Ismael Clark, testigo de la época fidelista de la Ciencia cubana (+ Video)

Ismael Clark soñaba, cuando tenía apenas diez años, con extender los raíles eléctricos del trencito que su papá pudo comprarle. En una casa pequeña encontró espacio para sus experimentos de química, aunque más de una vez dejó estragos a su alrededor, como aquella ocasión en que una reacción le abrió huecos al mantel de su mamá Teté. Entre corrientazos y reacciones, creció en él la curiosidad que “atomizó” su cerebro y fue abriéndose camino hacia la ciencia.