respaldados por nuestros padres) y otros muchos no tuvieron esa suerte. O sea, la diferencia no es que haya o no preuniversitarios ''en la calle'', sino las MALAS CONDICIONES DE LA ESCUELA. Si la escuela, en la actualidad, tuviera BUEN ESTADO DE SU INFRAESTRUCTURA (y no ese aire deprimente con que se le ve), MEJORES COMODIDADES, MEJOR ALIMENTACIÓN y mejores profesores (asumámoslo, aunque sean buenos, muchos de los excelentes se fueron de la escuela para el resto de los pre o prefirieron jubilarse), entre otras cosas, díganme, qué padre inteligente se opone a que su hijo entre a una escuela de semejantes características y qué muchacho de 9º con algo de prespectivas futuras no quisiera entrar!!!!
    2. Quién me va a decir que EN LA HABANA que tiene CASI 3 MILLONES DE HABITANTES no hay 1000+ estudiantes de CALIDAD para que entren cada año!!!!??? Por favor...
    3. Yo me pregunto POR QUÉ la Escuela Preuniversitaria Vocacional del MININT Hermanos Tamayo, tiene excelentes condiciones de infraestructura, mejor comida (dan hasta bistec!) , aire acondicionado en los cuartos de los internos, agua caliente, gimnasio, les dan de todo (desde ropa interior, zapatos y ropa de trabajo, hasta cuchilla de afeitar y betún), por decir algunas de sus comodidades (imaginense que las mesas tienen un gancho para as mochilas!!!) y LA LENIN, inaugurada por no otro que Fidel Castro Ruz se encuentra en ese estado deplorable. Es que la ciencia ha dejado de ser algo importante para Cuba? Alguien podía habérmelo dicho antes de estudiar 3 años en la Lenin y 5 de Biología!!! Para nada me arrepiento PERO.......

  • Jorge Fernández Era, graduación 1980 dijo:

    La Lenin, ni los que en ella estudiamos, tenemos la culpa de que el tiempo y la desidia acaben con los sueños. Lo único que va quedando de la que fue la mejor escuela del país, aunque les duela aceptarlo a los que hoy estudian en ella, es la memoria, la imagen detenida en el tiempo de unos muchachos que creyeron que el futuro luminoso estaba al doblar de la esquina y hoy no saben responder a sus hijos por qué se cerró esa calle, por qué se agrietaron las columnas, por qué cedieron los cimientos… ¿Qué contarán a sus nietos de una escuela que dejamos derrumbar? ¿Será la Lenin para su cincuentenario el símbolo inequívoco de la parálisis?

  • Revenge dijo:

    Llegue a la Lenin como transfer desde mi provincia ya que mi hermano estaba constantemente hospitalizado en la Habana, y con el mis padres; como el unico que faltaba era yo el MINED autorizo mi matricula temporal. Quizas por eso no tengo el apego historico de otros que pasaron por sus aulas, pero reconozco su papel formador en el desarrollo de nuestras ciencias y nuestros profesionales por la incidencia que tiene la capital desde el punto de vista estrategico y de % de poblacion residente en el pais.
    Por demas, en general son hoy profesionales los que aportan mas al PIB de Cuba mediante la colaboracion en el exterior, de la cual soy un orgulloso participante.
    Solo por esto no se entienden las acciones minimizadoras de la formacion de medicos, ingenieros e investigadores. Sin ellos, el pais estuviera hoy peor que en el año 94. Creo que al menos un infimo % de lo que ingresan pudiera dedicarse a la atencion a estos centros. Al igual que dejar el falso orgullo y aceptar contribuciones de los ex-graduados, la mayoria de los cuales estarian en toda la disposicion.
    Si entiendo que la disminucion de la natalidad, la emigracion, el empeoramiento de la macroeconomia, contracciones en el poder adquisitivo de las familias y la realidad de que convertirse en profesional dejo de ser una via de emancipacion economica en el plano personal; pueden haber influido en la disminucion de la matricula potencial y de la disposicion de los padres - y los propios muchachos- a elegir una vocacional como centro de estudios. Es posible que haya miles de muchachos con deseos de estudiar en la Lenin, pero quizas no todos tengan las condiciones requeridas para ello.
    Yo si creo en la necesidad de identificar y dar una preparacion diferenciada a una elite academica e integral; de la que incluso formarian parte aquellos muchachos con condiciones naturales para el liderazgo, la administracion y la organizacion -cuestiones que determinan el desenvolvimiento positivo de cualquier economia, y que en nuestro pais solo se atienden como elemento formativo a partir de la educacion superior. Si todos fueramos "iguales" no habria procesos optativos y todo el mundo fuera como por un tubo del circulo hasta la graduacion universitaria.
    Por lo tanto defiendo la tradicion de que existan centros y programas especializados para estos estudiantes, y lamento la destruccion de la Lenin.

