- Cubadebate - http://www.cubadebate.cu -

Cajas cuadradas: Escenas iniciales (+ Fotos)

Cubadebate comparte con sus lectores una nueva sección, espacio, columna (llámele como usted decida) para hablar sobre temas del béisbol nacional. Sin más, los dejamos con la primera entrega:

El público granmense acudió a apoyar a su equipo. Foto tomada del perfil en Facebook de Álvaro Luis Palma.

El público granmense acudió a apoyar a su equipo. Foto tomada del perfil en Facebook de Álvaro Luis Palma.

Comienza la Serie y Alain Sánchez domestica su rompimiento en la zona baja. Es un augurio soberbio. La principal carta de los villaclareños, Freddy Asiel Álvarez, según se dice, pidió no lanzar contra los granmenses y permanece sentado en el dugout, durante gran parte del encuentro, a la derecha de Vladimir Hernández.

De Sánchez me quedo con dos envíos: uno, el del ponche a Raiko Santos abriendo el partido (una curva o algo similar que cayó en la parte baja, cercana al cuerpo del primo hermano de Roel); dos, con el que eliminó a Osvaldo Abreu (idéntico o casi, pero esa vez impactó cerca del home). Con esos lanzamientos, al estilo del mejor Luis Borroto -el de las primeras series, a inicios de los 2000- y a este nivel de béisbol, podría haberse mantenido durante los nueve innings.

Pese a ello, en el final del sexto, por ejemplo, lo salvó un fildeo de Reyes en el central comenzando la entrada ante línea de Abreu. Luego, Avilés volvió a dirigir la pelota hacia el mismo lugar y llegó a primera base. Con dos hombres en circulación, quizás la historia hubiese sido distinta: detrás tocaba el turno a Benítez, que hasta ese momento llevaba ponche (se dejó cantar el tercer strike con una recta al medio) y boleto.

Probablemente el fildeo de Reyes evitase la segunda base intencional sin lanzar las cuatro malas (antes le habían regalado una a Cedeño en el 4to con Avilés en segunda y un out). Vladimir Hernández sale a hablar con Sánchez y Benítez roletea entre tercera y el torpedero. Portal le llega al batazo. A Portal, de hecho, no se le escapará nada.

Javier Fusté alineó como titular en la receptoría de los naranjas. Foto tomada del perfil en Facebook de Álvaro Luis Palma.

Javier Fusté alineó como titular en la receptoría de los naranjas. Foto tomada del perfil en Facebook de Álvaro Luis Palma.

La última aparición del abridor fue en el séptimo, cuando Vizcaíno capturó un rolling y un tiro que, al parecer, podían sobrepasarlo.

Del otro lado, asumió el derecho César García. Leandro Martínez no pudo abrir. Se habló de circunstancias personales. García supo recuperarse de un hit de Norel González (se fue finalmente de 5-4) en la parte alta del primero. Permitió otro indiscutible en el tercero: Andy Sarduy haló una pelota, de línea, hacia la zona corta del izquierdo. Intentó el doblete. Cuando el tiro de Santos llegó a segunda, a Sarduy aún le faltaba un metro para llegar.

García salió en el de la buena suerte cuando Norel abrió con cañonazo cerca de la raya de tercera y luego llegó a esa misma base tras imparable de Vizcaíno, quien se coló en segunda después de un tiro innecesario de Alexquemer Sánchez a la antesala. Con dos outs transfirió a Zamora y, con las bases llenas, la dirección de Granma decidió traer al montículo a Juan Ramón Olivera para que dominase a Canto en flojo batazo por segunda.

Poco ocurrió hasta la regla Schiller en el décimo. Olivera perdió el juego y en esa última entrada solo permitió un sencillo y otorgó un boleto. Martí traería luego a Miguel Aleaga, novato zurdo de veinticinco años. Su primer envío en Series Nacionales fue bueno; el resto, nada parecido.

En el final de ese inning, sin outs, Santos fue a tocar con un lanzamiento demasiado alejado de la zona. Al primer bate se lo vio apurado en un momento en que Yasmani Hernández, según se escuchó a alguien del banco villaclareño, se preocupaba más por los hombres en base que por lanzar para home. El director decidió sustituirlo por Marcos Fonseca –inicialmente aparecía en el listado de la reserva. Con un strike, Fonseca conectó la bola. La recogió el pitcher Yasmani Hernández. Tiró a tercera –lugar hacia donde apuntaba uno de los brazos del receptor Fusté- y sacó al hombre más adelantado. A esas alturas, Granma necesitaba que el siguiente roletazo de Osvaldo Abreu pasase a los jardines. Salió cerca del área de Portal y de Portal ya hemos hablado antes.

Notas al pie:

1.- Ampliación del concepto de “mover al lanzador”: Martí manda tocar la bola al receptor Hubert Sánchez en el quinto, sin outs y con hombre en la inicial;

2.- Los juegos quizás se irían más rápido con los boletos intencionales a Despaigne;

3.- Los contrarios deberían atender al desplazamiento del short-stop Randy Portal y empezar a dirigir la pelota hacia el espacio entre primera y segunda;

4.- Nadie intentó robar una base. Desde hace bastante tiempo, hay sucesos que han dejado de ser noticia;

5.- Norel González se convirtió en el líder de los bateadores a las 7:03 P.M del sábado y a las 7:28 P.M. conectó el último jit del juego. La exigua diferencia entre un turno y otro solo la provocan dos cosas: los rallies o las reglas IBAF.   

