Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Boteros de La Habana: Entre la "astucia" y el desconcierto (+ Video)

Por: Redacción de Cubadebate
Publicado en: Con Punto y Aparte
| 224 |
El Gobierno de La Habana reguló los precios de los boteros, pero la medida no ha ido del todo bien. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

El Gobierno de La Habana reguló los precios de los boteros, pero la medida no ha ido del todo bien. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Nuevamente la vía “suena” y los boteros “protagonizan” las conversaciones en paradas, centros de trabajo y sobremesas. Los “almendrones” y sus choferes son siempre un tema cardinal de la opinión pública capitalina. A veces, porque ellos aprietan el acelerador y deciden subir los precios, y otras, porque medidas institucionales intentan “ponerles freno”. Mientras, al filo de la carretera, sin ver la solución pasar, persiste la población de La Habana.

Desde que se aprobaron las licencias para los transportistas, su regulación sólo ha existido en teoría. A los beneficiarios de las Licencias de Operación del Transporte nunca se les han aplicado, estrictamente, legislaciones locales que reglamenten la circulación de sus vehículos o fijen el precio máximo de las rutas. 

Difícil ha resultado lidiar con un gremio que se rige por la ley de la oferta y la demanda, que contribuye a amainar el déficit del transporte y traslada el 40% de los ciudadanos que diariamente se mueven en la capital. Los boteros son el único medio para viajar con cierta rapidez dentro de La Habana, ni los taxis estatales ni los ruteros ni mucho menos los ómnibus satisfacen la alta demanda.   

Arrancando en contexto

Los taxistas de LA Habana cortan y empatan los tramos según las regulaciones que les impongan. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Los taxistas de LA Habana cortan y empatan los tramos según las regulaciones que les impongan. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Durante varios años, un pacto a fuerza de costumbre establecía la tarifa de las rutas largas a 20 pesos en moneda nacional, las cortas a 10 y trayectos muy pequeños a cinco.

En 2014, los precios comenzaron a subir de manera arbitraria y los tramos de 10 pesos fueron valorados en 20. Un año y medio más tarde, la administración estatal limitó los precios según las rutas, pero los boteros cortaron los recorridos para ganar más. Por ejemplo, si querías ir desde el Capitolio hasta 23 y 26, en el Vedado, resultaba casi imposible, porque todos decían que terminaban su recorrido en Coppelia. Allí volvían a cargar hasta 23 y 26, y así sucesivamente. Por tanto, el mismo tramo (desde el Capitolio hasta 23 y 26) que antes costaba 10 pesos, comenzó a valer 20. 

El miércoles 8 de febrero del 2017, el Consejo de la Administración Provincial de La Habana (CAP) anunció una nueva medida para otorgar “precios referenciales de las rutas según el origen y destino, con los tramos intermedios, ante la necesidad de proteger a la población por el fraccionamiento de las rutas”, decía la nota divulgada. El CAP siguió la misma partición de recorridos que los boteros habían hecho.

Entonces, los taxistas privados volvieron a rehuir a la regulación. Ahora, un gran por ciento de ellos solo monta al que hace el viaje completo y, por lo general, en horario pico no aceptan a quien demanda un tramo de cinco pesos. En la actualidad es más fácil ir del Capitolio a La Lisa, que solo hasta el Coppelia. En fin, cortan o empatan los tramos en dependencia de la regulación. 

Entre la picardía del botero y las infructuosas medidas instituidas para su control, el afectado es el pasajero, que ve como la historia se repite: trabajos publicados en nuestro Sitio en mayo de 2014 o enero de 2016 parecen escritos en la mañana de hoy.

Manos al volante

"Después que se tomó la medida, hace tres semanas, los almendrones hacen igual que los taxis estatales, no paran". Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

"Después que se tomó la medida, hace tres semanas, los almendrones hacen igual que los taxis estatales, no paran". Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Dada la situación existente, el equipo de reporteros de Cubadebate salió a la calle en busca de exponer la diversidad de opiniones que coexisten en la palestra pública. Lino Fernández tiene rentado dos carros, uno de él y el otro a nombre de su esposa, el cuentapropista cree que las tarifas reglamentadas por el Gobierno capitalino no están “en correspondencia con el kilometraje”.

“La del Parque Curita hasta Calzada del Cerro y Boyeros o la Ciudad Deportiva, en cinco pesos, está mal. Y después 10 pesos hasta Fontanar, y cinco pesos de Fontanar hasta Santiago de las Vegas, eso también está mal, son unas cuantas paradas”, ejemplificó. Además, resaltó que en las 30 rutas reglamentadas falta la de Habana Vieja- Paradero de Playa por al avenida 19.