  • Victoria dijo:

    Si mucha tristeza que todas esas escuelas en el campo hayan terminado de cumplir la función para lo que fueron creadas producto a deterioro, pienso que en estos tiempos de lucha por el desarrollo de nuestro país y el fortalecimiento de nuestra revolución estas escuelas desempeñan un papel muy importante. Nuestra juventud necesita estás escuelas donde se les prepare no solo como profesionales sino como hombres y mujeres integrales en cuyas manos estará el futuro de nuestro país y su revolución.
    No estudie en la Lenin , pero se lo mucho que significa por el objetivo para lo que fue creada y creo debe ser rescatada.
    Se me ocurre porqué no hacer un aporte económico por parte de los que vivimos afuera y estemos interesados. Quien sabe a lo mejor se puede aportar a este proyecto de alguna forma. Sé que quizás no es fácil pero es una idea.

  • ILVP dijo:

    Soy de la 6ta graduación, así que entré en La Lenin cuando estaba recién estrenada y era usual ver a Fidel por los pasillos, hablando con los alumnos y los profesores y escuchando lo que todos teníamos que decirle y he asistido al proceso de deterioro que ha signado su trayectoria en los últimos tiempos, pues ahí estudio mi hijo, no podía ser de otra manera si desde que nació le pasé junto con la leche materna el amor por esa Nuestra Escuela.
    Creo que no hay nada que justifique el proceso de deterioro que ha sufrido y que no se debe andar por las ramas, achacándole a causas que no han incidido realmente en su estado actual. Coincido plenamente con lo dicho anteriormente, lo que ha existido es una tremenda indolencia y falta de sentido común y creo que todo comenzó cuando a alguien se le ocurrió decir que los alumnos de La Lenin pensaban que pertenecían a una casta superior, sin tener en cuenta que lo que da la diferencia social no tiene que ver nada con los conocimientos, no tiene sentido dejar esta escuela a su propia suerte por tratar de que su nivel se iguale al resto de las escuelas, sería mucho mejor luchar por elevar el nivel de las demás escuelas y dejar que en la Lenin se sigan formando los futuros profesionales, que como la historia ha demostrado hasta este momento, han ocupado puestos determinantes en los diferentes sectores del país.

  • ILVP dijo:

    Cómo explicar sino que el bosque de la Amistad, un lugar donde nos íbamos a estudiar o a conversar o a comenzar nuestras primeras experiencias en el amor, lo hayan talado, dejando solo tocones donde antes hubo sombra y verdor, eso no tiene que ver nada con la escasez de recursos y si con las malas decisiones e indolencia que ha signado el devenir de nuestra Casa Grande. Cuando vi estas imágenes y otras que mi hijo tomó con su teléfono quedé anonadada con tanta destrucción, La Lenin se convirtió en un lugar donde los vándalos van a “conseguir” lo que necesiten sin tener que dar explicaciones a nadie, PUES A NADIE LES INTERESAN.
    A raíz de todo este movimiento que se ha generado por el 40 aniversario de la escuela, trasmitieron un programa con directivos de Educación y entre los argumentos que dieron para darle la MAYOR parte del centro a la Aduana, es que los muchachos ya no querían estudiar en La Lenin por la existencia de los Pre Urbanos, creo que esto es una gran mentira y no debemos permitir que traten de engañarnos de esa manera, lo que pasa es que las pésimas condiciones han incidido no solo en las condiciones necesarias para estar en un centro interno, sino en que ya la calidad de los profesores, algo que siempre fue un aspecto a tener muy en cuenta, se ha depauperado considerablemente, por lo que el nivel de la enseñanza ya no es el mismo, entonces para qué se van a esforzar por entrar a La Escuela?, por tanto, lo que se debe hacer es recuperar las condiciones necesarias para que ese sueño de Fidel no muera, no con un pedacito de La Lenin, sino con la completa, con la Nuestra.

  • sparrows dijo:

    yo creo que deberian echar una miradita a las demas vocacionales, como la ernesto guevara de santa clara, quiza la lenin no este tan mal despues de todo

Se han publicado 157 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Oscar Figueredo Reinaldo

Oscar Figueredo Reinaldo

Coordinador Editorial de Cubadebate. Graduado de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana en el año 2015.Periodista del programa televisivo Mesa Redonda. Contacto: oscar@cubadebate.cu En Twitter: @OscarFigueredoR

Leysi Rubio A.

Leysi Rubio A.

Periodista, graduada en 2015 en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. En twitter: @leysirubio

Irene Pérez

Irene Pérez

Fotorreportera de Cubadebate. Graduada de Periodismo en la Universidad de La Habana (2014). Contacto: irene@cubadebate.cu, en Twitter: @fotos_irene

Vea también