Hacerse el héroe

Jorge Tartabull, decidió el partido con largo doblete. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Jorge Tartabull, decidió el partido con largo doblete. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Después de un out en el principio del inning inicial, Víctor Mesa sale por primera vez del banco. Se dirige al árbitro. El primer bate de La Isla, Eliseo Rojas, ha dejado pasar el tercer strike, un rompimiento en zona. El jardinero central, Alberto Calderón, se acerca a home. Víctor llega uno segundos después. Habla con Niebla. Le señala hacia la zona del left field. Hay allí una pantalla de PMM que muestra la transmisión del partido. La pantalla lleva horas en el graderío del Latinoamericano. Víctor regresa al dugout. A partir de ahí será más difícil para los contrarios descifrar las señas que envíe Frank Camilo al pitcher.

Gamboa (4- 5 la pasada campaña, con un P.C.L. de 5,33 en 52.1 entradas) no permite libertades. Hasta el momento en que Yorbert Sánchez conecta el primer hit en línea al central, el pinero había sacado seis outs (un rolling a primera sin asistencia, tres en flies y dos ponches) y concedido dos boletos (A Samón y Malleta). Guillén tocó la bola, Viera tuvo que fildear a mano limpia para sacar en primera y la jugada movió a Sánchez hacia la intermedia. Viera se mueve rápido (en alguna versión del videojuego MVP, con un patch hecho en Cuba, podría inscribirse en los 100 metros planos de cualquier mitin atlético). Stayler pudo empujar la primera pero Gálvez recogió su roletazo cerca de segunda y, con un tiro en el aire, eliminó a Hernández. Es un gusto, siempre, ver a Gálvez estirar sus movimientos hacia la derecha. Con el torpedero azul en tercera, el zurdo pinero le lanzó cuatro malas a Torriente y Samón roleteó por el centro del terreno, el short-stop Aquimo Jiménez no pudo retener la bola. No tuvo tiempo de concretar out en ninguna almohadilla. Sánchez pisó el home. Si hubiese estado La Isla al bate, probablemente decretaban error.

En el principio del quinto, comienzan a darle con fuerza a Adrián Sosa (21-9 de por vida en 273,1 entradas, con 3,75 de P.C.L.) pero logra retirar la entrada. El primer hombre se le había embasado en inning anterior (Gálvez por base por bolas). En la sexta le dan el primer hit, un roletazo de Rojas por encima de segunda. Calderón, luego conecta una línea sólida por primera que retiene Malleta pero no puede doblar en segunda al hombre proa pinero. Gerardo Casi, con hombre en la inicial y la intermedia elevará un fly hacia la zona de seguridad del left-field. Es el primer aviso.

Industriales jugó con agresividad el primer partido de la temporada. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Industriales jugó con agresividad el primer partido de la temporada. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Después de dos outs en la séptima (uno cedido por Rivera en batazo a los jardines y el segundo de los tres ponches de Geovany Díaz en la tarde), Yasmani Viera, ex infielder de los Azules, saca la pelota por el izquierdo. Le hizo swing a un cambio de velocidad. Según Sosa, el aire estaba batiendo hacia esa zona. Sosa tampoco acostumbra a lanzar durante tantas entradas.

A un out de terminarse el octavo para Industriales, y con Torriente en primera por hit, Pantoja decide traer a Danny Aguilera. No sabemos si lo sacó por la cantidad de lanzamientos. Quizás la decisión haya tenido que ver con eso. Samón se embasa luego de un fly corto que cayó detrás del torpedero. En el anterior turno del granmense, Anglada dice por televisión: “los buenos bateadores, aunque no le den bien, la ponen difícil”. Con Tartabull al bate, ex de La Isla, Víctor intenta un squeeze play. Squeeze significa exprimir, aplastar algo. Si ese tipo de jugada funciona, lo demás poco importará. Viera deja salir la pelota por la raya de tercera. Regresan a la posición anterior. El receptor Acebal va hacia el box para conversar con Aguilera, que tiene al jardinero en 3 y 2 (podríamos mencionar algún lanzamiento controversial). Tabares llama a Tartabull. Le dice dos oraciones, quizás tres. El próximo lanzamiento viene en zona y el batazo se eleva por encima del centerfield visitante y llega hasta la cerca. Limpia las bases con un doble fulminante. Tabares le dijo que no intentara hacerse el héroe. De eso, únicamente, debería tratarse todo.

Víctor Mesa debutó por todo lo alto. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Víctor Mesa debutó por todo lo alto. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Notas al pie:

1.- Según datos ofrecidos a la televisión por el anotador oficial del partido, llegaron al Latinoamericano unos 23 550 aficionados. Una hora antes del inicio, las primeras palabras de Víctor Mesa: “necesito más gente, pero está bien ahí”.

2.- Dainier Gálvez (De 2-1 y llegó a las bases en tres oportunidades) hizo la misma jugada en dos innings diferentes. Uno en el tercero y el otro en el séptimo. Anglada decía en la transmisión que en su etapa de jugador, dejaba el mayor espacio hacia el área por donde mejor fildeaba. En su caso, hacia su izquierda, para poderle llegar más fácil a los batazos que iban por el lado contrario. En pocas palabras: se acercaba a la almohadilla. Gálvez es, quizás, lo contrario a Anglada. Posicionalmente hablando. Cubre, como si fuese torpedero, un terreno enorme utilizando el guante de revés.

3.- Hay algo en el swing de Andrés Hernández que parece distinto a pesar de que me recuerde a demasiados.