La ruta citada por Lino Fernández, Habana Vieja - Santiago de las Vegas, fue segmentada en cuatro tramos de cinco pesos, divididos en distancias similares: 5,3 Km hasta la Ciudad Deportiva, 3,6 de allí a 100 y Boyeros, otros 5,6 hasta Fontanar y unos 6,7 para llegar a Santiago de las Vegas. Total: 21,2 Km, precio: 20 pesos.  Pero otras rutas como Parque El Curita - Hospital Militar en Marianao tienen tramos muy diferentes valorados en igual cantidad. Por ejemplo, desde el Capitolio al Coppelia son 3,3 Km y cuesta cinco pesos, pero desde esa céntrica esquina de 23 y L hasta el Militar también son cinco pesos y la distancia es de 8,6 Km.

Camino a la Universidad de La Habana, el profesor Irán Marqueti, nos ofreció su parecer sobre la efectividad de la nueva disposición: “A estas alturas se viene a normar algo que desde el principio debieron hacer. No obstante, no se pueden establecer topes de precio en un negocio en el que tú no influyes. El gobierno no asegura combustible ni piezas. Después que se tomó la medida, hace tres semanas, los almendrones hacen igual que los taxis estatales, no paran”.

En un reportaje publicado hace más de un año insistimos en que para topar los precios de los boteros era necesario otorgarles ciertas facilidades en el suministro de piezas y en el mantenimiento de los vehículos. Pero la medida se tomó sin conceder garantía alguna o escuchar a la contraparte.

Uno de los buquenques (gestor de viajes) de las piqueras del parque El Curita, Juan Carlos Rodríguez, alegó: “Lo peor es que no se contó con los boteros para tomar esta medida, no hubo un debate con quienes somos los implicados, y cuando las cosas se hacen sin un consenso chocan. Te puedo asegurar que el nivel de pasaje se ha incrementado, pero el nivel de carros circulando es mucho menor”.

El parque El Curita, principal piquera donde se conectan las rutas hacia varios municipios de la capital, se encuentra en las inmediaciones de los municipios Habana Vieja y Centro Habana, entre las calles Galeano, Reina, Dragones y Águila.

No pocos fueron los dueños que pararon sus autos luego de la divulgación de la medida, negados a trabajar con los nuevos precios. Otros optaron por montar solo al pasajero que realiza el viaje completo.

Así lo afirma el buquenque Yoanis Rodríguez Peregrín: “Ellos solo cargan hasta la última parada y ahí no violan nada, ese es su carro y hacen con él lo que quieren”.

Una de las quejas de los boteros el alto precio de las piezas y las reparaciones. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Una de las quejas de los boteros el alto precio de las piezas y las reparaciones. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Mientras arregla su Chevrolet, Carlos Almaguer aseguró respecto a la reglamentación: “Cuál es el problema, que ahora no hay pico, esa ganancia que iba recuperando el ayudante para ganar dinero, de 10 en 10, ya no existe. Ahora sí que no coge nada”.

A su lado, otro botero que prefiere no identificarse cuenta su estrategia: “A mí no me afecta, porque en Santiago de las Vegas monto cinco personas y voy directo para La Habana (Vieja). Si te interesa quedarte en la Ciudad Deportiva tienes que darme los 20 pesos, porque yo cargo directo, de cabeza a cabeza”, afirma categóricamente.

¿A partir de qué estudio se decidió establecer las nuevas tarifas? Los precios referenciales otorgados se corresponden con trayectos de origen y destino y tramos intermedios creados por los propios boteros. 

Según Carlos Almaguer, como la mayoría de los autos de alquiler no los manejan los dueños, sino los ayudantes, “son ellos los que están generando el malestar. En el caso mío no, porque yo soy el dueño y el chofer. A ellos les perjudica, porque son menos ingresos los que tienen, porque tienen que entregarle al dueño del carro la misma cantidad de siempre, que oscila entre mil y mil 500 pesos diarios” (otros entrevistados hablan que el costo del alquiler puede ser menos en dependencia del tamaño del carro y si funciona con diesel o gasolina).

"Era mejor mantener los precios de 10 y 20 pesos como estaban antes. Ahora no hay carros y los pasajeros están botados en la calle". Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

A la caza de almendrones Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Daniel González, taxista retirado, reconoce que el chofer se convierte en una especie de esclavo del dueño del carro, quien gana más con mucho menos trabajo.

“En este negocio tienes un día de vacaciones a la semana, que lo puedes coger para descansar, o para sacar el dinero que no te buscaste. Pero lo más indignante a veces es que el dueño real no es el que está en Cuba, sino en Estados Unidos u otro país. Entonces el que maneja ese negocio aquí te ‘exprime’ a ti para ganarse más dinero. Se cree dueño de todo, incluso, le roba al que está afuera diciéndole que los carros están rotos y se embolsan la mayor parte del dinero”, concluyó Daniel.

La mayoría de los taxistas no son los propietarios de los autos, por tanto deben cumplir con el pago del alquiler y luego hacer su ganancia del día. Como también decíamos en el trabajo titulado Boteros de La Habana, ¿un mal necesario? la remuneración de este oficio es bastante alta en comparación con otras profesiones igual de necesarias y complejas. La subida de los precios no obedece a una necesidad de primer orden. El costo de las piezas y reparaciones es alto, pero no ha aumentado mucho con respecto a 2014, cuando la situación en este sentido era estable.

