- Cubadebate - http://www.cubadebate.cu -

La Niña quiere volver (+ Infografía)

Anomalías frías (en azul) de la temperatura superficial del mar en el océano Pacífico durante la evolución de La Niña. Imagen: NASA, noviembre de 2007.

Anomalías frías (en azul) de la temperatura superficial del mar en el océano Pacífico durante la evolución de La Niña. Imagen: NASA, noviembre de 2007.

Ha culminado el periodo lluvioso en nuestro país. Continuas condiciones de calor prevalecieron desde la primavera y no pocas tormentas con granizos y vientos fuertes fueron reportadas. El evento atmosférico más notable fue Irma, catalogado como el único huracán que ha azotado directamente al país con categoría 5 por su costa norte.

El tiempo cambia y las primeras señales de la etapa invernal ya se perciben. En la última semana de octubre arribaron los primeros sistemas frontales, con masas de aire más frescas o ligeramente frías de origen continental.

¿Y qué prevén los expertos para los próximos meses? En busca de respuestas logramos contactar con el Centro del Clima del Instituto de Meteorología. Nos adelantaron que en el transcurso de las semanas venideras es probable el desarrollo de La Niña en el océano Pacífico ecuatorial.

Perspectivas climáticas

La Niña es la fase fría de un ciclo natural del clima conocido como El Niño-Oscilación del Sur (ENOS). Progresa cuando las temperaturas de las aguas del Pacífico oriental disminuyen, lo que provoca un aumento en la intensidad de los vientos alisios en la atmósfera baja y de las corrientes del oeste a varios kilómetros de altura.

En muchos lugares, esencialmente en los trópicos, La Niña produce las variaciones climáticas opuestas de El Niño. Por ejemplo, partes de Australia e Indonesia son proclives a la sequía durante El Niño, pero suelen ser más húmedas de lo normal cuando se presenta La Niña. 

El principal impacto de este fenómeno en Cuba en la época poco pluviosa que comienza en noviembre es la ocurrencia de lluvias por debajo del promedio, dando lugar a episodios de sequías meteorológicas.

Teniendo en cuenta el más reciente comportamiento de los factores que regulan las variaciones del clima, los resultados de los modelos de predicción y la posible afectación de La Niña, los climatólogos cubanos esperan que de noviembre de 2017 a enero de 2018 los totales de precipitación estén cercanos a lo normal en todas las regiones del país, así como un trimestre febrero - abril con lluvias por debajo de lo habitual en el centro y el oriente, y próximas a lo normal en occidente.

Fuente: Centro del Clima del Instituto de Meteorología. Diseño para la web: DEG.

Fuente: Centro del Clima del Instituto de Meteorología. Diseño para la web: DEG.

En cuanto a las temperaturas, se pronostica que las máximas se mantengan por debajo de la norma y las mínimas estén cercanas o por encima de lo normal. En los meses de febrero, marzo y abril pueden registrarse temperaturas cercanas o sobre el promedio, con los valores más cálidos en la región oriental.

Fuente: Centro del Clima del Instituto de Meteorología. Diseño para la web: DEG.

Fuente: Centro del Clima del Instituto de Meteorología. Diseño para la web: DEG.

Un poco de historia

Según los datos del Centro de Predicción Climática de la NOAA, las temporadas invernales de 1995-1996 y 2010-2011 en el hemisferio norte del planeta transcurrieron bajo los efectos de La Niña.

En Cuba tiritamos de frío. Hasta escarcha observaron en Bainoa en las primeras horas del domingo 18 de febrero de 1996. Por brevísimo tiempo el termómetro sorprendió con un récord nacional de casi medio grado.

La madrugada del 15 de diciembre de 2010 fue histórica, pues se establecieron 31 récords de temperaturas mínimas, 9 de ellos absolutos y 22 para un mes de diciembre. La estación meteorológica de Casa Blanca, en la provincia de La Habana, registró un valor de 12,1 °C.

Inolvidable, también, lo sucedido en 1971, mientras La Niña estaba presente. El país se congeló con temperaturas inusualmente bajas el 21 de enero, y se destacó la mínima de 1,0 °C en Unión de Reyes, provincia de Matanzas, la segunda más fría en los récords y medida de nuevo en febrero de 2015.

Mapa de la NOAA del 21 de enero de 1971. La flecha señala el centro de altas presiones, al que comúnmente se le asocian condiciones de buen tiempo que favorecen el descenso drástico de las temperaturas nocturnas: cielos despejados y vientos en calma.

Mapa de la NOAA del 21 de enero de 1971. La flecha señala el centro de altas presiones, al que comúnmente se le asocian condiciones de buen tiempo que favorecen el descenso drástico de las temperaturas nocturnas: cielos despejados y vientos en calma.

Aunque los ejemplos anteriores inciten a pensar que en los meses más fríos por venir pudiéramos usar las más gruesas colchas y abrigos, debemos recordar que las temperaturas también descienden marcadamente tanto en los años de El Niño como en los neutrales, y que ningún invierno se parece a otro.

¿Tienes alguna vivencia de los días más fríos de tu vida, amigo lector? Te invitamos a compartirla. Nos vemos el 14.