Almaguer reclamó: “En los talleres de reparación hay que pagar el precio que los mecánicos le pongan a sus servicios. Por ejemplo, una reparación de una céntrica te cuesta 20 CUC. El taller que tiene el Estado es el de Carlos III y Boyeros, que es un taller que atiende a los particulares pero apenas tienen nada para resolver los problemas, no tienen fresas, no tienen torno, no tienen torneros. El problema principal que tenemos en el país es que los salarios son muy bajos y la demanda de transporte muy alta”.

“Los que tienen que bajarles la cuota a los ayudantes son los dueños de los carros. Porque si yo le pongo una tarifa al ayudante de mil pesos más el combustible, ¿qué gana él que trabaja ocho y hasta 10 horas?”, se pregunta el taxista Almaguer.

El precio del combustible sí ha aumentado, el del mercado negro, que es el usado por los boteros. Hace tres o cuatro años atrás el litro de petróleo “se conseguía por la izquierda” a unos cinco u ocho pesos, el año pasado aumentó hasta los 12 o 15.  

Fuentes oficiales revelan que el promedio de venta de combustible a los particulares en los servicentros estatales no llega siquiera a un litro diario. El litro de diésel cuesta 1.00 CUC (25 pesos en moneda nacional) y el de gasolina a 1.20.

En La Habana Vieja, Marqueti recordó una práctica que décadas atrás dio buenos resultados y que la población recuerda con agrado, “cuando existía ANCHAR, una asociación de servicio de taxistas era otra cosa, se debió explorar experiencias pasadas y no dejar que ese fenómeno se reprodujera solo y que los precios se fueran multando en dependencia ‘del mercado”, lamentó el profesor.

La experiencia de la Asociación Nacional de Choferes de Alquiler Revolucionarios (ANCHAR) evidenció que los taxis pueden funcionar de manera organizada, pero a ello le dedicaremos otro reportaje que ya está en producción.

Los taxis estatales no contribuyen a reducir la demanda de los boteros. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Los taxis estatales no contribuyen a reducir la demanda de los boteros. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

No obstante, una ejemplo más reciente sobre acuerdos entre el transporte privado y el Estado se llevó a cabo con algunos camiones particulares de la ruta del PC (Hospital Naval – Paradero de Playa). A estos vehículos de transportación masiva se les vende el combustible a un precio diferenciado y se les entrega neumáticos todos los años. A cambio “sólo pueden cobrar 60 centavos, si no lo hacen son multados por alterar el precio. De cada pasaje pagan la cuarta parte al estado para reponer el dinero de los subsidios. Además, tienen derecho a entrar a una terminal de ómnibus y allí los revisan. Son los únicos que están vinculados al estado, junto con los autos convertibles que pertenecen a una agencia”, declaró a Cubadebate el pasado año, Maribel Poulot, directora de la Unidad de Trámites de la Dirección General de Transporte.

Desde que comenzamos a tratar este tema, planteamos que una alianza similar con los boteros podría ser una alternativa para garantizar la estabilidad de los precios, pero no toparlos y esperar a que un tema tan complejo se resuelva de manera inmediata y sin consenso con los implicados. La medida del Gobierno de La Habana busca hacer justicia y proteger a la población, pero lamentablemente no lo ha logrado.  

Incluso, “el pasajero sigue pagando lo mismo, cuando entran dos o tres carros aquí y le dicen que hasta el final ellos se montan y pagan”, dice el gestor de viajes Rodríguez Peregrín. “Es cierto que hubo un momento en que ciertos choferes comenzaron a picar los recorridos, pero la solución adoptada no fue la mejor. Era mejor mantener los precios de 10 y 20 pesos como estaban antes. Ahora no hay carros y los pasajeros están botados en la calle”, agrega el buquenque.

Al respecto, coincide Damaris Padrón, quien espera por un taxi en una piquera de La Habana Vieja: “La gente que está adaptada a coger carros, ve los 20 pesos como algo normal, nadie está haciendo caso de esa medida”.

Ante el desespero que provoca esperar por un taxi casi lo mismo que por una guagua, los pasajeros prefieren seguir pagando las tarifas habituales (10 y 20 pesos), antes de que los boteros se vuelvan más esquivos.

Con el aumento del turismo en Cuba, no pocos boteros se han “mudado” a los servicios en moneda convertible (CUC). Cada vez son más quienes “maquillan” el almendrón para “agenciarlo” y transportar extranjeros, lo que les permite ganar todavía más con menos esfuerzo, opción que es razonable y legal.

Otra alternativa con la que obtienen más remuneración es la del “taxi directo”, que te lleva hasta la puerta de la casa por un precio acordado in situ con el cliente, según la distancia, pero con una tarifa bastante elevada.

Llegar al destino

Con el aumento del turismo en Cuba, muchos boteros han arreglado el carro para dedicarse a transportar extranjeros. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Con el aumento del turismo en Cuba, muchos boteros han arreglado el carro para dedicarse a transportar extranjeros. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

La nueva regulación ha derivado en ciertos efectos negativos, que es necesario tener en cuenta por las autoridades competentes. Al fijar el precio máximo sin tener mecanismos eficientes de control gremial, se ignora el punto de equilibrio entre la demanda y la oferta, y se se crea escasez, dado que la demanda es mayor que la oferta y que los transportistas se sienten empoderados ante la inexistente alternativa estatal y el déficit del transporte público.

Al existir dicha escasez, la población se tendrá que enfrentar al coste de oportunidad al perder tiempo y recursos para conseguir en qué transportarse. Por un lado habrá pasajeros dispuestos a pagar más, dado que hay otros factores que influyen en la demanda, como la urgencia por llegar al destino. Y por otra parte, los ciudadanos que no lo pueden hacer se sentirán decepcionados.

De igual modo, fomenta aún más la aparición de las actividades ilegales y justiprecia el mercado negro. Dado que si el comprador está dispuesto a pagar más que el precio legal, puede hacerlo para conseguir ventaja sobre quienes se niegan, aunque tengan la misma necesidad de transportarse.

Ni los boteros deben desobedecer las reglamentaciones con sus "estrategias" de cortar y empatar los tramos según los beneficios, ni se deben topar los precios sin una estrategia integral que lo respalde. El Estado debe y tiene que ejercer su autoridad, pero sus decisiones deben ser efectivas para evitar que sean burladas con subterfugios. La solución estará en el consenso y en retomar lo todavía vigente de estrategias para la organización del transporte particular que tuvieron éxito en el pasado.

El tema sigue en nuestra agenda y lo retomaremos dentro de poco.

Las deficiencias del transporte público agravan la problemática con los boteros. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Las deficiencias del transporte público agravan la problemática con los boteros. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Conozca los precios de las rutas reglamentados por el Gobierno capitalino

Gobierno de La Habana pone precios máximos a rutas de los "boteros"

Nube de etiquetas basada en los comentarios recibidos en Cubadebate sobre los boteros

Fotos de los taxis y el transporte en La Habana

En video, opiniones sobre los boteros de La Habana

Otras imágenes y las rutas de los boteros

Se han publicado 224 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • tete dijo:

    creo que debemos tambien revisar el tema de los Ruteros de 5.00 MN, que ya estan bastante rotos y montan a los pasajeros de pie..... y esto quien lo ve???

  • Karrow dijo:

    El Gran Topo siempre presente: la lucha de clases en acción: miembros de una pequeña burguesía urbana (dueños de boteros o carrotenientes) exprimiendo a los "ayudantes" (obreros) con cuotas altísimas de plusvalía y la sociedad socialista en su conjunto pagando las consecuencias. Hay que buscar los mecanismos para lograr un consenso pero deben prevalecer los intereses de la mayoría de manera que los carrotenientes ganen lo suyo pero quizá no tanto.

  • Vil75 dijo:

    Es cierto, como dice LDCH, que el principal problema es el transporte público, que no suple las necesidades, pero eso no es razón para medrar a costillas de los demás. Lo que sucede en este país no sucede en ningún lugar del universo, un simple taxista queriendo y viviendo mucho mejor que un profesional. Claro que, institucionalmente, nuestro estado es flojo, fueron demasiadas barreras las que se eliminaron después de 1959. Quisimos hacer todo nuevo e incumplimos, paradójicamente, con el principio marxista de desechar lo malo pero tomar lo bueno. La Revolución derribó demasiadas barreras, por eso es el despelote actual de nuestra sociedad. Muchas cosas en nuestro país no están legisladas y, lo peor, las que lo están no tienen quién las haga cumplir (funcionarios, inspectores... !!!!POLICÍA!!!! ¿Por qué se le permite al propietario de un auto que se dedica a botear contratar un ayudante? (hasta donde pensamos estirar la cadena de intermediarios). ¿Por qué no se le entrega a cada botero, que debe ser el propietario del auto y no otro, una tarjeta con la que adquieran el combustible con el que trabajan?

  • Candela dijo:

    Se dice en la Biblia que el camino del infierno está empedrado de buenas intenciones. Este es un ejemplo.

    El gobierno de La Habana quiso parar el abuso a la población por parte de los transportistas privados, pero la medida ha resultado fallida. Lo preocupante en este caso es que las buenas intenciones llegaron envueltas en un error que suele repetirse demasiado y no solo en esta esfera, y que causa tanto daño como el problema en sí: la improvisación en la toma de decisiones, la no observancia de las diferentes variables conjugadas con el tiempo y el lugar, la escasa búsqueda de antecedentes y experiencias, la falta de diálogo; la ausencia de un enfoque sistémico para encarar la solución de los problemas o al menos, amortiguarlo; el querer continuar aplicando fórmulas de dirección de ordeno y mando que un día pudieron resultar como paliativo, pero que están superadas hace mucho en el tiempo y lo que hacen es enrarecer nuestra existencia.

    No voy a repetir lo que aquí se dice y las personas han comentado en este espacio sobre precios igualmente abusivos por parte del propio Estado en esta esfera y en otras tanto o más sensibles, como son los alimentos que se ofertan en las tiendas estatales y, sin embargo, la reacción no es igual. Llámese sesgo o incoherencia, eso también daña el bolsillo de la población y molesta. A lo que me voy a referir aquí es a la necesidad que tienen los decisores de políticas de pegar el oído a la tierra para escuchar el latir del pueblo, como bien ha orientado nuestro General Presidente Raúl Castro.

    Recuerdo perfectamente cuando comenzó el proceso de la actualización, las alertas vertidas por diputados en la Asamblea Nacional sobre la necesidad de poner coto a los precios y en esa misma medida, las reiteradas explicaciones en cámara puestas en los resúmenes informativos de la televisión del entonces ministro de Economía, Marino Murillo, sobre la importancia de no interferir en el estímulo productivo del mercado con la oferta y la demanda.

    Considero que sin negar lo anterior -no se puede vivir de espaldas al mercado como se hizo durante demasiado tiempo-- se dejó escapar de la botella sin el debido control, al genio malévolo del individualismo, el egoísmo y la avaricia que entraña la "fórmula mágica" del capitalismo. Y para enderezar el entuerto creado, hay que actuar con flexibilidad y sabiduría; hay que salir de las oficinas y cotejar con la realidad (sin el espejismo de las visitas "programadas") los informes; estar dispuestos a largar el pellejo en la calle con el pueblo, beber de sus fuentes, sentirlas, sufrirlas en carne propia, para poder entender más allá de la frialdad de las cifras, el meollo de los problemas que afectan a la población y adoptar con el poder otorgado por el pueblo y para el pueblo, las medidas más justas, inteligentes, coherentes y por tanto, cumplibles obligatoriamente por todos.

    No dudo de la heroicidad de quienes hoy tienen la ardua y malpagada tarea de dirigir cualquier empresa o institución en nuestro país en medio de condiciones económicas internacionales tan complejas y difíciles, con un bloqueo imperial haciendo de las suyas ahogando cualquier esfuerzo y tratando de aparentar hacia afuera una imagen relajada cuando esetá ocurriendo todo lo contrario; pero si en el empeño de cumplir el mandato, el pueblo se sintiese abandonado, estos héroes del trabajo de hoy podrían llegar a parecer ante los ojos de ese mismo pueblo, un puñado de incapaces o peor: de indiferentes o bandidos. Y eso sí sería fatal para la Revolución.

    • Que país!!! dijo:

      Estás escapa CANDELA!!!!
      FELICIDADES,tu verbo es reluciente!!!!

  • Vil75 dijo:

    Se me olvidaba, otra cuestión es que en este país hay demasiada gente en la calle sin hacer nada, en vez de estar trabajando y produciendo. Gracias a Dios en este país no solo se puede vivir sin trabajar, también sin trabajar se vive mejor que los que lo hacen. ¿De dónde saca la mayoría de la gente tanto dinero para vivir diariamente saltando de almendrón en almendrón? De su salario cómo trabajador no debe ser. ¿Todos tienen familia en el extranjero?

  • MariaRegla dijo:

    La solución a todo este problema no son las medidas de topar precios, sino un SERVICIO DE TRANSPORTE PÚBLICO EFICIENTE Y CAPAZ, que es una tarea pendiente por más de 50 años. Eso, obviamente, requiere de muchos recursos Y ORDEN, MUCHO ORDEN que nos viene faltando. ¿Que los taxis estatales no paran? UUUHHHH hasta donde ha llegado la ingobernabilidad. Saludos

  • Pablo dijo:

    Pero eso es muy facil de resolver,lo unico que tiene que hacer el Estado es resolver el problema del transporte con guaguas,carretas,camellos o cualquier cosa que pueda garantizar el medio de transporte de una ciudad de mas de 2 millones de habit.
    Se podra lograr eso?Entonces seguiran los boteros haciendo lo que qieran,ya que la necesidad es la que obliga a todo eso.ANALICENLO BIEN:

  • Juan josé dijo:

    Voy a hacer una comparación, yo soy botero, trabajo un auto que es mio, el precio del pasaje debe ser oferta y demanda pues el estado no me garantiza nada para el mismo, ahora alguien le ha preguntado a ETECSA ¿por qué siendo una empresa estatal y socialista tiene el minuto de conversación móvil a 8.75 CUP?, la hora de navegación en 37.50 CUP, cuando el salario promedio en Cuba es de aproximadamente 550 CUP mensuales, entonces de qué estamos hablando, saludos a todos.
    Juan José

  • Elmis dijo:

    Sinceramente creo que hay que continuar insistiendo para que la medida adoptada se cumpla, porque el precio de este transporte es muy alto para la mayoría de las personas que necesitan viajar en ellos. Algunos boteros dejaran de trabajar un tiempo para hacer crisis pero en algún momento si este es el sostén de su familia tienen que trabajar. Lo que el gobierno debe potenciar el trasporte urbano porque desafortunadamente hay personas que aún cuando son afectados encuentran mal la medida adoptada y opinan en contra de ella..

  • michelon dijo:

    hola amigosllo digo y lo repito y no es matraca mia,si hay que cogerla con los boteros y bien no los defiendan mas,los que comenzaron a cortar recorridos para ganar mas fueron ellos no el estado,ysi les da negocio y bien siempre les ha dado negocio el tema de botear,lo que pasa es que nuestro estado no tiene como hacerles las competencia a estas personas si no los cachibaches viejos esos,que en muchos te bajas con peste a petroleo y te ensucias la ropa se los tenian que tragar,es verdad los carros son de ellos ,la nesesidad es la causante de este abuso,en otros paises todos los taxis tienen su taximetro y se cobra por ahi,si el estado no tiene para satisfacer demanda de comprar mas carros y guaguas,bueno que hagan una prueba piloto y que compren piezas de respuetos gomas en fin , y se llegue a un acuerdo con ellos, por que el que esta sufriendo es el pueblo ,que revisen nuevamente las licencias operativas,que den pegatinas que se vean para que las pongan en el cristal ,que solo tienen derecho a botear quien tenga es a pegatina,que hagan una coperativa que reuna por ejemplo a 50 carros,y asi sucesivamente,que exista una persona con perfil economico qe se dedique a gestionar los gastos de la cooperativa ,en fin duele ver como estos personajes abusan del pueblo trabajador saludos

  • Santi dijo:

    El problema ni de lejos es de los boteros, pongan en las calles bastante transporte público (guaguas, taxis ruteros, taxis estatales) y verán como los mismos boteros ajustan sus precios.

  • mazukamba habanera dijo:

    Excelente trabajo y no le pidan soluciones al periodista, él no decide, apunta, subraya y critica. Y muy buenos los comentarios porque en todos hay algo de ciertgo. Mi opinión es que se incremente el transporte público, con opciones parecidas , como los rutros. Si eso se logra, los boteros tienen que bajar el precio. y revisar de dónde se están robvando el combustible que adquieren.

  • arnaldo dijo:

    (si) el culpable no es el pueblo ni el estado, el estado es el mismo pueblo es que decide que con su aporte de trabajo se puede comprar las piesas para ese almendron, se puede comprar el combutible que utiliza ese almendron de donde se cree la gente que sale el dinero que invierte el estado el no va a ningun pais a buscar petroleo ni a comprar piezas estan en los almacenes y de hay salen para que su carro ruede el mecanico te lo cobra cara porque lo compra robado o lo manda al tornero aqui no hay fabrica de automovilismo ni tienda mayorista donde tu puedas aquirir tal pieza todo sale del estado del sudor del que trabaja para tener un pais prospero y desarrollado los que tienen dueño en EEUU que manden el combustible para aca y que manden las piezas para su carro esto es socialismo no capitalismo que se entienda bien el trabajador es el que se mueve en la Habana el que tiene que ir a ver al medico acaben de poner los pies sobre la tierra

  • mcs dijo:

    Cuando veo es tos precios del cuentapropismo me recuerda las numerosas familias "ilustres hoy" que se hicieron millonarias en la época de la ley seca y otros negocios fraudulentos vinculados a la mafia. Cuba va por ese camino, ya es habitual el "negocio"con la especulación, el robo de recursos del estado y como me dijo en un arranque franqueza una vez un taxista particular : en todo negocio particular hay robo o especulación a costa del estado o de la población. Y todo está permitido y se ha hecho costumbre porque Raúl dijo sin prisa pero sin pausa y tal parece que todo esto del cuentapropismo se hizo corriendo. Poco funciona como debía porque no se establecieron las regulaciones y el control desde sus inicios. ¿Ingenuidad , incapacidad o mala intención? El hecho es que los jubilados y los trabajadores estatales están aplastados entre dos muros de precios: el que establece el estado que al menos se le retornan los beneficios y los de los particulares que dentro del marco de salarios estatales bajos y jubilaciones de lágrimmas han multiplicado varias veces los precios y si quieres lo tomas o lo dejas. Claro que hay quienes tienen la culpa. Nos estamosconvirtiendo en una fábrica de ricos y más pobres. Con razón Fidel no quería nada de eso sino ver su discurso del 13 de marzo de 1968.

  • pepito dijo:

    "El Gobierno de La Habana reguló los precios de los boteros, pero la medida no ha ido del todo bien"

    Comienzo así mi texto porque es bochornoso que un gobierno no pueda establecer una ley, claro está son leyes impuestas que nada tienen que ver con la ley del mercado por eso fracasan
    Hace años visite Republica Dominicana, un pais del tercer mundo y alli sobra el transporte publico, a la hora de salir del trabajo no puedes cruzar la calle llena de micro bus que a toda voz gritan para donde van y paran donde le hagan seña, entonces quien será el malo los boteros o un ineficiente sistema de gestion estatal que todo lo quiere imponer y que quede claro no estoy a favor tampoco d elos boteros ni nadie que explota al pueblo

  • No botero dijo:

    manuel Mercado que tiene que ver el Imperio con los boteros? este tema es de los boteros no de política así que fijate donde posteas.

    Saludos

  • pepito dijo:

    Manuel Mercado: Usted siempre con su discurso patriotico del año 60, lo que Cuba necesita es un cambio de mentalidad de todos los dirigentes, sin dejar de ser socialistas, despues de mas de 50 años de revolucion todavia estamos como en el feudalismo, en las provincias todavia se usa transporte del siglo 18 coches y carretones para el transporte publico, no me hable del capitalismo que se lo duro que es porque he visitado paises capitalistas, hableme como una vez dijo el Che, tomar lo bueno de cada sistema, la economia d eun pais no funciona mediante imposiciones ni discurso politico de conciencia, es algo mas complicado, por que usted no se regresa a Cuba, ya dejan repatriarse a los cubanos que viven en el exterior, es muy facil ver una bronca desde lejos y opinar sin estar metido en ella

  • Ing.Alvaro Ramos Fereira dijo:

    Error garrafal y repetido hasta el cansancio, los precios no se reigen por la ley de Oferta y Demanda, son precios, repito, monopolicos, astutos y a conveniencia.

  • flora dijo:

    Existe una realidad que no podemos obviar. Todo eso de "no utilizar terapias de choque", "sin prisa, pero sin pausa", etc, no es lo que realmente está ocurriendo. Antes de establecer cada actividad por cuenta propia, se debería haber pensado en la infraestructura de apoyo, que es la que puede servir para regular y evitar que eleven los precios, pues le quitan el principal pretexto, entre otras cosas. Lo mismo pasa con las "paladares" y otros expendios de alimentos, etc, que tienen que acudir a los mercados minoristas, pues nunca se pensó antes de aprobarlas, en crear un mercado mayorista. Ahora esto ha traído desabastecimiento en el mercado minorista, pues estos negocios adquieren grandes cantidades de productos incluso acabados de sacar de los almacenes. Hace rato que estamos poniendo "la carreta delante de los bueyes"

  • fermin dijo:

    N o estoy deacuerdo con lo que hacen los boteros,pero el combustible se le vende como si fuera un producto para pasear y no para trabajar,vendiendoselo mas barato el estado ganaria,porque todos sabemos que el 80 POR CIENTO del combustible de los boteros salen del estado,igual que muchas piezas de respuestos.los neumaticos cuestan caro y no se toma en cuenta esta situacion,ademas tengan en cuenta que muchos boteros arriendan sus autos,mas dinero a repartir,como se alivia esa situacion,dejando que solo pueda botear el dueño de la circulacion. y no otro como esta pasando hoy.Se no olvido que es oferta y demanda,nadie obliga a persona algunasubirse a un carro,lo hacen por voluntad propia.Aunque no utilizo casi nunca un carro y viajoen el omnibus,en ocasiones cuando es subido a un carro de alquiler y se conversa del tema los propios usuarios dicen que quien es el estado para manejar su dinero,que ellos no le gustan coger guagua,y le dan la razon a los boteros y entonces como queda el estado,otra veces son los propios usuarios quiene le ofrecen x cantidad.tomar los boteros es un lujo porque el trabajador promedio no lo puede hacer,entonces si es deseo de muchos que le cueste su maletin

  • Maybel dijo:

    Buenas, hace tiempo que he querido escribir mi opinión sobre los nuevos precios de los boteros porque hay ciertas cosas en las que no estoy de acuerdo, puesto que vivo en La Lisa y hay varias afectaciones y es que, con estas nuevas tarifas viajes de $10 ahora nos cuestan $15 y pongo ejemplos: si pasas de 100 y 51 tienes que pagar $15 así te quedes 1 cuadra después o vayas hasta Cerro y Boyeros, otro ejemplo es que desde La Lisa hasta cualquier tramo que sea pasando la Ceguera también cuesta $15 y ahora viene mi preocupación, tengo entendido que en muchos lugares la población se beneficia con estos nuevos precios, pero para nosotros los de mi Municipio, es todo lo contrario y esto afecta a la población. No es menos cierto que antes para coger un carro hasta Cerro y Boyeros o hasta el Túnel de Línea era bien difícil, casi ningún botero quería llegar hasta ahí, pero ahora todo resulta más fácil, se cogen los carros rápidos porque cuesta un poco más, he escuchado la opinión de algunos sobre el tema y me dicen que para ellos es mejor ir desde La Lisa hasta Cerro y Boyeros y viceversa porque desde Cerro y Boyeros hasta la Habana son $5 solamente y gastan más combustible por tan poco costo del pasaje; sin embargo también me he encontrado con algunos que prefieren cargar directo hasta Cerro y Boyeros o La Habana y entonces es la población que vive en los tramos intermedios la que sale perjudicada.

  • Ruben Ruis R dijo:

    El problema de los boteros y los precios hay que resolverlo, el transporte estatal tiene graves problemas de recursos pero no es ese el problema mayor, es la ORGANIZACION, inventan no se cuantos nombres y numeros de rutas, todo sta bien a nivel de buró pero en la practica los choferes se burlan de todos ellos asi como maltratan lo omnibus y los usuarios, asi mismo no hay un cuerpo de inspectores eficientes que se ocupen de todo lo malo que pasa en las calles, que hace MITRANS y el gobierno en la capital para meterse en estos problemas que tanto afecta a la poblacion.

  • Adriel dijo:

    En Buey Arriba los camiones particulares cobran 10 pesos

  • ASA dijo:

    Yo no se de que se quejan los boteros y los ves con muelas de oro, super celulares, mega relojes, y cadenas de oro que parecen que van a amarrar a un leon. El negovio si da. Cuando se quejan es porque no pueden darse los superlujos

  • Eduardo Ortega dijo:

    Excelente trabajo del equipo de Cubadebate. Objetivo y equilibrado. Ahora será oportuno que se haga algo parecido con el sistema de transporte administrado por el Ministerio de Transporte y las empresas de ómnibus públicos. La verdadera solución al transporte de pasajeros no ocurrirá hasta que el sistema estatal se vuelva eficiente. Hay muchos puntos y aristas para analizar. Suguro habrá muchos participantes también en ese análisis. Gracias. SALUDOS!

  • El peri dijo:

    Lo cierto es que al final el pueblo es quien más sufre. Por una parte, el Estado quiere regular sin crear condiciones... Porque para nadie es secreto que los mercados matçyoristas tan anunciados al inicio de aprobarse las nuevas leyes de trabajo no estatal nunca llegaron, o al menos no lo hicieron como se anunciaron. Por otra parte están los boteros, que no son precisamente la Madre Teresa de Calcuta ni nada por el estilo, y se valen de toda clase de artimañas por seguir cobrando lo que les venga en gana. Y en el medio del debate, la clase trabajadora del sector estatal, que deviene el mismo salario aunque suba o baje el precio de la gasolina en Cupet o en el mercado mundial, que cobra lo mismo aunque el botero aplique o no la ley... el mismo salario que hasta Dios sabe que no alcanza para nada... Con lo recontramalo que está el transporte estatal, los boteros son a veces la única opción para llegar temprano al trabajo o la escuela y evitar el regaño o el descuento. Pero, si el Estado realmente quire ayudar ¿por qué no crea una contraparte de los particulares? ¿por qué no aumenta el número de ruteros o taxis estatales? Sí, ya sé: el bloqueo... Lo cierto es que mientras tanto que la bola sube, baja y rebota, los salarios siguen siendo los mismos y el precio de los taxis, los productos en las cafeterías (a los que el Estado no hace caso), los pelados en las barberías y otros tantísimos servicios que la población se ve OBLIGADA A PAGAR por no haber una oferta similar o con CALIDAD por parte del Estado, siguen igual...

  • Pucha dijo:

    Solución al problema de transporte en Cuba: Establezcan que todos los carros estatales de los jefes y demás directivos (incluyendo el ministro de transporte, por supuesto) tengan que parquearse en sus respectivas empresas todos los días a las 5 pm y los fines de semana. Tu veras como un mes se acaban los problemas del transporte en Cuba

  • manolito1386 dijo:

    Volvemos a lo mismo ante la ineficiencia y falta de tacto, para no decir más, de los que mal rigen los caminos empedrados del transporte, no solo en la habana, en todo el país pasa medio parecido, lo que pasa que la capital tiene una demografía inmensa, son muchos más que en el resto del país, si se quisiera se buscaran vías alternativas y los boteros se volverían un problema secundario, porque no vender motos, bicis eléctricas, motorinas con facilidades de pago y por supuesto de piezas de respuesta si no no estaríamos haciendo nada, se habla , se habla, se habla y no se avizora una solución definitiva será que nos gusta caer en lo mismo, así no hay quien avance ………

  • rasciel dijo:

    Deben permitir a los cubanos permanentes en la isla que residan en el extranjero importar vehículos para que trabajen en el transporte ..crear empleos, más ofertas y competencia ...

  • Calixto dijo:

    todo pasa por la economia del cubano, que trabaja y que tiene que resolver cada dia sus problemas en la calle, ni el botero, ni los precios de etecsa para sus servicios, ni la malanga, ni la leche en polvo de la Shooping se corresponden con el salario del CUBANO QUE TRABAJA (para el estado).
    Hay que revisarlo todo para una solucion de la economia en Cuba, que tiene demasiados años de desgaste y pocas soluciones.

Se han publicado 224 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Redacción de Cubadebate

En la realización de este trabajo intervino el siguiente equipo de reporteros de Cubadebate: Dianet Doimadios, Dinella García, Arlet Castillo, Ismael Francisco, L. Eduardo Domínguez, Oscar Figueredo, Aynel Martínez y José Raúl Concepción.

Vea también